Hugo Chá­vez no se va- Luis­mi Uharte

El pro­ce­so de inves­ti­du­ra de enero 2013 se ha con­ver­ti­do en el nue­vo cam­po de bata­lla para el pul­so polí­ti­co entre quie­nes defien­den la demo­cra­cia en Vene­zue­la y quie­nes des­pre­cian el sufra­gio popu­lar. La maqui­na­ria mediá­ti­ca trans­na­cio­nal, en un ejer­ci­cio de carác­ter pro­to-gol­pis­ta, ha inten­ta­do poner en cues­tión la legi­ti­mi­dad de un Gobierno recién ele­gi­do en las urnas por mayo­ría abso­lu­ta, con más del 11% de dife­ren­cia y con un por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción supe­rior al 80%, algo, por cier­to, poco común en los regí­me­nes libe­ra­les occidentales.

Sin embar­go, este ensa­yo de «gol­pe mediá­ti­co y anti-sufra­gis­ta» ha fra­ca­sa­do en gran medi­da gra­cias a la juga­da maes­tra que dise­ñó el movi­mien­to boli­va­riano con la jura­men­ta­ción sim­bó­li­ca del 10 de enero de este año, com­bi­nan­do dos gol­pes de efec­to. Por un lado, la «jura­men­ta­ción popu­lar» que se mate­ria­li­zó fren­te al pala­cio pre­si­den­cial, con la con­cen­tra­ción de miles de per­so­nas que se movi­li­za­ron para dejar cla­ro, no solo que «Chá­vez no se va», sino fun­da­men­tal­men­te, que el blo­que nacio­nal-popu­lar renue­va man­da­to tras su vic­to­ria electoral.

Por otro lado, el aval ins­ti­tu­cio­nal y regio­nal que se pro­du­jo el mis­mo día, con la pre­sen­cia de repre­sen­tan­tes de diver­sos gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos tan­to en Cara­cas como en La Haba­na, otor­gan­do reco­no­ci­mien­to ofi­cial a Chá­vez y al pro­ce­so demo­crá­ti­co en el país. Inclu­so la OEA se vio for­za­da a emi­tir unas decla­ra­cio­nes de apo­yo por par­te de su secre­ta­rio gene­ral, José Miguel Insulza.

Ries­gos. No obs­tan­te, el indu­da­ble ries­go de des­apa­ri­ción físi­ca de Chá­vez abre un esce­na­rio de opor­tu­ni­da­des para abor­dar el siem­pre pos­ter­ga­do deba­te de arti­cu­lar un lide­raz­go más colec­ti­vo. Un acier­to has­ta el momen­to ha sido la actual com­po­si­ción del Eje­cu­ti­vo, que pro­yec- ta una ima­gen guber­na­men­tal más cole­gia­da, don­de diver­sas figu­ras com­par­ten pre­sen­cia mediá­ti­ca, des­ta­cán­do­se el vice­pre­si­den­te Madu­ro, los minis­tros Ville­gas (comu­ni­ca­ción) y Arrea­za (Cien­cia y Tec­no­lo­gía) y el recién nom­bra­do minis­tro de Exte­rio­res, Elías Jaua.

Un ries­go a cor­to pla­zo es la poten­cial frag­men­ta­ción del cha­vis­mo por la ausen­cia de su líder. Sin embar­go, la elec­ción de Madu­ro por par­te de Chá­vez mues­tra la últi­ma manio­bra de este para neu­tra­li­zar ten­den­cias cen­trí­fu­gas al inte­rior del movi­mien­to. Pro­ba­ble­men­te, Madu­ro es uno de los pocos que tie­ne capa­ci­dad real de man­te­ner uni­dos a los dife­ren­tes sec­to­res de poder que se arti­cu­lan alre­de­dor del cha­vis­mo, a pesar de que los gru­pos más la izquier­da no estén muy satis­fe­chos con su designación.

Cen­tra­li­dad. El deba­te reabier­to a nivel inter­na­cio­nal sobre si Chá­vez «se va o se que­da» vuel­ve a evi­den­ciar por enési­ma vez la tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y de su líder. De esto son cons­cien­tes sec­to­res muy diversos.

La visión polí­ti­co-estra­té­gi­ca de Chá­vez lo con­vier­te en uno de los líde­res más impor­tan­tes del últi­mo medio siglo. Fidel Cas­tro fue uno de los pri­me­ros que así lo per­ci­bió y, actual­men­te, la mayo­ría de los man­da­ta­rios sud­ame­ri­ca­nos así lo reco­no­ce, des­de el con­ser­va­dor Juan Manuel San­tos en Colom­bia has­ta Evo Mora­les en Boli­via. La cla­ve ha sido la «soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta» que ha des­ple­ga­do la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na para posi­bi­li­tar el cam­bio de épo­ca en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos. El pre­si­den­te uru­gua­yo, José Muji­ca, reco­no­ció explí­ci­ta­men­te en Cara­cas este hecho.

En el inte­rior, la casi tota­li­dad del movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio sigue asu­mien­do con nota­ble madu­rez his­tó­ri­ca el lide­raz­go de Chá­vez y la capa­ci­dad hege­mó­ni­ca del «cha­vis­mo», pero sin olvi­dar el papel van­guar­dis­ta que debe seguir tenien­do en la lucha ideo­ló­gi­ca el «boli­va­ria­nis­mo», iden­ti­dad polí­ti­ca de los sec­to­res más radi­ca­les que apues­tan por la ecua­ción revo­lu­cio­na­ria «ni capi­tal ni buro­cra­tis­mo». La imbri­ca­ción de estas dos iden­ti­da­des dota de mayor «den­si­dad polí­ti­ca» a la Revo­lu­ción Bolivariana.

Los más des­pis­ta­dos en el table­ro, para­dó­ji­ca­men­te, son algu­nos sec­to­res mino­ri­ta­rios de la izquier­da forá­nea. Des­ta­can, por una par­te, gru­púscu­los ins­ta­la­dos ter­ca­men­te en un pen­sa­mien­to sec­ta­rio anti­es­ta­tis­ta, que olvi­dan que las diná­mi­cas comu­ni­ta­rias en Vene­zue­la (y en otros muchos luga­res) no se cons­tru­yen siem­pre con­tra el Esta­do, sino en muchas oca­sio­nes en nego­cia­ción y en ten­sión con este. Por otra par­te, tene­mos a otro sec­tor de la izquier­da absor­to en una refle­xión etno­cén­tri­ca de remi­nis­cen­cias colo­nia­les que infra­va­lo­ra la tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca del pro­ce­so vene­zo­lano por­que no se ajus­ta a sus coor­de­na­das socio-culturales.

Con mucha más capa­ci­dad de per­cep­ción polí­ti­ca apa­re­ce la dere­cha regio­nal e inter­na­cio­nal, más cons­cien­te del peli­gro que supo­ne Chá­vez y la actual Vene­zue­la. El uso sis­te­má­ti­co del «lati­fun­dio mediá­ti­co» a su ser­vi­cio para des­pres­ti­giar a Vene­zue­la es el mejor exponente.

Mien­tras tan­to, la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na sigue su cur­so, pro­yec­tan­do un doble efec­to hacia el exte­rior. Por una par­te, en el plano tác­ti­co, evi­den­cia que el saqueo públi­co neo­li­be­ral tie­ne una alter­na­ti­va fac­ti­ble que se tra­du­ce en un pro­yec­to de «Esta­do social». Por otra, en tér­mi­nos teó­ri­co-estra­té­gi­cos, está posi­bi­li­tan­do algo impen­sa­ble en muchos paí­ses: la aper­tu­ra de un deba­te de dimen­sio­nes nacio­na­les (toda­vía con esca­sas mate­ria­li­za­cio­nes prác­ti­cas) de la nece­si­dad de supe­rar la explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo (con pro­pues­tas de nue­vos tipos de pro­pie­dad) y de cons­truc­ción de otra ecua­ción de poder polí­ti­co, par­tien­do de las expe­rien­cias de los «con­se­jos» y de las «ciu­da­des comu­na­les». En este con­tex­to, pare­ce bas­tan­te creí­ble que «Chá­vez no se va».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *