La mayor ofen­si­va con­tra los dere­chos socia­les rea­li­za­da des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial a esca­la euro­pea- Eric Toussaint

Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción abor­dan de for­ma regu­lar las cues­tio­nes de un posi­ble esta­lli­do de la zona euro, del fra­ca­so de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad en mate­ria de relan­za­mien­to eco­nó­mi­co, de las ten­sio­nes entre Ber­lín y París, entre Lon­dres y los miem­bros de la zona euro, de las con­tra­dic­cio­nes en el seno del con­se­jo del BCE, de las enor­mes difi­cul­ta­des para encon­trar un acuer­do sobre el pre­su­pues­to de la UE, de las cris­pa­cio­nes de cier­tos gobier­nos euro­peos con el FMI a pro­pó­si­to de la dosi­fi­ca­ción de la aus­te­ri­dad. Todo esto es cier­to, pero sobre todo no hay que olvi­dar un pun­to fun­da­men­tal: la capa­ci­dad de los gober­nan­tes, que se han pues­to dócil­men­te al ser­vi­cio de los intere­ses de las gran­des empre­sas pri­va­das, de ges­tio­nar una situa­ción de cri­sis, inclu­so de caos, para actuar en el sen­ti­do deman­da­do por esas gran­des empre­sas. La rela­ción estre­cha entre los gober­nan­tes y el Gran Capi­tal no es siquie­ra disi­mu­la­da. A la cabe­za de varios gobier­nos, colo­ca­dos en pues­tos minis­te­ria­les impor­tan­tes y en la pre­si­den­cia del BCE, se encuen­tran hom­bres direc­ta­men­te sali­dos del mun­do de las altas finan­zas, comen­zan­do por el ban­co de nego­cios Gold­man Sachs. Algu­nos polí­ti­cos de pri­me­ra fila son recom­pen­sa­dos con un pues­to en un gran ban­co u otra gran empre­sa una vez que han rea­li­za­do sus bue­nos ofi­cios para el gran capi­tal. No es nue­vo pero es más evi­den­te y regu­lar que duran­te los últi­mos 50 años. Se pue­de hablar de ver­da­de­ros vasos comunicantes.

Con­si­de­rar que la polí­ti­ca de los diri­gen­tes euro­peos es un fra­ca­so por­que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no ha vuel­to es en par­te equi­vo­car­se de cri­te­rio de aná­li­sis. Los obje­ti­vos per­se­gui­dos por la direc­ción del BCE, por la Comi­sión Euro­pea, por los gobier­nos de las eco­no­mías más fuer­tes de la UE, por las direc­cio­nes de los ban­cos y de las demás gran­des empre­sas pri­va­das, no son la vuel­ta rápi­da al cre­ci­mien­to, ni la reduc­ción de las asi­me­trías en el seno de la zona euro y de la UE a fin de hacer de ella un con­jun­to más cohe­ren­te al que vol­vie­ra la prosperidad.

Entre sus obje­ti­vos prin­ci­pa­les, hay que sub­ra­yar dos: 1. evi­tar un nue­vo krach finan­cie­ro y ban­ca­rio que podría reve­lar­se peor que el de sep­tiem­bre de 2008 (las dos pri­me­ras par­tes de esta serie han abor­da­do este obje­ti­vo que será de nue­vo desa­rro­lla­do en la cuar­ta par­te); 2. uti­li­zar varias armas (el aumen­to muy impor­tan­te del paro, el reem­bol­so de la deu­da públi­ca, la bús­que­da del equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio, el láti­go de la bús­que­da de la mejo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad de los esta­dos miem­bros de la UE unos res­pec­to a los otros y en rela­ción a los com­pe­ti­do­res comer­cia­les de los demás con­ti­nen­tes) para avan­zar en la mayor ofen­si­va rea­li­za­da des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial a esca­la euro­pea por el Capi­tal con­tra el Tra­ba­jo. Para el Capi­tal, se tra­ta de aumen­tar aún más la pre­ca­ri­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, de redu­cir radi­cal­men­te su capa­ci­dad de movi­li­za­ción y de resis­ten­cia, de redu­cir los sala­rios y dife­ren­tes sub­si­dios socia­les de for­ma impor­tan­te a la vez que se man­tie­nen las enor­mes dis­pa­ri­da­des entre los tra­ba­ja­do­res den­tro de la UE a fin de aumen­tar la com­pe­ten­cia entre ellos. Pri­me­ro, están las dis­pa­ri­da­des entre los asa­la­ria­dos de un mis­mo país: entre muje­res y hom­bres, entre fijos y even­tua­les, entre tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial y tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to. Por ini­cia­ti­va de la patro­nal y con el apo­yo de los gobier­nos suce­si­vos (y en su seno los par­ti­dos socia­lis­tas euro­peos han juga­do un papel acti­vo), esas dis­pa­ri­da­des han cre­ci­do en el cur­so de los últi­mos 20 años. Y lue­go están las dis­pa­ri­da­des entre los tra­ba­ja­do­res de los dife­ren­tes paí­ses de la UE. Las dis­pa­ri­da­des entre tra­ba­ja­do­res de los paí­ses del cen­tro y los de los paí­ses de la peri­fe­ria en el inte­rior de la UE son el com­ple­men­to de las que se pro­fun­di­zan en el inte­rior de las fron­te­ras nacionales.

Las pro­fun­das dis­pa­ri­da­des entre los tra­ba­ja­do­res de los dife­ren­tes paí­ses de la UE 

Los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res del gru­po de paí­ses más fuer­tes (Ale­ma­nia, Fran­cia, Paí­ses Bajos, Fin­lan­dia, Sue­cia, Aus­tria, Dina­mar­ca) son el doble o el tri­ple de los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res de Gre­cia, Por­tu­gal o Eslo­ve­nia, son 10 veces más ele­va­dos que los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res de Bul­ga­ria, de 7 a 9 veces más que los sala­rios ruma­nos, litua­nios o leto­nes [3] . En Amé­ri­ca del Sur, aún cuan­do las dife­ren­cias son gran­des entre las eco­no­mías más fuer­tes (Bra­sil, Argen­ti­na, Vene­zue­la) y las más débi­les (Para­guay, Boli­via, Ecua­dor…), la dife­ren­cia entre el sala­rio míni­mo legal es del orden de 1 a 4, por tan­to una dis­pa­ri­dad neta­men­te más débil que en el seno de la Unión Euro­pea. Esto mues­tra has­ta qué pun­to es fuer­te la com­pe­ten­cia entre los tra­ba­ja­do­res de Europa.

Las gran­des empre­sas de los paí­ses euro­peos más fuer­tes en el plano eco­nó­mi­co se apro­ve­chan a fon­do de las dis­pa­ri­da­des sala­ria­les en el seno de la UE. Las empre­sas ale­ma­nas han opta­do por aumen­tar fuer­te­men­te su pro­duc­ción rea­li­za­da en los paí­ses de la UE en los que los sala­rios son más bajos. Los bie­nes inter­me­dios son lue­go repa­tria­dos a Ale­ma­nia sin pagar impues­tos de importación/​exportación, para ser allí ensam­bla­dos y lue­go reex­por­ta­dos prin­ci­pal­men­te hacia los demás paí­ses de Euro­pa. Esto per­mi­te dis­mi­nuir los cos­tes de pro­duc­ción, poner en com­pe­ten­cia a los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes con los de los demás paí­ses y aumen­tar la ren­ta­bi­li­dad de esas empre­sas. Ade­más, esos bie­nes ensam­bla­dos en Ale­ma­nia y ven­di­dos en los mer­ca­dos exter­nos apa­re­cen por supues­to en las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas, una par­te impor­tan­te de las cua­les es en reali­dad el resul­ta­do del ensam­bla­je de pro­duc­tos impor­ta­dos. Las empre­sas de los demás paí­ses fuer­tes de la UE hacen cier­ta­men­te lo mis­mo, pero la eco­no­mía ale­ma­na es la que se bene­fi­cia pro­por­cio­nal­men­te más de los bajos sala­rios y de la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo en el seno de la zona euro (inclu­so en el inte­rior de las fron­te­ras de Ale­ma­nia [4] ) y de la UE. En 2007, los exce­den­tes comer­cia­les de Ale­ma­nia se debían en un 83% a sus inter­cam­bios con los demás paí­ses de la UE (145.000 millo­nes de euros res­pec­to de los demás paí­ses de la zona euro, 79.000 millo­nes res­pec­to de la Euro­pa fue­ra de la zona euro y 45.000 millo­nes con el res­to del mun­do) [5] .

El mode­lo ale­mán como pro­duc­to de la ofen­si­va neoliberal 

Los patro­nos ale­ma­nes, ayu­da­dos por el gobierno socia­lis­ta de Gerhard Schrö­der en 2003 – 2005, logra­ron impo­ner sacri­fi­cios a los tra­ba­ja­do­res. El estu­dio Aca­bar con la com­pe­ti­ti­vi­dad publi­ca­do con­jun­ta­men­te por ATTAC Fran­cia y la Fun­da­ción Coper­nic resu­me así las gran­des eta­pas de los ata­ques a las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia y a sus dere­chos socia­les y eco­nó­mi­cos: “Las leyes Hartz (por el nom­bre del ex Direc­tor de Recur­sos Huma­nos de Volks­wa­gen y con­se­je­ro de Gerhard Schrö­der) se han apli­ca­do de for­ma gra­dual entre 2003 y 2005. Hartz I obli­ga a los para­dos a acep­tar el empleo que se les pro­po­ne, inclu­so por un sala­rio infe­rior a su sub­si­dio de des­em­pleo. Hartz II ins­ti­tu­ye “mini-jobs” (mini tra­ba­jos) a menos de 400 euros men­sua­les (exen­tos de coti­za­cio­nes socia­les sala­ria­les). Hartz III limi­ta a un año el pago de los sub­si­dios de des­em­pleo para los tra­ba­ja­do­res mayo­res y endu­re­ce las con­di­cio­nes de acce­so a los mis­mos. Hartz IV fusio­na el sub­si­dio de paro de lar­ga dura­ción y las ayu­das socia­les, y les pone un techo de 345 euros por mes. A las leyes Hartz se aña­den las refor­mas suce­si­vas de las jubi­la­cio­nes y del sis­te­ma de salud públi­ca: jubi­la­ción por capi­ta­li­za­ción (jubi­la­cio­nes Ries­ter); subi­da de las coti­za­cio­nes, retra­so de la edad legal de jubi­la­ción (obje­ti­vo 67 años en 2017)”. Los auto­res de este estu­dio sub­ra­yan: “El con­jun­to de estas refor­mas ha lle­va­do a un impre­sio­nan­te aumen­to de las des­igual­da­des socia­les. Es un aspec­to a menu­do olvi­da­do del “mode­lo ale­mán” y vale la pena dar algu­nas cifras deta­lla­das. Ale­ma­nia se ha con­ver­ti­do en un país con muchas des­igual­da­des: un ante­pro­yec­to de infor­me par­la­men­ta­rio sobre la pobre­za y la rique­za [6] aca­ba de esta­ble­cer que la mitad más pobre de la socie­dad posee solo el 1% de los acti­vos, con­tra el 53% para los más ricos. Entre 2003 y 2010, el poder de com­pra del sala­rio medio ha baja­do un 5,6%. Pero esta baja­da se ha repar­ti­do de for­ma muy des­igual: ‑12% para el 40% de los asa­la­ria­dos peor paga­dos, ‑4% para el 40% de los asa­la­ria­dos mejor paga­dos [7] . Los datos ofi­cia­les mues­tran que la pro­por­ción de bajos sala­rios ha pasa­do del 18,7% en 2006 al 21% en 2010 y esta pro­gre­sión de los bajos sala­rios ‑hay que sub­ra­yar­lo- se hace por lo esen­cial en Ale­ma­nia del Oes­te”.

Según el mis­mo estu­dio, en 2008, el núme­ro de asa­la­ria­dos aumen­tó en 1,2 millo­nes en rela­ción a 1999, pero esta pro­gre­sión corres­pon­de a un aumen­to de 1,9 millo­nes del núme­ro de empleos pre­ca­rios, y por tan­to a una pér­di­da de medio millón de empleos fijos a tiem­po com­ple­to. Un cuar­to de los asa­la­ria­dos y asa­la­ria­das ocu­pan hoy un empleo pre­ca­rio, y esta pro­por­ción (la mis­ma ya que en los Esta­dos Uni­dos) sube al 40% entre las muje­res. “Los empleos asa­la­ria­dos pre­ca­rios son mayo­ri­ta­ria­men­te (el 70%) des­ti­na­dos a las muje­res [8] . La pro­por­ción de para­dos con sub­si­dio de des­em­pleo ha caí­do de un 80% en 1995 a un 35% en 2008 y todas las per­so­nas en paro más de un año han deri­va­do hacia la ayu­da social”.

Como seña­la Arnaud Leche­va­lier, esta evo­lu­ción se ins­cri­be “en un con­tex­to más gene­ral de ero­sión de la pro­tec­ción de los asa­la­ria­dos por los con­ve­nios colec­ti­vos: la par­te de los asa­la­ria­dos cubier­tos (por dichos con­ve­nios) ha baja­do del 76% al 62% en diez años y estos con­ve­nios no con­cer­nían ya más que al 40% de las empre­sas ale­ma­nas en 2008. Ade­más, los sin­di­ca­tos han debi­do con­ce­der múl­ti­ples dero­ga­cio­nes a los con­ve­nios colec­ti­vos sec­to­ria­les a nivel de las empre­sas [9] .

Las segun­das inten­cio­nes de los diri­gen­tes y de los patro­nos europeos 

Cuan­do se inten­ta expli­car la acti­tud actual de los diri­gen­tes ale­ma­nes fren­te a la cri­sis de la Euro­zo­na, se pue­de plan­tear la hipó­te­sis de que una de las lec­cio­nes que saca­ron de la absor­ción de Ale­ma­nia del Este a comien­zos de los años 1990 es que las dis­pa­ri­da­des muy fuer­tes entre tra­ba­ja­do­res pue­den ser explo­ta­das para impo­ner una polí­ti­ca muy dura a favor de la patro­nal. Las pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas en Ale­ma­nia del Este, los ata­ques a la segu­ri­dad del empleo de los tra­ba­ja­do­res de la ex-RDA com­bi­na­dos al aumen­to de la deu­da públi­ca ale­ma­na debi­da a la finan­cia­ción de esta absor­ción (que ha ser­vi­do de pre­tex­to para impo­ner las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad) han per­mi­ti­do impo­ner retro­ce­sos muy impor­tan­tes a los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia, tan­to a los del Este como a los del Oes­te. Los diri­gen­tes ale­ma­nes actua­les se dicen que la cri­sis de la zona euro y los bru­ta­les ata­ques impues­tos al pue­blo grie­go y a otros pue­blos de la peri­fe­ria son la oca­sión de ir aún más lejos y de repro­du­cir de una cier­ta for­ma a esca­la euro­pea lo que han hecho en Ale­ma­nia. Por su par­te, los diri­gen­tes euro­peos de los paí­ses más fuer­tes y los patro­nos de las gran­des empre­sas no se que­dan atrás, se feli­ci­tan de la exis­ten­cia de una zona eco­nó­mi­ca, comer­cial y polí­ti­ca común en la que las trans­na­cio­na­les euro­peas y las eco­no­mías del Nor­te de la zona euro sacan ven­ta­ja de la deba­cle del sur para refor­zar la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas y mar­car pun­tos en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad en rela­ción a sus com­pe­ti­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos y chi­nos. Su obje­ti­vo, en el esta­do actual de la cri­sis, no es relan­zar el cre­ci­mien­to y redu­cir las asi­me­trías entre las eco­no­mías fuer­tes y las débi­les de la UE. Con­si­de­ran ade­más que la deba­cle del Sur va a tra­du­cir­se en opor­tu­ni­da­des de pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas de empre­sas y de bie­nes públi­cos a pre­cios de sal­do. La inter­ven­ción de la Troi­ka y la com­pli­ci­dad acti­va de los gobier­nos de la peri­fe­ria les ayu­dan en ello. El gran Capi­tal de los paí­ses de la peri­fe­ria es favo­ra­ble a estas polí­ti­cas pues cuen­ta obte­ner él mis­mo una par­te de un pas­tel que desea­ba des­de hacía años. Las pri­va­ti­za­cio­nes en Gre­cia y en Por­tu­gal pre­fi­gu­ran lo que va a ocu­rrir en Espa­ña y en Ita­lia don­de los bie­nes públi­cos a adqui­rir son mucho más impor­tan­tes dada la talla de esas dos economías.

La volun­tad de hacer bajar los salarios 

Vol­va­mos a la cues­tión de los sala­rios. En Ale­ma­nia, según Michel Hus­son, el cos­te sala­rial uni­ta­rio real ha baja­do cer­ca de un 10% entre 2004 y 2008 [10] . En el res­to de Euro­pa, duran­te el mis­mo perío­do, ha baja­do tam­bién pero en una pro­por­ción bas­tan­te menor que en Ale­ma­nia. Es a par­tir de la cri­sis de 2008 – 2009, que afec­ta dura­men­te a la Euro­zo­na, cuan­do se cons­ta­ta una caí­da muy cla­ra de los sala­rios reales de los paí­ses más afec­ta­dos. Es lo que sub­ra­ya Patrick Artus: “Se cons­ta­ta en los paí­ses en difi­cul­ta­des de la zona euro (Espa­ña, Ita­lia, Gre­cia, Por­tu­gal) una fuer­te baja­da de los sala­rios reales [11] . Patrick Artus decla­ra que la baja­da de los sala­rios corres­pon­de a una polí­ti­ca deli­be­ra­da de los diri­gen­tes euro­peos y aña­de que, con toda evi­den­cia, esta polí­ti­ca ni ha per­mi­ti­do relan­zar la inver­sión en los paí­ses men­cio­na­dos, ni hacer más com­pe­ti­ti­vas las expor­ta­cio­nes de los mis­mos paí­ses. Patrick Artus escri­be que los efec­tos favo­ra­bles “de las baja­das de sala­rios sobre la com­pe­ti­ti­vi­dad y por tan­to sobre el comer­cio exte­rior o sobre la inver­sión de las empre­sas no han apa­re­ci­do”. Aña­de que la baja­da de sala­rio tie­ne dos efec­tos cla­ros: de una par­te, ha aumen­ta­do la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas (por tan­to, en tér­mi­nos mar­xis­tas, un aumen­to de la tasa de bene­fi­cio por un aumen­to de la plus­va­lía abso­lu­ta, ver recua­dro “El ABC sobre la plus­va­lía abso­lu­ta y rela­ti­va así como sobre el sala­rio”); de otra par­te, ha dis­mi­nui­do la deman­da de las fami­lias, lo que ha refor­za­do la con­trac­ción de la eco­no­mía [12] . El estu­dio rea­li­za­do por Nati­xis aca­ba de con­fir­mar que el obje­ti­vo de los diri­gen­tes euro­peos no es ni relan­zar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ni mejo­rar la posi­ción eco­nó­mi­ca de los paí­ses de la peri­fe­ria en rela­ción a los del cen­tro. La baja­da de los sala­rios inten­ta redu­cir la capa­ci­dad de resis­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses con­cer­ni­dos, aumen­tar la tasa de ganan­cia del Capi­tal y lle­var más lejos el des­man­te­la­mien­to de lo que que­da del wel­fa­re sta­te cons­trui­do en el cur­so de los 35 años que siguie­ron a la Segun­da Gue­rra Mun­dial (perío­do al que siguió el giro neo­li­be­ral de fina­les de los años 1970-comien­zo de los años 1980).

En el Infor­me Mun­dial sobre los Sala­rios 2012 – 2013 publi­ca­do por la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo en diciem­bre de 2012, los auto­res seña­lan que en los paí­ses desa­rro­lla­dos, entre 2008 y 2012, “los sala­rios sufrie­ron una doble caí­da” (es decir en 2008 y en 2011) [13] . Es la úni­ca región del mun­do, jun­to con Medio Orien­te, en que los sala­rios han baja­do des­de 2008. En Chi­na, en el res­to de Asia, en Amé­ri­ca lati­na los sala­rios han aumen­ta­do. En Euro­pa orien­tal, han cono­ci­do una cier­ta recu­pe­ra­ción tras el hun­di­mien­to de los años 1990. Este infor­me per­mi­te con­fir­mar que el epi­cen­tro de la ofen­si­va del Capi­tal con­tra el Tra­ba­jo se ha des­pla­za­do hacia los paí­ses más desarrollados.

RECUADRO 

El ABC sobre la plus­va­lía abso­lu­ta y rela­ti­va así como sobre el sala­rio [14]

Cuan­do el obre­ro (o la obre­ra) comien­za a tra­ba­jar en la fábri­ca al comien­zo de su jor­na­da, incor­po­ra un valor a las mate­rias pri­mas (o a los bie­nes inter­me­dios que ensam­bla). Al cabo de un cier­to núme­ro de horas, él o ella ha repro­du­ci­do un valor que es exac­ta­men­te el equi­va­len­te de su sala­rio coti­diano o sema­nal. Si él o ella se para­ra de tra­ba­jar en ese momen­to pre­ci­so, el capi­ta­lis­ta no obten­dría ni un cén­ti­mo de plus­va­lía pero, en esas con­di­cio­nes, el capi­ta­lis­ta no ten­dría nin­gún inte­rés en com­prar esa fuer­za de tra­ba­jo. Como el usu­re­ro o el mer­ca­der de la Edad Media, el capi­ta­lis­ta “com­pra para ven­der”. Com­pra fuer­za de tra­ba­jo para obte­ner de ella un pro­duc­to más ele­va­do de lo que ha gas­ta­do para com­prar­la. Ese “suple­men­to”, ese “extra”, es pre­ci­sa­men­te su plus­va­lía, su bene­fi­cio. Se entien­de por tan­to que, si el obre­ro o la obre­ra pro­du­ce el equi­va­len­te de su sala­rio en 4 horas de tra­ba­jo, él o ella tra­ba­ja­rá no 4 sino 6,7, 8 o 9 horas. Duran­te esas 2, 3, 4 o 5 horas “suple­men­ta­rias”, él o ella pro­du­ce plus­va­lía para el capi­ta­lis­ta a cam­bio de la cual él o ella no cobra nada. El ori­gen de la plus­va­lía, es por tan­to sobre­tra­ba­jo, tra­ba­jo gra­tui­to, del que se apro­pia el capi­ta­lis­ta. “Pero, ¡es un robo!” excla­ma­re­mos. La res­pues­ta debe ser: “sí y no”. Sí, des­de el pun­to de vis­ta del obre­ro o de la obre­ra; no, des­de el pun­to de vis­ta del capi­ta­lis­ta y de las leyes del mer­ca­do. El capi­ta­lis­ta no ha com­pra­do, en efec­to, en el mer­ca­do “el valor pro­du­ci­do o a pro­du­cir por el obre­ro o por la obre­ra”. No ha com­pra­do su tra­ba­jo, es decir el tra­ba­jo que el obre­ro o la obre­ra va a efec­tuar (si hubie­ra hecho eso, habría come­ti­do un robo puro y sim­ple; habría paga­do 25€ por lo que vale 50€). Ha com­pra­do la fuer­za de tra­ba­jo del obre­ro o de la obre­ra. Esta fuer­za de tra­ba­jo tie­ne un valor pro­pio como toda mer­can­cía tie­ne su valor. El valor de la fuer­za de tra­ba­jo está deter­mi­na­do por la can­ti­dad de tra­ba­jo nece­sa­rio para repro­du­cir­la, es decir por la sub­sis­ten­cia (en el sen­ti­do amplio del tér­mino) del obre­ro, de la obre­ra y de su fami­lia. La plus­va­lía toma su ori­gen en el hecho de que apa­re­ce una dis­tan­cia entre el valor pro­du­ci­do por el obrero/​obrera y el valor de las mer­can­cías nece­sa­rias para ase­gu­rar su subsistencia.

El valor de la fuer­za de tra­ba­jo tie­ne una carac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar en rela­ción al de cual­quier otra mer­can­cía: com­par­te, ade­más de un ele­men­to estric­ta­men­te medi­ble, un ele­men­to varia­ble. El ele­men­to esta­ble, es el valor de las mer­can­cías que deben recons­ti­tuir la fuer­za de tra­ba­jo des­de el pun­to de vis­ta fisio­ló­gi­co (que deben per­mi­tir al obre­ro o a la obre­ra recu­pe­rar calo­rías, vita­mi­nas, una capa­ci­dad de pro­du­cir una ener­gía mus­cu­lar y una acti­vi­dad neu­ro­nal deter­mi­na­da, sin la que sería inca­paz de tra­ba­jar al rit­mo nor­mal pre­vis­to por la orga­ni­za­ción capi­ta­lis­ta de tra­ba­jo en un momen­to dado). El ele­men­to varia­ble, es el valor de las mer­can­cías, en una épo­ca y en un país deter­mi­na­do, que no for­man par­te del míni­mo vital fisio­ló­gi­co. Marx lla­ma a esta par­te del valor de la fuer­za de tra­ba­jo, su frac­ción his­tó­ri­co-moral. Esto quie­re decir que no es for­tui­ta. Es el resul­ta­do de una evo­lu­ción his­tó­ri­ca y de una situa­ción dada de las rela­cio­nes de fuer­za entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo. En este pun­to pre­ci­so del aná­li­sis eco­nó­mi­co mar­xis­ta, la lucha de cla­ses, su pasa­do y su pre­sen­te, se con­vier­te en un fac­tor code­ter­mi­nan­te de la eco­no­mía capitalista.

El sala­rio es el pre­cio de mer­ca­do de la fuer­za de tra­ba­jo. Como todos los pre­cios de mer­ca­do, fluc­túa alre­de­dor del valor de la mer­can­cía exa­mi­na­da. Las fluc­tua­cio­nes del sala­rio están deter­mi­na­das en par­ti­cu­lar por las fluc­tua­cio­nes del ejér­ci­to de reser­va indus­trial, es decir, del paro.

Para obte­ner el máxi­mo de ganan­cia y desa­rro­llar lo más posi­ble la acu­mu­la­ción del capi­tal, los capi­ta­lis­tas redu­cen al máxi­mo la par­te del valor nue­vo, pro­du­ci­do por la fuer­za de tra­ba­jo, que vuel­ve a los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras bajo for­ma de sala­rios. Los dos medios esen­cia­les por los que los capi­ta­lis­tas se esfuer­zan de aumen­tar su par­te, es decir la plus­va­lía, son:

- la pro­lon­ga­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo, la reduc­ción de los sala­rios reales y la baja­da del míni­mo vital. Es lo que Marx lla­ma el aumen­to de la plus­va­lía absoluta.

- El aumen­to de la inten­si­dad y de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo sin aumen­to pro­por­cio­nal del sala­rio. Es el aumen­to de la plus­va­lía relativa.

FIN DEL RECUADRO

Miran­do en pers­pec­ti­va la ofen­si­va del Capi­tal con­tra el Trabajo. 

La situa­ción que viven los asa­la­ria­dos y quie­nes reci­ben sub­si­dios en Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da y Espa­ña hoy ha sido impues­ta a los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses en desa­rro­llo apro­ve­chán­do­se de la cri­sis de la deu­da de los años 1980 – 1990. En el cur­so de los años 1980, la ofen­si­va ata­có igual­men­te a los tra­ba­ja­do­res en Amé­ri­ca del Nor­te a par­tir de la pre­si­den­cia de Ronald Reagan, en Gran Bre­ta­ña bajo la féru­la de Mar­ga­ret That­cher, la Dama de Hie­rro, y en los paí­ses de sus ému­los en el vie­jo con­ti­nen­te. Los tra­ba­ja­do­res del ex-blo­que del Este tam­bién fue­ron some­ti­dos duran­te los años 1990 a las bru­ta­les polí­ti­cas impues­tas por sus gobier­nos y el FMI. Según el Infor­me Mun­dial sobre los Sala­rios 2012 – 2013 publi­ca­do por la OIT (men­cio­na­do más arri­ba): “En Rusia, por ejem­plo, el valor real de los sala­rios cayó a menos del 40% de su valor en los años 1990 y se requi­rió de una déca­da más para que los sala­rios recu­pe­ra­ran su valor ini­cial [15] . Lue­go, de una for­ma cier­ta­men­te menos bru­tal que la que afec­tó a los pue­blos del ter­cer mun­do (de los paí­ses más pobres has­ta las eco­no­mías lla­ma­das emer­gen­tes), la ofen­si­va tomó por obje­ti­vo a los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia a par­tir de 2003 – 2005. Los efec­tos nefas­tos para una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la pobla­ción ale­ma­na se hacen sen­tir aún hoy inclu­so si los éxi­tos de las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas [16] limi­tan el núme­ro de para­dos y una par­te de la cla­se obre­ra no sien­te direc­ta­men­te sus con­se­cuen­cias. La ofen­si­va que se ha ace­le­ra­do des­de 2007 – 2008 comen­zó pues a nivel mun­dial a comien­zo de los años 1980 [17] . La OIT cen­tra su aná­li­sis sobre un perío­do más cor­to (1999−2011) y los datos son cla­ros: “Entre 1999 y 2011 la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral pro­me­dio en las eco­no­mías desa­rro­lla­das aumen­tó el doble que los sala­rios pro­me­dio. En Esta­dos Uni­dos la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral real por hora en el sec­tor empre­sa­rial no agrí­co­la aumen­tó 85 % des­de 1980, mien­tras que la remu­ne­ra­ción real por hora aumen­tó solo 35 %. En Ale­ma­nia la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral se expan­dió en cer­ca de un cuar­to duran­te las dos últi­mas déca­das, mien­tras que los sala­rios reales men­sua­les se man­tu­vie­ron sin cam­bio [18] . Es lo que Karl Marx lla­ma­ba el aumen­to de la plus­va­lía rela­ti­va (ver recuadro).

Y más ade­lan­te: “La ten­den­cia mun­dial ha resul­ta­do en un cam­bio en la dis­tri­bu­ción del ingre­so nacio­nal, con una menor par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res, mien­tras que la par­ti­ci­pa­ción del capi­tal en la ren­ta aumen­ta en una mayo­ría de paí­ses. Inclu­so en Chi­na, un país en que los sala­rios a gros­so modo se tri­pli­ca­ron duran­te la últi­ma déca­da, el PIB aumen­tó a una tasa mayor que la masa sala­rial total; por tan­to, la par­ti­ci­pa­ción del tra­ba­jo dis­mi­nu­yó [19] . Esta ten­den­cia pro­fun­da a nivel mun­dial es la mani­fes­ta­ción del aumen­to de la plus­va­lía extraí­da del Tra­ba­jo por el Capi­tal. Es impor­tan­te seña­lar que duran­te una bue­na par­te del siglo XIX la for­ma prin­ci­pal de aumen­to de la plus­va­lía pasó por el aumen­to de la plus­va­lía abso­lu­ta (baja­da de sala­rios, aumen­to de las horas de tra­ba­jo). Pro­gre­si­va­men­te, en las eco­no­mías más fuer­tes, en la segun­da mitad del siglo XIX y a lo lar­go de todo el siglo XX (sal­vo duran­te el nazis­mo, el fas­cis­mo y otros regí­me­nes dic­ta­to­ria­les que impu­sie­ron baja­das sala­ria­les), ha sido reem­pla­za­da o supe­ra­da por el aumen­to de la plus­va­lía rela­ti­va (aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo sin que los sala­rios le sigan en la mis­ma pro­por­ción). Tras varios dece­nios de ofen­si­va neo­li­be­ral, el aumen­to de la plus­va­lía abso­lu­ta vuel­ve a ser una for­ma impor­tan­te de extrac­ción de la plus­va­lía y se aña­de a la plus­va­lía rela­ti­va. Mien­tras que duran­te dece­nios, los patro­nos han aumen­ta­do esen­cial­men­te la plus­va­lía rela­ti­va, prin­ci­pal­men­te gra­cias a las ganan­cias de pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, des­de 2009 – 2010, logran aumen­tar la plus­va­lía abso­lu­ta: bajan­do los sala­rios reales y en cier­tos casos aumen­tan­do el tiem­po de tra­ba­jo. Uti­li­zan la cri­sis para com­bi­nar el aumen­to de la plus­va­lía rela­ti­va con el aumen­to de la plus­va­lía abso­lu­ta. Esto da una indi­ca­ción de la ampli­tud de la ofen­si­va en curso.

Cada vez más tra­ba­ja­do­res en el pun­to de mira 

En un docu­men­to de la Comi­sión Euro­pea titu­la­do “El segun­do pro­gra­ma eco­nó­mi­co de ajus­te para Gre­cia” con fecha de mar­zo de 2012 [20] , está cla­ra­men­te pues­to en evi­den­cia que hay que pro­se­guir la reduc­ción de los sala­rios. El cua­dro 17 de la pági­na 41 mues­tra que el sala­rio míni­mo legal en Gre­cia es el quín­tu­ple del sala­rio míni­mo medio en Ruma­nía y en Bul­ga­ria (paí­ses veci­nos de Gre­cia), el tri­ple del de Hun­gría y de las repú­bli­cas bál­ti­cas, más del doble del sala­rio míni­mo en Polo­nia y en la Repú­bli­ca Che­ca; es supe­rior al sala­rio míni­mo en Espa­ña y en Por­tu­gal. El obje­ti­vo es acer­car Gre­cia a paí­ses en los que los sala­rios son los más “com­pe­ti­ti­vos”, por tan­to los más bajos. Evi­den­te­men­te, si los sala­rios pro­si­guen su caí­da radi­cal en Gre­cia como quie­re la Troi­ka y la patro­nal, será pre­ci­so que los sala­rios en Espa­ña, en Por­tu­gal, en Irlan­da y tam­bién en los paí­ses más fuer­tes sigan la mis­ma ten­den­cia, y esto de for­ma acelerada.

Quie­nes están en los pues­tos de man­do en Euro­pa sir­ven a una lógi­ca gra­cias a la cual los patro­nos euro­peos logran aumen­tar la can­ti­dad de plus­va­lía que extraen del tra­ba­jo de los asa­la­ria­dos de Euro­pa e inten­tan mar­car pun­tos en la bata­lla comer­cial con los com­pe­ti­do­res asiá­ti­cos o norteamericanos.

Estos diri­gen­tes están dis­pues­tos a empu­jar a sus últi­mas trin­che­ras a los sin­di­ca­tos euro­peos redu­cien­do fuer­te­men­te el mar­gen de nego­cia­ción del que han dis­pues­to duran­te decenios.

El Capi­tal mar­ca pun­tos suple­men­ta­rios con­tra el Trabajo 

En varios paí­ses de la UE, duran­te su ofen­si­va con­tra las con­quis­tas socia­les, los gober­nan­tes y la Comi­sión Euro­pea han logra­do redu­cir radi­cal­men­te el alcan­ce de los con­ve­nios colec­ti­vos inter­pro­fe­sio­na­les. Es el caso de los paí­ses del exblo­que del Este, es tam­bién el caso de Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Ita­lia, Irlan­da.… En varios paí­ses, han logra­do igual­men­te hacer bajar el sala­rio míni­mo legal y el mon­tan­te de las jubi­la­cio­nes. Han logra­do redu­cir radi­cal­men­te la pro­tec­ción con­tra los des­pi­dos y aumen­tar la edad de jubilación.

La agra­va­ción de la cri­sis de los paí­ses de la peri­fe­ria de la zona euro 

Duran­te 2012, la cri­sis se ha agra­va­do en Gre­cia, en Irlan­da, en Por­tu­gal, en Espa­ña, como con­se­cuen­cia de las bru­ta­les polí­ti­cas de aus­te­ri­dad apli­ca­das por gobier­nos cóm­pli­ces de las exi­gen­cias de la Troi­ka. En Gre­cia, la caí­da acu­mu­la­da del PIB des­de el comien­zo de la cri­sis alcan­za el 20%. El poder de com­pra de una gran mayo­ría de la pobla­ción ha baja­do entre un 30% y un 50%. El paro y la pobre­za se han dis­pa­ra­do. Si en mar­zo de 2012 todos los gran­des medios repi­tie­ron el dis­cur­so ofi­cial que afir­ma­ba que la deu­da había sido redu­ci­da a la mitad [21] , según las esti­ma­cio­nes ofi­cia­les hechas públi­cas a fina­les de octu­bre de 2012, la deu­da públi­ca grie­ga que repre­sen­ta­ba el 162% del PIB en vís­pe­ras de la reduc­ción de deu­da de mar­zo de 2012 alcan­za­rá el 189% del PIB en 2013 y el 192% en 2014 [22] . Esta infor­ma­ción no for­ma par­te de los titu­la­res de la gran pren­sa de masas. En Por­tu­gal, las medi­das de aus­te­ri­dad son de una vio­len­cia tal y la degra­da­ción eco­nó­mi­ca es tan gra­ve que un millón de por­tu­gue­ses se ha mani­fes­ta­do espon­tá­nea­men­te el 15 de sep­tiem­bre de 2012, cifra que no había sido alcan­za­da más que el 1 de mayo de 1974 para fes­te­jar la vic­to­ria de la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les. En Irlan­da, de la que los medios hablan mucho menos, el paro ha alcan­za­do pro­por­cio­nes enor­mes, lle­van­do a 182.900 jóve­nes de 15 a 29 años a aban­do­nar el país des­de que esta­lla­ra la cri­sis en 2008 [23] . Un ter­cio de los jóve­nes que tenían un empleo antes de la cri­sis ha ido al paro. El res­ca­te de los ban­cos ha repre­sen­ta­do has­ta aho­ra más del 40% del PIB (cer­ca de 70 millar­dos de euros de un PIB de 165 millar­dos en 2011) [24] . El retro­ce­so de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha alcan­za­do el 20% des­de 2008. El gobierno de Dublin ha reafir­ma­do que supri­mi­ría 37.500 pues­tos de tra­ba­jo en el sec­tor públi­co de aquí a 2015. En Espa­ña, la tasa de paro alcan­za un 50% entre los jóve­nes. Des­de el comien­zo de la cri­sis, 350.000 fami­lias han sido expul­sa­das de su vivien­da a cau­sa de los impa­gos de la deu­da hipo­te­ca­ria [25] . En un año, el núme­ro de fami­lias en las que todos los miem­bros están en paro ha aumen­ta­do en 300.000 para alcan­zar un total de 1,7 millo­nes, es decir el 10% de todas las fami­lias en Espa­ña [26] . La situa­ción se degra­da de for­ma con­ti­nua en los paí­ses del anti­guo blo­que del Este miem­bros de la UE, comen­zan­do por los que se han adhe­ri­do a la zona Euro.

En suma, en todo el mun­do, el Capi­tal se ha lan­za­do a una ofen­si­va con­tra el Tra­ba­jo. Es en Euro­pa don­de, des­de 2008, la ofen­si­va toma la for­ma más sis­te­má­ti­ca comen­zan­do por los paí­ses de la peri­fe­ria. Los ban­cos (y el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma), que son los res­pon­sa­bles de la cri­sis, son sis­te­má­ti­ca­men­te pro­te­gi­dos. En todas par­tes, el reem­bol­so de la deu­da públi­ca es el pre­tex­to invo­ca­do por los gober­nan­tes para jus­ti­fi­car una polí­ti­ca que ata­ca los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de la aplas­tan­te mayo­ría de la pobla­ción. Si los movi­mien­tos socia­les y, entre ellos, los sin­di­ca­tos quie­ren res­pon­der vic­to­rio­sa­men­te a esta ofen­si­va devas­ta­do­ra, hay que enfren­tar­se a fon­do a la cues­tión de la deu­da públi­ca a fin de qui­tar al poder su argu­men­to prin­ci­pal. La anu­la­ción de la par­te ile­gí­ti­ma de la deu­da públi­ca y la expro­pia­ción de los ban­cos para inte­grar­los en un ser­vi­cio públi­co del aho­rro y del cré­di­to son medi­das esen­cia­les en un pro­gra­ma alter­na­ti­vo a la ges­tión capi­ta­lis­ta de la crisis.

Fin de la Ter­ce­ra parte.

Tra­du­ci­do por Alber­to Nadal 


[1] Eric Tous­saint (doc­tor en cien­cias polí­ti­cas, pre­si­den­te del CADTM de Bél­gi­ca, www​.cadtm​.org, miem­bro del Con­se­jo Cien­tí­fi­co de ATTAC Fran­cia). Damien Millet y Eric Tous­saint han diri­gi­do el libro colec­ti­vo La Deu­da o la Vida, Edi­to­rial Ica­ria, Eco­no­mía, ISBN: 9788498883848, Año Publi­ca­ción: 2011, pági­nas: 336, que reci­bió el Prix du livre poli­ti­que à la Foi­re du livre poli­ti­que de Liè­ge en 2011). Últi­mo libro publi­ca­do, Damien Millet et Eric Tous­saint, AAA, Audit, Annu­la­tion, Autre poli­ti­que, Le Seuil, Paris, 2012.

[2] La pri­me­ra par­te, “2007−2012: 6 años en que los ban­cos se tam­ba­lea­ron” se pue­de leer en http://​cadtm​.org/​2​007 – 2012-6-anos-en-que-los-ban­cos . La segun­da par­te, “El BCE y la Reser­va Fede­ral al ser­vi­cio de los gran­des ban­cos pri­va­dos” se pue­de leer en http://​cadtm​.org/​E​l​-​B​C​E​-​y​-​l​a​-​R​e​s​e​r​v​a​-​F​e​d​e​r​a​l​-al

[3] Ver Le Mon­de de los días 22 y 23 de enero de 2012 sobre la base de Eurostat.

[4] En Ale­ma­nia, en sep­tiem­bre de 2010, según Le Mon­de del 17 de mayo de 2011, 7,3 millo­nes de tra­ba­ja­do­res gana­ban a penas 400 euros al mes. En ese país, el núme­ro de tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial ha aumen­ta­do un 46% entre 2000 y 2010 mien­tras que en Fran­cia aumen­ta­ba el 17%.

[5] OCDE, Inter­na­tio­nal Tra­de by Com­mo­dity Sta­tis­tics (SITC Revi­sion 3) men­cio­na­do en ATTAC y Fon­da­tion Coper­nic, En finir avec la com­pé­ti­ti­vi­té, Paris, octu­bre 2012. http://www.france.attac.org/articles/pour-en-finir-avec-la-competitivite-rapport-attaccopernic‑0

[6] Lebens­la­gen in Deu­ts­chland. Ent­wurf des vier­ten Armuts- und Reichs­tums­be­richts der Bun­des­re­gie­rung, pro­yec­to del 17 de sep­tiem­bre de 2012, http://​gesd​.free​.fr/​a​r​b​9​1​2​.​pdf

[7] Karl Bren­ke et Mar­kus M. Grab­ka, « Sch­wa­che Loh­nent­wic­klung im letz­ten Jahr­zehnt », DIW Wochen­be­richt, n° 45, 2011, http://​gesd​.free​.fr/​b​r​e​n​k​e​1​1​.​pdf

[8] Fuen­te: Des​ta​tis​.de (Ofi­ci­na fede­ral ale­ma­na de estadísticas)

[9] Arnaud Leche­va­lier, « Un modè­le qui ne fait guè­re envie », Alter­na­ti­ves éco­no­mi­ques, n° 300, mars 2011, http://​gesd​.free​.fr/​a​l​l​m​o​d​e​l​.​pdf cita­do par ATTAC y Fon­da­tion Copernic

[10] Ver Michel Hus­son, « Eco­no­mie poli­ti­que du « sys­tè­me-euro » », juin 2012, http://​cadtm​.org/​E​c​o​n​o​m​i​e​-​p​o​l​i​t​i​q​u​e​-​d​u​-​s​y​s​t​e​m​e​-​e​uro ou http://​hus​so​net​.free​.fr/​e​c​e​u​r​o​w​.​pdf

[11] Patrick Artus, « La bais­se des salai­res dans les pays en dif­fi­cul­té de la zone euro est-elle uti­le ? », Flash Eco­no­mie n°289, 18 avril 2012.

[12] Patrick Artus: “no que­dan más que los efec­tos sobre la deman­da de las fami­lias, de ahí una fuer­te con­trac­ción de la acti­vi­dad cuyo úni­co efec­to posi­ti­vo es redu­cir el défi­cit exte­rior” (pues­to que las impor­ta­cio­nes dis­mi­nu­yen). Por otra par­te, Patrick Artus mues­tra con grá­fí­cos que la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas ha aumen­ta­do en los cua­tro paí­ses estudiados.

[13] OIT, Infor­me Mun­dial sobre Sala­rios 2012 – 2013, Gine­bra, diciem­bre 2012, http://​www​.ilo​.org/​g​l​o​b​a​l​/​r​e​s​e​a​r​c​h​/​g​l​o​b​a​l​-​r​e​p​o​r​t​s​/​g​l​o​b​a​l​-​w​a​g​e​-​r​e​p​o​r​t​/​2​0​1​2​/​W​C​M​S​_​1​9​5​2​4​4​/​l​ang – es/index.htm

[14] El con­te­ni­do de este recua­dro con­sis­te en una uti­li­za­ción libre y edi­ta­da de extrac­tos de Ernest Man­del, Intro­duc­tion au mar­xis­me, Edi­tion For­ma­tion Léon Lesoil, Bru­xe­lles, 2007, p. 59, p. 68, p. 66 et 67. (Hay tra­duc­ción al espa­ñol dis­po­ni­ble en inter­net en http://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​m​a​n​d​e​l​/​1​9​7​7​/​f​e​b​/​i​n​t​r​o​d​_​a​l​_​m​a​r​x​i​s​m​o​.​htm )

[15] OIT, Infor­me Mun­dial sobre Sala­rios 2012 – 2013, Gine­bra, diciem­bre 2012.

[16] Ale­ma­nia ha cono­ci­do un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co basa­do en sus expor­ta­cio­nes mien­tras que la mayor par­te de sus socios de la UE y, en par­ti­cu­lar, de la zona euro sufren dura­men­te la cri­sis. Dado que en toda la UE se asis­te a la baja­da de la deman­da de las fami­lias des­cri­ta más arri­ba, a la que se aña­de una reduc­ción de la deman­da públi­ca, las sali­das para las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas se redu­cen cla­ra­men­te. El efec­to boo­me­rang sobre la eco­no­mía ale­ma­na está ya en marcha.

[17] Véa­se Eric Tous­saint, « La gran trans­for­ma­ción des­de los años ochen­ta has­ta la cri­sis actual, tan­to en el Sur como en el Nor­te», sep­tiem­bre 2009 , http://​cadtm​.org/​L​a​-​g​r​a​n​-​t​r​a​n​s​f​o​r​m​a​c​i​o​n​-​d​e​s​d​e​-​los

[18] OIT, Infor­me Mun­dial sobre Sala­rios 2012 – 2013, Resu­men eje­cu­ti­vo, Gine­bra, diciem­bre de 2012, 2012, p. xvi

[19] Ibid. El mis­mo infor­me sub­ra­ya igual­men­te el aumen­to de la dis­tan­cia entre los sala­rios más ele­va­dos y los sala­rios más bajos en cada país.

[20] Ver Comi­sión Euro­pea, Direc­ción Gene­ral de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Finan­cie­ros, “The Second Eco­no­mic Adjust­ment Pro­gram­me for Gree­ce”, mar­zo de 2012, http://​ec​.euro​pa​.eu/​e​c​o​n​o​m​y​_​f​i​n​a​n​c​e​/​p​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​o​c​c​a​s​i​o​n​a​l​_​p​a​p​e​r​/​2​0​1​2​/​o​p​9​4​_​e​n​.​htm

[21] El CADTM ha denun­cia­do des­de el comien­zo la pro­pa­gan­da de la Troi­ka y del gobierno grie­go. Ver, publi­ca­do el 10 de mar­zo de 2012, http://​cadtm​.org/​D​e​n​u​n​c​i​a​m​o​s​-​l​a​-​c​a​m​p​a​n​a​-de. Ver igual­men­te, Chris­ti­na Las­ka­ri­dis, 4 de junio de 2012, “Gre­cia ya ha caí­do en el impa­go en los tér­mi­nos de los acree­do­res; lo que temen es el impa­go en los tér­mi­nos de los endeu­da­dos”, en http://​cadtm​.org/​G​r​e​c​i​a​-​y​a​-​h​a​-​c​a​i​d​o​-​e​n​-​e​l​-​i​m​p​a​g​o​-en

[22] Finan­cial Times , 1 noviem­bre 2012, pri­me­ra página.

[23] Finan­cial times , 1 octu­bre 2012.

[24] Finan­cial Times , 29 diciem­bre 2011, p. 2.

[25] Miles John­son, « Sui­ci­des spark call for Madrid to halt evic­tions by banks », Finan­cial Times, 13 noviem­bre 2012, p. 2.

[26] Tobias Buck, “Spain’s dee­pe­ning lack of hope takes its toll”, Finan­cial Times, 6 noviem­bre 2012, p. 4.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *