Un holo­caus­to sin memo­rial- Anto­nio Alvarez-Solis

Antes de irme defi­ni­ti­va­men­te, he deci­di­do, Sr. Rajoy, enviar­le esta car­ta como espa­ñol que afor­tu­na­da­men­te pron­to deja­rá de ser­lo. Supon­go que usted la arro­ja­rá de sí, como sue­le con todo lo que le estor­ba; pero no pue­do par­tir sin dejar en el umbral de su casa algu­nas refle­xio­nes que al menos sir­van para con­tra­po­ner a su labor de exter­mi­nio ciu­da­dano una serie de ver­da­des, como creo.

Sr. Rajoy, hay muchas for­mas de holo­caus­to. De esta pala­bra se apo­de­ró el sio­nis­mo para cimen­tar el muro mile­na­rio de sus intere­ses, que hoy vuel­ven a deci­dir el mun­do sobre los hue­sos de cien­tos de miles de hon­ra­dos judíos vil­men­te exter­mi­na­dos. Pero hay muchos otros holo­caus­tos que no que­dan seña­la­dos con signo que en su día sir­va para recor­dar la tor­tu­ra de los aca­ba­dos en los cam­pos de con­cen­tra­ción en que diri­gen­tes como usted van reu­nien­do a millo­nes de tra­ba­ja­do­res a fin de sos­te­ner con su sufri­mien­to el gran edi­fi­cio fas­cis­ta. Como pre­ten­dió otro ale­mán inol­vi­da­ble, se tra­ta de alcan­zar la Euro­pa de los mil años. Usted es el grup­pen­füh­rer encar­ga­do de apor­tar a la ingen­te empre­sa el com­bus­ti­ble humano espa­ñol. Supon­go que, ele­va­do sobre el poder y el dine­ro de su entorno, usted no pen­sa­rá en todo ello cuan­do oye su misa en com­pa­ñía de esas seño­ras con man­ti­lla que van al Rocío para pedir a la Vir­gen ‑INEM de urgen­cia- que encuen­tre empleo para esos para­dos a los que uste­des han pri­va­do pre­via­men­te del trabajo.

Le digo todo esto por­que a mi edad ya no tie­ne uno dere­cho al mie­do que impar­ten uste­des en el Par­la­men­to con el mazo ini­cuo de sus leyes o admi­nis­tran sus poli­cías y jue­ces ‑aho­ra ya en camino de ser total­men­te suyos gra­cias al Sr. Gallar­dón, ese inven­tor de nor­mas para con­ver­tir en jus­to según la letra todo lo que es ver­da­de­ra­men­te injus­to según el espí­ri­tu, pues es ley injus­ta toda la que no pro­por­cio­na igual­dad y bien-.

Holo­caus­to: «Sacri­fi­cio espe­cial entre los israe­li­tas, en que se que­ma­ba toda la víc­ti­ma». ¿Y que hacen uste­des sino que­mar toda la víc­ti­ma, un día tras otro, para ali­men­tar el horno de un poder que care­ce ya de lími­tes mora­les? Nadie, Sr. Rajoy, grup­pen­füh­rer del ejér­ci­to envia­do a Espa­ña -¿no es así, Sr. Guin­dos?-, pue­de sos­te­ner que el sis­te­ma social y eco­nó­mi­co que todos los días duer­me a tan­tos ciu­da­da­nos entre los car­to­nes del aban­dono cons­ti­tu­ya algo irre­me­dia­ble y nece­sa­rio. Hay otros sis­te­mas, Sr. Rajoy, pero esos sis­te­mas exi­gen que la rique­za que nace del común sea retor­na­da a los pue­blos para ser­vir de semi­lla a la siguien­te cose­cha, mejo­ra­da y cre­ci­da. Usted sabe eso, por­que aun­que sus estu­dios solo le hayan ser­vi­do para poner­le a la vida el dia­rio cor­sé de las escri­tu­ras que tan­tos bene­fi­cios dejan en las ofi­ci­nas regis­tra­les ‑aho­ra mul­ti­pli­ca­dos gra­cias al Sr. Gallar­dón, que ha enri­que­ci­do aún más ese negocio‑, esos estu­dios con­te­nían algu­nas refe­ren­cias uni­ver­si­ta­rias a la rica varie­dad de los posi­bles idea­rios polí­ti­cos y socia­les. Esos idea­rios que, siem­pre hay que recor­dar­lo, tam­bién fue­ron aho­ga­dos en san­gre, des­de la pri­ma­cial que derra­ma­ron moder­na­men­te los már­ti­res de Chica­go a la que for­mó el gran río de las cons­tan­tes represiones.

Sr. Rajoy, es cri­mi­nal, solo moral­men­te cri­mi­nal por­que no está escri­to en el Códi­go, sacri­fi­car a unas gene­ra­cio­nes de ciu­da­da­nos a la ambi­ción siem­pre sedien­ta de los pode­ro­sos, que inclu­so han per­di­do aque­lla míni­ma ele­gan­cia con que nos con­du­cían en tiem­po de los abue­los des­de el duro sur­co al limi­ta­do esta­blo. Es doble­men­te cri­mi­nal ‑hay que gri­tár­se­lo así al Sr. Wert- con­ta­mi­nar la edu­ca­ción y jiba­ri­zar las cabe­zas de la juven­tud para vol­ver­las inca­pa­ces de res­pues­ta ante la vesa­nia de la tri­tu­ra­do­ra impe­ria­lis­ta y eco­nó­mi­ca de los opre­so­res y de los ricos. Es cri­mi­nal, dra­má­ti­ca­men­te cri­mi­nal, que los dere­chos socia­les sean des­tro­za­dos, has­ta en su míni­ma expre­sión, median­te la redac­ción urgen­te de un balan­ce pre­ten­di­da­men­te sal­va­dor que hacen aho­ra los finan­cie­ros que antes fal­si­fi­ca­ron el inmo­ral y ver­da­de­ro balan­ce. La san­gre del pue­blo, Sr. Rajoy, no debe mover, con dolor inmen­so, ese molino que está aca­ban­do con tan­tas cosas.

Sr. Rajoy, cuan­do la his­to­ria haya cal­ma­do la tor­men­ta, que será cuan­do uste­des y las gen­tes como uste­des hayan sido expul­sa­dos del poder, se hará paten­te todo el horror que ha sus­ci­ta­do la gober­na­ción de esta épo­ca. ¡Qué frial­dad en el aca­ba­mien­to físi­co y moral de tan­ta gen­te! ¡Qué inne­ce­sa­rio aca­ba­mien­to, ade­más, por no doble­gar el encar­ni­za­mien­to cri­mi­nal de los que han roba­do las ver­da­de­ras posi­bi­li­da­des del mun­do! Esa frial­dad es defen­di­da y aún ensal­za­da, para mayor agra­vio, con el ade­re­zo supues­ta­men­te heroi­co ‑el «hay que hacer lo que hay que hacer»- de la des­truc­ción de todas las reglas huma­nas de la con­vi­ven­cia, como si para vivir hubie­ra que inven­tar más muer­te. Acer­ca de esa for­ma de pro­ce­der la ciu­da­da­nía debe­rá pedir­les gran cuen­ta lle­ga­do el momen­to. Cuen­tas, por ejem­plo, sobre su sumi­sión a polí­ti­cas vene­no­sas para el común de los ciu­da­da­nos que, ins­tru­men­ta­das en el exte­rior, fue­ron apli­ca­das en pue­blos como el espa­ñol, siem­pre des­lum­bra­dos por la fan­fa­rria fas­cis­ta que con­vier­ten los esta­dos en cam­pos de tra­ba­jo for­za­do. Usted ha sabi­do siem­pre ‑y per­mí­ta­me que le dedi­que esta gene­ro­sa supo­si­ción del saber- que la pre­ten­di­da recu­pe­ra­ción de Espa­ña, con el mode­lo actual de socie­dad, resul­ta impen­sa­ble en un mun­do don­de tres gran­des poten­cias pue­den pro­du­cir todo lo que con­su­mi­ría ese mun­do en una épo­ca de ver­da­de­ro capi­ta­lis­mo bur­gués, esto es, dis­cre­ta­men­te nor­mal y con un comer­cio que bus­ca­se la expan­sión social, lo que tam­po­co está en los pro­pó­si­tos de esas mino­rías actua­les, cada vez más redu­ci­das y desin­te­re­sa­das en el bien común.

Lo que resul­ta tam­bién cri­mi­nal, moral­men­te cri­mi­nal, es que gobier­nos como el suyo ocul­ten esa inca­pa­ci­dad de crea­ción por su par­te y reduz­can la cau­sa del desas­tre a un puro des­equi­li­brio de las cuen­tas públi­cas pro­du­ci­do por erro­res en las sumas. Un des­equi­li­brio en todo caso acha­ca­ble, al pare­cer, al afán de gas­to de los ciu­da­da­nos sedu­ci­dos por los ban­cos. Ade­más, ¿quién des­equi­li­bró esas cuen­tas con polí­ti­cas de cre­ci­mien­to dis­pa­ra­ta­das? Usted pue­de pre­gun­tár­se­lo al Sr. Aznar, por ejem­plo, que con los pies sobre la mesa encen­dió un puro en irri­so­ria pos­tu­ra de pode­ro­so ante los amos.

Sr. Rajoy, la huma­ni­dad, que es eso que que­da fue­ra de su pro­gra­ma, tan bien cui­da­do por beli­ge­ran­tes con­tra las masas como el Sr. Mon­to­ro o seño­ras de la sec­ción feme­ni­na, como la Sra. Cos­pe­dal; repi­to, la huma­ni­dad nece­si­ta ante todo una ins­tau­ra­ción demo­crá­ti­ca para que la ciu­da­da­nía, aho­ra con­de­na­da a oír la misa polí­ti­ca que usted ofi­cia de espal­das en la Mon­cloa, se haga car­go de sí mis­ma y deci­da el des­tino de la rique­za que pro­du­ce, que evi­den­te­men­te no será para los ban­que­ros en cor­so, gen­te que debe­ría estar ya en los tribunales.

He cavi­la­do infi­ni­dad de veces que en el fon­do de su pos­tu­ra hay ese ren­cor con­tra la calle que todo espa­ñol enca­ra­ma­do a la repi­sa del poder pro­fe­sa a los espa­ño­les del común, a los que tie­ne por fuer­za auxi­liar para empu­jar­les su arti­lle­ría. Se tra­ta, cla­ro es, de una refle­xión que sur­ge de una lar­ga con­tem­pla­ción de la his­to­ria de Espa­ña, hecha con reta­zos de arro­gan­cia y jiro­nes de mie­do a la resu­rrec­ción de la car­ne pobre. Pero esto ya es otro tema, que corres­pon­de a la medi­ci­na. Aun­que no aca­bo de saber con algu­na cer­te­za si el reme­dio a la situa­ción es pro­pio de la polí­ti­ca o de la ciru­gía. Que cons­te que no hago elo­gio del terro­ris­mo, sino ensal­za­mien­to del quirófano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *