Acer­ca de la teo­ría mar­xis­ta sobre el desa­rro­llo de los prin­ci­pios polí­ti­cos en su rela­ción con la prác­ti­ca- Vicen­te Sarasa


“No pue­de com­pren­der­se total­men­te ‘El Capi­tal’ de Marx 
y en par­ti­cu­lar su capí­tu­lo I sin haber estu­dia­do mucho 
y sin haber com­pren­di­do toda la lógi­ca de Hegel.
Por lo tan­to, nin­guno de los mar­xis­tas que vivieron 
cin­cuen­ta años des­pués que él ha com­pren­di­do a Marx

“Con­ti­nuar la obra de Hegel y de Marx debe
con­sis­tir en el tra­ta­mien­to dia­léc­ti­co de la his­to­ria del 
pen­sa­mien­to humano, de la cien­cia y de las técnicas.” 

(Lenin , Cua­der­nos Filo­só­fi­cos, 1914 – 15)

1. Pre­sen­ta­ción

Recien­te­men­te en el mar­co orga­ni­za­ti­vo de Red Roja ha habi­do oca­sión de incur­sio­nar en el plano estric­ta­men­te teó­ri­co de nues­tra con­cep­ción del mun­do al cues­tio­nar­se la per­ti­nen­cia de las deno­mi­na­cio­nes con las que, his­tó­ri­ca­men­te, varia­das corrien­tes polí­ti­cas comu­nis­tas han dado en “actua­li­zar” al mar­xis­mo echan­do mano del “guio­nis­mo”: mar­xis­mo-leni­nis­mo, mar­xis­mo-leni­nis­mo-maoís­mo, etc.

Así, en su últi­mo encuen­tro esta­tal, Red Roja ha lle­ga­do a plan­tear que «como orga­ni­za­ción comu­nis­ta, [nos rei­vin­di­ca­mos] evi­den­te­men­te tan­to del mar­xis­mo como del leni­nis­mo, y no [hace­mos] de esta doble con­di­ción mayor pro­ble­ma en el plano de la lucha polí­ti­ca», pero con­si­de­ra que inclu­so «el adve­ni­mien­to en su día [del] pri­mer guión inter­me­dio [el del mis­mo mar­xis­mo-leni­nis­mo] no ayu­dó a la com­pren­sión dia­léc­ti­ca de la pro­pia teo­ría mar­xis­ta y está en la base del esque­ma­tis­mo o eta­pis­mo y del dog­ma­tis­mo».[1] Segui­da­men­te en ese mis­mo docu­men­to se avan­za al res­pec­to una argu­men­ta­ción teó­ri­ca con la cla­ra pre­ten­sión de sus­ten­tar que no esta­mos ante un sim­ple pro­ble­ma de uti­li­za­ción de tér­mi­nos sino ante la mis­ma cues­tión de la com­pren­sión pro­fun­da del mar­xis­mo: «En reali­dad, en el terreno estric­ta­men­te teó­ri­co, bas­ta­ría con lla­mar­nos mar­xis­tas, por­que el mar­xis­mo inclu­ye su pro­pio desa­rro­llo sin nece­si­dad de aña­dir eta­pas o ‘pen­sa­mien­tos prin­ci­pa­les’. Al tiem­po, la pro­pia teo­ría mar­xis­ta nos ense­ña que ella no sólo es incom­ple­ta des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co (es decir, siem­pre es amplia­ble y pre­ci­sa­ble en base a la prác­ti­ca), sino que jamás pue­de recu­brir (ni lo pre­ten­de) com­ple­ta­men­te la rique­za de la pro­pia prác­ti­ca polí­ti­ca, no ya para ana­li­zar un fenó­meno con­cre­to, sino para carac­te­ri­zar las dife­ren­tes for­ma­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas en sus pro­pios desa­rro­llos y trans­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas.»

Lo que estas decla­ra­cio­nes vie­nen a plan­tear en el fon­do –sobre todo la segun­da lo hace de mane­ra más explí­ci­ta- es la rela­ción de toda teo­ría (inclui­da la mar­xis­ta) con la prác­ti­ca que que­re­mos trans­for­mar revo­lu­cio­na­ria­men­te. Y para com­pren­der esa rela­ción es fun­da­men­tal aden­trar­se en cómo se desa­rro­lla la pro­pia teo­ría –tam­bién los prin­ci­pios- y cómo una teo­ría correc­ta “se ve a sí mis­ma” con res­pec­to a la prác­ti­ca. En defi­ni­ti­va, intere­sa avan­zar en la com­pren­sión de qué es lo que vie­ne a plan­tear la teo­ría mar­xis­ta acer­ca de la mis­ma teo­ría, inclu­yen­do en esta a los prin­ci­pios comu­nis­tas en su con­di­ción de sis­te­ma­ti­za­cio­nes teó­ri­cas (como los defi­nía Engels). Pues bien, sobre esta cues­tión, des­de Red Roja esta­mos en dis­po­si­ción de ir más allá de unas decla­ra­cio­nes gene­ra­les –no se podía ir más lejos en unos docu­men­tos con­gre­sua­les que bus­can, sobre todo, una guía de acción para la mili­tan­cia- y ofre­cer una serie mucho más amplia de refle­xio­nes y argu­men­ta­rios que en los últi­mos tiem­pos ya han sido obje­to de dis­cu­sión fruc­tí­fe­ra entre una par­te de su mili­tan­cia. Y es que, sen­ci­lla­men­te, este asun­to, en los tér­mi­nos arri­ba plan­tea­dos, no es nada nue­vo: supera ya lar­ga­men­te la dece­na de años.

Efec­ti­va­men­te, será al calor de una polé­mi­ca con­cre­ta que tuvo lugar en 1999 en el inte­rior de la orga­ni­za­ción en que enton­ces yo mili­ta­ba –el PCE®- cuan­do se abor­da por pri­me­ra vez este asun­to de la teo­ría mar­xis­ta. Insis­ta­mos: al menos, en los tér­mi­nos refe­ri­dos arri­ba. Se tra­ta­ba de una dis­cu­sión que sur­gió a raíz de un pri­mer artícu­lo que se titu­la­ba “Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar” y don­de su autor –el secre­ta­rio gene­ral de ese par­ti­do- pro­ce­día a una crí­ti­ca de la línea teó­ri­ca de Mao ponién­do­la en rela­ción con la direc­ción polí­ti­ca impre­sa en la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Chi­na y con las pro­pias des­ave­nen­cias sur­gi­das den­tro del movi­mien­to comu­nis­ta internacional.

El caso es que, para su crí­ti­ca a Mao, el autor esco­gió una moda­li­dad con mucha “filo­so­fía” de por medio y, ade­más, en tér­mi­nos que no hacían cier­ta­men­te ase­qui­ble el deba­te. Así, aler­ta­ba sobre la des­via­ción del “mar­xis­mo-leni­nis­mo” que supo­nía que Mao pusie­ra el acen­to en la “par­ti­cu­la­ri­dad de la con­tra­dic­ción” en su rela­ción con lo uni­ver­sal a la hora de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Chi­na. Lo uni­ver­sal se aso­cia­ba a los prin­ci­pios comu­nes gene­ra­les del comu­nis­mo y lo par­ti­cu­lar a su apli­ca­ción con­cre­ta. Des­de el mis­mo comien­zo se plan­tea­ba que, por el hecho de cen­trar­se en la “par­ti­cu­la­ri­dad de la con­tra­dic­ción”, Mao iba a con­fi­gu­rar toda una con­cep­ción (por supues­to, inco­rrec­ta) sobre el pro­ble­ma de la con­tra­dic­ción entre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar. Y pron­to se nos daba a cono­cer el moti­vo pro­fun­do: «…a Mao se le esca­pa la cone­xión entre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar. Ade­más él no con­ci­be lo uni­ver­sal como el con­te­ni­do esen­cial de lo par­ti­cu­lar, ni encuen­tra en lo par­ti­cu­lar la for­ma con­cre­ta en que se mani­fies­ta lo uni­ver­sal» (Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar, M.P.M). Con la mis­ma ter­mi­no­lo­gía, le segui­ría todo un aña­di­do de for­mu­la­cio­nes teó­ri­co-filo­só­fi­cas sobre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar como, por ejem­plo, con­si­de­rar lo pri­me­ro, lo uni­ver­sal, como el “todo capaz de parir infi­ni­tos par­ti­cu­la­res”, etc., etc.

Al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes acer­ca de la per­ti­nen­cia de la moda­li­dad ele­gi­da en la crí­ti­ca, expre­sé mi opi­nión de que, en cuan­to a los con­te­ni­dos vehi­cu­la­dos, se había adop­ta­do una vía teó­ri­ca inco­rrec­ta. Una vía que, de ante­mano, ni podía ser­vir para valo­rar ple­na­men­te la posi­ción que Mao sos­tu­vo con­tra los dog­má­ti­cos ‑al defen­der que había que cen­trar­se en las par­ti­cu­la­ri­da­des de la revo­lu­ción Chi­na, tan­to ante el pro­ble­ma de la toma del poder como lue­go a la hora de afron­tar el inevi­ta­ble y lar­go pro­ce­so de tran­si­ción al socia­lis­mo en una “socie­dad atra­sa­da”- ni ayu­da­ba a des­cu­brir correc­ta­men­te los erro­res que el mis­mo Mao pudie­ra haber come­ti­do, no ya sólo en su prác­ti­ca con­cre­ta, sino a la hora de gene­ra­li­zar, de con­cep­tuar, de desa­rro­llar la teo­ría revo­lu­cio­na­ria a par­tir de la expe­rien­cia “par­ti­cu­lar” de la revo­lu­ción china.

Por eso, más allá de ver la jus­te­za o no de la pecu­liar crí­ti­ca a Mao que se esta­ba rea­li­zan­do, sobre todo valo­ré que había que entrar en este deba­te por­que se esta­ba dan­do sus­ten­to teó­ri­co “uni­ver­sal” al dog­ma­tis­mo y al esque­ma­tis­mo, al ali­men­tar la incom­pren­sión de los prin­ci­pios (lo uni­ver­sal) y de cómo ir de la mano de ellos a la reali­dad (lo par­ti­cu­lar). Sólo por ello mere­cía la pena entrar al seme­jan­te envi­te que impli­ca­ba tener que “lidiar” con los tér­mi­nos en que se esta­ba plan­tea­do un deba­te que no podía dejar de tomar un aire exce­si­va­men­te difi­cul­to­so y teo­ri­cis­ta. Tras un pri­mer escri­to crí­ti­co mío, “Sobre el artícu­lo Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar”, se recru­de­ció la polé­mi­ca apa­re­cien­do suce­si­vas res­pues­tas y contrarrespuestas.

Con todo, la ver­dad es que final­men­te aque­lla polé­mi­ca supu­so una opor­tu­ni­dad espe­cial para dar unas cuan­tas “vuel­tas de espi­ral” (por emplear los tér­mi­nos de Lenin) en la com­pren­sión mar­xis­ta de «la rela­ción que se da entre los prin­ci­pios y la reali­dad que que­re­mos trans­for­mar» (expre­sión jus­ti­fi­ca­ti­va que uti­li­cé al comien­zo de mi pri­me­ra res­pues­ta) y cómo afec­ta­ba a esta com­pre­sión lo que se dije­ra acer­ca de “lo uni­ver­sal y lo particular”.

La mis­ma intro­duc­ción de mi escri­to “Sobre el artícu­lo Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar” ter­mi­na­ba así: «Antes de des­cu­brir en qué gra­do se ‘salió por la tan­gen­te’ Mao en sus aná­li­sis, lo que tene­mos que poner­nos de acuer­do es en cuán­do nos sali­mos por la tan­gen­te a la hora de hacer un aná­li­sis par­ti­cu­lar, cuán­do comen­za­mos a aban­do­nar los prin­ci­pios uni­ver­sa­les. O, ¿por qué no?, vis­to des­de el otro lado del asun­to: ¿has­ta dón­de debe­mos ‘par­ti­cu­la­ri­zar’, ser ‘con­cre­tos’ ante lo nue­vo que se nos pre­sen­ta, para ver­da­de­ra­men­te afir­mar que domi­na­mos los prin­ci­pios? Por­que de lo que se tra­ta es de garan­ti­zar una correc­ta fusión entre los prin­ci­pios y la nece­si­dad de avan­zar en el cono­ci­mien­to y la trans­for­ma­ción de la reali­dad. La cues­tión no está sim­ple­men­te en que nos aga­rre­mos a los prin­ci­pios (lo que en muchas oca­sio­nes bas­ta aun­que se haga por ‘puro ins­tin­to’), sino en encon­trar el mejor camino para que aga­rren bien en noso­tros.»

Fue, por tan­to, a par­tir de una polé­mi­ca en un mar­co mili­tan­te muy con­cre­to ‑y sobra decir que muy espe­cial a la hora de dar a cono­cer y exten­der los deba­tes- cuan­do comen­za­ron a fra­guar­se los “mim­bres” que han dado lugar a las tesis expues­tas en las decla­ra­cio­nes arri­ba reco­gi­das de Red Roja. Aun­que cier­ta­men­te, su ver­da­de­ra base teó­ri­ca ya esta­ba más que sin­te­ti­za­da por los clá­si­cos del mar­xis­mo des­de sus pri­me­ras obras más “filo­só­fi­cas”.

Pues bien, el pre­sen­te escri­to es una edi­ción de aque­llos artícu­los de 1999 con el fin de que se sepa algo más de los con­te­ni­dos que toda esta cues­tión de “la teo­ría mar­xis­ta de la teo­ría y de los prin­ci­pios” ha dado ya de sí en nues­tro ámbi­to[2]. Así, se situa­rá mejor su tra­ta­mien­to (his­tó­ri­ca­men­te tam­bién), opti­mi­zan­do las bases sobre las que pro­se­guir un deba­te que, en reali­dad, hace tiem­po que habría reque­ri­do que se afron­ta­se lo más públi­ca­men­te posi­ble, pero que el par­ti­cu­lar con­tex­to mili­tan­te en que se dio no jugó a favor de ello.

Es cla­ro que aquí ya no se tra­ta de repro­du­cir polé­mi­ca algu­na con­cre­ta, sino de hacer sobre­sa­lir las con­si­de­ra­cio­nes que aho­ra intere­san, des­pren­dién­do­las el máxi­mo posi­ble de las par­ti­cu­la­ri­da­des y deta­lles pro­pios de la dis­cu­sión mili­tan­te en que se die­ron; lógi­ca­men­te, allí don­de se requie­ra se pro­ce­de­rá a la con­tex­tua­li­za­ción de deter­mi­na­das for­mu­la­cio­nes. Igual­men­te hay que recal­car que este escri­to no se pone como obje­ti­vo la crí­ti­ca espe­cí­fi­ca de las obras y prác­ti­cas de Mao y de Sta­lin sino que sur­ge, como ya se ha dicho, de la nece­si­dad de pro­fun­di­zar en la com­pren­sión de la rela­ción dia­léc­ti­ca entre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar; una correc­ta com­pren­sión que que­da­ba, en mi opi­nión, com­pro­me­ti­da a par­tir de la base de argu­men­tos y tesis gene­ra­les expre­sa­dos en los artícu­los que cri­ti­qué en 1999. Esta es la razón por la que en el pre­sen­te tra­ba­jo las citas que apa­re­cen per­te­nez­can, más que nada, a los prin­ci­pa­les clá­si­cos del mar­xis­mo ante­rio­res a los líde­res revo­lu­cio­na­rios cita­dos; lo que de, algu­na mane­ra, ayu­da tam­bién a visua­li­zar que esta­mos ante un pro­ble­ma gene­ral pre­vio a la crí­ti­ca par­ti­cu­lar de estos.

Se impo­ne, antes de pro­se­guir, una últi­ma con­si­de­ra­ción de carác­ter his­tó­ri­co acer­ca de la “osa­día anti­guio­nis­ta”. En reali­dad, fue la per­so­na con la que pole­mi­cé –Manuel Pérez Mar­tí­nez[3]- quien en un escri­to crí­ti­co con Abi­mael Gon­zá­lez (cama­ra­da Gon­za­lo), en el año 1992, ter­mi­na­ba el mis­mo afir­man­do que bas­ta­ría con deno­mi­nar­nos mar­xis­tas a lo sumo revo­lu­cio­na­rios, salien­do al paso de aque­llos que se reco­no­cían exclu­si­va­men­te en el mar­xis­mo-leni­nis­mo-maoís­mo-pen­sa­mien­to prin­ci­pal Gon­za­lo. No obs­tan­te, aque­llo no fue más allá de aquel artícu­lo, en una espe­cie de com­pen­sa­ción a tan­ta infla­ción guio­nis­ta. En todo caso, que­de cons­tan­cia de ello por jus­ti­cia, pero tam­bién por­que, como habrá oca­sión de comen­tar, las cate­go­rías y tesis están, en rigor, en per­ma­nen­te pro­ce­so de pre­ci­sión y, en ese sen­ti­do, los con­tex­tos y momen­tos de “des­ti­la­ción” con­vie­ne tener­los muy en cuen­ta a la hora de emi­tir valo­ra­cio­nes y, lo más impor­tan­te, con­tri­buir a su desa­rro­llo ulterior.

He inten­ta­do acom­pa­ñar esta edi­ción de un esfuer­zo “sim­pli­fi­ca­dor”, pues no se me esca­pa lo tedio­so que pue­de resul­tar meter­se en este asun­to, máxi­me en los tér­mi­nos que ha habi­do que emplear. Sin embar­go (o por eso mis­mo), debe­mos insis­tir en que esta­mos ante un tema que, por cru­do que pue­da pare­cer por su natu­ra­le­za teó­ri­ca, es de gran impor­tan­cia para avan­zar en el domi­nio del mar­xis­mo inclu­so, para­dó­ji­ca­men­te, para nues­tra lucha más coti­dia­na y, como vere­mos, en lo que se refie­re a la rela­ción de cual­quier teo­ría polí­ti­ca con la prác­ti­ca. Y es que tal como decía en “Comen­ta­rio a ¿Mar­xis­mo o par­ti­cu­la­ris­mo?”: «[se] ha lle­va­do la dis­cu­sión ‑más allá de lo que se pro­pu­sie­ra- no al asun­to de si se han apli­ca­do correc­ta­men­te los prin­ci­pios, sino al pre­vio ‘en qué con­sis­ten los prin­ci­pios’. Y más aún: nos encon­tra­mos de nue­vo enfras­ca­dos en el pro­ble­ma del pro­ce­so de cono­ci­mien­to (…) y cómo influ­ye en nues­tras tareas dia­rias en la acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria; acti­vi­dad que pue­de afec­tar­se ya por el empi­ris­mo (pres­cin­dir de la teo­ría y su pro­pio desa­rro­llo como sín­te­sis de la expe­rien­cia acu­mu­la­da), ya por el prin­ci­pis­mo a la hora de abor­dar cues­tio­nes ‘meno­res’ ante las que man­te­ne­mos una acti­tud pre­po­ten­te, decla­ran­do que no nos hace fal­ta ‘caer en deta­lles’ por­que domi­na­mos lo esencial.»

La dis­cu­sión sobre el ori­gen y desa­rro­llo de los prin­ci­pios es fun­da­men­tal para que la lucha con­tra el revi­sio­nis­mo sea a su vez efec­ti­va sin que se nos cue­le el dog­ma­tis­mo. Es cier­to que, en gene­ral, el revi­sio­nis­mo es mucho peor que el dog­ma­tis­mo, pero no toda acu­sa­ción de dog­ma­tis­mo pue­de ser con­tes­ta­da con que los revi­sio­nis­tas sue­len res­pon­der con dicha estig­ma­ti­za­ción cada vez que se les des­en­mas­ca­ra. Los revi­sio­nis­tas no lo son por el envol­to­rio (que pue­de expre­sar fra­ses gene­ra­les correc­tas, eso sí, des­con­tex­tua­li­za­das) de sus crí­ti­cas, sino por el con­te­ni­do inco­rrec­to de lo que pre­ten­den expre­sar; no por­que digan, por ejem­plo, que hay que ana­li­zar en con­cre­to, sino por­que lo des­vin­cu­lan de los prin­ci­pios; es decir, de toda la expe­rien­cia ante­rior sis­te­ma­ti­za­da teó­ri­ca­men­te, como nos ense­ña­ba Engels que era el comu­nis­mo teórico.

A pro­pó­si­to de esto últi­mo, nada mejor que traer des­de el prin­ci­pio (pre­ci­sa­men­te) lo que los fun­da­do­res del mar­xis­mo pen­sa­ban acer­ca de los prin­ci­pios comu­nis­tas ya en los pri­me­ros años de su acti­vi­dad teó­ri­ca. Allí don­de se ha dado a cono­cer la siguien­te mara­vi­llo­sa cita de Engels no ha deja­do de cau­sar pro­fun­da impre­sión y, en algún que otro caso, un cier­to estu­por por el len­gua­je emplea­do. Y sin embar­go, en sus últi­mos años, como ten­dre­mos oca­sión de com­pro­bar, tuvo que insis­tir en aque­llas tesis de… sus principios:

«El señor Hein­zen se ima­gi­na que el comu­nis­mo es una cier­ta doc­tri­na que par­ti­ría de un prin­ci­pio teó­ri­co deter­mi­na­do ‑el núcleo- a par­tir del cual se dedu­ci­rían con­se­cuen­cias ulte­rio­res. El señor Hein­zen se equi­vo­ca mucho. El comu­nis­mo no es una doc­tri­na, sino un movi­mien­to; no par­te de prin­ci­pios, sino de hechos. Los comu­nis­tas no tie­nen por pre­su­po­si­ción tal o tal filo­so­fía, sino toda la his­to­ria pasa­da y espe­cial­men­te sus resul­ta­dos efec­ti­vos actua­les en los paí­ses civi­li­za­dos. El comu­nis­mo es el pro­duc­to de la gran indus­tria y de sus con­se­cuen­cias, de la edi­fi­ca­ción del mer­ca­do mun­dial, de la com­pe­ten­cia sin obs­tácu­los que le corres­pon­de, de las cri­sis comer­cia­les cada vez más fuer­tes y uni­ver­sa­les y que ya se han con­ver­ti­do en per­fec­tas cri­sis del mer­ca­do mun­dial, de la crea­ción del pro­le­ta­ria­do mun­dial y de la con­cen­tra­ción del capi­tal, de la lucha entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía que de ello se deri­va. El comu­nis­mo, en la medi­da en que es teó­ri­co, es la expre­sión teó­ri­ca de la posi­ción del pro­le­ta­ria­do en esta lucha y el resu­men teó­ri­co de las con­di­cio­nes de libe­ra­ción del pro­le­ta­ria­do.» [4]

Así que el comu­nis­mo, en tan­to que teo­ría, no es sino el resu­men de las con­di­cio­nes (his­tó­ri­cas) en que se dan (en los hechos) la libe­ra­ción del pro­le­ta­ria­do. De ahí que poda­mos afir­mar tam­bién que todo este tema de la com­pren­sión de los prin­ci­pios es tam­bién vital para, a su vez, com­pren­der his­tó­ri­ca­men­te el pro­pio deve­nir real que ha segui­do el movi­mien­to comu­nis­ta y sus diver­sas expe­rien­cias de poder, así como de las luchas ideo­ló­gi­cas que en su mis­mo seno se han veni­do des­atan­do. No en bal­de, otro de los escri­tos que redac­té en aque­llos años, en que tan­to se habla­ba de la “cri­sis del comu­nis­mo”, se titu­la­ba “Com­pren­sión de la cri­sis, cri­sis de la comprensión”.

A este res­pec­to inclu­yo en la pre­sen­te edi­ción un par de apar­ta­dos en los que, hacien­do refe­ren­cia a la pro­ble­má­ti­ca his­tó­ri­ca de la cons­truc­ción socia­lis­ta en la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na, en reali­dad se extraen gene­ra­li­za­cio­nes que se apli­ca­rían a todos los paí­ses que se aden­tran en la revo­lu­ción socia­lis­ta des­de con­di­cio­nes de retra­so his­tó­ri­co den­tro del capi­ta­lis­mo y en la épo­ca del impe­ria­lis­mo y con el cen­tro de paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos aún “intac­to”. Inevi­ta­ble­men­te, el tra­ta­mien­to que en este escri­to se le da a esta pro­ble­má­ti­ca his­tó­ri­ca que­da impreg­na­do de esa ter­mi­no­lo­gía “filo­só­fi­ca” pro­pia de aquel deba­te de 1999 sobre “lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar”; un deba­te que lue­go se pro­lon­gó con la cues­tión de la “uni­dad de con­tra­rios”, don­de inter­vi­ne con un tex­to que es la base del segun­do de los apar­ta­dos a que me estoy refiriendo.

Ya casi a modo de ane­xo, fina­li­zo con un apar­ta­do que ver­sa sobre la “inevi­ta­bi­li­dad de las malin­ter­pre­ta­cio­nes” en rela­ción direc­ta con la teo­ría mar­xis­ta sobre cómo avan­za el pro­ce­so de cono­ci­mien­to. Es tal la poten­cia cla­ri­fi­ca­do­ra que se des­pren­de de los tex­tos inclui­dos ahí ‑per­te­ne­cien­tes a figu­ras tan des­ta­ca­das del mar­xis­mo- que espe­ro que se haya teni­do la pacien­cia sufi­cien­te (y soy cons­cien­te de que habrá de ser mucha) para lle­gar al final del pre­sen­te tra­ba­jo y des­cu­brir seme­jan­tes joyas…

2. Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar. La reali­dad como prin­ci­pio de los prin­ci­pios que nun­ca ter­mi­nan de com­ple­tar­se ni de expli­car del todo la reali­dad, ni lo pretenden.

Cier­ta­men­te, hablar de uni­ver­sal y par­ti­cu­lar sue­na bas­tan­te abs­trac­to. Con res­pec­to al asun­to que aho­ra más nos debe preo­cu­par –el desa­rro­llo de la teo­ría, de los prin­ci­pios y cómo vamos con ellos a la reali­dad- dicha con­tra­dic­ción se nos hace más enten­di­ble cuan­do la liga­mos a la rela­ción que se da entre el pro­ce­so de cono­ci­mien­to por par­te de nues­tro cere­bro y la reali­dad exte­rior. ¿Cómo sur­gen las cate­go­rías teó­ri­cas y, en gene­ral, toda suer­te de con­cep­tos? En este sen­ti­do, como podre­mos ver, los prin­ci­pios del socia­lis­mo cien­tí­fi­co tam­bién siguen las mis­mas leyes de naci­mien­to y desa­rro­llo que Marx des­cri­be para todas las cate­go­rías cuan­do abor­da en los Grun­dis­se el méto­do que va a seguir para estu­diar la eco­no­mía polí­ti­ca.[5]

De la mano de las cate­go­rías teó­ri­cas nos aden­tra­mos en la com­ple­ji­dad de la reali­dad y la com­pren­de­mos mejor. Y con­for­me más se va desa­rro­llan­do la reali­dad mate­rial y nues­tro pro­pio cono­ci­mien­to, más tam­bién se van desa­rro­llan­do las cate­go­rías exis­ten­tes y sur­gen otras. Pero las cate­go­rías son una ela­bo­ra­ción del cere­bro, y jamás coin­ci­den (ni pue­den) exac­ta­men­te con la reali­dad mate­rial. Un ejem­plo para­dig­má­ti­co lo tene­mos en la Ley del Valor que des­cu­brie­ra Marx.

No encon­tra­re­mos deter­mi­na­ción exac­ta de la Ley del Valor en la prác­ti­ca: es un con­cep­to. Sería una pér­di­da de tiem­po que­rer des­cu­brir con­cre­ta­men­te qué resul­ta­do exac­to da la apli­ca­ción de la Ley del Valor a una mer­can­cía par­ti­cu­lar. Pero el des­or­den apa­ren­te de los movi­mien­tos de los pre­cios sólo des­apa­re­ce des­de que apli­ca­mos dicha ley. Por eso es ver­da­de­ra, aun­que jamás se mate­ria­li­ce exac­ta­men­te en un pre­cio con­cre­to. Es más, a pesar de su úni­ca exis­ten­cia en la teo­ría, es mucho más ver­da­de­ra para expli­car el movi­mien­to de los pre­cios que cual­quier media de éstos que haga­mos entre un gru­po de mer­can­cías que eli­ja­mos, por más prác­ti­co que nos parez­ca esto últi­mo. Y es que lo ver­da­de­ro no es sinó­ni­mo de prác­ti­co-con­cre­to. Si Marx no hubie­se par­ti­do de esto, nun­ca habría podi­do esta­ble­cer –median­te un pro­ce­so de abs­trac­ción inte­lec­tual- la siguien­te ver­dad teó­ri­ca supe­rior: el valor de una mer­can­cía es el tiem­po social­men­te nece­sa­rio para ela­bo­rar­la. En la nece­sa­ria ambi­güe­dad (fal­ta de con­cre­ción prác­ti­ca) del tér­mino “social­men­te” radi­ca la pre­ci­sión teó­ri­ca del con­cep­to; y para­dó­ji­ca­men­te, la com­pren­sión de la mara­ña prác­ti­ca que rodea a los precios.

En el pri­mer artícu­lo obje­to de mi crí­ti­ca -“Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar”- se venía a cen­su­rar a Mao por que­rer gene­ra­li­zar (de mane­ra uni­ver­sal) a par­tir de la reali­dad de Chi­na ya que, en todo caso, a la situa­ción socio-eco­nó­mi­ca de su país, tenía que haber­le dado tra­ta­mien­to de «indi­vi­dual como excep­ción o par­ti­cu­lar» como aque­llo «que se que­da fue­ra de lo uni­ver­sal­men­te domi­nan­te o esta­ble­ci­do». Lo uni­ver­sal­men­te domi­nan­te o esta­ble­ci­do eran los cin­co regí­me­nes de pro­duc­ción que cono­ce el aná­li­sis mar­xis­ta[6]. Pero enton­ces habría que decir, por ejem­plo, que en la prác­ti­ca todos lo regí­me­nes con­si­de­ra­dos feu­da­les (unos más, otros menos; cues­tión de gra­do) se que­da­ron en lo “indi­vi­dual excep­cio­nal”, ya que como nos dice Engels en una intere­san­te car­ta don­de habla de lo que esta­mos expo­nien­do, para encon­trar la «expre­sión más clá­si­ca (la más coin­ci­den­te con su con­cep­to) del feu­da­lis­mo [hay que irse al] rei­na­do efí­me­ro de Jeru­sa­lem» (en el perío­do del siglo XI al XIII). Trans­cri­ba­mos más amplia­men­te dicha car­ta pues ver­sa mag­ní­fi­ca­men­te sobre la rela­ción entre la reali­dad y los con­cep­tos que pro­du­ci­mos para explicárnosla:

«Las obje­cio­nes que usted hace a la ley del valor con­cier­nen a todos los con­cep­tos, cuan­do se les con­si­de­ra des­de el pun­to de vis­ta real (…) El con­cep­to de una cosa y la reali­dad de ésta trans­cu­rren de lado a lado, como dos asín­to­tas que se acer­can sin cesar pero sin jamás unir­se. Esta dife­ren­cia entre ellos, es pre­ci­sa­men­te la que hace que el con­cep­to no sea inme­dia­ta­men­te la reali­dad, y que la reali­dad no sea su pro­pio con­cep­to. Del hecho de que un con­cep­to posea la natu­ra­le­za esen­cial del con­cep­to, por tan­to que no coin­ci­da inme­dia­ta­men­te, a pri­mer gol­pe de ojo, con la reali­dad, a par­tir de la cual en pri­mer lugar ha habi­do que abs­traer­lo, no pue­de dedu­cir­se que el con­cep­to no sea más que una fic­ción, a menos que Vd. no lla­me fic­ción todos los resul­ta­dos del pen­sa­mien­to por­que la reali­dad no corres­pon­da a estos resul­ta­dos más que por una lar­ga vuel­ta y que, inclu­so enton­ces, nun­ca se acer­quen sino de una mane­ra asin­tó­ti­ca.» [7] [sub­ra­ya­dos míos]

En aque­lla polé­mi­ca de 1999 afir­ma­ba por mi par­te que sí que hay que estu­diar en con­cre­to las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, sacar sus cone­xio­nes (leyes) en fun­ción de nues­tras nece­si­da­des polí­ti­cas, uti­li­zan­do las cate­go­rías eco­nó­mi­cas como mode­los teó­ri­cos muy nece­sa­rios, muy ver­da­de­ros (no son una fic­ción a pesar de su con­di­ción con­cep­tual), pero de la mis­ma mane­ra que estu­dia­mos el movi­mien­to de pre­cios echan­do mano de esa cate­go­ría teó­ri­ca que es la Ley del Valor. His­tó­ri­ca­men­te todo esto hay que tener­lo más en cuen­ta si cabe en “socie­da­des en tran­si­ción”, atra­sa­das des­de el pun­to de vis­ta capi­ta­lis­ta, don­de en muchos casos hablar de socia­lis­mo en la prác­ti­ca con­cre­ta escon­de un cier­to volun­ta­ris­mo y utopismo.

En gene­ral, toda la reali­dad es una com­ple­ta tran­si­ción con res­pec­to a los mode­los teó­ri­cos, a las cate­go­rías, pero sin las cua­les la reali­dad sería ‑como lo fue antes del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co- una com­ple­ta con­fu­sión. Y esto es váli­do en todos los domi­nios de la vida, de la cien­cia. Efec­ti­va­men­te, el hom­bre, “arti­fi­cial­men­te” y por nece­si­dad, divi­de la cien­cia. Pero no hay fron­te­ras estan­cas entre los dife­ren­tes domi­nios. ¿Qué leyes espe­cí­fi­cas sigue el inte­rior del áto­mo?: ¿quí­mi­cas, físi­cas, elec­tro­fí­si­cas? Esos seres mul­ti­ce­lu­la­res que no sabe­mos si son plan­tas o ani­ma­li­tos, ¿siguen las de la botá­ni­ca o la de la bio­lo­gía? ¿O en estos casos, dicho seres “ambi­guos” no tie­nen su “esen­cia par­ti­cu­lar defi­ni­da”? La cás­ca­ra del hue­vo ¿sigue las leyes de la bio­lo­gía o la de la geología?

Por lo demás, los prin­ci­pios no exis­ten de ante­mano. Y no es ver­dad que la prác­ti­ca se va a encar­gar de “dibu­jar­se” con­for­me a ellos. Por más uni­ver­sa­les que sean, se dedu­cen con­for­me se acu­mu­lan las expe­rien­cias prác­ti­cas. Pero, es más, el cono­ci­mien­to de esos prin­ci­pios se va pre­ci­san­do en la medi­da en que se rea­li­za cada vez más prác­ti­ca, según se vayan desa­rro­llan­do más y más “par­ti­cu­la­res”. Por lo tan­to, sin los pro­ce­sos “par­ti­cu­la­res” con­cre­tos no exis­ti­rían los prin­ci­pios uni­ver­sa­les (estos no sur­gen de meras espe­cu­la­cio­nes de nin­gu­na cabe­za pen­san­te, por bri­llan­te que esta sea). De la mis­ma mane­ra, sin reali­dad mate­rial no habría con­cep­tos. Esto es lo que sig­ni­fi­ca que “lo uni­ver­sal resi­de en lo par­ti­cu­lar”, como afir­ma­ba Mao. Prin­ci­pios tan uni­ver­sa­les y con­so­li­da­dos como el de la explo­ta­ción del obre­ro como úni­ca fuen­te que tie­nen los capi­ta­lis­tas para obte­ner plus­va­lía se han esta­ble­ci­do por una prác­ti­ca acu­mu­la­da y en expan­sión, y no se han podi­do cono­cer antes de poder dar­se en esa prác­ti­ca y tras un pro­ce­so ana­lí­ti­co que, en el caso de la plus­va­lía, fue Marx quien prin­ci­pal­men­te lo lle­vó a cabo.

Prin­ci­pios como este ya están lo sufi­cien­te­men­te desa­rro­lla­dos como para con­si­de­rar que nin­gu­na prác­ti­ca “par­ti­cu­lar” nue­va pue­da pre­ci­sar­los en “esen­cia” más de lo que ya están. Podrían pare­cer eter­nos, pero tie­nen su pro­pia ges­ta­ción his­tó­ri­ca. En teo­ría, cual­quier prác­ti­ca nue­va es sus­cep­ti­ble de pre­ci­sar­los más, siem­pre que ana­li­ce­mos esa prác­ti­ca tenien­do en cuen­ta la abru­ma­do­ra suma de par­ti­cu­la­res ante­rio­res (y por tan­to, toda la uni­ver­sa­li­dad que ya se ha desa­rro­lla­do sobre estos asun­tos). Son prin­ci­pios, en fin, lo sufi­cien­te­men­te esta­ble­ci­dos como para que poda­mos asig­nar, por ejem­plo, a cual­quier par­ti­cu­lar explo­ta­ción capi­ta­lis­ta (chi­na, kenia­ta, aus­tra­lia­na, etc.) el carác­ter de sim­ple “for­ma” (aho­ra sí) “sin” con­te­ni­do aña­di­do apre­cia­ble alguno.

Pero hay otras cues­tio­nes que están poco desa­rro­lla­das, des­de el pun­to de vis­ta uni­ver­sal, y pode­mos decir que los nue­vos pro­ce­sos par­ti­cu­la­res que plan­tean esas cues­tio­nes tie­nen mucho rela­ti­va­men­te hablan­do de uni­ver­sal. A par­tir de esos pro­ce­sos es como se desa­rro­lla­rán nue­vas leyes uni­ver­sa­les que nues­tro cere­bro dedu­ci­rá. Duran­te el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio chino, pre­vio a la toma del poder, la for­ma en que se rela­cio­nan las cla­ses en los paí­ses atra­sa­dos (des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta) que acce­den a la revo­lu­ción en la épo­ca impe­ria­lis­ta, era una cues­tión que tenía menos (en com­pa­ra­ción con otros asun­tos) de uni­ver­sal­men­te esta­ble­ci­do. Y no diga­mos nada acer­ca de cuán­to se pue­de dedu­cir aho­ra con res­pec­to a la edi­fi­ca­ción socia­lis­ta en ese tipo de paí­ses, y ade­más cer­ca­dos por el impe­ria­lis­mo, en rela­ción a la épo­ca de Sta­lin y Mao en base a la expe­rien­cia acu­mu­la­da. (Más aba­jo vol­ve­re­mos más con­cre­ta­men­te sobre la pro­ble­má­ti­ca espe­cial, y “no tan cono­ci­da a prio­ri”, con la que se encuen­tran los comu­nis­tas ante los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios por el socia­lis­mo en la “peri­fe­ria” del sis­te­ma capi­ta­lis­ta internacional)

Ante estas cues­tio­nes tan “des­co­no­ci­das”, se tra­ta de cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar, no ya por­que siem­pre haya que hacer­lo para estu­diar algo en con­cre­to sino tam­bién para aumen­tar el fon­do uni­ver­sal del socia­lis­mo cien­tí­fi­co, de tal mane­ra que se esta­blez­can las leyes que cone­xio­nan todos estos pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios par­ti­cu­la­res con la épo­ca del impe­ria­lis­mo. Es mucho mejor cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar que per­der­se en espe­cu­la­cio­nes teó­ri­cas dema­sia­do gene­ra­les que, por muy reves­ti­das de prin­ci­pios que apa­rez­can, no van a resol­ver ni un ápice.

Nada de esto debe con­fun­dir­se con desa­rro­llar eta­pas por cada pro­ble­ma o con­jun­to de pro­ble­mas nue­vos que se plan­teen: el mar­xis­mo inclu­ye su pro­pio desa­rro­llo sin nece­si­dad de aña­dir “pen­sa­mien­tos prin­ci­pa­les”. De lo que se tra­ta aquí es de com­pren­der que “el cono­ci­mien­to es infi­ni­to” y siem­pre va por detrás del desa­rro­llo de la reali­dad mate­rial que per­mi­te “des­ti­lar” los ele­men­tos para el análisis.

Cuan­do los pro­ble­mas par­ti­cu­la­res que se pre­sen­tan no están sufi­cien­te­men­te estu­dia­dos en sus cone­xio­nes con lo demás, cuan­do apa­re­cen pro­ble­mas “par­ti­cu­la­res” bas­tan­te nue­vos que no se han estu­dia­do aún mucho, enton­ces, el “peso de uni­ver­sal” que tie­nen esos par­ti­cu­la­res es muy gran­de. Jugan­do con las pala­bras, pode­mos decir que la “res­pon­sa­bi­li­dad uni­ver­sal” de esos par­ti­cu­la­res es muy gran­de; tan­to, que su estu­dio con­cre­to no se hace des­de la con­cep­ción de lo par­ti­cu­lar como sim­ple for­ma de un con­te­ni­do esen­cial que, en reali­dad, ape­nas exis­te o no cono­ce­mos toda­vía. Ese con­te­ni­do esen­cial va a deri­var­se de más un pro­ce­so par­ti­cu­lar prác­ti­co como el que nos hemos encon­tra­do. Ante estos nue­vos pro­ble­mas, lo uni­ver­sal depen­de mucho de lo particular.

Si cuan­do me enfren­to a mi pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio par­ti­cu­lar me plan­teo negar o modi­fi­car los prin­ci­pios uni­ver­sa­les ya esta­ble­ci­dos, ya sin­te­ti­za­dos y prác­ti­ca­men­te corro­bo­ra­dos y con­fir­ma­dos, esta­ré incu­rrien­do en el revi­sio­nis­mo. Pero si ante lo que toda­vía no se cono­ce mucho, lo poco que se cono­ce es muy pobre y no pasa de ser bas­tan­te gene­ral e impre­ci­so, y enci­ma no me esfuer­zo por sacar ense­ñan­zas de mi par­ti­cu­lar, esta­ré come­tien­do dog­ma­tis­mo. La cues­tión es saber por qué, para qué, con qué obje­ti­vo pon­go el acen­to en lo particular.

3. El pro­ce­so de cono­ci­mien­to, o cómo se hace abso­lu­ta la cer­te­za en la ver­dad siem­pre relativa.

En los Cua­der­nos Filo­só­fi­cos de Lenin encon­tra­mos una exce­len­te base para expli­car­nos la rela­ción entre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar. En reali­dad, cuan­do hablo de “par­ti­cu­la­res” estoy abs­tra­yen­do tan­to como cuan­do hablo de “uni­ver­sal”. Es decir, los par­ti­cu­la­res sin más no dejan de ser una gene­ra­li­dad que pro­du­ce mi cere­bro por nece­si­dad del aná­li­sis para cono­cer y trans­for­mar. Hay tan­tos par­ti­cu­la­res “como que­ra­mos” (o como nece­si­te­mos) por­que el pro­pio pro­ce­so de defi­ni­ción de par­ti­cu­la­res es un pro­ce­so de abs­trac­ción de nues­tro cere­bro. Vea­mos un ejem­plo de la vida coti­dia­na y “polí­ti­ca­men­te neutral”.

Tras la pala­bra vaso se pue­den escon­der muchos “par­ti­cu­la­res” en fun­ción de los lími­tes de nues­tro estu­dio. Todo el mun­do mate­rial está ínti­ma­men­te liga­do, pero somos noso­tros los que para cono­cer el mun­do aco­ta­mos unos lími­tes de estu­dio y defi­ni­mos un fenó­meno con­cre­to, un par­ti­cu­lar. Pero, insis­ta­mos, son lími­tes que nues­tro cere­bro defi­ne por nece­si­dad. Al estu­diar esa par­ce­la así defi­ni­da, al hacer­lo de for­ma con­cre­ta con la expe­rien­cia acu­mu­la­da de cono­ci­mien­to, con toda la uni­ver­sa­li­dad ante­rior (este sería el modo de visión), ade­más de cono­cer esa cosa (en reali­dad, lo que nos hemos pro­pues­to de esa cosa) esta­mos crean­do las con­di­cio­nes para que lo uni­ver­sal se desa­rro­lle o sim­ple­men­te se pre­ci­se. Por tan­to, y en tér­mi­nos más “filo­só­fi­cos”, en cada par­ti­cu­lar se encuen­tra un ele­men­to de desa­rro­llo de uni­ver­sal, en la medi­da en que de todo par­ti­cu­lar, de toda indi­vi­dua­li­dad, nues­tro cere­bro pue­de inme­dia­ta­men­te desa­rro­llar un pro­ce­so de abs­trac­ción, de con­cep­tua­li­za­ción, de géne­sis de teo­ría, que en una medi­da u otra se enfren­ta a toda la teo­ría ante­rior para pre­ci­sar­la más (cono­cer­la mejor), desa­rro­llar­la, etc.

Jamás serán los prin­ci­pios uni­ver­sa­les lo sufi­cien­te­men­te poten­tes para per­mi­tir­nos cono­cer ple­na­men­te un par­ti­cu­lar. En reali­dad, nun­ca podre­mos cono­cer nada com­ple­ta­men­te, pero sí lo sufi­cien­te­men­te para nues­tras nece­si­da­des y lo que es más impor­tan­te: siem­pre ten­dre­mos la posi­bi­li­dad de avan­zar en nues­tro cono­ci­mien­to de for­ma pro­gre­si­va. Y aquí hay que adver­tir que el mar­xis­mo toma dis­tan­cia del kan­tis­mo, que, negan­do la posi­bi­li­dad de cono­cer la “cosa en sí”, ali­men­ta la angus­tia de no poder saber nada y da alas al rela­ti­vis­mo mal enten­di­do (el opor­tu­nis­mo en polí­ti­ca). Y es que la “cosa en sí” no exis­te; solo “par­tes de la cosa” que, una vez esta­ble­ci­dos los lími­tes de esas par­tes, pue­do tener la cer­te­za de cono­cer­las en gran gra­do y, sobre todo, para las nece­si­da­des del momen­to en que me encuentre.

El hecho de que lo real-con­cre­to sea más com­ple­jo o rico que lo abs­trac­to-teó­ri­co es lo que hace que toda ver­dad que sus­ten­te­mos sea rela­ti­va. Pero en unas con­di­cio­nes con­cre­tas, según lo que nos hemos pro­pues­to en el aná­li­sis, las ver­da­des que alcan­za­mos son abso­lu­tas. Es sólo rela­ti­va­men­te ver­dad si digo que “sé lo que es un vaso”, ya que des­co­noz­co que, des­de el pun­to de vis­ta ató­mi­co, tie­ne más “hue­cos” que otra cosa. Y es abso­lu­ta­men­te cier­to que lo conoz­co cuan­do digo que “es maci­zo”, si lo que me pro­pon­go es uti­li­zar­lo para que con­ten­ga la cer­ve­za sin que se me derra­me, como pasa­ría si se tra­ta­ra de un cola­dor. Pero no nos que­pa duda de que para un quí­mi­co, aun­que pue­da con­te­ner la cer­ve­za, el vaso no se ale­ja dema­sia­do de un cola­dor… ató­mi­co. Y es que el vaso, a efec­tos de un estu­dio ató­mi­co, no es el mis­mo par­ti­cu­lar (aún basán­do­nos en el mis­mo obje­to mate­rial) que para el “estu­dio” de las nece­si­da­des de la fies­ta del vier­nes. Sin embar­go, uti­li­zo el mis­mo nom­bre; lími­tes del len­gua­je… que los tiene.

Por lo demás, cuan­do Lenin nos dice que «lo indi­vi­dual entra incom­ple­ta­men­te en lo uni­ver­sal», pre­ci­sa­men­te nos está dicien­do que no hay uni­ver­sa­li­dad (prin­ci­pio, tesis gene­ral de par­ti­da) que nos aho­rre el estu­dio indi­vi­dua­li­za­do de las cosas reales. Es más, en sen­ti­do estric­to, jamás podre­mos ter­mi­nar de cono­cer un pro­ce­so indi­vi­dual (la ver­dad es infi­ni­ta, “es pro­ce­so”, nos recuer­da en Los Cua­der­nos Filo­só­fi­cos).

Así pues, hay que insis­tir mucho en eso, en que los prin­ci­pios uni­ver­sa­les nun­ca son lo sufi­cien­te­men­te poten­tes como para aho­rrar­me el estu­dio con­cre­to de algo, de un fenó­meno; cuan­to más, si éste es com­ple­jo y bas­tan­te “nue­vo”, por­que en este últi­mo caso lo que tene­mos más bien es a prio­ri un défi­cit de uni­ver­sa­li­dad. Y si esto no se tie­ne cla­ro, cosa que les ocu­rre a los dog­má­ti­cos, habrá que inci­dir en la impor­tan­cia de lo particular.

Aho­ra bien, de la mis­ma mane­ra que un par­ti­cu­lar no pue­de ser gran cosa en com­pa­ra­ción con los infi­ni­tos par­ti­cu­la­res que pue­den defi­nir­se, la uni­ver­sa­li­dad que con­tie­ne no debe nun­ca com­pa­rar­se en impor­tan­cia con toda la uni­ver­sa­li­dad ante­rior que va desa­rro­llán­do­se. Por ello, jamás será un par­ti­cu­lar más impor­tan­te que lo uni­ver­sal. Pero en reali­dad, lo que que­re­mos decir es que no habrá más cono­ci­mien­to esen­cial en un par­ti­cu­lar, por “gran­de” que sea éste, que en lo uni­ver­sal­men­te esta­ble­ci­do has­ta enton­ces. De ahí la nece­si­dad de con­si­de­rar el cono­ci­mien­to como un pro­ce­so en espi­ral, infi­ni­to, que tra­mo a tra­mo se va desa­rro­llan­do. Cada tra­mo o par­ce­la de estu­dio lo defi­ni­mos noso­tros y lo con­si­de­ra­mos como par­ti­cu­lar; la cur­va en espi­ral, a la que per­te­ne­ce esa par­ce­la, es la uni­ver­sa­li­dad de cono­ci­mien­tos exis­ten­te. En el últi­mo apar­ta­do reto­ma­re­mos esta noción.

Que lo indi­vi­dual se con­vier­ta en uni­ver­sal es el ya men­cio­na­do pro­ce­so que desa­rro­lla nues­tro cere­bro para extraer más cono­ci­mien­to que se sume al ya exis­ten­te. El pro­ble­ma de “salir­se por la tan­gen­te”, de olvi­dar los prin­ci­pios, no es sino rom­per la uni­dad que hay entre lo que tie­ne de cono­ci­mien­to uni­ver­sa­li­za­ble cual­quier indi­vi­dual con todo lo uni­ver­sal pre­exis­ten­te has­ta enton­ces. Es que­rer extraer más de lo que se pue­de de un indi­vi­dual, del estu­dio indi­vi­dua­li­za­do de una cosa, de un fenó­meno, de un pro­ce­so. Pero si bien no se tra­ta de extraer “de más”, lo que está cla­ro es que hay algo más (por poco que sea) que extraer. Así pues, el estu­dio con­cre­to de un nue­vo fenó­meno que se desa­rro­lla ante noso­tros ha de par­tir de que hay algo ahí que toda­vía no cono­ce­mos, y que sólo podre­mos cono­cer (por supues­to en par­te y en base a los lími­tes que nos pone­mos) si par­tien­do de una posi­ción que ten­ga en cuen­ta los prin­ci­pios (lo uni­ver­sal has­ta enton­ces), nos dis­po­ne­mos a estu­diar en con­cre­to, par­ti­cu­lar­mente, ese fenó­meno, ese pro­ce­so. Solo así podre­mos aban­do­nar toda pre­po­ten­cia prejuiciosa.

4. Cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar: un vie­jo pro­ble­ma que siem­pre se tra­tó, pero no con tan­ta “filo­so­fía”.

En mi opi­nión, Mao[8] demos­tró tener bas­tan­te cla­ra la cone­xión entre lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar con res­pec­to a los dog­má­ti­cos en el PCCH. Estos, como todos los dog­má­ti­cos, creían poder cono­cer y supe­rar la reali­dad que tenían en fren­te estu­dian­do los prin­ci­pios uni­ver­sa­les del mar­xis­mo sin dar­se la obli­ga­ción, a su vez, de estu­diar en con­cre­to dicha reali­dad; error que aún era más gra­ve en Chi­na, dados el atra­so indus­trial y la dife­ren­cia­ción étni­co-cul­tu­ral de este vas­to país con res­pec­to a Occi­den­te. Y es que, como deci­mos, los prin­ci­pios uni­ver­sa­les (lo uni­ver­sal), dada la natu­ra­le­za de la que están “hechos” y cómo sur­gen, no bas­tan para cono­cer la reali­dad. Hemos vis­to que los prin­ci­pios uni­ver­sa­les “sim­ple­men­te” con­for­man la posi­ción, el modo de visión con el que debo ana­li­zar la reali­dad para que no me pier­da entre los inevi­ta­bles e innu­me­ra­bles deta­lles que tie­ne ésta. Pero sin entrar en deta­lles no podré cul­mi­nar jamás el cono­ci­mien­to nece­sa­rio para trans­for­mar la reali­dad; sobre todo –insis­ta­mos cons­tan­te­men­te- cuan­do repa­ra­mos en cues­tio­nes com­ple­jas e “impre­vi­si­bles” como, por ejem­plo, las que se les plan­tea­ron a los diri­gen­tes comu­nis­tas sovié­ti­cos y chinos.

Aho­ra bien, que Mao tuvie­ra cla­ro que había que inves­ti­gar minu­cio­sa­men­te cada pro­ble­ma par­ti­cu­lar, no le inmu­ni­zó (como a nadie) con­tra posi­bles erro­res en la reso­lu­ción de esos pro­ble­mas. Asi­mis­mo, tam­po­co sig­ni­fi­ca que en su lucha con­tra los dog­má­ti­cos eli­gie­ra la mejor for­ma para expli­car o expre­sar que había que cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar. En este sen­ti­do, a mi enten­der, tra­tó tan “filo­só­fi­ca­men­te” el asun­to, le dio tan­tas vuel­tas, que es cier­to que pare­ce que está tra­tan­do algo en “pri­mi­cia”, cuan­do, en reali­dad, ésta era un vie­ja cues­tión que venía preo­cu­pan­do a los fun­da­do­res del mar­xis­mo, y sobre la que, en esen­cia, poco más había que añadir.

Efec­ti­va­men­te, esa mis­ma acti­tud dog­má­ti­ca con­tra la que tuvo que lidiar Mao, ya era cono­ci­da por los pro­pios fun­da­do­res del mar­xis­mo. Vea­mos si no, lo que Engels, en los últi­mos años de su vida, escri­bía a los diri­gen­tes social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, ponién­do­les en aler­ta con­tra esa ten­den­cia a no estu­diar en deta­lle; insis­tién­do­les, en defi­ni­ti­va, en que no hay uni­ver­sa­li­dad que aho­rre estu­diar en particular:

«En gene­ral, la pala­bra “mate­ria­lis­ta” sir­ve a muchos escri­to­res recien­tes en Ale­ma­nia de sim­ple fra­se con la cual se eti­que­ta toda cla­se de cosas sin estu­diar­las en pro­fun­di­dad, pen­san­do que bas­ta con pegar esta eti­que­ta para que todo sea dicho. Aho­ra bien, nues­tra con­cep­ción de la his­to­ria es, ante todo, una direc­ti­va para el estu­dio, y no una palan­ca que sir­va para rea­li­zar cons­truc­cio­nes a la mane­ra de los hege­lia­nos. Hay que rees­tu­diar toda la his­to­ria, hay que some­ter a una inves­ti­ga­ción deta­lla­da las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de las diver­sas for­ma­cio­nes socia­les antes de inten­tar dedu­cir los modos de con­cep­ción (…) que les corres­pon­den. Sobre este pun­to no se hecho has­ta aho­ra sino muy poco (…) Pero en lugar de eso, las fra­ses vacías sobre el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co (todo se pue­de pre­ci­sa­men­te trans­for­mar en fra­se) para un núme­ro dema­sia­do gran­de de jóve­nes ale­ma­nes no sir­ven sino (…) [para] ima­gi­nar­se ense­gui­da que poseen unos poten­tes espí­ri­tus.» [9]

Es bas­tan­te pro­ba­ble que el diri­gen­te chino se encon­tra­ra con seme­jan­tes pode­ro­sí­si­mas men­tes ante las que tuvo “macha­car” la impor­tan­cia de cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar, des­pués de que dichos por­ten­tos le recor­da­ran cada dos por tres que tenían los prin­ci­pios uni­ver­sa­les muy asi­mi­la­dos… qui­zá por esa vía tan “uni­ver­sal” que con­sis­te en repe­tir­lo fra­se tras fra­se.

Los fun­da­do­res del mar­xis­mo sí que insis­tie­ron sobre la nece­si­dad de cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar, pero no lo hicie­ron direc­ta­men­te de for­ma, diga­mos, “filo­só­fi­ca”. Es Lenin quien más explí­ci­ta­men­te sitúa la impor­tan­cia de lo par­ti­cu­lar en sus Cua­der­nos Filo­só­fi­cos. En reali­dad, tan­to Marx como Engels reco­men­da­ban cons­tan­te­men­te que había que estu­diar en con­cre­to cada pro­ble­ma y les urgía dejar­se de gene­ra­li­da­des, “dar­las por sabi­das” en lo fun­da­men­tal, y dedi­car­se a apli­car el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co al estu­dio de la socie­dad para guiar su trans­for­ma­ción más eficaz.

Es de supo­ner que Marx y Engels que­da­ran muy “ago­ta­dos” de su pri­me­ra eta­pa, y die­ran por esta­ble­ci­das las leyes más gene­ra­les de la con­cep­ción mate­ria­lis­ta-dia­léc­ti­ca tras unos años bas­tan­te “abs­trac­tos y filo­só­fi­cos” en los que prác­ti­ca­men­te se dedi­ca­ron a supe­rar a Hegel, a los hege­lia­nos de izquier­das, a Feu­barch y, en defi­ni­ti­va, a sí mis­mos («[arre­glan­do] nues­tras cuen­tas con nues­tra con­cien­cia filo­só­fi­ca ante­rior» como dije­ron en la Ideo­lo­gía Ale­ma­na). A par­tir de enton­ces, dichas leyes gene­ra­les (el méto­do de estu­dio, la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta) las pre­ci­san más indi­rec­ta­men­te, en la medi­da en que pro­fun­di­zan el estu­dio de los pro­ble­mas prác­ti­cos (más o menos gene­ra­les). Un ejem­plo lo tene­mos en el ‑ante­rior­men­te alu­di­do- aná­li­sis sobre cómo sur­gen las cate­go­rías en los Grun­dis­se de Marx. Pero aquí ya se tra­ta de un aná­li­sis liga­do a la nece­si­dad inme­dia­ta de esta­ble­cer el méto­do que va a seguir en el estu­dio de la eco­no­mía polí­ti­ca (con­cre­ta­men­te en El Capi­tal), sin prác­ti­ca­men­te polé­mi­ca algu­na, sino más bien desa­rro­llo pre­ci­so de una con­cep­ción gene­ral ya esta­ble­ci­da en lo fundamental.

Será Engels quien en la últi­ma eta­pa de su vida, res­pon­dien­do gran par­te de su acti­vi­dad a las nece­si­da­des mili­tan­tes de los social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, vuel­va al asun­to de la filo­so­fía. Pero lo hará en el pro­yec­to de sis­te­ma­ti­zar los prin­ci­pios gene­ra­les del mar­xis­mo, de cara a esas nece­si­da­des mili­tan­tes. Por eso no es tan des­ca­be­lla­do decir que, en lo que res­pec­ta a la labor for­mal­men­te filo­só­fi­ca, los fun­da­do­res del mar­xis­mo ver­sa­ron “tan solo” sobre la uni­ver­sa­li­dad de la con­tra­dic­ción, esta­ble­cien­do un modo de visión gene­ral (uni­ver­sal) que dio un paso de gigan­te con res­pec­to a toda el pen­sa­mien­to ante­rior, apa­re­cien­do por pri­me­ra vez la posi­bi­li­dad de orde­nar cons­cien­te­men­te toda la his­to­ria… has­ta la futura.

No pare­ce que Mao olvi­de esto y crea que va a lle­nar un gran olvi­do ponien­do el acen­to en la “par­ti­cu­la­ri­dad de la con­tra­dic­ción”. Pero es evi­den­te que en los fun­da­do­res del mar­xis­mo la impor­tan­cia de lo par­ti­cu­lar se cana­li­za más por la vía de las reco­men­da­cio­nes y el valor del ejem­plo pro­pio, y no tan­to por una vía tan mani­fies­ta­men­te lle­na de “gene­ra­li­da­des” como la filo­so­fía, des­pués de que a esta la redu­je­ron «a la teo­ría del pen­sa­mien­to y de sus leyes, la lógi­ca for­mal y la dia­léc­ti­ca»[10], aho­rrán­do­se así la inevi­ta­ble abs­trac­ción que ello implicaba.

Es cier­to que ‑como dice Mao- para muchos, los éxi­tos cose­cha­dos en la inter­pre­ta­ción y trans­for­ma­ción de la His­to­ria no hacen sino ava­lar y expli­car, sin nece­si­dad de muchas pala­bras, los prin­ci­pios uni­ver­sa­les del mar­xis­mo, que lue­go pre­ten­den tras­la­dar mecá­ni­ca­men­te sin más a cual­quier situa­ción. Y no ven cómo esos éxi­tos, esos prin­ci­pios uni­ver­sa­les, his­tó­ri­ca­men­te sólo han podi­do sur­gir acu­mu­lan­do aná­li­sis con­cre­tos y par­ti­cu­la­res, y conec­tán­do­los entre ellos. Es esto lo que aquel nos quie­re decir cuan­do afir­ma que esa “uni­ver­sa­li­dad de la con­tra­dic­ción” (que tan­to decla­ran los dog­má­ti­cos cono­cer) “resi­de en la par­ti­cu­la­ri­dad de la con­tra­dic­ción”. Mao sos­tie­ne que la asi­mi­la­ción y uti­li­za­ción correc­ta (con éxi­to) de los prin­ci­pios uni­ver­sa­les del mar­xis­mo solo pue­de venir tras una com­pren­sión de la impor­tan­cia de la par­ti­cu­la­ri­dad ale­ja­da de toda acti­tud dogmática.

Segu­ra­men­te, en la lucha con­tra los dog­má­ti­cos, el diri­gen­te chino no con­ta­ba con la auto­ri­dad que entre aque­llos sen­ta­rían los pro­pios fun­da­do­res del mar­xis­mo. Sobre esto ‑por lo demás, muy nor­mal- ya había pre­ce­den­tes, como la acti­tud de los men­che­vi­ques (tan “guar­dia­nes” de la orto­do­xia mar­xis­ta) con­tra Lenin. No es tam­po­co des­ca­be­lla­do pen­sar que Mao sin­tie­ra la nece­si­dad de expre­sar filo­só­fi­ca­men­te (aun­que a mi enten­der, al final “filo­so­fó” dema­sia­do el asun­to) lo que reco­men­da­ron y rea­li­za­ron los ante­rio­res clá­si­cos del mar­xis­mo. Pero no se ve, por ejem­plo en su escri­to Sobre la Con­tra­dic­ción, que pre­ten­da ir más allá de expli­car lo ya dicho por estos. No obs­tan­te, habría que ver la influen­cia del líder chino, ya sea por acti­va o por pasi­va, en que se inter­pre­ta­ran sus escri­tos (sobre todo los filo­só­fi­cos) como un desa­rro­llo prin­ci­pal del mar­xis­mo… leni­nis­mo.[11]

5. El con­cep­to de “for­ma­ción eco­nó­mi­ca”, a mitad de camino entre los modos de pro­duc­ción esta­ble­ci­dos por la teo­ría y la reali­dad con­cre­ta a estudiar. 

El con­cep­to de for­ma­ción eco­nó­mi­ca sur­ge pre­ci­sa­men­te en el aná­li­sis his­tó­ri­co para, den­tro del pro­pio plano de la teo­ría, “com­pen­sar” o tener en cuen­ta la dife­ren­cia insal­va­ble entre las cate­go­rías (con­cep­tos) de los regí­me­nes eco­nó­mi­cos (feu­da­lis­mo, capi­ta­lis­mo, socia­lis­mo, etc…) y las pro­pias reali­da­des nacio­na­les o esta­ta­les con­cre­tas sobre las que actua­mos (com­pren­dién­do­las y superán­do­las). En cual­quier caso, el pro­pio con­cep­to de for­ma­ción eco­nó­mi­ca (como todos) no es inexac­to con res­pec­to a la reali­dad por­que se refie­ra a “una reali­dad social impu­ra”, sino debi­do a su pro­pia «natu­ra­le­za esen­cial del con­cep­to» (como nos dice Engels, Op. cit.). Pero, ade­más, en este caso nos encon­tra­mos ante una cate­go­ría que por pro­pia defi­ni­ción teó­ri­ca es tan vaga, tan gene­ral, que pode­mos decir que es de las menos inexac­tas con res­pec­to a la reali­dad, al “reco­no­cer” la pro­pia inexac­ti­tud en su (pro­pia fal­ta de) definición.

Pre­ci­sa­men­te Marx nos pre­vie­ne en El Capi­tal de que supon­drá que toda la for­ma­ción eco­nó­mi­ca con­cre­ta sobre la que prin­ci­pal­men­te está estu­dian­do (en este caso, la ingle­sa) es pura­men­te capi­ta­lis­ta para dedu­cir cier­tas leyes de dicho régi­men eco­nó­mi­co (las más bási­cas) que solo se pue­den dedu­cir, ela­bo­rar y plan­tear si nos abs­trae­mos del con­jun­to de la for­ma­ción eco­nó­mi­ca base de estu­dio. Por tan­to, Marx resuel­ve la con­tra­dic­ción que le supo­ne, por un lado, tener que basar­se en for­ma­cio­nes con­cre­tas para dedu­cir las leyes uni­ver­sa­les de los dife­ren­tes regí­me­nes eco­nó­mi­cos, al tiem­po que nece­si­ta dis­tan­ciar­se de las par­ti­cu­la­ri­da­des más “par­ti­cu­la­res” de dichas for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas. Por eso, más que nada, al prin­ci­pio de su obra eco­nó­mi­ca Marx no ana­li­za las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas en tan­to que tales, sino ana­li­za en base a ellas (como insos­la­ya­ble ele­men­to mate­rial de inves­ti­ga­ción) para sepa­rar los regí­me­nes eco­nó­mi­cos his­tó­ri­cos y lue­go poder enta­blar el estu­dio más orde­na­do posi­ble de las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas en con­cre­to, que es lo que real­men­te intere­sa para la acti­vi­dad revolucionaria.

La for­ma­ción eco­nó­mi­ca es un con­cep­to que es nece­sa­rio en la medi­da en que recuer­da que la reali­dad de un país es una “com­bi­na­ción” que en esen­cia obe­de­ce a dis­tin­tos regí­me­nes eco­nó­mi­cos (con impor­tan­cia dife­ren­te). Pues bien, dicha com­bi­na­ción en nin­gún modo deja de res­pon­der tam­bién a cier­tas leyes en el sen­ti­do de cone­xio­nes inter­nas; leyes que pue­den ser sis­te­ma­ti­za­das uni­ver­sal­men­te para un con­jun­to de for­ma­cio­nes pare­ci­das; leyes cuya com­pren­sión ale­jan toda sos­pe­cha de eclec­ti­cis­mo. Y aquí, en sen­ti­do estric­to, ya no habla­mos en el plano de los dife­ren­tes regí­me­nes eco­nó­mi­cos fun­da­men­ta­les (feu­da­lis­mo, capi­ta­lis­mo, socia­lis­mo…), sino más bien pode­mos decir que habla­mos de: paí­ses ade­lan­ta­dos indus­trial­men­te impe­ria­lis­tas; paí­ses no tan ade­lan­ta­dos e indus­tria­les pero ape­nas feu­da­les; paí­ses con gran­des remi­nis­cen­cias feu­da­les, etc. Con­cre­te­mos más: por ejem­plo, paí­ses don­de la bur­gue­sía ha supe­ra­do el pro­ble­ma agra­rio con res­pec­to al feu­da­lis­mo y la cla­se obre­ra cuen­ta con un gran perío­do de exis­ten­cia y de expe­rien­cias diver­sas; y entre ellos, paí­ses que han cono­ci­do un gran perío­do como poten­cia colo­nial capi­ta­lis­ta. O, por otro lado, paí­ses como la Rusia del 17, don­de a la vez que se da una cla­se obre­ra muy nume­ro­sa (en tér­mi­nos abso­lu­tos) aun­que rela­ti­va­men­te peque­ña, pero muy joven y con­cen­tra­da, tam­bién se da un gran cam­pe­si­na­do que ape­nas ha sali­do del vasa­lla­je y que ya no pue­de con­tar con la bur­gue­sía para que ter­mi­ne de resol­ver su con­tra­dic­ción feu­dal con la aris­to­cra­cia, debi­do a que ya esta­mos en la épo­ca del impe­ria­lis­mo y de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial (lo que hace que la bur­gue­sía timo­ra­ta se alíe como sea con la pro­pia aristocracia).

Pues bien, aun­que el con­cep­to de for­ma­ción eco­nó­mi­ca es más vago que el de régi­men eco­nó­mi­co, per­mi­te tam­bién, como deci­mos, el estu­dio agru­pa­do de las for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas con­cre­tas para dedu­cir leyes de ran­go uni­ver­sal, aun­que menos impor­tan­tes (en cuan­to a su uni­ver­sa­li­dad) que las leyes pro­pias de los regí­me­nes eco­nó­mi­cos fun­da­men­ta­les por sepa­ra­do. Son leyes uni­ver­sa­les por­que supe­ran una par­ti­cu­la­ri­dad con­cre­ta, y ade­más nos con­du­cen a enten­der mejor, a enri­que­cer el con­te­ni­do de las leyes uni­ver­sa­les más impor­tan­tes que se refie­ren a los regí­me­nes fun­da­men­ta­les en que cla­si­fi­ca­mos la evo­lu­ción his­tó­ri­ca. Es así como habría que enten­der la reco­men­da­ción de Engels (Op. cit.) acer­ca de que «hay que rees­tu­diar toda la his­to­ria, hay que some­ter a una inves­ti­ga­ción deta­lla­da las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de las diver­sas for­ma­cio­nes socia­les antes de inten­tar dedu­cir los modos de con­cep­ción (…) que les corres­pon­den». Y en pura lógi­ca con lo dicho acer­ca de la inexac­ti­tud intrín­se­ca de los con­cep­tos, dichas leyes algo menos uni­ver­sa­les (pero uni­ver­sa­les al fin y al cabo) tam­po­co serán “exac­tas” con res­pec­to a cada for­ma­ción eco­nó­mi­ca por sepa­ra­do, lo que siem­pre obli­ga­rá a estu­diar­la en con­cre­to (cada for­ma­ción por su lado).

6. La cons­truc­ción del socia­lis­mo, algo más com­pli­ca­do que apli­car un manual.[12]

Para la com­pren­sión de los pro­ble­mas sur­gi­dos en el desa­rro­llo de la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial no vamos a avan­zar mucho reavi­van­do posi­cio­na­mien­tos entre Sta­lin y Mao acer­ca, por ejem­plo, de lo que defen­dían que debe­ría ser con­si­de­ra­do como mer­can­cías o no. Algo más com­pli­ca­da debe ser la reali­dad de la pro­ble­má­ti­ca de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, cuan­do resul­ta que prác­ti­ca­men­te en todos los paí­ses del cam­po socia­lis­ta, con toda las com­bi­na­cio­nes posi­bles de diri­gen­tes más o menos orto­do­xos, más o menos dog­má­ti­cos, más o menos ecléc­ti­cos, la con­tra­rre­vo­lu­ción ha cose­cha­do triunfos.

En línea con lo que veni­mos sos­te­nien­do, Sta­lin y Mao, para sus polí­ti­cas inme­dia­tas, no se encon­tra­ron con un fon­do uni­ver­sal del mar­xis­mo tan nutri­do como para que ante las cues­tio­nes que se le plan­tean a una revo­lu­ción que se quie­re socia­lis­ta ‑máxi­me en paí­ses atra­sa­dos y cer­ca­dos por los impe­ria­lis­tas- todo se reduz­ca a una cues­tión de for­ma a la hora de apli­car el “manual socialista”.

A ries­go de pare­cer teo­ri­cis­ta –pero enten­dien­do que el hilo con­duc­tor de este tra­ba­jo es cómo vamos de la mano de los prin­ci­pios a la reali­dad que que­re­mos trans­for­mar- de lo que se tra­ta es de aden­trar­se en la com­ple­ji­dad de las cues­tio­nes prác­ti­cas que se le plan­tean a una revo­lu­ción y de qué asun­tos se “adap­tan” a tal o cual prin­ci­pio ya exis­ten­te y cuá­les son en sí mis­mos tan “des­co­no­ci­dos” que no cabe de momen­to una res­pues­ta gene­ral váli­da uni­ver­sal­men­te, sino que se pre­ci­sa un esfuer­zo de los revo­lu­cio­na­rios loca­les por encon­trar la situa­ción más ópti­ma que per­mi­ta el pro­gre­so. Y, por supues­to, siem­pre con el inte­rés de pre­ci­sar las leyes gene­ra­les que nos per­mi­tan a todos andar menos “a cie­gas”. No hay que temer que la vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria acer­ca de los prin­ci­pios se resien­ta; al con­tra­rio, la ale­ja­mos de esas “par­ti­cu­la­res” inter­pre­ta­cio­nes que la caricaturizan.

Una cosa es que, por­que un país sea atra­sa­do indus­trial­men­te y ade­más cer­ca­do por los impe­ria­lis­tas, los comu­nis­tas loca­les no fomen­ten una esta­ta­li­za­ción de todas las empre­sas ya que lo con­si­de­ren un volun­ta­ris­mo que no tie­ne en cuen­ta las deman­das ni las posi­bi­li­da­des reales de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, y otra cosa es que a los obre­ros de las empre­sas pri­va­das les quie­ran con­ven­cer de que lo que se embol­san sus pro­pie­ta­rios, por muy “patrió­ti­cos” que se les pre­sen­te, no es ya pro­duc­to de una explo­ta­ción como la des­cri­ta en El Capi­tal. Dichos comu­nis­tas loca­les se ven obli­ga­dos a reco­no­cer la impo­si­bi­li­dad o inopor­tu­ni­dad de eli­mi­nar a todos los capi­ta­lis­tas, pero no pue­den (bajo ropa­je patrió­ti­co alguno para la oca­sión) “des­bur­gue­sar” a los que que­den. Como comu­nis­tas deben fomen­tar la lucha de cla­ses para que madu­ren y se ace­le­ren las con­di­cio­nes a fin de que la plus­va­lía des­apa­rez­ca lo antes posi­ble. Ante lo pri­me­ro, no hay que apre­su­rar­se por estig­ma­ti­zar a esos comu­nis­tas por no “cum­plir” el pro­gra­ma comu­nis­ta esta­ble­ci­do inter­na­cio­nal­men­te. Si no tie­nen en cuen­ta lo segun­do, habría que entre­co­mi­llar su con­di­ción de comu­nis­tas; y esto, sin nece­si­dad de vivir par­ti­cu­lar­men­te su expe­rien­cia. Con­fun­dir­se ante esta situa­ción es tan absur­do como decla­rar que, por­que haya­mos aca­ba­do con la bur­gue­sía, ya el peli­gro bur­gués es sólo inter­na­cio­nal, cuan­do resul­ta que la ideo­lo­gía bur­gue­sa se repro­du­ce, por ejem­plo, vía corrup­ción de los fun­cio­na­rios del esta­do que en algún modo “mer­can­ti­li­zan” lo que se ha prohi­bi­do[13]. Sobre todo, resul­ta más absur­do con la expe­rien­cia que aho­ra contamos.

Por supues­to que si Chi­na y la Unión Sovié­ti­ca eran socia­lis­tas y sus diri­gen­tes comu­nis­tas, esta­ban obli­ga­dos a cum­plir unos prin­ci­pios inter­na­cio­na­les por­que el movi­mien­to comu­nis­ta se debe más como comu­nis­ta a sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas que a las tareas nacio­na­les. Pero la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de cada socie­dad depen­de­rá fun­da­men­tal­men­te del gra­do de madu­rez de la mis­ma, o sen­ci­lla­men­te nos encon­tra­re­mos con un volun­ta­ris­mo que en un con­tex­to inter­na­cio­nal adver­so no hará sino favo­re­cer su retroceso.

Por el hecho de decir que Chi­na y la Unión Sovié­ti­ca son socia­lis­tas, los lími­tes de ambas para la cons­truc­ción del socia­lis­mo no se ele­van por arte de magia. Y aun­que no sea lo mis­mo (por­que la volun­tad en el socia­lis­mo pesa más que en el capi­ta­lis­mo), que aho­ra se decla­ra­sen capi­ta­lis­tas no les situa­ría en la mis­ma situa­ción his­tó­ri­ca que la India, como si nada hubie­ra pasa­do. En reali­dad, más bien va a tomar impor­tan­cia hablar de épo­ca socia­lis­ta mun­dial que se ini­cia con la Revo­lu­ción de Octu­bre y don­de cada revo­lu­ción, apar­te de las tareas nacio­na­les (en fun­ción de su com­po­si­ción nacio­nal), tie­ne una impor­tan­cia inter­na­cio­nal que va a ir más allá de los pro­pios ava­ta­res; aun­que algu­nas revo­lu­cio­nes, en el plano nacio­nal, no pue­dan de momen­to ir mucho más lejos de un pro­gra­ma demo­crá­ti­co y algo “ecléc­ti­co”.

Ade­más, y hablan­do de revo­lu­ción en paí­ses atra­sa­dos en el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta indus­trial, para ser más pre­ci­sos hay que recal­car que es más jus­to hablar de revo­lu­cio­nes popu­la­res que cons­cien­te­men­te se aden­tran en la vía socia­lis­ta y bajo la direc­ción de los comu­nis­tas; vía socia­lis­ta que, en reali­dad, es la úni­ca “via­bi­li­dad” pro­gre­sis­ta, en la épo­ca del impe­ria­lis­mo, y cuan­do ya la bur­gue­sía no es capaz de hacer, ni aún menos de con­cluir, su revo­lu­ción clá­si­ca. Y sobre todo, vía socia­lis­ta, en la medi­da en que se mate­ria­li­zan las medi­das socia­lis­tas que ya se exigen.

En la épo­ca del impe­ria­lis­mo, des­de el momen­to en que se plan­tea el obje­ti­vo del socia­lis­mo, las socie­da­des revo­lu­cio­na­rias poco desa­rro­lla­das, en reali­dad, no tie­nen otra sali­da que incluir sus eta­pas de “nue­va demo­cra­cia” (en la ter­mi­no­lo­gía maoís­ta) como esla­bo­nes inter­me­dios diri­gi­dos en todo momen­to a la pro­pia cons­truc­ción del socia­lis­mo con los úni­cos lími­tes admi­si­bles que defi­nen la madu­ra­ción inter­na de la socie­dad y las con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les. Por esto, las medi­das y eta­pas o fases demo­crá­ti­cas en la revo­lu­ción de “paí­ses atra­sa­dos” diri­gi­das por la cla­se obre­ra, y que se aden­tran en la vía socia­lis­ta, debie­ran ser con­si­de­ra­das como pro­ble­mas del socia­lis­mo cien­tí­fi­co (de su uni­ver­sal) y no dese­cha­das por­que no están has­ta enton­ces reco­gi­das de mane­ra cla­ra o aca­ba­da en los prin­ci­pios del movi­mien­to comunista.

La Revo­lu­ción de Octu­bre ya se deno­mi­na socia­lis­ta, pero his­tó­ri­ca­men­te se impo­ne muchas tareas que no son, en sen­ti­do estric­to, socia­lis­tas. Por ejem­plo, una de las tareas que se da es con­su­mar al máxi­mo las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas de las masas cam­pe­si­nas en cuan­to a la pro­pie­dad y repar­to de la tie­rra; rei­vin­di­ca­cio­nes que no supe­ran (por­que no se podía) el mar­co capi­ta­lis­ta. Esto lle­vó a Kautsky y otros a decir que en Octu­bre no se debe­ría haber “impues­to” una revo­lu­ción socia­lis­ta. Los bol­che­vi­ques res­pon­die­ron que no iban a espe­rar más a lo que pre­via­men­te debe­ría lle­gar para avan­zar hacia el socia­lis­mo pero que nun­ca iba a lle­gar (de la mano de la bur­gue­sía). Y que, por tan­to, con la cla­se obre­ra como núcleo de direc­ción del poder se iba a ayu­dar a los cam­pe­si­nos a mate­ria­li­zar por fin rei­vin­di­ca­cio­nes de la demo­cra­cia-bur­gue­sa. Con ello, los bol­che­vi­ques ‑que ya están comen­zan­do a diri­gir la apli­ca­ción de medi­das socia­lis­tas- espe­ran que a par­tir de ahí se pue­da dar un sal­to en la con­cien­cia de la masa de cam­pe­si­nos pobres y se sumen a la obra de cons­truc­ción del socia­lis­mo. O sea, si bien la medi­da de la nacio­na­li­za­ción de la tie­rra no es una medi­da en sí socia­lis­ta, no tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do (y por supues­to, con­se­cuen­cias) cuan­do se toma tras la revo­lu­ción socia­lis­ta; revo­lu­ción esta que des­pla­za de la direc­ción del Esta­do a la bur­gue­sía, que des­tru­ye su maqui­na­ria repre­si­va y buro­crá­ti­ca, que comien­za a edi­fi­car el poder obre­ro. Y que, en fin, por nada en el mun­do es más apro­pia­do deno­mi­nar­la como revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, por más que se dé en un “país atrasado”.

En defi­ni­ti­va, his­tó­ri­ca­men­te el plan­tea­mien­to y solu­ción de las rei­vin­di­ca­cio­nes y tareas ante­rio­res al socia­lis­mo, pero con la cla­se obre­ra en el poder, no se pare­ce a cómo se plan­tean y solu­cio­nan cuan­do la bur­gue­sía no ha sido derro­ca­da. Y de esa expe­rien­cia se deri­van ense­ñan­zas para el movi­mien­to comu­nis­ta que van más allá de lo par­ti­cu­lar y que, en defi­ni­ti­va, enri­que­ce­rán el cono­ci­mien­to uni­ver­sal sobre la pro­ble­má­ti­ca de la supera­ción del capi­ta­lis­mo por el socialismo.

Por tan­to, más allá de nom­bres, lo impor­tan­te es cómo con­tex­tuar la com­ple­ji­dad de cada socie­dad y su revo­lu­ción en fun­ción de su madu­rez en la épo­ca del trán­si­to del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo y al comu­nis­mo en un plano inter­na­cio­nal. En ese len­to y lar­go pro­ce­so, nin­gún esfuer­zo y sacri­fi­cio nacio­na­les serán en vano, por más que parez­ca que a veces se está dan­do mar­cha atrás. En reali­dad, ¿no es este el sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do de esa tesis uni­ver­sal que cada vez se pre­ci­sa más y que ya comen­za­ra a esta­ble­cer Marx cuan­do plan­teó en La Ideo­lo­gía Ale­ma­na que “el comu­nis­mo solo podría ser un acto de paí­ses desa­rro­lla­dos”?[14] A lo que no se refi­rió (y no podía refe­rir­se) es a la com­ple­ji­dad de ese acto y al papel que en él repre­sen­ta­rían el res­to de los pue­blos del mun­do. Y, ade­más, hay que repa­rar en que hoy los pro­pios con­cep­tos de “desa­rro­llo” y “atra­so” han que­da­do muy modi­fi­ca­dos; solo sea tenien­do en cuen­ta la expe­rien­cia socia­lis­ta vivi­da que hace que, en muchos aspec­tos, las masas que la han pro­ta­go­ni­za­do hayan toma­do la delan­te­ra a las que viven en los más “moder­nos” paí­ses impe­ria­lis­tas: son muchas las déca­das en que el pro­pio impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta ha sido limi­ta­do por el cam­po socia­lis­ta, son muchas déca­das como para que la his­to­ria se escri­ba como si sólo hubie­ra habi­do imperialismo.

El cono­ci­mien­to y domi­nio de las leyes his­tó­ri­cas de la cons­truc­ción socia­lis­ta van a supe­rar con mucho lo que dio de sí la teo­ría que acom­pa­ñó a las polí­ti­cas inme­dia­tas que tuvie­ron que afron­tar Sta­lin y Mao. Estos se encon­tra­ron con la “pata­ta calien­te” de cons­truir el socia­lis­mo cer­ca­dos por el impe­ria­lis­mo. Qui­zá por esto, sus con­tri­bu­cio­nes teó­ri­cas en este cam­po están impreg­na­das de los pro­pios lími­tes his­tó­ri­cos con los que se encon­tra­ron. E impreg­na­das tam­bién de dema­sia­da “inme­dia­tez” como para ligar sus pro­ble­mas urgen­tes e inapla­za­bles con el pro­ce­so de madu­ra­ción para el socia­lis­mo, no ya en sus paí­ses, sino a esca­la mun­dial. Ade­más, no se podían ni ima­gi­nar cómo se han desa­rro­lla­do los acon­te­ci­mien­tos de la famo­sa “caí­da del cam­po socia­lis­ta”. Por todo esto, es por lo que para la com­pren­sión de la pro­ble­má­ti­ca inhe­ren­te al desa­rro­llo del socia­lis­mo se impon­ga, para­dó­ji­ca­men­te, una vuel­ta a Marx como pun­to de par­ti­da sóli­do. A par­tir del cual, las con­tri­bu­cio­nes par­ti­cu­la­res y nece­sa­rias de Sta­lin y Mao encuen­tran mejor su sitio.

Efec­ti­va­men­te, a pesar de las actua­li­za­cio­nes per­ti­nen­tes, dada la expe­rien­cia vivi­da, sigue sien­do en Marx (en el plano teó­ri­co) don­de encon­tra­mos bas­tan­tes cla­ves para comen­zar a abor­dar cues­tio­nes como: revo­lu­ción popu­lar o ya socia­lis­ta; dife­ren­cia­ción de revo­lu­ción en épo­ca socia­lis­ta con con­te­ni­do socia­lis­ta de una revo­lu­ción; socie­da­des de tran­si­ción; desa­rro­llo de la con­cien­cia comu­nis­ta de los pue­blos más allá de momen­tos de eufo­ria his­tó­ri­ca que se lle­nan de pro­cla­mas pero que no pasan de ser de hecho movi­mien­tos con aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas; etc. ¿Cómo es posi­ble encon­trar más uni­ver­sa­li­dad en Marx si le fal­ta­ron “los par­ti­cu­la­res” de las revo­lu­cio­nes rusa y china?

Las leyes más pre­ci­sas para la cons­truc­ción sóli­da del socia­lis­mo van a sur­gir de una prác­ti­ca de masas que inclu­ya tan­to a los pro­pios paí­ses desa­rro­lla­dos como a los paí­ses “en tran­si­ción”. Hay que tener en cuen­ta tam­bién que las leyes para la cons­truc­ción del socia­lis­mo no comien­zan a sur­gir con los pri­me­ros pasos prác­ti­cos dados allí don­de la revo­lu­ción ha triun­fa­do, sino que se vie­nen ges­tan­do des­de la pro­pia prác­ti­ca acu­mu­la­da por el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y la lucha de cla­ses inter­na­cio­nal que lo acom­pa­ña. De aquí que, a pesar de que Marx no pro­ta­go­ni­zó nin­gu­na polí­ti­ca inme­dia­ta de cons­truc­ción socia­lis­ta, sí pudo ade­lan­tar ‑solo sea en reta­zos- bas­tan­tes tesis geniales.

Las tesis espe­cí­fi­cas para la cons­truc­ción del socia­lis­mo se corres­pon­den con una gran eta­pa his­tó­ri­ca: nece­si­tan sumar una gran expe­rien­cia. Y pre­ci­sa­men­te, des­de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca de con­jun­to de la evo­lu­ción de la huma­ni­dad, y por haber comen­za­do la revo­lu­ción socia­lis­ta por paí­ses atra­sa­dos des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, la gran com­pren­sión de con­jun­to de Marx, su genia­li­dad, sigue sien­do más poten­te para la ela­bo­ra­ción de esas tesis espe­cí­fi­cas que los años de “ven­ta­ja” prác­ti­ca direc­ta o indi­rec­ta que muchos le poda­mos llevar.

Toda la épo­ca que vivi­mos no es sino el desa­rro­llo nece­sa­rio de toda la his­to­ria ante­rior, y muchos com­por­ta­mien­tos de las masas en las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas pue­den ser en gran par­te expli­ca­dos por la mane­ra de actuar ‑com­pro­ba­da y estu­dia­da- de los pue­blos a lo lar­go de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que se suce­den des­de hace ya más de 200 años. Máxi­me, cuan­do obje­ti­va­men­te las gran­des masas de paí­ses atra­sa­dos des­de el pun­to de vis­ta capi­ta­lis­ta han actua­do en la revo­lu­ción socia­lis­ta no tan­to como los comu­nis­tas hubié­se­mos desea­do, sino en bas­tan­tes oca­sio­nes a seme­jan­za de las revo­lu­cio­nes cuyas aspi­ra­cio­nes no podían supe­rar las mera­men­te democráticas.

La madu­rez de las masas no debe medir­se por las con­sig­nas que pro­cla­man, sino por aque­llo a lo que aspi­ran. No es lo mis­mo que las masas pon­gan en duda el modo de dis­tri­bu­ción de las mer­can­cías que el modo de pro­duc­ción de las mis­mas. ¿No supon­dría un avan­ce aún mayor que qui­sie­ran enviar la mis­ma pro­duc­ción de mer­can­cías al basu­re­ro de la his­to­ria por­que com­pren­dan que hoy, en cual­quier cam­bio mer­can­til, ya no es posi­ble repro­du­cir otra cosa que no sea un “tro­zo” de ideo­lo­gía bur­gue­sa (por más que ya hubie­ra mer­can­cías antes del capitalismo)?

Cada vez que­da­rá más cla­ro que no es lo mis­mo el socia­lis­mo como tran­si­ción mun­dial hacia el comu­nis­mo que inclu­ya, por fin, a los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos, que lo que hay detrás del nom­bre ‘socia­lis­mo’ en paí­ses más atra­sa­dos (siem­pre según el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo indus­trial capi­ta­lis­ta) en los que el impe­ria­lis­mo ha logra­do desa­rro­llar direc­ta o indi­rec­ta­men­te en capas de la pobla­ción el ape­ti­to mer­can­ti­lis­ta por “insu­fi­cien­te­men­te satis­fe­cho” (lo des­co­no­ci­do); inclu­so, si se ha pro­ce­di­do a la eli­mi­na­ción de la cla­se bur­gue­sa local.

Pre­ci­sa­men­te, una cues­tión muy impor­tan­te estri­ba en saber en qué gra­do las masas han supe­ra­do “ideo­ló­gi­ca­men­te” a las mer­can­cías, en qué gra­do se impo­si­bi­li­tan las con­di­cio­nes inter­nas para que se repro­duz­ca lo bur­gués, ya que sobre esas con­di­cio­nes inter­nas actúa el impe­ria­lis­mo como fac­tor externo. Se ha vis­to que el impe­ria­lis­mo no ha nece­si­ta­do expor­tar físi­ca­men­te bur­gue­ses en el cam­po ex-socia­lis­ta; han sur­gi­do muchos can­di­da­tos de los pro­pios “apa­ra­tos ofi­cia­les”. En el siguien­te apar­ta­do tra­to más espe­cí­fi­ca­men­te sobre este aspecto.

Es impo­si­ble, pues, avan­zar sóli­da­men­te en la con­cien­cia nece­sa­ria para desa­rro­llar el socia­lis­mo sin avan­zar en la des­truc­ción del impe­ria­lis­mo a esca­la mun­dial. En este sen­ti­do, trai­go a cola­ción un extrac­to de un comen­ta­rio que redac­té poco antes de que esta­lla­ra la polé­mi­ca sobre “lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar” y cuan­do toda­vía el capi­ta­lis­mo esta­ba ple­tó­ri­co de su “triun­fo eterno” sobre el comu­nis­mo. Un tex­to que resal­ta la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en el cen­tro del cam­po de paí­ses impe­ria­lis­tas. Y ello, inde­pen­dien­te­men­te de la “leja­nía” en la toma del poder y por el solo hecho de debi­li­tar a nues­tros estados:

«Es cier­to que el Occi­den­te reac­cio­na­rio no pue­de jugar el papel de “cen­tro” revo­lu­cio­na­rio, pero sobre todo no lo es, en cuan­to al comien­zo de la revo­lu­ción. Sin embar­go, segu­ra­men­te sigue tenien­do en sus manos las lla­ves para su “con­so­li­da­ción”. Esto es impor­tan­te, por­que lo que ha pasa­do y podrá aún pasar, ‘inde­pen­dien­te­men­te” del revi­sio­nis­mo [entre­co­mi­llo inde­pen­dien­te­men­te por­que sí le doy impor­tan­cia a la lucha con­tra el revi­sio­nis­mo], tie­ne que ver con el lími­te his­tó­ri­co-mun­dial que supo­ne que los paí­ses impe­ria­lis­tas con­ti­núen sién­do­lo. No en vano, la tesis de Marx de que el comu­nis­mo es sobre todo un acto de los pue­blos desa­rro­lla­dos, de que sólo pue­de enten­der­se a esca­la mun­dial, debe ser teni­da en cuen­ta. (…) Cada revo­lu­ción, ade­más de sus con­se­cuen­cias nacio­na­les, en cuan­to a sus rea­li­za­cio­nes, tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción inter­na­cio­nal. Y esto, cada par­ti­do nacio­nal o esta­tal ha de tener­lo en cuenta. 

La res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal de las revo­lu­cio­nes en Orien­te final­men­te ha sido la de ‘abrir la veda’ con­tra el mons­truo impe­ria­lis­ta; las del Occi­den­te, ese Occi­den­te tan reac­cio­na­rio aho­ra, sigue sien­do la de con­so­li­dar la cons­truc­ción mun­dial del comu­nis­mo. (…) El Occi­den­te reac­cio­na­rio, en tan­to con­ti­núe, segui­rá sien­do fuen­te de pro­ble­mas, segui­rá limi­tan­do la cons­truc­ción del socia­lis­mo allí don­de comien­ce este, por más cla­ri­dad en la línea que se ten­ga allí. (…) Y no sólo el Occi­den­te reac­cio­na­rio limi­ta­rá por su agre­si­vi­dad y chan­ta­je mili­ta­res, sino por­que en no pocos aspec­tos, muchas socie­da­des que acce­den a la revo­lu­ción socia­lis­ta (en este sen­ti­do, la épo­ca de trán­si­to del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo mar­ca a todos los pue­blos) siguen arras­tran­do muchos atra­sos his­tó­ri­cos, a que ese mis­mo Occi­den­te reac­cio­na­rio con­de­na al estar domi­nan­do per­ma­nen­te­men­te las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas internacionales. 

His­tó­ri­ca­men­te, para muchos pue­blos, su ‘tra­ge­dia’ se sin­te­ti­za en la impo­si­bi­li­dad de seguir la vía capi­ta­lis­ta, por­que en la épo­ca impe­ria­lis­ta sólo el desas­tre les pue­de tocar en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo, pero a su vez, nacio­nal­men­te no han supe­ra­do toda una serie de expe­rien­cias que les haga afron­tar el socia­lis­mo de la for­ma más madu­ra. Esos pue­blos sólo podrán pro­fun­di­zar inclu­so en la pro­pia cons­truc­ción del socia­lis­mo de una mane­ra inter­na­cio­nal. Este, el socia­lis­mo, sin embar­go se pre­sen­ta a menu­do como estan­dar­te de inde­pen­den­cia nacio­nal, patrió­ti­co, cuan­do no el sus­ti­tu­to de muchas refe­ren­cias ancla­das en el pasa­do». [15]

El impe­ria­lis­mo impi­de el pro­ce­so “natu­ral” de madu­rez de los pue­blos. Por supues­to que no se debe seguir la con­sig­na de “revo­lu­ción mun­dial ya o nada»; en cual­quier caso, como ya hemos dicho, los pue­blos no espe­ran, y tro­pe­zón a tro­pe­zón, con sus “limi­ta­das” y “par­ti­cu­la­res” revo­lu­cio­nes van lle­nan­do de con­te­ni­do a la pro­pia revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial y expli­cán­do­nos su “esen­cia”, dicién­do­nos que si bien la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial no avan­za­rá sóli­da­men­te sin el con­cur­so de los pue­blos desa­rro­lla­dos den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, estos no se move­rán sin los esfuer­zos y sacri­fi­cios de los pue­blos situa­dos en su “peri­fe­ria”.

Entre tan­to, inclu­so cuan­do las revo­lu­cio­nes nacio­na­les “se nie­gan”, la revo­lu­ción mun­dial madu­ra cada vez más. Una mayor madu­rez para el socia­lis­mo en su con­jun­to, por ejem­plo, es la que se da cuan­do muchas per­so­nas en el cam­po ex-socia­lis­ta expe­ri­men­tan y des­gra­cia­da­men­te sufren el cos­te de que­rer hacer reali­dad esas “ilu­sio­nes mer­can­ti­les insa­tis­fe­chas”; cuan­do com­pren­den que el socia­lis­mo está reñi­do con una acti­tud pasi­va que espe­ra del Esta­do socia­lis­ta lo que se le ha nega­do por años de atra­so con res­pec­to al capi­ta­lis­mo avan­za­do. Y extraen sus con­clu­sio­nes acer­ca de un ilu­sio­nis­mo que se les ha con­ver­ti­do en pesadilla.

Las revo­lu­cio­nes son nece­sa­rias tan­to por sus “épo­cas dora­das” como por sus “nega­cio­nes”. La revo­lu­ción mun­dial hacia el comu­nis­mo final­men­te será (está sien­do) un con­jun­to apa­ren­te­men­te des­or­de­na­do de muchas revo­lu­cio­nes “loca­les” que se irán apo­yan­do entre sí, que se irán tro­pe­zan­do, ridi­cu­li­zan­do a sí mis­mas (por emplear las pala­bras de Marx), al echar un vis­ta­zo atrás a la obra rea­li­za­da. Un pro­ce­so don­de el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de cada revo­lu­ción nacio­nal va más allá de las pro­pias aspi­ra­cio­nes y trans­for­ma­cio­nes nacio­na­les. Y es que, a modo de ejem­plo, aun­que todos los rusos nega­ran Octu­bre, Octu­bre no les per­te­ne­ce en exclu­si­va; la His­to­ria no sólo “les enco­men­dó” que lo pro­ta­go­ni­za­rán para ellos solos.

7. Acer­ca de la iden­ti­dad de los con­tra­rios: su inter­pe­ne­tra­ción y repro­duc­ción.[16]

La cues­tión filo­só­fi­ca de la uni­dad de con­tra­rios for­ma par­te de la base teó­ri­ca de cómo lle­var la lucha de cla­ses en gene­ral y en par­ti­cu­lar con­tra la bur­gue­sía en las dife­ren­tes fases o eta­pas por las que pasa la revo­lu­ción socialista.

Hay quie­nes dedu­cen que la raíz de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta en Chi­na está en no haber eli­mi­na­do al con­tra­rio bur­gués, debi­do fun­da­men­tal­men­te a una mala inter­pre­ta­ción o com­pren­sión por par­te de Mao del pro­ble­ma de la “uni­dad de con­tra­rios”. Y que Sta­lin lo com­pren­dió bien en la Unión Sovié­ti­ca, pro­ce­dió correc­ta­men­te en la eli­mi­na­ción de la bur­gue­sía, la decla­ró ani­qui­la­da, seña­ló “el exte­rior” como el mayor peli­gro y, en base a esto últi­mo, lla­mó a for­ta­le­cer el Estado.

Sin embar­go, entre quie­nes así pien­san, no nie­gan tam­bién que unos “seño­res” –que, por cier­to, aplau­dían y jura­ban fide­li­dad a Sta­lin como los que más- comen­za­ron inme­dia­ta­men­te tras su muer­te a abo­nar el terreno para la corres­pon­dien­te res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta en la Unión Sovié­ti­ca. De ahí, que debe­rían pre­gun­tar­se, en toda lógi­ca, por la idea que tenía Sta­lin acer­ca de la repro­duc­ción del con­tra­rio en una uni­dad deter­mi­na­da don­de este ha sido prác­ti­ca­men­te eli­mi­na­do. Y no esta­mos hablan­do de la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta a par­tir de los res­tos que han que­da­do de lo que has­ta enton­ces había sido la bur­gue­sía, sino a par­tir de la apa­ri­ción de nue­va burguesía.

En línea con lo ya apun­ta­do en el ante­rior apar­ta­do, esta­re­mos de acuer­do en que la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta en la Unión Sovié­ti­ca no vino de los res­tos físi­cos de kulaks y capi­ta­lis­tas que que­da­ron tras su eli­mi­na­ción como cla­ses cul­mi­na­da ofi­cial­men­te en 1934. ¿En qué gra­do de madu­ra­ción que­dó la uni­dad de con­tra­rios sovié­ti­ca como para que ele­men­tos inte­rio­res a esa uni­dad y situa­dos del lado posi­ti­vo (al menos ofi­cial­men­te) no hayan ido pro­gre­si­va­men­te lle­nan­do el vacío deja­do, con­fi­gu­rán­do­se a fin de cuen­tas como el “con­tra­rio nece­sa­rio”? Si bien esto es un pro­ce­so en algu­na medi­da inevi­ta­ble (y cul­par a Sta­lin es de un sim­plis­mo absur­do que agra­da a la bur­gue­sía inter­na­cio­nal), ¿en qué con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas se encon­tra­ba la cla­se obre­ra y el res­to de tra­ba­ja­do­res para al menos con­tra­rres­tar el fenó­meno cri­mi­nal que se les venía enci­ma, si prác­ti­ca­men­te sólo veían con­tra­rio peli­gro­so en el exterior?

Cabe pre­gun­tar­se si la pasi­vi­dad del pue­blo sovié­ti­co en la lucha de cla­ses no vie­ne mucho de esas reco­men­da­cio­nes a cen­trar­se en la pro­duc­ción y en el for­ta­le­ci­mien­to de un Esta­do que, mien­tras le pedía más y mejor tra­ba­jo para sal­var el retar­do his­tó­ri­co, le ase­gu­ra­ba que se encar­ga­ría él mis­mo de “ges­tio­nar­le” la lucha de con­tra­rios con la bur­gue­sía en el úni­co terreno don­de se le decía que solo había físi­ca­men­te bur­gue­sía como cla­se: en el extranjero.

En cual­quier caso, los pro­ble­mas de inma­du­rez para afron­tar el socia­lis­mo en socie­da­des “atra­sa­das” (en lo que a desa­rro­llo de capi­ta­lis­mo se refie­re) y cer­ca­das por el impe­ria­lis­mo han que­da­do corro­bo­ra­dos. Sin embar­go, como veni­mos dicien­do y por para­dó­ji­co que parez­ca, en la épo­ca impe­ria­lis­ta no hay otra vía que la de pro­fun­di­zar en la pers­pec­ti­va socia­lis­ta, aun­que el con­jun­to de las masas no lo vea siem­pre. Tan­to, que por mucha eta­pa pre­via al socia­lis­mo que se con­si­de­re, la lucha de cla­ses con­tra la bur­gue­sía y, en defi­ni­ti­va, la inde­pen­den­cia de cla­se con res­pec­to a ella es algo que la cla­se obre­ra no debe rela­jar tras el triun­fo de la revo­lu­ción. Esto es impor­tan­te remar­car­lo por­que, inclu­so en las pri­me­ras eta­pas de la revo­lu­ción (esas que se se deno­mi­nan sim­ple­men­te “demo­crá­ti­cas”), la His­to­ria demues­tra que el con­trol polí­ti­co de la bur­gue­sía debe ser más estric­to que su per­mi­si­vi­dad económica.

En el tra­ta­mien­to teó­ri­co-filo­só­fi­co de este asun­to, la cla­ve está en tener en cuen­ta cómo se rela­cio­nan los aspec­tos con­tra­rios den­tro de una cosa y las cosas con­tra­rias entre sí. Por­que todo esto tie­ne que ver mucho con la posi­bi­li­dad de “repro­duc­ción del con­tra­rio”, inclu­so des­pués de su eli­mi­na­ción. (No me voy a exten­der en la abs­trac­ción ‑por otro lado nece­sa­ria- que con­lle­va el con­cep­to de “cosa”; en este sen­ti­do, val­dría con lo ya dicho ante­rior­men­te acer­ca del con­cep­to de los lími­tes que defi­nen un par­ti­cu­lar deter­mi­na­do.)

Que el mun­do mate­rial está uni­do todo él y que todo está en algu­na medi­da rela­cio­na­do con todo es ver­dad, pero más intere­san­te es des­ta­car cómo se unen las cosas bajo el cri­te­rio de la nece­si­dad de exis­ten­cia mutua por más que se exclu­yan. Soy cons­cien­te de que el tér­mino nece­si­dad mutua pue­de lle­var a equí­vo­cos si con­si­de­ra­mos nece­si­dad como con­ni­ven­cia; lo empleo en el sen­ti­do de rela­ción de exis­ten­cia his­tó­ri­ca: el pro­le­ta­ria­do nece­si­ta (se cone­xio­na) a la bur­gue­sía y no a la noble­za que nece­si­ta­ba a los sier­vos. Solo en este sen­ti­do hay que inter­pre­tar las pala­bras de Mao de que “una pie­dra no pone un hue­vo” por­que no se nece­si­tan (des­pre­cian­do las rela­cio­nes que en últi­ma ins­tan­cia tie­ne todo).

Hay que ade­lan­tar que ello no sig­ni­fi­ca que no se deba en una revo­lu­ción en una socie­dad rela­ti­va­men­te atra­sa­da, y dada unas cir­cuns­tan­cias deter­mi­na­das adver­sas y de cer­co impe­ria­lis­ta, eli­mi­nar total­men­te a la bur­gue­sía como cla­se por más que sus con­di­cio­nes de repro­duc­ción inter­na con­ti­núen; es decir, a pesar de que el pro­le­ta­ria­do no ha madu­ra­do lo sufi­cien­te­men­te toda­vía para eli­mi­nar­se a sí mis­mo. Pero debe hacer­se admi­tien­do siem­pre dicho peli­gro de repro­duc­ción inter­na.

La His­to­ria vie­ne a hacer una sín­te­sis, por un lado, de la supe­rior visión de Mao en este asun­to (sus tex­tos están lle­nos de ver­da­de­ras pro­fe­cías, aun­que dicha visión no fue­ra lo dema­sia­do con­se­cuen­te como para des­ha­cer en todo momen­to el peli­gro de con­ci­lia­ción) con, por otro lado, la jus­ta impla­ca­bi­li­dad anti­bur­gue­sa de Sta­lin (más allá de que no vie­ra todos los posi­bles cami­nos de la res­tau­ra­ción capitalista).

Sta­lin habla­ba de lo vie­jo y de lo nue­vo, de acuer­do, pero ¿y de la repro­duc­ción de lo vie­jo en la nue­va uni­dad en caso de que lo nue­vo vic­to­rio­so no con­for­me una uni­dad sufi­cien­te­men­te madura?

No se debe con­fun­dir exis­ten­cia de con­tra­rios ni exclu­sión de los mis­mos con que debe eli­mi­nar­se ya el con­tra­rio vie­jo. (Otra cosa, como ya se ha indi­ca­do, es que nos vea­mos obli­ga­dos a des­pe­jar el hori­zon­te por un buen rato, antes de meter­nos en expe­ri­men­tos peda­gó­gi­cos inser­vi­bles). El aspec­to nue­vo se desa­rro­lla en lucha con el aspec­to vie­jo para que, lle­ga­do un momen­to, se alcan­ce una uni­dad don­de ambos des­apa­rez­can. Pero, sobre todo, lo nue­vo debe garan­ti­zar una madu­rez sufi­cien­te a la nue­va uni­dad que posi­bi­li­te su con­sis­ten­cia; si no, siem­pre ha de estar aler­ta a la repro­duc­ción de lo viejo.

La cla­se obre­ra sovié­ti­ca no que­dó en bue­na dis­po­si­ción de madu­rar, de supe­rar­se a sí mis­ma, al reco­no­cer­se solo el aspec­to vie­jo capi­ta­lis­ta en la bur­gue­sía extran­je­ra impe­ria­lis­ta; y, enci­ma, dele­gan­do su lucha al Esta­do que la va a man­te­ner a raya. Difí­cil­men­te se pue­de man­te­ner una lucha de cla­ses si se decla­ra liqui­da­da una de ellas. Aquí pue­de haber mucho de deseo que la reali­dad se encar­ga de negar.

Hay que insis­tir en la nece­si­dad de avan­zar en la com­pren­sión de la natu­ra­le­za inter­na de las cosas, en la inter­pe­ne­tra­ción entre ellas, no sólo en su rela­ción exter­na. Las cosas se exclu­yen, sí, pero tam­bién se modu­lan e inter­pe­ne­tran; son sis­te­mas abier­tos. Por ejem­plo, mucho de lo que cree­mos nue­vo se des­li­za pro­gre­si­va­men­te a ocu­par la natu­ra­le­za y posi­ción de lo vie­jo (capas supe­rio­res de la socie­dad socia­lis­ta, peque­ña bur­gue­sía…). No solo es cues­tión de res­tos ante­rio­res de la bur­gue­sía, ni de con­tra­dic­cio­nes con los cam­pe­si­nos, inte­lec­tua­les, y peque­ños-bur­gue­ses sim­ple­men­te como tales. Hay que estu­diar con más dete­ni­mien­to dicho pro­ce­so de inter­pe­ne­tra­ción de los con­tra­rios: cómo se rela­cio­nan uni­da­des “par­cia­les” de con­tra­rios (la Unión Sovié­ti­ca y el res­to del mun­do) y se con­di­cio­nan; cómo ante un defec­to de lo vie­jo y un sub­de­sa­rro­llo de lo nue­vo en una uni­dad par­cial (como la URSS, en tan­to que par­te de una uni­dad supe­rior, inter­na­cio­nal) se crean las con­di­cio­nes para que algo de lo “nue­vo” se haga “vie­jo” y se reem­pren­da la lucha de con­tra­rios inte­rior­men­te en esa uni­dad par­cial de contrarios.

En ese sen­ti­do, por ejem­plo, mucho de lo nue­vo actual­men­te se está ponien­do al día en el cam­po ex-socia­lis­ta, y sin media­ción de Esta­do-padre alguno, tras haber­se repro­du­ci­do lo vie­jo; en reali­dad, aho­ra, median­te la lucha reem­pren­di­da, se está madu­ran­do más. Esto no quie­re decir que tenía que haber­se bus­ca­do lo que ocu­rrió. (Lo que ha acon­te­ci­do no esta­ba deter­mi­na­do en el sen­ti­do de deter­mi­nis­mo his­tó­ri­co. Pasa­do y futu­ro están “hechos” de la mis­ma natu­ra­le­za; si no defen­de­mos el deter­mi­nis­mo his­tó­ri­co ante el futu­ro, ¿por qué habre­mos de defen­der­lo ante el pasado?)

Es muy cier­to que el cer­co a la Unión Sovié­ti­ca no dio mucho mar­gen de manio­bra, pero qui­zá una deter­mi­na­da polí­ti­ca coyun­tu­ral se gene­ra­li­zó o sis­te­ma­ti­zó dema­sia­do. Es com­pren­si­ble que tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial hubie­ra mucha nece­si­dad de paz como para, ade­más de los enemi­gos impe­ria­lis­tas (que “se olvi­da­ron” muy pron­to de su con­di­ción de alia­dos anti­na­zis), aler­tar de que inte­rior­men­te se podía alum­brar más de un “mons­trui­to revi­sio­nis­ta”, cuan­do enci­ma se había pro­ce­di­do a una “lim­pie­za” con­si­de­ra­ble en los años 30.

En un plano inter­na­cio­nal, cuan­do des­apa­rez­ca la bur­gue­sía des­apa­re­ce­rá el pro­le­ta­ria­do. Y sur­ge una nue­va uni­dad don­de sólo habrá tra­ba­ja­do­res, don­de los pro­ble­mas y con­tra­dic­cio­nes serán otros, y el hue­vo que daba pollos bur­gue­ses habrá des­apa­re­ci­do, sien­do impo­si­ble que de la nue­va pie­dra a la que se ha lle­ga­do sal­gan pollue­los capi­ta­lis­tas. Con la des­apa­ri­ción del impe­ria­lis­mo ‑o con un con­si­de­ra­ble debi­li­ta­mien­to del mis­mo- este deja­rá de actuar como fac­tor externo que “calien­te” a las socie­da­des revo­lu­cio­na­rias para que lo que ten­gan de hue­vo bur­gués alum­bren cada cier­to tiem­po sus cria­tu­ri­tas capitalistas.

Como deci­mos arri­ba, en el caso de que en un momen­to deter­mi­na­do se eli­mi­ne a la cla­se bur­gue­sa, el mayor pro­ble­ma no vie­ne de los res­tos que hayan que­da­do. Pero ame­na­za mayor sí que toda­vía sub­sis­te: son los ele­men­tos más reac­cio­na­rios de lo “nue­vo” los que poco a poco van rege­ne­ran­do la bur­gue­sía apro­ve­chán­do­se del atra­so rela­ti­vo de la nue­va socie­dad. Comien­zan por lo que menos acu­mu­la­ción de rique­za mate­rial se nece­si­ta, la ideo­lo­gía, y de momen­to se con­ten­tan en tomar posi­cio­nes en la dis­po­si­ción de los medios de pro­duc­ción que el pue­blo tra­ba­ja­dor les dele­ga para, lle­ga­do el mes del par­to capi­ta­lis­ta, estar en con­di­cio­nes de poseer lo que antes sim­ple­men­te dis­po­nían (que se lo pre­gun­ten si no a los Cher­nomyr­din[17] de turno) y con­ver­tir en títu­los de pro­pie­dad sus “dere­chos” polí­ti­cos. Son estos per­so­na­jes quie­nes se pos­tu­lan como nego­cian­tes ante el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal por­que, evi­den­te­men­te, algo sí que cono­cen del aná­li­sis mar­xis­ta, y saben muy bien que en la épo­ca impe­ria­lis­ta está más que asig­na­do el papel de cada bur­gue­sía. Es decir, al tiem­po que se apro­ve­chan de que no es tarea fácil dar con la tecla para cons­truir el socia­lis­mo en socie­da­des rela­ti­va­men­te sub­de­sa­rro­lla­das, no des­co­no­cen que es impo­si­ble con­ver­tir­se en poten­cia capi­ta­lis­ta “autó­no­ma”.

En tér­mi­nos de “uni­dad de con­tra­rios”, la socie­dad ex-socia­lis­ta ha sufri­do una pola­ri­za­ción aún mayor, pero esta vez el for­ta­le­ci­mien­to es del lado posi­ti­vo, y muchos que obje­ti­va­men­te refor­za­ron lo vie­jo aho­ra refuer­zan lo nue­vo. Otra vez, una inter­pe­ne­tra­ción de con­tra­rios, pero aho­ra inver­sa­men­te. Así, uno de los fac­to­res posi­ti­vos que podrían con­tri­buir a la reini­cia­ti­va de la revo­lu­ción socia­lis­ta en Rusia es sin duda la impo­si­bi­li­dad de enca­je en el capi­ta­lis­mo mun­dial y la des­apa­ri­ción de muchas ilu­sio­nes mer­can­ti­lis­tas. Pero está cla­ro que esto no bas­ta. La con­cien­cia comu­nis­ta expe­ri­men­ta­rá un fuer­te avan­ce cuan­do se aca­be con la con­cep­ción del Esta­do socia­lis­ta como un Esta­do pater­na­lis­ta que ase­gu­ra lo que el des­or­den bur­gués no per­mi­te. No obs­tan­te, es bueno que has­ta los patrio­tas, los nacio­na­lis­tas, voci­fe­ren con­tra la bur­gue­sía inter­na­cio­nal, ya que sir­ve para demos­trar que lo que tuvie­ron es mucho más rea­lis­ta que el pro­pio capi­ta­lis­mo real. Es una gran expe­rien­cia que ayu­da a las fuer­zas comu­nis­tas, pero estas no olvi­dan que ser comu­nis­ta no es una eti­que­ta ni una foto de qui­ta y pon, y que, por tan­to, aun­que la cosa avan­za se va a sufrir: ni aho­ra tene­mos el pleno sol a la vuel­ta de la esqui­na, ni todo era som­brío cuan­do lo de la famo­sa “caí­da del Muro”. [18]

En fin, sabe­mos que la bur­gue­sía, ade­más de cla­se pér­fi­da que habrá que eli­mi­nar, jue­ga un papel his­tó­ri­co. Pero en la épo­ca del impe­ria­lis­mo ya ha que­da­do más que demos­tra­do que nin­gún país “sub­de­sa­rro­lla­do” (sobre todo sus pue­blos) pue­de ya soñar ser “desa­rro­lla­do” den­tro del cam­po capi­ta­lis­ta, por lo que la pers­pec­ti­va socia­lis­ta es la úni­ca via­ble inclu­yen­do en esta la eta­pa mera­men­te anti-impe­ria­lis­ta (o de nue­va demo­cra­cia). No obs­tan­te, debe con­si­de­rar­se un serio pro­ble­ma las con­di­cio­nes inter­nas en que que­da la socie­dad “atra­sa­da”, que acce­de al camino socia­lis­ta, para supe­rar ente­ra­men­te a la burguesía.

Dado que lo nue­vo no ha podi­do madu­rar sufi­cien­te­men­te, las uni­da­des par­cia­les que conoz­can el triun­fo revo­lu­cio­na­rio no podrán extir­par defi­ni­ti­va­men­te al con­tra­rio bur­gués o, mejor dicho, no podrán hacer des­apa­re­cer la ame­na­za de que se desa­rro­lle en base a sus con­di­cio­nes de repro­duc­ción inter­na, mien­tras exis­ta el “calor impe­ria­lis­ta”. De ahí la impor­tan­cia que damos al desa­rro­llo del movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta en el cen­tro mis­mo del impe­ria­lis­mo. Y ello, en base a una con­vic­ción de res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­na­lis­ta: antes de entrar en la crí­ti­ca deta­lla­da y “leja­na” de por qué se ha repro­du­ci­do lo vie­jo en una uni­dad revo­lu­cio­na­ria par­cial que no es la nues­tra (en un país don­de triun­fó un pro­ce­so que se qui­so socia­lis­ta), antes, habrá que ganar­se el dere­cho a esa crí­ti­ca “exte­rior” desa­rro­llan­do en nues­tro pro­pio mar­co el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que difi­cul­te que los agen­tes induc­to­res de mis­ma nacio­na­li­dad que la nues­tra (“nues­tra” bur­gue­sía) con­tri­bu­yan a repro­du­cir lo vie­jo allí.

En socie­da­des rela­ti­va­men­te atra­sa­das, toda des­truc­ción de la bur­gue­sía inte­rior debe ir acom­pa­ña­da de una fuer­te ayu­da exte­rior de socie­da­des socia­lis­tas más avan­za­das y de un com­ba­te por el debi­li­ta­mien­to impe­ria­lis­ta; en cual­quier caso, de un des­plie­gue de la lucha de cla­ses que vaya com­bi­nan­do el ata­que a la bur­gue­sía exte­rior (ayu­da a otras revo­lu­cio­nes) con un fuer­te con­trol de la bur­gue­sía inte­rior con res­pec­to a la cual pue­de caber dife­ren­tes tra­ta­mien­tos según las eta­pas en que se encuen­tre el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, no con­si­de­ran­do a este como una línea recta.

Habrá que estar aler­ta ante los vai­ve­nes que se pue­dan dar y, en defi­ni­ti­va, ante las inter­pe­ne­tra­cio­nes entre con­tra­rios, en un sen­ti­do y otro (habrá que saber mover­se en la ines­ta­bi­li­dad), todo ello en una línea de desa­rro­llo his­tó­ri­co ascen­den­te, en bus­ca de que la uni­dad de con­tra­rios inter­na­cio­nal dé paso a un nue­va don­de tan­to la bur­gue­sía (lo vie­jo) como el pro­le­ta­ria­do (lo nue­vo) desaparezcan.

8. La inevi­ta­bi­li­dad de las malin­ter­pre­ta­cio­nes: ¿otra “ley universal”?

Está cla­ro que siem­pre hay que esfor­zar­se por pro­cu­rar a toda a cos­ta no dar argu­men­tos a los revi­sio­nis­tas. Pero, en reali­dad, es impo­si­ble que los teó­ri­cos del mar­xis­mo pue­dan man­te­ner­se tan per­fec­tos, tan “puros”, tan “com­ple­tos” y “exac­tos” en todo momen­to, como para evi­tar que los que se quie­ran “salir por la tan­gen­te” no encuen­tren algún tipo de “aga­rra­de­ras” en el desa­rro­llo de su obra. En este sen­ti­do, ¿ha que­da­do libre alguno de los clá­si­cos del mar­xis­mo (inclui­do el pro­pio Marx) de esos dis­cí­pu­los que, juran­do man­te­ner­se en la orto­do­xia de su Maes­tro, no lo hayan uti­li­za­do para encu­brir, en no pocos casos, su voca­ción de vul­ga­res Judas?

El hecho de que, por ejem­plo, Mao, en su inten­to de con­tri­buir al desa­rro­llo de la revo­lu­ción en Chi­na, for­mu­la­ra cier­tas tesis, hicie­ra afir­ma­cio­nes y prac­ti­ca­ra cier­tas cosas que con­tra­vi­nie­ron leyes uni­ver­sa­les (por tan­to, apli­ca­bles a Chi­na) ya esta­ble­ci­das, eso es algo que por prin­ci­pio no hay que des­car­tar a la vis­ta del pro­ce­so segui­do pos­te­rior­men­te por la revo­lu­ción chi­na y lo que allí ha habi­do de res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta. Es más, con­for­me vaya trans­cu­rrien­do el tiem­po y ten­ga­mos un mayor cono­ci­mien­to de lo que ha pasa­do en Chi­na duran­te y des­pués de Mao, es indu­da­ble que esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes para con­tras­tar su obra. Pero de la mis­ma mane­ra que debe­re­mos con­tras­tar la de cual­quier líder revo­lu­cio­na­rio. Sobre todo, la de aque­llos cuya tarea ha sido la de diri­gir de for­ma inme­dia­ta la revo­lu­ción, sin tiem­po ni ele­men­tos para ver cómo con­ju­gar con la reali­dad de los paí­ses atra­sa­dos des­de el pun­to de vis­ta capi­ta­lis­ta una teo­ría revo­lu­cio­na­ria que ha dedu­ci­do sus prin­ci­pios uni­ver­sa­les tenien­do en cuen­ta el desa­rro­llo de los paí­ses indus­tria­li­za­dos avan­za­dos. Este es el caso de Mao y has­ta del pro­pio Stalin.

Es muy posi­ble que el líder revo­lu­cio­na­rio chino, en la nece­sa­ria lucha teó­ri­ca que tuvo que lle­var a cabo (esa que con­si­de­ra­ba Engels como ‘ter­cer apar­ta­do de la lucha de cla­ses’), for­za­ra las cosas has­ta un pun­to que, o bien él mis­mo se salió a veces por la tan­gen­te, o bien dio ele­men­tos jus­ti­fi­ca­ti­vos para que otros desa­rro­lla­ran su revi­sio­nis­mo y opor­tu­nis­mo. Y que uno de los cam­pos que Mao tra­tó, y que fue espe­cial­men­te uti­li­za­do por el revi­sio­nis­mo y el opor­tu­nis­mo, era el de la “filo­so­fía”; con­cre­ta­men­te, cuan­do aquel tuvo que poner el acen­to en la impor­tan­cia de lo par­ti­cu­lar en su rela­ción dia­léc­ti­ca con lo uni­ver­sal. Debe que­dar cla­ro que la impor­tan­cia de cen­trar­se en lo par­ti­cu­lar no es algo que se le deba a “pen­sa­mien­to maoís­ta” alguno y, des­de lue­go, Mao come­tió un error si no se enfren­tó a seme­jan­te inter­pre­ta­ción y no siem­pre defen­die­ra de for­ma con­se­cuen­te que el mar­xis­mo no nece­si­ta que se le aña­da nin­gu­na eta­pa de desa­rro­llo general. 

Pero, inde­pen­dien­te­men­te de las imper­fec­cio­nes o lími­tes (tan­to teó­ri­cos como prác­ti­cos) de tal o cual líder revo­lu­cio­na­rio, pare­ce que se pre­ci­sa como una ley uni­ver­sal la inevi­ta­bi­li­dad de que el revi­sio­nis­mo y el opor­tu­nis­mo bus­quen y encuen­tren “aga­rra­de­ras” en todo desa­rro­llo con­cre­to de la teo­ría revolucionaria.

Efec­ti­va­men­te, todo desa­rro­llo de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria se hace en lucha con­cre­ta con­tra unas tesis fal­sas que pre­ten­den esta­ble­cer­se. Y toda tesis fal­sa pone el acen­to en un aspec­to de la teo­ría, por lo que los revo­lu­cio­na­rios se ven obli­ga­dos a resal­tar lo que se pre­ten­de negar como cier­to, y que, ade­más, en ese momen­to es nece­sa­rio des­ta­car. Pero, pre­ci­sa­men­te, des­de el momen­to en que se resal­ta un aspec­to, sobre­vie­ne el peli­gro, se esta­ble­cen con­di­cio­nes (y “aga­rra­de­ras”) para salir­se por la tan­gen­te. Inclu­so es muy posi­ble que ya se sal­ga, solo sea un “poco”, el pro­pio revo­lu­cio­na­rio que en ese momen­to está repre­sen­tan­do la posi­ción avan­za­da, pro­gre­sis­ta y jus­ta, en defi­ni­ti­va, lo nue­vo. El ries­go aumen­ta cuan­do los revo­lu­cio­na­rios mar­xis­tas que se enfren­tan a este asun­to son, a lo sumo, talen­to­sos dis­cí­pu­los de Marx, aun­que ale­ja­dos de la genia­li­dad de este (como diría Engels, inclu­yén­do­se él mis­mo entre ellos). Pero ni la mis­ma genia­li­dad de Marx pudo con­ju­rar el male­fi­cio que supo­ne la posi­bi­li­dad de fal­sas interpretaciones.

Podría­mos refe­rir­nos a otros ejem­plos simi­la­res, pero bas­te por el momen­to con la que­ja expre­sa­da por el pro­pio Engels en una car­ta diri­gi­da, en sep­tiem­bre de 1890, a J.Bloch, líder social­de­mó­cra­ta ale­mán, en la que se lamen­ta de las inter­pre­ta­cio­nes uni­la­te­ra­les hechas por algu­nos “mar­xis­tas” de los plan­tea­mien­tos de Marx y de él mis­mo: «El que los dis­cí­pu­los hagan a veces más hin­ca­pié del debi­do en el aspec­to eco­nó­mi­co, es cosa de la que, en par­te, tene­mos la cul­pa Marx y yo mis­mo. Fren­te a los adver­sa­rios, tenía­mos que sub­ra­yar este prin­ci­pio car­di­nal que se nega­ba, y no siem­pre dis­po­nía­mos de tiem­po, espa­cio y oca­sión para dar la debi­da impor­tan­cia a los demás fac­to­res que inter­vie­nen en el jue­go de las accio­nes y reac­cio­nes. (…) Des­gra­cia­da­men­te, ocu­rre con har­ta fre­cuen­cia que se cree haber enten­di­do total­men­te y que se pue­de mane­jar sin más una nue­va teo­ría por el mero hecho de haber­se asi­mi­la­do, y no siem­pre exac­ta­men­te, sus tesis fun­da­men­ta­les. De este repro­che no se hallan exen­tos muchos de los nue­vos ‘mar­xis­tas’, y hay que decir tam­bién que han hecho cosas sin­gu­la­res» [19]

En reali­dad, si repa­ra­mos en cómo avan­za el pro­pio cono­ci­mien­to humano, ayu­da­mos a expli­car­nos la ame­na­za de fal­sas inter­pre­ta­cio­nes. Sin refe­rir­se exac­ta­men­te a este asun­to, Lenin ya nos dice que «el cono­ci­mien­to humano no des­cri­be una línea rec­ta, sino una cur­va que se apro­xi­ma inde­fi­ni­da­men­te a una (…) espi­ral. Todo seg­men­to, tro­zo, de esta cur­va pue­de ser cam­bia­do (cam­bia­do uni­la­te­ral­men­te) en una línea rec­ta inde­pen­dien­te, ente­ra (don­de ella es fija­da por el inte­rés de cla­se de las cla­ses domi­nan­tes)” [20]. Cier­to que aquí Lenin está expli­can­do la cau­sa cien­tí­fi­ca del idea­lis­mo, pero es evi­den­te que si esto lo rela­cio­na­mos con la nece­si­dad de estu­diar en con­cre­to las cosas ‑de reco­rrer la cur­va del cono­ci­mien­to tra­mo a tra­mo- es cuan­do debe­mos repa­rar no ya en el ries­go de que un autor de una tesis sea él quien pro­ta­go­ni­ce, en lo fun­da­men­tal, la sali­da de tan­gen­te, sino que sean otros los que apro­ve­chán­do­se de los luga­res más vul­ne­ra­bles (y siem­pre los hay) de esa tesis la inter­pre­ten fal­sa­men­te. Ima­gi­ne­mos lo que resul­ta­rá de si a poder hacer­lo se le suma el inte­rés de hacerlo.

Ni que decir tie­ne que se tra­ta, en cual­quier caso, de ana­li­zar sin tapu­jos toda for­mu­la­ción teó­ri­ca, por más bue­na inten­ción que abri­gue su autor, pero tenien­do en cuen­ta, al mis­mo tiem­po, el con­tex­to en que se da esa for­mu­la­ción. Y ello, a fin de des­cu­brir la “esen­cia” de lo que se pre­ten­de for­mu­lar ‑más allá de sus inexac­ti­tu­des y de las inter­pre­ta­cio­nes fal­sas e intere­sa­das- sir­vien­do el con­tex­to para dilu­ci­dar qué es lo que hay supe­rar en el momen­to de la for­mu­la­ción de esa tesis. De esta mane­ra sere­mos capa­ces de pre­ci­sar pos­te­rior­men­te aún mejor lo que el autor se ha pro­pues­to, no ya superan­do las pro­pias inexac­ti­tu­des que en su momen­to podía haber ‑con el gra­do de cono­ci­mien­to enton­ces exis­ten­te- sino, aho­ra, con­tan­do con la expe­rien­cia pos­te­rior y vien­do cómo se ha inter­pre­ta­do en su con­jun­to esa tesis. Sólo así podre­mos valo­rar jus­ta­men­te al autor.

Des­de lue­go, lo que no es buen reme­dio para situar correc­ta­men­te a un autor y con­tra­rres­tar la ame­na­za de malin­ter­pre­ta­cio­nes, inclui­das las invo­lun­ta­rias, es que la crí­ti­ca cai­ga en la ten­ta­ción de esa lógi­ca “deduc­ti­va”, pero muy faci­lo­na, con­sis­ten­te en decir que “algo tie­ne que haber por­que algo tie­ne que expli­car lo que ha pasa­do”. Ya que afir­mar esto últi­mo no deja de ser una gene­ra­li­dad que, por sí mis­ma, no nos hace avan­zar un ápi­ce en la bús­que­da de la ver­dad, y que, ade­más, jus­ti­fi­ca muchos “sal­tos mor­ta­les” entre cau­sas y efec­tos. Máxi­me, cuan­do todo está rela­cio­na­do en últi­ma ins­tan­cia y, en algún que otro gra­do, todo es cau­sa de todo.


[1] Docu­men­to “Espa­cio polí­ti­co e ideo­ló­gi­co (iden­ti­dad)” apro­ba­do en el 1º Encuen­tro Esta­tal de Red Roja en octu­bre de 2012.

[2] Los escri­tos de 1999 en que se basa el pre­sen­te tra­ba­jo son: «Sobre el artícu­lo Lo uni­ver­sal y lo par­ti­cu­lar», «Comen­ta­rio al escri­to ¿Mar­xis­mo o par­ti­cu­la­ris­mo?» y «Comen­ta­rio sobre El pro­ble­ma de la iden­ti­dad».

[3] Manuel Pérez Mar­tí­nez, más cono­ci­do como “cama­ra­da Are­nas”, se encuen­tra actual­men­te en pri­sión úni­ca­men­te, en reali­dad, por su con­di­ción de secre­ta­rio gene­ral del PCE®, bajo figu­ras de acu­sa­ción com­ple­ta­men­te for­za­das y que con­tra­vie­nen has­ta el pro­pio orde­na­mien­to jurí­di­co del Esta­do espa­ñol. Des­pués de 19 años entre rejas, en perío­dos dife­ren­tes, la exi­gen­cia de su libe­ra­ción es una tarea prio­ri­ta­ria de todo comu­nis­ta, anti­fas­cis­ta y, en gene­ral, de toda per­so­na progresista.

[4] F. Engels, Los comu­nis­tas y Karl Hein­zen. Octu­bre 1847.

[5] Con­súl­te­se el apar­ta­do III (“El méto­do de la eco­no­mía polí­ti­ca”) de la intro­duc­ción del capí­tu­lo 1º (“El dine­ro”) de los Fun­da­men­tos de la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca de Marx.

[6] Comu­ni­dad pri­mi­ti­va, escla­vis­mo, feu­da­lis­mo, capi­ta­lis­mo y socialismo.

[7] Extrac­to de una car­ta a Con­rad Smith, fecha­da el 12 de mar­zo de 1895, inclui­da en Étu­des Phi­lo­sophi­ques, Paris, Edi­tion socia­les, 1972, pág. 257. La tra­duc­ción es mía.

[8] Hay que recor­dar que si se “impli­ca” tan insis­ten­te­men­te a Mao en esta cues­tión de la com­pren­sión de la teo­ría y de su rela­ción con la prác­ti­ca –asun­to que, evi­den­te­men­te, es mucho más uni­ver­sal que el caso del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Chi­na- es por­que el deba­te sur­gió en torno a una crí­ti­ca a él; tam­bién por­que, cier­ta­men­te, Mao le dedi­có un tra­ta­mien­to teó­ri­co especial.

[9] Extrac­to de una car­ta a Con­rad Smith, fecha­da el 5 de agos­to de 1890, inclui­da en Étu­des Phi­lo­sophi­ques, Paris, Edi­tion socia­les, 1972, pp. 236 – 237. La tra­duc­ción es mía.

[10] F. Engels, Anti-Düh­ring, Intro­duc­ción.

[11] Ya en su momen­to ele­gí poner pun­tos sus­pen­si­vos y no el guión para visua­li­zar la nega­ti­va a “eta­pi­zar” el mar­xis­mo inclu­so con res­pec­to al leninismo.

[12] El artícu­lo que cri­ti­qué en 1999 ter­mi­na­ba con un apar­ta­do que ver­sa­ba sobre la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca en el socia­lis­mo y enfren­ta­ba las posi­cio­nes de Sta­lin y Mao acer­ca de lo que “el “manual socia­lis­ta” (reto­man­do los tér­mi­nos que enton­ces uti­li­cé) dic­ta­mi­na por mer­can­ti­li­za­ble o no, y en gene­ral, sobre la línea de edi­fi­ca­ción socia­lis­ta a seguir. Una cues­tión, esta, de máxi­mo deba­te en lo refe­ren­te al desa­rro­llo del socia­lis­mo en los paí­ses que his­tó­ri­ca­men­te no son pre­ci­sa­men­te los más cen­tra­les y desa­rro­lla­dos del capi­ta­lis­mo en la épo­ca del imperialismo.

[13] Sobre este asun­to que deno­mino “inter­pe­ne­tra­ción y repro­duc­ción de con­tra­rios” vol­ve­ré en el pos­te­rior apar­ta­do, que es una edi­ción de mi escri­to, tam­bién de 1999, “Comen­ta­rio sobre la uni­dad de contrarios”.

[14] En la par­te pri­me­ra, titu­la­da “His­to­ria”, del apar­ta­do A “La ideo­lo­gía en gene­ral y la ideo­lo­gía ale­ma­na en par­ti­cu­lar” de La Ideo­lo­gía Ale­ma­na apa­re­ce una nota mar­gi­nal de Marx en la que habla del comu­nis­mo como «la acción simul­tá­nea de los pue­blos [de paí­ses] domi­nan­tes, lo que pre­su­po­ne a su vez el desa­rro­llo uni­ver­sal de la fuer­za pro­duc­ti­va y de los inter­cam­bios mun­dia­les». Antes lle­ga a decir que «toda exten­sión de los inter­cam­bios [uni­ver­sa­les] abo­li­ría [expe­rien­cias de] comu­nis­mo local». Evi­den­te­men­te, estas afir­ma­cio­nes de Marx no pue­den tomar­se al pie de la letra sin las debi­das actua­li­za­cio­nes y pre­ci­sio­nes. Pero con todas las sal­ve­da­des per­ti­nen­tes, esta­mos fren­te a unas pala­bras que refle­jan una extra­or­di­na­ria poten­cia de aná­li­sis teó­ri­co-his­tó­ri­co del comu­nis­mo como con­clu­sión e “inser­ción” prác­ti­ca en el pro­pio desa­rro­llo de la huma­ni­dad. En esta mis­ma nota mar­gi­nal es don­de se encuen­tra tam­bién la afir­ma­ción: «El comu­nis­mo no es para noso­tros ni un esta­do que deba ser crea­do, ni un ideal ante el cual la reali­dad deba adap­tar­se. Noso­tros lla­ma­mos comu­nis­mo al movi­mien­to real que anu­la y supera el esta­do actual de las cosas». En reali­dad, toda esta nota mar­gi­nal debe­ría ser de lec­tu­ra obli­ga­da. (Todas las citas son de tra­duc­ción pro­pia del tex­to en fran­cés corres­pon­dien­te a l’Idéologie alle­man­de, Paris, Edi­tions socia­les, 1974).

[15] Par­te de este tex­to fue inclui­do en el artícu­lo “La com­pren­sión como áni­mo” publi­ca­do en Insur­gen­te y en Cádiz Rebel­de-Red Roja.

[16] Lo siguien­te es una edi­ción de mi comen­ta­rio de 1999 al escri­to “El pro­ble­ma de la iden­ti­dad” don­de su autor, M.P.M., tra­ta­ba de las inter­pre­ta­cio­nes de este pro­ble­ma por par­te de Mao y Sta­lin y las ponía en rela­ción con el cur­so his­tó­ri­co toma­do por la cons­truc­ción socia­lis­ta en sus países.

[17] Víc­tor Cher­nomyr­din ocu­pó altos car­gos admi­nis­tra­ti­vos, como miem­bro del PCUS, en la indus­trial esta­tal sovié­ti­ca. Tras la des­apa­ri­ción de la URSS, fue pri­mer minis­tro de Rusia con Boris Yel­tsin de 1992 a 1998. Cele­bra­do por Occi­den­te por su rol cla­ve en la tran­si­ción a la “eco­no­mía de mer­ca­do”, era al mis­mo tiem­po con­si­de­ra­do como “oli­gar­ca de los nego­cios rusos”.

[18] Fra­se redac­ta­da en 1999.

[19] Extrac­to de una car­ta a Joseph Bloch, fecha­da el 21 de sep­tiem­bre de 1890, inclui­da en Étu­des Phi­lo­sophi­ques, Paris, Edi­tion socia­les, 1972, pp. 240 – 241. La tra­duc­ción es mía.

[20] Lenin, Cua­der­nos Filosóficos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *