Gre­cia regre­sa a la leña

grecia1La dura cri­sis eco­nó­mi­ca ha obli­ga­do a los habi­tan­tes de Gre­cia a usar nue­va­men­te la leña para la cale­fac­ción, a tal pun­to, que una inves­ti­ga­ción lle­ga a afir­mar que las gran­des ciu­da­des hele­nas se están con­vir­tien­do en “autén­ti­cas cáma­ras de humo”.

Un equi­po de cien­tí­fi­cos del Labo­ra­to­rio de Mecá­ni­ca del Medio Ambien­te de la Facul­tad de Inge­nie­ros Quí­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Saló­ni­ca vie­ne midien­do perió­di­ca­men­te, des­de el pasa­do verano, las par­tí­cu­las que se encuen­tran en el aire del inte­rior de 30 viviendas.

Los exper­tos han publi­ca­do sus prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes en un comu­ni­ca­do envia­do a la prensa.

Advier­ten en la nota de una cre­cien­te con­ta­mi­na­ción del aire, que atri­bu­yen a que cada vez hay más grie­gos que aban­do­nan el uso de la cale­fac­ción cen­tral de los inmue­bles, con petró­leo o gas, debi­do al aumen­to del pre­cio del com­bus­ti­ble, y optan por recu­rrir a los fogo­nes que en la mayo­ría de los pisos no se usa­ban, pero sobre todo las estu­fas de leña, como opcio­nes menos costosas.

Según los cien­tí­fi­cos, la con­cen­tra­ción media de par­tí­cu­las con menos de 2,5 micró­me­tros de diá­me­tro, des­pués de tres horas de uso de fogón o de la estu­fa de leña, es de 50 micro­gra­mos por metro cúbi­co, más del doble del lími­te de segu­ri­dad pre­vis­to por la legis­la­ción euro­pea, de 20 micro­gra­mos por metro cúbi­co. Más alar­man­te es, según el labo­ra­to­rio, la con­cen­tra­ción de “par­tí­cu­las aún más peque­ñas que pene­tran en los pul­mo­nes y de ahí a la san­gre, y son capa­ces de pro­vo­car no solo pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, sino tam­bién car­dio­vas­cu­la­res”, expli­can en el comunicado.

Para los cien­tí­fi­cos, el aho­rro logra­do de esta mane­ra es cues­tio­na­ble pues cal­cu­lan que solo para la ciu­dad de Saló­ni­ca, el cos­te de pro­ble­mas de salud pro­vo­ca­dos direc­ta­men­te por la polu­ción debi­da al uso de fogo­nes y estu­fas de leña se ha ele­va­do en unos 40 millo­nes de euros.

Y advier­ten de que el pre­vis­to incre­men­to de las tari­fas de elec­tri­ci­dad des­de el ini­cio de 2013 agra­va­rá aún más el pro­ble­ma, pues muchos con­su­mi­do­res reem­pla­za­ran la cale­fac­ción eléc­tri­ca con estu­fas de leña.

“Luga­res de Saló­ni­ca como Ther­mi, Kala­ma­riá o Tum­ba, cono­ci­dos por la bue­na cali­dad de su aire, aho­ra hue­len todo el día a leña que­ma­da”, ha decla­ra­do Jris­tos Vla­jo­kos­tas, pro­fe­sor de la Facul­tad de Inge­nie­ros Mecá­ni­cos de la Uni­ver­si­dad de Saló­ni­ca, a la agen­cia Amna.

Pare­ci­da es la situa­ción en Ate­nas, don­de en los barrios de cla­se media como Maru­si, Jalan­dri y Lykóvry­si los ser­vi­cios del minis­te­rio del Medio Ambien­te han regis­tra­do con­cen­tra­cio­nes de par­tí­cu­las tres y cua­tro veces más altas del lími­te de alerta.

“El pro­ble­ma es gra­ve por­que no solo la uti­li­za­ción de la leña se ha mul­ti­pli­ca­do, sino tam­bién muchos hoga­res que­man leña de puer­tas y de ven­ta­nas impreg­na­das de subs­tan­cias quí­mi­cas”, ha expli­ca­do una fuen­te del minis­te­rio de Medio Ambiente.

“En los pri­me­ros días de 2013 habrá una reu­nión de espe­cia­lis­tas del este minis­te­rio y del de Salud Públi­ca para adop­tar ini­cia­ti­vas ade­cua­das”, ha agregado.

Otra víc­ti­ma de la cri­sis son los bos­ques grie­gos. Des­de el ini­cio del pasa­do oto­ño, tan­to los ser­vi­cios de guar­da­bos­ques como la sec­ción grie­ga de la WWF (World Wild life Fund) vie­nen aler­tan­do sobre un dra­má­ti­co incre­men­to de la tala ilegal.

(Toma­do de Por­ta­fo­lio)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *