Refle­xio­nes des­de «El nor­te de Irlan­da» ante la ola de vio­len­cia lea­lis­ta en East Belfast

Este es un blog que ver­sa sobre el con­flic­to en el nor­te de Irlan­da y que pre­ten­de ir más allá de lo que pue­den ofre­cer los Mass Media en esta cues­tión, y por ello, voy a tra­tar de mirar un poco más allá del humo pro­vo­ca­do por las alga­ra­das y dar mi pun­to de vis­ta de lo que está ocu­rrien­do en los últi­mos días en el este de Bel­fast a raiz (o apro­ve­chan­do) de la polé­mi­ca sobre la iza­da selec­ti­va ‑solo en dias deter­mi­na­dos- de la ban­de­ra de la Unión en el ayun­ta­mien­to de Belfast.

Lo que empe­zó como una pro­tes­ta por la cai­da de un sím­bo­lo se ha ido con­vir­tien­do con el paso de los días en una vál­vu­la de esca­pe para algu­nos, un recur­so para mos­trar múscu­lo para otros, un que­bra­de­ro de cabe­za para los que inten­ta­ban sacar redi­to del hecho, un pro­ble­ma «de otros» para los que muchas veces han teni­do que lidiar con temas simi­la­res en la otra comu­ni­dad y curio­sa­men­te una reafir­ma­ción en cier­to modo para los que están en posi­cio­nes anta­go­nis­tas a los que lle­van a cabo esta ola de vio­len­cia, me explico.

Vál­vu­la de escape

Des­de algu­nos sec­to­res polí­ti­cos, como por ejem­plo Peter Robin­son, líder del DUP, y des­de sec­to­res poli­cia­les, como por ejem­plo Matt Bag­gott y Terry Spen­ce, se ha afir­ma­do que los jove­nes y niños que par­ti­ci­pan en los dis­tur­bios pue­den echar a per­der su futu­ro, sin duda es así. Pero a cam­bio ¿que es lo que lle­van ofre­cien­do estos per­so­na­jes a la juven­tud de cla­se tra­ba­ja­do­ra en el este de Bel­fast?. Hablan de un futu­ro que esos jove­nes no cono­cen, hablan de futu­ro a un sec­tor que día a día aumen­ta las colas del des­em­pleo, que ven como sus fami­lias viven de las sub­ven­cio­nes y que ven como sus veci­nos ‑pero «enemi­gos»- mejo­ran su cali­dad de vida fren­te a ellos que pier­den su otro­ra alta­ne­ria y pri­vi­le­gios labo­ra­les y sociales.

El bas­tión lea­lis­ta del este de Bel­fast es la cuna del Tita­nic, de los pode­ro­sos asti­lle­ros, de una épo­ca de pro­gre­so indus­trial en don­de el «Pro­tes­tan­te» tenía tra­ba­jo ase­gu­ra­do y el «cató­li­co» era un ele­men­to de segun­da en el pai­sa­je. Pero pre­ci­sa­men­te el Tita­nic nos brin­da un para­le­lis­mo curio­so, fue cons­trui­do para asom­brar, para lide­rar, para el lujo, la osten­ta­ción y la opu­len­cia, pero aca­bó cho­can­do con­tra la natu­ra­le­za, con­tra la reali­dad, y ter­mi­nó en el fon­do del mar. El lea­lis­mo de igual modo ha sido crea­do para inti­mi­dar, para dejar cla­ro el domi­nio unio­nis­ta, su opu­len­cia, ha sido el caba­llo de bata­lla del unio­nis­mo (que no se man­cha­ba las manos), pero aho­ra, al igual que el Tita­nic, está sien­do hun­di­do por la reali­dad, cada vez tie­ne menos sen­ti­do y es aban­do­na­do inclu­so por sus seño­res, los unionistas.
Y como ani­mal heri­do que se resis­te a morir, el lea­lis­mo usa lo que tie­ne a su alcan­ce para hacer­se notar, y esto no es otra cosa que la violencia.

Esos jove­nes y niños no dejan de ser más que un refle­jo de una socie­dad con mie­do, con mie­do al cam­bio, con mie­do a ese futu­ro que no ven, con mie­do a sus veci­nos, con mie­do a una reali­dad que les pri­va de los pri­vi­le­gios que les con­ta­ron sus abue­los. Una juven­tud cas­ti­ga­da social y eco­no­mi­ca­men­te que ve en este tipo de actos una reafir­ma­ción tri­bal, una vál­vu­la de esca­pe fren­te a su reali­dad coti­dia­na, una últi­ma lla­ma­da de aten­ción antes del hundimiento.

Demos­tra­ción de fuerza

El lea­lis­mo, como ya he dicho con ante­rio­ri­dad está per­dien­do su sitio en la socie­dad norir­lan­de­sa, cada vez más se ve envuel­to en la cri­mi­na­li­dad común y en las dro­gas (algo nada nue­vo, pero aho­ra más evi­den­te sin la cor­ti­na del con­flic­to) y evi­den­te­men­te es un las­tre para sus amos unionistas.

Ante esa reali­dad solo que­dan dos sali­das, asu­mir­lo y pro­gre­sar hacia otros pará­me­tros o como un jaba­lí heri­do, ata­car e inten­tar sacar lo máxi­mo posi­ble con la pre­sión violenta.

La segun­da opción es la que pare­ce que está toman­do un sec­tor del lea­lis­mo cen­tra­do en la UVF del Este de Belfast.

Bajo seu­dó­ni­mos muy media­ti­cos del esti­lo de «La bes­tia del Este» encon­tra­mos a un matón que lle­va las rien­das de un gru­po de indi­vi­duos de la UVF que está sabien­do usar su toda­via influ­yen­te figu­ra en esos submundos.

Entre nego­cios tur­bios, tra­pi­cheos, ame­na­zas, inten­tos de ase­si­na­tos (uno de los líde­res de este gru­po casi fue ase­si­na­do el pasa­do año) y extor­sio­nes, la UVF ha deci­di­do uti­li­zar cual­quier pro­ble­ma polí­ti­co o social en su bene­fi­cio y tra­tar de con­se­guir ‑como lo han hecho otras bri­ga­das- el ansia­do botín que repar­ten los pro­gra­mas «para la paz y recon­ci­lia­ción» del esti­lo del pro­yec­to euro­peo “Pea­ce”.

El chan­ta­je es cla­ro, paz por dine­ro, tan cla­ro como efec­ti­vo, no es algo que sor­pren­da ya que el «Pro­ce­so de Paz» se ha vis­to ali­men­ta­do por ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro que han apla­ca­do muchas voces y muchas vio­len­cias, pero que no han sabi­do ata­jar el pro­ble­ma real, la divi­sión, el sec­ta­ris­mo y la exclu­sión social de muchos sec­to­res que aún recla­man su par­te del pastel.

Que­bra­de­ro de cabeza

El Unio­nis­mo his­to­ri­ca­men­te ha uti­li­za­do al lea­lis­mo para hacer su tra­ba­jo sucio, ejem­plos sobran, des­de Car­son a Allis­ter pasan­do por Pais­ley y su Uls­ter Resis­tan­ce, el unio­nis­mo ha teni­do un bra­zo arma­do que ha sabi­do uti­li­zar a su con­ve­nien­cia. Pero con el paso de los tiem­pos el lea­lis­mo pasó de ser un perro amaes­tra­do a un lobo sal­va­je que fre­cuen­te­men­te prac­ti­ca­ba car­ni­ce­rias inhu­ma­nas sal­pi­can­do de san­gre al unionismo.

Con el paso de los años los sec­to­res lea­lis­tas van vien­do como el unio­nis­mo no les repre­sen­ta, no les apo­ya real­men­te, sino que los uti­li­za a con­ve­nien­cia, gene­ran­do en los pri­me­ros una sen­sa­ción de aban­dono, muy acu­sa­da hoy en día.

Ante este esce­na­rio, el unio­nis­mo ha tra­ta­do de con­ten­tar en oca­sio­nes al lea­lis­mo más extre­mo, en el caso recien­te que nos ocu­pa, al ir de la mano en las mani­fes­ta­cio­nes de ele­men­tos lea­lis­tas, ultras y extre­mis­tas de dere­chas, el unio­nis­mo se ha deja­do lle­var peli­gro­sa­men­te y aho­ra que la vio­len­cia les sal­pi­ca no saben como ata­jar el problema.

En otro orden de cosas, lo que empe­zó como una cam­pa­ña de ata­ques a Allian­ce para recu­pe­rar un asien­to en East Bel­fast a West­mins­ter, se pue­de con­ver­tir en una pér­di­da de apo­yos para el unio­nis­mo en un Este de Bel­fast has­tia­do de la vio­len­cia des­ata­da, y que, de reo­jo empie­za a mirar la posi­ble cul­pa del DUP en todo esto.

Recor­de­mos que en el ori­gen de todo está la cam­pa­ña del DUP con­tra Allian­ce y sobre todo con­tra Nao­mi Long, ante la cual Peter Robin­son per­dió su asien­to por la cir­cuns­crip­ción de East Bel­fast a West­mins­ter en 2010. En dicha cam­pa­ña se repar­tie­ron miles de pas­qui­nes car­gan­do con­tra Allian­ce por el tema de la vota­ción ante la iza­da de la Union Flag, una manio­bra que muchos vie­ron como excu­sa para ata­car a Allian­ce y así inten­tar minar su sue­lo elec­to­ral y vol­ver a con­se­guir para el DUP el asien­to del este de Bel­fast en las pró­xi­mas elec­cio­nes a Westminster.

Esa cam­pa­ña agi­tó una vez más al bra­zo arma­do, y aho­ra el pro­ble­ma es que no saben como pararlo.

Un pro­ble­ma de «otros»

El SF acos­tum­bra­do a tener que con­de­nar y dar expli­ca­cio­nes ante cada acto vio­len­to de los «disi­den­tes» repu­bli­ca­nos en esta oca­sión está en una posi­ción cómo­da, ya que ve el des­gas­te de sus riva­les polí­ti­cos más cer­ca­nos (DUP) y enci­ma, pue­de ven­der como un éxi­to un hecho sim­bó­li­co, que sin embar­go no va más allá (aun­que bien sabe­mos de la impor­tan­cia del sim­bo­lis­mo en el Norte).

Aho­ra bien, esta acti­tud nos mues­tra nue­va­men­te, a mi enten­der, uno de los pro­ble­mas más gra­ves del Nor­te, que no es otro que la per­sis­ten­cia de los esque­mas de la divi­sión, «noso­tros» y «ellos».

El SF pare­ce actuar como si fue­ra un pro­ble­ma de otros, no un pro­ble­ma de una socie­dad (como enti­dad uni­fi­ca­da), la per­sis­ten­cia de este com­por­ta­mien­to en los polí­ti­cos es uno de los más cla­ros expo­nen­tes del fra­ca­so del tan glo­ri­fi­ca­do «Pro­ce­so de Paz», que si bien ha logra­do mejo­rar mucho la reali­dad del Nor­te, no ha con­se­gui­do hacer que la socie­dad cami­ne uni­da ante el futu­ro. Per­pe­tuar este sis­te­ma segre­ga­do y sec­ta­rio es per­pe­tuar un con­flic­to latente.

Una reafir­ma­ción

En este rom­pe­ca­be­zas hay otro ele­men­to, los gru­pos repu­bli­ca­nos opues­tos al GFA y a la estra­te­gia del SF. Los acon­te­ci­mien­tos de las últi­mas sema­nas aun­que pudie­ra sor­pren­der están reafir­man­do algu­nas posi­cio­nes de estos grupos.

Reafir­man su prin­ci­pal pun­ta de lan­za, que no es otra que dejar cla­ro que no hay nor­ma­li­dad en el Nor­te, estos suce­sos inci­den pre­ci­sa­men­te en la anor­ma­li­dad de la reali­dad del Nor­te, y con ello «ayu­dan» a reafir­mar esa posi­ción defen­di­da por el repu­bli­ca­nis­mo más allá del SF.

Los suce­sos vio­len­tos del lea­lis­mo pue­den ser usa­dos por estos gru­pos para inten­tar dejar cla­ro que sigue habien­do cerra­zón en el unionismo/​lealismo, que no hay avan­ce posi­ble con ellos y que en esa tesi­tu­ra el pro­ce­so de paz es un refle­jo de ese fra­ca­so para mode­rar dichas posturas.

Final­men­te, ya está sien­do remar­ca­do por estos gru­pos la paten­te dife­ren­cia de actua­ción del PSNI en estos inci­den­tes en rela­ción a las actua­cio­nes de dicho cuer­po poli­cial ante inci­den­tes vio­len­tos pro­vo­ca­dos por el republicanismo.

Sin duda, lo que no deja de ser la pun­ta de un ice­berg en el des­con­ten­to del unionismo/​lealismo ante la pér­di­da pro­gre­si­va de sus pri­vi­le­gios, tie­ne un poten­cial explo­si­vo que si no se ata­ja des­de la raiz pue­de lle­var a sacu­di­das bas­tan­te más des­agra­da­bles, que esta vez sí, pue­dan afec­tar al con­jun­to de la socie­dad norir­lan­de­sa … espe­re­mos que no.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *