El paro regis­tra­do ha aumen­ta­do un 15% con res­pec­to al cie­rre de 2011- LAB Sindikatua

El paro regis­tra­do des­pi­de el año con un lige­ro des­cen­so en el mes de diciem­bre. A excep­ción de Nafa­rroa, en el res­to de terri­to­rios del sur de Eus­kal Herria el des­em­pleo se ha redu­ci­do en torno a un 1,2% res­pec­to al mes ante­rior, fun­da­men­tal­men­te como con­se­cuen­cia del tirón del sec­tor ser­vi­cios en la tem­po­ra­da navi­de­ña, ya que en la indus­tria y la cons­truc­ción el paro ha vuel­to a aumentar.

Sin embar­go, el dato pun­tual de diciem­bre no debe des­per­tar fal­sas ilu­sio­nes, menos aún si tene­mos en cuen­ta el esce­na­rio rece­si­vo que las­tra la eco­no­mía de Eus­kal Herria y de la Unión Euro­pea, que es la prin­ci­pal recep­to­ra de nues­tras exportaciones.

En cuan­to al balan­ce inter­anual, el paro regis­tra­do ha aumen­ta­do un 15% con res­pec­to al cie­rre de 2011. Por tan­to, com­pro­ba­mos que en tér­mi­nos inter­anua­les el cre­ci­mien­to del paro en 2012 se ha inten­si­fi­ca­do nota­ble­men­te en com­pa­ra­ción con la evo­lu­ción del año ante­rior, en el que regis­tró un incre­men­to del 7,5%.

Este dete­rio­ro del mer­ca­do labo­ral es en gran medi­da el resul­ta­do de los recor­tes del gas­to públi­co y de la reduc­ción de la ren­ta dis­po­ni­ble de los hoga­res, pro­vo­ca­da a su vez por la des­truc­ción de empleo y la reduc­ción de sala­rios. Todos estos fac­to­res han ter­mi­na­do por soca­var la deman­da inter­na y hun­dir­nos en una nue­va rece­sión. Ade­más, la apli­ca­ción simul­tá­nea de rece­tas eco­nó­mi­cas de cor­te neo­li­be­ral en toda la Unión Euro­pea ha debi­li­ta­do la eco­no­mía de todo el área, ori­gi­nan­do una impor­tan­te caí­da de nues­tras exportaciones.

Por otro lado, estas polí­ti­cas están arras­tran­do a los Esta­dos miem­bro de la UE a una espi­ral com­pe­ti­ti­va basa­da en el ata­que a los sala­rios y en la eli­mi­na­ción de dere­chos labo­ra­les y socia­les, con el con­si­guien­te agra­va­mien­to de las con­di­cio­nes de vida entre las capas socia­les más vul­ne­ra­bles y un empo­bre­ci­mien­to generalizado.

Dichas polí­ti­cas ya han demos­tra­do su fra­ca­so para salir de la cri­sis, y a pesar de ello con­ti­núa su apli­ca­ción por­que cons­ti­tu­yen un efi­caz ins­tru­men­to para blin­dar un mode­lo de dis­tri­bu­ción de la ren­ta más favo­ra­ble al gran capi­tal y a la cla­se empre­sa­rial en gene­ral. En defi­ni­ti­va, se pre­ten­de pro­mo­ver un nue­vo pro­ce­so de acu­mu­la­ción a cos­ta de saquear los dere­chos y los sala­rios de la cla­se trabajadora.

En este con­tex­to es nece­sa­rio con­ti­nuar orga­ni­zán­do­se y opo­ner resis­ten­cia a los ata­ques del poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Pero al mis­mo tiem­po es pre­ci­so com­pro­me­ter­se en la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va polí­ti­ca que conec­te con las nece­si­da­des de las cla­ses popu­la­res y nos per­mi­ta pasar a la ofen­si­va en favor de un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *