Raúl Cas­tro, el ver­da­de­ro disi­den­te- Salim Lamrani

Con­tra­ria­men­te a una idea amplia­men­te difun­di­da, par­ti­cu­lar­men­te en Occi­den­te, el deba­te crí­ti­co está pre­sen­te en la socie­dad Cuba. Así, el crí­ti­co más viru­len­to del país se lla­ma Raúl Castro.En Occi­den­te, Cuba es repre­sen­ta­da como una socie­dad cerra­da sobre sí mis­ma, don­de el deba­te crí­ti­co es inexis­ten­te y la plu­ra­li­dad de las ideas prohi­bi­da por el poder. En reali­dad, Cuba está lejos de ser una socie­dad mono­lí­ti­ca que com­par­ti­ría un pen­sa­mien­to úni­co. En efec­to, la cul­tu­ra del deba­te se desa­rro­lla cada día más y la sim­bo­li­za el Pre­si­den­te cubano Raúl Cas­tro que se ha con­ver­ti­do en el pri­mer de las vici­si­tu­des, con­tra­dic­cio­nes, abe­rra­cio­nes e injus­ti­cias pre­sen­tes en la socie­dad cubana.

La nece­si­dad de cam­bio y del deba­te crítico

En diciem­bre de 2010, en una inter­ven­ción ante el Par­la­men­to cubano, Raúl Cas­tro tuvo un dis­cur­so más alar­mis­ta y puso al gobierno y a los ciu­da­da­nos fren­te a sus responsabilidades:“O rec­ti­fi­ca­mos o ya se aca­bó el tiem­po de seguir bor­dean­do el pre­ci­pi­cio, nos hun­di­mos, y hun­di­re­mos”.[1] Tam­bién agre­gó poco tiem­po des­pués: “es impres­cin­di­ble rom­per la colo­sal barre­ra sico­ló­gi­ca que resul­ta de una men­ta­li­dad arrai­ga­da en hábi­tos y con­cep­tos del pasa­do”.[2]

Raúl Cas­tro tam­bién fus­ti­gó la debi­li­dad del deba­te crí­ti­co en Cuba. Tam­bién fus­ti­gó los silen­cios, la com­pla­cen­cia y la medio­cri­dad. Lan­zó un lla­ma­do a más fran­que­za. “No hay que temer­le a las dis­cre­pan­cias de cri­te­rios […], las dife­ren­cias de opi­nio­nes, que […] siem­pre serán más desea­bles a la fal­sa una­ni­mi­dad basa­da en la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo. Es por demás un dere­cho del que no se debe pri­var a nadie”. Cas­tro denun­ció “el exce­so de secre­tis­mo a que nos habi­tua­mos duran­te más de 50 años” para ocul­tar erro­res, fallos y yerros. “Es nece­sa­rio cam­biar la men­ta­li­dad de los­cua­dros y de todos los com­pa­trio­tas”, agre­gó[3].

Sobre los medios, dijo lo siguiente:

Nues­tra pren­sa habla bas­tan­te de eso, de los logros de la Revo­lu­ción, en los dis­cur­sos tam­bién abun­da­mos; pero hay que ir a la médu­la de los pro­ble­mas […]. Soy un defen­sor de la lucha con­tra el secre­tis­mo, por­que detrás de esa ador­na­da alfom­bra es don­de se ocul­tan las fallas que tene­mos, y los intere­sa­dos en que sea así y siga así. Y yo recuer­do algu­nas crí­ti­cas; “sí, saquen en el perió­di­co tal crí­ti­ca”, le orien­té yo mis­mo […]. Inme­dia­ta­men­te la gran buro­cra­cia empe­zó a mover­se: “Esas cosas no ayu­dan, des­mo­ra­li­zan a los tra­ba­ja­do­res”. ¿A qué tra­ba­ja­do­res van a des­mo­ra­li­zar? Como en una oca­sión, en la gran empre­sa esta­tal leche­ra, El Trián­gu­lo. Se lle­va­ba sema­nas, por­que uno de los camio­nes de esa vaque­ría que esta­ba ahí en Cama­güey esta­ba roto, y enton­ces toda la leche que se pro­du­cía en las vaque­rías de esa zona, de ese lugar se la echa­ban a unos cer­dos que esta­ban crian­do. Fue enton­ces que le digo a un secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral para aten­der la agri­cul­tu­ra en esa eta­pa, mete en Gran­ma, cuen­ta todo esto que está pasan­do, haz una crí­ti­ca. Algu­nos vinie­ron y has­ta me comen­ta­ron que: “Esas cosas no ayu­dan, por­que des­mo­ra­li­zan a los tra­ba­ja­do­res”. Lo que no sabían que era yo el que lo había orien­ta­do.[4]

El 1 de agos­to de 2011, duran­te su dis­cur­so de clau­su­ra de la VII Legis­la­tu­ra del Par­la­men­to Cubano, Raúl Cas­tro reite­ró la nece­si­dad del deba­te crí­ti­co y la con­tro­ver­sia en la socie­dad: Todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das, y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para deci­dir y ade­más nadie está man­da­ta­do para impe­dir­lo”. [5] Lla­mó a aca­bar con “el hábi­to del triun­fa­lis­mo, la estri­den­cia y el for­ma­lis­mo al abor­dar la actua­li­dad nacio­nal y gene­rar mate­ria­les escri­tos y pro­gra­mas de tele­vi­sión y radio, que por su con­te­ni­do y esti­lo cap­tu­ren la aten­ción y esti­mu­len el deba­te en la opi­nión públi­ca” para evi­tar “mate­ria­les abu­rri­dos, impro­vi­sa­dos y super­fi­cia­les” en los medios de comu­ni­ca­ción.[6]

La corrup­ción

Raúl Cas­tro tam­po­co elu­dió el pro­ble­ma de la corrup­ción: “Ante las vio­la­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción y de la lega­li­dad esta­ble­ci­da no que­da otra alter­na­ti­va que recu­rrir a la Fis­ca­lía y los Tri­bu­na­les, como ya empe­za­mos a hacer, para exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a los infrac­to­res, sean quie­nes sean, por­que todos los cuba­nos, sin excep­ción, somos igua­les ante la ley”.[7] Raúl Cas­tro, cons­cien­te de que la corrup­ción tam­bién afec­ta a los altos fun­cio­na­rios, ha man­da­do un men­sa­je cla­ro a los res­pon­sa­bles de todos los sec­to­res: “Hay que luchar para des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te la men­ti­ra y el enga­ño de la con­duc­ta de los cua­dros, de cual­quier nivel”. De modo más insó­li­to se ha apo­ya­do en dos de los diez man­da­mien­tos bíbli­cos para ilus­trar sus pun­tos: “No roba­rás” y “no men­ti­rás”. Del mis­mo modo, ha evo­ca­do los tres prin­ci­pios éti­cos y mora­les de la civi­li­za­ción inca: “no men­tir, no robar, no ser hol­ga­zán”, los cua­les deben guiar la con­duc­ta de todos los res­pon­sa­bles de la nación. [8]

La liber­tad religiosa

Del mis­mo modo, Raúl Cas­tro con­de­nó seve­ra­men­te las deri­vas sec­ta­rias. Así, denun­ció públi­ca­men­te por tele­vi­sión algu­nos aten­ta­dos a la liber­tad reli­gio­sa debi­dos a la into­le­ran­cia “enraizad[a] en la men­ta­li­dad de no pocos diri­gen­tes en todos los nive­les”.[9] Evo­có el caso de una mujer, cua­dro del Par­ti­do Comu­nis­ta, con tra­yec­to­ria ejem­plar, quien fue apar­ta­da de sus fun­cio­nes, en febre­ro de 2011, por su fe cris­tia­na y cuyo sala­rio fue redu­ci­do en un 40%, en vio­la­ción del artícu­lo 43 de la Cons­ti­tu­ción de 1976 que prohí­be todo tipo de dis­cri­mi­na­ción. El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca denun­ció así “el daño oca­sio­na­do a una fami­lia cuba­na por acti­tu­des basa­das en una men­ta­li­dad arcai­ca, ali­men­ta­da por la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo”. Recor­dó que la per­so­na víc­ti­ma de esta dis­cri­mi­na­ción había naci­do en 1953, fecha del ata­que al cuar­tel Mon­ca­da por los par­ti­da­rios de Fidel Cas­tro con­tra la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, Raúl Cas­tro expre­só lo siguiente:

Yo no fui al Mon­ca­da para eso […]. De la mis­ma for­ma, recor­dá­ba­mos que el 30 de julio, día de la reu­nión men­cio­na­da, se cum­plían 54 años del ase­si­na­to de Frank País y de su fiel acom­pa­ñan­te Raúl Pujol. Yo cono­cí a Frank en Méxi­co, lo vol­ví a ver en la Sie­rra, no recuer­do haber cono­ci­do un alma tan pura como esa, tan valien­te, tan revo­lu­cio­na­ria, tan noble y modes­ta, y diri­gién­do­me a uno de los res­pon­sa­bles de esa injus­ti­cia que come­tie­ron, le dije: Frank creía en Dios y prac­ti­ca­ba su reli­gión, que yo sepa nun­ca dejó de hacer­lo ¿Qué hubie­ran hecho uste­des con Frank País?[10]

La pro­duc­ti­vi­dad, el sala­rio men­sual y la libre­ta de abastecimiento

En cuan­to a la pro­duc­ti­vi­dad y la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, Raúl Cas­tro admi­te “una ausen­cia de cul­tu­ra eco­nó­mi­ca en la pobla­ción”, así como los erro­res del pasa­do. “No pen­sa­mos vol­ver a copiar de nadie, bas­tan­tes pro­ble­mas nos tra­jo hacer­lo y por­que ade­más mucha veces copia­mos mal”.[11] El gobierno cubano da prue­ba de luci­dez en cuan­to a las caren­cias en mate­ria eco­nó­mi­ca. Reco­no­ce que “la espon­ta­nei­dad, la impro­vi­sa­ción, la super­fi­cia­li­dad, el incum­pli­mien­to de los alcan­ces, la fal­ta de pro­fun­di­dad en los estu­dios de fac­ti­bi­li­dad y la caren­cia de inte­gra­li­dad al empren­der una inver­sión” aten­tan gra­ve­men­te con­tra la nación. [12]

En cuan­to al ingre­so men­sual de los cuba­nos, Raúl Cas­tro da prue­ba de luci­dez: “El sala­rio aún es cla­ra­men­te insu­fi­cien­te para satis­fa­cer todas las nece­si­da­des, por lo que prác­ti­ca­men­te dejó de cum­plir su papel de ase­gu­rar el prin­ci­pio socia­lis­ta de que cada cual apor­te según su capa­ci­dad y reci­ba según su tra­ba­jo. Ello favo­re­ció mani­fes­ta­cio­nes de indis­ci­pli­na social”.[13]

Del mis­mo modo, el pre­si­den­te cubano no vaci­ló en sub­ra­yar los efec­tos nega­ti­vos de la libre­ta de abas­te­ci­mien­to en vigor des­de 1960, par­ti­cu­lar­men­te “su noci­vo carác­ter igua­li­ta­ris­ta”, la cual se ha con­ver­ti­do en “una car­ga inso­por­ta­ble para la eco­no­mía y en un deses­tí­mu­lo al tra­ba­jo, ade­más de gene­rar ile­ga­li­da­des diver­sas en la socie­dad”. Tam­bién apun­tó las siguien­tes con­tra­dic­cio­nes: “Como la libre­ta está dise­ña­da para cubrir a los más de 11 millo­nes de cuba­nos por igual, no fal­tan ejem­plos absur­dos como que el café nor­ma­do se abas­te­ce has­ta a los recién naci­dos. Lo mis­mo pasa­ba con los ciga­rros has­ta sep­tiem­bre del 2010 que se sur­tía sin dis­tin­guir a fuma­do­res y no fuma­do­res, pro­pi­cian­do el cre­ci­mien­to de este dañino hábi­to en la pobla­ción”. Según él, la libre­ta “con­tra­di­ce en su esen­cia el prin­ci­pio de la dis­tri­bu­ción que debe carac­te­ri­zar al socia­lis­mo, o sea, “De cada cual según su capa­ci­dad, a cada cual según su tra­ba­jo”. Por ello, “será impres­cin­di­ble apli­car para erra­di­car las pro­fun­das dis­tor­sio­nes exis­ten­tes en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía y la socie­dad en su con­jun­to”. [14]

El rele­vo generacional

Por otra par­te, Raúl Cas­tro tam­bién sub­ra­yó la pre­sen­cia de un pro­ble­ma cru­cial en Cuba: el rele­vo gene­ra­cio­nal y la fal­ta de diver­si­dad. Denun­ció “la insu­fi­cien­te sis­te­ma­ti­ci­dad y volun­tad polí­ti­ca para ase­gu­rar la pro­mo­ción a car­gos deci­so­rios de muje­res, negros, mes­ti­zos y jóve­nes, sobre la base del méri­to y las con­di­cio­nes per­so­na­les”. Expre­só su des­pe­cho sin elu­dir su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad: “ No haber resuel­to este últi­mo pro­ble­ma en más de medio siglo es una ver­da­de­ra ver­güen­za, que car­ga­re­mos en nues­tras con­cien­cias duran­te muchos años”. Por lo tan­to, Cuba sufre “las con­se­cuen­cias de no con­tar con una reser­va de sus­ti­tu­tos debi­da­men­te pre­pa­ra­dos, con sufi­cien­te expe­rien­cia y madu­rez para asu­mir las nue­vas y com­ple­jas tareas de direc­ción en el Par­ti­do, el Esta­do y el Gobierno”.[15]

Todas estas decla­ra­cio­nes se hicie­ron en vivo en la tele­vi­sión cuba­na a una hora este­lar. Per­mi­ten ilus­tran la pre­sen­cia del deba­te crí­ti­co en Cuba al más alto nivel del Esta­do. Así, Raúl Cas­tro no sólo es el Pre­si­den­te de la nación, sino tam­bién – según pare­ce – el pri­mer disi­den­te del país y el más feroz crí­ti­co de las deri­vas e imper­fec­cio­nes del sistema.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

(*) Doc­tor en Estu­dios Ibé­ri­cos y Lati­no­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad Paris Sor­bon­ne-Paris IV, Salim Lam­ra­ni es pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad de la Reu­nión y perio­dis­ta, espe­cia­lis­ta de las rela­cio­nes entre Cuba y Esta­dos Uni­dos. Su últi­mo libro se titu­la Etat de siè­ge. Les sanc­tions éco­no­mi­ques des Etats-Unis con­tre Cuba, París, Edi­cio­nes Estre­lla, 2011, con un pró­lo­go de Way­ne S. Smith y un pre­fa­cio de Paul Estrade.

Con­tac­to: [email protected]​yahoo.​fr ; Salim.​[email protected]​univ-​reunion.​fr
Pági­na Face­book: https://​www​.face​book​.com/​S​a​l​i​m​L​a​m​r​a​n​i​O​f​f​i​c​iel

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

[1] Raúl Cas­tro Ruz, « Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, en la clau­su­ra del Sex­to Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes de la Sép­ti­ma Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar », Repú­bli­ca de Cuba, 18 de diciem­bre de 2010. http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​r​a​u​l​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​1​0​/​e​s​p​/​r​1​8​1​2​1​0​e​.​h​tml (sitio con­sul­ta­do el 2 de abril de 2011).

[2] Raúl Cas­tro Ruz, « Inter­ven­ción del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros de la Repú­bli­ca de Cuba en la Clau­su­ra del X Perio­do de Sesio­nes de la Sép­ti­ma Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar », 13 de diciem­bre de 2012. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​r​a​u​l​-​c​a​s​t​r​o​-​r​u​z​/​2​0​1​2​/​1​2​/​1​3​/​r​a​u​l​-​t​o​d​o​-​l​o​-​q​u​e​-​h​a​g​a​m​o​s​-​v​a​-​d​i​r​i​g​i​d​o​-​a​-​l​a​-​p​r​e​s​e​r​v​a​c​i​o​n​-​y​-​d​e​s​a​r​r​o​l​l​o​-​e​n​-​c​u​b​a​-​d​e​-​u​n​a​-​s​o​c​i​e​d​a​d​-​s​o​c​i​a​l​i​s​t​a​-​s​u​s​t​e​n​t​a​b​l​e​-​y​-​p​r​o​s​p​e​r​a​-​f​o​t​os/ (sitio con­sul­ta­do el 2 de enero de 2013).

[3] Raúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[4] Ibid.

[5] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia buro­crá­ti­ca al estric­to cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Con­gre­so, res­pal­da­dos mási­va­men­te por el pue­blo, será inú­til », Cuba­de­ba­te, 1ro de agos­to de 2011.

[6] Raúl Cas­tro, « Tex­to ínte­gro del Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del PCC », 16 de abril de 2011. http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​1​/​0​4​/​1​6​/​t​e​x​t​o​-​i​n​t​e​g​r​o​-​d​e​l​-​i​n​f​o​r​m​e​-​c​e​n​t​r​a​l​-​a​l​-​v​i​-​c​o​n​g​r​e​s​o​-​d​e​l​-​p​cc/ (sitio con­sul­ta­do el 20 de abril de 2011).

[7] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia… », op. cit.

[8] Raúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[9] Raúl Cas­tro, « Toda resis­ten­cia… », op. cit.

[10] Ibid.

[11] vRaúl Cas­tro, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op.cit.

[12] Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, « Reso­lu­ción sobre los linea­mien­tos de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social del par­ti­do y la Revo­lu­ción », op. cit.

[13] Raúl Cas­tro Ruz, « Dis­cur­so… », 18 de diciem­bre de 2010, op. cit.

[14] Raúl Cas­tro, « Infor­me cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba », 16 de abril de 2011. http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​r​a​u​l​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​1​1​/​e​s​p​/​r​1​6​0​4​1​1​e​.​h​tml (sitio con­sul­ta­do el 2 de enero de 2013).

[15] Ibid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *