Sin opti­mis­mo revo­lu­cio­na­rio, no habrá revo­lu­ción- Manuel Almi­sas Albéndiz

Refle­xión tras la lec­tu­ra de “Van­da­na Shi­va. Las vic­to­rias de una india con­tra el expo­lio de la bio­di­ver­si­dad” (2012) de L. Astrue.

Es ver­dad que tam­po­co habrá revo­lu­ción sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria, ni sin movi­mien­to de masas revo­lu­cio­na­rio. Como tam­po­co sin sacri­fi­cio ni ries­go per­so­nal y social: “¡Patria o muer­te!”. Pero la lucha para la trans­for­ma­ción radi­cal de esta socie­dad requie­re de un esta­do sub­je­ti­vo inte­rior y emo­cio­nal de segu­ri­dad en la vic­to­ria que no se pue­de menos­pre­ciar. “¡Has­ta la vic­to­ria, siem­pre!” no es una sim­ple expre­sión, como no lo fue el “¡No pasa­rán!”. El opti­mis­mo que lle­van con­si­go estas con­sig­nas impli­ca una movi­li­za­ción y una par­ti­ci­pa­ción acti­va dura­de­ra que diri­gi­rá el res­to de actua­cio­nes de la per­so­na revo­lu­cio­na­ria den­tro del colec­ti­vo en el que desa­rro­lle su rebel­día y su for­ma­ción teórica.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta apren­de de sus fra­ca­sos y se adap­ta con­ti­nua­men­te a las adver­si­da­des de las revo­lu­cio­nes popu­la­res y socia­lis­tas triun­fan­tes o de los inten­tos revo­lu­cio­na­rios que que­da­ron en el camino. No solo a nivel mili­tar y repre­si­vo con con­cep­tos de “gue­rra de baja inten­si­dad”, “gue­rra pre­ven­ti­va”, “doc­tri­na del shock”, “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, sino tam­bién a tra­vés de la into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va y la edu­ca­ción y cul­tu­ra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. En este últi­mo apar­ta­do entra­ría el afán con que se han vol­ca­do en fil­trar en todos los sec­to­res popu­la­res la cul­tu­ra de la pere­za, de la desidia, del pesi­mis­mo, de la inmo­vi­li­dad y de la resig­na­ción. Y en eso han cum­pli­do un papel muy impor­tan­te los par­ti­dos y sin­di­ca­tos (empre­sas, habría que decir, real­men­te) refor­mis­tas y clau­di­can­tes, que han usur­pa­do el papel acti­vo del tra­ba­ja­dor, agri­cul­tor, mujer y joven rebel­des, y han inten­ta­do con­ver­tir­los en resig­na­dos votan­tes de la buro­cra­cia “demo­crá­ti­ca”. Pero tam­bién la vorá­gi­ne con­su­mis­ta no solo de pro­duc­tos que pro­me­ten una fal­sa feli­ci­dad (cier­tos ali­men­tos siem­pre de ori­gen ani­mal, bebi­das alcohó­li­cas, elec­tro­do­més­ti­cos y equi­pos elec­tró­ni­cos que se cons­ti­tu­yen en sí mis­mos en jue­go y ocio, etc.), sino tam­bién de prác­ti­cas con­ver­ti­das des­de esta ópti­ca en alie­nan­tes como el depor­te (agre­si­vo, machis­ta, com­pe­ti­ti­vo, mer­can­ti­li­za­do, ver­da­de­ro “opio del pue­blo” en la actua­li­dad), la sexua­li­dad (fal­sea­da y tam­bién asque­ro­sa­men­te machis­ta, feti­chi­za­da y mer­can­ti­li­za­da) o las fies­tas con­ti­nuas impues­tas y pro­mo­vi­das por el poder, ecle­siás­ti­co tam­bién, para embru­te­cer y ador­me­cer a las per­so­nas (“pan y cir­co”, las estra­te­gias de la cla­se domi­nan­te, ¡qué poco cam­bian algu­nas veces!) o el indi­vi­dua­lis­mo más inso­li­da­rio y la cul­tu­ra de la sole­dad y el refu­gio en la mís­ti­ca, en la músi­ca o en la natu­ra­le­za (así mal comprendida).

Ante esta alie­na­ción y embru­te­ci­mien­to ideo­ló­gi­co al que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta se ha empe­ña­do en some­ter al pue­blo tra­ba­ja­dor, hay que empe­ñar­se en rei­vin­di­car todo lo con­tra­rio. Teo­ri­zar y adap­tar­se a las nue­vas con­di­cio­nes, por supues­to. Inten­tar ver los res­qui­cios que pue­de ofre­cer el enemi­go de cla­se para poder com­ba­tir­lo den­tro de las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes, por supues­to. Pero tam­bién, y hoy día en un plano de pri­mer orden, el lla­ma­mien­to a la lucha y a la movi­li­za­ción, al opti­mis­mo revo­lu­cio­na­rio, a que las vic­to­rias gran­des o peque­ñas son posi­bles con deter­mi­na­ción y ape­lan­do a las masas tra­ba­ja­do­ras. Las accio­nes del SAT (Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadoras/​res) de este verano pasa­do, con Somon­te, las expro­pia­cio­nes ali­men­ta­rias y la mar­cha obre­ra; las movi­li­za­cio­nes con­ti­nuas del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co con­tra los recor­tes capi­ta­lis­tas, la repre­sión, la dig­ni­dad de sus lucha­do­res pre­sas y pre­sos, etc.; la pro­li­fe­ra­ción de Corra­las en Sevi­lla don­de com­ba­ten los desahu­cios de vivien­das des­de pro­pues­tas de empo­de­ra­mien­to colec­ti­vo y auto­ges­tio­na­rio; la libe­ra­ción de Alfon des­pués de sema­nas de movi­li­za­ción social y polí­ti­ca; el triun­fo final de la Pla­ta­for­ma Ciu­da­da­na “Refi­ne­ría NO” de Extre­ma­du­ra des­pués de años de movi­li­za­cio­nes; o el cie­rre de la Cen­tral Nuclear de Garo­ña (aun­que se quie­ra dis­fra­zar de un moti­vo “eco­nó­mi­co” o fis­cal), son vic­to­rias que hay que visi­bi­li­zar por todos los medios para ele­var la moral y jus­ti­fi­car así que la lucha es el úni­co camino, y que la vic­to­ria será posible.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta no ceja en su empe­ño de mos­trar los logros tec­no­ló­gi­cos, socio­po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que han con­se­gui­do en las últi­mas déca­das. Suyo, dicen, son la demo­cra­cia y las ins­ti­tu­cio­nes par­ti­ci­pa­ti­vas par­la­men­ta­rias, el esta­do del bien­es­tar, los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos, los avan­ces sani­ta­rios y las obras medioam­bien­ta­les para mejo­rar el nivel de vida de la pobla­ción. Tam­bién las gue­rras de todo tipo jus­ti­fi­can y defien­den todas esas “bon­da­des” fren­te a la “bar­ba­rie y la into­le­ran­cia”, las “dic­ta­du­ras de cual­quier signo” y el “terro­ris­mo inter­na­cio­nal”. Y fren­te a ese dis­cur­so corro­si­vo y para­li­zan­te no pode­mos que­dar­nos en lo con­ven­cio­nal, en acep­tar la lega­li­dad que han impues­to, en la cor­te­sía y nor­mas de urba­ni­dad del “pase usted pri­me­ro”, del res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da que han sacralizado.

Fren­te a ese dis­cur­so debe­mos empren­der una cam­pa­ña per­ma­nen­te de hacer ver que tene­mos moti­vos para ser opti­mis­tas, y que a poco que te infor­mes la lucha y la rebe­lión se extien­de por la mayo­ría de los paí­ses. Fren­te al derro­tis­mo en el que quie­ren hun­dir­nos, fren­te a la impo­ten­cia de la cró­ni­ca de suce­sos en que con­vier­ten nues­tras vidas (los noti­cie­ros del sis­te­ma están lle­nos de acci­den­tes, muer­tes vio­len­tas, derrum­bes, catás­tro­fes natu­ra­les, etc.) con el fin de que has­ta demos gra­cias por nues­tra situa­ción “pri­vi­le­gia­da”, fren­te a la cul­tu­ra de la des­in­for­ma­ción y la into­xi­ca­ción de los medios ofi­cia­les, hay que esfor­zar­se por dar a cono­cer tam­bién, por ejem­plo, las luchas gue­rri­lle­ras de dife­ren­tes zonas lati­no­ame­ri­ca­nas o asiá­ti­cas (tan­to las vic­to­rias mili­ta­res como los pro­yec­tos de vida nue­va cons­trui­da en las zonas libe­ra­das), los logros de las cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos pobres del lla­ma­do Ter­cer Mun­do o de los pue­blos indí­ge­nas que resis­ten fren­te a las mul­ti­na­cio­na­les al expo­lio de sus tie­rras, sus recur­sos y sus cono­ci­mien­tos ancestrales.

Es en esta línea que me pare­ce muy ins­truc­ti­vo y reco­men­da­ble el libro de Lio­nel Astrue “Van­da­na Shi­va. Las vic­to­rias de una india con­tra el expo­lio de la bio­di­ver­si­dad”. Más allá del exce­si­vo pro­ta­go­nis­mo que el autor atri­bu­ye a Van­da­na Shi­va, que por supues­to es una per­so­na de gran valía como cien­tí­fi­ca, de una gran sen­si­bi­li­dad social y com­pro­me­ti­da ínte­gra­men­te con las per­so­nas pobres y des­fa­vo­re­ci­das, espe­cial­men­te las muje­res agri­cul­to­ras de la India, de la lec­tu­ra de este libro se apren­de a ser opti­mis­ta, a com­pro­bar cómo has­ta en las zonas más humil­des y apar­ta­das del pla­ne­ta, a los pies del Hima­la­ya, la rebe­lión es un hecho coti­diano y las gran­des empre­sas capi­ta­lis­tas no dis­po­nen de impu­ni­dad ili­mi­ta­da para ama­sar sus for­tu­nas y con­ta­mi­nar el medioam­bien­te o apro­piar­se de los recur­sos secu­la­res campesinos.

Todas las per­so­nas revo­lu­cio­na­rías deben ale­grar­se, y sacar las con­clu­sio­nes corres­pon­dien­tes y apli­car­las a su entorno, cuan­do se ente­ran de vic­to­rias como la con­se­gui­da por el movi­mien­to cam­pe­si­nos indio en el año 2004, tras varios años de duras luchas con dece­nas de per­so­nas dete­ni­das, heri­das y encar­ce­la­das, que aca­bó con la expul­sión de la fábri­ca Coca-Cola de Pla­chi­ma­da (en el sur de la India) que había con­ta­mi­na­do gra­ve­men­te las aguas y los cam­pos de las pobla­cio­nes veci­nas, y dese­ca­do el pan­tano que ali­men­ta­ba los pozos y cana­les de los arrozales.

Un año des­pués, el 20 de enero de 2005, 100.000 mani­fes­tan­tes par­ti­ci­pa­ron en las cade­nas huma­nas que rodea­ron unas 40 fábri­cas de Coca-cola y Pep­si de toda la India, exi­gien­do que se mar­cha­ran del país y deja­ran de per­ju­di­car al medio ambien­te de sus comunidades.

Esta gran vic­to­ria no fue la pri­me­ra ni la más sona­da en las diver­sas “gue­rras del agua” que han teni­do lugar en paí­ses del deno­mi­na­do “Ter­cer Mun­do”. La más mediá­ti­ca ocu­rrió cua­tro años antes en Cocha­bam­ba (Boli­via), cuan­do en abril del 2000 una increí­ble movi­li­za­ción popu­lar deman­dó en las calles y pla­zas res­pe­to a sus dere­chos más ele­men­ta­les y recha­zó la pri­va­ti­za­ción del agua expul­san­do al con­sor­cio “Aguas del Tuna­ri” y la mul­ti­na­cio­nal Bech­tel Co. con capi­tal esta­dou­ni­den­se que la manejaba.

Aho­ra que se recru­de­cen los pla­nes pri­va­ti­za­do­res de las empre­sas públi­cas del sumi­nis­tro del agua, cuyo últi­mo acto ha sido la noti­cia de la pri­va­ti­za­ción de “Aigües Ter-Llo­bre­gat” en Cata­lu­ña ven­di­da a “Accio­na S.A.” su ges­tión duran­te 50 años por 1.000 millo­nes de euros (mul­ti­na­cio­nal que pre­via­men­te ya se había hecho con la ges­tión de las aguas públi­cas de Zafra, en Bada­joz), no está de más que recor­de­mos las pala­bras del mani­fies­to de cam­pe­si­nos indios cono­ci­da como “Decla­ra­ción de Pla­chi­ma­da”: “…el agua es la fuen­te de vida. Es un don de la natu­ra­le­za y per­te­ne­ce a todos lo seres huma­nos. Todos los inten­tos de pri­va­ti­zar y comer­cia­li­zar el agua son actos cri­mi­na­les a los que debe­mos opo­ner­nos”.

O como las que rea­li­za­ron las muje­res indias del valle del Dun, muchas del movi­mien­to Chip­ko (“abra­zar los árbo­les”), que en 1983 des­pués de resis­tir tras ser apa­lea­das sal­va­je­men­te por hom­bres arma­dos del lobby mine­ro obli­ga­ron a las empre­sas de la región a cerrar en unos pocos meses 53 de las 60 can­te­ras que daña­ban gra­ve­men­te los recur­sos hídri­cos del valle.

O las sona­das vic­to­rias que infrin­gie­ron a los “bio­pi­ra­tas” capi­ta­lis­tas a par­tir del año 2001, sien­do la pri­me­ra de ellas la empren­di­da con­tra la empre­sa esta­dou­ni­den­se “Rice Tec Inc.”, radi­ca­da en Texas, que un buen día de 1997 deci­di­dió apro­piar­se de las cepas y las semi­llas del arroz bas­ma­ti pre­sen­tan­do la paten­te nº 5663484. “Rice Tec”, la pri­me­ra empre­sa que comer­cia­li­zó las semi­llas de arroz híbri­do en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, no pen­sa­ba que su ale­vo­so inten­to de apo­de­rar­se del ingen­te tra­ba­jo de obser­va­ción, expe­ri­men­ta­ción y selec­ción que habían lle­va­do gene­ra­cio­nes de agri­cul­to­res indios y paquis­ta­níes sería des­ba­ra­ta­do por acti­vis­tas medioam­bien­ta­les y el movi­mien­to cam­pe­sino. Pero des­pués de varios años de luchas encar­ni­za­das ante los tri­bu­na­les indios y esta­dou­ni­den­ses, el 14 de agos­to de 2001 se obli­gó a que la Ofi­ci­na de Paten­tes y Mar­cas Regis­tra­das de los EEUU anu­la­ra la mayor par­te de la paten­te pre­sen­ta­da por Rice Tec, hacién­do­la inviable.

En años suce­si­vos acti­vis­tas medioam­bien­ta­les, aso­cia­cio­nes eco­lo­gis­tas y movi­mien­tos cam­pe­si­nos con­si­guie­ron anu­lar las paten­tes de la semi­lla de la varie­dad de tri­go india pobre en glu­ten cono­ci­da como “Nap Hal” (en 2004 con­tra la pode­ro­sa mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to) y la de la semi­lla del árbol de la mar­go­sa (“neem”) poten­te fun­gi­ci­da y con otras apli­ca­cio­nes que los agri­cul­to­res indios había esta­do apli­can­do duran­te siglos (en 2005 con­tra la mul­ti­na­cio­nal agro­quí­mi­ca “WR.Grace”).

La rei­vin­di­ca­ción urgen­te de los movi­mien­tos cam­pe­si­nos y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del cam­po de todo el mun­do recla­man­do la segu­ri­dad y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es de vital impor­tan­cia, y no siem­pre sufi­cien­te­men­te com­pren­di­da. El capi­ta­lis­mo del siglo XXI no tie­ne bas­tan­te con apo­de­rar­se de la plus­va­lía del tra­ba­jo asa­la­ria­do, y se ha lan­za­do a apo­de­rar­se de la tie­rra, de los recur­sos natu­ra­les de la natu­ra­le­za y de los pro­pios ali­men­tos. Una vez más, la alian­za de obre­ros y cam­pe­si­nos, anti­gua­men­te pre­co­ni­za­da, se hace impres­cin­di­ble pero a esca­la pla­ne­ta­ria, entre paí­ses pobres cam­pe­si­nos y paí­ses ricos indus­tria­li­za­dos. Este será el inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio más nece­sa­rio y vital. Por eso, las vic­to­rias que se des­cri­ben en el libro de L. Astrue son tan moti­va­do­ras y nos hacen soñar en un mun­do mejor. Ade­más, el opti­mis­mo de Van­da­na Shi­va y su acti­vis­mo des­bor­dan­te nos con­ta­gia; hacen fal­tan muchas per­so­nas que digan como ella pala­bras así: “Yo estoy total­men­te segu­ra de que gana­re­mos, semi­lla tras semi­lla, plan­ta tras plan­ta, cam­pe­sino tras cam­pe­sino, comu­ni­dad tras comu­ni­dad. Y libe­ra­re­mos la Tie­rra. ¡Y gana­re­mos la segu­ri­dad ali­men­ta­ria!”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *