Cua­tro opcio­nes para 2013 (I y II)- Iña­ki Gil de San Vicente

I

El capi­ta­lis­mo es peor que el peor de los mons­truos, por­que él es capi­tal en auto expan­sión. Para sobre­vi­vir, el capi­tal ha de cre­cer, lo que le obli­ga a devo­rar pri­me­ro a la espe­cie huma­na y al pla­ne­ta, y lue­go devo­rar­se a sí mis­mo. Por ejem­plo, cada vez hay más luga­res en los que el agua pota­ble es más cara que la coca-cola, u otro ejem­plo, para pro­du­cir un file­te de ter­ne­ra se nece­si­tan 7000 litros de agua. Por esto, el capi­ta­lis­mo es peor que Cro­nos, que sólo se comía a sus hijos, y peor que el dios cris­tiano que sacri­fi­có a su hijo para sal­var­se él mis­mo. Cro­nos, dios, etc., son crea­cio­nes opiá­ceas de la huma­ni­dad alie­na­da pero el capi­tal se ha auto-crea­do gra­cias al terro­ris­mo apli­ca­do en la lucha de cla­ses, en la opre­sión nacio­nal y en la explo­ta­ción de sexo-géne­ro. Para cono­cer 2013 hay que estu­diar las con­tra­dic­cio­nes del capi­tal en su momen­to autén­ti­co, en sus cri­sis. Por ejem­plo, el nivel de los mares segui­rá aumen­tan­do, ya lo ha hecho en 11 milí­me­tros des­de 1992, superan­do las peo­res expec­ta­ti­vas de la ONU y des­en­ca­de­nan­do una siner­gia des­truc­to­ra aún des­co­no­ci­da. La reali­dad cru­da del capi­ta­lis­mo úni­ca­men­te se des­cu­bre en sus perío­dos de ten­sión extre­ma, agó­ni­ca, cuan­do se han hun­di­do todas las men­ti­ras e ilu­sio­nes, y cuan­do la inhu­ma­ni­dad inhe­ren­te a la pro­pie­dad pri­va­da empe­que­ñe­ce y ridi­cu­li­za a Baal y a Moloch, sim­ple figu­ri­llas de barro com­pa­ra­das con la fero­ci­dad de la tasa de beneficio.

El alma del capi­tal radi­ca en la san­gre huma­na, y cuan­to más ham­bre y enfer­me­da­des padez­ca la huma­ni­dad, más triun­fos se adju­di­ca­rán el euro y el dólar, esen­cias del huma­nis­mo bur­gués, un huma­nis­mo tan bru­tal que el gobierno por­tu­gués ha acon­se­ja­do al pue­blo que no cai­ga enfer­mo, mien­tras que la bur­gue­sía espa­ño­la ha deci­di­do entre­gar el nego­cio de la salud a la pira­te­ría pri­va­da. Por ejem­plo, la deses­pe­ra­da polí­ti­ca yan­qui por ase­gu­rar sus reser­vas de cru­do, así como otras cau­sas, hace más que posi­ble que el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co se acer­que a los 3,6º C. en unas déca­das, lími­te catas­tró­fi­co, según el últi­mo infor­me de la AIE. Y es que el capi­ta­lis­mo tri­tu­ra lo real, lo humano, impe­li­do por sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, obje­ti­vas. Lo obje­ti­vo es aque­llo de lo que no pode­mos esca­par por mucho que negue­mos su exis­ten­cia. Pode­mos rene­gar y reír­nos de la con­tra­dic­ción entre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción, y del cho­que entre el cre­cien­te con­te­ni­do social de la pro­duc­ción y la cre­cien­te pri­va­ti­za­ción bur­gue­sa de lo pro­du­ci­do, de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les, de su pere­cua­ción, pero en EEUU el 1% de la pobla­ción posee el 40% de la rique­za y casi el 25% de la ren­ta nacio­nal, y en Vas­con­ga­das el 1,3% el 44,4% del PIB: mal­vi­vi­mos bajo la dic­ta­du­ra obje­ti­va del capi­tal, aun­que sub­je­ti­va­men­te no lo veamos.

Tam­bién pode­mos ampa­rar­nos en el reba­ño que nie­ga la vali­dez de la ley del valor-tra­ba­jo, de la teo­ría de la plus­va­lía, de la ley de la caí­da ten­den­cia de la tasa media de bene­fi­cios, y de la dia­léc­ti­ca, ridi­cu­li­zán­do­la. Esto y mucho más pode­mos hacer, pero los hechos son tozu­dos, aplas­tan­tes. Aho­ra mis­mo una nue­va rece­sión agra­va aún más la lar­ga cri­sis ini­cia­da en 2007, lla­ma­da la ver­da­de­ra Gran Depre­sión. Recor­de­mos que las gran­des depre­sio­nes y cri­sis han con­clui­do en gue­rras mun­dia­les. 2013 será el com­pen­dio cru­do de lo ante­rior, su expre­sión, y a la vez será el tiem­po en el que se agu­di­cen más toda­vía estas y otras con­tra­dic­cio­nes por la sen­ci­lla razón de que el capi­tal nun­ca pue­de exter­mi­nar del todo la con­cien­cia huma­na. Pue­de idio­ti­zar­la, aco­bar­dar­la, enga­ñar­la y dro­gar­la con esos 400.000 millo­nes de dóla­res que como míni­mo se gas­tan al año en estu­pe­fa­cien­tes en el mun­do. Todo con tal de exter­mi­nar la con­cien­cia crí­ti­ca o redu­cir­la a un dimi­nu­to res­col­do ocul­to en la gris ceni­za fría de la lla­ma­da «nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca». Pero nun­ca la exter­mi­na­rá defi­ni­ti­va­men­te por­que la antro­po­ge­nia es ante­rior a la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal. Tar­de o tem­prano el aumen­to de la explo­ta­ción y la reduc­ción del sala­rio cho­can con el lími­te bio­ló­gi­co y social de la repro­duc­ción de la fuer­za de trabajo.

Con­for­me se lle­ga a esta dra­má­ti­ca situa­ción, la gen­te opri­mi­da va optan­do por cua­tro alter­na­ti­vas bási­cas: La pri­me­ra, indi­fe­ren­cia éti­ca y pasi­vi­dad polí­ti­ca aun­que sepa que un 20% de la infan­cia irlan­de­sa va a dor­mir con ham­bre, que en el Esta­do espa­ñol los bene­fi­cios de algu­nas empre­sas públi­cas pri­va­ti­za­das ser­vi­rían para cubrir los gas­tos socia­les, man­te­nien­do y has­ta mejo­ran­do los ser­vi­cios públi­cos si hubie­ra volun­tad polí­ti­ca. Más con­cre­ta­men­te, el cen­te­nar de gran­des pro­pie­ta­rios del Esta­do obtu­vie­ron en 2012 bene­fi­cios sobra­dos como para pagar el gas­to públi­co en pen­sio­nes, sani­dad y des­em­pleo. La gran bur­gue­sía esta­tal es un 8,4% más rica que en 2011, mien­tras que la pobre­za infan­til se ha dis­pa­ra­do un 41% des­de el ini­cio de la cri­sis. A la indi­fe­ren­cia y pasi­vi­dad se le une la hui­da, como los miles de jubi­la­dos ale­ma­nes a los que nos les lle­gan las pen­sio­nes de mise­ria y se afin­can en paí­ses más bara­tos, pen­sio­nes bajas que se cobran tras una déca­da de retro­ce­so sala­rial con­ti­nua­do a pesar del casi pleno empleo de 2012, que se debi­li­ta­rá en 2013.

La segun­da, que la pasi­vi­dad e indi­fe­ren­cia se trans­for­me en extre­ma dere­cha, fas­cis­mo e impe­ria­lis­mo por­que esa gen­te sabe que el mun­do sólo nece­si­ta­ría 9000 millo­nes de dóla­res para solu­cio­nar el pro­ble­ma del agua y del alcan­ta­ri­lla­do, pero pre­fie­re que la UE se gas­te 164.000 millo­nes anua­les en hela­dos, taba­co y alcohol, y el impe­ria­lis­mo occi­den­tal, USA+UE, 17.000 millo­nes en comi­da para perros y gatos. Esa gen­te se sabe par­te del 20% del pla­ne­ta que posee el 82% de la rique­za mien­tras acep­ta que más de mil millo­nes sólo dis­pon­ga del 1,4%; acep­ta el ham­bre en el mun­do, sobre todo esos 220 millo­nes de niños des­nu­tri­dos, aun­que pue­de aca­bar­se con esa lacra sólo con el 1% del res­ca­te ban­ca­rio mun­dial. Es la gen­te que exi­ge la limi­ta­ción del dere­cho de huel­ga aun­que el Esta­do espa­ñol haya trans­fe­ri­do 216.000 millo­nes de euros del era­rio públi­co al capi­tal pri­va­do, como míni­mo, lo que equi­va­le a 4.500 euros por habi­tan­te, con una tasa de paro que va a supe­rar el 25%. Una vía hacia la dere­cha es la deses­pe­ra­da sumi­sión de ese 63% de jóve­nes del Esta­do dis­pues­tos a tra­ba­jar sin cobrar con tal de «hacer méri­tos», pero otros gira­rán a la izquierda.

La ter­ce­ra, es el refor­mis­mo más o menos duro pero sin una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria ofen­si­va. Islan­dia es un ejem­plo de las vir­tu­des y limi­ta­cio­nes de esta opción. Lo mis­mo que los come­do­res públi­cos por­tu­gue­ses para la infan­cia, o las coope­ra­ti­vas grie­gas para supe­rar la enor­me pobre­za ener­gé­ti­ca, que en el Esta­do espa­ñol lle­ga ya al 15% de su pobla­ción. En 2012 se ha incre­men­ta­do la dis­tan­cia entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do en la OCDE, afian­zán­do­se la ten­den­cia de 2011, cuan­do se cayó a nive­les de des­igual­dad de hacía 30 años; y 2013 será peor que 2012. Según INTERMÓN, de seguir­se así en 10 años será pobre el 40% de la pobla­ción del Esta­do espa­ñol. Ofi­cial­men­te, en Vas­con­ga­das las per­so­nas que han vis­to empeo­rar sus con­di­cio­nes de vida han pasa­do del 8,1% en 2008 al 16,7% en 2012. Las que no logran cubrir el gas­to bási­co han subi­do del 3,1% al 5,7%, un incre­men­to del 88,1%. Las fami­lias con pro­ble­mas gra­ves de ali­men­ta­ción han aumen­ta­do un 116,8% des­de 2008, mien­tras que ham­bre lo sufre el 2,1%, dato nun­ca cono­ci­do des­de que en 1996 se ini­ció el con­teo. En Nafa­rroa hay un míni­mo de 4000 fami­lias sin nin­gún ingre­so eco­nó­mi­co. Son diná­mi­cas del capi­ta­lis­mo occi­den­tal que no pue­den ser rever­ti­das con un neo key­ne­sia­nis­mo resu­ci­ta­do fue­ra de su extin­to con­tex­to his­tó­ri­co, sino sólo median­te una áspe­ra y dura lucha de cla­ses. Debe­mos asu­mir esta reali­dad en empeo­ra­mien­to ace­le­ra­do para avan­zar en nues­tra lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se y anti­pa­triar­cal, o de lo con­tra­rio nos arras­tra­rá la marea.

Y la cuar­ta opción es la lucha revo­lu­cio­na­ria, sobre la que me exten­de­ré en un pró­xi­mo artículo.

II

En la pri­me­ra par­te de este artícu­lo, se expo­nían muy bre­ve­men­te tres opcio­nes para este año duran­te el cual ten­de­rán a agu­di­zar­se todas las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma inclui­das las que se ocul­tan en posi­bles manio­bras dis­trac­cio­nis­tas del poder, des­ti­na­das a ganar tiem­po. Por ejem­plo, aumen­ta­rá el deba­te sobre los mode­los socio­eco­nó­mi­cos pero casi siem­pre des­de una pers­pec­ti­va abs­trac­ta y des­po­li­ti­za­da, por citar una sola posi­bi­li­dad. Deno­mi­ná­ba­mos a las tres opcio­nes como la paso­ta, la fas­cis­ta y la refor­mis­ta, defi­ni­cio­nes muy gené­ri­cas y amplias que inclu­yen varian­tes, mati­ces y dife­ren­cias apre­cia­bles pero secun­da­rias en los momen­tos deci­si­vos. Una carac­te­rís­ti­ca ocul­ta que las iden­ti­fi­ca es su acep­ta­ción últi­ma de la explo­ta­ción, pese a las gran­des dis­tan­cias que les sepa­ran en deter­mi­na­das cues­tio­nes de inne­ga­ble impor­tan­cia: por ejem­plo, la demo­cra­cia bur­gue­sa, la dure­za o tole­ran­cia esta­tal, las liber­ta­des con­cre­tas de todo tipo, etc. La lucha por las liber­ta­des bur­gue­sas siem­pre ha sido una ban­de­ra revo­lu­cio­na­ria, aun­que sepa­mos que estas liber­ta­des no son socia­lis­tas y que, depen­dien­do de los erro­res de la izquier­da, pue­den for­ta­le­cer la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta como de hecho ocurre.

Aho­ra, inten­ta­mos resu­mir lo bási­co de la cuar­ta opción, la revo­lu­cio­na­ria. No es una tarea fácil por­que entra­mos en otra dimen­sión cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te a las ante­rio­res. Ya no bas­tan las sim­ples cifras, por­cen­ta­jes y datos cuan­ti­ta­ti­vos, sino que debe­mos entrar a lo cua­li­ta­ti­vo tenien­do en cuen­ta que nos cen­tra­mos en el 2013. Aho­ra nues­tra men­te, nues­tra capa­ci­dad de estu­dio crí­ti­co ha de cam­biar de para­dig­ma inter­pre­ta­ti­vo, sobre todo debe per­der el mie­do a la ver­dad, inse­pa­ra­ble del mie­do a la liber­tad. Pero ¿qué es la ver­dad? Es la pra­xis en el inte­rior de las con­tra­dic­cio­nes. Sin duda, este paso es el más difí­cil pero deci­si­vo para avan­zar en la opción revo­lu­cio­na­ria duran­te el 2013. Cuan­do habla­mos de mie­do no nos refe­ri­mos al mie­do como alar­ma ins­tin­ti­va ante el peli­gro, sino al mie­do social­men­te incrus­ta­do en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas median­te la edu­ca­ción domi­nan­te. Pode­mos encon­trar un apo­yo teó­ri­co al res­pec­to, entre otras obras, tam­bién en la valio­sa tesis de «la figu­ra del Amo» de D. Sibony desa­rro­lla­da para com­pren­der por qué las masas explo­ta­das ita­lia­nas caían en la indi­fe­ren­cia polí­ti­ca pre­ci­sa­men­te a fina­les de los ’60 y comien­zos de los ’70 del siglo pasa­do. Lue­go lle­ga­ría Ber­lus­co­ni. El Amo, su figu­ra, es la cade­na men­tal que nos impi­de supe­rar el mie­do social­men­te impuesto.

Mie­do al Amo es una de las res­pues­tas bási­cas que debe­mos dar a la pre­gun­ta hecha por W. Reich sobre por qué no se suble­van las per­so­nas ham­brien­tas y explo­ta­das. Hay más res­pues­tas, pero nos con­du­cen al mis­mo fun­da­men­to teó­ri­co: el poder para­li­zan­te del feti­chis­mo de la mer­can­cía, tal cual lo demos­tró Marx. Natu­ral­men­te, no pode­mos expli­car aquí con el rigor nece­sa­rio la teo­ría del feti­chis­mo, sólo decir que ense­ña por qué redu­ci­mos a las per­so­nas al esta­tus de cosas, de mer­can­cías, y por qué ele­va­mos a éstas al esta­tus de per­so­nas. Recor­de­mos que la raíz de la pala­bra ‘per­so­na’ vie­ne del nom­bre en grie­go clá­si­co de la care­ta que se ponían los acto­res de tea­tro para inter­pre­tar diver­sos per­so­na­jes dis­tin­tos y has­ta opues­tos mor­tal­men­te. O sea, nos remi­te a la inse­gu­ri­dad e incer­ti­dum­bre domi­nan­te en una socie­dad atroz­men­te patriar­cal, escla­vis­ta e impe­ria­lis­ta en la que el dine­ro, el equi­va­len­te que lo redu­ce todo a la ley del mer­ca­do, domi­na­ba ya sobre los res­tos en retro­ce­so de las rela­cio­nes socia­les menos des­igua­les basa­das en la eco­no­mía comu­ni­ta­ria, como lle­gó a per­ci­bir Demó­cri­to. En el capi­ta­lis­mo, ‘per­so­na’ y feti­che mer­can­til son la mis­ma cosa, y nos remi­ten a la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sue­na a here­jía lo aquí escri­to, y lo es para la cíni­ca doble moral burguesa.

Tal vez Freud no lo supie­se, o pre­fi­rie­ra no decir­lo, pero su cru­cial des­cu­bri­mien­to de la «resis­ten­cia al aná­li­sis», inne­ga­ble en todos los sen­ti­dos, sur­ge de una de las face­tas del feti­chis­mo. Al igual que el feti­chis­mo tam­bién actúa en el nivel más cons­cien­te median­te la «volun­tad de no saber», según la feliz expre­sión de J. P. Gar­nier. ¿Por qué hablo del mie­do a la ver­dad como la pri­me­ra cosa a supe­rar en la opción revo­lu­cio­na­ria en este 2013? Por­que es la cues­tión deci­si­va en la polí­ti­ca y en el poder, o sea, en la quin­ta esen­cia de la eco­no­mía. Des­de la mitad del siglo XIX el mar­xis­mo insis­te en el des­truc­tor papel de lo irra­cio­nal, de la sumi­sión y de la obe­dien­cia. En 1868 Marx afir­mó que: «don­de el obre­ro es buro­crá­ti­ca­men­te dis­ci­pli­na­do des­de la infan­cia y cree en la auto­ri­dad y los orga­nis­mos ubi­ca­dos por enci­ma de él, lo más impor­tan­te es ense­ñar­le a actuar con inde­pen­den­cia»; y en 1877 recha­zó radi­cal­men­te toda «pos­tra­ción supers­ti­cio­sa ante la auto­ri­dad» del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Como en el pasa­do, en este año que entra la sub­je­ti­vi­dad orga­ni­za­da en fuer­za cons­cien­te va a tener que enfren­tar­se a enor­mes obs­tácu­los levan­ta­dos por la poder, y el pri­mer requi­si­to nece­sa­rio para supe­rar­los será, otra vez, el de recha­zar toda pos­tra­ción supers­ti­cio­sa a sus suti­les o bur­das manio­bras, sean pro­me­sas de sus­tan­cia­les refor­mas o median­te la represión.

Por ejem­plo, sue­nan los can­tos de sire­na de los bro­tes ver­des en eco­no­mía, pero inclu­so aun­que fue­ra cier­to no mejo­ra­ría en abso­lu­to la vida de los pue­blos explo­ta­dos. Si la izquier­da no cono­ce la ver­dad del capi­ta­lis­mo emba­rran­ca­rá en las rocas al no haber toma­do el rum­bo de alta mar, proa a la tem­pes­tad. En con­tra del refor­mis­mo, no exis­ten puer­tos en medio de la cri­sis sino sólo un buen rum­bo. El mie­do a la ver­dad ofus­ca el pen­sa­mien­to y hace ver fal­sas solu­cio­nes don­de sólo hay barran­cos. Los cua­tro gran­des retos deci­si­vos a los que se enfren­ta la izquier­da no pue­den ser resuel­tos en este 2013, pero sí deben ser pro­gre­si­va­men­te con­cre­ta­dos: el suje­to revo­lu­cio­na­rio, la toma del poder, la for­ma-movi­mien­to y la pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta, bases obje­ti­vas de nues­tra Repú­bli­ca Vas­ca. Defi­nir el suje­to revo­lu­cio­na­rio supo­ne defi­nir al suje­to reac­cio­na­rio, a la bur­gue­sía, por­que no hay explo­ta­do sin explo­ta­dor; pero saber qué es la bur­gue­sía es saber qué fuer­zas uti­li­za­rá para aplas­tar­nos tar­de o tem­prano. La bur­gue­sía vas­ca no es inde­pen­den­tis­ta, pue­de ser­lo una par­te de la peque­ña burguesía.

La toma del poder es una nece­si­dad inelu­di­ble, uni­da a la destrucción/​superación del poder esta­tal fran­co-espa­ñol en Eus­kal Herria. Sin poder obre­ro y popu­lar des­apa­re­ce­re­mos como nación, pero nun­ca nos van a dar gra­tui­ta­men­te el poder sino que debe­mos tomar­lo y cons­truir­lo, tarea her­cú­lea que pro­du­ce vér­ti­go. Suje­to revo­lu­cio­na­rio y poder vas­co exi­gen un sis­te­ma orga­ni­za­ti­vo ágil, crí­ti­co y capaz de ver­te­brar inter­na­men­te la rique­za auto­or­ga­ni­za­ti­va de nues­tro pue­blo tra­ba­ja­dor, y no pode­mos crear esta orga­ni­za­ción con men­tes buro­cra­ti­za­das. Los tres retos se com­pli­can con la nece­si­dad de pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo, o sea, cómo ir aca­ban­do con la pro­pie­dad bur­gue­sa, núcleo de la civi­li­za­ción del capi­tal. Y aquí al vér­ti­go se le suma la igno­ran­cia acu­mu­la­da duran­te años. En 2013 estas y otras tareas van a ir adqui­rien­do más y más impor­tan­cia debi­do a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes de todo tipo. No resol­ve­re­mos defi­ni­ti­va­men­te nin­gu­na de ellas, pero sí debe­mos dar el pri­mer paso: empe­zar a crear la ver­dad eus­kal­dun, socia­lis­ta. No se tra­ta tan­to de lograr una hege­mo­nía abs­trac­ta, cuan­to de pro­fun­di­zar en la pra­xis den­tro de las con­tra­dic­cio­nes, en el inte­rior de la opre­sión nacio­nal, mos­tran­do la ver­dad inde­pen­den­tis­ta como fuer­za sub­je­ti­va mate­ria­li­za­da obje­ti­va­men­te en todas y cada una de las luchas de nues­tro pue­blo. ¿Sufi­cien­te? No si se limi­ta a eso, pero necesario.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *