El BCE y la Reser­va Fede­ral al ser­vi­cio de los gran­des ban­cos privados

La dette publique en France et en Europe : Comment les banques privées s’enrichissent sur le dos des citoyens

A par­tir de junio 2011, los ban­cos euro­peos entran en una fase real­men­te crí­ti­ca. Su situa­ción era casi tan gra­ve como aque­lla en que se encon­tra­ban des­pués de la quie­bra de Leh­man Brothers el 15 de sep­tiem­bre de 2008. Muchos de ellos corrían el ries­go de morir por asfi­xia debi­do a que los money mar­ket funds ame­ri­ca­nos no habían satis­fe­cho sus nece­si­da­des enor­mes de finan­cia­ción a cor­to pla­zo (varios cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res) por con­si­de­rar que la situa­ción de los ban­cos euro­peos era cada vez más arries­ga­da |2|. La posi­bi­li­dad de no poder hacer fren­te a sus deu­das ame­na­za­ba a los ban­cos. En este con­tex­to, y tras una cum­bre euro­pea con­vo­ca­da de urgen­cia para el 21 de julio de 2011 con el obje­ti­vo de hacer fren­te a una posi­ble cas­ca­da de quie­bras ban­ca­rias, el BCE vol­vió a adqui­rir volú­me­nes enor­mes de deu­da públi­ca grie­ga, por­tu­gue­sa, irlan­de­sa, ita­lia­na y espa­ño­la para inyec­tar liqui­dez a los ban­cos y libra­los de una par­te de los títu­los que habían com­pra­do con avi­dez en el perío­do pre­ce­den­te. Esto no fue sufi­cien­te para evi­tar que la coti­za­ción en bol­sa de los ban­cos con­ti­nua­se su caí­da en pica­do. Los direc­to­res de los ban­cos pasa­ron el mes de agos­to de sobre­sal­to en sobre­sal­to. Hubo una acción cla­ve para man­te­ner los ban­cos euro­peos a flo­te: el BCE, en coor­di­na­ción con la Reser­va Fede­ral, el Ban­co de Ingla­te­rra y el Ban­co de Sui­za, abrió una línea de cré­di­to ili­mi­ta­da a par­tir de sep­tiem­bre de 2011 que equi­va­lía a una trans­fu­sión en vena para aque­llas enti­da­des ban­ca­rias des­pro­vis­tas de dóla­res. Si bien esto les per­mi­tió vol­ver a res­pi­rar, no fue sufi­cien­te. El valor de sus accio­nes con­ti­nuó su des­cen­so a los infier­nos. Entre el 1 de enero y el 21 de octu­bre de 2011, la coti­za­ción de Socié­té géné­ra­le cayó un 52,8 %, la de BNP Pari­bas un 33,3 %, la de Deu­ts­che Bank un 28,8 %, la de Bar­clays en 30,5 %, y la de Cré­dit suis­se en 36,7 %. En vis­ta de ello, el BCE se vio obli­ga­do a sacar la arti­lle­ría pesa­da: la LTRO (Long Term Refi­nan­cing Ope­ra­tion), en vir­tud de la cual, entre diciem­bre de 2011 y febre­ro de 2012, pres­tó más de 1 billón de euros (1.000.000.000.000€) a tres años con un inte­rés del 1% a algo más de 800 bancos.

La Reser­va Fede­ral venía hacien­do más o menos lo mis­mo con un tipo de inte­rés ofi­cial aún más bajo: 0,25%. En reali­dad, y así lo reve­ló en julio de 2011 un infor­me de la GAO (el equi­va­len­te en los Esta­dos Uni­dos del Tri­bu­nal de Cuen­tas), la Reser­va Fede­ral había pres­ta­do 16 billo­nes de euros (16.000.000.000.000€) a un tipo de inte­rés infe­rior al 0,25% |3|. En este infor­me se vie­ne a demos­trar que, actuan­do de esta mane­ra, la Reser­va Fede­ral no ha res­pe­ta­do sus pro­pias nor­mas pru­den­cia­les y que no advir­tió de ello al Con­gre­so. Según los tra­ba­jos de una comi­sión de inves­ti­ga­ción del Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos se ha dado una colu­sión evi­den­te entre la Reser­va Fede­ral y los gran­des ban­cos pri­va­dos esta­dou­ni­den­ses: « El con­se­je­ro dele­ga­do de JP Mor­gan Cha­se for­ma­ba par­te de la jun­ta direc­ti­va de la Reser­va Fede­ral de Nue­va York en el momen­to en que ’su’ ban­co reci­bió de ella una ayu­da finan­cie­ra de 390.000 millo­nes de dóla­res Ade­más, JP Mor­gan Cha­se actuó asi­mis­mo como inter­me­dia­rio para los cré­di­tos de emer­gen­cia que otor­gó la Reser­va Fede­ral. » |4| Según Michel Rocard, ex pri­mer minis­tro fran­cés, y Pie­rre Larrou­tu­rou, eco­no­mis­ta, que se basan en una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la agen­cia finan­cie­ra neo­yor­qui­na Bloom­berg, la Reser­va Fede­ral habría pres­ta­do una par­te de la suma men­cio­na­da con un tipo de inte­rés infi­ni­ta­men­te más bajo: 0,01%. Rocard y Larrou­tu­rou afir­man en las colum­nas del perió­di­co Le Mon­de : « Des­pués de haber tri­lla­do 20.000 pági­nas de dife­ren­tes docu­men­tos, Bloom­berg mues­tra que, en secre­to, la Reser­va Fede­ral ha pres­ta­do a los ban­cos en difi­cul­ta­des una suma de 1,2 billo­nes (1.200.000.000.000$) a un tipo de inte­rés increí­ble­men­te bajo, un 0,01 %. » |5|. Plan­tean igual­men­te la siguien­te pre­gun­ta: «¿Es nor­mal que los ban­cos pri­va­dos, que nor­mal­men­te se finan­cian con prés­ta­mos de los ban­cos cen­tra­les a un 1% pue­dan, en caso de cri­sis, dis­fru­tar de un tipo del 0,01 %, mien­tras que, en caso de cri­sis, cier­tos esta­dos se vean obli­ga­dos por el con­tra­rio a pagar tipos 600 u 800 veces supe­rio­res? ».

Por otro lado, los gran­des ban­cos euro­peos tuvie­ron igual­men­te acce­so a estos prés­ta­mos de la Reser­va Fede­ral has­ta ini­cios de 2011 (Dexia reci­bió por esta vía 159.000 millo­nes de dóla­res en cali­dad de prés­ta­mo, |6|lo mis­mo que los ban­cos Bar­clays, 868.000 millo­nes, Royal Bank of Scotland, 541.000 millo­nes, Deu­ts­che Bank, 354.000 millo­nes, UBS, 287.000 millo­nes, Cre­dit Suis­se, 260.000 millo­nes, BNP-Pari­bas, 175.000 millo­nes, Dresd­ner Bank, 135.000 millo­nes, Socié­té Géné­ra­le, 124.000 millo­nes). El cie­rre para los ban­cos euro­peos de esta fuen­te de finan­cia­ción a tra­vés de la Reser­va Fede­ral (por la pre­sión ejer­ci­da por el Con­gre­so de los EE.UU.) ha sido una de las razo­nes por las cua­les los money mar­ket funds esta­dou­ni­den­ses comen­za­ran a su vez a cerrar el gri­fo de sus prés­ta­mos a las enti­da­des euro­peas a par­tir de mayo-junio de 2011.

¿Cuá­les han sido los efec­tos de que el BCE haya con­ce­di­do a los ban­cos ese billón de euros a un tipo del 1%? 

En 2012, los ban­cos han usa­do ese cau­dal de liqui­dez para com­prar de for­ma masi­va títu­los de deu­da públi­ca de sus res­pec­ti­vos paí­ses. Tome­mos por ejem­plo a Espa­ña. El BCE, a tra­vés del LTRO, ha pres­ta­do a los ban­cos espa­ño­les 300.000 millo­nes de euros a 3 años con un tipo de inte­rés del 1%. |7|. Con una par­te de este dine­ro, los ban­cos han incre­men­ta­do fuer­te­men­te sus adqui­si­cio­nes de títu­los de deu­da emi­ti­dos por el esta­do espa­ñol. La evo­lu­ción ha sido espec­ta­cu­lar. A fina­les de 2006, los ban­cos espa­ño­les eran titu­la­res de deu­da públi­ca de su país por un valor de sólo 16.000 millo­nes de euros, mien­tras que en 2010, tras haber incre­men­ta­do la com­pra de deu­da públi­ca, esa can­ti­dad pasó a 63.000 millo­nes. En 2011 aumen­ta­ron aún más las com­pras, lle­gan­do a ser titu­la­res de 94.000 millo­nes de euros en deu­da espa­ño­la. Gra­cias al LTRO, las adqui­si­cio­nes se dis­pa­ra­ron, lite­ral­men­te. El volu­men del que son titu­la­res los ban­cos se dupli­có en el lap­so de unos meses has­ta alcan­zar, en julio de 2012, los 184.500 millo­nes euros. |8|Es nece­sa­rio men­cio­nar que es una ope­ra­ción muy ren­ta­ble para ellos. Habien­do reci­bi­do el dine­ro al 1%, pue­den com­prar con él títu­los de deu­da espa­ño­la a 10 años con un inte­rés que ha varia­do entre el 5,5 y el 7,6% en el segun­do semes­tre de 2012.

Vea­mos a con­ti­nua­ción otro ejem­plo: Ita­lia. Entre fina­les de diciem­bre de 2011 y mar­zo de 2012, los ban­cos ita­lia­nos reci­ben cré­di­tos del BCE por valor de 255.000 millo­nes de euros en el mar­co del LTRO |9|. Mien­tras que a fina­les de 2010 tenían títu­los de deu­da públi­ca de su país por valor de 208.300 millo­nes de euros, a fina­les de 2011, pocos días des­pués de que el LTRO comen­za­se a fun­cio­nar, el mon­tan­te era de 224.100. A par­tir de ese momen­to, los ban­cos emplea­ron los cré­di­tos que reci­bían del BCE para com­prar títu­los de deu­da ita­lia­na. En sep­tiem­bre de 2012, lle­ga­ron a ser titu­la­res de 341.400 millo­nes de euros |10|. Lo mis­mo que en el caso espa­ñol, la ope­ra­ción repor­ta una alta ren­ta­bi­li­dad a los ban­cos: han reci­bi­do el dine­ro al 1% y con la com­pra de deu­da ita­lia­na a 10 años obtie­nen un inte­rés que ha varia­do entre el 5 y el 6,6% en el segun­do semes­tre de 2012.

Este mis­mo fenó­meno se ha pro­du­ci­do en la mayor par­te de los paí­ses de la zona euro. Se ha pro­du­ci­do una reubi­ca­ción de una par­te de los acti­vos de los ban­cos euro­peos en direc­ción a su país de ori­gen. En con­cre­to, se cons­ta­ta que duran­te 2012 se ha pro­du­ci­do un aumen­to sus­tan­cial del por­cen­ta­je de la deu­da públi­ca de un país dado que está en manos de ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras de ese mis­mo país. Este hecho ha tran­qui­li­za­do a los gobier­nos de la zona del euro, en par­ti­cu­lar a los de Espa­ña e Ita­lia, pues vie­ron que tenían menos difi­cul­ta­des para ven­der a los ban­cos los títu­los de deu­da que emi­tían. El BCE pare­cía haber encon­tra­do la solu­ción. Con sus prés­ta­mos masi­vos a los ban­cos ha con­se­gui­do sal­var­los de una situa­ción crí­ti­ca, al tiem­po que evi­tó que algu­nos esta­dos tuvie­sen que poner en mar­cha nue­vos pla­nes de sal­va­men­to del sec­tor ban­ca­rio. El dine­ro cedi­do en prés­ta­mo se emplea­ba, en par­te, para adqui­rir títu­los de deu­da públi­ca de los esta­dos de la zona euro. Con ello se con­si­guió fre­nar el ascen­so de los tipos de inte­rés de algu­nos de los paí­ses más frá­gi­les e inclu­so lle­vó a una baja­da del de algu­nos otros.

No es difí­cil com­pren­der que, des­de el pun­to de vis­ta de los intere­ses de los ciu­da­da­nos de los paí­ses en cues­tión, habría sido nece­sa­rio adop­tar un enfo­que com­ple­ta­men­te dife­ren­te. El BCE debe­ría haber con­ce­di­do los prés­ta­mos direc­ta­men­te a los esta­dos y a un inte­rés por deba­jo del 1% (como lo ha hecho con los ban­cos pri­va­dos des­de mayo de 2012), o inclu­so a inte­rés cero. Igual­men­te, habría sido nece­sa­rio socia­li­zar los ban­cos, ponién­do­los bajo el con­trol de los ciudadanos.

En vez de ello, el BCE ha pues­to toda su aten­ción en los ban­cos pri­va­dos y les ha abier­to una línea de cré­di­to ili­mi­ta­da a un tipo de inte­rés bají­si­mo (de entre el 0,75 y el 1%). Ban­cos que, a su vez, han hecho un uso dis­par de este maná esta­tal. Como aca­ba­mos de ver, por una par­te, han com­pra­do deu­da sobe­ra­na de paí­ses que, como Espa­ña e Ita­lia, se encon­tra­ba some­ti­dos a una gran pre­sión y se han vis­to obli­ga­dos a con­ce­der­les una remu­ne­ra­ción ele­va­da (de entre el 5 y el 7,6% en la deu­da a 10 años). Por otro lado, del cré­di­to que les con­ce­dió el BCE, han depo­si­ta­do una par­te… ¡en el BCE! Los ban­cos tenían en el BCE entre 300.000 y 400.000 millo­nes de euros en depó­si­tos a un día con una remu­ne­ra­ción del 0,25% a prin­ci­pios de 2012 y del 0% des­de mayo de 2012. ¿Por qué hacen esto? Por­que deben mos­trar al res­to de ban­que­ros y al res­to de acto­res pri­va­dos que con­ce­den cré­di­tos (money mar­ket funds, fon­dos de pen­sión, com­pa­ñías de segu­ros) que dis­po­nen per­ma­nen­te­men­te de dine­ro líqui­do con el que poder hacer fren­te a la explo­sión de las bom­bas de relo­je­ría que se encuen­tran escon­di­das en sus libros con­ta­bles. Si no tuvie­sen ese dine­ro líqui­do, los posi­bles pres­ta­mis­tas les darían la espal­da o les obli­ga­rían a acep­tar tipos de inte­rés muy ele­va­dos. Otra medi­da que apli­can los ban­cos para tran­qui­li­zar a los pres­ta­mis­tas pri­va­dos es la com­pra de deu­da sobe­ra­na de esta­dos que no pre­sen­tan ries­gos a cor­to o medio pla­zo: Ale­ma­nia, Paí­ses Bajos, Fran­cia… Y lo hacen con tal avi­dez que estos paí­ses pue­den per­mi­tir­se ven­der­les su deu­da a 2 años con un tipo de inte­rés del 0% o inclu­so con un ren­di­mien­to lige­ra­men­te nega­ti­vo (sin des­con­tar el efec­to de la infla­ción). Los intere­ses paga­dos por Ale­ma­nia y el res­to de paí­ses con­si­de­ra­dos como finan­cie­ra­men­te sóli­dos se han redu­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te gra­cias a la polí­ti­ca segui­da por el BCE y al agra­va­mien­to de la cri­sis que afec­ta a los paí­ses lla­ma­dos peri­fé­ri­cos. Hemos asis­ti­do a una hui­da de capi­ta­les de la peri­fe­ria euro­pea en direc­ción al cen­tro. Los títu­los ale­ma­nes son tan fia­bles que, en caso de nece­si­dad de dine­ro líqui­do, se pue­den ven­der sin pér­di­das de un día para otro. Los ban­cos no los com­pran con la pers­pec­ti­va de con­se­guir ganan­cias, sino para tener cier­ta can­ti­dad de dine­ro per­ma­nen­te­men­te dis­po­ni­ble (sea en el BCE o en for­ma de títu­los abso­lu­ta­men­te líqui­dos) que les per­mi­ta dar impre­sión de sol­ven­cia (a menu­do fal­sa) y poder hacer fren­te a impre­vis­tos que se pue­dan pre­sen­tar. El bene­fi­cio lo sacan pres­tan­do dine­ro a Espa­ña e a Ita­lia, con lo que con­tra­rres­tan las per­di­das que pudie­sen sufrir con sus títu­los de deu­da ale­ma­na. Es de gran impor­tan­cia seña­lar que los ban­cos no han incre­men­ta­do el núme­ro de prés­ta­mos a las fami­lias ni a las empre­sas, a pesar de que uno de los obje­ti­vos ofi­cia­les de los prés­ta­mos con­ce­di­dos por el BCE era que aumen­ta­sen aque­llos con el obje­ti­vo de esti­mu­lar la economía.

Des­de el pun­to de vis­ta de las éli­tes, ¿cuál es el balan­ce del BCE?

Pon­gá­mo­nos por un ins­tan­te en el lugar del 1% más rico para eva­luar la acción del BCE. El dis­cur­so ofi­cial insis­te macha­co­na­men­te en que el BCE ha rea­li­za­do con éxi­to la tran­si­ción entre el perío­do de su anti­guo pre­si­den­te, el fran­cés Jean-Clau­de Tri­chet, y el del actual, Mario Draghi |11|, anti­guo pre­si­den­te del Ban­co de Ita­lia y expre­si­den­te de Gold­man Sachs Euro­pa. El BCE y los líde­res de los prin­ci­pa­les paí­ses euro­peos han con­se­gui­do nego­ciar una ope­ra­ción de reduc­ción de la deu­da grie­ga con­ven­cien­do a los ban­cos pri­va­dos para que acep­ten un des­cuen­to del 50% de la deu­da que este país tenía con ellos, y con­si­guien­do del gobierno grie­go que se com­pro­me­ta a un nue­vo plan de aus­te­ri­dad radi­cal que inclu­ye pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas y una renun­cia a una par­te muy impor­tan­te de la sobe­ra­nía del país. Des­de mar­zo de 2012 hay en Ate­nas envia­dos de la Troi­ka per­ma­nen­te­men­te ins­ta­la­dos en los minis­te­rios cuya tarea es con­tro­lar de cer­ca las cuen­tas esta­ta­les. A par­tir de este momen­to, los prés­ta­mos a Gre­cia pasan por una cuen­ta con­tro­la­da direc­ta­men­te por las auto­ri­da­des euro­peas, que pue­den blo­quear­la. La guin­da del pas­tel es que los títu­los de deu­da grie­ga ya no que­dan den­tro de la juris­dic­ción de los tri­bu­na­les grie­gos. Las nue­vas obli­ga­cio­nes que se emi­tan en el mar­co de este pro­gra­ma lo son de acuer­do con el dere­cho inglés y los liti­gios que sur­jan entre el Esta­do Grie­go y sus acree­do­res se diri­mi­rán en Luxem­bur­go |12|.

Y eso no es todo. La pre­sión del BCE y de los líde­res euro­peos ha con­se­gui­do que el gobierno del Pasok, con Geor­ges Papan­dreu a la cabe­za, muy sumi­so pero al mis­mo tiem­po cada vez más impo­pu­lar, deja­se su lugar a un gobierno de uni­dad nacio­nal for­ma­do por Nue­va Demo­cra­cia y Pasok y en el que desem­pe­ñan un papel cla­ve minis­tros que pro­vie­nen direc­ta­men­te del mun­do financiero.

El pano­ra­ma se com­ple­ta con tres bue­nas noti­cias para el BCE y los líde­res euro­peos: 1. Sil­vio Ber­lus­co­ni se vio obli­ga­do a dimi­tir, dan­do paso a un gobierno for­man­do por téc­ni­cos a cuya cabe­za se encuen­tra Mario Mon­ti, ex-comi­sa­rio euro­peo muy cer­cano al mun­do finan­cie­ro y capaz de impo­ner a los ita­lia­nos una vuel­ta de tuer­ca más en las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les |13|. 2. En Espa­ña, el pre­si­den­te de gobierno Mariano Rajoy, per­te­ne­cien­te al Par­ti­do Popu­lar y en el car­go des­de hace unos meses, está dis­pues­to a su vez a radi­ca­li­zar la polí­ti­ca neo­li­be­ral que ya había apli­ca­do su pre­de­ce­sor, el socia­lis­ta José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro. 3. Los líde­res euro­peos |14| han con­se­gui­do acor­dar un pac­to de esta­bi­li­dad que se va a cons­truir sobre la base de la aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria, la cesión por par­te de los Esta­dos Miem­bros de otro poco más de sobe­ra­nía y una dosis adi­cio­nal de sumi­sión a la lógi­ca del capi­tal pri­va­do. Final­men­te, va a entrar en fun­cio­na­mien­to el Meca­nis­mo Euro­peo de Esta­bi­li­dad (MEDE), que mejo­ra­rá las posi­bi­li­da­des de ayu­dar a los esta­dos y a los ban­cos en la pró­xi­mas cri­sis ban­ca­rias que no deja­rán de pro­du­cir­se pues­to que los Esta­dos Miem­bros tie­nen difi­cul­ta­des para financiarse.

Todos estos ejem­plos mues­tran que los líde­res euro­peos, al ser­vi­cio del gran capi­tal, con­si­guen mar­gi­na­li­zar cada vez un poco más al poder legis­la­ti­vo, dejan­do de lado lo que hayan ele­gi­do los votan­tes. Por otro lado, dón­de que­da la demo­cra­cia, si los votan­tes que deseen recha­zar cate­gó­ri­ca­men­te la aus­te­ri­dad no han de tener más posi­bi­li­dad de hacer­lo que con su voto, o si el sig­ni­fi­ca­do polí­ti­co del mis­mo que­da anu­la­do en caso de no ir en el sen­ti­do desea­do por los gober­nan­tes, como suce­dió en 2005 en Fran­cia y en Paí­ses Bajos des­pués del no al Tra­ta­do para una Cons­ti­tu­ción Euro­pea, como suce­dió en Irlan­da y Por­tu­gal des­pués de las elec­cio­nes de 2011, y como suce­dió en Fran­cia y Paí­ses Bajos, una vez más, des­pués de las elec­cio­nes de 2012. Todo se ha dis­pues­to para que el mar­gen de manio­bra de los gobier­nos nacio­na­les y de los pode­res públi­cos que­de limi­ta­do por un mar­co con­trac­tual euro­peo cada vez más res­tric­ti­vo. Se tra­ta de una deri­va muy peli­gro­sa, a menos, natu­ral­men­te, que los gobier­nos, apo­ya­dos por su pobla­ción, deci­dan desobedecer.

Des­pués de lo dicho, si nos pone­mos en el lugar de Mario Draghi, de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes euro­peos y de los ban­cos, se pue­de decir que con lo suce­di­do en mar­zo-abril de 2012 tie­nen razo­nes para estar feli­ces. Todo pare­ce salir bien.

Los lími­tes del éxi­to del BCE y de los gober­nan­tes europeos

Los nuba­rro­nes no tar­dan en lle­gar. Todo se com­pli­ca a par­tir de mayo de 2012 cuan­do Ban­kia , el 4º ban­co espa­ñol y diri­gi­do por el que fue direc­tor gene­ral del FMI, Rodri­go Rato, entra vir­tual­men­te en quie­bra. Según dife­ren­tes fuen­tes, las nece­si­da­des de reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos espa­ño­les varían entre 40.000 y 100.000 millo­nes de euros, y Mariano Rajoy, que no quie­re recu­rrir a la ayu­da de la Troi­ka, se encuen­tra en una difí­cil situa­ción. A ello se suman varios escán­da­los ban­ca­rios que sur­gen a nivel inter­na­cio­nal, de los cua­les el de más reso­nan­cia es el de la mani­pu­la­ción del Libor, el tipo inter­ban­ca­rio de Lon­dres, en el que se ven impli­ca­dos una doce­na de gran­des ban­cos. Por no hablar de la actua­ción repro­ba­ble del ban­co HSBC faci­li­tan­do el blan­queo de dine­ro pro­ve­nien­te de la dro­ga y de otras acti­vi­da­des delictivas.

En Fran­cia, la mayo­ría de los votan­tes ya ha teni­do sufi­cien­te con Nico­las Sar­kozy y el 6 de mayo de 2012 Fra­nçois Hollan­de gana las elec­cio­nes. Esto, sin embar­go, no supo­ne una preo­cu­pa­ción para el mun­do finan­cie­ro, ya que pue­den con­tar con que los socia­lis­tas fran­ce­ses apli­ca­rán el mis­mo prag­ma­tis­mo del que han hecho gala otros par­ti­dos socia­lis­tas euro­peos a la hora de con­ti­nuar con la aus­te­ri­dad. Y eso a pesar del pue­blo fran­cés, muy pro­pen­so a sobre­rrea­cio­nes diver­sas y sus­cep­ti­ble a la creen­cia de que es nece­sa­rio un cam­bio real.

En Gre­cia la situa­ción es menos satis­fac­to­ria para el BCE por­que Syri­za, la coa­li­ción de izquier­da radi­cal que pro­me­te dero­gar las medi­da de aus­te­ri­dad, sus­pen­der el reem­bol­so de la deu­da y de enfren­tar­se a las auto­ri­da­des euro­peas, pue­de lle­var­se la vic­to­ria elec­to­ral. Para los defen­so­res de la aus­te­ri­dad euro­pea es nece­sa­rio impe­dir­lo a toda cos­ta. En la tar­de del 17 de junio de 2012 rei­na el ali­vio en el BCE, en las sedes de los gobier­nos euro­peos y en los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de las gran­des empre­sas: el par­ti­do de dere­cha Nue­va Demo­cra­cia que­da por delan­te de Syri­za. Inclu­so el nue­vo pre­si­den­te socia­lis­ta fran­cés se feli­ci­ta por el resul­ta­do del escru­ti­nio. Y al día siguien­te, los mer­ca­dos res­pi­ran. Se pue­de reanu­dar la ruta de la aus­te­ri­dad, de la esta­bi­li­za­ción de la zona del euro y del sanea­mien­to de las cuen­tas de los ban­cos privados.

(con­ti­nua­rá)

La 3ª par­te de esta serie tra­ta­rá sobre los dos obje­ti­vos prin­ci­pa­les que siguen los diri­gen­tes euro­peos: cul­mi­nar la mayor ofen­si­va con­tra los dere­chos socia­les que se haya lle­va­do a cabo des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial y evi­tar un nue­vo crack finan­cie­ro /​ban­ca­rio que podría resul­tar peor que el de sep­tiem­bre de 2008

Tra­du­ci­do por Fer­nan­do Lasar­te Prie­to. Revi­sión final por Eric Toussaint.

Par­te 1

Notas

|1| El Ban­co de Ingla­te­rra y otros ban­cos cen­tra­les siguen, gros­so modo, la mis­ma política.

|2| Des­de agos­to de 2011, he veni­do des­cri­bien­do esta situa­ción en un momen­to en que muy pocos comen­ta­ris­tas finan­cie­ros se ocu­pa­ban del asun­to. Véa­se la serie titu­la­da « En el ojo del hura­cán: la cri­sis de la deu­da en la Unión Euro­pea » : « Los ban­cos euro­peos finan­cia­ron y finan­cian toda­vía los prés­ta­mos que con­ce­den a esta­dos y empre­sas en Euro­pa a tra­vés los cré­di­tos que piden a los money mar­ket funds de Esta­dos Uni­dos. Pero estos orga­nis­mos tie­nen mie­do de lo que pasa en Euro­pa (…). A par­tir de junio de 2011, esta fuen­te de finan­cia­ción con bajos tipos de inte­rés esta­ba prác­ti­ca­men­te ago­ta­da, espe­cial­men­te a cos­ta de los gran­des ban­cos fran­ce­ses, lo que pre­ci­pi­tó su caí­da en bol­sa y aumen­tó la pre­sión que ejer­cían sobre el BCE para que les recom­pra­ra los títu­los, pro­ve­yén­do­les dine­ro fres­co. En resu­men, tene­mos aquí tam­bién la demos­tra­ción de la ampli­tud de los vasos comu­ni­can­tes entre la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos y la de los paí­ses de la Unión Euro­pea. De allí los con­tac­tos ince­san­tes entre Barack Oba­ma, Ange­la Mer­kel, Nico­las Sar­kozy, el BCE, el FMI… y los gran­des ban­que­ros, de Gold­man Sachs a BNP Pari­bas, pasan­do por el Deu­ts­che Bank. Una rup­tu­ra de los cré­di­tos en dóla­res de los que se bene­fi­cian los ban­cos euro­peos pue­de pro­vo­car una gra­ve cri­sis en Euro­pa, e igual­men­te, una difi­cul­tad de los ban­cos euro­peos para reem­bol­sar los prés­ta­mos esta­dou­ni­den­ses, podría pre­ci­pi­tar una nue­va cri­sis en Wall Street.» (http://​www​.cadtm​.org/​L​l​e​g​o​-​l​a​-​c​r​i​s​i​s​-​a​-​s​u​-​a​p​o​geo). Un recien­te estu­dio de la ban­ca Nati­xis con­fir­ma la situa­ción de emer­gen­cia que atra­ve­sa­ron los ban­cos fran­ce­ses en el verano de 2011: Flash Eco­no­mie, « Les ban­ques fra­nçai­ses dans la tour­men­te des mar­chés moné­tai­res » (Los ban­cos fran­ce­ses en la tor­men­ta de los mer­ca­dos mone­ta­rios), 29 de octu­bre de 2012. En este docu­men­to se dice: « De junio a noviem­bre de 2011, los fon­dos mone­ta­rios ame­ri­ca­nos han reti­ra­do de impro­vi­so la mayor par­te de la finan­cia­ción dedi­ca­da a los ban­cos fran­ce­ses. (…) Se tra­ta de finan­cia­ción a cor­to pla­zo por un valor de has­ta 140.000 millo­nes de dóla­res con los que, a fina­les de noviem­bre de 2011, han teni­do que dejar de con­tar los ban­cos fran­ce­ses, sin que se sal­va­se ni uno de ellos. » (http://​cib​.nati​xis​.com/​f​l​u​s​h​d​o​c​.​a​s​p​x​?​i​d​=​6​6​654). El cie­rre del gri­fo ha afec­ta­do igual­men­te a la mayor par­te del res­to de ban­cos euro­peos, según mues­tra este estu­dio publi­ca­do por Natixis.

|3| GAO, “Fede­ral Reser­ve Sys­tem, Oppor­tu­ni­ties Exist to Strengthen Poli­cies and Pro­ces­ses for Mana­ging Emer­gency Assis­tan­ce”, julio de 2011. http://​www​.gao​.gov/​a​s​s​e​t​s​/​3​3​0​/​3​2​1​5​0​6​.​pdf. Este infor­me del Tri­bu­nal de Cuen­tas (GAO = Uni­ted Sta­tes Govern­ment Accoun­ta­bi­lity Offi­ce) ha sido rea­li­za­do gra­cias a una enmien­da a la ley Dodd-Frank (véa­se más ade­lan­te) que fue pre­sen­ta­da por los sena­do­res Ron Paul, Alan Gray­son y Ber­nie San­ders en 2010. Ber­nie San­ders, sena­dor inde­pen­dien­te, lo ha hecho públi­co (http://www.sanders.senate.gov/imo/media/doc/GAO%20Fed%20Investigation.pdf ). Más aún, según un estu­dio inde­pen­dien­te del Ins­ti­tu­to Levy en el que cola­bo­ran eco­no­mis­tas como Joseph Sti­glitz, Paul Krug­man y James K Gal­braith, los cré­di­tos de la Reser­va Fede­ral habrían alcan­za­do un mon­tan­te más ele­va­do que el dado a cono­cer por la GAO, que sería en con­cre­to de 29 billo­nes de dóla­res y no de 16 billo­nes. Véa­se James Fel­ker­son, “$29.000.000.000.000: A Detai­led Look at the Fed’s Bai­lout by Fun­ding Faci­lity and Reci­pient », www​.lev​yins​ti​tu​te​.org/​p​u​b​s​/​w​p​_​6​9​8​.​pdf

|4| “The CEO of JP Mor­gan Cha­se ser­ved on the New York Fed’s board of direc­tors at the same time that his bank recei­ved more than $390 billion in finan­cial assis­tan­ce from the Fed. Moreo­ver, JP Mor­gan Cha­se ser­ved as one of the clea­ring banks for the Fed’s emer­gency len­ding pro­grams.”, http://​www​.san​ders​.sena​te​.gov/​n​e​w​s​r​o​o​m​/​n​e​w​s​/​?​i​d​=​9​e​2​a​4​e​a​8​-​6​e​7​3​-​4​b​e​2​-​a​7​5​3​-​6​2​0​6​0​d​c​b​b​3c3

|5| Michel Rocard y Pie­rre Larrou­tu­rou: « Pour­quoi faut-il que les Etats payent 600 fois plus que les ban­que ? »(¿Por qué han de pagar los esta­dos 600 veces más que los ban­cos?), Le Mon­de, 3 de enero de 2012 http://​www​.larrou​tu​rou​.net/​2​0​1​2​/​0​1​/​p​o​u​r​q​u​o​i​-​f​a​u​t​-​i​l​-​q​u​e​-​l​e​s​-​e​t​a​t​s​-​p​a​y​e​n​t​-​6​0​0​-​f​o​i​s​-​p​l​u​s​-​q​u​e​-​l​e​s​-​b​a​n​q​u​es/

|6| Véa­se el infor­me de la GAO que se men­cio­na más arri­ba, en la pagi­na 196, y en el que se da fe de prés­ta­mos a Dexia por un valor de 53.000 millo­nes de dóla­res, lo cual no repre­sen­ta más que una par­te de los prés­ta­mos de la Reser­va Fede­ral a favor de Dexia. http://​www​.gao​.gov/​a​s​s​e​t​s​/​3​3​0​/​3​2​1​5​0​6​.​pdf

|7| Finan­cial Times, “Banks plot early repay­ment of ECB cri­sis loans », 15 de noviem­bre de 2012, pág. 25.

|8| Según el perió­di­co finan­cie­ro espa­ñol El Eco­no­mis­ta, http://​www​.ele​co​no​mis​ta​.es/​e​s​p​a​n​a​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​4​2​5​2​3​7​7​/​0​9​/​1​2​/​L​a​-​d​e​u​d​a​-​d​e​l​-​E​s​t​a​d​o​-​e​n​-​m​a​n​o​s​-​d​e​-​l​a​-​b​a​n​c​a​-​s​e​-​d​u​p​l​i​c​a​-​e​n​-​s​i​e​t​e​-​m​e​s​e​s​.​h​tml

|9| Finan­cial Times, ibid.

|10| Véa­se http://​www​.ban​ca​di​ta​lia​.it/​s​t​a​t​i​s​t​i​c​h​e​/​s​t​a​t​_​m​o​n​_​c​r​e​d​_​f​i​n​/​b​a​n​c​_​f​i​n​/​p​i​m​s​m​c​/​p​i​m​s​m​c​1​2​/​s​b​5​8​_​1​2​/​e​n​_​s​u​p​p​l​_​5​8​_​1​2​.​pdf, cua­dro 2.1a.

|11| Mario Draghi asu­mió el car­go de pre­si­den­te del BCE el 1 de novem­bre de 2011.

|12| Véa­se http://​fr​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​C​r​i​s​e​_​d​e​_​l​a​_​d​e​t​t​e​_​p​u​b​l​i​q​u​e​_​g​r​e​c​q​u​e​#​c​i​t​e​_​r​e​f​-92. Véa­se igual­men­te Alain Salles y Benoït Vit­ki­ne, « Fata­lis­me face à un sau­ve­ta­ge échan­gé con­tre une per­te de sou­ve­rai­ne­té » (Fata­lis­mo fren­te a un sal­va­men­to a cos­ta de pér­di­da de sobe­ra­nía), Le Mon­de, 22 febre­ro de 2012, http://​www​.forumfr​.com/​s​u​j​e​t​4​4​8​6​90-….

|13| Mario Mon­ti, pri­mer minis­tro des­de el 13 de novem­bre de 2011, fue nom­bra­do sena­dor vita­li­cio por el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Gior­gio Napo­li­tano. Con moti­vo de su nom­bra­mien­to, dejó una serie de car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad: la pre­si­den­cia de la uni­ver­si­dad pri­va­da ita­lia­na de más pres­ti­gio, la Boc­co­ni„ así como la de la sec­ción Euro­pa de la Tri­la­te­ral, uno de los cenácu­los más impor­tan­tes de la éli­te oli­gar­ca inter­na­cio­nal, su car­go en la jun­ta direc­ti­va del pode­ro­so club Bil­der­berg y la pre­si­den­cia del ins­ti­tu­to neo­li­be­ral de aná­li­sis y estu­dio Brue­gel. Mon­ti fue con­se­je­ro inter­na­cio­nal de Gold­man Sachs de 2005 a 2011 (en cali­dad de miem­bro del Research Advi­sory Coun­cil del Gold­man Sachs Glo­bal Mar­ket Ins­ti­tu­te). Desem­pe­ñó en Bru­se­las el car­go de comi­sa­rio euro­peo para el Mer­ca­do Úni­co (1995−1999) para ser­lo des­pués de la Com­pe­ten­cia (1999−2004). Ha sido miem­bro del Senior Euro­pean Advi­sory Coun­cil de Moody’s, con­se­je­ro de Coca Cola, sigue sien­do uno de los pre­si­den­tes del Bus­si­ness and Eco­no­mics Advi­sory Group del Atlan­tic Coun­cil (un ins­ti­tu­to nor­te­ame­ri­cano de aná­li­sis y estu­dio que pro­mue­ve el lide­raz­go de los EE.UU.) y es par­te de la jun­ta direc­ti­va de Friends of Euro­pe, un influ­yen­te ins­ti­tu­to de aná­li­sis y estu­dio basa­do en Bruselas.

|14| Con la excep­ción del Rei­no Uni­do y la Repú­bli­ca Checa.

Eric Tous­saint, maes­tro de con­fe­ren­cias de la Uni­ver­si­dad de Lie­ja, es pre­si­den­te del CADTM Bél­gi­ca (Comi­té para la Anu­la­ción de la Deu­da del Ter­cer Mun­do,www​.cadtm​.org ) y miem­bro del comi­té cien­tí­fi­co de ATTAC Fran­cia. Ha escri­to, jun­to con Damien Millet, AAA. Audit Annu­la­tion Autre poli­ti­que, (AAA – Audi­to­ría, Anu­la­ción, Alter­na­ti­vas polí­ti­cas), Edi­to­rial Seuil, París, 2012.

2007 – 2012: 6 años en que los ban­cos se tambalearon

Des­de 2007 – 2008, los gran­des ban­cos cen­tra­les (BCE, Ban­co de Ingla­te­rra, Fed en los Esta­dos Uni­dos, Ban­co de Sui­za) dan prio­ri­dad abso­lu­ta a inten­tar evi­tar el hun­di­mien­to del sis­te­ma ban­ca­rio pri­va­do. Con­tra­ria­men­te al dis­cur­so domi­nan­te, el ries­go prin­ci­pal que ame­na­za a los ban­cos no es la sus­pen­sión de pagos de la deu­da sobe­ra­na |1| por par­te de los Esta­dos. Nin­gu­na de las quie­bras ban­ca­rias des­de 2007 ha sido pro­vo­ca­da por tal fal­ta de pago. Nin­guno de los res­ca­tes ban­ca­rios orga­ni­za­dos por los Esta­dos fue nece­sa­rio debi­do a una sus­pen­sión de pago de par­te de un Esta­do sobre­en­deu­da­do. Lo que ame­na­za a los ban­cos des­de 2007 es la can­ti­dad de deu­das pri­va­das que los ban­cos han acu­mu­la­do pro­gre­si­va­men­te a par­tir de las gran­des des­re­gu­la­cio­nes que comen­za­ron a fina­les de los años 70 y que con­clu­ye­ron en el trans­cur­so de los años 90. Los balan­ces de los ban­cos pri­va­dos están car­ga­dos de acti­vos |2| dudo­sos: estos com­pren­den des­de acti­vos tóxi­cos que son ver­da­de­ras bom­bas de relo­je­ría, a acti­vos no líqui­dos (es decir que no pue­den ser ven­di­dos o tras­pa­sa­dos en los mer­ca­dos finan­cie­ros), pasan­do por los acti­vos cuyo valor está com­ple­ta­men­te sobre­va­lo­ra­do en los balan­ces ban­ca­rios. Las ven­tas y las depre­cia­cio­nes de acti­vos que los ban­cos han regis­tra­do has­ta el momen­to en sus cuen­tas para redu­cir el peso de estos acti­vos tóxi­cos no bas­tan. Un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de ellos depen­den de la finan­cia­ción a cor­to pla­zo (pro­por­cio­na­da o garan­ti­za­da por los pode­res públi­cos con el dine­ro de los con­tri­bu­yen­tes) para man­te­ner­se a flo­te |3| y para hacer fren­te a las deu­das en sí mis­mas a cor­to pla­zo. Esto ha pues­to al ban­co fran­co-bel­ga Dexia, en reali­dad un hed­ge fund de gran­des dimen­sio­nes, tres veces al bor­de de la quie­bra en 4 años: octu­bre 2008, octu­bre 2011 |4| y octu­bre 2012 |5| . En el trans­cur­so del epi­so­dio más recien­te, a ini­cios de noviem­bre del 2012, los Esta­dos fran­cés y bel­ga han apor­ta­do una ayu­da de 5.500 millo­nes de euros (de los cua­les 53 % a car­go de Bél­gi­ca) para reca­pi­ta­li­zar Dexia SA, ins­ti­tu­ción finan­cie­ra mori­bun­da, cuyos fon­dos pro­pios se han des­va­ne­ci­do. Según el dia­rio bel­ga Le Soir: « Los recur­sos pro­pios de matriz de Dexia han pasa­do de 19.200 millo­nes a 2.700 millo­nes de euros entre fina­les de 2010 y fina­les de 2011. Y a nivel del gru­po, los fon­dos pro­pios tota­les se han vuel­to nega­ti­vos (-2.300 millo­nes de euros a 30 de junio de 2012) » |6| . A fina­les del 2011 sus deu­das exi­gi­bles de for­ma inme­dia­ta se ele­va­ban a 413.000 millo­nes de euros, y los impor­tes debi­dos por con­tra­tos de deri­va­dos a 461.000 millo­nes de euros. La suma de estos dos impor­tes repre­sen­ta­ba ¡más de 2,5 veces el PIB de Bél­gi­ca! A pesar de ello, los diri­gen­tes de Dexia, el vice­pri­mer minis­tro bel­ga Didier Reyn­ders y los medios de comu­ni­ca­ción domi­nan­tes pre­ten­dían aún hacer­nos creer que el pro­ble­ma de Dexia SA había sido pro­vo­ca­do en gran medi­da por la cri­sis de deu­da sobe­ra­na en el sur de la zona euro. La reali­dad era que la posi­ción acree­do­ra de Dexia SA con Gre­cia no supe­ra­ba los 2.000 millo­nes de euros en octu­bre de 2011, es decir unas 200 veces menos que las deu­das a pagar de for­ma inme­dia­ta en ese momen­to. En octu­bre de 2012, la acción Dexia valía unos 0,18 euros, unas 100 veces menos que en sep­tiem­bre del 2008. A pesar de ello, los Esta­dos fran­cés y bel­ga han deci­di­do una vez más resu­ci­tar esta socie­dad que­bra­da hacien­do aumen­tar de gol­pe la deu­da públi­ca de su país. En Espa­ña, la casi quie­bra de Ban­kia tam­bién ha sido cau­sa­da por prác­ti­cas finan­cie­ras dudo­sas, y no por ries­go de impa­go por par­te de un Esta­do. Des­de el 2008 el mis­mo esce­na­rio se ha repe­ti­do una trein­te­na de veces en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos: cada vez más los pode­res públi­cos se han pues­to (y con­ti­núan hacién­do­lo) al ser­vi­cio de los ban­cos pri­va­dos finan­cian­do sus res­ca­tes con fon­dos públicos.

Vuel­ta al ini­cio de la cri­sis en 2007

La suma gigan­tes­ca de deu­das pri­va­das comen­zó a derrum­bar­se con el esta­lli­do de la bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va en el sec­tor inmo­bi­lia­rio de Esta­dos Uni­dos (segui­do de situa­cio­nes pare­ci­das en Irlan­da, el Rei­no Uni­do, Espa­ña,…). La bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria esta­lló en los Esta­dos Uni­dos cuan­do los pre­cios de las vivien­das cons­trui­das en can­ti­da­des exa­ge­ra­das empe­za­ron a caer al no encon­trar­se com­pra­do­res para estas viviendas.

Las expli­ca­cio­nes sim­plis­tas o direc­ta­men­te fal­sas de la cri­sis que esta­lló en los Esta­dos Uni­dos en 2007, con un enor­me efec­to de con­ta­gio hacia Euro­pa occi­den­tal prin­ci­pal­men­te, han pre­va­le­ci­do en las inter­pre­ta­cio­nes dadas por los medios de comu­ni­ca­ción domi­nan­tes. Regu­lar­men­te en 2007 y duran­te bue­na par­te de 2008, se expli­có a la opi­nión públi­ca que la cri­sis se ini­ció en los Esta­dos Uni­dos por­que los pobres se habían endeu­da­do dema­sia­do para adqui­rir casas que des­pués no podrían pagar. El com­por­ta­mien­to irra­cio­nal de los pobres fue seña­la­do con el dedo como el ori­gen de la cri­sis. A par­tir de fines de sep­tiem­bre del 2008, des­pués de la quie­bra de Leh­man Brothers, el dis­cur­so domi­nan­te cam­bió y comen­zó a seña­lar a las ove­jas negras que, en el seno del mun­do de las finan­zas, habían per­ver­ti­do el fun­cio­na­mien­to vir­tuo­so del capi­ta­lis­mo. Pero, ni mucho menos las men­ti­ras o las mani­pu­la­cio­nes deja­ron de cir­cu­lar. Se pasó de los pobres, res­pon­sa­bles de la cri­sis, a las man­za­nas podri­das pre­sen­tes en la cla­se capi­ta­lis­ta: Ber­nard Madoff, que había mon­ta­do una esta­fa de 50.000 millo­nes de dóla­res o Richard Fuld, el jefe de Leh­man Brother.

Los ini­cios de la cri­sis se remon­tan al 2006, en el que el pre­cio de las vivien­das se derrum­bó en los Esta­dos Uni­dos debi­do al exce­so en la cons­truc­ción, que fue pro­vo­ca­do a su vez por la bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va que al inflar el pre­cio de los inmue­bles había con­du­ci­do al sec­tor inmo­bi­lia­rio a aumen­tar exa­ge­ra­da­men­te su acti­vi­dad en com­pa­ra­ción con la deman­da sol­ven­te. Fue esta caí­da del pre­cio de los bie­nes inmue­bles la que con­du­jo al aumen­to del núme­ro de fami­lias inca­pa­ces de pagar sus men­sua­li­da­des de cré­di­tos hipo­te­ca­rios sub­pri­mes. De hecho en los Esta­dos Uni­dos las fami­lias tie­nen la posi­bi­li­dad y la cos­tum­bre de, cuan­do los pre­cios de los bie­nes inmue­bles están a la alza, refi­nan­ciar su prés­ta­mo hipo­te­ca­rio al cabo de 2 o 3 años a fin de obte­ner con­di­cio­nes más favo­ra­bles (esto suce­dió aun cuan­do en el sec­tor de los prés­ta­mos sub­pri­mes la tasa de los 2 o 3 pri­me­ros años era baja y fija, alre­de­dor del 3%, antes de subir ver­ti­gi­no­sa­men­te y de vol­ver­se varia­ble al 3° o 4° año). Vis­to que los pre­cios de los bie­nes inmue­bles comen­za­ron a bajar des­de 2006, las fami­lias que habían recu­rri­do a los prés­ta­mos sub­pri­mes ya no estu­vie­ron en medi­da de refi­nan­ciar favo­ra­ble­men­te su cré­di­to hipo­te­ca­rio, los impa­gos comen­za­ron a mul­ti­pli­car­se des­de ini­cios de 2007, lo que pro­vo­có la quie­bra de 84 socie­da­des de cré­di­to hipo­te­ca­rio en los Esta­dos Uni­dos entre enero y agos­to de 2007.

Como ocu­rre a menu­do, la cri­sis se expli­có de mane­ra sim­plis­ta con el esta­lli­do de una bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va, pero la cau­sa real hay que bus­car­la a la vez en el sec­tor de la pro­duc­ción y en la espe­cu­la­ción. Por supues­to, el hecho de que una bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va haya sido crea­da y ter­mi­na­ra por esta­llar no hace sino que mul­ti­pli­car los efec­tos de la cri­sis que se ini­ció en la pro­duc­ción. Todo el sis­te­ma de los prés­ta­mos sub­pri­mes y los pro­duc­tos estruc­tu­ra­dos crea­dos des­de media­dos de los años 90 se vino aba­jo, lo que tuvo terri­bles reper­cu­sio­nes sobre la pro­duc­ción en dife­ren­tes sec­to­res de la eco­no­mía real. Acto segui­do, las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad ampli­fi­ca­ron el fenó­meno desem­bo­can­do en el perio­do rece­si­vo-depre­si­vo pro­lon­ga­do en el cual la eco­no­mía de los paí­ses más indus­tria­li­za­dos se encuen­tra estancada.

El impac­to de la cri­sis inmo­bi­lia­ria en los Esta­dos Uni­dos y de la cri­sis ban­ca­ria que la rem­pla­zó tuvo un enor­me efec­to de con­ta­gio inter­na­cio­nal ya que nume­ro­sos ban­cos euro­peos habían inver­ti­do masi­va­men­te en los pro­duc­tos estruc­tu­ra­dos y deri­va­dos esta­dou­ni­den­ses. Des­de los años 90, el cre­ci­mien­to en los Esta­dos Uni­dos y en varias eco­no­mías euro­peas estu­vo sos­te­ni­do por una hiper­tro­fia del sec­tor finan­cie­ro pri­va­do y por un aumen­to incom­pa­ra­ble de las deu­das pri­va­das: deu­das de las fami­lias |7| , deu­das de las empre­sas finan­cie­ras y no finan­cie­ras. En cam­bio, las deu­das públi­cas tuvie­ron ten­den­cia a bajar entre la segun­da mitad de los años 1990 y los años 2007 – 2008.

Hiper­tro­fia pues del sec­tor finan­cie­ro pri­va­do. El volu­men de los acti­vos de los ban­cos pri­va­dos euro­peos en rela­ción al pro­duc­to inte­rior bru­to se infló de mane­ra extra­or­di­na­ria a par­tir de los años 90 para alcan­zar en 2011 |8| 3,5 veces el PIB de los 27 paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea. En Irlan­da, en 2011, los acti­vos de los ban­cos repre­sen­ta­ban 8 veces el pro­duc­to inte­rior bru­to del país.

Las deu­das de los ban­cos pri­va­dos |9| de la zona euro repre­sen­tan igual­men­te 3,5 veces el PIB de la zona. Las deu­das del sec­tor finan­cie­ro bri­tá­ni­co alcan­zan cifras récord en pro­por­ción al PIB: 11 veces supe­rio­res, mien­tras que la deu­da públi­ca repre­sen­ta alre­de­dor del 80% del PIB.

La deu­da bru­ta de los Esta­dos de la zona euro repre­sen­ta­ba 86% del PIB de los 17 paí­ses miem­bros en 2011 |10| . La deu­da públi­ca grie­ga repre­sen­ta­ba 162% del PIB grie­go en 2011 mien­tras que las deu­das de su sec­tor finan­cie­ro repre­sen­tan 311% del PIB, es decir el doble. La deu­da públi­ca espa­ño­la alcan­za­ba 62% del PIB en 2011 mien­tras que las deu­das del sec­tor finan­cie­ro alcan­za­ban 203%, es decir el tri­ple de la deu­da pública.

Un poco de his­to­ria: el esta­ble­ci­mien­to de una regu­la­ción finan­cie­ra estric­ta como con­se­cuen­cia de la cri­sis de los años 1930 

El crack de Wall Street en octu­bre de 1929, la enor­me cri­sis ban­ca­ria de 1933 y el perio­do pro­lon­ga­do de cri­sis eco­nó­mi­ca en los Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa de los años 1930 con­du­je­ron al pre­si­den­te Fran­klin Roo­se­velt, y más tar­de a Euro­pa, a regu­lar fuer­te­men­te el sec­tor finan­cie­ro a fin de evi­tar la repe­ti­ción de gra­ves cri­sis bur­sá­ti­les y ban­ca­rias. Con­se­cuen­cia: en el trans­cur­so de los trein­ta años que siguie­ron la segun­da gue­rra mun­dial el núme­ro de cri­sis ban­ca­rias ha sido míni­ma. Es lo que mues­tran dos eco­no­mis­tas neo­li­be­ra­les nor­te­ame­ri­ca­nos, Car­men M. Reinhart y Ken­neth S. Rogoff, en un libro publi­ca­do en 2009 y titu­la­do Esta vez es dis­tin­to: Ocho siglos de nece­dad finan­cie­ra. Ken­neth Rogoff fue eco­no­mis­ta jefe del FMI y Car­men Reinhart, pro­fe­so­ra de uni­ver­si­dad, es con­se­je­ra del FMI y del Ban­co Mun­dial. Según estos dos eco­no­mis­tas, que son de todo sal­vo favo­ra­bles a una pues­ta en tela de jui­cio del capi­ta­lis­mo, la can­ti­dad muy redu­ci­da de cri­sis ban­ca­rias se expli­ca prin­ci­pal­men­te « por la repre­sión de los mer­ca­dos finan­cie­ros inter­nos (en diver­sos gra­dos), y lue­go por un recur­so masi­vo a los con­tro­les de capi­ta­les duran­te muchos años des­pués de la segun­da gue­rra mun­dial » |11|.

Una de las medi­das duras adop­ta­das por Roo­se­velt y los gobier­nos de Euro­pa (en par­ti­cu­lar bajo la pre­sión de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res en Euro­pa des­pués de la Libe­ra­ción) con­sis­tió en limi­tar y regu­lar estric­ta­men­te el uso que los ban­cos podían hacer del dine­ro del públi­co. Este prin­ci­pio de pro­tec­ción de los depó­si­tos dio lugar a la sepa­ra­ción entre ban­cos de depó­si­tos y ban­cos de inver­sión cuya ley ame­ri­ca­na, lla­ma­da Glass Stea­gall Act, cons­ti­tu­yó la for­ma más cono­ci­da, aun­que fue igual­men­te apli­ca­da con cier­tas varian­tes en los paí­ses europeos.

Con esta sepa­ra­ción, sólo los ban­cos comer­cia­les podían reci­bir los depó­si­tos del públi­co, que goza­ban de una garan­tía del Esta­do. Para­le­la­men­te a esto, su cam­po de acti­vi­da­des fue redu­ci­do a los prés­ta­mos a par­ti­cu­la­res y a empre­sas, exclu­yen­do la emi­sión de títu­los, de accio­nes y de cual­quier otro tipo de ins­tru­men­to finan­cie­ro. Los ban­cos de inver­sión debían, por su par­te, cap­tar sus recur­sos en los mer­ca­dos finan­cie­ros a fin de poder emi­tir títu­los, accio­nes y cual­quier otro ins­tru­men­to financiero.

La des­re­gu­la­ción finan­cie­ra y el giro neoliberal 

El giro neo­li­be­ral de fina­les de los años 70 puso en tela de jui­cio estas regu­la­cio­nes. Al cabo de una vein­te­na de años, la des­re­gu­la­ción ban­ca­ria y finan­cie­ra había sido con­su­ma­da en tér­mi­nos gene­ra­les. Como seña­lan Ken­neth Rogoff y Car­men Reinhart, las cri­sis ban­ca­rias y bur­sá­ti­les se han mul­ti­pli­ca­do a par­tir de los años 80, toman­do for­mas cada vez más agudas.

En el mode­lo tra­di­cio­nal here­da­do del perio­do pro­lon­ga­do de regu­la­ción, los ban­cos eva­lúan y corren el ries­go, es decir, ellos ana­li­zan las soli­ci­tu­des de cré­di­to, deci­den o no si satis­fa­cer­las, y, una vez los prés­ta­mos son con­ce­di­dos, los man­tie­nen en su balan­ce has­ta su ven­ci­mien­to (se habla aquí del mode­lo ori­gi­na­te and hold, « con­ce­der y mantener »).

Apro­ve­chan­do el pro­fun­do movi­mien­to de des­re­gu­la­ción que ellos mis­mos pro­vo­ca­ron, los ban­cos aban­do­na­ron el mode­lo « con­ce­der y man­te­ner » para aumen­tar el ren­di­mien­to res­pec­to a sus fon­dos pro­pios. Para ello, los ban­cos inven­ta­ron nue­vos pro­ce­di­mien­tos, en par­ti­cu­lar la titu­li­za­ción, que con­sis­te en trans­for­mar los cré­di­tos ban­ca­rios en títu­los finan­cie­ros. El obje­ti­vo per­se­gui­do era sim­ple: qui­tar de sus cuen­tas los cré­di­tos y ries­gos corres­pon­dien­tes. Trans­for­ma­ron estos cré­di­tos en títu­los bajo la for­ma de pro­duc­tos finan­cie­ros estruc­tu­ra­dos, que ven­die­ron a otros ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pri­va­das. Se habla aquí de un nue­vo mode­lo ban­ca­rio lla­ma­do ori­gi­na­te to dis­tri­bu­te, « con­ce­der para tras­pa­sar », lla­ma­do igual­men­te ori­gi­na­te repac­ka­ge and sell, « con­ce­der, empa­que­tar y ven­der ». Para el ban­co, la ven­ta­ja es doble: dis­mi­nu­ye su ries­go al sacar del acti­vo de su balan­ce los cré­di­tos que ha con­ce­di­do y dis­po­ne ade­más de medios suple­men­ta­rios para especular.

La des­re­gu­la­ción per­mi­tió al sec­tor finan­cie­ro pri­va­do y en par­ti­cu­lar a los ban­cos abu­sar de la lla­ma­da estra­te­gia del apa­lan­ca­mien­to. Xavier Dupret des­cri­be cla­ra­men­te el fenó­meno: « El mun­do ban­ca­rio se ha endeu­da­do mucho, estos últi­mos años, por medio de lo que se lla­ma el efec­to apa­lan­ca­mien­to. El efec­to apa­lan­ca­mien­to con­sis­te en recu­rrir al endeu­da­mien­to para aumen­tar la ren­ta­bi­li­dad de los recur­sos pro­pios. Y para que éste fun­cio­ne, es nece­sa­rio que la tasa de ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to selec­cio­na­do sea supe­rior al tipo de inte­rés a abo­nar por la suma toma­da en prés­ta­mo. El apa­lan­ca­mien­to se ha vuel­to cada vez más impor­tan­te con el tiem­po, lo que evi­den­te­men­te no deja de plan­tear pro­ble­mas. Así, en la pri­ma­ve­ra de 2008, los ban­cos de inver­sión de Wall Street tenían un apa­lan­ca­mien­to que osci­la­ba entre 25 y 45 (por un dólar de fon­dos pro­pios habían toma­do pres­ta­do entre 25 y 45 dóla­res). Por ejem­plo, Merrill Lynch tenía un apa­lan­ca­mien­to de 40 veces sus recur­sos pro­pios. Esta situa­ción era obvia­men­te explo­si­va ya que una ins­ti­tu­ción que tie­ne un ratio de apa­lan­ca­mien­to de 40 a 1 ve des­apa­re­cer sus fon­dos pro­pios con una baja­da del 2,5% (es decir 140) del valor de los acti­vos adqui­ri­dos. » |12|

Gra­cias a la des­re­gu­la­ción los ban­cos han podi­do desa­rro­llar acti­vi­da­des que impli­can volú­me­nes gigan­tes­cos de finan­cia­ción (y por lo tan­to de deu­das) sin asu­mir­los en sus balan­ces con­ta­bles. El endeu­da­mien­to fue­ra de balan­ce lle­gó a tal pun­to que en 2011 el volu­men de las acti­vi­da­des en cues­tión sobre­pa­sa­ba 67 billo­nes de dóla­res (67,000,000,000,000$, lo que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te a la suma de los PIB de todos los paí­ses del pla­ne­ta): este es el lla­ma­do sec­tor ban­ca­rio en la som­bra, el sha­dow ban­king |13| Cuan­do la acti­vi­dad fue­ra de balan­ce desem­bo­ca en pér­di­das masi­vas, ello reper­cu­te tar­de o tem­prano en la salud de los ban­cos que la han ini­cia­do. Son los gran­des ban­cos los que domi­nan de muy lejos esta acti­vi­dad ocul­ta. La ame­na­za de la quie­bra con­du­ce a los Esta­dos a pres­tar­les auxi­lio, en par­ti­cu­lar reca­pi­ta­li­zán­do­los. Mien­tras que los balan­ces ofi­cia­les de los ban­cos regis­tra­ron una reduc­ción de volu­men des­de el ini­cio de la cri­sis en 2007 – 2008, el volu­men fue­ra de balan­ce, el sha­dow ban­king, no siguió la mis­ma evo­lu­ción. Des­pués de haber dis­mi­nui­do entre 2008 y 2010 vol­vió en 2011 – 2012 al nivel de 2006 – 2007, lo que cons­ti­tu­ye un sín­to­ma cla­ro de la peli­gro­si­dad de la situa­ción de las finan­zas pri­va­das mun­dia­les. En con­se­cuen­cia, el alcan­ce de la acción de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, que están a car­go, usan­do su voca­bu­la­rio, de con­du­cir las finan­zas a com­por­ta­mien­tos más res­pon­sa­bles, es muy limi­ta­do. Los regu­la­do­res no tie­nen siquie­ra los medios para cono­cer las acti­vi­da­des reales de los ban­cos que se supo­ne deben controlar.

El Con­se­jo de Esta­bi­li­dad Finan­cie­ra (FSB), el órgano eri­gi­do por el foro del G20 a car­go de la esta­bi­li­dad finan­cie­ra mun­dial, ha reve­la­do las cifras de 2011. « El tama­ño del ‘sha­dow ban­king’, que esca­pa a toda regu­la­ción, es de 67 billo­nes de dóla­res según su infor­me que inclu­ye a 25 paí­ses (90% de los acti­vos finan­cie­ros mun­dia­les). Se tra­ta de 5 a 6 billo­nes más que en 2010. Este sec­tor ‘para­le­lo’ repre­sen­ta él solo la mitad del tama­ño de los acti­vos tota­les de los ban­cos. En rela­ción al Pro­duc­to Inte­rior Bru­to del país, la ban­ca ocul­ta pros­pe­ra en Hong-Kong (520%), en los Paí­ses Bajos (490%), en el Rei­no Uni­do (370%), en Sin­ga­pur (260%) y en Sui­za (210%). Pero, en tér­mi­nos abso­lu­tos, los Esta­dos Uni­dos per­ma­ne­cen en pri­me­ra posi­ción pues­to que allí este sec­tor para­le­lo repre­sen­ta 23 billo­nes de acti­vos en 2011, segui­do por la zona euro (22 billo­nes) y el Rei­no Uni­do (9 billo­nes). » |14|

Una gran par­te de las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras esca­pa total­men­te al con­trol ofi­cial. Como se ha dicho ante­rior­men­te, el volu­men de la acti­vi­dad ban­ca­ria ocul­ta repre­sen­ta ¡la mitad del volu­men de los acti­vos tota­les de los ban­cos! Tam­bién hay que medir el mer­ca­do “over the coun­ter” (OTC) – es decir sin con­trol por par­te de las auto­ri­da­des de los mer­ca­dos – de los pro­duc­tos finan­cie­ros deri­va­dos. El volu­men de los pro­duc­tos deri­va­dos ha cre­ci­do de mane­ra expo­nen­cial entre los años 1990 y los años 2007 – 2008. Si bien ha decli­na­do un poco a ini­cios de la cri­sis, el valor hipo­té­ti­co de los con­tra­tos de deri­va­dos en el mer­ca­do OTC alcan­zó en 2011 la astro­nó­mi­ca suma de 650 billo­nes de dóla­res (650,000,000,000,000 $), es decir unas 10 veces el PIB mun­dial. El volu­men del 2° semes­tre de 2007 es supe­ra­do y el del pri­mer semes­tre de 2008 está a la vis­ta… Los swaps sobre tipos de inte­rés repre­sen­tan 74% del total mien­tras que los deri­va­dos en el mer­ca­do de divi­sas repre­sen­tan 8%, los Cre­dit default swaps (CDS) 5%, los deri­va­dos sobre las accio­nes 1%, dis­tri­bu­yén­do­se el res­to en una mul­ti­tud de productos.

Des­de 2008, los res­ca­tes ban­ca­rios no han desem­bo­ca­do en com­por­ta­mien­tos más responsables

La cri­sis finan­cie­ra de 2007 ha vis­to a los ban­cos, a pesar de ser cul­pa­bles de manio­bras repro­ba­bles y haber asu­mi­do ries­gos inima­gi­na­bles, ser favo­re­ci­dos de inyec­cio­nes masi­vas de fon­dos a tra­vés de nume­ro­sos y cos­to­sos pla­nes de res­ca­te. En un estu­dio muy docu­men­ta­do |15|, dos inves­ti­ga­do­res se han pro­pues­to veri­fi­car « si las ope­ra­cio­nes de res­ca­tes públi­cos fue­ron segui­das de una mayor reduc­ción de ries­gos en los nue­vos prés­ta­mos con­ce­di­dos por los ban­cos ayu­da­dos en rela­ción a los que no lo han sido ». Para hacer esto, los auto­res ana­li­za­ron el balan­ce y los prés­ta­mos sin­di­ca­dos (se tra­ta de los cré­di­tos con­ce­di­dos a una empre­sa por varios ban­cos) otor­ga­dos por 87 gran­des ban­cos comer­cia­les inter­na­cio­na­les. Los auto­res han reve­la­do que « les ban­cos que reci­bie­ron ayu­da siguie­ron fir­man­do prés­ta­mos sin­di­ca­dos ries­go­sos » obser­van­do que « los prés­ta­mos sin­di­ca­dos de los ban­cos que reci­bie­ron una ayu­da para salir a flo­te lue­go, eran más arries­ga­dos antes de la cri­sis, que los de las ins­ti­tu­cio­nes que no reci­bie­ron ayu­da ». Lejos de cons­ti­tuir un reme­dio y una pro­tec­ción efi­caz con­tra los extra­víos de los ban­cos, los pla­nes de res­ca­te de los Esta­dos han cons­ti­tui­do, por con­tra, un poten­te inci­ta­dor para pro­se­guir e inclu­so inten­si­fi­car sus prác­ti­cas cul­pa­bles. En efec­to, « la pers­pec­ti­va de un apo­yo del Esta­do pue­de aca­rrear una ries­go moral (moral hazard) y con­du­cir a los ban­cos a tomar mayo­res ries­gos » |16|.

En suma, una gra­ve cri­sis de deu­das pri­va­das pro­vo­ca­da por las manio­bras irres­pon­sa­bles de los gran­des ban­cos ha empu­ja­do ense­gui­da a los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses y euro­peos a ir en su ayu­da usan­do fon­dos públi­cos. La músi­ca lan­ci­nan­te de la cri­sis de las deu­das sobe­ra­nas pudo ser enton­ces ento­na­da para impo­ner sacri­fi­cios bru­ta­les a los pue­blos. La des­re­gu­la­ción finan­cie­ra de los años 90 ha sido el humus fér­til para esta cri­sis con con­se­cuen­cias socia­les dra­má­ti­cas. Mien­tras no pon­gan en jaque mate a las finan­zas inter­na­cio­na­les, los pue­blos esta­rán en sus manos. Este com­ba­te debe inten­si­fi­car­se lo antes posible.

Eric Tous­saint

Tra­du­ci­do por Inés Hidal­go, Ser­gi Cuti­llas y Itziar Gime­nez. Revi­sión final por Stépha­nie Jacquemont.

Par­te 2

Notas

|1| La deu­da sobe­ra­na es la deu­da de un Esta­do y de los orga­nis­mos públi­cos que depen­den de él.

|2| En gene­ral, el tér­mino « acti­vo » hace refe­ren­cia a un bien que posee un valor rea­li­za­ble, o que pue­de gene­rar ingre­sos. En el caso con­tra­rio, se habla de « pasi­vo », es decir la par­te del balan­ce com­pues­to de recur­sos de los que dis­po­ne una empre­sa (capi­ta­les pro­pios apor­ta­dos por los socios, pro­vi­sio­nes por ries­gos y car­gas, deu­das). Véa­se: http://​www​.ban​que​-info​.com/​l​e​x​i​q​ue-…

|3| Nume­ro­sos ban­cos depen­den de un finan­cia­mien­to a cor­to pla­zo ya que encuen­tran enor­mes difi­cul­ta­des para pedir prés­ta­mos en el sec­tor pri­va­do a un cos­to sos­te­ni­ble (es decir el más bajo posi­ble) en par­ti­cu­lar, bajo la for­ma de emi­sión de títu­los de deu­da. Como lo vere­mos más ade­lan­te, la deci­sión del BCE de pres­tar un poco más de 1 billón de euros (1,000,000,000,000 €) a una tasa de inte­rés del 1% por un perio­do de 3 años a más de 800 ban­cos euro­peos cons­ti­tu­yó una tabla de sal­va­ción para un gran núme­ro de ellos. Lue­go, gra­cias a estos prés­ta­mos del BCE, los más sóli­dos de entre ellos, tuvie­ron nue­va­men­te la posi­bi­li­dad de emi­tir títu­los de deu­da para finan­ciar­se. Ello no habría sido el caso si el BCE no hubie­ra actua­do de pres­ta­mis­ta en últi­ma ins­tan­cia y esto por 3 años.

|4| Sobre el epi­so­dio de octu­bre de 2011, véa­se Eric Tous­saint, Crash de Dexia, “¿Ya está en camino un efec­to domi­nó en la UE?”, 7 de octu­bre de 2011, http://​cadtm​.org/​Y​a​-​e​s​t​a​-​e​n​-​c​a​m​i​n​o​-​u​n​-​e​f​e​c​t​o​-​d​o​m​ino

|5| Sobre el epi­so­dio de octu­bre de 2012 que des­em­bo­có en un nue­vo sal­va­ta­je bajo la for­ma de una reca­pi­ta­li­za­ción, véa­se Eric Tous­saint, « Fallait-il à nou­veau injec­ter de l’argent dans Dexia ? », Le Soir, 2 de noviem­bre de 2012, http://cadtm.org/Fallait-il-a-nouveau-injecter-de‑l; véa­se igual­men­te: CADTM, « Pour sor­tir du piè­ge des reca­pi­ta­li­sa­tions à répé­ti­tion, le CADTM deman­de l’annulation des garan­ties de l’Etat bel­ge aux créan­ciers du grou­pe Dexia », 31 de octu­bre de 2012, http://​cadtm​.org/​P​o​u​r​-​s​o​r​t​i​r​-​d​u​-​p​i​e​g​e​-​des; CADTM, « Pour­quoi le CADTM intro­duit avec ATTAC un reco­urs en annu­la­tion de l’arrêté royal octro­yant une garan­tie de 54 milliards d’euros (avec en sus les inté­rêts et acces­soi­res) à Dexia SA et Dexia Cré­dit Local SA », 22 de diciem­bre de 2011, http://​cadtm​.org/​P​o​u​r​q​u​o​i​-​l​e​-​C​A​D​T​M​-​i​n​t​r​o​d​u​i​t​-​a​vec

|6| Pie­rre-Hen­ri Tho­mas, Ber­nard Demonty, Le Soir, 31 de octu­bre de 2012, pág. 19, http://​archi​ves​.lesoir​.be/​d​e​x​i​a​-​s​e​r​a​-​r​e​c​a​p​i​t​a​l​i​s​e​-​p​o​u​r​-​l​e​-​7​-​n​o​v​e​m​b​r​e​-​e​n​_​t​-​2​0​1​2​1​031 – 025GAM.html?firstHit=40&by=20&when=-1&sort=datedesc&pos=43&all=1309626&nav=1

|7| Las deu­das de las fami­lias inclu­yen las deu­das que los estu­dian­tes ame­ri­ca­nos han con­traí­do para sufra­gar sus estu­dios. Las deu­das de los estu­dian­tes en los Esta­dos Uni­dos alcan­zan el impor­te colo­sal de 1 billón de dóla­res (1,000,000,000 $), es decir más que el total de las deu­das exter­nas públi­cas de Amé­ri­ca Lati­na (460 mil millo­nes de dóla­res), del Áfri­ca (263 mil millo­nes) y del Asia del Sur (205 mil millo­nes). Véa­se para el impor­te de las deu­das de estos « con­ti­nen­tes »: Damien Millet, Daniel Mune­var, Eric Tous­saint, Les Chif­fres de la det­te 2012, cua­dro 7, pág. 9. Se pue­de des­car­gar de: http://​cadtm​.org/​L​e​s​-​C​h​i​f​f​r​e​s​-​d​e​-​l​a​-​d​e​t​t​e​-​2​012

|8| Véa­se Damien Millet, Daniel Mune­var, Eric Tous­saint, Les Chif­fres de la det­te 2012, cua­dro 30, p. 23. Este cua­dro se basa en los datos de la Fede­ra­ción Euro­pea del Sec­tor Ban­ca­rio, http://​www​.ebf​-fbe​.eu/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​a​g​e​=​s​t​a​t​i​s​t​ics. Véa­se igual­men­te Mar­tin Wolf, « Lii­ka­nen is at least a step for­ward for EU banks », Finan­cial Times, 5 de octu­bre de 2012, pág. 9.

|9| Las deu­das de los ban­cos no deben con­fun­dir­se con sus acti­vos, for­man par­te de su « pasi­vo ». Véa­se más arri­ba la nota de pie de pági­na sobre « Acti­vo » y « Pasi­vo » de los bancos.

|10| Véa­se Damien Millet, Daniel Mune­var, Eric Tous­saint, Les Chif­fres de la det­te 2012, cua­dro 24, pág. 18. Este cua­dro uti­li­za la base de datos de inves­ti­ga­ción de Mor­gan Stan­ley, así como http://​www​.ecb​.int/​s​t​a​t​s​/​m​o​n​e​y​/​a​g​g​r​e​g​a​t​e​s​/​b​s​h​e​e​t​s​/​h​t​m​l​/​o​u​t​s​t​a​n​d​i​n​g​_​a​m​o​u​n​t​s​_​i​n​d​e​x​.​e​n​.​h​tml y

http://​www​.ban​kof​gree​ce​.gr/​P​a​g​e​s​/​e​n​/​S​t​a​t​i​s​t​i​c​s​/​m​o​n​e​t​a​r​y​/​n​x​i​.​a​spx

|11| Car­men M. Reinhart, Ken­neth S. Rogoff, Esta vez es dis­tin­to: ocho siglos de nece­dad finan­cie­ra, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca de Espa­ña, S. L., 2011

|12| Xavier Dupret, « Et si nous lais­sions les ban­ques fai­re fai­lli­te ? », 22 de agos­to de 2012, http://​www​.gre​sea​.be/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​048

|13| Véa­se Daniel Mune­var, “El Sis­te­ma Ban­ca­rio en las Som­bras: Cua­les son los ries­gos?”, 23 de febre­ro de 2012, http://​cadtm​.org/​E​l​-​S​i​s​t​e​m​a​-​B​a​n​c​a​r​i​o​-​e​n​-​l​a​s​-​S​o​m​b​ras Vea­se tam­bién: Tracy Allo­way, “Tra­di­tio­nal len­ders shi­ver as sha­dow ban­king grows”, Finan­cial Times, 28 de diciem­bre de 2011.

|14| Véa­se Richard Hiault, « Le mon­de ban­cai­re « para­llè­le » pèse 67.000 milliards de dollars », Les Echos, 18 de noviem­bre de 2012, http://​www​.lese​chos​.fr/​e​n​t​r​e​p​r​i​s​e​s​-​s​e​c​t​e​u​r​s​/​f​i​n​a​n​c​e​-​m​a​r​c​h​e​s​/​a​c​t​u​/​0​2​0​2​3​9​3​9​7​3​6​4​4​-​l​e​-​m​o​n​d​e​-​b​a​n​c​a​i​r​e​-​p​a​r​a​l​l​e​l​e​-​p​e​s​e​-67 – 000-milliards-de-dollars-511912.php

|15| Michel Brei y Blai­se Gada­necz, “Have bai­louts made banks’loan book safer ?”, Bis Qua­terly Review, sep­tem­ber 2012, pp. 61 – 72. Las cita­cio­nes de este párra­fo pro­vie­nen de este artículo.

|16| Ibid

Eric Tous­saint, Uni­ver­si­dad de Lie­ja, es pre­si­den­te del CADTM Bél­gi­ca (Comi­té por la anu­la­ción de la deu­da del Ter­cer Mun­do, www​.cadtm​.org) y miem­bro del Con­se­jo Cien­tí­fi­co de ATTAC Fran­ce. Ha escri­to jun­to con Damien Millet, AAA. Audit Annu­la­tion Autre poli­ti­que, Seuil, Paris, 2012.

El autor agra­de­ce a Patrick Sau­rin, Daniel Mune­var, Damien Millet y Vir­gi­nie de Roma­net por la ayu­da que le han brin­da­do en la ela­bo­ra­ción de este artículo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *