El mie­do- Txan­ba Payés

Ya que si no se pro­tes­ta en masa y no se hace saber al PP que éste no es el camino, segui­rán impo­nien­do sus medi­das neo­li­be­ra­les. Y es que nos gus­te o no, esto sí que es una lucha de cla­ses en toda regla, sólo que esta vez no la ha empe­za­do la mayo­ría social.

Espa­ña en la peri­fe­ria de Europa… 

entre la vio­len­cia y la cobar­día pre­fie­ro la vio­len­cia” Ghan­di

La tra­ge­dia de estos últi­mos años para millo­nes de per­so­nas en el esta­do espa­ñol y otros paí­ses de la peri­fe­ria euro­pea está sien­do, lo que los exper­tos han dado en lla­mar cri­sis…, y es una tra­ge­dia por­que está dejan­do a miles en la calle. Sin embar­go dar por cier­to la cri­sis por sí sola empu­ja a millo­nes a la mise­ria esta­ría­mos fal­tan­do a la reali­dad y esta­ría­mos dan­do una “ver­dad a medias” ya que no es sólo la cri­sis. Quien está dejan­do en la calle a miles de ciu­da­da­nos ade­más de la cri­sis, es prin­ci­pal­men­te el gobierno que con la excu­sa de la “cri­sis” ha impues­to, entre otras cosas, una refor­ma labo­ral que per­mi­te a las empre­sas, des­pe­dir cuan­do quie­ran y como quie­ran al trabajador.

Esto no sólo es una tra­ge­dia que deja a miles en la calle y los empu­ja a la pobre­za, este es un tipo de vio­len­cia que ejer­cen las empre­sas y que el gobierno de for­ma ins­ti­tu­cio­nal y sola­pa­da cons­cien­te. Esta tra­ge­dia tam­bién está dejan­do vidas por el camino y ya van unos cuan­tos que, por cul­pa de esta “cri­sis” se han qui­ta­do la vida. No sabe­mos el núme­ro exac­to de per­so­nas que se han qui­ta­do la vida por cul­pa de los desahu­cios y no lo sabe­mos por­que quien se encar­ga de ocul­tar este tipo noti­cias es el gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción cer­ca­nos a los pode­res fác­ti­cos que tras bam­ba­li­nas diri­gen tan­to al gobierno como a los medios. Saben que estas noti­cias pro­vo­ca­rían más indig­na­ción, si cabe, en la población.

El año empie­za aún peor que el que ter­mi­na. Ya son dos per­so­nas que se han inten­ta­do qui­tar la vida a lo bon­zo. Dos per­so­nas que sus inten­tos de sui­ci­dio no han pro­vo­ca­do la res­pues­ta social en las calles. Se supo­ne que en Túnez el ini­cio de las pro­tes­tas – que reco­rrió el nor­te de áfri­ca – fue algo pare­ci­do a estas dos últi­mas víc­ti­mas de la cri­sis. Aquí sin embar­go, la res­pues­ta ha sido nimia en com­pa­ra­ción con el caso de Túnez…, mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas en la calle, que­ma de con­te­ne­do­res, etc. No han sido la res­pues­tas. La rabia en estos casos es líci­ta y las accio­nes cual­quie­ra que éstas sean, están jus­ti­fi­ca­das des­de todos los pun­tos de vis­ta. Ya que si no se pro­tes­ta en masa y no se hace saber al PP que éste no es el camino, segui­rán impo­nien­do sus medi­das neo­li­be­ra­les. Y es que nos gus­te o no, esto sí que es una lucha de cla­ses en toda regla, sólo que esta vez no la ha empe­za­do la mayo­ría social.

Aca­so car­gar­se el esta­do del bien­es­tar con sus refor­mas, recor­tes, e impo­si­cio­nes ¿no es vio­len­cia?. Sin lugar a dudas, lo es, y es una vio­len­cia mucho más “vio­len­ta” que la que pue­dan gene­rar – y ejer­cer – los movi­mien­tos socia­les. Y si los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­dos la ejer­cie­ran, esta­rían en su legí­ti­mo dere­cho. La vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, sin embar­go, es la más dañi­na que la que pue­dan ejer­cer los ciu­da­da­nos en su cabreo. La vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za se ejer­ce des­de el poder y sin que el ciu­da­dano se per­ca­te de ello. Aca­so el gobierno cuen­ta con exper­tos en sico­lo­gía social y de masas para ejer­cer en la pobla­ción ¿mie­dos indes­crip­ti­bles?. Per­der el tra­ba­jo en tiem­pos de cri­sis y azu­zar a la pobla­ción metién­do­le mie­do a dia­rio ¿no es vio­len­cia psicológica?.

A estas altu­ras ya sabe­mos lo que sig­ni­fi­ca per­der­lo todo y ante eso, la reac­ción muchas veces es no hacer nada por el mie­do que la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da nos inyec­ta por los medios. No somos capa­ces de reac­cio­nar pre­ci­sa­men­te por­que el mie­do se ha apo­de­ra­do del ciu­da­dano y les hace ser has­ta impo­ten­tes peor aún los hace inmó­vi­les y no son capa­ces de reac­cio­nar. El mie­do es líci­to siem­pre y cuan­do ese mie­do no nos con­vier­ta en cóm­pli­ces de bar­ba­ries como las que esta­mos vien­do – y vivien­do – a dia­rio en cual­quier barrio y/​o ciu­dad en la que uno vive.

Recien­te­men­te leía unas decla­ra­cio­nes de Susan Geor­ge en la entre­vis­ta decía que Espa­ña y Gre­cia esta­ban sien­do los cone­ji­llos de indias y aña­día entre otras cosas que:

“Yo com­pren­do ese mie­do, por­que el mie­do es la dis­ci­pli­na de una socie­dad capi­ta­lis­ta, que usa el mie­do indi­vi­dual para dis­ci­pli­nar y cal­mar la pobla­ción con el obje­ti­vo de que acep­te lo que le digan. De hecho, creo que los grie­gos y los espa­ño­les son como ratas de labo­ra­to­rio para ver qué nivel de cas­ti­go y sufri­mien­to pue­de ser acep­ta­do por esta socie­dad sin que la gen­te se rebe­le. Eso pue­de alen­tar al fascismo.”

Qué más tene­mos que sopor­tar para reac­cio­nar no ais­la­da­men­te si no más bien en gru­po y si esta­mos orga­ni­za­dos mejor por­que cuan­to más gran­de y masi­vo sea, será más con­tun­den­te nues­tra lucha. Es la úni­ca for­ma que nos que­da ante la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da que ejer­ce el esta­do por­que a estas altu­ras, lo de la cri­sis, no es más que una lucha de cla­ses y ésta en este momen­to la están ganan­do, ellos, la bur­gue­sía que con su par­ti­dos polí­ti­cos nos están impo­nien­do ade­más del mie­do, mise­ria en nues­tros bol­si­llos…, Susan Geor­ge con­cluía ante la pregunta:

– Si Karl Marx resu­ci­ta­ra y vie­ra esta Euro­pa, ¿qué pensaría?

- Él pen­sa­ría que la gue­rra de cla­ses está aca­ban­do y que los ricos la están ganan­do. De eso tra­ta mi pró­xi­mo libro(…) El Infor­me Lugano 2. Cómo ganar la gue­rra de cla­ses. El sub­tí­tu­lo pro­ce­de de una fra­se de Warren Buf­fet, la ter­ce­ra for­tu­na del mun­do, que escri­bió: “Hay una gue­rra de cla­ses, pero es mi cla­se, la de los ricos, la que está hacien­do la gue­rra, y la esta­mos ganando”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.