¿Con­de­co­ra­cio­nes de gue­rra sucia?- Xabier Makazaga

El diri­gen­te de ETA (pm) Eduar­do Moreno Ber­ga­retxe “Per­tur” des­apa­re­ció en Ipa­rral­de, cer­ca de la muga, el 23 de julio de 1976 y su orga­ni­za­ción denun­ció que ese mis­mo día, y hacia la mis­ma hora, tres ins­pec­to­res de la temi­ble BPS fran­quis­ta se encon­tra­ban en un Seat 850 blan­co muy cer­ca de don­de desapareció.

Uno de esos poli­cías, José María Escu­de­ro Teja­da, tuvo estre­chos víncu­los con dos cono­ci­dos tor­tu­ra­do­res fran­quis­tas, el comi­sa­rio Cone­sa y Billy el Niño, y dio mucho de qué hablar has­ta que se jubi­ló sien­do Pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Comi­sa­rios de Policía.

Nun­ca salió a cola­ción, sin embar­go, un sig­ni­fi­ca­ti­vo dato res­pec­to a él: según el BOE del 22 de sep­tiem­bre de 1976, dos meses des­pués de la des­apa­ri­ción de Per­tur, reci­bió la Cruz al Méri­to Poli­cial jun­to con Fran­cis­co Álva­rez Sán­chez, más tar­de archi­co­no­ci­do como GAL­va­rez. Sí, el mis­mo que se res­pon­sa­bi­li­zó del frus­tra­do inten­to de secues­tro de otro diri­gen­te de ETA (pm), Joxe Mari Larretxea, y fue con­de­na­do e indul­ta­do por el secues­tro del ciu­da­dano fran­cés Segun­do Marey, al que con­fun­die­ron con otro res­pon­sa­ble de ETA.

Resul­ta obvio lo que les hubie­se suce­di­do tan­to a Larretxea como a ese otro res­pon­sa­ble de ETA si sus secues­tros no se hubie­ran frus­tra­do. Les espe­ra­ba el mis­mo cal­va­rio y el mis­mo terri­ble final que a Lasa y Zaba­la, por supues­to. Los tor­tu­ra­rían has­ta arran­car­les todo cuan­to supie­ran, y des­pués des­apa­re­ce­rían como Pertur.

Recuér­de­se que ambos poli­cías con­de­co­ra­dos ocu­pa­ron des­pués en el Minis­te­rio del Inte­rior pues­tos de suma rele­van­cia, sien­do ya comi­sa­rios, duran­te los años en que los GAL ase­si­na­ron a 27 per­so­nas. Escu­de­ro fue jefe de la Bri­ga­da Cen­tral de Infor­ma­ción encar­ga­da de la lucha «anti­te­rro­ris­ta» que coor­di­na­ba GAL­va­rez como jefe del Gabi­ne­te de Infor­ma­ción y Ope­ra­cio­nes Especiales.

El jefe de ambos en esa épo­ca era Jesús Mar­tí­nez Torres, otro cono­ci­do tor­tu­ra­dor fran­quis­ta que nada más ganar el PSOE las elec­cio­nes en 1982 fue ascen­di­do a Comi­sa­rio Gene­ral de Infor­ma­ción res­pon­sa­ble de la lucha «anti­te­rro­ris­ta», y como tal estu­vo impu­tado por los crí­me­nes de los GAL.

Escu­de­ro tam­bién com­par­tió una con­de­co­ra­ción con él. Exac­ta­men­te, el día de la patro­na de la Guar­dia Civil en 1984. Fue una Cruz de la Orden del Meri­to de dicho Cuer­po con­ce­di­da ese día tan solo a cua­tro poli­cías, tres comi­sa­rios y un ins­pec­tor. Y resul­ta que el ins­pec­tor era el GALo­so Ame­do. Sí, el que ter­mi­na­ría por tirar de la man­ta en el caso del secues­tro de Segun­do Marey, lo que lle­va­ría a la cár­cel, has­ta que fue­ron indul­ta­dos, a San­cris­to­bal, Barrio­nue­vo, Vera y cia. Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¿no?

Enci­ma, ese mis­mo día del Pilar fue­ron tam­bién con­de­co­ra­dos el enton­ces jefe del cuar­tel de Intxau­rron­do, Galin­do, y más de una doce­na de sus hom­bres de máxi­ma con­fian­za. Entre ellos, “Goli” Domín­guez Tuda, que esta­ba pro­ce­sa­do en dos casos de tor­tu­ra. Más tar­de, fue con­de­na­do en ambos e indul­ta­do por par­ti­da doble. Y siguió y sigue estan­do des­ti­na­do en Intxaurrondo.

Pre­gun­ta­do sobre el hecho de que se con­de­co­ra­ra a pro­ce­sa­dos por tor­tu­ras, el gene­ral Sáenz de San­ta María, Direc­tor Gene­ral de la Guar­dia Civil, salió por pete­ne­ras res­pon­dien­do que «fue­ron pro­pues­tos para estas con­de­co­ra­cio­nes en febre­ro de 1984, con moti­vo de la des­ar­ti­cu­la­ción de un coman­do de ETA en Tolosa.»

Más le hubie­se vali­do no abrir la boca, por­que es sobra­da­men­te cono­ci­do que esas deten­cio­nes de Tolo­sa fue­ron prac­ti­ca­das sir­vién­do­se de las infor­ma­cio­nes que arran­ca­ron bajo tor­tu­ras a Lasa y Zaba­la antes de ase­si­nar­los y ente­rrar­los en cal viva. Y que el ope­ra­ti­vo fue diri­gi­do por otro de los con­de­co­ra­dos ese día, el enton­ces coman­dan­te Cán­di­do Ace­do, mano dere­cha del gene­ral Cas­si­ne­llo y gran ami­go de Galindo.

Ace­do simul­ta­neó en 1975 el man­do ope­ra­ti­vo de la infil­tra­ción de Mikel Lejar­za “Lobo”, que se sal­dó con la muer­te de tres mili­tan­tes de ETA en Madrid y Bar­ce­lo­na, con el de una ope­ra­ción de gue­rra sucia, que se sal­dó con la muer­te de uno de los mer­ce­na­rios que inten­ta­ban colo­car una bom­ba-lapa en Mia­rritze en el coche de Josu Urrutikoetxea.

Aun­que nun­ca fue impu­tado en rela­ción con la gue­rra sucia, Cán­di­do Ace­do sí que tuvo que decla­rar res­pec­to a los GAL en la Audien­cia Nacio­nal. El comi­sa­rio Escu­de­ro, ni eso, pese a que razo­nes no fal­ta­ron para ello ni antes ni des­pués de su ascen­sión a la jefa­tu­ra de la Bri­ga­da Cen­tral de Información.

Por ejem­plo, el que poco des­pués de ser ascen­ci­do, en mar­zo de 1983, par­ti­ci­pa­ra en Madrid en una reu­nión muy espe­cial con el ultra­de­re­chis­ta Her­bert Quin­de y un alto ofi­cial de la Gen­dar­me­ría fran­ce­sa. Una reu­nión en la que «se comen­ta­ron los erro­res come­ti­dos por el Bata­llon Vas­co Espa­nol (BVE) y se estu­dió la nece­si­dad de pro­fe­sio­na­li­zar la “gue­rra sucia” con­tra ETA», y en la que «Quin­de se com­pro­me­tió a faci­li­tar el con­tac­to con “pro­fes­sio­nal killers”.»

Así lo seña­la­ron los perio­dis­tas Mira­lles y Arqués en su libro Ame­do: el Esta­do con­tra ETA, don­de pre­ci­sa­ron que en dicha reu­nión tam­bién par­ti­ci­pó Mar­tí­nez Torres, con el que Escu­de­ro com­par­tió con­de­co­ra­ción de la Guar­dia Civil jun­to con Ame­do, Galin­do, Ace­do y cia.

El 6 de agos­to de 1995 los perio­dis­tas Rubio y Cer­dán afir­ma­ron en El Mun­do que fuen­tes poli­cia­les con­fir­ma­ban todos esos datos y que «En esa reu­nión habla­ron de poner en mar­cha una diná­mi­ca de “ajus­te de cuen­tas” y de com­ba­tir a ETA con sus mis­mas armas.»

Como se ve, sobra­ban las razo­nes para sos­pe­char que el comi­sa­rio Escu­de­ro estu­vo estre­cha­men­te vin­cu­la­do con la gue­rra sucia y haber­lo lla­ma­do a decla­rar sobre la des­apa­ri­ción de Per­tur, pero la inves­ti­ga­ción del caso se cerró hace poco sin tan siquie­ra men­cio­nar el impor­tan­te dato de los ocu­pan­tes del Seat 850 blan­co que he apun­ta­do al comien­zo. ¿Por qué? Pre­fie­ro reser­var­me la res­pues­ta. Por si las moscas.

8 de enero de 2013

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *