Piden un año de pri­sión para el Coro­nel Mar­tí­nez Inglés por “Inju­rias con­tra la Corona”

Cana­rias Semanal

El pasa­do vier­nes, día 18 de enero, el coro­nel Mar­tí­nez Inglés reci­bió en su domi­ci­lio una cédu­la de cita­ción del Juz­ga­do Cen­tral de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal, por la que se le con­vo­ca para que acu­da el día 13 de febre­ro pró­xi­mo, a las 11,30 horas de la maña­na, a la Secre­ta­ría de dicho Juz­ga­do al obje­to de asis­tir al acto del Jui­cio Oral en el Pro­ce­di­mien­to que se le sigue en ese tri­bu­nal espe­cial por un pre­sun­to deli­to de “calum­nias e inju­rias gra­ves con­tra la Coro­na”. El fun­da­men­to de la acu­sa­ción con­tra el coro­nel Mar­tí­nez Inglés está basa­do en un artícu­lo publi­ca­do en Cana​rias​-sema​nal​.org, en el que bajo el títu­lo “¿Por qué te callas aho­ra?” , el ofi­cial del Ejér­ci­to espa­ñol hacía diver­sas con­si­de­ra­cio­nes en torno a la per­so­na­li­dad del monar­ca Juan Car­los Borbón.

La fis­ca­lía de la Audien­cia Nacio­nal, que como se sabe es una juris­dic­ción espe­cial, here­de­ra del anti­guo tri­bu­nal fran­quis­ta de Orden Públi­co (TOP), ha soli­ci­ta­do para él una con­de­na de UN AÑO Y TRES MESES DE PRISIÓN y el abono de cos­tas del jui­cio esti­ma­das en 2.000 euros.

En rela­ción con su pro­ce­sa­mien­to y la peti­ción fis­cal, el coro­nel Mar­tí­nez Inglés redac­tó para Cana­rias Sema­nal una nota que adjun­ta­mos a continuación.

Nota del Coro­nel Mar­tí­nez Inglés

Día de la ira republicana

De la mía, des­de lue­go que sí, que me con­fie­so ira­cun­do en extre­mo, espe­ran­do y desean­do que ese día ya cer­cano del pró­xi­mo mes de Febre­ro lo estéis tam­bién la mayo­ría de voso­tros, esti­ma­dos ami­gos, com­pa­ñe­ros, demó­cra­tas, repu­bli­ca­nos y ciu­da­da­nos en gene­ral de este des­gra­cia­do país de la corrup­ción, el pelo­ta­zo, las pre­fe­ren­tes, los EREs, el Bár­ce­nas, los sobres fan­tas­ma, el Urdan­ga­rín, la Gür­tel, los jubi­la­tas sin Urgen­cias, los médi­cos pri­va­ti­za­dos, los seis millo­nes de para­dos, los nove­cien­tos mil millo­nes de euros de Deu­da, los diez millo­nes de pobres de solem­ni­dad, los dos millo­nes de fami­lias en las que no entra un euro un mes tras otro… etc, etc.

Por­que tie­ne tela, ami­gos, con la que está cayen­do en este terri­to­rio pla­ga­do de sin­ver­güen­zas de alto estan­ding que guar­dan sus rapi­ñas en Sui­za y aban­do­na­do por Dios y has­ta por la seño­ra Mer­kel, tener que acu­dir, ese pró­xi­mo día que les comen­to, a la Audien­cia Nacio­nal (un Tri­bu­nal, como todos uste­des saben, con el ADN del anti­guo Tri­bu­nal de Orden Públi­co fran­quis­ta) a defen­der­me de una acu­sa­ción de calum­nias e inju­rias ver­ti­das (según el Fis­cal Gene­ral del Esta­do que, como todos uste­des saben tam­bién, cum­ple órde­nes del Gobierno) con­tra un impre­sen­ta­ble señor, un obso­le­to y des­ver­gon­za­do monar­ca, un des­pre­cia­ble suje­to divino e invio­la­ble que se pasa las leyes por el forro de su coro­na, un hom­bre aca­ba­do físi­ca y men­tal­men­te por sus exce­sos que, des­de hace trein­ta y sie­te años, “oku­pa” sin nin­gu­na legi­ti­mi­dad (sal­vo la del mili­tar rebel­de y geno­ci­da que lo colo­có ahí) la Jefa­tu­ra del Esta­do espa­ñol. Dedi­cán­do­se en exclu­si­va todos estos años a pegar­se la gran vida y a uti­li­zar en pro­ve­cho pro­pio los recur­sos del Esta­do: caza de ele­fan­tes acom­pa­ña­do de su “ase­so­ra estra­té­gi­ca” de turno, fran­ca­che­las sexua­les paga­das con fon­dos reser­va­dos, pseu­do gol­pes de Esta­do para asen­tar su tam­ba­lean­te coro­na, cola­bo­ra­ción de fac­to en los oscu­ros nego­cios de su señor yerno, ama­sa­mien­to de una for­tu­ni­ta per­so­nal que medios sol­ven­tes extran­je­ros (inclui­do el New York Times) cifran a día de hoy en 1.800 millo­nes de euros… etc., etc. Pre­sun­tos deli­tos, vicios redo­ma­dos y actua­ción impro­pia del alto car­go que osten­ta y que le lle­vó, en abril del año pasa­do, en una paté­ti­ca inter­ven­ción tele­vi­sa­da, a pedir per­dón a sus asom­bra­dos súbditos.

Pues sí, ami­gos, les cuen­to. El pasa­do vier­nes 18 de Enero reci­bí en mi domi­ci­lio una Cédu­la de Cita­ción del Juz­ga­do Cen­tral de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal (una cutre cédu­la en la que no figu­ra, supon­go que por mie­do, ni el nom­bre del titu­lar del Juz­ga­do ni el de la secre­ta­ria judi­cial que la fir­ma con un gara­ba­to) por la que se me con­vo­ca para que acu­da el día 13 de Febre­ro pró­xi­mo, a las 11,30 horas de la maña­na, a la Secre­ta­ría de dicho Juz­ga­do al obje­to de asis­tir al acto del Jui­cio Oral en el Pro­ce­di­mien­to que se me sigue en ese tri­bu­nal espe­cial, en cali­dad de acu­sa­do y bajo aper­ci­bi­mien­to de ley.

Ante­rior­men­te a esta cita­ción, en Noviem­bre del año pasa­do, ya había reci­bi­do un escri­to del Juz­ga­do Cen­tral nº 002 de la mis­ma Audien­cia Nacio­nal tras­la­dán­do­me la peti­ción de pena por par­te de la Fis­ca­lía: UN AÑO Y TRES MESES DE PRISION (¡Inau­di­to, los gol­fos que­rien­do lle­var a la cár­cel a los hon­ra­dos!) Y el abono de las cos­tas del jui­cio esti­ma­das en 2.000 euros.

Al comu­ni­ca­ros este des­agra­da­ble asun­to, esti­ma­dos ami­gos y com­pa­ñe­ros, quie­ro que sepáis que yo lo afron­to con total tran­qui­li­dad y nor­ma­li­dad, enmar­cán­do­lo en la ya lar­ga lucha per­so­nal que libro des­de hace años para que algún día, ya cer­cano afor­tu­na­da­men­te, vuel­va a este país el legí­ti­mo régi­men repu­bli­cano masa­cra­do por el fas­cis­mo cas­tren­se en 1939 y, des­de lue­go, sin que mi áni­mo fla­quee un solo segun­do, como he hecho a lo lar­go de toda mi vida en situa­cio­nes mucho más com­pro­me­ti­das y peli­gro­sas que ésta, segu­ro de lo que hago y con la cer­te­za abso­lu­ta de que, al final, el triun­fo esta­rá de mi par­te. Y, por supues­to, del ideal con el que me he com­pro­me­ti­do. Que, en estos momen­tos y sin remil­gos de nin­gún tipo, debo reco­no­cer que no es otro que, como os aca­bo de decir, lograr la pron­ta y ven­tu­ro­sa lle­ga­da de la III Repú­bli­ca espa­ño­la. Man­dan­do a los infier­nos, de una vez por todas, la insul­sa, obso­le­ta y corrup­ta monar­quía juancarlista/​franquista que ha sido, en una gran pro­por­ción, la cul­pa­ble del desas­tre y la rui­na que en estos momen­tos ate­na­za a todos los españoles.

Yo, ami­gos, estoy acos­tum­bra­do a luchar solo. Lo hice en el año 1989 cuan­do me enfren­té a la cúpu­la cas­tren­se fran­quis­ta del momen­to, al minis­tro de Defen­sa Nar­cís Serra y al Gobierno socia­lis­ta en pleno, para con­se­guir erra­di­car de este país la mili obli­ga­to­ria que, sin ser­vir para man­te­ner una defen­sa exte­rior efec­ti­va, se cobra­ba la vida de más de dos­cien­tos jóve­nes al año en acci­den­tes (por fal­ta de pre­pa­ra­ción téc­ni­ca de los mis­mos) y en sui­ci­dios. Obje­ti­vo que logra­ría por fin en 1996, curio­sa­men­te, con la lle­ga­da de la dere­cha al poder.

Y ya antes (y per­do­nad que os cuen­te estas “bata­lli­tas” de mi ances­tral currícu­lo pero es que uno tie­ne ya sus añi­tos, aun­que, la ver­dad, bio­ló­gi­ca­men­te no creo que pase de la cua­ren­te­na ya que toda­vía aguan­to bien los ocho kiló­me­tros que corro todas las tar­des des­de hace más o menos cin­cuen­ta años) tan­to en la gue­rra de Ifni de 1958, en la que man­dé un coman­do espe­cial de cua­ren­ta sol­da­dos volun­ta­rios y casi sui­ci­das con la misión casi dia­ria de infil­trar­nos en el cam­po enemi­go para hacer pri­sio­ne­ros y obte­ner valio­sa infor­ma­ción que evi­ta­ra a nues­tras tro­pas ata­ques intem­pes­ti­vos, como años des­pués en el desier­to del Saha­ra al fren­te de tro­pas nóma­das nati­vas, como en las Uni­da­des espe­cia­les de para­cai­dis­tas rea­li­zan­do cen­te­na­res de sal­tos en con­di­cio­nes extre­mas o en la terri­ble como angus­tio­sa “gue­rra del nor­te” en la que cual­quier maña­na, en un semá­fo­ro, podías encon­trar­te con la muer­te… siem­pre actué con arre­glo a mis prin­ci­pios e idea­les, por pro­pia volun­tad, sin nece­si­dad de com­pa­ñía lagu­na y, afor­tu­na­da­men­te, encon­trán­do­me con el éxi­to al final de la peli­gro­sa “cabal­ga­da”.

Pero en esta oca­sión, ciu­da­da­nos espa­ño­les, ami­gos, com­pa­ñe­ros, repu­bli­ca­nos, que toda­vía ate­so­ráis ilu­sio­nes y que aspi­ráis a cam­biar cuan­to antes la peli­gro­sí­si­ma situa­ción en la que en estos momen­tos se encuen­tra este país, yo os pido, para no afron­tar en sole­dad la per­so­nal lucha que volun­ta­ria­men­te libro con esta monar­quía que nos asfi­xia y que con sus exce­sos ha man­te­ni­do siem­pre en ver­de el asque­ro­so semá­fo­ro de la corrup­ción, que me ayu­déis, que me apo­yéis, que os soli­da­ri­céis con­mi­go y que, los que podáis, estéis el pró­xi­mo día 13 de febre­ro ante el núme­ro 12 de la calle Prim de Madrid, sede de la sinies­tra Audien­cia Nacio­nal resi­duo ver­gon­zo­so del franquismo.

Yo, des­de lue­go ¡fal­ta­ría más! Voy a acu­dir allí en esa fecha y hora para plan­tar cara, una vez más, a seme­jan­te rodi­llo anti­de­mo­crá­ti­co, en cuyo inte­rior, unos pre­po­ten­tes y endio­sa­dos juris­tas tra­tan de irra­diar su efí­me­ro y espu­rio poder por dele­ga­ción del Gobierno y del par­ti­do de turno. Para­fer­na­lia jurídico/​política que a mí, lejos de cau­sar­me nin­gún pavor, me pro­du­ce, si no risa, sí preo­cu­pa­ción y has­tío por lo que seme­jan­tes con­duc­tas repre­sen­tan den­tro del pavo­ro­so esce­na­rio ins­ti­tu­cio­nal y social en el que estos momen­tos se deba­te este país, en cri­sis total de supervivencia.

Ter­mino ya esta lar­ga nota con la que para nada he que­ri­do trans­mi­ti­ros preo­cu­pa­ción per­so­nal o duda de nin­gu­na cla­se, sino, todo lo con­tra­rio, espe­ran­za, hori­zon­te vital, espí­ri­tu de lucha y valen­tía ante lo que tie­ne que venir… y vendrá.

Y como pun­to final, ahí van mi últi­ma y reite­ra­ti­va peti­ción al res­pec­to y una solem­ne promesa:

Los espa­ño­les demó­cra­tas que ama­mos la Repú­bli­ca no pode­mos dejar pasar, miran­do para otro lado, la pre­sen­te situa­ción. Debe­mos dar un paso al fren­te de una vez com­pro­me­tién­do­nos de ver­dad y en serio con la con­se­cu­ción de nues­tros idea­les. Dejé­mo­nos de mani­fes­ta­cio­nes insul­sas y reite­ra­ti­vas con nues­tras año­ra­das ban­de­ras al vien­to. Ya no hay tiem­po para eso. Ha lle­ga­do el pun­to y la hora de salir a la calle, de luchar, pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te, por supues­to, pero sin renun­ciar para nada al enfren­ta­mien­to públi­co de las ideas y al sacri­fi­cio per­so­nal. Y debe­re­mos hacer­lo, ade­más de para con­se­guir nues­tros sue­ños, para cola­bo­rar a sacar del pozo en el que se encuen­tran hun­di­dos millo­nes y millo­nes de com­pa­trio­tas abso­lu­ta­men­te des­mo­ra­li­za­dos y empo­bre­ci­dos por una cas­ta polí­ti­ca post­fran­quis­ta que ha esquil­ma­do este país en nom­bre de la liber­tad y la democracia.

“Si somos capa­ces de hacer algo pare­ci­do a esto, ami­gos y com­pa­ñe­ros. Si nos uni­mos y nos olvi­da­mos de pro­ta­go­nis­mos y per­so­na­lis­mos espu­rios, yo os pro­me­to que antes de dos años (qui­zá bas­tan­te antes) goza­re­mos en Espa­ña de una nue­va III Repu­bli­ca, demo­crá­ti­ca, moder­na, euro­pea y res­pe­tuo­sa con la liber­tad y los dere­chos fun­da­men­ta­les de todos los ciu­da­da­nos. O mori­ré en el intento.

Que empe­za­rá a fun­cio­nar, eso sí, con todos los corrup­tos de este país den­tro de la cár­cel, empe­zan­do por el rey (pri­mer corrup­to de este país) y ter­mi­nan­do por el últi­mo alcal­de que haya podi­do sucum­bir a la pér­fi­da ten­ta­ción del pelotazo”.

Soy cons­cien­te de que a algu­na per­so­na que me lea, estas pala­bras que aca­bo de estam­par negro sobre blan­co pue­den pare­cer­le dema­gó­gi­cas, ampu­lo­sas, vani­do­sas, visio­na­rias e, inclu­so, idea­lis­tas y tras­no­cha­das. ¡Allá ella! Yo lo que pue­do decir­le al res­pec­to es que están redac­ta­das con la mano en el cora­zón de un sol­da­do espa­ñol que juró hace ya muchos años defen­der a sus com­pa­trio­tas con su pro­pia vida, que con ese fin se la ha juga­do repe­ti­das veces a lo lar­go de los últi­mos cin­cuen­ta años y que está dis­pues­to a vol­ver a hacer­lo las veces que hagan fal­ta para ser fiel a ese jura­men­to. Los tiem­pos no están para crí­ti­cas esté­ri­les, ami­gos, sino para actuar. Y aquél que en estos dra­má­ti­cos momen­tos ten­ga algo bueno que pro­po­ner para que los espa­ño­les no nos inmo­le­mos colec­ti­va­men­te en la pira de la corrup­ción y el enfren­ta­mien­to, y se con­si­de­re capaz de luchar para lle­var­lo a efec­to, que lo diga. Yo encan­ta­do, me subiré a su carro.

Pero no hacer nada, no. No nos que­da dema­sia­do tiem­po. Si en las pró­xi­mas sema­nas o meses cae Rajoy, ase­si­na­do por la corrup­ción de su pro­pio par­ti­do (esce­na­rio har­to pro­ba­ble), el infi­ni­to polí­ti­co y social, como un tre­men­do abis­mo, se abri­rá ante nosotros.

Fdo: Ama­deo Mar­tí­nez Inglés.
Coro­nel. Escri­tor. Historiador

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *