El mie­do- Txan­ba Payés

Ya que si no se pro­tes­ta en masa y no se hace saber al PP que éste no es el camino, segui­rán impo­nien­do sus medi­das neo­li­be­ra­les. Y es que nos gus­te o no, esto sí que es una lucha de cla­ses en toda regla, sólo que esta vez no la ha empe­za­do la mayo­ría social.

Espa­ña en la peri­fe­ria de Europa… 

entre la vio­len­cia y la cobar­día pre­fie­ro la vio­len­cia” Ghan­di

La tra­ge­dia de estos últi­mos años para millo­nes de per­so­nas en el esta­do espa­ñol y otros paí­ses de la peri­fe­ria euro­pea está sien­do, lo que los exper­tos han dado en lla­mar cri­sis…, y es una tra­ge­dia por­que está dejan­do a miles en la calle. Sin embar­go dar por cier­to la cri­sis por sí sola empu­ja a millo­nes a la mise­ria esta­ría­mos fal­tan­do a la reali­dad y esta­ría­mos dan­do una “ver­dad a medias” ya que no es sólo la cri­sis. Quien está dejan­do en la calle a miles de ciu­da­da­nos ade­más de la cri­sis, es prin­ci­pal­men­te el gobierno que con la excu­sa de la “cri­sis” ha impues­to, entre otras cosas, una refor­ma labo­ral que per­mi­te a las empre­sas, des­pe­dir cuan­do quie­ran y como quie­ran al trabajador.

Esto no sólo es una tra­ge­dia que deja a miles en la calle y los empu­ja a la pobre­za, este es un tipo de vio­len­cia que ejer­cen las empre­sas y que el gobierno de for­ma ins­ti­tu­cio­nal y sola­pa­da cons­cien­te. Esta tra­ge­dia tam­bién está dejan­do vidas por el camino y ya van unos cuan­tos que, por cul­pa de esta “cri­sis” se han qui­ta­do la vida. No sabe­mos el núme­ro exac­to de per­so­nas que se han qui­ta­do la vida por cul­pa de los desahu­cios y no lo sabe­mos por­que quien se encar­ga de ocul­tar este tipo noti­cias es el gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción cer­ca­nos a los pode­res fác­ti­cos que tras bam­ba­li­nas diri­gen tan­to al gobierno como a los medios. Saben que estas noti­cias pro­vo­ca­rían más indig­na­ción, si cabe, en la población.

El año empie­za aún peor que el que ter­mi­na. Ya son dos per­so­nas que se han inten­ta­do qui­tar la vida a lo bon­zo. Dos per­so­nas que sus inten­tos de sui­ci­dio no han pro­vo­ca­do la res­pues­ta social en las calles. Se supo­ne que en Túnez el ini­cio de las pro­tes­tas – que reco­rrió el nor­te de áfri­ca – fue algo pare­ci­do a estas dos últi­mas víc­ti­mas de la cri­sis. Aquí sin embar­go, la res­pues­ta ha sido nimia en com­pa­ra­ción con el caso de Túnez…, mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas en la calle, que­ma de con­te­ne­do­res, etc. No han sido la res­pues­tas. La rabia en estos casos es líci­ta y las accio­nes cual­quie­ra que éstas sean, están jus­ti­fi­ca­das des­de todos los pun­tos de vis­ta. Ya que si no se pro­tes­ta en masa y no se hace saber al PP que éste no es el camino, segui­rán impo­nien­do sus medi­das neo­li­be­ra­les. Y es que nos gus­te o no, esto sí que es una lucha de cla­ses en toda regla, sólo que esta vez no la ha empe­za­do la mayo­ría social.

Aca­so car­gar­se el esta­do del bien­es­tar con sus refor­mas, recor­tes, e impo­si­cio­nes ¿no es vio­len­cia?. Sin lugar a dudas, lo es, y es una vio­len­cia mucho más “vio­len­ta” que la que pue­dan gene­rar – y ejer­cer – los movi­mien­tos socia­les. Y si los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­dos la ejer­cie­ran, esta­rían en su legí­ti­mo dere­cho. La vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, sin embar­go, es la más dañi­na que la que pue­dan ejer­cer los ciu­da­da­nos en su cabreo. La vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za se ejer­ce des­de el poder y sin que el ciu­da­dano se per­ca­te de ello. Aca­so el gobierno cuen­ta con exper­tos en sico­lo­gía social y de masas para ejer­cer en la pobla­ción ¿mie­dos indes­crip­ti­bles?. Per­der el tra­ba­jo en tiem­pos de cri­sis y azu­zar a la pobla­ción metién­do­le mie­do a dia­rio ¿no es vio­len­cia psicológica?.

A estas altu­ras ya sabe­mos lo que sig­ni­fi­ca per­der­lo todo y ante eso, la reac­ción muchas veces es no hacer nada por el mie­do que la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da nos inyec­ta por los medios. No somos capa­ces de reac­cio­nar pre­ci­sa­men­te por­que el mie­do se ha apo­de­ra­do del ciu­da­dano y les hace ser has­ta impo­ten­tes peor aún los hace inmó­vi­les y no son capa­ces de reac­cio­nar. El mie­do es líci­to siem­pre y cuan­do ese mie­do no nos con­vier­ta en cóm­pli­ces de bar­ba­ries como las que esta­mos vien­do – y vivien­do – a dia­rio en cual­quier barrio y/​o ciu­dad en la que uno vive.

Recien­te­men­te leía unas decla­ra­cio­nes de Susan Geor­ge en la entre­vis­ta decía que Espa­ña y Gre­cia esta­ban sien­do los cone­ji­llos de indias y aña­día entre otras cosas que:

“Yo com­pren­do ese mie­do, por­que el mie­do es la dis­ci­pli­na de una socie­dad capi­ta­lis­ta, que usa el mie­do indi­vi­dual para dis­ci­pli­nar y cal­mar la pobla­ción con el obje­ti­vo de que acep­te lo que le digan. De hecho, creo que los grie­gos y los espa­ño­les son como ratas de labo­ra­to­rio para ver qué nivel de cas­ti­go y sufri­mien­to pue­de ser acep­ta­do por esta socie­dad sin que la gen­te se rebe­le. Eso pue­de alen­tar al fascismo.”

Qué más tene­mos que sopor­tar para reac­cio­nar no ais­la­da­men­te si no más bien en gru­po y si esta­mos orga­ni­za­dos mejor por­que cuan­to más gran­de y masi­vo sea, será más con­tun­den­te nues­tra lucha. Es la úni­ca for­ma que nos que­da ante la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da que ejer­ce el esta­do por­que a estas altu­ras, lo de la cri­sis, no es más que una lucha de cla­ses y ésta en este momen­to la están ganan­do, ellos, la bur­gue­sía que con su par­ti­dos polí­ti­cos nos están impo­nien­do ade­más del mie­do, mise­ria en nues­tros bol­si­llos…, Susan Geor­ge con­cluía ante la pregunta:

– Si Karl Marx resu­ci­ta­ra y vie­ra esta Euro­pa, ¿qué pensaría?

- Él pen­sa­ría que la gue­rra de cla­ses está aca­ban­do y que los ricos la están ganan­do. De eso tra­ta mi pró­xi­mo libro(…) El Infor­me Lugano 2. Cómo ganar la gue­rra de cla­ses. El sub­tí­tu­lo pro­ce­de de una fra­se de Warren Buf­fet, la ter­ce­ra for­tu­na del mun­do, que escri­bió: “Hay una gue­rra de cla­ses, pero es mi cla­se, la de los ricos, la que está hacien­do la gue­rra, y la esta­mos ganando”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *