Etxe­rat ha hecho el balan­ce de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria del 2012

20130108_etxerat

En este recien estre­na­do 2013, des­de la aso­cia­ción Etxe­rat vemos impres­cin­di­ble hacer un balan­ce del año 2012, como lo hace­mos todos los años. Empe­za­mos el pasa­do año exi­gien­do el cam­bio de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, pero, al mis­mo tiem­po veía­mos lle­nos de espe­ran­za las nue­vas posi­bi­li­da­des de un nue­vo tiem­po polí­ti­co. Creía­mos que nos encon­trá­ba­mos ante un esce­na­rio de reso­lu­ción que garan­ti­za­ba el res­pe­to de todos los dere­chos de todas las per­so­nas. El año 2012 aca­ba de ter­mi­nar, pero no se ha dado nin­gún paso para supe­rar la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción; es más, como ya ade­lan­ta­mos en el balan­ce de 6 meses, pode­mos afir­mar que ha empeo­ra­do. Tene­mos varios datos para lle­gar a esta conclusión.

Nues­tros fami­lia­res pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos siguen lejos de sus casas. 606 pre­sas y pre­sos vas­cos están dis­per­sa­dos en 84 pri­sio­nes. Solo 7 de ellos se encuen­tran en 3 cár­ce­les de Eus­kal Herria. Aun­que la mayo­ría de pre­sas y pre­sos se encuen­tran en las pri­sio­nes de Espa­ña y Fran­cia, 7 pre­sos se encuen­tran en pri­sio­nes de Ingla­te­rra, Nor­te de Irlan­da, Esko­cia y Por­tu­gal. 12 pre­sas y pre­sos se encuen­tran en sus domi­ci­lios; 11 en liber­tad con­di­cio­nal y uno en arres­to domi­ci­lia­rio, en Roma. Ade­más, otro pre­so está con­fi­na­do en Autun (Fran­cia).

La mayo­ría de los pre­sos se encuen­tran a 800 – 900 kiló­me­tros de sus casas; por con­se­cuen­cia los fami­lia­res y ami­gos via­ja­mos una media de 1300 km, para poder ver a nues­tros alle­ga­dos. Esto tie­ne con­se­cuen­cias físi­cas, psi­co­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas muy gra­ves para todas y todos. Y con­lle­va poner nues­tras vidas en ries­go todos los fines de sema­na. Duran­te el año pasa­do, 40 fami­lia­res sufrie­ron 13 acci­den­tes a cau­sa de la dis­per­sión. El más gra­ve el que sufrie­ron la mujer y los hijos de Mikel Egi­bar. Por con­se­cuen­cia, tuvie­ron que per­ma­ne­cer en el hos­pi­tal duran­te varias sema­nas, en esta­do muy grave.

La dis­per­sión tam­bién nos enfren­ta a otros peli­gros: inten­tos de ase­si­na­tos o agre­sio­nes sexua­les como las que sufrión Ena­ra Rodri­guez, cuan­do vol­vía de una visi­ta. Su con­di­ción de fami­liar le hizo obje­to de una gra­ve agre­sión, que inex­pli­ca­ble­men­te no ha encon­tra­do eco ni reper­cu­sión en los medios de comu­ni­ca­ción. Pocas sema­nas des­pués, Iza­ro Arruar­te tam­bién fami­liar, quien es obje­to de aco­so, ame­na­zas y chan­ta­je. Los fami­lia­res hemos sufri­do todo tipo de agre­sio­nes duran­te muchos años, ape­drea­mien­tos, segui­mien­tos, agre­sio­nes ade­más de las duras con­di­cio­nes para poder ver a nues­tros alle­ga­dos, etc. Pero, ha sido pre­ci­sa­men­te duran­te este año cuan­do la pre­sión se ha extre­ma­do has­ta poner en peli­gro la vida.

Un año tam­bién de impor­tan­tes deci­sio­nes en cuan­to a la doc­tri­na 1972006, ava­la­da, por una par­te, por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y decla­ra­da vul­ne­ra­do­ra de dere­chos por el Tri­bu­nal de DDHH de Estras­bur­go, mien­tras el gobierno de Espa­ña man­tie­ne su acti­tud de des­obe­dien­cia al dic­ta­do de Estras­bur­go, no pone en liber­tad a Ines del Río y con­ti­núa apli­can­do la cade­na per­pe­tua a nues­tros fami­lia­res y ami­gos encar­ce­la­dos. Así 68 pre­sos y pre­sas con­ti­nuan en pri­sión, a pesar de tener su con­de­na cum­pli­da. La cruel­dad de esta medi­da vie­ne dada no sola­men­te por la apli­ca­ción de la doc­tri­na, sino por el modo y tiem­po de comu­ni­car­la. Gene­ral­men­te, a esca­sos días o inclu­so el mis­mo día de su pues­ta en liber­tad para hacer­lo. Las con­se­cuen­cias, para el pre­so o la pre­sa tan­to como para noso­tros, sus fami­lia­res, son fáci­les de imaginar.

Asi­mis­mo, se denie­ga sis­te­má­ti­ca­men­te la liber­tad con­di­cio­nal a los pre­sos y pre­sas vas­cos. Son con 143 los y las que tenien­do cum­pli­das los 23 o 34 par­tes de la con­de­na con­ti­núan en prisión.

Tam­po­co nos pode­mos olvi­dar que muchos de nues­tros fami­lia­res viven suje­tos a las con­di­cio­nes del exi­lio y la depor­ta­ción. En el año 2012 han sido cua­tro los que han muer­to lejos de su tie­rra: Jose Mari Alda­so­ro, Luxiano Eiza­gi­rre, Celes­tino Galan y Fer­nan­do Javier Blanco.

La situa­ción que viven las y los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos y todo lo que suce­dión entorno a la liber­tad de Iosu Uri­betxe­ba­rria demos­tró que la acti­tud del pasa por infli­gir un mayor sufri­mien­to a los pre­sos enfer­mos hacien­do valer fren­te a la lega­li­dad, sus intere­ses polí­ti­cos. Y es el cla­ro ejem­plo de la polí­ti­ca de excep­ción que se les apli­ca a nues­tros fami­lia­res, por­que a pesar de estar cum­plien­do su con­de­na, se vul­ne­ran sus dere­chos. Como ya lo hicie­ron en el caso de Iosu Uri­betxe­ba­rria, quie­ren lle­var la situa­ción de las y los otros tre­ce pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos has­ta el lími­te. Entre ellos se encuen­tran los casos extre­ma­da­men­te crue­les y a la vez sig­ni­fi­ca­ti­vos de Txus Mar­tin y Aitzol Gogor­za: sufren enfer­me­da­des muy gra­ves, su esta­do de salud empeo­ra aún más cada día que pasan en pri­sión, y aun­que los han tras­la­da­do a Eus­kal Herria, debe­rían estar en la calle hace tiempo.

En otros casos, un pro­ble­ma de salud que a prio­ri no era dema­sia­do gra­ve, se ha con­ver­ti­do en una situa­ción de vida o muer­te, por la fal­ta de asis­ten­cia de la pri­sión. Y eso es lo que le suce­dió a Jon Bien­zo­bas en la pri­sión de Saint Maur, en noviem­bre. Jon Bien­zo­bas estu­vo a pun­to de morir, a cau­sa de una hemo­rra­gia que no hubie­ra sido gra­ve si se hubie­ra aten­di­do en el momen­to de pro­du­cir­se, pero que tar­dó 11 horas en encon­trar esta aten­ción por­que esa fue la volun­tad de un fun­cio­na­rio con capa­ci­dad de para­li­zar inclu­so lo que otros fun­cio­na­rios esta­ban exigiendo.

Los datos que hemos cita­do aquí son cla­ros ejem­plos de una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de excep­ción. Pero hay más datos: 11 pre­sas y pre­sos están solos o bien en ais­la­mien­to en dife­ren­tes cár­ce­les, 12 pre­sas y pre­sos han sufri­do agre­sio­nes y han sido tra­ta­dos vio­len­ta­men­te, a 5 pare­jas se les ha dene­ga­do el dere­cho a estar encar­ce­la­dos en la mis­ma pri­sión, entre ellos Lier­ni Armen­da­riz y Oroitz Sale­gi con un hijo de 5 meses en común y a quién prohi­ben cono­cer a su padre; en las pri­sio­nes de Alge­ci­ras y Brie­va la prohi­bi­ción de escri­bir pos­ta­les en eus­ka­ra, recor­tes y dis­mi­nu­ción de posi­bli­da­des de cur­sar estu­dios…. El con­jun­to de lo acae­ci­do en las pri­sio­nes a lo lar­go del año, des­de las inci­den­cias más gra­ves a las no tan­to, solo se pue­de enten­der en una lógi­ca cruel de tensionamiento.

¿Pero, por qué está pasan­do todo esto aho­ra? ¿A quién se le pue­de responsabilizar?

La socie­dad vive un nue­vo tiem­po polí­ti­co, lleno de espe­ran­za, pero la reali­dad que vivi­mos noso­tros y nues­tros alle­ga­dos no ha cam­bia­do, de hecho, ha empeo­ra­do. Noso­tros siem­pre hemos exi­gi­do que se res­pe­ten los dere­chos de nues­tros fami­lia­res encar­ce­la­dos, pero de nin­gu­na mane­ra pode­mos enten­der que en este momen­to se recru­dez­ca la vul­ne­ra­ción de dere­chos, y se ten­sio­ne tan­to la situa­ción de los pre­sos y pre­sas vas­cos. Es hora de cami­nar hacia una reso­lu­ción, su situa­ción de tie­ne que cam­biar y para ello, cree­mos que es nece­sa­rio que la socie­dad conoz­ca la reali­dad en la que vivi­mos, y que la reco­noz­ca. Así será posi­ble que entre todos y todas cons­truir, esta­bi­li­zar y con­so­li­dar un esce­na­rio de reso­lu­ción que garan­ti­ce el res­pe­to de todos los dere­chos de todas las personas.

Los fami­lia­res y ami­gos que for­ma­mos la aso­cia­ción segui­re­mos tra­ba­jan­do para ello duran­te este año que aca­ba de comen­zar: denun­cian­do la vul­ne­ra­ción de dere­chos, dan­do tes­ti­mo­nio y abrien­do vías de comu­ni­ca­ción con dife­ren­tes res­pon­sa­bles polí­ti­cos que pue­dan cam­biar esta situa­ción y exi­gien­do­les compromisos.

Para todo ello, es nece­sa­rio que una­mos nues­tras fuer­zas y hacer oir nues­tra voz. Una gran opor­tu­ni­dad para ello la ten­dre­mos en la movi­li­za­ción del 12 de enero, de Herri­ra. Este año tam­bién tene­mos que con­se­guir que se colap­sen las calles de Bil­bo, por­que así logra­re­mos que la situa­ción que viven nues­tros fami­lia­res cam­bie. Por últi­mo, que­re­mos hacer un lla­ma­mien­to a todos los fami­lia­res y alle­ga­dos a lle­var el pañue­lo de Etxe­rat, que es nues­tra seña de iden­ti­dad, a la mani­fes­ta­ción, para poder sim­bo­li­zar a todas las per­so­nas que pade­ce­mos esta polí­ti­ca penitenciaria.


DATOS GENERALES

Dis­per­sión

606 PRESOS/​AS DISPERSADOS/​AS EN 84 PRISIONES

Eus­kal Herria: 7 presos/​as dis­per­sa­dos en 3 prisiones
Esta­do espa­ñol: 445 presos/​as dis­per­sa­dos en 45 prisiones
Esta­do fran­cés: 134 presos/​as dis­per­sa­dos en 32 prisiones
Pre­sos en casa: 11 pre­sos se encuen­tran en liber­tad con­di­cio­nal y una per­so­na se encuen­tra en arres­to domi­ci­lia­rio, en Roma.
4 pre­sos se encuen­tran en Ingla­te­rra; uno en el Nor­te de Irlan­da, otro en Esko­cia y otro en Portugal.
Con­fi­na­do: 1 pre­so se encuen­tra con­fi­na­do en Autun (Fran­cia)
La mayo­ría de presos/​as se encuen­tran a 800 – 900 kiló­me­tros de sus casas
Los fami­lia­res tene­mos que rea­li­zar una media de 1300 kiló­me­tros todos los fines de sema­na para visi­tar a nues­tros allegados

En con­se­cuen­cia:

40 fami­lia­res y ami­gos han sufri­do 13 acci­den­tes; el más gra­ve, el que sufrie­ron la mujer y los hijos de Mikel Egi­bar, en agosto
16 fami­lia­res y ami­gos han per­di­do la vida en la carretera
Para poder rea­li­zar las visi­tas los fami­lia­res gas­ta­mos al mes una media de 400 – 600 euros para via­jar a las pri­sio­nes más cer­ca­nas (Logro­ño, San­tan­der, Hues­ca), y ese gas­to pue­de aumen­tar has­ta los 1300 euros para via­jar a las cár­ce­les que se encuen­tran a más kiló­me­tros (Alge­ci­ras, Bapu­me, Cha­lons, Huel­va). En estos lar­gos via­jes se sue­le nece­si­tar pasar una noche o inclu­so dos, si hay que pasar todo el fin de sema­na allí, para poder rea­li­zar la visita.

Pre­sas y pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves e incurables

13 pre­sas y pre­sos sufren enfer­me­da­des gra­ves e incurables
Rese­ña­ble, los impe­di­mien­tos que tuvo Iosu Uri­betxe­ba­rria para su liber­tad, y la uti­li­ca­ción polí­ti­ca que se hizo de ello

Cade­na perpetua

Esta­do fran­cés: a Jakes Esnal, Ion Kepa Parot y Fre­de­rik Haran­bu­ru les han apli­ca­do la cade­na per­pe­tua, lle­van 23 años en prisión
Esta­do español:
En mar­zo, l Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se pro­nun­ció des­es­ti­man­do 19 de los 25 recur­sos que esta­ban estudiando
En julio de 2012 el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos se mos­tró con­tra­rio a la apli­ca­ción de la doc­tri­na 1972006; con­cre­ta­men­te en la reso­lu­ción de un recur­so pre­sen­ta­do por la defen­sa de la pre­sa Inés del Rio. Aun­que ésta reso­lu­ción solo tra­te el caso de Inés, con­clu­ye que la apli­ca­ción de la doc­tri­na 1972006 vul­ne­ra el dere­cho a la liber­tad y debe ser derogada
El 24 de sep­tiem­bre, la Aso­cia­ción de Juris­tas Euro­peos por la Demo­cra­cia y los Dere­chos Huma­nos (ELDH) advir­tió que la nega­ti­va del Gobierno espa­ñol a poner en liber­tad a los pri­sio­ne­ros que pade­cen enfer­me­da­des gra­ves y la doc­tri­na 1972006 supo­nen una vio­la­ción de la legis­la­ción espa­ño­la e inter­na­cio­nal. Por ello, ins­tó al Gobierno espa­ñol y sus ins­ti­tu­cio­nes a dero­gar la doc­tri­na 1972006 y a poner en liber­tad a los pre­sos a los que se les ha alar­ga­do lacon­de­na y a los que sufren enfer­me­da­des gra­ves e incurables.
A 88 fami­lia­res y ami­gos les han apli­ca­do la doc­tri­na 1972006, de estos 68 con­ti­nuan en pri­sión, y 20 se encuen­tran en libertad

23 eta 34 par­tes de la con­de­na cumplida

En este momen­to son 141 las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos que debe­rían de estar en liber­tad al tener cum­pli­dos los 23 o 34 par­tes de la con­de­na pero per­ma­ne­cen en prisión.

Ais­la­mien­to y soledad

En estos momen­tos 11 pre­sos y pre­sas se encuen­tran solos, es decir, sin nin­gún otro compañero
Un núme­ro impor­tan­te de presos/​as se encuen­tra en aislamiento

Agre­sio­nes físi­cas a los presos/​as

En el año 2012 nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos han sufri­do 12 agre­sio­nes físi­cas, en las cárceles

Agre­sio­nes a familiares

Ena­ra Rodri­gez, 28 de sep­tiem­vre, cuan­do vol­vía de la pri­sión de Logroño
Iza­ro Arruar­te, el 25 de octu­bre, en Tene­ri­fe, mien­tras se encon­tra­ba de vacaciones

La vida en riesgo

El pre­so Jon Bien­zo­bas, sufrió una situa­ción de vida o muer­te por la irres­pon­sa­bi­li­dad de un fun­cio­na­rio. El suce­so ocu­rrió el 21 de noviem­bre, en la pri­sión de Saint Maur.

Pare­jas separadas

Cin­co pare­jas se encuen­tran sepa­ra­das en dis­tin­tas cárceles
Lier­ni Armen­da­riz y Oroitz Sale­gi se encuen­tran sepa­ra­dos des­de agos­to, aun­que ten­gan un hijo de cin­co meses; ade­más, les han dene­ga­do el per­mi­so de estar juntos.

Exi­lia­dos, depor­ta­dos y refugiados

En el año 2012 cua­tro fami­lia­res han muer­to en el exilio:
El exi­lia­do Jose Mari Alda­so­ro “Piper”, el 2 de enero
El refu­gia­do Luxiano Eiza­gi­rre, el 29 de marzo
El exi­lia­do Fer­nan­do Javier Blan­co, el 17 de septiembre
El refu­gia­do Celes­tino Galan, el 22 de septimbre

Otros suce­sos para endu­re­cer la polí­ti­ca penitenciaria

Prohi­bi­ción de escri­bir pos­ta­les en las pri­sio­nes de Alge­ci­ras y Brieva
En el esta­do fran­cés, el alto núme­ro de tras­la­dos que hubo des­pués de la mani­fes­ta­ción de Baio­na, el 13 de noviembre
Estu­dios: a par­tir de aho­ra tie­nen que pagar la matri­cu­la­ción, la can­ti­dad de pri­sio­nes en las que se pue­den rea­li­zar los exá­me­nes se ha reducido…
Cacheos inten­sos (que se han repe­ti­do al menos dos veces al año) en varias prisiones

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *