¿Y aho­ra qué hace­mos?- Oscar Llareda

“¿Y aho­ra qué hace­mos?” se ha con­ver­ti­do en la pre­gun­ta más repe­ti­da por los com­pa­ñe­ros y cama­ra­das de la Revo­lu­ción ante el deli­ca­do esce­na­rio que se dibu­ja en torno a la salud del pre­si­den­te Chá­vez. En algu­nas de nues­tras caras se nota una expre­sión de preo­cu­pa­ción y des­aso­sie­go, inclu­so de orfan­dad, cuan­do ima­gi­na­mos un futu­ro sin el Coman­dan­te en la pre­si­den­cia. Este ges­to pue­de lle­gar a ser mucho más acen­tua­do entre quie­nes, por razo­nes de edad, hemos sufri­do, dis­fru­ta­do y lucha­do por nues­tra Revo­lu­ción Boli­va­ria­na duran­te más de la mitad de nues­tras vidas.

Para noso­tros, cer­ca­nos ya a los trein­ta años, no sólo es difí­cil ima­gi­nar un Gobierno sin Chá­vez, sino tam­bién –y qui­zás mucho más peli­gro­so y per­ver­so- se nos hace en extre­mo com­pli­ca­do des­ha­cer los nudos teji­dos entre la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el Esta­do vene­zo­lano. Esa his­tó­ri­ca­men­te extra­ña y casi “con­tra­na­tu­ra” como­di­dad de hacer Revo­lu­ción des­de las ofi­ci­nas guber­na­men­ta­les se ha hecho una cos­tum­bre entre noso­tros. El Esta­do y su estruc­tu­ra guber­na­men­tal se han con­ver­ti­do en el espa­cio natu­ral para ava­lar nues­tro com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio; o dicho de otra for­ma, la Revo­lu­ción pare­ce cons­ta­tar­se, ejer­ci­tar­se y con­cre­tar­se úni­ca­men­te en el desem­pe­ño y ocu­pa­ción de un car­go público.

Usted me dirá, y con toda razón, que para lograr las trans­for­ma­cio­nes alcan­za­das duran­te los últi­mos 14 años era nece­sa­rio obte­ner el con­trol sobre el Esta­do vene­zo­lano; sin embar­go, ello es tan cier­to como que la Revo­lu­ción se ha hecho camino a pesar del Esta­do bur­gués que aun nos acom­pa­ña. Esto sig­ni­fi­ca que el con­trol sobre el Esta­do ha ope­ra­do más como un movi­mien­to de con­ten­ción que como un movi­mien­to de trans­for­ma­ción, es decir, el mayor éxi­to de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na ha sido impe­dir la repro­duc­ción y for­ta­le­ci­mien­to de aquel Esta­do repre­sor, mien­tras para­le­la­men­te dia­gra­ma y cons­tru­ye la nue­va geo­me­tría del poder a la que apos­tá­ba­mos con la Refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal. Si revi­sa­mos un poco, encon­tra­re­mos que los mayo­res éxi­tos de la ges­tión guber­na­men­tal han sido eje­cu­ta­dos y diri­gi­dos al mar­gen de la estruc­tu­ra for­mal del Esta­do bur­gués, ampa­ra­dos, cla­ro está, en la polí­ti­ca de Inde­pen­den­cia y Sobe­ra­nía que garan­ti­za los recur­sos para estos pro­gra­mas. Pero más impor­tan­te aún, el movi­mien­to de con­ten­ción ha per­mi­ti­do la emer­gen­cia y ancla­je, sim­bó­li­co y real, del otro­ra abs­trac­to con­cep­to de Poder Popu­lar, a par­tir de una mul­ti­pli­ci­dad de expe­rien­cias que se tra­du­cen en la cons­truc­ción, orga­ni­za­ción y arti­cu­la­ción de un pue­blo en torno a un pro­yec­to de vida común, esen­cial­men­te dife­ren­te al pro­yec­to inmunitario/​fragmentario de la modernidad.

De modo que, para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, ha resul­ta­do estra­té­gi­co el con­trol del Esta­do: en pri­mer lugar, como limi­ta­ción de la repro­duc­ción del mode­lo bur­gués de Esta­do, esto es, como acto de resis­ten­cia; y en segun­do lugar, mucho más impor­tan­te, como con­di­ción de posi­bi­li­dad para la emer­gen­cia de expe­rien­cias libe­ra­do­ras. Estas últi­mas, es nece­sa­rio acla­rar, no se corres­pon­den con las acti­vi­da­des del Esta­do sino con un dis­po­si­ti­vo de empo­de­ra­mien­to y re-poli­ti­za­ción que la Revo­lu­ción ha des­ple­ga­do con un hori­zon­te de sen­ti­do muy cla­ro: par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca y auto­go­bierno del pue­blo. Ello sig­ni­fi­ca que, tar­de o tem­prano, las lógi­cas ins­ta­la­das por la Revo­lu­ción deben entrar en con­flic­to anta­gó­ni­co con la orga­ni­za­ción del poder burgués.

Se hace evi­den­te, así, que la tarea esen­cial­men­te revo­lu­cio­na­ria –esto es, de trans­for­ma­ción de las for­mas de rela­ción social y supera­ción del capi­ta­lis­mo- no se encuen­tran en la ges­tión de gobierno ni mucho menos en la cap­tu­ra de todos los espa­cios de poder ins­ti­tu­cio­nal. Come­te­ría­mos un cos­to­so error estra­té­gi­co si con­fun­di­mos los medios con nues­tros fines, o los actos de resis­ten­cia con los actos de revolución/​transformación. Por para­dó­ji­co que parez­ca, la Revo­lu­ción asu­me estos espa­cios de poder institucionalizados/​legitimados con la irre­vo­ca­ble tarea de ten­sio­nar­los y for­zar­los a trans­for­mar­se o des­apa­re­cer, por la sim­ple razón de que sus lógi­cas son con­tra­rias al hori­zon­te de sen­ti­do cons­trui­do por la Revolución.

De esta for­ma, la hege­mo­nía que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na recla­ma y aspi­ra no tie­ne el sen­ti­do de control/​dominación sobre todos los espa­cios de poder ins­ti­tu­cio­na­les, por el con­tra­rio, se expre­sa en la subor­di­na­ción de todas estas ins­tan­cias al poder popu­lar, esto es, como pro­gra­má­ti­ca­men­te ins­tru­yó Chá­vez: el poder obe­den­cial; empe­ro, más allá, sig­ni­fi­ca la cons­ti­tu­ción de nue­vas sen­si­bi­li­da­des, la pro­duc­ción de nue­vos sen­ti­dos para la vida, lo cual se tra­du­ce en una hege­mo­nía de carác­ter cul­tu­ral. El ejer­ci­cio del Poder Popu­lar solo es posi­ble ahí don­de la dele­ga­ción del poder, es decir, el mode­lo repre­sen­ta­ti­vo de socie­dad, es soca­va­do cul­tu­ral­men­te a tra­vés de la emer­gen­cia de nue­vas prác­ti­cas cons­ti­tu­ti­vas. Dicho en tér­mi­nos coti­dia­nos, ahí don­de el dis­po­si­ti­vo repre­sen­ta­cio­nal hace apa­re­cer los pro­ble­mas comu­nes (reco­lec­ción y mane­jo de la basu­ra, delin­cuen­cia, hue­cos de la calle, etc.) como pro­pie­dad exclu­si­va de la acción guber­na­men­tal, la Revo­lu­ción está obli­ga­da a des­ple­gar dis­po­si­ti­vos de empo­de­ra­mien­to y repo­li­ti­za­ción que hagan apa­re­cer tales pro­ble­mas como ámbi­tos de acción/​resolución colec­ti­va y popu­lar (un ejem­plo de ello han sido las mesas téc­ni­cas de agua). Todo ello tie­ne como resul­ta­do la emer­gen­cia de un suje­to de trans­for­ma­ción social, crí­ti­co, cons­cien­te, acti­vo, movi­li­za­do y organizado.

Pero, “¿y qué hace­mos aho­ra?”, nos insis­ten. El Coman­dan­te Chá­vez ha logra­do dibu­jar con finos tra­zos una cier­ta genea­lo­gía de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, de for­ma tal que hoy reco­no­ce­mos que este pro­ce­so no comen­zó el 2 de febre­ro de 1999, y ni siquie­ra el 27 de febre­ro de 1989. Si se tra­ta de la con­ti­nua­ción de la ges­ta inde­pen­dis­ta, tene­mos que remi­tir­nos a 1810, pero resul­ta que ella es pro­duc­to de una serie de cir­cuns­tan­cias que le ante­ce­den. De for­ma tal que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na es here­de­ra de una his­to­ria de luchas de resis­ten­cia y revo­lu­ción que ha teni­do triun­fos y derro­tas, pero que nos han traí­do aquí, a 2013, con la gran tarea de con­ti­nuar abrien­do las ala­me­das. El sacri­fi­cio, esfuer­zo y dedi­ca­ción incal­cu­la­bles que el Coman­dan­te Chá­vez ha pues­to al ser­vi­cio de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na –que val­ga decir, es una Revo­lu­ción Inter­na­cio­na­lis­ta- han logra­do modi­fi­car las corre­la­cio­nes de fuer­za nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, y nos tie­ne hoy, sin duda, en el momen­to his­tó­ri­co más impor­tan­te para la con­cre­ción de trans­for­ma­cio­nes esen­cia­les al sis­te­ma-mun­do dominante.

Sea como sea, la uto­pía que hoy nos mue­ve, se man­ten­drá, para­fra­sean­do a Galeano, siem­pre a la mis­ma dis­tan­cia, pues ella tam­bién ten­drá que actua­li­zar­se y mover­se con noso­tros. No es un secre­to que el Coman­dan­te Chá­vez, ya sea hoy (2013), maña­na (2019) o pasa­do (2050), no podrá seguir acom­pa­ñan­do el pro­ce­so que tan valien­te­men­te ha lide­ra­do; empe­ro, si algo ha teni­do cla­ri­dad en el dis­cur­so y la prác­ti­ca de nues­tra Revo­lu­ción, es la cua­li­dad impe­ra­ti­va­men­te colec­ti­va de la direc­ción y la noción de pro­ce­so his­tó­ri­co trans­ge­ne­ra­cio­nal. Ambos ele­men­tos acu­den a recor­dar­nos que actual­men­te el sus­tan­ti­vo “Chá­vez” se ha dise­mi­na­do y que, des­de hace mucho, ha deja­do de hacer refe­ren­cia a un cuer­po, a una per­so­na, para con­ver­tir­se en millo­nes, en millo­nes arti­cu­la­dos en torno a un pro­yec­to de vida, un pro­yec­to de mun­do que, me atre­vo a decir, des­bor­da inclu­so su pro­pio obrar.

Sin duda algu­na, ese des­bor­da­mien­to del sen­ti­do “Chá­vez”, debe ser­vir como con­ten­ción para cual­quier inten­to reac­cio­na­rio de la dere­cha ser­vil. Pero ello no garan­ti­za, de for­ma algu­na, que la Revo­lu­ción siga ocu­pan­do los espa­cios de poder del Esta­do vene­zo­lano. A la pre­gun­ta “¿Y qué hace­mos aho­ra?”, debe res­pon­der­se con mayor com­pro­mi­so, uni­dad y leal­tad revo­lu­cio­na­ria, pero man­te­nien­do cla­ros los obje­ti­vos his­tó­ri­cos del pro­ce­so. Si el esce­na­rio elec­to­ral vis­lum­bra­do por el Pre­si­den­te lle­ga a con­so­li­dar­se, será nece­sa­rio reco­no­cer lo que está en jue­go, pues la dere­cha jamás per­do­na­rá ni olvi­da­rá, de ello hay muchas mues­tras. No son tiem­pos de duda, pues es un pro­yec­to his­tó­ri­co, y no una ges­tión de gobierno, lo que está sobre la mesa. Sin embar­go, la situa­ción actual nos obli­ga a olvi­dar­nos de aque­lla como­di­dad revo­lu­cio­na­ria que nos ha atur­di­do y que ha ralen­ti­za­do el pro­ce­so, para dar paso a nue­vas for­mas y méto­dos de lucha. Con el Esta­do o sin él, noso­tros, los millo­nes de “Chá­vez”, esta­mos lla­ma­dos a seguir acti­vos, movi­li­za­dos, des­ple­ga­dos y en bata­lla per­ma­nen­te con­tra todas las for­mas de domi­na­ción. El Coman­dan­te, gra­cias a su inge­nio, nos ha pues­to en una inme­jo­ra­ble posi­ción tác­ti­ca y estra­té­gi­ca. No la pode­mos des­apro­ve­char. Mien­tras tan­to, cama­ra­da, com­pa­ñe­ro, Coman­dan­te, Pre­si­den­te, recu­pe­re su salud, regre­se pron­to y des­can­se: ¡No le falla­re­mos ni a usted, ni a los millo­nes de Chá­vez de esta Tierra!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *