El ura­nio, ver­da­de­ro moti­vo de la inter­ven­ción de Fran­cia en Malí- LibreRed

La avia­ción fran­ce­sa lle­va a cabo ata­ques en Malí des­de hace tres días con­tra gru­pos arma­dos tua­reg, a los que cata­lo­ga de “terro­ris­tas” e “isla­mis­tas radicales” .

Tras una reu­nión en el pala­cio del Elí­seo, el minis­tro galo de Defen­sa, Jean-Yves Le Drian, expli­có que aun­que los ata­ques con­tra los gru­pos arma­dos han dado “resul­ta­dos extre­ma­da­men­te tan­gi­bles” en el nor­te y la situa­ción avan­za “favo­ra­ble­men­te”, está aún lejos de ser controlada.

“Esta maña­na toma­ron Dia­ba­li des­pués de un com­ba­te impor­tan­te y de la resis­ten­cia del Ejér­ci­to de Mali, que esta­ba insu­fi­cien­te­men­te dota­do en ese momen­to”, aña­dió en una entre­vis­ta con­ce­di­da pos­te­rior­men­te a la cade­na BFM, don­de recor­dó que los ata­ques aéreos per­sis­ten con el obje­ti­vo de recuperarla.

Según fuen­tes fran­ce­sas, la lla­ma­da “Ope­ra­ción Cer­val” ha logra­do ya la recu­pe­ra­ción de la ciu­dad de Kon­na, en el cen­tro del país, y la des­truc­ción de cam­pos de entre­na­mien­to y depó­si­tos cer­ca de Gao, en la zona nor­te, bajo con­trol rebel­de des­de media­dos de 2012.

Unos 500 mili­ta­res se suman al des­plie­gue fran­cés en todos los fren­tes abier­tos, que según las fuen­tes se refor­za­rá “en fun­ción de la situa­ción”, y que medios como el perió­di­co “Le Mon­de” avan­zan que podría lle­gar a los 2.500 sol­da­dos en los pró­xi­mos días.

Fran­cia se ha colo­ca­do en la pri­me­ra línea de fue­go de un con­flic­to en el que has­ta la fecha el apo­yo de occi­den­te es logís­ti­co y político.

El ura­nio, el ver­da­de­ro motivo

Los medios de comu­ni­ca­ción de masas cen­su­ran los ver­da­de­ros moti­vos inter­ven­cio­nis­tas de Fran­cia y los paí­ses occi­den­ta­les en el país africano.

Para empe­zar, resul­ta inco­rrec­to hablar sobre los insur­gen­tes como un gru­po homo­gé­neo. Hay dis­tin­tos gru­pos e intere­ses. Entre los gru­pos arma­dos que luchan por el con­trol de la región están los tua­reg, los isla­mis­tas radi­ca­les y gru­pos vin­cu­la­dos a Al Qaeda.

Los tua­reg no son sim­ple­men­te una tri­bu nóma­da, entre ellos hay has­ta 6.000 per­so­nas que lucha­ron en Libia apo­yan­do al coro­nel Muam­mar Al Gad­da­fi en 2011 duran­te la inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal en ese país.

El con­flic­to en Malí de hecho es una con­se­cuen­cia de los acon­te­ci­mien­tos libios, cuan­do Occi­den­te, y sobre todo Fran­cia, aca­ba­ron con el frá­gil equi­li­brio en la región y aho­ra están “cose­chan­do los frutos”.

Un hecho de suma impor­tan­cia que no se nom­bra en los infor­ma­ti­vos occi­den­ta­les es que en las zonas tua­reg de Malí, Níger y Libia exis­ten impor­tan­tes reser­vas de uranio.

En el nor­te de Níger, país vecino de Malí, trans­na­cio­na­les fran­ce­sas ope­ran en dos gran­des minas de ura­nio (Arlit y Akou­ta) situa­das a los alre­de­do­res de la ciu­dad indus­trial de Arlit, situa­da en la región de Agadez.

Los yaci­mien­tos estra­té­gi­cos de ura­nio en Malí son un ele­men­to impor­tan­te en el con­flic­to y expli­can en par­te el inte­rés de las fuer­zas occi­den­ta­les en la región.

Esta­dos Uni­dos está preo­cu­pa­do por la posi­bi­li­dad de que los tua­reg acce­dan a este metal radiactivo.

Si los rebel­des esta­ble­cen su con­trol sobre los yaci­mien­tos, empe­za­rán a bus­car mane­ras de ven­der ura­nio, en pri­mer lugar a Irán. Esa evo­lu­ción de la situa­ción no le gus­ta­ría a EEUU ni a sus socios de la OTAN.

Por ello, los pró­xi­mos pasos que dará occi­den­te será el des­plie­gue, a tra­vés de Nacio­nes Uni­das, de tro­pas de la OTAN para un supues­to man­te­ni­mien­to de la paz.

Libre­Red

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *