¿Por qué enfer­ma­mos? El méto­do dia­léc­ti­co en epidemiología

[wpdm_​package id=“118378” template=“5c51ba687615d”]

El pasa­do año 2012 se des­pi­dió con una sor­pren­den­te noti­cia: Prohi­bi­do enfer­mar en Por­tu­gal “..el Gobierno luso ha pedi­do inclu­so a los ciu­da­da­nos que recu­rran menos a los ser­vi­cios sani­ta­rios y que cola­bo­ren para no caer enfer­mos,..” (1) . Como si el pue­blo tra­ba­ja­dor pudie­ra auto­con­tro­lar sus enfer­me­da­des, sus dolen­cias o sufri­mien­tos. Como si no fue­ra el pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta en cri­sis quién está pro­vo­can­do una olea­da de ver­da­de­ras epi­de­mias, des­de las rela­cio­na­das con la pro­mo­ción de noci­vos esti­los de vida (seden­ta­ris­mo o exce­sos ali­men­ta­rios) has­ta otras bien dife­ren­tes como el femi­ni­ci­dio o los sui­ci­dios pro­vo­ca­dos por el gra­do de deses­pe­ra­ción de muchas per­so­nas ante el desahu­cio de su vivien­da o el des­po­jo del, a veces, su úni­co recur­so, el trabajo.

INTRODUCCIÓN

Qué duda cabe que la salud y la enfer­me­dad son una preo­cu­pa­ción cons­tan­te y esen­cial en la vida de las per­so­nas, de las comu­ni­da­des y pue­blos, máxi­me en esta cri­sis glo­bal y sis­té­mi­ca que sufri­mos en la actua­li­dad. Glo­bal y sis­té­mi­ca por­que las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta se han agu­di­za­do has­ta tal extre­mo que afec­tan gra­ve­men­te a lo eco­nó­mi­co y a lo social, a los valo­res y aspec­tos éti­cos y a los recur­sos de la natu­ra­le­za y del cono­ci­mien­to, hallán­do­se en con­tra­dic­ción con la pro­pia super­vi­ven­cia del planeta.

No hacen fal­ta muchos argu­men­tos para enten­der que nues­tra socie­dad en cri­sis, enfer­ma y des­tru­ye a las per­so­nas. Que el sufri­mien­to, la fal­ta de ilu­sio­nes matan, que el paro y, sobre todo, los desahu­cios matan, que la des­igual­dad que sufren las muje­res y la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad matan. Que, en suma, el empo­bre­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de vida aumen­ta las enfer­me­da­des y la mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra de nues­tras pobla­cio­nes. Y para afron­tar el reto de poder cam­biar y trans­for­mar ‑para curar- nues­tra socie­dad debe­mos vol­ver la vis­ta a la dia­léc­ti­ca, repen­sar el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co para afron­tar las luchas nece­sa­rias si no que­re­mos que este sis­te­ma nos des­tru­ya en el sen­ti­do más inte­gral de la palabra.

Este escri­to es un inten­to de apli­car el méto­do dia­léc­ti­co con el obje­to de enten­der un poco mejor los pro­ble­mas de salud que pade­ce la comu­ni­dad. Se cen­tra en el ámbi­to de las cien­cias de la salud, pero no olvi­da que actuar en esta par­ce­la del cono­ci­mien­to for­ma par­te indi­so­lu­ble de otros cam­pos del hacer y del saber, sobre todo los que desa­rro­llan dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les en el pro­ce­so de la lucha de cla­ses. Aque­lla que reco­rre las dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes y luchas que los pue­blos deben ejer­cer para trans­for­mar y rever­tir esta socie­dad y cons­truir otra nue­va, entre todas y todos, demo­crá­ti­ca y socialista.

EL AZAR Y LA NECESIDAD EN EL ESTUDIO DE LAS ENFERMEDADES Y PROBLEMAS DE SALUD

Para com­pren­der por qué, cuá­les son las cau­sas que pro­du­cen las enfer­me­da­des y los pro­ble­mas de salud debe­mos enten­der la rela­ción dia­léc­ti­ca entre el azar y la nece­si­dad, entre lo casual y lo cau­sal. Fren­te al deter­mi­nis­mo y el meca­ni­cis­mo que aún pre­do­mi­nan en los aná­li­sis de las cien­cias de la salud debe­mos con­si­de­rar un hecho bási­co: que hay deter­mi­na­ción en la inde­ter­mi­na­ción e inde­ter­mi­na­ción en la deter­mi­na­ción. ¿Qué quie­re decir esto? Si ana­li­za­mos cual­quier acon­te­ci­mien­to de la natu­ra­le­za (viva o iner­te) o de la socie­dad pode­mos com­pro­bar que se pro­du­ce por una serie de cau­sas, de cade­nas cau­sa­les (nece­sa­rias y deter­mi­na­das) que cho­can y se entre­cru­zan entre sí de for­ma cau­sal o aza­ro­sa (inde­ter­mi­na­da). Fue Hegel el pri­me­ro que resol­vió la rela­ción y unión de estos “dos con­tra­rios”, el azar y la nece­si­dad, en pug­na con­ti­nua y siem­pre pre­sen­tes, en el sen­ti­do de que, según del pro­ce­so par­ti­cu­lar de que se tra­te, pre­do­mi­na­rá uno u otro.

Un acci­den­te labo­ral en la cons­truc­ción, sec­tor don­de por cier­to se sigue pro­du­cien­do el mayor por­cen­ta­je de acci­den­tes de tra­ba­jo en el Esta­do espa­ñol (2), nos mues­tra por ejem­plo todas las cade­nas cau­sa­les que lo han pro­du­ci­do. La caí­da del tra­ba­ja­dor es casual pero sus con­di­cio­nes labo­ra­les y per­so­na­les, así como las de la obra don­de tra­ba­ja son nece­sa­rios y cla­ra­men­te deter­mi­na­dos. El cono­ci­mien­to y estu­dio sis­te­má­ti­co de los dis­tin­tos tipos de acci­den­tes de tra­ba­jo o de las enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les pro­por­cio­nan una sín­te­sis, una mejor com­pren­sión de la influen­cia de las inade­cua­das con­di­cio­nes labo­ra­les y per­so­na­les del tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra y de los ries­gos de las expo­si­cio­nes ocu­pa­cio­na­les y de las insu­fi­cien­tes medi­das de pro­tec­ción y segu­ri­dad de las empre­sas. Mejo­rar dichas con­di­cio­nes labo­ra­les y de segu­ri­dad pro­du­ci­rá una menor pro­ba­bi­li­dad de acci­den­tes labo­ra­les, aun­que, el hecho par­ti­cu­lar y ais­la­do de la caí­da del mis­mo en ese momen­to y lugar es inde­ter­mi­na­do y aza­ro­so. Solo cuan­do mejo­ran las con­di­cio­nes en el tra­ba­jo, con hora­rios y des­can­sos ade­cua­dos, esta­bi­li­dad, for­ma­ción y medi­das de pro­tec­ción según los ries­gos del lugar del tra­ba­jo jun­to con mejo­ras del sala­rio que per­mi­tan el des­can­so y cali­dad de vida del tra­ba­ja­dor esta­re­mos dis­mi­nu­yen­do el ries­go de acci­den­tes labo­ra­les por­que evi­ta­mos la for­ma­ción de sus cade­nas cau­sa­les y, por tan­to, arrin­co­na­mos y mini­mi­za­mos el azar.

Cuan­to más cono­ce­mos, y pode­mos inter­ve­nir, sobre las cau­sas, más pode­mos deter­mi­nar o evi­tar el pro­ce­so y menos azar exis­te; en el otro polo de esta rela­ción, los pro­ce­sos o enfer­me­da­des que menos cono­ce­mos sus cau­sas, o sobre las que pode­mos inter­ve­nir poco, el aspec­to casual o aza­ro­so de su apa­ri­ción será mayor. Es en este sen­ti­do que habla­mos de uni­dad y “lucha” de con­tra­rios que solo el méto­do dia­léc­ti­co ha podi­do resolver.

Pero para ana­li­zar las cau­sas de las enfer­me­da­des tam­bién ten­dre­mos que con­si­de­rar otra impor­tan­te rela­ción dia­léc­ti­ca, la de la reali­dad y la posi­bi­li­dad. Los fenó­me­nos o hechos se con­si­de­ran reales por­que son posi­bles que ocu­rran, fren­te a lo impo­si­ble. Y como hechos posi­bles, pue­den que ocu­rran o que no ocu­rran, y si no ocu­rren, ocu­rri­rán otros hechos posi­bles en su lugar (3). En la actua­li­dad es impo­si­ble que una per­so­na padez­ca la virue­la, por­que ha sido erra­di­ca­da, pero esta ver­dad obje­ti­va y con­cre­ta, es rela­ti­va por­que en un futu­ro podría apa­re­cer por deter­mi­na­das cau­sas natu­ra­les o huma­nas. Sin embar­go, muchas otras enfer­me­da­des infec­cio­sas siguen afec­tan­do a la pobla­ción en mayor o menor medi­da según las zonas y cir­cuns­tan­cias. Y de nue­vo vol­ve­ría­mos a ana­li­zar los cono­ci­mien­tos que tene­mos de ellas, el por­qué ocu­rren, cómo han afec­ta­do, y afec­tan, a deter­mi­na­das regio­nes y gru­pos de pobla­ción. Repa­sa­ría­mos las carac­te­rís­ti­cas del ger­men, sus meca­nis­mos de trans­mi­sión, las per­so­nas más vul­ne­ra­bles por su gra­do de des­nu­tri­ción y otras carac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas, la impor­tan­cia de las con­di­cio­nes higié­ni­co-sani­ta­rias y eco­nó­mi­cas de su entorno. Sabe­mos por ejem­plo que la mer­can­ti­li­za­ción del agua, de las semi­llas y de las tie­rras, su coti­za­ción en bol­sa, pro­du­ce una subi­da de los pre­cios de los ali­men­tos y empo­bre­ce a las pobla­cio­nes de las zonas más depen­dien­tes, aumen­ta la des­nu­tri­ción cró­ni­ca de la pobla­ción infan­til y las infec­cio­nes gastrointestinales.

Com­pren­der cada una de esas enfer­me­da­des, enten­der su esen­cia pro­fun­da, nos per­mi­te cono­cer por qué ocu­rrió, por qué fue posi­ble. Y nos per­mi­te pre­de­cir lo que pue­de ocu­rrir y qué medi­das se deben tomar para evi­tar­las. Por­que estos acon­te­ci­mien­tos, como otros, no se ori­gi­nan con nece­si­dad cau­sal abso­lu­ta (100%), sino que solo las posi­bi­li­da­des de diver­sas cone­xio­nes cau­sa­les están deter­mi­na­das según leyes de un modo nece­sa­rio, y den­tro de este mar­co de leyes pro­pias se tie­ne en cuen­ta lo casual, el azar, en el pro­ce­so real, con­cre­to, que este­mos analizando.

LAS CONTRADICCIONES INTERNAS DE LOS PROBLEMAS DE SALUD-ENFERMEDAD Y SUS CONDICIONANTES EXTERNOS

Por tan­to, nues­tra capa­ci­dad de acción depen­de del cono­ci­mien­to que ten­ga­mos de las deter­mi­na­cio­nes obje­ti­vas y nece­sa­rias de los pro­ce­sos a estu­dio. Y este cono­ci­mien­to debe basar­se en que siem­pre en esas cau­sas rela­cio­na­das exis­ten las ten­den­cias inter­nas que, bien tra­ta­das y resuel­tas, per­mi­ten trans­for­mar las deter­mi­na­cio­nes des­de den­tro, des­de su esen­cia. La dia­léc­ti­ca con­sis­te pre­ci­sa­men­te en la habi­li­dad de com­pren­der dichas con­tra­dic­cio­nes inter­nas, el estí­mu­lo de su auto­de­sa­rro­llo. Ver solo los con­di­cio­nan­tes exter­nos como una coli­sión más o menos acci­den­tal de los pro­ce­sos es con­tra­rio a la dia­léc­ti­ca, es metafísico.

Si estu­dia­mos un indi­vi­duo enfer­mo debe­mos com­pren­der cómo se pro­du­ce la lesión en el inte­rior de su orga­nis­mo. Ese es el pun­to esen­cial don­de se unen y se con­ju­gan los pro­ce­sos cau­sa­les exter­nos en las con­tra­dic­cio­nes inter­nas que se pro­du­cen, en el cho­que de con­tra­rios que ori­gi­na la alte­ra­ción fisio­ló­gi­ca, la enfer­me­dad par­ti­cu­lar. En este caso sig­ni­fi­ca com­pren­der cómo el endo­te­lio del vaso san­guí­neo es alte­ra­do, infla­ma­do y trom­bo­sa­do por la con­jun­ción de influen­cias de cau­sas exter­nas, como el exce­so de inges­ta de áci­dos gra­sos satu­ra­dos, sobre dichos pro­ce­sos inter­nos. La “lucha de con­tra­rios” que se ori­gi­na entre el exce­so de gra­sas que se adhie­ren al endo­te­lio y los meca­nis­mos físi­co-quí­mi­cos y celu­la­res que evi­tan su acu­mu­la­ción tie­nen como con­se­cuen­cia la for­ma­ción, o no, de lesio­nes arte­rios­cle­ró­ti­cas que rom­pen el equi­li­brio y alte­ran la fun­ción de ese vaso san­guí­neo. Si la lesión se pro­du­ce en una arte­ria coro­na­ria del cora­zón, esta deja­rá de oxi­ge­nar al teji­do mus­cu­lar car­dia­co que irri­ga pro­vo­can­do su isque­mia, lo que pue­de lle­var a la muer­te del teji­do, al infar­to de miocardio.

Si aho­ra el con­tex­to o ámbi­to de estu­dio es una socie­dad par­ti­cu­lar que sufre una epi­de­mia de infar­tos de mio­car­dio, la pers­pec­ti­va del pro­ble­ma de salud aumen­ta y vol­ve­mos a inda­gar en las con­tra­dic­cio­nes inter­nas que sufre esa socie­dad y sus influen­cias exter­nas. Pero con­ti­nuan­do todo el pro­ce­so has­ta el nivel indi­vi­dual bio­ló­gi­co para una mejor com­pre­sión del pro­ble­ma. Estu­dia­mos todas las posi­bles cau­sas exter­nas al indi­vi­duo que pue­de aumen­tar la inci­den­cia de infar­tos en dicha pobla­ción, como la pro­mo­ción del con­su­mis­mo en gene­ral, y de un patrón insano ali­men­ta­rio en par­ti­cu­lar, el estrés labo­ral y emo­cio­nal por el tra­ba­jo ago­ta­dor, o la ausen­cia de éste, lo que pro­du­ce un defi­cit inmu­ni­ta­rio y aumen­to de los hábi­tos tóxi­cos. Solo cuan­do inda­ga­mos en esas con­tra­dic­cio­nes inter­nas que sufre esa socie­dad, inmer­sa en una cri­sis estruc­tu­ral, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de valo­res, podre­mos ana­li­zar cómo y por­qué se van pro­du­cien­do esos infar­tos en cada uno de los casos y cómo esas adver­sas con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas se rela­cio­nan con los fac­to­res más indi­vi­dua­les exter­nos que a su vez afec­tan a sus arte­rias coronarias.

Ade­más, nues­tro aná­li­sis debe incluir no solo las cau­sas de la apa­ri­ción de los infar­tos de mio­car­dio sino tam­bién de su mor­ta­li­dad. Y para ello debe­mos repa­sar la mayor o menor gra­ve­dad de los dis­tin­tos tipos de infar­tos y la rapi­dez y cali­dad de la aten­ción sani­ta­ria. Cómo fun­cio­nan los pro­gra­mas de pre­ven­ción de esta y otras enfer­me­da­des des­de los cen­tros de Aten­ción Pri­ma­ria (Cen­tros de Salud) y des­de los hos­pi­ta­les. Su acce­si­bi­li­dad geo­grá­fi­ca y eco­nó­mi­ca, su gra­do de coor­di­na­ción y capa­ci­dad de detec­tar los pro­ble­mas de salud más fre­cuen­tes de su área de influen­cia. Todo ello mini­mi­za­rá el pro­ble­ma y los tiem­pos de aten­ción y evi­ta­rá la muer­te y posi­bles com­pli­ca­cio­nes de esos infar­tos. Y por últi­mo, ana­li­zar la ade­cua­da ges­tión, orga­ni­za­ción y coor­di­na­ción de los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios, y no sani­ta­rios, del Cen­tro de Salud y del hos­pi­tal para garan­ti­zar el mejor de los resul­ta­dos posi­bles para la pobla­ción del área que atien­da (4). Ser­vi­cios sani­ta­rios públi­cos que tie­nen como fina­li­dad no solo la res­tau­ra­ción de la salud de la pobla­ción que atien­de, sino espe­cial­men­te la pro­mo­ción de su salud y la pre­ven­ción de la enfer­me­dad (5).

La con­tra­dic­cio­nes polí­ti­cas de esa socie­dad en cri­sis que prio­ri­za el bene­fi­cio eco­nó­mi­co, mone­ta­rio e inme­dia­to fren­te a los bene­fi­cios socia­les, amplios y a lar­go pla­zo de la salud de su pobla­ción son cau­sas que nos lle­van a pro­po­ner tam­bién polí­ti­cas sani­ta­rias que abo­guen por la salud y bien­es­tar de las per­so­nas y, por tan­to, por la equi­dad del sis­te­ma sani­ta­rio. Por un Sis­te­ma Uni­ver­sal, para todos y todas, equi­ta­ti­vo, a cada uno según sus nece­si­da­des, que dé más al que más lo nece­si­ta y no todo lo con­tra­rio. Polí­ti­cas sani­ta­rias públi­cas que mues­tran ser más efi­cien­tes y, sobre todo, mejo­ran la super­vi­ven­cia y salud de la pobla­ción que atien­den cuan­do se com­pa­ran con los ser­vi­cios sani­ta­rios pri­va­dos o los públi­cos de ges­tión pri­va­da (6, 7, 8).

LA LIBERTAD Y LA POSIBILIDAD DE ACTUAR: A MODO DE CONCLUSIÓN

En el ámbi­to de las cien­cias de la salud es común caer en la tram­pa de los mode­los deter­mi­nis­tas que tie­nen la inca­pa­ci­dad de no dejar liber­tad para la acción y trans­for­ma­ción de la reali­dad y que, por lo mis­mo, ter­mi­nan cayen­do en el idea­lis­mo, la fata­li­dad y la impo­ten­cia ante los acon­te­ci­mien­tos. La his­to­ria del cono­ci­mien­to nos ha dado mues­tras de la fala­cia del deter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co que con­ti­nua­men­te tra­tan de con­ven­cer­nos de que las des­igual­da­des socia­les, racia­les y de géne­ro vie­nen “mar­ca­das” en los genes y que por ello siem­pre habrá este tipo de des­igual­da­des, por­que los más lis­tos y más fuer­tes físi­ca y psí­qui­ca­men­te (gene­ral­men­te varo­nes y blan­cos de cla­se pudien­te) están deter­mi­na­dos por su supe­rio­ri­dad gené­ti­ca. Estas y otras fala­cias que la cien­cia al ser­vi­cio de la bur­gue­sía han tra­ta­do de impo­ner, no han teni­do otro fin que el de jus­ti­fi­car la per­pe­tua­ción de la explo­ta­ción de cla­se, del poder patriar­cal y de los pre­jui­cios racis­tas, que en el caso de los pro­ble­mas de salud ter­mi­nan res­pon­sa­bi­li­zan­do a la víc­ti­ma de sus males y cen­trán­do­se en las inter­ven­cio­nes indi­vi­dua­les, ya que el sis­te­ma polí­ti­co y social es ina­mo­vi­ble, por­que como sue­len plan­tear “no esta­mos en el mejor de los mun­dos pero sí en el mejor de los mun­dos posibles”.

Pero la reali­dad es que el cono­ci­mien­to mues­tra su avan­ce impa­ra­ble, jun­to al avan­ce de los pue­blos en su lucha en gene­ral con­tra la opre­sión. Y ese pro­gre­so debe­mos seguir defen­dién­do­lo pese a las limi­ta­cio­nes y fre­nos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que cen­tra la inves­ti­ga­ción en los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos para un sec­tor mino­ri­ta­rio de la pobla­ción mun­dial. Por­que, pese a todo, la lucha por el cono­ci­mien­to, por la ver­dad, es un logro de la huma­ni­dad, y ten­de­mos a crear una acti­tud cien­tí­fi­ca y crí­ti­ca, pues el cono­ci­mien­to ver­da­de­ro siem­pre es crí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio. Ser radi­cal ‑esa pala­bra tan denos­ta­da- impli­ca lle­gar a la raíz del pro­ble­ma, saber y cono­cer “has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias y pene­tran­do en la esen­cia de los fenó­me­nos”. Que pode­mos actuar y trans­for­mar, inclui­da nues­tra socie­dad y aun­que cho­quen con deter­mi­na­dos intere­ses polí­ti­cos; que tene­mos liber­tad para la acción y para la mejo­ra de las cau­sas que vamos des­cu­brien­do en las entra­ñas del problema.

Es pre­ci­so negar las ideas meca­ni­cis­tas que dicen que el futu­ro está total­men­te deter­mi­na­do e, igual­men­te, debe­mos negar las ideas que (en el otro polo de la dia­léc­ti­ca) nos dicen que el futu­ro está total­men­te inde­ter­mi­na­do. Debe­mos con­si­de­rar que el futu­ro está deter­mi­na­do (o mejor aún, inter­de­ter­mi­na­do o code­ter­mi­na­do) por el pre­sen­te y el pasa­do, pero no de un modo defi­ni­ti­vo y abso­lu­to. Por ejem­plo, aho­ra tene­mos la “liber­tad” de inter­ve­nir sobre la posi­bi­li­dad de apa­ri­ción de deter­mi­na­das enfer­me­da­des con­gé­ni­tas con las téc­ni­cas de fecun­da­ción in vitro (9). Con dicha téc­ni­ca opta­mos a ele­gir los embrio­nes váli­dos y sin las alte­ra­cio­nes gené­ti­cas (meta­bó­li­cas muchas veces) que pue­den ser detec­ta­das por­que cono­ce­mos su meca­nis­mo de acción. Solo si un fenó­meno pue­de ser alte­ra­do, por­que el ser humano sabe cómo pue­de hacer­lo, podre­mos inter­ve­nir para modi­fi­car esos pro­ce­sos predeterminados.

En el ámbi­to social y polí­ti­co, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co ha mos­tra­do la posi­bi­li­dad real de cam­biar nues­tra socie­dad, que con el con­cur­so de nues­tra volun­tad de acción orga­ni­za­da ‑la de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y otros sec­to­res popu­la­res- podre­mos trans­for­mar las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas capi­ta­lis­tas y cons­truir socie­da­des nue­vas en don­de el bien colec­ti­vo, el bien­es­tar y la salud de la mayo­ría de la pobla­ción sean el cen­tro de aten­ción. A tra­vés de nues­tras inter­ven­cio­nes pode­mos modi­fi­car la posi­bi­li­dad, o pro­ba­bi­li­dad, de que ocu­rra un fenó­meno o de que no ocu­rra, debi­do al gra­do de la liber­tad o inde­ter­mi­na­ción que aca­ba­mos de comen­tar. El ser humano uti­li­za la casua­li­dad o el azar de los acon­te­ci­mien­tos para con­se­guir lo que desea. Si no exis­tie­ra ese azar “cie­go”, no podría­mos deter­mi­nar el mundo.

La dia­léc­ti­ca, el méto­do dia­léc­ti­co, se mues­tra más actual que nun­ca para ayu­dar­nos a expli­car los fenó­me­nos que nos rodean, empe­zan­do por el más acu­cian­te de la lucha de cla­ses, y nos ayu­da a enten­der en la prác­ti­ca los pro­ble­mas que nos pue­den sur­gir en cual­quier ámbi­to de nues­tras vidas y en cual­quier aspec­to de la dis­ci­pli­na que tra­ba­je­mos. Deli­mi­tar el pro­ble­ma con­cre­to y obje­ti­vo en cada nivel de aná­li­sis y de actua­ción debe ser nues­tro pun­to de par­ti­da. Inves­ti­gar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas y sus con­di­cio­nan­tes exter­nos en cada con­tex­to para lle­gar a su esen­cia, a sus deter­mi­na­cio­nes inter­nas has­ta inten­tar domi­nar el con­jun­to del cono­ci­mien­to ‑la sín­te­sis- de ese pro­ble­ma de salud. Con la humil­dad de saber que nun­ca podre­mos alcan­zar la ver­dad abso­lu­ta de las cosas, que no hay enfer­me­da­des sino enfer­mos, pero sí ela­bo­ran­do leyes expli­ca­ti­vas con las que ir tra­tan­do de alcan­zar todas las cau­sas cono­ci­das don­de se pro­du­ce dicha enfer­me­dad o pro­ble­ma de salud para inter­ve­nir sobre todas ellas, luchar por ata­jar­las y resol­ver­las. Que tan­to ese cono­ci­mien­to teó­ri­co como las inter­ven­cio­nes prác­ti­cas siem­pre nos lle­van a las cir­cuns­tan­cias socia­les y polí­ti­cas como una tota­li­dad que lo envuel­ve y atra­vie­sa todo.
Con­cep­ción Cruz
6 de enero de 2013

NOTAS

1.- No es una ino­cen­ta­da: El gobierno capi­ta­lis­ta de Por­tu­gal pide a la pobla­ción que no se pon­ga enfer­ma. Por Kaos. Por­tu­gal. Lunes, 31 de Diciem­bre de 2012 02:59. Dis­po­ni­ble en: http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/42249-no-es-una-inocentada-el-gobierno-capitalista-de-portugal-pide-a-la-poblaci%C3%B3n-que-no-se-ponga-enferma.html

2.- Infor­me Anual de Acci­den­tes de Tra­ba­jo en Espa­ña. Año 2011. Obser­va­to­rio Esta­tal de Con­di­cio­nes de Tra­ba­jo, Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Segu­ri­dad e Higie­ne del Tra­ba­jo. Dis­po­ni­ble en: http://www.oect.es/Observatorio/3%20Siniestralidad%20laboral%20en%20cifras/Otros%20informes%20de%20siniestralidad%20laboral/Informes%20anuales%20de%20danos%20a%20la%20salud/INFORME%20ACCIDENTES%20DE%20TRABAJO%202011.pdf

3.- Have­mann R. Dia­léc­ti­ca sin dog­ma. Cien­cia natu­ral y con­cep­ción del mun­do. Edi­cio­nes Ariel. Bar­ce­lo­na, 1971.

4.- Nota. La exter­na­li­za­ción pri­va­da de impor­tan­tes ser­vi­cios, inclui­do el de la lim­pie­za o ser­vi­cios de res­tau­ra­ción de los ser­vi­cios sani­ta­rios impli­ca ais­lar y com­par­ti­men­tar aspec­tos esen­cia­les para implan­tar las medi­das de pre­ven­ción de enfer­me­da­des en el medio hos­pi­ta­la­rio, como las enfer­me­da­des noso­co­mia­les, o la coor­di­na­ción entre ser­vi­cios de Aten­ción Pri­ma­ria y Espe­cia­li­za­da para la con­ti­nua­ción de la aten­ción de los pacien­tes con pato­lo­gías crónicas.

5.- Ley Gene­ral de Sani­dad, de 25 de abril de 1986. Títu­lo pri­me­ro. Del sis­te­ma de salud. Capí­tu­lo pri­me­ro. De los prin­ci­pios gene­ra­les. Artícu­lo 3º 1. Los medios y actua­cio­nes del sis­te­ma sani­ta­rio esta­rán orien­ta­dos prio­ri­ta­ria­men­te a la pro­mo­ción de la salud y a la pre­ven­ción de las enfer­me­da­des. Dis­po­ni­ble en:
http://​www​.jun​ta​dean​da​lu​cia​.es/​s​e​r​v​i​c​i​o​a​n​d​a​l​u​z​d​e​s​a​l​u​d​/​p​r​i​n​c​i​p​a​l​/​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​A​c​c​.​a​s​p​?​p​a​g​i​n​a​=​p​r​_​n​o​r​m​a​t​i​v​a​s​2_1

6.- Quer­cio­li C, Mes­si­na G, Basu S, McKee M, Nan­te N, Stuc­kler D. The effect of health­ca­re deli­very pri­va­ti­sa­tion on avoi­da­ble mor­ta­lity: lon­gi­tu­di­nal cross-regio­nal results from Italy, 1993 – 2003. J Epi­de­miol Com­mu­nity Health. 2012: 29 Sept.

7.- Deve­reaux PJ, Schü­ne­mann HJ, Ravin­dran N, et al. Com­pa­ri­son of mor­ta­lity bet­ween pri­va­te for-pro­fit and pri­va­te not-for-pro­fit hemo­dialy­sis cen­ters: a sys­te­ma­tic review and meta-analy­sis.. JAMA. 2002;288(19):2449 – 2457.

8.- Noti­cia. El País Cata­lu­ña. 20-12-2012. La quie­bra de la fun­da­ción sani­ta­ria IAT cos­ta­rá 4,6 millo­nes en dine­ro públi­co. Dis­po­ni­ble en:
http://​ccaa​.elpais​.com/​c​c​a​a​/​2​0​1​2​/​1​2​/​2​0​/​c​a​t​a​l​u​n​y​a​/​1​3​5​6​0​3​4​9​3​2​_​5​7​4​8​0​4​.​h​tml

9.- Nota. La fecun­da­ción in vitro es la unión del óvu­lo con el esper­ma­to­zoi­de en con­di­cio­nes de labo­ra­to­rio, con el fin de obte­ner un núme­ro apto de embrio­nes dis­po­ni­bles para trans­fe­rir­lo e implan­tar­lo en el úte­ro materno.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *