Mali: el por qué de la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta de Fran­cia- Paul Martial

En gene­ral, cuan­do el gobierno fran­cés se ocu­pa de los malien­ses es para expul­sar­los, ¿por qué, de repen­te, se trans­for­ma en defen­sor del pue­blo de Malí? Para inten­tar res­pon­der a esta pre­gun­ta, es inevi­ta­ble seña­lar las res­pon­sa­bi­li­da­des de Fran­cia en la cri­sis de Mali.

1. Las res­pon­sa­bi­li­da­des de Fran­cia en la cri­sis de Malí 

1.1 Las polí­ti­cas de ajus­te estructural

La cri­sis de la deu­da en los años 80 tuvo un impac­to dra­má­ti­co en el con­ti­nen­te afri­cano. Para Malí en 1968, la deu­da era de 55 mil millo­nes de FCFA, pero en 2005 había alcan­za­do los 1.766 mil millo­nes de FCFA. Los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral y las polí­ti­cas de la Ini­cia­ti­va de los Paí­ses Pobres Alta­men­te Endeu­da­dos (PPAE) han teni­do con­se­cuen­cias desas­tro­sas para Malí, que han dado lugar a la pri­va­ti­za­ción masi­va de las empre­sas de Malí en bene­fi­cio de mul­ti­na­cio­na­les a la van­guar­dia de las cua­les están las fran­ce­sas. La dis­tri­bu­ción de ener­gía eléc­tri­ca ha pasa­do al con­trol de Bouy­gues, que está tam­bién pre­sen­te en la mine­ria, como la mina de oro de Mori­la. La Com­pa­ñía de Desa­rro­llo Tex­til de Malí, que ges­tio­na­ba el sec­tor del algo­dón se ha ven­di­do par­cial­men­te a Dagris. Oran­ge, a tra­vés de su filial Ika­tel, se ha vuel­to a hacer con la tele­fo­nía. La Ofi­ci­na del Niger, que ges­tio­na la tie­rra cul­ti­va­ble de la cuen­ca, se ha con­ver­ti­do en un pro­mo­tor del aca­pa­ra­mien­to de tie­rras. A esto se suma la pre­sen­cia de mul­ti­na­cio­na­les como Del­mas, Bollo­ré con alma­ce­nes de 100.000 m2 para el alma­ce­na­mien­to de algo­dón. La segun­da con­se­cuen­cia es el debi­li­ta­mien­to de un Esta­do inca­paz de cum­plir con sus debe­res socia­les y de sobe­ra­nía. Los ser­vi­cios de salud y edu­ca­ción se están des­mo­ro­nan­do, el ejér­ci­to –como se ha vis­to- es total­men­te inca­paz. Esta ten­den­cia es más pro­nun­cia­da en el nor­te del país, que es la región más pobre.

1.2 Corrup­ción masiva

Al mis­mo tiem­po, la cla­se polí­ti­ca en Mali es espe­cial­men­te corrup­ta. El entorno de Ama­dou Tou­ma­ni Tou­ré (ATT) y su clan han ama­sa­do millo­nes de dóla­res median­te la corrup­ción y el trá­fi­co ile­gal, espe­cial­men­te en el nor­te del país. El trá­fi­co de todo tipo finan­cia no sólo a los jiha­dis­tas, arma­dos o no, sino tam­bién a la jerar­quía mili­tar de Malí y la cla­se polí­ti­ca. Fran­cia siem­pre ha apo­ya­do a Ama­dou Tou­ma­ni Tou­ré, que aun­que devol­vió el poder a los civi­les des­pués del gol­pe de esta­do, se pre­sen­tó y ganó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2002 – 2007 y lue­go 2007 ‑2012, en unas elec­cio­nes cuya trans­pa­ren­cia y lim­pie­za fue­ron muy cues­tio­na­ble. Como de cos­tum­bre, la diplo­ma­cia fran­ce­sa ha tole­ra­do y apo­ya­do a ATT a pesar de con­du­cir al país al abismo.

1.3 La inter­ven­ción en Libia

Fran­cia ha esta­do a la van­guar­dia de la inter­ven­ción mili­tar en Libia. Como en el caso de Malí, Sar­kozy ale­gó lo urgen­te de la situa­ción para inter­ve­nir –enton­ces se tra­ta­ba de colum­nas blin­da­das que esta­ban a pun­to de entrar en la ciu­dad libe­ra­da de Ben­ga­si. Cono­ce­mos lo demás, la inter­ven­ción para blo­quear la colum­na se con­vir­tió en una masi­va ope­ra­ción de la OTAN que secues­tro la revo­lu­ción Libia y evi­tó a gol­pe de con­quis­tas terri­to­ria­les que se pudie­ran cons­truir y esta­ble­cer estruc­tu­ras de poder. La mili­ta­ri­za­ción total y la caí­da bru­tal de Gada­fi ha crea­do un vacío favo­ra­ble para todos los gru­pos yiha­dis­tas y de tra­fi­can­tes que se han hecho con los arse­na­les gadaf­fis­tas. El ful­mi­nan­te derrum­be del régi­men libio, sin una estruc­tu­ra alter­na­ti­va de gobierno creí­ble, ha des­es­ta­bi­li­za­do toda la región al eli­mi­nar un ins­tru­men­to de media­ción de con­flic­tos en el Sahel.

1.4 Fran­cia jue­ga con fuego

Fran­cia, al igual que otras poten­cias impe­ria­lis­tas, com­pren­die­ron que ATT era inca­paz de luchar real­men­te con­tra AQMI en el nor­te de Mali. Se tra­ta de un tema esen­cial para Fran­cia y AREVA, que ha inver­ti­do gran­des sumas de dine­ro para la extrac­ción de ura­nio en Níger, en la zona fron­te­ri­za con el nor­te de Malí. Cre­yó que podría uti­li­zar a los tua­regs del MNLA como una espe­cie de poder adi­cio­nal para garan­ti­zar la segu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes mine­ras y con­te­ner los ata­ques de AQMI. El Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal de Aza­wad (MNLA) es una orga­ni­za­ción lai­ca tua­reg que lucha por la inde­pen­den­cia de Aza­wad, situa­do en el nor­te de Malí. Es el resul­ta­do de una recom­po­si­ción de las orga­ni­za­cio­nes tua­reg. La mayor par­te de sus tro­pas com­ba­tien­tes vie­nen de Libia, don­de sir­vie­ron en el ejér­ci­to. Con la caí­da de Gad­da­fi vol­vie­ron a Malí con armas y vehícu­los equi­pa­dos con ame­tra­lla­do­ras. Una cara­va­na pue­de reco­rrer miles de kiló­me­tros sin pro­ble­mas. La diplo­ma­cia fran­ce­sa de la épo­ca, diri­gi­da por Jup­pé, siem­pre fiel a sus intere­ses, expli­có que había lle­ga­do el momen­to de ini­ciar las nego­cia­cio­nes con el MNLA para dar­le cre­di­bi­li­dad y alien­to: «París es favo­ra­ble a un diá­lo­go polí­ti­co entre malíen­ses”. Así lo reite­ró Alain Jup­pé reite­ró en la esca­li­na­ta del pala­cio pre­si­den­cial de ATT: «Se tra­ta de un diá­lo­go polí­ti­co que ayu­de a salir de la situa­ción de impas­se y evi­te la con­fron­ta­ción. Un diá­lo­go inter-malien­se es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio”. En esta reu­nión el minis­tro fran­cés ha recor­da­do que Fran­cia se había com­pro­me­ti­do a res­pe­tar la inte­gri­dad terri­to­rial de Malí y que el enemi­go núme­ro uno tenía un nom­bre:. AQMI, al-Qae­da en el Magreb Islá­mi­co «[ 1 ].

El esce­na­rio se desa­rro­lla de mane­ra dife­ren­te de lo que espe­ra­ban los estra­te­gas del Quai d’Or­say. El MNLA se alia­rá con los yiha­dis­tas en la lucha con­tra el ejér­ci­to de Mali, aun­que será expul­sa­do des­pués de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del nor­te por sus anti­guos alia­dos. Hay cua­tro gru­pos yiha­dis­ta: Ansar Dine, orga­ni­za­ción tua­reg que se negó a unir­se al MNLA y cuya prio­ri­dad es la intro­duc­ción de la sha­ria; AQMI, que vie­ne del GSPC arge­lino, el Gru­po Sala­fis­ta para la Pre­di­ca­ción y el Com­ba­te; el MUJAO (Movi­mien­to por la uni­dad de la yihad en el oes­te de Áfri­ca) y la sec­ta Boko Haram, que siem­bra el terror en el nor­te de Nige­ria ata­can­do al esta­do, así como a los nige­ria­nos cristianos.

2. La polí­ti­ca de Fran­cia en la cri­sis de ges­tión Malí

2.1 Recor­da­to­rio

La inter­ven­ción de Fran­cia en Malí se ins­cri­be en una lar­ga tra­di­ción de inter­ven­cio­nes. Des­de la inde­pen­den­cia de sus colo­nias afri­ca­nas, Fran­cia ha inter­ve­ni­do sesen­ta veces. La estra­te­gia de Fran­cia es man­te­ner su influen­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca a tra­vés de un apo­yo inque­bran­ta­ble a varias dic­ta­du­ras que a cam­bio pro­mue­ven los intere­ses fran­ce­ses. De esta mane­ra, las mul­ti­na­cio­na­les fran­ce­sas tie­nen autén­ti­cos nichos de mer­ca­do en la indus­tria ali­men­ta­ria, logís­ti­ca, trans­por­te, tele­fo­nía, ade­más del saqueo de los recur­sos natu­ra­les, inclui­do el petró­leo y el uranio.

2.2 Peo­nes de Francia

Cuan­do pue­de, la diplo­ma­cia fran­ce­sa evi­ta inter­ve­nir direc­ta­men­te. Tam­bién en la cri­sis de Malí. Tie­ne dos estruc­tu­ras para ello. La pri­me­ra, la pre­si­den­cia de la Unión Afri­ca­na, que ase­gu­ra el pre­si­den­te de Benín Boni Yayi. Duran­te su visi­ta a Fran­cia el 30 de mayo, Hollan­de le acon­se­jó que la UA hicie­ra una soli­ci­tud de ayu­da al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para pedir una inter­ven­ción mili­tar en Áfri­ca: «Ana­li­zan­do las dis­tin­tas mane­ras de resol­ver la cri­sis, el pre­si­den­te fran­cés pidió a la CEDEAO y la Unión Afri­ca­na uti­li­zar el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, de modo que pue­de «dise­ñar un mar­co para Malí y la zona más amplia del Sahel en el que rees­ta­ble­cer la esta­bi­li­dad «» [ 2 ]. Cuan­do ha cono­ci­do en Mon­treal la inter­ven­ción mili­tar fran­ce­sa, afir­mó que esta­ba muy con­ten­to (sic) [ 3 ]. Su segun­do pun­to de apo­yo es la CEDEAO, que es la orga­ni­za­ción que agru­pa a los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal, pre­si­di­da por Alas­sa­ne Ouat­ta­ra, que debe su pues­to como pre­si­den­te de Cos­ta de Mar­fil a los tan­ques fran­ce­ses. La excu­sa enton­ces fue hacer res­pe­tar los resul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Unas elec­cio­nes cuya legi­ti­mi­dad es cada vez más dis­cu­ti­ble. En cuan­to al media­dor de la CEDEAO, no es otro que el bur­ki­nes Blai­se Com­pao­ré, bien cono­ci­do en el serra­llo de la fran­co­fo­nía por­que ayu­dó a derro­car a Tho­mas San­ka­ra y fue cóm­pli­ce de Char­les Tay­lor, con­de­na­do por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad por su abu­sos en Libe­ria y Sie­rra Leona.

2.3 Fran­cia se opo­ne a un pro­ce­so de tran­si­ción política

Cuan­do la jerar­quía mili­tar ha que­ri­do enviar a los sol­da­dos malien­ses al fren­te, ase­gu­rán­do­les que las armas y muni­cio­nes lle­ga­rían des­pués, esta­lló una revuel­ta en el cuar­tel de Kati, situa­do a quin­ce kiló­me­tros de la capi­tal, Bama­ko. Los rebel­des se diri­gie­ron hacia el pala­cio pre­si­den­cial, mal defen­di­dos por algu­nos miem­bros de la guar­dia pre­si­den­cial. ATT tuvo que huir. Los rebel­des toma­ron el poder, anun­cia­ron la crea­ción de un con­se­jo nacio­nal. El gol­pe fue apo­ya­do por las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da radi­cal, acti­vis­ta de la socie­dad civil, y par­te de los sin­di­ca­tos que fun­da­ron el Movi­mien­to Popu­lar 22 de Mar­zo. Esta orga­ni­za­ción tie­ne como obje­ti­vo ser el bra­zo polí­ti­co de los mili­ta­res. La diplo­ma­cia fran­ce­sa está en la mis­ma línea que las poten­cias afri­ca­nas de la región. El gran temor es que Malí se eman­ci­pe del orden neo-colo­nial esta­ble­ci­do y harán cual­quier cosa para res­ta­ble­cer al fren­te del país al vili­pen­dia­do ATT o a alguien de su séqui­to. La CEDEAO a decre­ta­do un blo­queo eco­nó­mi­co cuya efi­ca­cia se ha hecho sen­tir pron­to debi­do al ais­la­mien­to del país. Se sabo­tean todos los esfuer­zos de refor­ma polí­ti­ca que res­pon­dan a las nece­si­da­des de las pobla­cio­nes y con­si­guen colo­car al fren­te de Mali al Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal, que no tie­ne legi­ti­mi­dad ni popu­lar ni cons­ti­tu­cio­nal. Peor aún, mien­tras que los yiha­dis­tas for­ta­le­cen su posi­ción, la CEDEAO blo­quea­rá en los puer­tos de Dakar y Conacry los envíos de armas que Malí ha com­pra­do legal­men­te [ 4 ]. Solo serán libe­ra­dos cuan­do el gobierno de Mali fir­me la soli­ci­tud de asis­ten­cia mili­tar exterior.

2.4 El lobby belicista

Fran­cia hará un inten­so cabil­deo para que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal acep­te el prin­ci­pio de inter­ven­ción mili­tar. Serán sus diplo­má­ti­cos los que escri­ban la reso­lu­ción de la ONU y se enfren­ta­rán duran­te meses al escep­ti­cis­mo de la ONU, los EE.UU. y la pro­pia Arge­lia, que aca­ba­rán acep­tan­do de mala gana la pro­pues­ta de nego­cia­ción con gru­pos como el MNLA y Ansar Dine.

3. La inter­ven­ción mili­tar de Francia

Ana­lis­tas como Jac­que­mot, del sema­na­rio L’Ex­press, han expli­ca­do que esta inter­ven­ción se pre­pa­ró duran­te mucho tiem­po: «El comien­zo de la inter­ven­ción fran­ce­sa fue repen­tino, pero se había pla­nea­do duran­te mucho tiem­po. Como prue­ba de ello, la con­tra­ofen­si­va, que lle­gó mucho más lejos de las loca­li­da­des ame­na­za­das, esta­ba bien pre­pa­ra­da»[ 5 ]. Le Drian, minis­tro de defen­sa, tam­bién habló en 2012 de una inter­ven­ción inevi­ta­ble [ 6 ].

Una vez más, la urgen­cia ale­ga­da para jus­ti­fi­car la inter­ven­ción mili­tar bus­ca evi­tar el deba­te y per­mi­te avan­zar hacia obje­ti­vos que cam­bian con el tiem­po. De hecho, la inter­ven­ción se jus­ti­fi­ca para dete­ner el avan­ce de los yiha­dis­tas. Hoy en día es evi­den­te que, una vez alcan­za­do ese obje­ti­vo, apa­re­ce otro nue­vo: se habla aho­ra de «erra­di­car los isla­mis­ta, de devol­ver la segu­ri­dad al esta­do malien­se», lo que per­mi­te a la diplo­ma­cia fran­ce­sa total liber­tad de acción.

Una inter­ven­ción que se rea­li­za fue­ra del mar­co jurí­di­co inter­na­cio­nal. Recor­de­mos que la reso­lu­ción 2085 del Con­se­jo de las Nacio­nes Uni­das sólo auto­ri­za la inter­ven­ción de fuer­zas mili­ta­res afri­ca­nas. Fran­cia ha obte­ni­do un dic­ta­men favo­ra­ble a pos­te­rio­ri del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, pero con fuer­tes reser­vas de los exper­tos mili­ta­res del mismo.

Para no salir­se del mar­co legal, Fran­cia sos­tie­ne que actuó a peti­ción del Pre­si­den­te en fun­cio­nes de Malí, que como hemos vis­to care­ce de legi­ti­mi­dad cons­ti­tu­cio­nal y popular.

3.1 La inter­ven­ción va a durar

la inter­ven­ción ten­drá una lar­ga dura­ción debi­do a la fuer­te resis­ten­cia de los yiha­dis­tas, bien entre­na­dos y equi­pa­dos. Ade­más, la tác­ti­ca de estos gru­pos es sepa­rar­se e inten­tar cap­tu­rar pue­blos o peque­ñas aldeas. Loa ata­ques aéreos serán poco efec­ti­vos. De hecho, se uti­li­zan prin­ci­pal­men­te para ata­car posi­cio­nes fijas cla­ra­men­te esta­ble­ci­das, alma­ce­nes, cam­pos de entre­na­mien­to, etc. En todos los casos ten­drán que lle­var­se a cabo ope­ra­cio­nes terres­tres. Los mili­ta­res fran­ce­ses ya han teni­do que luchar en Dia­ba­li. Teó­ri­ca­men­te, estas ope­ra­cio­nes deben ser res­pon­sa­bi­li­dad de los ejér­ci­tos afri­ca­nos, pero éstos, como el de Níger o Sene­gal son muy poco efi­ca­ces, y aun­que fue­sen rela­ti­va­men­te efi­cien­tes, no cono­cen el terreno. Así que en todos los casos el ejér­ci­to fran­cés ten­drá que des­ple­gar­se, y no se exclu­ye que ten­ga que estar en pri­me­ra línea de fue­go. Se adi­vi­na ya el ini­cio de una inter­ven­ción a lar­go pla­zo, por­que el obje­ti­vo es el des­plie­gue de 2.500 sol­da­dos fran­ce­ses en Malí.

Ten­ga­mos en cuen­ta, ya que es impor­tan­te en un momen­to impor­tan­te de aus­te­ri­dad fis­cal, que la valo­ra­ción de la inter­ven­ción actual se esti­ma en 400.000 euros al día [ 7 ]. No cues­ta mucho ima­gi­nar lo que se podría hacer con tales sumas para mejo­rar las estruc­tu­ras socia­les y de salud en la región del nor­te de Malí.

El refor­za­mien­to del plan Vigi­pi­ra­te, el deseo de dra­ma­ti­zar todo lo posi­ble el ries­go del terro­ris­mo con­tri­bu­yen a crear un cli­ma de uni­dad nacio­nal, y al mis­mo tiem­po for­ta­le­ce el racis­mo en Fran­cia. Una vez más, la tesis de que el Islam es un peli­gro poten­cial para Fran­cia se fortalece.

3.2 El ries­go de cri­sis humanitaria

Des­pués de seis días de con­flic­to, la ONU ha regis­tra­do más de 150.000 refu­gia­dos que huyen de las zonas de gue­rra y se refu­gian en los paí­ses limí­tro­fes, don­de la pobla­ción tam­bién es pobre, así como 230.000 per­so­nas des­pla­za­das en el pro­pio Malí [ 8 ]. La fal­ta de apo­yo polí­ti­co, el vacío crea­do por la hui­da de los yiha­dis­tas de las ciu­da­des impor­tan­tes de la región podría dar lugar a con­flic­tos entre comu­ni­da­des a par­tir de vie­jos resen­ti­mien­tos. El ele­va­dí­si­mo núme­ro de armas en cir­cu­la­ción en la región, las mili­cias orga­ni­za­das, como Gan­da Iso (“hijo de la tie­rra”, en idio­ma Songhai), una de las tres que for­man el Fren­te de Libe­ra­ción del Nor­te de Malí, la recien­te deci­sión del MNLA de opo­ner­se a la entra­da del ejér­ci­to de Malí en el nor­te del país, hace temer una explo­sión de vio­len­cia o por lo menos una serie de con­flic­tos vio­len­tos de gran mor­ta­li­dad pro­vo­ca­dos por la crea­ción de mili­cias de auto­de­fen­sa de las dife­ren­tes comu­ni­da­des. Exis­te el ries­go más que pro­ba­ble de caer en una situa­ción idén­ti­ca a la del este del Con­go Kinsha­sa (RDC) don­de, a pesar de la pre­sen­cia de fuer­zas de la ONU, no se pue­de dete­ner esta espi­ral de vio­len­cia. Sobre todo cuan­do, como en el caso de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, ade­más de los con­flic­tos inter-comu­ni­ta­rios pesan intere­ses eco­nó­mi­cos rela­cio­na­dos con dis­tin­tos trá­fi­cos ile­ga­les, en espe­cial de nar­có­ti­cos. El caso más lla­ma­ti­vo es el ate­rri­za­je de un Boeing 727 lleno de cocaí­na con des­tino a Euro­pa con un valor de mer­ca­do de varios millo­nes de euros. Ya somos tes­ti­gos de atro­ci­da­des come­ti­das por el ejér­ci­to malien­se, como infor­ma Le Mon­de ?[ 9 ]

3.3 La nece­si­dad del internacionalismo

Nues­tra posi­ción es con­tra­ria a una espe­cia de cua­si uni­dad nacio­nal impues­ta. Hay quie­nes se han podi­do ver arras­tra­dos por una emo­ción per­fec­ta­men­te legí­ti­ma con­tra la bar­ba­rie yiha­dis­ta y el sufri­mien­to de la gen­te, pero aho­ra las cosas son cada vez más evi­den­tes, y se nos dice que la gue­rra será lar­ga, dura y cara.

Fran­cia, que es la fuen­te de los pro­ble­mas, no pue­den ser la solu­ción. Fran­cia, que des­de la inde­pen­den­cia de los Esta­dos de Áfri­ca ha apo­ya­do siem­pre a las peo­res dic­ta­du­ras, las peo­res masa­cres, las peo­res gue­rras, que está impli­ca­da en el geno­ci­dio de Ruan­da, no es la mejor situa­da para defen­der los dere­chos de los pue­blos en África.

No tene­mos más reme­dio que denun­ciar la fran­co­fo­nía, el apo­yo a los dic­ta­do­res, el que Hollan­de reci­ba a los Bon­go, Déby, Com­pao­ré; que no haya dicho ni una sola pala­bra de pro­tes­ta sobre la vio­len­cia de las fuer­zas repre­si­vas en Togo con­tra los manifestantes.

Debe­mos reafir­mar nues­tra soli­da­ri­dad con las fuer­zas pro­gre­sis­tas de Áfri­ca y Malí que se opo­nen a la inter­ven­ción francesa.

Notas:

[ 1 ] http://​www​.rfi​.fr/​a​f​r​i​q​u​e​/​2​0​1​2​0​2​26-

[ 2 ] http://​www​.lanou​ve​lle​tri​bu​ne​.info/i

[ 3 ] http://​afri​queex​pan​sion​.com/​n​e​w​s​/68

[ 4 ] http://​www​.mali​web​.net/​n​e​w​s​/​a​r​m​e​e/2

[ 5 ] http://​afri​queex​pan​sion​.com/​n​e​w​s​/68 …

[ 6 ] http://​afri​queex​pan​sion​.com/​n​e​w​s​/68

[ 7 ] http://​french​.irib​.ir/​i​n​f​o​/​i​n​t​e​r​nat …

[ 8 ] http://​www​.lemon​de​.fr/​a​f​r​i​q​u​e​/​a​r​tic

[ 9 ] Le Mon​de​.fr | 01/​15/​2013

Ane­xo: La Reso­lu­ción 2085 y la cues­tión del Nor­te de Malí 

Decla­ra­ción de Ama­dou Dia­rra Tiéou­lé – Pre­si­den­te de la Liga de la Jus­ti­cia, el Desa­rro­llo y los Dere­chos Huma­nos (LJDH)

20 de enero 2013

»Con­si­de­ran­do que la situa­ción en Malí es una ame­na­za a la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les, el Con­se­jo de Segu­ri­dad, en vir­tud del Capí­tu­lo VII de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, apro­bó la Reso­lu­ción 2085 que auto­ri­za el des­plie­gue en Malí, por un perío­do ini­cial de un año, de la la misión inter­na­cio­nal de apo­yo a Malí (MISMA) bajo lide­raz­go africano (…)

La Reso­lu­ción, al tiem­po que indi­có que la MISMA debe res­pe­tar la sobe­ra­nía, la inte­gri­dad terri­to­rial y la uni­dad de Malí, le asig­na entre otras la misión de ayu­dar a Malí a res­tau­rar la capa­ci­dad de sus fuer­zas de defen­sa y segu­ri­dad (…) a recu­pe­rar las zonas del Nor­te, en coor­di­na­ción con otros socios inter­na­cio­na­les invo­lu­cra­dos en el pro­ce­so, inclui­da la Unión Euro­pea y otros Esta­dos miembros;

Esta es esen­cial­men­te la cues­tión central.

El ori­gen del pro­ble­ma no es nue­vo. Se tra­ta del irre­den­tis­mo toua­reg. Pero las impli­ca­cio­nes rela­cio­na­das si son nue­vas. A saber, la exis­ten­cia de una reali­dad «nar­co-cri­mi­nal-fana­ti­ca» estre­cha­men­te vin­cu­la­da a rei­vin­di­ca­cio­nes políticas.

La Reso­lu­ción 2085 que da una solu­ción a los pro­ble­mas, sin embar­go con­tie­ne ele­men­tos con­tra­dic­to­rios con decla­ra­cio­nes de fun­cio­na­rios fran­ce­ses: el res­pe­to a la sobe­ra­nía, la ayu­da para recu­pe­rar la zona nor­te, la pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos fran­ce­ses que viven en Malí, la super­vi­ven­cia Malí, etc. La posi­ción del dere­cho inter­na­cio­nal se esta­ble­ce en la Reso­lu­ción 2085, es decir, el res­pe­to de la sobe­ra­nía. Pero, ¿de qué vale ese prin­ci­pio si Fran­cia se reser­va la capa­ci­dad de pro­te­ger a sus nacio­na­les resi­den­tes en Mali?

El pro­ble­ma pare­ce solu­cio­nar­se de dos mane­ras: pri­me­ro, la Reso­lu­ción 2085 se refie­re al Capí­tu­lo VII de la Car­ta de la ONU, des­pués a la decla­ra­ción del Pre­si­den­te inte­ri­no de Malí soli­ci­tan­do ayu­da de Fran­cia. ¿Se tra­ta del dere­cho a la legí­ti­ma defen­sa indi­vi­dual o colec­ti­va? Es segu­ra­men­te lo más pro­ba­ble. Pero si es así, la base jurí­di­ca se encuen­tra en el silen­cio de la reso­lu­ción 2085 sobre este pun­to. A menos que se recu­rra al dicho de que «la nece­si­dad hace la ley».

En total, la pre­gun­ta que sur­ge es si la inter­ven­ción de Fran­cia, antes de «la recons­truc­ción de la capa­ci­dad de las fuer­zas de defen­sa y de segu­ri­dad de Malí y el esta­ble­ci­mien­to de MISMA” es legal. La res­pues­ta es que si la base jurí­di­ca para la inter­ven­ción mili­tar fran­ce­sa es sus­cep­ti­ble de impug­na­ción, tie­ne, sin duda, una jus­ti­fi­ca­ción moral, a saber, el dere­cho a pro­te­ger comu­ni­da­des huma­nas en ries­go o víc­ti­mas de una repre­sión que nie­gue el dere­cho a la vida, su sis­te­ma polí­ti­co y cul­tu­ral. Sin embar­go, eso no le da facul­ta­des para actuar con­tra los intere­ses de las víc­ti­mas o al mar­gen de ini­cia­ti­vas de las Nacio­nes Unidas.

Ade­más, tan­to la Reso­lu­ción 2085 como la ini­cia­ti­va fran­ce­sa plan­tean cla­ra­men­te la cues­tión del acce­so a la tec­no­lo­gía de las nacio­nes. Bási­ca­men­te, el recur­so a la tec­no­lo­gía mili­tar fran­ce­sa mues­tra cla­ra­men­te que la ONU es un ins­tru­men­to en manos de las “nacio­nes fuer­tes». Si exis­tie­se una autén­ti­ca coope­ra­ción entre igua­les, no esta­ría­mos a pun­to de arro­di­llar­nos para pedir a las poten­cias ricas que nos defiendan.

¡Por el dere­cho de los pue­blos y nacio­nes a dotar­se del equi­po nece­sa­rio de acuer­do a sus necesidades!

Ama­dou Tiéou­lé Diarra

Abo­ga­do, Malí

Bama­ko, 16 de enero 2013

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *