Der­zu Uza­la: des­apren­der apren­dien­do super­vi­ven­cia- Ramón Pedre­gal Casanova

Han pasa­do varias déca­das des­de que se edi­tó en Espa­ña éste libro de via­jes, “Der­zu Uza­la”*, que hoy resul­ta tan actual y ejem­pli­fi­ca­dor con­tra el sis­te­ma de pen­sa­mien­to de la cla­se domi­nan­te, con su sober­bia, con su cul­tu­ra insul­tan­te para el res­to; su lec­tu­ra satis­fa­ce el des­apren­di­za­je de esa ideo­lo­gía y el apren­di­za­je de las per­so­nas dife­ren­tes y, sin duda, res­pe­tuo­sas con la naturaleza.

Decía un minis­tro boli­viano, ante la pre­gun­ta de si el gobierno de Boli­via era capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta, que su país no era capi­ta­lis­ta por­que el capi­ta­lis­mo pri­ma­ba el enri­que­ci­mien­to de unos pocos a cos­ta de la explo­ta­ción de la mayo­ría social. Y, con res­pec­to al socia­lis­mo, decla­ra­ba, tenían una dife­ren­cia, el socia­lis­mo, el pri­mer socia­lis­mo, luchan­do por el res­pe­to de los dere­chos de la mayo­ría no había teni­do en cuen­ta a la natu­ra­le­za, y ellos, el gobierno boli­viano, que­rían que su acción trans­for­ma­do­ra de la socie­dad estu­vie­se inte­gra­da en la natu­ra­le­za. ¿Y qué tie­ne que ver éste libro, Der­zu Uza­la, con lo dicho? Tie­ne que ver todo.

La lite­ra­tu­ra de via­jes había arran­ca­do con­tan­do la vida de los escla­vos y los refu­gia­dos para ir has­ta el siglo XVIII, siglo en que se hace bur­gue­sa y ésta cla­se le otor­ga la titu­la­ción de “géne­ro lite­ra­rio” a fina­les del XIX y narra aven­tu­ras, encuen­tros, los lla­ma­dos “des­cu­bri­mien­tos”, de cul­tu­ras, pai­sa­jes natu­ra­les, apro­pia­cio­nes de bie­nes, colo­ni­za­ción y repro­duc­ción del sis­te­ma pro­duc­ti­vo, explo­ta­dor, de la bur­gue­sía que des­cu­bre el mun­do como fuen­te de su enri­que­ci­mien­to. El siglo XX es de cam­bio, la deno­mi­na­da Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ha sido el fin de las cer­te­zas del siglo XIX, se entra en la des­com­po­si­ción de todo lo segu­ro, de la duda, de la per­cep­ción de los peli­gros como antes no se han cono­ci­do, y con res­pec­to a los deno­mi­na­dos “géne­ros” lite­ra­rios el cam­bio tam­bién les afec­ta, rom­pen sus cos­tu­ras y se tam­ba­lean admi­tien­do que ya no se vive como poco antes, y no se pien­sa como poco antes y no se lee como poco antes, los que resis­ten por­que se adap­tan en su inte­rior la cró­ni­ca, la memo­ria, las car­tas, los cuen­tos y poe­mas, las cien­cias… Antes lo había hecho Cer­van­tes en su D. Qui­jo­te, inte­gró todo lo que exis­tía por sepa­ra­do, y, aún antes lo hizo en algu­nos aspec­tos Home­ro en la Odisea.

Para la lite­ra­tu­ra los obje­ti­vos del via­je son la cau­sa, la fina­li­dad y el des­cu­bri­mien­to y el des­cu­bri­mien­to de uno mis­mo y de los otros, “El que via­ja bus­can­do algo que no lle­va con­si­go haría mejor en que­dar­se don­de está”, decía Emerson.
Con­tar el apren­di­za­je de la cul­tu­ra de un nativo

Vla­di­mir Arse­niev, cien­tí­fi­co y escri­tor ruso (1869−1930) envia­do por el gobierno del zar a levan­tar los mapas de lo más extre­mo del con­ti­nen­te sibe­riano, escri­bió “Der­zu Uza­la” para con­tar su apren­di­za­je y el de sus com­pa­ñe­ros de la cul­tu­ra del nati­vo Der­zu Uza­la que les hizo de guía en sus via­jes por la tai­ga del Ussu­ri, la cade­na mon­ta­ño­sa del Siho­te-Alin, los ríos que van a dar al Mar del Japón y el Gol­fo de Tar­ta­ria, dejan­do no muy lejos la isla de Saja­lin, dicho sea de paso isla pri­sión a la que via­jó Che­jov para des­pués con­tar su estre­me­ce­do­ra viven­cia, obli­gan­do con ello a trans­for­mar el sis­te­ma peni­ten­cia­rio zaris­ta (Via­je a Saja­lin. Edit. Alba). De eso tra­ta la bue­na lite­ra­tu­ra, de la trans­for­ma­ción, de no ser más lo que se era; el mis­mo Gor­ki escri­bió sobre Der­zu Uza­la pon­de­ran­do su “valor cien­tí­fi­co”, y, ade­más, escri­bió que su lec­tu­ra le había “encan­ta­do y entu­sias­ma­do por su poder de evocación”.

Vla­di­mir Arse­niev nos ofre­ce en la des­crip­ción de sus reco­rri­dos su lle­ga­da como un urba­ní­co­la, el com­por­ta­mien­to curio­so pero cua­ja­do de igno­ran­cia sobre el medio, las pri­me­ros ense­ñan­zas de Der­zu sobre el reco­no­ci­mien­to de hue­llas, sobre el vue­lo de las aves, sobre la caí­da de la nie­bla, sobre el apro­ve­cha­mien­to de la comi­da, sobre la caza, la pes­ca, los ríos, el hie­lo, las tor­men­tas, el fue­go, el abri­go, el com­par­tir lo que se tie­ne, la rela­ción con la sel­va y sus habi­tan­tes, el res­pe­to al entorno, … la vida en la tun­dra sibe­ria­na; por todo éste cuer­po cir­cu­lan razas y nacio­na­li­da­des que tra­ba­jan la tie­rra, que reco­lec­tan plan­tas medi­ci­na­les, que inter­cam­bian, que se ayu­dan, que sólos o en gru­pos ais­la­dos o en peque­ño núme­ro, se pro­te­gen tam­bién de ladro­nes, viven dis­po­nien­do de los medios que extraen de la natu­ra­le­za. Der­zu, que par­ti­ci­pa del ani­mis­mo, mani­fies­ta un res­pe­to des­co­no­ci­do para los que lle­gan de la ciu­dad, un res­pe­to que, cuen­ta el autor, sor­pren­de­rá y ense­ña­rá al con­jun­to, y espe­cial­men­te a él mismo.

Apren­der nuevamente

Si para Robin­son Cru­soe la lle­ga­da a una isla des­ha­bi­ta­da per­mi­te alar­dear, vana­glo­riar­se, a la bur­gue­sía, de la capa­ci­dad del indi­vi­duo para repro­du­cir la vida “civi­li­za­da”, has­ta el pun­to de con­se­guir un escla­vo como ejem­plo de los tiem­pos de la explo­ta­ción huma­na, mani­fes­tan­do así el poder sobre la natu­ra­le­za y el poder sobre los demás seres huma­nos, en “Der­zu Uza­la”, comen­zan­do el siglo XX, siglo de cues­tio­na­mien­tos, Vla­di­mir Arse­niev nos pone el foco sobre la nece­si­dad de apren­der nue­va­men­te, de “des­apren­der” con­for­me apren­de­mos de quien nos des­cu­bre un mun­do de igua­les. Y eso es lo que hace Der­zu, ser­vir de guía sobre una con­cep­ción del mun­do que cons­ti­tu­yén­do­se en el prin­ci­pio de la con­vi­ven­cia resul­ta de tal gran­de­za que la arro­gan­cia de la urbe empe­que­ñe­ce has­ta des­apa­re­cer. Arse­niev, como refe­ren­te de los que van con él, par­te de un pun­to en el que su auto­su­fi­cien­cia decae más y más, para dis­po­ner­se a apren­der, se da cuen­ta que Der­zu es el ver­da­de­ro ser, el que la civi­li­za­ción urba­na en su defor­ma­ción ha sacri­fi­ca­do; lle­ga a escri­bir: “Antes, yo había pen­sa­do siem­pre que el egoís­mo es pro­pio del hom­bre pri­mi­ti­vo, y que los sen­ti­mien­tos de huma­ni­dad eran sola­men­te inhe­ren­tes a los hom­bres civi­li­za­dos. ¿No esta­ría equivocado?

Arse­niev nos cuen­ta entre los muchí­si­mos acon­te­ci­mien­tos un caso que tam­bién se des­ta­ca en la pelí­cu­la que hay sobre el libro, Der­zu adop­ta una solu­ción ante el frío y el vien­to pola­res en una noche per­di­do con Arse­niev en la este­pa sibe­ria­na, que se adop­ta en otras lati­tu­des: Der­zu y Arse­niev cor­tan tan­ta hier­va como pue­den para hacer­se con ella un mon­tón suje­to con otras que aga­rra­das a tie­rra y tren­za­das, mas sus correas y los pesos que car­gan, les per­mi­te, metién­do­se bajo el mon­tón, pro­te­ger­se del hie­lo, recu­pe­rar calor y lle­gar vivos al día siguien­te; pues lla­ma la aten­ción que eso mis­mo, ese reme­dio se haya emplea­do aquí tan­tas veces en la este­pa cas­te­lla­na, si alguien era reco­gi­do medio hela­do en una casa se le baja­ba a la cua­dra, se le envol­vía en paja mez­cla­da con el estiér­col de los ani­ma­les y se le fro­ta­ba has­ta que se reha­cía; Che Gue­va­ra, en su libro de via­jes “Dia­rios de moto­ci­cle­ta. Notas de un via­je por Amé­ri­ca Lati­na”, narra una expe­rien­cia simi­lar. Por cier­to les reco­mien­do el libro, que tam­bién tie­ne pelí­cu­la y debe ver­se. Cuán­to de la cul­tu­ra de los pue­blos es patri­mo­nio común.

En “Der­zu Uza­la”, Arse­niev des­cri­be en un tono y rit­mo que fil­tra espa­cio e imá­ge­nes poé­ti­cas, len­gua­je que hace la lec­tu­ra inten­sa, des­cu­bri­mien­tos y aven­tu­ras que se nos hacen pró­xi­mos y armo­nio­sos has­ta con­tem­plar­los con admiración.

A 100 años de la pri­me­ra edi­ción de la aven­tu­ra de Vla­di­mir Arse­niev, entre 1906 y 1910, encon­tra­mos en el extre­mo opues­to al con­se­je­ro de turis­mo de las Islas Balea­res que hace unos días mató a un cier­vo por el capri­cho de matar, le cor­tó los tes­tícu­los y se hizo una foto­gra­fía con ellos enci­ma de su cabe­za, y mien­tras le cho­rrea­ba la san­gre por la cara se reía, por ahí andan las foto­gra­fías; un indi­vi­duo repug­nan­te que mere­cen todo el des­pre­cio social; gen­tes así per­vier­ten, e impi­den que crez­ca, el sen­ti­do humano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *