El impor­tan­te papel de los artis­tas en el cer­co de Leningrado

Cul­tu­ra Bolchevique

En el invierno de 1941 – 1942, la ciu­dad de Lenin­gra­do se encon­tra­ba ase­dia­da por las fuer­zas ocu­pan­tes del ejér­ci­to nazi. El ham­bre y el frío dibu­ja­ban un pano­ra­ma trá­gi­co y oscu­ro. Aún así, la vida no se paró. Con la ciu­dad com­ple­ta­men­te rodea­da por el ejér­ci­to ale­mán, la moral de sus habi­tan­tes se hacía impres­cin­di­ble para obte­ner la vic­to­ria en aque­llas duras con­di­cio­nes. En este aspec­to juga­ron un impor­tan­te papel los artis­tas e inte­lec­tua­les de la ciu­dad, que supie­ron cum­plir con la res­pon­sa­bi­li­dad que les impo­nía la historia.

La radio no dejó de emi­tir ni un sólo minu­to. En la Aca­de­mia de Bellas Artes, los artis­tas tra­ba­ja­ban casi a oscu­ras y con un inten­so frío. Duran­te los casi 900 días de ase­dio, la acti­vi­dad de los artis­tas se inten­si­fi­có nota­ble­men­te con sor­pren­den­te ener­gía y pasión.
La Unión de Artis­tas de Lenin­gra­do, no sólo apor­tó hom­bres al ejér­ci­to, si no que se encar­ga­ron de la pro­tec­ción y el camu­fla­je de impor­tan­tes edi­fi­cios. Cada maña­na apa­re­cían nue­vas pin­ta­das y dibu­jos en las calles lla­man­do a la resis­ten­cia. Los dibu­jan­tes ilus­tra­ban los perió­di­cos, así como los car­te­les pega­dos en las paredes.
El ham­bre y los bom­bar­deos se lle­va­ron a más de un cen­te­nar de artis­tas. Otros fue­ron eva­cua­dos por la carre­te­ra de hie­lo que cru­za­ba el lago Lado­ga. Ape­nas 80 miem­bros de la Unión de artis­tas per­ma­ne­cían en Lenin­gra­do, cuan­do deci­den reu­nir­se en un edi­fi­cio para pin­tar, dis­cu­tir etc. Es a prin­ci­pios de 1942, cuan­do se pro­du­ce todo una explo­sión artís­ti­ca e inte­lec­tual en mitad del caos. En ese momen­to la Unión de Artis­tas comien­za a rea­li­zar expo­si­cio­nes per­ma­nen­tes y móvi­les (lle­van­do el arte a los hos­pi­ta­les, uni­da­des mili­ta­res etc.)
El 12 de enero de 1943, el Ejér­ci­to Rojo coman­da­do por Voroshi­lov y Zhu­kov, ini­cia­ba la «Ope­ra­ción Iskra» con el obje­ti­vo de rom­per el cer­co de la ciu­dad. El 18 de enero, los sovié­ti­cos con­se­guían esta­bi­li­zar un corre­dor que unía la ciu­dad con el exte­rior. Des­de ese momen­to, sumi­nis­tros de todo tipo pudie­ron abas­te­cer a Lenin­gra­do. La ale­gría se dis­pa­ra­ba. Aun­que los bom­bar­deos con­ti­nua­sen, por lo menos el ham­bre des­apa­re­ció des­de aquel día. La posi­bi­li­dad de ven­cer al enemi­go es vis­ta por los artis­tas, que harán todo lo posi­ble por­que se haga realidad.

En mayo de 1943, se inau­gu­ra la Expo­si­ción de Pri­ma­ve­ra de los Artis­tas de Lenin­gra­do. La fe en la vic­to­ria era ya infi­ni­ta. A pesar de que los nazis esta­ban a las puer­tas de la ciu­dad, a pesar de los bom­bar­deos, a pesar de todas las cala­mi­da­des que aca­ba­ban de supe­rar, los habi­tan­tes de la ciu­dad esta­ban con­ven­ci­dos de la vic­to­ria de sus defensores.

Que este artícu­lo sir­va para home­na­jear no sólo a los valien­tes sol­da­dos que com­ba­tie­ron para rom­per el cer­co de Lenin­gra­do, si no a los artis­tas que man­tu­vie­ron alta la moral en unos difí­ci­les momen­tos. No sólo en Lenin­gra­do, los artis­tas e inte­lec­tua­les juga­ron siem­pre un papel fun­da­men­tal en la Gue­rra que los sovié­ti­cos libra­ron con­tra el nazis­mo. A con­ti­nua­ción algu­nas de las obras hechas en el cer­co de aque­lla ciudad.
Los artis­tas en Lenin­gra­do (en ruso)
Yudo­vin
Neprin­tsev
N. Sutsin
V. Serov
B. Bogat­kin
Vasi­lev

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.