El impor­tan­te papel de los artis­tas en el cer­co de Leningrado

Cul­tu­ra Bolchevique

En el invierno de 1941 – 1942, la ciu­dad de Lenin­gra­do se encon­tra­ba ase­dia­da por las fuer­zas ocu­pan­tes del ejér­ci­to nazi. El ham­bre y el frío dibu­ja­ban un pano­ra­ma trá­gi­co y oscu­ro. Aún así, la vida no se paró. Con la ciu­dad com­ple­ta­men­te rodea­da por el ejér­ci­to ale­mán, la moral de sus habi­tan­tes se hacía impres­cin­di­ble para obte­ner la vic­to­ria en aque­llas duras con­di­cio­nes. En este aspec­to juga­ron un impor­tan­te papel los artis­tas e inte­lec­tua­les de la ciu­dad, que supie­ron cum­plir con la res­pon­sa­bi­li­dad que les impo­nía la historia.

La radio no dejó de emi­tir ni un sólo minu­to. En la Aca­de­mia de Bellas Artes, los artis­tas tra­ba­ja­ban casi a oscu­ras y con un inten­so frío. Duran­te los casi 900 días de ase­dio, la acti­vi­dad de los artis­tas se inten­si­fi­có nota­ble­men­te con sor­pren­den­te ener­gía y pasión.
La Unión de Artis­tas de Lenin­gra­do, no sólo apor­tó hom­bres al ejér­ci­to, si no que se encar­ga­ron de la pro­tec­ción y el camu­fla­je de impor­tan­tes edi­fi­cios. Cada maña­na apa­re­cían nue­vas pin­ta­das y dibu­jos en las calles lla­man­do a la resis­ten­cia. Los dibu­jan­tes ilus­tra­ban los perió­di­cos, así como los car­te­les pega­dos en las paredes.
El ham­bre y los bom­bar­deos se lle­va­ron a más de un cen­te­nar de artis­tas. Otros fue­ron eva­cua­dos por la carre­te­ra de hie­lo que cru­za­ba el lago Lado­ga. Ape­nas 80 miem­bros de la Unión de artis­tas per­ma­ne­cían en Lenin­gra­do, cuan­do deci­den reu­nir­se en un edi­fi­cio para pin­tar, dis­cu­tir etc. Es a prin­ci­pios de 1942, cuan­do se pro­du­ce todo una explo­sión artís­ti­ca e inte­lec­tual en mitad del caos. En ese momen­to la Unión de Artis­tas comien­za a rea­li­zar expo­si­cio­nes per­ma­nen­tes y móvi­les (lle­van­do el arte a los hos­pi­ta­les, uni­da­des mili­ta­res etc.)
El 12 de enero de 1943, el Ejér­ci­to Rojo coman­da­do por Voroshi­lov y Zhu­kov, ini­cia­ba la «Ope­ra­ción Iskra» con el obje­ti­vo de rom­per el cer­co de la ciu­dad. El 18 de enero, los sovié­ti­cos con­se­guían esta­bi­li­zar un corre­dor que unía la ciu­dad con el exte­rior. Des­de ese momen­to, sumi­nis­tros de todo tipo pudie­ron abas­te­cer a Lenin­gra­do. La ale­gría se dis­pa­ra­ba. Aun­que los bom­bar­deos con­ti­nua­sen, por lo menos el ham­bre des­apa­re­ció des­de aquel día. La posi­bi­li­dad de ven­cer al enemi­go es vis­ta por los artis­tas, que harán todo lo posi­ble por­que se haga realidad.

En mayo de 1943, se inau­gu­ra la Expo­si­ción de Pri­ma­ve­ra de los Artis­tas de Lenin­gra­do. La fe en la vic­to­ria era ya infi­ni­ta. A pesar de que los nazis esta­ban a las puer­tas de la ciu­dad, a pesar de los bom­bar­deos, a pesar de todas las cala­mi­da­des que aca­ba­ban de supe­rar, los habi­tan­tes de la ciu­dad esta­ban con­ven­ci­dos de la vic­to­ria de sus defensores.

Que este artícu­lo sir­va para home­na­jear no sólo a los valien­tes sol­da­dos que com­ba­tie­ron para rom­per el cer­co de Lenin­gra­do, si no a los artis­tas que man­tu­vie­ron alta la moral en unos difí­ci­les momen­tos. No sólo en Lenin­gra­do, los artis­tas e inte­lec­tua­les juga­ron siem­pre un papel fun­da­men­tal en la Gue­rra que los sovié­ti­cos libra­ron con­tra el nazis­mo. A con­ti­nua­ción algu­nas de las obras hechas en el cer­co de aque­lla ciudad.
Los artis­tas en Lenin­gra­do (en ruso)
Yudo­vin
Neprin­tsev
N. Sutsin
V. Serov
B. Bogat­kin
Vasi­lev

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *