Repre­sión y lógi­ca de la ene­mis­tad. Las cla­ves para enten­der el con­flic­to mapuche

Pagi­na 12

represion_en_territorio_mapuche_jpgmid

El pue­blo Mapu­che, habi­tan­te ances­tral del sur de Chi­le y la Pata­go­nia argen­ti­na, encar­na un supues­to para­dig­má­ti­co de nación sin estado.

Sis­te­má­ti­ca­men­te colo­ni­za­dos, repri­mi­dos y sojuz­ga­dos por los esta­dos chi­leno y argen­tino, los mapu­ches atra­vie­san hoy una cir­cuns­tan­cia espe­cial­men­te sen­si­ble, pro­duc­to del uni­di­men­sio­na­lis­mo cul­tu­ral que pre­ten­de impo­ner ver­ti­cal­men­te el gobierno dere­chis­ta de Sebas­tián Piñe­ra, ame­na­zan­do con uti­li­zar con­tra los comu­ne­ros en con­flic­to una ley “anti­te­rro­ris­ta” que asi­mi­la la pro­tes­ta social a un delito.

La rotun­da y reite­ra­da nega­ti­va del esta­do chi­leno a reco­no­cer el plu­ra­lis­mo y la diver­si­dad cul­tu­ral como eje cen­tral para abor­dar la “cues­tión mapu­che”, ha lle­va­do final­men­te a la san­ción de una legis­la­ción regre­si­va y repre­si­va, que se vehi­cu­li­za a tra­vés de un sis­te­ma pro­ce­sal de máxi­ma velo­ci­dad y míni­mas garan­tías, pues­to en vigen­cia para garan­ti­zar, pre­ci­sa­men­te, la repro­duc­ción de las for­mas de dis­ci­pli­na­mien­to social. En este caso, la más rápi­da y dura puni­ción de los mili­tan­tes en lucha por la rei­vin­di­ca­ción de las tie­rras ancestrales[1].

Lo que se diri­me en las calles de Chi­le es una pro­ble­má­ti­ca que lle­va siglos y atra­vie­sa la his­to­ria de la nación tras­an­di­na. El esta­do chi­leno no ha acer­ta­do a com­pren­der que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la plu­ra­li­dad no pue­den redu­cir­se al “patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal” de los blan­cos, o, peor aún, ha deci­di­do pres­cin­dir del res­pe­to por las dife­ren­cias. Es impo­si­ble resol­ver este pro­ble­ma si no se pres­ta aten­ción a la con­mo­vi­sión dife­ren­te del pue­blo mapu­che, y no se res­pe­ta su acer­vo, su sis­te­ma de creen­cias y su visión cosmogónica.

Entre estas cues­tio­nes, resul­tan par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles las dife­ren­tes for­mas de rela­cio­na­mien­to con la natu­ra­le­za. A la tra­di­cio­nal pos­tu­ra de apro­pia­ción indi­vi­dua­lis­ta de la tie­rra, pro­pia de la expan­sión capi­ta­lis­ta ‑ope­ra­da a par­tir del siglo XIX en Chi­le y Argen­ti­na, pre­vio exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los pue­blos ori­gi­na­rios, median­te geno­ci­dios reor­ga­ni­za­do­res de las rela­cio­nes socia­les pre­exis­ten­tes- debe opo­ner­se una pers­pec­ti­va de matriz indí­ge­na soli­da­ria y res­pe­tuo­sa del medio ambiente.

Así, para los mapu­ches, la tie­rra no es de los hom­bres, sino que los hom­bres son de la tie­rra. Los mapu­ches, por defi­ni­ción, se asu­men como “gen­te de la tie­rra”. La tie­rra no es de ellos sino que “ellos son de la tie­rra”. Inclu­so, la lucha épi­ca de siglos ente­ros en defen­sa de la tenen­cia de la tie­rra, no debe hacer ver a la mis­ma, en la con­cep­ción mapu­che, como un bien eco­nó­mi­co, sino como un espa­cio para la vida[2]. Per­te­ne­cen a un orden terre­nal don­de inclu­so los entes que el cien­ti­fi­cis­mo moderno con­si­de­ró inani­ma­dos adquie­ren sen­ti­do y vida pro­pia (el agua, la tie­rra, las rocas, el aire). Esos ele­men­tos coad­yu­van para el esta­ble­ci­mien­to y pre­ser­va­ción de un orden armó­ni­co totalizante.

Inclu­so, la posi­bi­li­dad de valer­se de esos bie­nes esta­ba regi­da por una idea de con­ser­va­ción de los mis­mos, a fin de no alte­rar el equi­li­brio de un eco­sis­te­ma y un medio ambien­te deter­mi­na­do, que los ins­tru­men­tos de con­trol social mapu­che ten­dían a con­ser­var y repro­du­cir, en un mar­co osten­si­ble de soli­da­ri­dad comu­ni­ta­ria y res­pe­to por las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les heredadas .

Esta disi­den­cia, en tér­mi­nos de rei­vin­di­ca­ción de dere­chos inex­cu­sa­bles de la nación mapu­che, no pue­de sal­dar­se con ape­go a cate­go­rías jurí­di­cas y polí­ti­cas opre­so­ras, impues­tas por la fuer­za, a ries­go de pro­fun­di­zar­se el con­flic­to has­ta lími­tes imprevisibles.

Por otra par­te, para los mapu­ches en liti­gio, per­mi­tir que la dife­ren­cia se cir­cuns­cri­ba a una ruti­na de inves­ti­ga­ción y per­se­cu­ción penal pue­de ser lite­ral­men­te sui­ci­da, toda vez que la matriz del con­flic­to ha ace­le­ra­do la dispu­ta sobre aspec­tos cru­cia­les que hacen a la pro­pia for­ma orde­na­to­ria del sis­te­ma capitalista.

Así las cosas, es nece­sa­rio pre­gun­tar­se si no ha lle­ga­do la hora, para los comu­ne­ros en lucha, de acu­dir a ins­tan­cias inter­na­cio­na­les como for­ma de res­guar­dar de mane­ra más con­sis­ten­te sus derechos.

Pien­so, acla­ro, en tri­bu­na­les de opi­nión, his­tó­ri­ca­men­te más pro­cli­ves que las agen­cias ofi­cia­les de la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, a com­pren­der las pro­ble­má­ti­cas de los agre­ga­dos más vul­ne­ra­bles de las socie­da­des de cla­se y reco­no­cer sus derechos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *