Kur­dis­tán: Las muer­tes de Paris y el pro­ce­so nego­cia­dor- Txen­te Rekondo

La muer­te a tiros de tres mili­tan­tes kur­das en el cen­tro de París ha abier­to la caja de espe­cu­la­cio­nes en torno a la auto­ría del aten­ta­do y en cier­ta medi­da ha pre­ten­di­do dejar en un segun­do plano el inci­pien­te pro­ce­so que se esta­ría ges­tan­do en el nor­te de Kur­dis­tán y en Turquía.

Los auto­res del ata­que han apro­ve­cha­do el momen­to, han ele­gi­do con deta­lle a las víc­ti­mas y han dado mues­tras de una alta pro­fe­sio­na­li­dad. Con los con­tac­tos entre el gobierno tur­co y cua­li­fi­ca­dos mili­tan­tes del PKK en mar­cha, la acción de París es una señal lan­za­da por aque­llos, que como en el pasa­do, pre­ten­den obs­ta­cu­li­za y boi­co­tear cual­quier pro­ce­so de reso­lu­ción como el iniciado.

Tam­po­co es casua­li­dad que una de las víc­ti­mas, Saki­ne Can­siz, repre­sen­ta­ba un papel muy impor­tan­te den­tro del PKK. Era una de sus fun­da­do­ras, se había posi­cio­na­do de for­ma favo­ra­ble a las con­ver­sa­cio­nes entre Oca­lan (del que había sido una estre­cha cola­bo­ra­do­ra) y los repre­sen­tan­tes tur­cos, y per­te­ne­cía a la impor­tan­te mino­ría ale­ví (con su muer­te algu­nos inten­ta­rían poten­cias supues­tas ten­sio­nes entre suni­tas y ale­vís den­tro del movi­mien­to kurdo).

Y la capa­ci­dad que han mos­tra­do los eje­cu­to­res del aten­ta­do, actuan­do con impu­ni­dad en el cen­tro de París, en un edi­fi­co teó­ri­ca­men­te bajo el con­trol y segui­mien­to de los todo­po­de­ro­sos ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses, abre la puer­ta tam­bién a la posi­ble par­ti­ci­pa­ción de otros ser­vi­cios secre­tos, tan­to tur­cos como de algún país que en el pasa­do haya teni­do bue­nos lazos con los cita­dos ser­vi­cios tur­cos, y que tam­po­co ven con bue­nos ojos una solu­ción al con­flic­to en Kurdistán.

La his­to­ria del pasa­do recien­te en Kur­dis­tán está reple­ta de actua­cio­nes en con­tra de cual­quier pro­ce­so de paz. Ya en 1996, un alto el fue­go uni­la­te­ral por par­te del PKK fue res­pon­di­do con la muer­te de una dece­na de civi­les kur­dos, lo que recien­te­men­te se ha sabi­do que fue el “tra­ba­jo” de la pode­ro­sa Uni­dad de Gue­rra Espe­cial, pro­ta­go­nis­ta tam­bién de la muer­te de impor­tan­tes per­so­na­jes en Tur­quía. Por ello, tal vez no deba sor­pren­der que la mayo­ría de las fuen­tes tur­cas pre­fie­ran apun­tar la auto­ría del aten­ta­do de París a supues­tas disi­den­cias den­tro del PKK, y des­viar de esa mane­ra la aten­ción hacia los entre­si­jos, toda­vía com­pli­ca­dos, del esta­do turco.

La ver­sión de algu­nos pro­ta­go­nis­tas tur­cos pare­cía que se había anti­ci­pa­do inclu­so a la pro­pia acción de París. En ese sen­ti­do cabría ubi­car las decla­ra­cio­nes de Yalçin Akdo­gan, ase­sor prin­ci­pal del pri­mer minis­tro tur­co, y que seña­ló “la pre­sen­cia de gru­pos del PKK con­tra­rios al pro­ce­so que bus­ca­rían dañar el mis­mo”. Al tiem­po que algún perio­dis­ta apun­ta­ba a las “dife­ren­tes voces kur­das”, entre las que esta­rían las de Oca­lan y las del “PKK en Europa”.

Tam­po­co han deja­do de lado la posi­ble par­ti­ci­pa­ción de acto­res extran­je­ros que esta­rían mani­pu­lan­do al PKK, y entre los que las fuen­tes tru­cas seña­lan a Iraq, Siria o Irán. Curio­sa­men­te estos cua­tro esta­dos tam­bién ocu­pan par­te de Kur­dis­tán, y al mis­mo tiem­po que repri­men al pue­blo kur­do man­tie­nen otro tipo de enfren­ta­mien­tos y ten­sio­nes con Ankara.

La guin­da de esa arti­cu­la­ción dia­léc­ti­ca, en cla­ve jus­ti­fi­ca­ti­va, es la repre­sen­ta­ción de un PKK divi­di­do entre dife­ren­tes fac­cio­nes enfren­ta­das entre sí, en base a supues­tas dife­ren­cias clá­ni­cas o fami­lia­res, de ori­gen geo­grá­fi­co e inclu­so religiosas.

Todas esas teo­rías siguen afe­rrán­do­se a lo que algu­nos ya defi­nen como “vie­jos para­dig­mas”. En pri­mer lugar está la creen­cia de que “Tur­quía per­te­ne­ce a los tur­cos”, obvian­do los inten­tos refor­ma­do­res del AKP que pre­ten­de intro­du­cir en la cons­ti­tu­ción una Tur­quía para “todos sus ciu­da­da­nos”. El segun­do cli­ché pre­sen­ta “la inexis­ten­cia del pro­ble­ma kur­do”, redu­cién­do­lo a un mero “pro­ble­ma de terro­ris­mo”. En ter­cer lugar se da un abso­lu­to menos­pre­cio a la reali­dad polí­ti­ca del movi­mien­to kur­do, pre­sen­tan­do al PKK como un meca­nis­mo al ser­vi­cio de Oca­lan, el KCK como “poco fia­ble” y el BDP como “sin influen­cia”. Y final­men­te, se defien­de que el pro­ble­ma es “tur­co”, negan­do la reali­dad regio­nal del Kurdistán.

Sin embar­go, jun­to a esas rece­tas y teo­rías cadu­cas, cada vez son más lo pro­ta­go­nis­tas que de mane­ra abier­ta o no reco­no­cen que a día de hoy “los cami­nos de Kur­dis­tán pasan por el PKK”, de ahí que apro­ve­chan­do la actual coyun­tu­ra el pri­mer minis­tro tur­co, Tay­yip Erdo­gan, se haya deci­di­do a abor­dar un nue­vo pro­ce­so negociador.

Y de momen­to, en esta oca­sión todo indi­ca que ha sabi­do ir movien­do las dife­ren­tes fichas del com­ple­jo puzz­le en la direc­ción desea­da. El pro­nun­cia­mien­to de Erdo­gan ha ido acom­pa­ña­do por decla­ra­cio­nes de apo­yo del prin­ci­pal par­ti­do opo­si­tor, el CHP (en el 2009 se opu­so a un pro­ce­so simi­lar), tam­bién las del pode­ro­so movi­mien­to Hiz­met, diri­gi­do por el influ­yen­te inte­lec­tual tur­co Fethu­llah Gulen, e inclu­so el apo­yo explí­ci­to del actual pre­si­den­te del país,. Abdu­llah Güll.

Al mis­mo tiem­po se han pro­du­ci­do los pro­nun­cia­mien­tos favo­ra­bles de Oca­lan y de otros diri­gen­tes del PKK, así como del par­ti­do kur­do BDP, y tam­bién se ha suma­do otra pie­za cla­ve, el de Mas­soud Bar­za­ni, pre­si­den­te del Gobierno Regio­nal, en el sur de Kur­dis­tán (den­tro de las fron­te­ras de Iraq).

De momen­to pare­ce que el pri­mer minis­tro tur­co sigue reu­nien­do las pie­zas, y al mis­mo tiem­po es cons­cien­te que esta apues­ta, a tenor de las encues­tas de opi­nión, no pare­ce encon­trar los recha­zos del pasa­do, y tam­bién pare­ce con­tar con el repe­la­do de los pila­res más impor­tan­tes del esta­do (el pre­si­den­te, el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, la Agen­cia de Inte­li­gen­cia Nacio­nal-MIT,…), sin olvi­dar que tras los jui­cios y deten­cio­nes con­tra impor­tan­tes car­gos mili­ta­res, los sec­to­res más intran­si­gen­tes de los mis­mos están muy debi­li­ta­dos (aun­que no derro­ta­dos, como apun­tan algu­nos seña­lan­do tal vez a lo acon­te­ci­do en París).

Una serie de pará­me­tros han ido cam­bian­do en torno al con­flic­to del nor­te de Kur­dis­tán, y esas trans­for­ma­cio­nes pue­den abrir las puer­tas a un cier­to opti­mis­mo ante el nue­vo pro­ce­so. Nadie dis­cu­te que el prin­ci­pal inter­lo­cu­tor es Oca­lan (inclu­so algu­nos lo lla­man el “ pro­ce­so Imra­li”, la isla don­de está pre­so el líder kur­do), aun­que repre­sen­tan­tes tur­cos tam­bién se han des­pla­za­do has­ta las mon­ta­ñas Kan­dil, don­de están los prin­ci­pa­les coman­dan­tes del PKK, y tam­po­co con­vie­ne des­car­tar las apor­ta­cio­nes que pue­dan dar­se des­de el par­ti­do kur­do BDP.

Toda­vía es pron­to para defi­nir la situa­ción como “un pro­ce­so de nego­cia­cio­nes”, aun­que nadie duda que se está en la ante­sa­la del mis­mo, en la “ela­bo­ra­ción” de esa eta­pa. Los pró­xi­mos cin­co o seis meses serán cla­ves para pre­sen­ciar si la posi­ble hoja de ruta acor­da­da pue­de imple­men­tar­se o si por el con­tra­rio, como en otras oca­sio­nes los obs­tácu­los y las pos­tu­ras con­tra­rias al pro­ce­so aca­ban imponiéndose.

Según pasan los días van cono­cién­do­se nue­vos datos en torno al actual pro­ce­so, y los ante­ce­den­tes se sitúan en las nego­cia­cio­nes que en Oslo man­tu­vie­ron repre­sen­tan­tes kur­dos y tur­cos con la media­ción del Rei­no Uni­do en 2009 – 2010, y que accio­nes mili­ta­res de ambas par­tes pro­vo­ca­ron una sus­pen­sión. Y tam­bién ha sido cla­ve en este nue­vo impul­so la huel­ga de ham­bre que en el 2012 han lle­va­do a cabo los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cas kur­das (mos­tran­do una vez más el papel acti­vo del cita­do colec­ti­vo en el pro­ce­so), la fina­li­za­ción de la mis­ma a peti­ción de Oca­lan se inter­pre­ta como un signo de bue­na volun­tad y así para­ce haber­lo toma­do el pro­pio Erdogan.

Toda­vía es pron­to para des­gra­nar la cita­da hoja de ruta, pero evi­den­te­men­te en la mis­ma están temas como la des­mo­vi­li­za­ción de la mili­tan­cia del PKK, el desar­me, la amnis­tía (aun­que no se uti­li­ce explí­ci­ta­men­te esta pala­bra), las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas para aten­der las deman­das his­tó­ri­cas del pue­blo kur­do, e inclu­so una posi­ble moni­to­ri­za­ción inter­na­cio­nal para ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de lo acordado.

Son muchos los ries­gos que sobre­vue­lan el inci­pien­te pro­ce­so, las decla­ra­cio­nes de Erdo­gan han pues­to ner­vio­sos a algu­nos sec­to­res de los pode­res fác­ti­cos tur­cos, que aun­que débi­les, toda­vía pue­den inten­tar con­di­cio­nar el futu­ro o sabo­tear­lo. Sin olvi­dar tam­po­co la posi­ble actua­ción de acto­res extran­je­ros, dis­pues­tos a tor­pe­dear los avan­ces para defen­der sus pro­pios intere­ses loca­les y regionales.

Como seña­la una perio­dis­ta local, el comien­zo del pro­ce­so renue­va la espe­ran­za, sin embar­go el pro­ce­so recién ini­cia­do “no es una carre­ra de velo­ci­dad de 100 metros. Se tra­ta de un mara­tón polí­ti­co, que inclu­ye muchos obs­tácu­los y requie­re la pacien­cia y la volun­tad de empu­jar más allá de la barre­ra del dolor. El pre­mio al final de la mis­ma, sin embar­go, bien vale la pena”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *