Con­se­je­ros de Caja Nava­rra y sus fami­lia­res dis­po­nían de cré­di­tos a bajo interes

En los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de Caja Nava­rra no solo corrían las die­tas gene­ro­sas y dudo­sa­men­te jus­ti­fi­ca­das. Tam­bién se acce­día a prés­ta­mos bara­tos, o por lo menos por deba­jo de los pre­cios de refe­ren­cia en el mer­ca­do, y a los que tenían acce­so los con­se­je­ros y los miem­bros de la comi­sión de con­trol de la enti­dad, algu­nos de los cua­les hicie­ron un uso abun­dan­te de esta pre­rro­ga­ti­va, tan­to para ellos mis­mos como para fami­lia­res de pri­mer gra­do y para sus empresas.

La can­ti­dad ‑ceñi­da a los datos publi­ca­dos entre 2005 y 2011, úni­co perio­do del que exis­te infor­ma­ción- supera los ocho millo­nes de euros, y se con­cen­tra sobre todo en los años 2005, 2006, 2008 y 2009, ejer­ci­cios en los que se reba­sa­ban los 1,5 millo­nes de euros. Este dine­ro se repar­tió entre 22 con­se­je­ros (unos 368.000 euros de media). En la lis­ta figu­ran empre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas, polí­ti­cos, direc­ti­vos y el pro­pio expre­si­den­te del Gobierno, Miguel Sanz, que obtu­vo sen­dos prés­ta­mos per­so­na­les, de 15.000 y de 60.000 euros res­pec­ti­va­men­te, cuan­do era tam­bién pre­si­den­te de Caja Nava­rra. Sanz dejó este pues­to en 2010, si bien bus­có aco­mo­do en una Jun­ta de Enti­da­des Fun­da­do­ra (remu­ne­ra­da) y en una comi­sión per­ma­nen­te (tam­bién remu­ne­ra­da), que fue­ron liqui­da­das tras el escán­da­lo que supu­so su des­cu­bri­mien­to. Aho­ra, pre­si­de Aude­na­sa (públi­ca en un 50%) y la Bode­ga Seño­río de Sarría, anti­gua pro­pie­dad de Caja Nava­rra y que ha pasa­do, como el res­to de par­ti­ci­pa­cio­nes indus­tria­les, a ser pro­pie­dad de CaixaBank.

De estos dos prés­ta­mos, el más lla­ma­ti­vo resul­ta, sin duda, el segun­do. Según figu­ra en el Infor­me de Audi­to­ría de la enti­dad, la can­ti­dad ascen­día a 60.000 euros, en con­cep­to de prés­ta­mo per­so­nal. Y con­ta­ba con un tipo de inte­rés del euri­bor, que se movía en el entorno del 2%, más un 1%, sen­si­ble­men­te por deba­jo de la media de este tipo de prés­ta­mos: según los datos del Ban­co de Espa­ña, los prés­ta­mos de este tipo no baja­ban del 8% de inte­rés. Tam­bién el prés­ta­mo per­so­nal del año 2005 se con­ce­dió ape­nas a un 1,95%, asi­mis­mo muy por deba­jo de la media de los prés­ta­mos de aque­llos años.

Como pre­si­den­te de Caja Nava­rra, Sanz era el con­se­je­ro mejor remu­ne­ra­do, pese a care­cer de cual­quier fun­ción eje­cu­ti­va. Tam­bién cobra­ba por asis­tir a los con­se­jos de la Con­fe­de­ra­ción Espa­ño­la de Cajas de Aho­rros (CECA), en los que repre­sen­ta­ba a la extin­ta Caja Nava­rra. Ese últi­mo año sumó por ambos con­cep­tos más de 60.000 euros, que se incre­men­ta­ron otro 50% a lo lar­go de los dos siguien­tes ejer­ci­cios. A estas can­ti­da­des hay que aña­dir lo que per­ci­bía como pre­si­den­te del Gobierno. Sanz no era el úni­co polí­ti­co que se man­tu­vo en el con­se­jo de admi­nis­tra­ción. Allí tam­bién estu­vo Juan Cruz Alli, que soli­ci­tó dos prés­ta­mos hipo­te­ca­rios en 2005 para sen­dos fami­lia­res de pri­mer gra­do: de 222.000 y de 397.000 euros, así como otros de menor cuan­tía y algún aval. La memo­ria refle­ja tam­bién un prés­ta­mo per­so­nal de 20.000 euros para un fami­liar de pri­mer gra­do de Rober­to Jimé­nez. Fue con­ce­di­do a un tipo de inte­rés del euri­bor más 1,25%.

El caso de Sanz, sin embar­go, no es el más lla­ma­ti­vo al ana­li­zar los prés­ta­mos con­ce­di­dos. Ni mucho menos. José Anto­nio Sarría, actual­men­te pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Empre­sa­rios de Nava­rra y apos­tol habi­tual de los bene­fi­cios de la aus­te­ri­dad, figu­ra como el con­se­je­ro que mayor volu­men ha soli­ci­ta­do, si bien es cier­to que la mayor par­te del dine­ro iba des­ti­na­do a sus empre­sas o a fami­lia­res de pri­mer gra­do. El pri­me­ro de los prés­ta­mos hipo­te­ca­rios, corres­pon­dien­te al año 2006, alcan­za­ba una suma de 306.000 euros a un tipo de inte­rés del 3,66%. En total, e inclu­yen­do 0,5 millo­nes para reno­va­ción de cir­cu­lan­te, Caja Nava­rra con­ce­de en favor de Sarría algo más de 1,7 millo­nes de euros.

En el ámbi­to empre­sa­rial ‑o en el de altos direc­ti­vos- tam­bién recu­rrió a estos prés­ta­mos por un mon­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo José Luis Erro, miem­bro del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la enti­dad y exdi­rec­tor de la plan­ta de Volks­wa­gen Nava­rra, de la que fue rele­va­do tras un com­pli­ca­do con­flic­to labo­ral con la mayo­ría del comi­té de empre­sa. Según los datos del Infor­me de Audi­to­ría, Caja Nava­rra pres­tó a un fami­liar direc­to de Erro 140.000 euros en un cré­di­to al con­su­mo en el año 2006. El tipo de inte­rés era del 4,79%. El pro­pio Erro reci­bió en 2008 sen­dos prés­ta­mos per­so­na­les de 240.000 y 200.000 euros al 5,3% y al 5,43%. Un año más tar­de soli­ci­tó un prés­ta­mo hipo­te­ca­rio, por valor de 202.000 euros a un tipo de inte­rés del euri­bor más 0,4%, sin comi­sión de aper­tu­ra. Ya en 2011 le fue con­ce­di­do para un fami­liar de pri­mer gra­do otro cré­di­to hipo­te­ca­rio por un volu­men de 390.000 euros a un 3%.

Se tra­ta tan solo de algu­nos ejem­plos, que ilus­tran tan­to una épo­ca como el modo en que fun­cio­na­ba el con­se­jo y la comi­sión de con­trol de la enti­dad, que en nin­gún momen­to advir­tie­ron acer­ca de los ries­gos que corría Caja Nava­rra. En 2006, por ejem­plo, se con­ce­die­ron prés­ta­mos al con­su­mo por valor de casi 400.000 euros entre los con­se­je­ros. Ade­más de ello, el mis­mo año, José Anto­nio Asiáin, enton­ces vice­pre­si­den­te de la enti­dad, pidió un prés­ta­mo per­so­nal de 120.000 euros. En cual­quier caso, la com­pa­ra­ción con algu­nas enti­da­des hace pare­cer a los con­se­je­ros de Caja Nava­rra casi como aus­te­ros cal­vi­nis­tas. Duran­te el mis­mo perio­do, los con­se­je­ros de Caja de Aho­rros del Medi­te­rra­neo reci­bie­ron cré­di­tos por valor de 161 millo­nes de euros, ape­nas 14 más que en las cajas galle­gas. En Caja Espa­ña y Caja Due­ro los prés­ta­mos suma­ron más de 82,4 millo­nes y en Cata­lun­ya Cai­xa ascen­die­ron a 64,1 millo­nes. Todas estas enti­da­des han ter­mi­na­do por ser nacionalizadas.

Caja Nava­rra tam­bién pres­tó dine­ro a par­ti­dos polí­ti­cos de la Comu­ni­dad Foral. Según la memo­ria de 2011, la últi­ma dis­po­ni­ble, duran­te ese ejer­ci­cio se con­ce­die­ron tres prés­ta­mos, dos de ellos hipo­te­ca­rios a Izquier­da Uni­da, que suman un valor total de 187.000 euros y con tipos de inte­rés de entre el 4,29% y el 4,48%. Esta for­ma­ción polí­ti­ca ya con­ta­ba con un prés­ta­mo hipo­te­ca­rio de 157.000 euros con­ce­di­do el 30 de mar­zo de 2006. Esta for­ma­ción es la que tie­ne una mayor deu­da finan­cie­ra con la enti­dad. Tam­bién el PSN tenía deu­das finan­cie­ras con Caja Nava­rra a fina­les de 2011 por valor de 58.970 euros. Se corres­pon­den con un prés­ta­mo de 120.000 euros con­ce­di­do el enero de 2007, con ven­ci­mien­to en 2022 y al 2,82% de inte­rés. Los dos sin­di­ca­tos con pre­sen­cia en los órga­nos de con­trol de Caja Nava­rra tam­bién cuen­tan con líneas de cré­di­to con­ce­di­das. Las de UGT suma­ban en torno a 1,4 millo­nes de euros (inclu­yen­do una línea de ava­les) y las de CCOO ascen­dían has­ta los 5,6 millo­nes de euros, entre las que se incluía tam­bién una línea de ava­les des­ti­na­da a Forem, el cen­tro de for­ma­ción depen­dien­te del sindicato.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *