Sal­van­do mi año 2012…- Vic­to­ria Aldu­na­te Morales

No fue un buen año, dolió más que otros. Muchas lo han con­fe­sa­do y sen­tí lo mis­mo. Algu­nas nos que­da­mos calla­das aun­que no pare­cie­ra, otras ensi­mis­ma­das, otras a la espe­ra… Pero el mun­do no se aca­bó, al menos toda­vía (aun­que conoz­co niñas que han que­ri­do que se aca­be por lo que le hace­mos a los ani­ma­les y a la tie­rra… y las acom­pa­ño en el querer…)…

Pero No se aca­bó toda­vía, y es más, mis ami­gas y muchas de las que amo, sal­va­ron mi año-fin de mun­do. Lo hicie­ron con un mon­tón de sana­ción. No todas las que qui­sie­ra ni todas las que amo… ‑por­que yo pido mucho, ese es uno de mis más impre­sen­ta­bles defec­tos, que son dema­sia­dos, de mujer desquiciada-…

Una me dio flo­res, otra ima­nes, otra exá­me­nes médi­cos gra­tis ‑que cues­tan re caros‑, algu­na, mone­das y varias: Si la pla­ta no alcan­za, la jun­ta­mos de algún modo para que te hagas lo que ten­gas que hacer­te en la clí­ni­ca o el cen­tro médi­co… Esto ‑hay que acla­rar- en dos paí­ses don­de la salud es un pri­vi­le­gio y una enfer­me­dad gra­ve vie­ne y te da bofe­ta­das de agre­sor en ple­na auto­no­mía. Enton­ces la auto­no­mía y el cuer­po se te van al cara­jo… Mi cuer­po, esta mara­vi­llo­sa mate­ria que me ha dado mon­to­nes de pla­cer, que ha pari­do cari­ños e ideas, esta­ba hecho un ovi­llo y me daba rabia. Rabia de esa que incen­dia las tri­pas. Ya no me para­ba fácil a hacer lo que he hecho siem­pre. Las pier­nas se me rebe­la­ban y me decían: ¡Ahí te que­das wevon­ci­ta! Y enton­ces pen­sa­ba: ¡Estoy enve­je­cien­do y nin­gu­na cre­ma pa las arru­gas me sal­va, ni cagando!…

Las rodi­llas me tiri­tan y due­len… “Es que a lo mejor te cues­ta pedir per­dón, por eso te due­len las rodi­llas”… Y yo para mí mis­ma: Sí, cres­ta, soy una tes­ta­ru­da y sober­bia. “Esa pin­tu­ra habla de ser trans­gre­di­da”. Y yo para mis aden­tros: Sí, ¡mil veces, mil no, millo­nes!… “Por qué aguan­tas”, me dijo… y yo le res­pon­dí con ojos de uva y sin pala­bras: “¡Te odio por pre­gun­tar­me eso, wevón misó­gino!”. Y lue­go, sola, me miro al espe­jo, ama­ri­lla como furia y me cas­ti­go más que un misó­gino, más que una hija ado­les­cen­te a su madre. Mucho más. Más que una anar­ca a una con­ser­va­do­ra, más que una tes­ti­ga de Jeho­vá a una les­bia­na con escán­da­lo… Mucho más. Y me digo: ”¡Ton­ta, reton­ta, pura pala­bre­ría, pura poe­sía polí­ti­ca tu dis­cur­so!”. Y me enfer­mo yo mis­ma como el peor de los cas­ti­gos de Dios… Y me con­fie­so con el terror de la hija de Fredy Krug­ger: ¡Mier­da, estoy envejeciendo!…

Y es loco el mun­do por­que ama­ri­lla enve­je­cien­do, estos gobier­nos, sus poli­cías de poca inte­lin­jen­sia y mon­ta, los varo­nes de las izquier­das y las diver­si­da­des, y las com­pa­ñe­ras con­no­ta­das, me siguen tra­tan­do como chi­qui­lla inge­nua a la que no paran de nin­gu­near; y por otro lado, algu­nas jóve­nes mara­vi­llo­sas siguen echán­do­me en cara que soy “con­no­ta­da” y “famo­si­lla” y que el femi­nis­mo requie­re “car­ne fres­ca” (que yo ya no soy)… Y de paso, yo, estú­pi­da fémi­na, pien­so en la car­ne fres­ca que enga­la­na­rá a las que he ama­do por­que yo ¡por la mis­ma cres­ta, estoy enve­je­cien­do y ya no estoy rica!… ¿No ve?

Así deam­bu­la­ban mis ton­tos pen­sa­mien­tos, de la vic­ti­mi­za­ción a la pose­sión satá­ni­ca y vice­ver­sa, mien­tras me enfer­ma­ba. Y ojea­ba libros y libros, artícu­los y más artícu­los sobre «deco­lo­nia­li­dad», «femi­nis­mos», «disi­den­cias», «revo­lu­cio­nes»… Por­que qué más hacer, que leer a exper­tas si no pue­des ni parar­te de enfer­ma… Pero no era todo. Que si hubie­se sido todo, no sería la que soy. Tam­bién leía “deco­lo­nia­li­dad” y pen­sa­ba en la Mashi. ¿Qué dirá ella si la entre­vis­ta­ron por mapu­che y femi­nis­ta para lue­go no escri­bir nada de lo que ella dijo?… Y pen­sa­ba en la Sha­ni y en la Yoya con sus cora­zo­nes femi­nis­tas que algu­na femi­nis­ta no qui­so entre­vis­tar por­que dijo que sólo eran mapu­che y no femi­nis­tas… Leía “femi­nis­mos” y pen­sa­ba en la Eri­ka cam­bian­do su vida des­de la médu­la. Leía “disi­den­cias” y “revo­lu­ción” y pen­sa­ba en la Ceci polo­lean­do con la Lore­to, en la Su opo­nién­do­se siem­pre a repre­sas cabro­nas, en la Isa toma­di­ta de la mano con su novia, en la Tati, silen­cio­sa y que, a veces, cuan­do habla, nos dice –me dice- ¡cuan­tos pares son tres mos­cas! Pen­sa­ba en la Ros cri­ti­can­do mis ejer­ci­cios de rei­na en los talle­res, espe­ran­do wawa y dicién­do­me ¡qué gua­pa, chi­ca!, pen­sa­ba en la Lenny can­tan­do y tocan­do sin tra­gar­se ni por un momen­to eso de que si las muje­res tocan músi­ca se les seca la leche (como dicen los india­nis­tas o indi­ge­nis­tas o izquier­dis­tas, o los machos que sean). Pen­sa­ba en la Rosy y la Elia­na abra­zan­do a las muje­res, pen­sa­ba en la Klle­je­ras, en las Luche­mos, en las Memos, en las Huel­gas, las Aca­cias, en mi mamá y mi hija, en la la Lore, en la inol­vi­da­ble María Isa­bel, la Tere­si­ta, la Ana, la Mar­ti­ka, la Mar­ta, la Susa­na, la Ber­na, la Ale, la Xime­na, la Mar­cia, la Gio­co, la Kin­tún, que pare­ce que poco mere­cen una ojea­da de las famo­si­llas –excep­to de mí, como diría una anar­co­fe­mi­nis­ta muy mala… De mí que tam­po­co soy de las más «con­no­ta­das» ‑por dema­sia­do resen­ti­da, izquier­dis­ta y todo eso- y estoy, algo así como en el piso inter­me­dio, tiro­neán­do­me paba­jo don­de gozo mejor ‑aun­que tam­bién gozo arri­ba, eso sí-..

El pun­to es, pen­sa­ba en ellas y ellas en mí y eso me sal­vó. Lo sé por­que me fue­ron a bus­car, me habla­ron, me lla­ma­ron, me escri­bie­ron, las soñé, me soña­ron. “¡Pa botar­te, se nece­si­ta mucho más que una enfer­me­dad!”, dijo la Clau­dia y ella sabe de catás­tro­fes en la vida. Gra­cias. “Na de gra­cias, estas cose­chan­do tu siem­bra”, dijo otra. La Ceci me dio su hom­bro pa llo­rar amo­res per­di­dos, la Celes­te me hizo recor­dar que hubo cosas re bue­nas tam­bién, la Lore­to me dio un glo­bo chino ana­ran­ja­do, para ele­var­lo una noche des­de un puen­te y soli­ci­tar­le a las dio­sas lo que yo qui­sie­ra… ¿Todo, todo? ¿Me lo dai fir­ma­do?… Sí, todo. Y me con­ven­cie­ron. Tan­to, todas, tan­to. Que empe­cé a ama­ne­cer con los ojos más lim­pios. Y sal­va­ron mi fin de año-aca­be de mundo…

Mi abue­la me diría: Miji­ta no can­te vic­to­ria tan lue­go, que la vida da vuel­tas, y ella con su sabia sos­pe­cha feme­ni­na (y sin dudar ni por un minu­to de que las muje­res exis­ten), sabía bien de vuel­tas de la vida. Pero no, si no can­to vic­to­ria, sólo agra­dez­co que sin pla­ta y con besos y abra­zos tera­péu­ti­cos, mis ami­gas me sana­ran al menos en este fin de año 2012 sin aca­be de mun­do… aún…

http://​lapun​ta​da​conhi​lo​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *