Raúl Cas­tro, el ver­da­de­ro disi­den­te- Salim Lamrani

Con­tra­ria­men­te a una idea amplia­men­te difun­di­da, par­ti­cu­lar­men­te en Occi­den­te, el deba­te crí­ti­co está pre­sen­te en la socie­dad Cuba. Así, el crí­ti­co más viru­len­to del país se lla­ma Raúl Castro.En Occi­den­te, Cuba es repre­sen­ta­da como una socie­dad cerra­da sobre sí mis­ma, don­de el deba­te crí­ti­co es inexis­ten­te y la plu­ra­li­dad de las ideas prohi­bi­da por el poder. En reali­dad, Cuba está lejos de ser una socie­dad mono­lí­ti­ca que com­par­ti­ría un pen­sa­mien­to úni­co. En efec­to, la cul­tu­ra del deba­te se desa­rro­lla cada día más y la sim­bo­li­za el Pre­si­den­te cubano Raúl Cas­tro que se ha con­ver­ti­do en el pri­mer de las vici­si­tu­des, con­tra­dic­cio­nes, abe­rra­cio­nes e injus­ti­cias pre­sen­tes en la socie­dad cubana.

La nece­si­dad de cam­bio y del deba­te crítico

En diciem­bre de 2010, en una inter­ven­ción ante el Par­la­men­to cubano, Raúl Cas­tro tuvo un dis­cur­so más alar­mis­ta y puso al gobierno y a los ciu­da­da­nos fren­te a sus responsabilidades:“O rec­ti­fi­ca­mos o ya se aca­bó el tiem­po de seguir bor­dean­do el pre­ci­pi­cio, nos hun­di­mos, y hun­di­re­mos”.[1] Tam­bién agre­gó poco tiem­po des­pués: “es impres­cin­di­ble rom­per la colo­sal barre­ra sico­ló­gi­ca que resul­ta de una men­ta­li­dad arrai­ga­da en hábi­tos y con­cep­tos del pasa­do”.[2]

Raúl Cas­tro tam­bién fus­ti­gó la debi­li­dad del deba­te crí­ti­co en Cuba. Tam­bién fus­ti­gó los silen­cios, la com­pla­cen­cia y la medio­cri­dad. Lan­zó un lla­ma­do a más fran­que­za. “No hay que temer­le a las dis­cre­pan­cias de cri­te­rios […], las dife­ren­cias de opi­nio­nes, que […] siem­pre serán más desea­bles a la fal­sa una­ni­mi­dad basa­da en la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo. Es por demás un dere­cho del que no se debe pri­var a nadie”. Cas­tro denun­ció “el exce­so de secre­tis­mo a que nos habi­tua­mos duran­te más de 50 años” para ocul­tar erro­res, fallos y yerros. “Es nece­sa­rio cam­biar la men­ta­li­dad de los­cua­dros y de todos los com­pa­trio­tas”, agre­gó[3].

Sobre los medios, dijo lo siguiente:

Nues­tra pren­sa habla bas­tan­te de eso, de los logros de la Revo­lu­ción, en los dis­cur­sos tam­bién abun­da­mos; pero hay que ir a la médu­la de los pro­ble­mas […]. Soy un defen­sor de la lucha con­tra el secre­tis­mo, por­que detrás de esa ador­na­da alfom­bra es don­de se ocul­tan las fallas que tene­mos, y los intere­sa­dos en que sea así y siga así. Y yo recuer­do algu­nas crí­ti­cas; “sí, saquen en el perió­di­co tal crí­ti­ca”, le orien­té yo mis­mo […]. Inme­dia­ta­men­te la gran buro­cra­cia empe­zó a mover­se: “Esas cosas no ayu­dan, des­mo­ra­li­zan a los tra­ba­ja­do­res”. ¿A qué tra­ba­ja­do­res van a des­mo­ra­li­zar? Como en una oca­sión, en la gran empre­sa esta­tal leche­ra, El Trián­gu­lo. Se lle­va­ba sema­nas, por­que uno de los camio­nes de esa vaque­ría que esta­ba ahí en Cama­güey esta­ba roto, y enton­ces toda la leche que se pro­du­cía en las vaque­rías de esa zona, de ese lugar se la echa­ban a unos cer­dos que esta­ban crian­do. Fue enton­ces que le digo a un secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral para aten­der la agri­cul­tu­ra en esa eta­pa, mete en Gran­ma, cuen­ta todo esto que está pasan­do, haz una crí­ti­ca. Algu­nos vinie­ron y has­ta me comen­ta­ron que: “Esas cosas no ayu­dan, por­que des­mo­ra­li­zan a los tra­ba­ja­do­res”. Lo que no sabían que era yo el que lo había orien­ta­do.[4]

El 1 de agos­to de 2011, duran­te su dis­cur­so de clau­su­ra de la VII Legis­la­tu­ra del Par­la­men­to Cubano, Raúl Cas­tro reite­ró la nece­si­dad del deba­te crí­ti­co y la con­tro­ver­sia en la socie­dad: Todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das, y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para deci­dir y ade­más nadie está man­da­ta­do para impe­dir­lo”. [5] Lla­mó a aca­bar con “el hábi­to del triun­fa­lis­mo, la estri­den­cia y el for­ma­lis­mo al abor­dar la actua­li­dad nacio­nal y gene­rar mate­ria­les escri­tos y pro­gra­mas de tele­vi­sión y radio, que por su con­te­ni­do y esti­lo cap­tu­ren la aten­ción y esti­mu­len el deba­te en la opi­nión públi­ca” para evi­tar “mate­ria­les abu­rri­dos, impro­vi­sa­dos y super­fi­cia­les” en los medios de comu­ni­ca­ción.[6]

La corrup­ción

Raúl Cas­tro tam­po­co elu­dió el pro­ble­ma de la corrup­ción: “Ante las vio­la­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción y de la lega­li­dad esta­ble­ci­da no que­da otra alter­na­ti­va que recu­rrir a la Fis­ca­lía y los Tri­bu­na­les, como ya empe­za­mos a hacer, para exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a los infrac­to­res, sean quie­nes sean, por­que todos los cuba­nos, sin excep­ción, somos igua­les ante la ley”.[7] Raúl Cas­tro, cons­cien­te de que la corrup­ción tam­bién afec­ta a los altos fun­cio­na­rios, ha man­da­do un men­sa­je cla­ro a los res­pon­sa­bles de todos los sec­to­res: “Hay que luchar para des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te la men­ti­ra y el enga­ño de la con­duc­ta de los cua­dros, de cual­quier nivel”. De modo más insó­li­to se ha apo­ya­do en dos de los diez man­da­mien­tos bíbli­cos para ilus­trar sus pun­tos: “No roba­rás” y “no men­ti­rás”. Del mis­mo modo, ha evo­ca­do los tres prin­ci­pios éti­cos y mora­les de la civi­li­za­ción inca: “no men­tir, no robar, no ser hol­ga­zán”, los cua­les deben guiar la con­duc­ta de todos los res­pon­sa­bles de la nación. [8]

La liber­tad religiosa

Del mis­mo modo, Raúl Cas­tro con­de­nó seve­ra­men­te las deri­vas sec­ta­rias. Así, denun­ció públi­ca­men­te por tele­vi­sión algu­nos aten­ta­dos a la liber­tad reli­gio­sa debi­dos a la into­le­ran­cia “enraizad[a] en la men­ta­li­dad de no pocos diri­gen­tes en todos los nive­les”.[9] Evo­có el caso de una mujer, cua­dro del Par­ti­do Comu­nis­ta, con tra­yec­to­ria ejem­plar, quien fue apar­ta­da de sus fun­cio­nes, en febre­ro de 2011, por su fe cris­tia­na y cuyo sala­rio fue redu­ci­do en un 40%, en vio­la­ción del artícu­lo 43 de la Cons­ti­tu­ción de 1976 que prohí­be todo tipo de dis­cri­mi­na­ción. El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca denun­ció así “el daño oca­sio­na­do a una fami­lia cuba­na por acti­tu­des basa­das en una men­ta­li­dad arcai­ca, ali­men­ta­da por la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo”. Recor­dó que la per­so­na víc­ti­ma de esta dis­cri­mi­na­ción había naci­do en 1953, fecha del ata­que al cuar­tel Mon­ca­da por los par­ti­da­rios de Fidel Cas­tro con­tra la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, Raúl Cas­tro expre­só lo siguiente:

Yo no fui al Mon­ca­da para eso […]. De la mis­ma for­ma, recor­dá­ba­mos que el 30 de julio, día de la reu­nión men­cio­na­da, se cum­plían 54 años del ase­si­na­to de Frank País y de su fiel acom­pa­ñan­te Raúl Pujol. Yo cono­cí a Frank en Méxi­co, lo vol­ví a ver en la Sie­rra, no recuer­do haber cono­ci­do un alma tan pura como esa, tan valien­te, tan revo­lu­cio­na­ria, tan noble y modes­ta, y diri­gién­do­me a uno de los res­pon­sa­bles de esa injus­ti­cia que come­tie­ron, le dije: Frank creía en Dios y prac­ti­ca­ba su reli­gión, que yo sepa nun­ca dejó de hacer­lo ¿Qué hubie­ran hecho uste­des con Frank País?[10]

La pro­duc­ti­vi­dad, el sala­rio men­sual y la libre­ta de abastecimiento

En cuan­to a la pro­duc­ti­vi­dad y la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, Raúl Cas­tro admi­te “una ausen­cia de cul­tu­ra eco­nó­mi­ca en la pobla­ción”, así como los erro­res del pasa­do. “No pen­sa­mos vol­ver a copiar de nadie, bas­tan­tes pro­ble­mas nos tra­jo hacer­lo y por­que ade­más mucha veces copia­mos mal”.[11] El gobierno cubano da prue­ba de luci­dez en cuan­to a las caren­cias en mate­ria eco­nó­mi­ca. Reco­no­ce que “la espon­ta­nei­dad, la impro­vi­sa­ción, la super­fi­cia­li­dad, el incum­pli­mien­to de los alcan­ces, la fal­ta de pro­fun­di­dad en los estu­dios de fac­ti­bi­li­dad y la caren­cia de inte­gra­li­dad al empren­der una inver­sión” aten­tan gra­ve­men­te con­tra la nación. [12]

En cuan­to al ingre­so men­sual de los cuba­nos, Raúl Cas­tro da prue­ba de luci­dez: “El sala­rio aún es cla­ra­men­te insu­fi­cien­te para satis­fa­cer todas las nece­si­da­des, por lo que prác­ti­ca­men­te dejó de cum­plir su papel de ase­gu­rar el prin­ci­pio socia­lis­ta de que cada cual apor­te según su capa­ci­dad y reci­ba según su tra­ba­jo. Ello favo­re­ció mani­fes­ta­cio­nes de indis­ci­pli­na social”.[13]

Del mis­mo modo, el pre­si­den­te cubano no vaci­ló en sub­ra­yar los efec­tos nega­ti­vos de la libre­ta de abas­te­ci­mien­to en vigor des­de 1960, par­ti­cu­lar­men­te “su noci­vo carác­ter igua­li­ta­ris­ta”, la cual se ha con­ver­ti­do en “una car­ga inso­por­ta­ble para la eco­no­mía y en un deses­tí­mu­lo al tra­ba­jo, ade­más de gene­rar ile­ga­li­da­des diver­sas en la socie­dad”. Tam­bién apun­tó las siguien­tes con­tra­dic­cio­nes: “Como la libre­ta está dise­ña­da para cubrir a los más de 11 millo­nes de cuba­nos por igual, no fal­tan ejem­plos absur­dos como que el café nor­ma­do se abas­te­ce has­ta a los recién naci­dos. Lo mis­mo pasa­ba con los ciga­rros has­ta sep­tiem­bre del 2010 que se sur­tía sin dis­tin­guir a fuma­do­res y no fuma­do­res, pro­pi­cian­do el cre­ci­mien­to de este dañino hábi­to en la pobla­ción”. Según él, la libre­ta “con­tra­di­ce en su esen­cia el prin­ci­pio de la dis­tri­bu­ción que debe carac­te­ri­zar al socia­lis­mo, o sea, “De cada cual según su capa­ci­dad, a cada cual según su tra­ba­jo”. Por ello, “será impres­cin­di­ble apli­car para erra­di­car las pro­fun­das dis­tor­sio­nes exis­ten­tes en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía y la socie­dad en su con­jun­to”. [14]

El rele­vo generacional

Por otra par­te, Raúl Cas­tro tam­bién sub­ra­yó la pre­sen­cia de un pro­ble­ma cru­cial en Cuba: el rele­vo gene­ra­cio­nal y la fal­ta de diver­si­dad. Denun­ció “la insu­fi­cien­te sis­te­ma­ti­ci­dad y volun­tad polí­ti­ca para ase­gu­rar la pro­mo­ción a car­gos deci­so­rios de muje­res, negros, mes­ti­zos y jóve­nes, sobre la base del méri­to y las con­di­cio­nes per­so­na­les”. Expre­só su des­pe­cho sin elu­dir su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad: “ No haber resuel­to este últi­mo pro­ble­ma en más de medio siglo es una ver­da­de­ra ver­güen­za, que car­ga­re­mos en nues­tras con­cien­cias duran­te muchos años”. Por lo tan­to, Cuba sufre “las con­se­cuen­cias de no con­tar con una reser­va de sus­ti­tu­tos debi­da­men­te pre­pa­ra­dos, con sufi­cien­te expe­rien­cia y madu­rez para asu­mir las nue­vas y com­ple­jas tareas de direc­ción en el Par­ti­do, el Esta­do y el Gobierno”.[15]

Todas estas decla­ra­cio­nes se hicie­ron en vivo en la tele­vi­sión cuba­na a una hora este­lar. Per­mi­ten ilus­tran la pre­sen­cia del deba­te crí­ti­co en Cuba al más alto nivel del Esta­do. Así, Raúl Cas­tro no sólo es el Pre­si­den­te de la nación, sino tam­bién – según pare­ce – el pri­mer disi­den­te del país y el más feroz crí­ti­co de las deri­vas e imper­fec­cio­nes del sistema.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

(*) Doc­tor en Estu­dios Ibé­ri­cos y Lati­no­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad Paris Sor­bon­ne-Paris IV, Salim Lam­ra­ni es pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad de la Reu­nión y perio­dis­ta, espe­cia­lis­ta de las rela­cio­nes entre Cuba y Esta­dos Uni­dos. Su últi­mo libro se titu­la Etat de siè­ge. Les sanc­tions éco­no­mi­ques des Etats-Unis con­tre Cuba, París, Edi­cio­nes Estre­lla, 2011, con un pró­lo­go de Way­ne S. Smith y un pre­fa­cio de Paul Estrade.

Con­tac­to: [email protected]​yahoo.​fr ; Salim.​[email protected]​univ-​reunion.​fr
Pági­na Face­book: https://​www​.face​book​.com/​S​a​l​i​m​L​a​m​r​a​n​i​O​f​f​i​c​iel

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

[1] Raúl Cas­tro Ruz, « Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, en la clau­su­ra del Sex­to Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes de la Sép­ti­ma Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar », Repú­bli­ca de Cuba, 18 de diciem­bre de 2010. http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​r​a​u​l​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​1​0​/​e​s​p​/​r​1​8​1​2​1​0​e​.​h​tml (sitio con­sul­ta­do el 2 de abril de 2011).

[2] Raúl Cas­tro Ruz, « Inter­ven­ción del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros de la Repú­bli­ca de Cuba en la Clau­su­ra del X Perio­do de Sesio­nes de la Sép­ti­ma Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar », 13 de diciem­bre de 2012. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​r​a​u​l​-​c​a​s​t​r​o​-​r​u​z​/​2​0​1​2​/​1​2​/​1​3​/​r​a​u​l​-​t​o​d​o​-​l​o​-​q​u​e​-​h​a​g​a​m​o​s​-​v​a​-​d​i​r​i​g​i​d​o​-​a​-​l​a​-​p​r​e​s​e​r​v​a​c​i​o​n​-​y​-​d​e​s​a​r​r​o​l​l​o​-​e​n​-​c​u​b​a​-​d​e​-​u​n​a​-​s​o​c​i​e​d​a​d​-​s​o​c​i​a​l​i​s​t​a​-​s​u​s​t​e​n​t​a​b​l​e​-​y​-​p​r​o​s​p​e​r​a​-​f​o​t​os/ (sitio con­sul­ta­do el 2 de enero de 2013).

[3] Raúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[4] Ibid.

[5] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia buro­crá­ti­ca al estric­to cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Con­gre­so, res­pal­da­dos mási­va­men­te por el pue­blo, será inú­til », Cuba­de­ba­te, 1ro de agos­to de 2011.

[6] Raúl Cas­tro, « Tex­to ínte­gro del Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del PCC », 16 de abril de 2011. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​1​/​0​4​/​1​6​/​t​e​x​t​o​-​i​n​t​e​g​r​o​-​d​e​l​-​i​n​f​o​r​m​e​-​c​e​n​t​r​a​l​-​a​l​-​v​i​-​c​o​n​g​r​e​s​o​-​d​e​l​-​p​cc/ (sitio con­sul­ta­do el 20 de abril de 2011).

[7] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia… », op. cit.

[8] Raúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[9] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia… », op. cit.

[10] Ibid.

[11] vRaúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[12] Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, « Reso­lu­ción sobre los linea­mien­tos de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social del par­ti­do y la Revo­lu­ción », op. cit.

[13] Raúl Cas­tro Ruz, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op. cit.

[14] Raúl Cas­tro, « Infor­me cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba », 16 de abril de 2011. http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​r​a​u​l​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​1​1​/​e​s​p​/​r​1​6​0​4​1​1​e​.​h​tml (sitio con­sul­ta­do el 2 de enero de 2013).

[15] Ibid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.