Le debo una can­ción a Txo­min Zilua­ga- Jose Miguel Arrugaeta

La izquier­da aber­tza­le ha con­ta­do a lo lar­go de su acci­den­ta­do reco­rri­do con nume­ro­sas per­so­nas admi­ra­bles, miles y miles de hom­bres y muje­res entre­ga­dos, volun­ta­rio­sos y com­pro­me­ti­dos que han sabi­do dar lo mejor de sí mis­mos con altruis­mo y desin­te­rés, en aras de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Este hecho per­sis­ten­te ha sido el múscu­lo, los ner­vios y el cere­bro colec­ti­vo que defi­nen a esta izquier­da como mucho más que un par­ti­do clá­si­co, inclu­yén­do­la direc­ta­men­te en lo que se pue­de cali­fi­car como un movi­mien­to polí­ti­co, social y cul­tu­ral de amplio espec­tro, con áni­mo de mayo­rías y capa­ci­dad transformadora.

Sin embar­go, toda masa huma­na está com­pues­ta por la suma de muchos ros­tros y nom­bres, cada uno con su pro­pia his­to­ria per­so­nal, y hoy quie­ro refe­rir­me a uno de ellos, a Txo­min Zilua­ga, con la sen­sa­ción de que se lo debo como acto de mera justicia.

Yo cono­cí a Txo­min por pri­me­ra vez hace ya muchos años, en una reu­nión pre­pa­ra­to­ria para el reci­bi­mien­to de la Mar­cha de la Liber­tad en Bil­bo, su inter­ven­ción en aquel ten­so encuen­tro fue cor­ta y cor­tan­te. Yo era ape­nas un joven de 18 años y aún no había cap­ta­do que el momen­to era de des­lin­dar y acla­rar. El dile­ma enton­ces pare­cía ser aber­tza­les o espa­ño­lis­tas (y es bueno seña­lar que este tér­mino fue acu­ña­do a ini­cios del siglo XX por los pro­pios par­ti­dos espa­ño­les). La ver­dad es que no enten­dí ni com­par­tí lo que plan­teó, sin embar­go, pos­te­rior­men­te, la expe­rien­cia me ense­ña­ría que cada momen­to tie­ne su prio­ri­dad, y cada prio­ri­dad aca­ba encon­tran­do su momen­to. Les con­fie­so que la pri­me­ra ima­gen que me dejó Txo­min fue la de un hom­bre duro, seco y áspe­ro, y esa impre­sión de él me acom­pa­ño duran­te dema­sia­dos años.

A par­tir de enton­ces Txo­min se hizo cada vez más pre­sen­te y visi­ble en la esce­na polí­ti­ca vas­ca como uno de los diri­gen­tes del par­ti­do HASI y de KAS. Y a mí siem­pre me intri­gó cómo una per­so­na podía mul­ti­pli­car­se tan­to y en tan­tas cosas a la vez. No fal­ta­ba a nada, «dan­do la cara» todo el tiem­po, en el sen­ti­do estric­to del dicho, mien­tras su pobla­do bigo­te, esti­lo sovié­ti­co, se con­ver­tía en par­te casi con­sus­tan­cial del pai­sa­je de la izquier­da aber­tza­le en aque­llos años duros y peli­gro­sos que tenían, cada vez más, un tono gris plomo.

Y ten­go gra­ba­das en mi memo­ria dos imá­ge­nes, de aque­llos tiem­pos, refe­ri­das a su per­so­na que resul­tan imbo­rra­bles, como si fue­ran dos pin­ce­la­das impre­sio­nis­tas: una es él, en pri­mer plano, sos­te­nien­do, en medio de gol­pes y abu­sos poli­cia­les, el fére­tro de un com­pa­ñe­ro muer­to en la cár­cel (jun­to a otro gru­po de valien­tes y cora­ju­dos, que son los adje­ti­vos pre­ci­sos, dig­nos de aquel gru­po de hom­bres). Era pura metá­fo­ra, Txo­min esta­ba dis­pues­to a cual­quier cosa antes que aban­do­nar a un com­pa­ñe­ro, aun­que estu­vie­se muer­to. Y la segun­da esce­na es el dolor, con­te­ni­do y rabio­so, duran­te el fune­ral y pos­te­rior home­na­je de quien fue­ra su ami­go y her­mano, esa gran e inmen­sa per­so­na que fue San­tia­go Brouard (ase­si­na­do por encar­go de auto­ri­da­des espa­ño­las, aún pen­dien­tes de cas­ti­go). Pero les con­fie­so, de nue­vo, que a pesar de todo esto en mi men­te seguía pre­va­le­cien­do la per­cep­ción de una per­so­na algo dis­tan­te, dema­sia­do duro para mi gusto.

Lue­go, como si fue­ra un carru­sel de luces y colo­res, vino Hiper­cor y se des­en­ca­de­nó la galer­na. Txo­min, y un nume­ro­so y valio­so gru­po de com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, fue­ron ines­pe­ra­da­men­te expul­sa­dos (o se fue­ron como con­se­cuen­cia de una legí­ti­ma soli­da­ri­dad) duran­te el III Con­gre­so de HASI. Exco­mul­ga­dos por un espí­ri­tu inase­qui­ble e invi­si­ble, sin dere­cho de ape­la­ción ni defensa.

En el medio, que siem­pre somos la mayo­ría, está­ba­mos un mon­tón de gen­te como yo, que no reci­bía muchas expli­ca­cio­nes ni argu­men­tos, pare­ce que no hacía fal­ta, y los rumo­res se supo­ne que debían ser mate­rial sufi­cien­te para inter­pre­tar el orácu­lo. Pero enton­ces éra­mos jóve­nes y sol­da­dos, por eso muchos asu­mi­mos el hecho, y has­ta con­se­gui­mos dar­le diver­sas y pere­gri­nas expli­ca­cio­nes a la situa­ción, mien­tras que Txo­min y sus com­pa­ñe­ros se con­vir­tie­ron, de la noche a la maña­na, en algo pare­ci­do a unos apes­ta­dos entre los suyos. A mí, sin­ce­ra­men­te, no se me ocu­rre qué mayor cas­ti­go se le pue­de infli­gir a alguien que ese inxi­lio (exi­lio inte­rior), al que se con­de­nó a Txo­min y sus amigos.

A pesar de la injus­ti­cia (nues­tra injus­ti­cia), este hom­bre guar­dó pru­den­te silen­cio sin dejar­se lle­var por can­tos de sire­nas, siem­pre ama­bles y sos­pe­cho­sa­men­te gene­ro­sas. No se defen­dió, y en este caso el que calla­ba no nece­sa­ria­men­te otor­ga­ba la razón.

Deci­dió cla­ra­men­te seguir vivien­do como pen­sa­ba y pen­sar como vivía. Fue recons­tru­yen­do su vida per­so­nal, sin apar­tar­se un milí­me­tro de los suyos, a pesar de que lo mira­sen con des­con­fian­za. La acti­tud de Txo­min en aque­llos tiem­pos me demues­tra que había des­cu­bier­to (unos años antes que yo), como si fue­se un filó­so­fo, que la úni­ca fuer­za capaz de derro­tar a la izquier­da aber­tza­le es ella mis­ma y sus torpezas.

Y pasó el tiem­po, y las olas sobre el mar, has­ta que poco a poco comen­zó a publi­car ideas y refle­xio­nes espo­rá­di­cas, que yo siem­pre leía con inte­rés, pues a la gen­te que «sabe» hay que pres­tar­le aten­ción. El res­to de las noti­cias sobre Txo­min para mí eran men­sa­jes y comen­ta­rios de bue­nos ami­gos compartidos.

Pero la vida da muchas vuel­tas, y la his­to­ria a veces tie­ne la con­des­cen­den­cia de dar­nos segun­das opor­tu­ni­da­des, así que hace ya unos años tuve la posi­bi­li­dad de vol­ver a ver­lo. Txo­min había veni­do con un gru­po de ami­gos a una boda en La Haba­na, con él esta­ba tam­bién su com­pa­ñe­ra de vida y de lucha, la mis­ma que lo acom­pa­ña­ba en mi pri­mer encuen­tro con él, y en un día espe­cial­men­te solea­do y azul, un gru­po de refu­gia­dos pasa­mos unas horas con ellos. Su bigo­tón había enca­ne­ci­do, a todos nos habían caí­do los años, pero sobre todo había­mos teni­do un reco­rri­do vital lleno de prue­bas y obs­tácu­los. Yo pen­sé lógi­ca­men­te que sería un hom­bre heri­do por lo que sufrió, sin embar­go ape­nas le dedi­có unos momen­tos al pasa­do amar­go, comen­tó, como quien no quie­re la cosa, que le habían «lla­ma­do» para pedir­le dis­cul­pas y comen­zó a hablar con entu­sias­mo del pre­sen­te, del futu­ro y de la cali­dad de la nue­va hor­na­da de diri­gen­tes jóve­nes. Eran los tiem­pos de Liza­rra-Gara­zi y la izquier­da aber­tza­le ini­cia­ba un vira­je len­to en bus­ca de nue­vos rum­bos, un camino que nos ha traí­do por eta­pas has­ta el momen­to actual.

En con­tra de la ima­gen de su per­so­na que me acom­pa­ñó duran­te muchos años, per­ci­bí cla­ra­men­te, en aque­lla tar­de cari­be­ña, que quien habla­ba no solo era un mili­tan­te, un hom­bre siem­pre com­pro­me­ti­do con su pue­blo, sino que ade­más tenía un cora­zón real­men­te gran­de y gene­ro­so, muy cercano.

Txo­min fue un revo­lu­cio­na­rio, con­tra vien­to y marea, leal a sus ideas y a los suyos sin impor­tar las cir­cuns­tan­cias, un ejem­plo, por eso le debía una can­ción, para que no se nos olvi­de y para que los más jóve­nes de entre noso­tros ten­gan con­cien­cia de que a lo lar­go de estas déca­das ha habi­do, y hay, muchos Txo­min Zilua­ga en nues­tro pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *