Berri txa­rrak y ¿Qué hacer?- Borro­ka Garaia

Esta sema­na el cono­ci­do gru­po de músi­ca Berri txa­rrak col­ga­ba un video en la red que está mon­ta­do con imá­ge­nes de segui­do­res del gru­po inter­pre­tan­do un tema que me gus­ta mucho; “Harra”, ya sea tocán­do­lo solos, en el local con sus ban­das o al aire libre, con gui­ta­rras eléc­tri­cas, clá­si­cas o de jugue­te, todo inter­ca­la­do con gra­ba­cio­nes domés­ti­cas del grupo.

Vea­mos el vídeo atentamente:

Es posi­ble que igual estés pen­san­do que me he equi­vo­ca­do de sec­ción y que el vídeo debe­ría ir en gure musi­ka. Sin embar­go, no te estoy hablan­do de músi­ca sino de un pro­ble­ma can­den­te de nues­tro movi­mien­to. La inter­co­ne­xión entre la espon­ta­nei­dad de las masas y el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, su carac­te­ri­za­ción, siem­pre en cons­tan­te movi­mien­to, no para re-ade­cuar­se a nada mas que para faci­li­tar el camino revo­lu­cio­na­rio sien­do la estra­te­gia la gen­te y no lle­var a la gen­te a un lugar deter­mi­na­do. Un pun­to deter­mi­nan­te en la coyun­tu­ra actual; La fal­ta de esa pata.

que-hacer

Y es que el video es el resu­men per­fec­to de las tareas a rea­li­zar, y es una espe­cie de manual expli­ca­ti­vo musi­co-teó­ri­co del ¿Qué hacer? de Lenin.

El tér­mino van­guar­dia es un tér­mino temi­do. Y hay razo­nes para ello. No sim­ple­men­te des­de la ópti­ca del que teme la revo­lu­ción, que tam­bién. Enten­der la van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria como un gru­po de ilu­mi­na­dos auto-ere­gi­dos que tie­nen como misión el diri­gis­mo del reba­ño hacia el paraí­so es una de ellas. Enten­der la van­guar­dia como “el que man­da” es otra.

La van­guar­dia no se pue­de auto-ere­gir, ni estar ence­rra­da en sí mis­ma, ni ser una auto­cra­cia. Se fun­de con el pue­blo, es pue­blo y se inter­pre­ta, no para aco­mo­dar­se en él sino para acti­var­lo hacia el cam­bio. Es un ran­go que ese pue­blo ofre­ce. Sur­ge como una nece­si­dad y apa­re­ce en su momen­to sin ser for­za­da. Cre­ce en fuer­za si se lo mere­ce y es débil si se lo merece.

Tie­ne sus carac­te­rís­ti­cas. Debe tener una teo­ría revo­lu­cio­na­ria, debe tener una auto-crí­ti­ca radi­cal, debe ser anó­ni­ma pero acce­si­ble y trans­pa­ren­te en sus inten­cio­nes, debe crear pro­ta­go­nis­tas y no ser­lo, debe blin­dar­se fren­te al enemi­go sien­do una for­ma con no for­ma. No exis­te revo­lu­ción posi­ble sin ella. Si el obje­ti­vo no es la revo­lu­ción no es necesaria.

Sus carac­te­rís­ti­cas con­cre­tas depen­den de la coyun­tu­ra, del futu­ro reque­ri­do, no tie­ne dog­mas. Ni siquie­ra que solo sea nece­sa­ria­men­te una. Real­men­te la van­guar­dia de múl­ti­ples cabe­zas es la más peli­gro­sa y la que hoy en día pue­de enfren­tar­se a la van­guar­dia reac­cio­na­ria con sus múl­ti­ples cabe­zas y vencerlas.

Par­ti­tu­ras, gui­ta­rras … lo espon­tá­neo, lo con­ci­so, el pro­ta­go­nis­mo social des­de la base y para la base. Así es la van­guar­dia y no un gru­po cons­pi­ra­dor ni un lobby ideo­ló­gi­co o estra­té­gi­co, pese a que cons­pi­re e ideologize.

Son ya prác­ti­ca­men­te dos déca­das des­de que se lle­vó a cabo un cam­bio de para­dig­ma en la for­ma de enca­rar diver­sos aspec­tos de la lucha polí­ti­ca y social en el MLNV. “Se aban­do­nó” la herri­ko taber­na y el carác­ter endo­gá­mi­co de las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, se hizo una auto­crí­ti­ca poten­te ante acti­tu­des van­guar­dis­tas sin sen­ti­do y se die­ron los pri­me­ros pasos en el aban­dono del “par­ti­dis­mo”.

Efec­ti­va­men­te, se dio ini­cio a una estra­te­gia de cons­truc­ción nacio­nal y social que no reque­ría galo­nes de revo­lu­cio­na­rios para par­ti­ci­par en ella pese a que fue­ra impul­sa­da por éstos.

De aba­jo a arri­ba, pue­blo a pue­blo, barrio a barrio y a nivel nacio­nal. Se empe­zó a tra­ba­jar mas inten­sa­men­te que nun­ca en todos los sec­to­res estra­té­gi­cos; cul­tu­ra, eus­ka­ra, lucha de cla­ses, ense­ñan­za… y no solo con el sec­tor clá­si­co sim­pa­ti­zan­te de la izquier­da aber­tza­le. No, para nada. Se acti­vó a toda per­so­na que com­par­tie­ra los obje­ti­vos con­cre­tos en cada ini­cia­ti­va. Y se estre­cha­ron lazos con movi­mien­tos muy diferentes.

La izquier­da aber­tza­le no espe­ró que la socie­dad fue­ra a ella sino que fue a bus­car­la. La acti­vó, tra­ba­jó con ella y se fue­ron crean­do esos lazos que aún per­du­ran y que han ido crean­do poco a poco un teji­do social idó­neo para los intere­ses aber­tza­les de izquier­da. Con pacien­cia y mucho tra­ba­jo de fon­do. Una lucha anó­ni­ma y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria. Con fru­tos que tar­dan en reco­ger­se pero que llegan.

El movi­mien­to popu­lar vas­co ha capi­ta­li­za­do esa lucha y no es casua­li­dad que la socie­dad vas­ca cuen­te con el mayor movi­mien­to social y con­tes­ta­ta­rio de Europa.

Es pro­ba­ble que en esta nue­va fase polí­ti­ca que se ha abier­to en Eus­kal Herria que cuen­ta con sus poten­cia­li­da­des pero tam­bién con su peli­gro­si­dad se haya lle­ga­do a un pun­to final de las “ren­tas gene­ra­das” y sea difí­cil encon­trar nue­vos gene­ra­do­res de ellas si excep­tua­mos el fren­te elec­to­ral. Lo cual pue­de hacer­nos entrar en una espe­cie de reali­dad vir­tual que nos colo­que con una visión de embu­do y no nos haga per­ca­tar­nos de la foto­gra­fía al completo.

En estos momen­tos de exten­sión elec­to­ral, de uni­dad del pue­blo aber­tza­le de izquier­da, no con­tar con las herra­mien­tas del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio pue­de abo­car en rela­ción al pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta en su face­ta socio-eco­nó­mi­ca la repa­ra­ción del sis­te­ma, su par­cheo y mejo­ra en vez de su aniquilación/​transformación y en el apar­ta­do nacio­nal cho­car con­tra el muro de la impo­si­ción y hacer­nos aden­trar en la des­orien­ta­ción debi­do a la fal­ta de teo­ría y acción nece­sa­ria para derri­bar ese muro.

De la mis­ma mane­ra, el aban­dono pro­gre­si­vo de la cons­truc­ción nacio­nal y social afec­tan­do direc­ta­men­te a la efi­ca­cia del movi­mien­to popu­lar. La fase de las “ren­tas” ha entra­do en un perio­do de fecha con cadu­ci­dad y harán fal­ta nue­vos generadores.

La par­ti­tu­ra está por com­po­ner, los ins­tru­men­tos están por selec­cio­nar pero el pue­blo ya está ahí. Espe­ran­do la músi­ca. La juven­tud nos dará una can­ción, la está com­po­nien­do aho­ra, pero hará fal­ta algu­na más.

Se nos obje­ta­rá que una orga­ni­za­ción tan pode­ro­sa y tan rigu­ro­sa­men­te secre­ta, que con­cen­tra en sus manos todos los hilos de la acti­vi­dad cons­pi­ra­ti­va, orga­ni­za­ción nece­sa­ria­men­te cen­tra­lis­ta, pue­de lan­zar­se con exce­si­va lige­re­za a un ata­que pre­ma­tu­ro, pue­de enco­nar irre­fle­xi­va­men­te el movi­mien­to antes de que lo hagan posi­ble y nece­sa­rio la exten­sión del des­con­ten­to polí­ti­co, la fuer­za de la efer­ves­cen­cia y de la exas­pe­ra­ción de la cla­se obre­ra, etc. Noso­tros con­tes­ta­re­mos que, hablan­do en tér­mi­nos abs­trac­tos, no es posi­ble negar, des­de lue­go, que una orga­ni­za­ción de com­ba­te pue­de abo­car en una bata­lla impre­me­di­ta­da, la cual pue­de aca­bar en una derro­ta que en modo alguno sería inevi­ta­ble en otras con­di­cio­nes. Pero, en seme­jan­te pro­ble­ma, es impo­si­ble limi­tar­se a con­si­de­ra­cio­nes abs­trac­tas, por­que todo com­ba­te entra­ña la posi­bi­li­dad abs­trac­ta de la derro­ta, y no hay otro medio de dis­mi­nuir esta posi­bi­li­dad que pre­pa­rar orga­ni­za­da­men­te el com­ba­te. Jus­ta­men­te aho­ra, cuan­do care­ce­mos de seme­jan­te orga­ni­za­ción y cuan­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio cre­ce espon­tá­nea y rápi­da­men­te, se obser­van ya dos extre­mos opues­tos (que, como es lógi­co, “se tocan”): o un “eco­no­mis­mo” sin el menor fun­da­men­to, acom­pa­ña­do de pré­di­cas de mode­ra­ción, o un “terro­ris­mo exci­tan­te”, con tan poco fun­da­men­to, que tien­de “a pro­du­cir arti­fi­cio­sa­men­te”, en el movi­mien­to que se desa­rro­lla y se con­so­li­da, pero que toda­vía está más cer­ca de su prin­ci­pio que de su fin, sín­to­mas de su fin”
V. I. Lenin ¿Qué hacer?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *