«Patriar­cal vic­tims»- Aran­tza Santesteban

http://www.naiz.info/media/asset_publics/resources/000/003/136/agenda_box_portrait/ARANTZA_SANTESTEBAN.jpgEsqui­zo­fre­nia. Qui­tan­do toda la car­ga que en rela­ción a la salud men­tal tie­ne la pala­bra, me per­mi­to uti­li­zar­la hoy para expli­car las sen­sa­cio­nes que en estos últi­mos días ven­go hacien­do cons­cien­tes. En reali­dad, no es una esqui­zo­fre­nia pun­tual, qué va… es dia­ria, cons­tan­te, sibi­li­na y como una gota de agua que cae len­ta y per­ma­nen­te­men­te sobre la cabeza.

Mi des­per­ta­dor sue­na cada maña­na una hora y cuar­to antes de la hora de entra­da al tra­ba­jo. Cada maña­na me meto en la ducha y cada dos días me lavo el pelo. Al salir de la ducha me peino, me doy espu­ma, me seco las pun­tas. Desa­yuno leche de ave­na, cerea­les inte­gra­les, pan de cen­teno, fru­ta. Voy al arma­rio y empie­zan los ago­bios. Qué me pon­go hoy. Cómo supero lo que me puse ayer. Lue­go ter­mino de dar­me mis cre­mas, el rímel, el desodorante.

En reali­dad, podría hacer­lo en la mitad de tiem­po. Pero… hay que pre­pa­rar­se para abrir la puer­ta del por­tal y enfren­tar­se al mun­do. Ese mun­do en el que hoy pare­ce que todo se pue­de ele­gir. Por­que, ¡qué leches!, hoy en día con­su­mi­mos imá­ge­nes, ropas, esti­los y fri­ka­das de toda cla­se que con tan solo dar unos cuan­tos toque­ci­tos con los dedos apa­re­cen en nues­tra pan­ta­lla e inun­dan nues­tro cere­bro. Hoy pue­des deci­dir­lo todo, sobre todo pue­des deci­dir cómo te cons­tru­yes como suje­to social. Pue­des ele­gir qué tipo de músi­ca escu­cha­rás, qué tipo de cine te gus­ta­rá, qué tatua­rás en tu piel y, sobre todo, cuál será la esté­ti­ca median­te la cual abri­rás esa puer­ta del por­tal y le dirás al mun­do: esta soy yo.

Es este un ejer­ci­cio que en tér­mi­nos del libre dere­cho a deci­dir lo que haces con tu vida y con tu cuer­po me pare­ce bien. Joder, pero a mí esto de tener que estar cons­tan­te­men­te deci­dien­do y bus­can­do el esti­lo más exclu­si­vo posi­ble no me empo­de­ra. Me gene­ra estrés, esqui­zo­fre­nia. Por­que por muy libres que sea­mos para deci­dir, el hecho deci­so­rio, en la mayo­ría de los casos, está suje­to a la bús­que­da de algún tipo de refe­ren­cia. Y, casua­li­dad, resul­ta que sigo pen­san­do que noso­tras – sal­vo algu­nas excep­cio­nes, como el colec­ti­vo lés­bi­co y trans, que tam­bién cuen­ta con sus pro­pias refe­ren­cias– segui­mos estan­do escla­vi­za­das por la bús­que­da de ese mode­lo de mujer que esté en el cen­tro del deseo masculino.

Y el acto de desear y ser desea­da está genial. Pero no olvi­de­mos que el deseo tam­bién es una cons­truc­ción polí­ti­ca, que de momen­to, y des­gra­cia­da­men­te, no se enmar­ca en la liber­tad de deci­dir. Con­si­de­ro que detrás de toda esa retó­ri­ca de la liber­tad de esco­ger tu pro­pia esté­ti­ca se escon­de una refor­mu­la­ción del patriar­ca­do, que no ha des­apa­re­ci­do, que no ha caí­do –no lo olvi­de­mos– y que sigue esta­ble­cien­do qué es y qué no es desea­ble. Me pre­gun­to has­ta qué pun­to somos fashion vic­tims o si, en reali­dad, somos más patriar­cal vic­tims. Si de ver­dad pode­mos deci­dir, deci­da­mos. Deci­da­mos de otra mane­ra, en base a otras cla­ves. Deser­te­mos del deseo patriar­cal y refor­mu­lé­mos­lo sobre otros pará­me­tros. Des­cu­brir esos nue­vos pará­me­tros, para otro artícu­lo o, tal vez, otros mil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *