Femi­nis­mo, un tema pen­dien­te en el deba­te aca­dé­mi­co en Cuba- Marie­la Pérez Valenzuela

En el tema de his­to­ria de muje­res y géne­ro hay un com­po­nen­te muy impor­tan­te que tie­ne que ver con la socie­dad, y que no pode­mos des­lin­dar, que es el femi­nis­mo, una cues­tión pen­dien­te en el deba­te aca­dé­mi­co cubano.
Así lo con­si­de­ró el doc­tor en Cien­cias His­tó­ri­cas Julio César Gon­zá­lez Pagés, a quien le resul­ta para­dó­ji­co que el cen­te­na­rio del femi­nis­mo en la Isla no sea con­si­de­ra­do una fecha de con­me­mo­ra­ción y pase casi inadvertido.
Pagés lamen­tó que se haya vin­cu­la­do a un tema menor y sos­tu­vo que no es posi­ble pen­sar en un futu­ro de pen­sa­mien­to femi­nis­ta en el país si no se con­tem­pla en los pla­nes de estu­dio de carre­ras como Filo­so­fía, según dijo duran­te una con­fe­ren­cia sobre Los Cien años del femi­nis­mo en Cuba, que cerró esta sema­na el Ciclo Muje­res en la his­to­rio­gra­fía de géne­ro y fami­lia, cele­bra­da en el Cole­gio de San Jeró­ni­mo en el cen­tro his­tó­ri­co capitalino.
Como idea es ante­rior al siglo XIX, pero el tér­mino femi­nis­ta es un deba­te de la déca­da del 90 de ese siglo, de ahí que, aler­tó, se deba ser cui­da­do­so al seña­lar que fue­ron femi­nis­tas figu­ras que no dije­ron ser­lo, pero que su accio­nar las vin­cu­la a estos criterios.
Des­ta­có el autor de Macho, Varón, Mas­cu­lino la per­so­na­li­dad de Ger­tru­dis Gómez de Ave­lla­ne­da, una mujer que se mos­tró a favor del divor­cio, tuvo varias pare­jas y demos­tró un espí­ri­tu independiente.
Para el tam­bién coor­di­na­dor gene­ral de la Red Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Mas­cu­li­ni­da­des, Ave­lla­ne­da fue defen­so­ra de las ideas que des­pués fue­ron cono­ci­das como femi­nis­tas, pero su dis­cur­so fue dis­mi­nui­do por polí­ti­cos y escritores.
Fue vis­ta, indi­có, como una per­so­na fue­ra de su épo­ca y la teo­ría femi­nis­ta que apor­tó al dis­cur­so polí­ti­co cubano no es legi­ti­ma­da por la Aca­de­mia nacional.
Pagés refi­rió que el apor­te fun­da­men­tal a los deba­tes de his­to­ria se deben a muje­res como Aure­lia Cas­ti­llo, quien se refi­rió al machis­mo en su artícu­lo La Mura­lla, publi­ca­do en El Fíga­ro, enten­di­da como la inequi­dad que había que derrumbar.
La his­to­rio­gra­fía del siglo XIX, expre­só, no habla en tér­mi­nos favo­ra­bles al femi­nis­mo y des­co­no­ce la exis­ten­cia de un movi­mien­to de ese orden.
Auto­res que des­pués se unen en la pri­me­ra mitad del siglo XX ubi­can al femi­nis­mo como un mal necesario.
Lle­ga­do el siglo XX, expli­có, empe­za­ron a apa­re­cer tex­tos dis­cre­tos escri­tos por hom­bres que comien­zan a defi­nir su alian­za con el feminismo.
Con­si­de­ró Pagés que 1912 fue un año muy impor­tan­te por­que se crea­ron en La Haba­na tres orga­ni­za­cio­nes de ese carác­ter: el Par­ti­do Nacio­nal Feme­nino, el Par­ti­do de Sufra­gis­tas Cuba­nas y el Par­ti­do Popu­lar Femi­nis­ta, que rei­vin­di­ca­ron los dere­chos de las muje­res en una socie­dad pura­men­te machista.
Más ade­lan­te, se detu­vo en los con­gre­sos de 1923 y 1925 de la Fede­ra­ción Nacio­nal de Aso­cia­cio­nes Feme­ni­nas, los cua­les resul­ta­ron de tras­cen­den­tal significación.
La lucha femi­nis­ta, aco­tó ante un nutri­do audi­to­rio reu­ni­do en el Cole­gio de San Jeró­ni­mo, se lle­vó a cabo no solo entre las muje­res de dis­tin­tos sec­to­res y cla­ses socia­les, sino tam­bién con hom­bres como Juan Mari­ne­llo, Miguel de Carrión y Car­los Loveira.
Cuan­do se aprue­ba la Cons­ti­tu­ción del año 1940, que reco­no­ce casi todos los dere­chos de las muje­res, apun­tó, no se dan cuen­ta de que la igual­dad ante la ley no es la igual­dad ante la vida.
A su jui­cio, lo que cam­bia el esce­na­rio de la dis­cu­sión sobre estos temas es el femi­nis­mo socialista.
Reco­no­ció a figu­ras como Mir­ta Agui­rre, cuya obra, pre­ci­só, rei­vin­di­ca des­de Ana­cao­na has­ta muje­res rela­cio­na­das con la his­to­ria de Amé­ri­ca, y Cami­la Enri­que Ure­ña, cuyo dis­cur­so Femi­nis­mo, de 1939, con­si­de­ra un tex­to fun­da­cio­nal de la his­to­rio­gra­fía cubana.
La Revo­lu­ción cuba­na triun­fa 10 años antes que el movi­mien­to radi­cal femi­nis­ta. Des­pués del pri­me­ro de enero de 1959 no se dis­po­ne de una his­to­rio­gra­fía defi­ni­da al res­pec­to, e insis­tió en que el femi­nis­mo es una ideo­lo­gía impor­tan­te que mere­ce un análisis.
Duran­te la con­fe­ren­cia fue­ron pro­yec­ta­das 100 fotos repre­sen­ta­ti­vas del movi­mien­to femi­nis­ta cubano.

Ver http://​www​.muje​res​.co​.cu/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​.​a​s​p​?​a​r​t​=​5​308

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *