¿Con­de­co­ra­cio­nes de gue­rra sucia?- Xabier Makazaga

El diri­gen­te de ETA (pm) Eduar­do Moreno Ber­ga­retxe “Per­tur” des­apa­re­ció en Ipa­rral­de, cer­ca de la muga, el 23 de julio de 1976 y su orga­ni­za­ción denun­ció que ese mis­mo día, y hacia la mis­ma hora, tres ins­pec­to­res de la temi­ble BPS fran­quis­ta se encon­tra­ban en un Seat 850 blan­co muy cer­ca de don­de desapareció.

Uno de esos poli­cías, José María Escu­de­ro Teja­da, tuvo estre­chos víncu­los con dos cono­ci­dos tor­tu­ra­do­res fran­quis­tas, el comi­sa­rio Cone­sa y Billy el Niño, y dio mucho de qué hablar has­ta que se jubi­ló sien­do Pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de Comi­sa­rios de Policía.

Nun­ca salió a cola­ción, sin embar­go, un sig­ni­fi­ca­ti­vo dato res­pec­to a él: según el BOE del 22 de sep­tiem­bre de 1976, dos meses des­pués de la des­apa­ri­ción de Per­tur, reci­bió la Cruz al Méri­to Poli­cial jun­to con Fran­cis­co Álva­rez Sán­chez, más tar­de archi­co­no­ci­do como GAL­va­rez. Sí, el mis­mo que se res­pon­sa­bi­li­zó del frus­tra­do inten­to de secues­tro de otro diri­gen­te de ETA (pm), Joxe Mari Larretxea, y fue con­de­na­do e indul­ta­do por el secues­tro del ciu­da­dano fran­cés Segun­do Marey, al que con­fun­die­ron con otro res­pon­sa­ble de ETA.

Resul­ta obvio lo que les hubie­se suce­di­do tan­to a Larretxea como a ese otro res­pon­sa­ble de ETA si sus secues­tros no se hubie­ran frus­tra­do. Les espe­ra­ba el mis­mo cal­va­rio y el mis­mo terri­ble final que a Lasa y Zaba­la, por supues­to. Los tor­tu­ra­rían has­ta arran­car­les todo cuan­to supie­ran, y des­pués des­apa­re­ce­rían como Pertur.

Recuér­de­se que ambos poli­cías con­de­co­ra­dos ocu­pa­ron des­pués en el Minis­te­rio del Inte­rior pues­tos de suma rele­van­cia, sien­do ya comi­sa­rios, duran­te los años en que los GAL ase­si­na­ron a 27 per­so­nas. Escu­de­ro fue jefe de la Bri­ga­da Cen­tral de Infor­ma­ción encar­ga­da de la lucha «anti­te­rro­ris­ta» que coor­di­na­ba GAL­va­rez como jefe del Gabi­ne­te de Infor­ma­ción y Ope­ra­cio­nes Especiales.

El jefe de ambos en esa épo­ca era Jesús Mar­tí­nez Torres, otro cono­ci­do tor­tu­ra­dor fran­quis­ta que nada más ganar el PSOE las elec­cio­nes en 1982 fue ascen­di­do a Comi­sa­rio Gene­ral de Infor­ma­ción res­pon­sa­ble de la lucha «anti­te­rro­ris­ta», y como tal estu­vo impu­tado por los crí­me­nes de los GAL.

Escu­de­ro tam­bién com­par­tió una con­de­co­ra­ción con él. Exac­ta­men­te, el día de la patro­na de la Guar­dia Civil en 1984. Fue una Cruz de la Orden del Meri­to de dicho Cuer­po con­ce­di­da ese día tan solo a cua­tro poli­cías, tres comi­sa­rios y un ins­pec­tor. Y resul­ta que el ins­pec­tor era el GALo­so Ame­do. Sí, el que ter­mi­na­ría por tirar de la man­ta en el caso del secues­tro de Segun­do Marey, lo que lle­va­ría a la cár­cel, has­ta que fue­ron indul­ta­dos, a San­cris­to­bal, Barrio­nue­vo, Vera y cia. Muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¿no?

Enci­ma, ese mis­mo día del Pilar fue­ron tam­bién con­de­co­ra­dos el enton­ces jefe del cuar­tel de Intxau­rron­do, Galin­do, y más de una doce­na de sus hom­bres de máxi­ma con­fian­za. Entre ellos, “Goli” Domín­guez Tuda, que esta­ba pro­ce­sa­do en dos casos de tor­tu­ra. Más tar­de, fue con­de­na­do en ambos e indul­ta­do por par­ti­da doble. Y siguió y sigue estan­do des­ti­na­do en Intxaurrondo.

Pre­gun­ta­do sobre el hecho de que se con­de­co­ra­ra a pro­ce­sa­dos por tor­tu­ras, el gene­ral Sáenz de San­ta María, Direc­tor Gene­ral de la Guar­dia Civil, salió por pete­ne­ras res­pon­dien­do que «fue­ron pro­pues­tos para estas con­de­co­ra­cio­nes en febre­ro de 1984, con moti­vo de la des­ar­ti­cu­la­ción de un coman­do de ETA en Tolosa.»

Más le hubie­se vali­do no abrir la boca, por­que es sobra­da­men­te cono­ci­do que esas deten­cio­nes de Tolo­sa fue­ron prac­ti­ca­das sir­vién­do­se de las infor­ma­cio­nes que arran­ca­ron bajo tor­tu­ras a Lasa y Zaba­la antes de ase­si­nar­los y ente­rrar­los en cal viva. Y que el ope­ra­ti­vo fue diri­gi­do por otro de los con­de­co­ra­dos ese día, el enton­ces coman­dan­te Cán­di­do Ace­do, mano dere­cha del gene­ral Cas­si­ne­llo y gran ami­go de Galindo.

Ace­do simul­ta­neó en 1975 el man­do ope­ra­ti­vo de la infil­tra­ción de Mikel Lejar­za “Lobo”, que se sal­dó con la muer­te de tres mili­tan­tes de ETA en Madrid y Bar­ce­lo­na, con el de una ope­ra­ción de gue­rra sucia, que se sal­dó con la muer­te de uno de los mer­ce­na­rios que inten­ta­ban colo­car una bom­ba-lapa en Mia­rritze en el coche de Josu Urrutikoetxea.

Aun­que nun­ca fue impu­tado en rela­ción con la gue­rra sucia, Cán­di­do Ace­do sí que tuvo que decla­rar res­pec­to a los GAL en la Audien­cia Nacio­nal. El comi­sa­rio Escu­de­ro, ni eso, pese a que razo­nes no fal­ta­ron para ello ni antes ni des­pués de su ascen­sión a la jefa­tu­ra de la Bri­ga­da Cen­tral de Información.

Por ejem­plo, el que poco des­pués de ser ascen­ci­do, en mar­zo de 1983, par­ti­ci­pa­ra en Madrid en una reu­nión muy espe­cial con el ultra­de­re­chis­ta Her­bert Quin­de y un alto ofi­cial de la Gen­dar­me­ría fran­ce­sa. Una reu­nión en la que «se comen­ta­ron los erro­res come­ti­dos por el Bata­llon Vas­co Espa­nol (BVE) y se estu­dió la nece­si­dad de pro­fe­sio­na­li­zar la “gue­rra sucia” con­tra ETA», y en la que «Quin­de se com­pro­me­tió a faci­li­tar el con­tac­to con “pro­fes­sio­nal killers”.»

Así lo seña­la­ron los perio­dis­tas Mira­lles y Arqués en su libro Ame­do: el Esta­do con­tra ETA, don­de pre­ci­sa­ron que en dicha reu­nión tam­bién par­ti­ci­pó Mar­tí­nez Torres, con el que Escu­de­ro com­par­tió con­de­co­ra­ción de la Guar­dia Civil jun­to con Ame­do, Galin­do, Ace­do y cia.

El 6 de agos­to de 1995 los perio­dis­tas Rubio y Cer­dán afir­ma­ron en El Mun­do que fuen­tes poli­cia­les con­fir­ma­ban todos esos datos y que «En esa reu­nión habla­ron de poner en mar­cha una diná­mi­ca de “ajus­te de cuen­tas” y de com­ba­tir a ETA con sus mis­mas armas.»

Como se ve, sobra­ban las razo­nes para sos­pe­char que el comi­sa­rio Escu­de­ro estu­vo estre­cha­men­te vin­cu­la­do con la gue­rra sucia y haber­lo lla­ma­do a decla­rar sobre la des­apa­ri­ción de Per­tur, pero la inves­ti­ga­ción del caso se cerró hace poco sin tan siquie­ra men­cio­nar el impor­tan­te dato de los ocu­pan­tes del Seat 850 blan­co que he apun­ta­do al comien­zo. ¿Por qué? Pre­fie­ro reser­var­me la res­pues­ta. Por si las moscas.

8 de enero de 2013

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.