¡Alfon­so está secues­tra­do!- Luis Ocampo

Es una cues­tión ya tra­di­cio­nal en el Esta­do Espa­ñol, la exis­ten­cia de gru­pos orga­ni­za­dos den­tro de los apa­ra­tos poli­cia­les, a veces bien con­tro­la­dos por los Gobier­nos res­pec­ti­vos, otras veces no, que actúan al mar­gen de la lega­li­dad vigen­te con una cla­ra fina­li­dad polí­ti­ca- represiva.

Duran­te el Fran­quis­mo el prin­ci­pal y casi úni­co obje­ti­vo de las fuer­zas poli­cia­les era la repre­sión polí­ti­ca, es decir la per­se­cu­ción de la opo­si­ción democrática.

La fal­ta de una míni­ma depu­ra­ción de fas­cis­tas y tor­tu­ra­do­res de los cuer­pos poli­cia­les duran­te la tran­si­ción, per­mi­tió que en estos se ins­ta­la­ra la cul­tu­ra de la total impu­ni­dad y el idea­rio de que la repre­sión polí­ti­ca era algo con­sus­tan­cial a su exis­ten­cia, por supues­to a la que había que dar continuidad.

Esa per­cep­ción, ajus­ta­da a la reali­dad, con­di­cio­na el uso gene­ra­li­za­do de las fuer­zas poli­cia­les en esa direc­ción, la repre­sión, pero tam­bién la super­vi­ven­cia de lla­mé­mos­le “estruc­tu­ras” con cier­to gra­do de auto­no­mía que son uti­li­za­das más allá de la lega­li­dad, sin que aque­llos que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de velar por que ésta se cum­pla lo hagan, con­vir­tién­do­se en cóm­pli­ces de esas prác­ti­cas, en el mejor de los casos por omisión.

Los epi­so­dios más cono­ci­dos de esa línea de actua­ción poli­cial ile­gal, con­sen­ti­da y/​o ampa­ra­da por el Esta­do, fue el lla­ma­do GAL, pero hubo a lo lar­go de la his­to­ria de las últi­mas casi cua­tro déca­das, otras muchas experiencias.

En estos momen­tos nos enfren­ta­mos con tres “ope­ra­cio­nes poli­cia­les” en mar­cha, con dife­ren­tes dimen­tio­nes, pero que pare­cen tener un mis­mo hilo con­duc­tor, y des­de lue­go un obje­ti­vo común, la repre­sión polí­ti­ca. Nos refe­ri­mos a la ope­ra­ción mediá­ti­co-poli­cial con­tra le movi­mien­to sobe­ra­nis­tas en Cata­lu­ña, bas­tan­te cono­ci­da por la deri­va­da que tie­ne en el mano a mano entre los dia­rios, El Mun­do y El País.

Las otras ope­ra­cio­nes, abso­lu­ta­men­te bru­tal la pri­me­ra a la que nos vamos a refe­rir el secues­tro de Alfon­so y la cam­pa­ña mediá­ti­co-poli­cial con­tra la mili­tan­te de Iz​.Ca., Ele­na Mar­ti­nez, que es a su vez tra­ba­ja­do­ra en el Con­gre­so de los Dipu­tados como asis­ten­te del Gru­po Par­la­men­ta­rio Mixto.

En ambos casos hay un cla­ro obje­ti­vo, ata­car al cre­cien­te, cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te, movi­mien­to popu­lar en Madrid.

Segu­ra­men­te el Sis­te­ma no tenía pre­vis­to, al menos con la fuer­za con la que esta ocu­rrien­do, el desa­rro­llo de un poten­tí­si­mo movi­mien­to popu­lar en Madrid, no sólo en lo social, si no tam­bién en lo polí­ti­co, ade­más con una cla­ra orien­ta­ción rupturista.

El Esta­do sabe per­fec­ta­men­te que el avan­ce de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca del movi­mien­to popu­lar en Madrid, es uno de los ele­men­tos cla­ves para la con­fi­gu­ra­ción de una estra­te­gia rup­tu­ris­ta con el Regi­men actual. Y pre­ten­den neu­tra­li­zar ese avan­ce recu­rrien­do a todos los méto­dos repre­si­vos, los lega­les y par­ti­cu­lar­men­te los ilegales.

En el con­tex­to des­cri­to, es en el que se enmar­ca la ope­ra­ción de secues­tro y tor­tu­ra pla­ni­fi­ca­da de Alfon­so. Se está lle­van­do ade­lan­te una prác­ti­ca que podría­mos deno­mi­nar de “aduc­ción” del mili­tan­te, de macha­car­lo sico­ló­gi­ca­men­te en la bús­que­da de su des­truc­ción como per­so­na, com­bi­nan­do como decía­mos, un secues­tro de hecho con la tor­tu­ra pro­gra­ma­da duran­te éste.

En el caso de Ele­na Mar­ti­nez, la manio­bra mediá­ti­co – repre­si­va, des­de el pun­to de vis­ta gene­ral tie­ne el mis­mo obje­ti­vo, ata­car al movi­mien­to popu­lar orga­ni­za­do en Madrid. Des­de el pun­to de vis­ta indi­vi­dual, la línea repre­si­va tam­bién tie­ne la pre­ten­sión de cri­mi­na­li­zar y des­es­ta­bi­li­zar a la persona.

Se habla bas­tan­te de la actual Dele­ga­da del Gobierno en Madrid, pero se habla muy poco del actual Jefe Supe­rior de Poli­cía en esa Comunidad.

El actual Jefe Supe­rior de Poli­cía en Madrid era el Jefe Supe­rior de Poli­cía en Cas­ti­lla y León cuan­do comen­za­ron las movi­li­za­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co, la corrup­ción y la espe­cu­la­ción en el Barrio de Paja­rri­los de Valla­do­lid en febre­ro de 2003. Ese señor se posi­cio­nó des­ca­ra­da­men­te des­de el prin­ci­pio en con­tra de ese movi­mien­to social, repri­mién­do­lo sal­va­je­men­te y favo­re­cien­do la con­ti­nua­ción de la acti­vi­dad del nar­co­trá­fi­co en el barrio.

Ese señor, impu­so san­cio­nes eco­nó­mi­cas por cer­ca de 30.000 euros, del año 2003, a [email protected] [email protected] del barrio, que final­men­te fue­ron anu­la­das en su mayo­ría; y pre­sen­tó una denun­cia con­tra más de vein­te miem­bros de la Coor­di­na­do­ra por aso­cia­ción ilí­ci­ta, que tam­bién que­dó final­men­te archivada.

Ese per­so­na­je, es el que ins­pi­ra en la actua­li­dad la polí­ti­ca repre­si­va en la Comu­ni­dad de Madrid.

El Esta­do debe­ría de saber ya, a estas altu­ras, que con todas esas manio­bras cri­mi­na­li­za­do­tas y repre­si­vas no van a parar al movi­mien­to popu­lar, lo úni­co que con­se­gui­rán es des­le­gi­ti­mar­se y des­acre­di­tar­se aún más.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *