El Ausch­witz eterno (una radio­gra­fía del impe­ria­lis­mo)- Manuel Navarrete

La bur­gue­sía ingle­sa, por ejem­plo, obtie­ne más ingre­sos de los cen­te­na­res de millo­nes de habi­tan­tes de la India y de otras colo­nias suyas que de los obre­ros ingle­ses. Tales con­di­cio­nes crean en cier­tos paí­ses una base mate­rial, una base eco­nó­mi­ca para con­ta­mi­nar el cho­vi­nis­mo colo­nial al pro­le­ta­ria­do de esos paí­ses. Natu­ral­men­te, no pue­de tra­tar­se más que de un fenó­meno pasa­je­ro, pero aun así es pre­ci­so dar­se cla­ra cuen­ta del mal y com­pren­der sus cau­sas, para poder agru­par a los pro­le­ta­rios de todos los paí­ses en la lucha con­tra ese opor­tu­nis­mo. Y esta lucha habrá de con­du­cir inevi­ta­ble­men­te al triun­fo, pues las nacio­nes “pri­vi­le­gia­das” repre­sen­tan una par­te cada vez menor en el con­jun­to de los paí­ses capitalistas.

V.I. Lenin, “El Con­gre­so Socia­lis­ta Inter­na­cio­nal de Stutt­gart”, 1907

Introducción

Se insis­te con dema­sia­da fre­cuen­cia en una idea fal­sa: la de que fue la dico­to­mía reforma/​revolución la que pro­vo­có la rup­tu­ra entre la Segun­da Inter­na­cio­nal, social­de­mó­cra­ta, y lo que a par­tir de enton­ces sería la Ter­ce­ra, comu­nis­ta. Sin embar­go, como argu­men­ta Dome­ni­co Losur­do, ésta es una idea erró­nea. Lo que moti­vó esa rup­tu­ra fue prin­ci­pal­men­te el apo­yo de los social­de­mó­cra­tas a sus res­pec­ti­vos impe­ria­lis­mos. Berns­tein, en su obra Las pre­mi­sas del socia­lis­mo y la misión de la social­de­mo­cra­cia, apo­ya explí­ci­ta­men­te el colo­nia­lis­mo ale­mán y defien­de el dar­wi­nis­mo social, argu­men­tan­do ade­más que el expan­sio­nis­mo podía mejo­rar el nivel de vida de la cla­se obre­ra de su país.

En la actua­li­dad, des­de Red Roja veni­mos insis­tien­do sin des­can­so en una idea: des­de una pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta, no bas­ta con obte­ner refor­mas aquí, en el cen­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sino que hay que aca­bar tam­bién con la explo­ta­ción de la peri­fe­ria. De ahí el recha­zo que nues­tra orga­ni­za­ción hace del revi­sio­nis­mo, del mar­xis­mo que ha clau­di­ca­do ante la social­de­mo­cra­cia y que pode­mos ejem­pli­fi­car con orga­ni­za­cio­nes como IU o Syri­za, que, por ejem­plo, ni siquie­ra asu­men la rei­vin­di­ca­ción ele­men­tal de la sali­da de la UE y el euro (por lo que, lejos de ser revo­lu­cio­na­rias, ten­dría­mos que cues­tio­nar­nos si pode­mos cali­fi­car a estas orga­ni­za­cio­nes al menos como “refor­mis­tas”).

En este artícu­lo que­re­mos argu­men­tar esta tesis; qui­zá lo pri­me­ro, para evi­tar tópi­cos, sea acla­rar que no lo hace­mos por “pure­za” ideo­ló­gi­ca, dog­ma­tis­mos o his­to­rias por el esti­lo. Lo hace­mos por­que en este mun­do exis­te un sis­te­ma de sobre­ex­plo­ta­ción y sojuz­ga­mien­to a esca­la pla­ne­ta­ria que debe ser enemi­go prio­ri­ta­rio en todas nues­tras orien­ta­cio­nes estra­té­gi­cas y actor des­ta­ca­do en todos nues­tros aná­li­sis, si de lo que se tra­ta es de eman­ci­par de la pobre­za y la alie­na­ción a todos los seres huma­nos que las pade­cen, y no sólo a los que son de raza blan­ca o viven en Euro­pa Occi­den­tal, Nor­te­amé­ri­ca o Japón.

Inten­ta­re­mos, asi­mis­mo, pro­fun­di­zar en la com­pren­sión del fenó­meno impe­ria­lis­ta y faci­li­tar mate­ria­les teó­ri­cos a la mili­tan­cia comu­nis­ta. Mate­ria­les que nos hagan recor­dar, para empe­zar, que debe­mos estar orgu­llo­sos de pen­sar como pen­sa­mos. Que aquí hace fal­ta más Lenin y menos ton­te­rías pos­mo­der­nas. Que el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio no con­sis­te en “conec­tar indig­na­dos” por strea­ming, sino en desear la derro­ta de “tu” impe­rio, por ejem­plo en Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Irak, Libia o Siria (avi­so, des­de ya, que en este artícu­lo no ejem­pli­fi­ca­ré sim­ple­men­te con Viet­nam, Nica­ra­gua u otras gue­rras del pasa­do, sino fun­da­men­tal­men­te con gue­rras impe­ria­lis­tas y manio­bras des­es­ta­bi­li­za­do­ras de nues­tra actua­li­dad, empe­zan­do por Libia y Siria). Y que si el impe­ria­lis­mo inter­vie­ne en esos paí­ses no es para expor­tar nin­gu­na “demo­cra­cia” o nin­gún “mal menor”, sino para per­pe­tuar un sis­te­ma de saqueo de los recur­sos ener­gé­ti­cos de con­se­cuen­cias terri­bles; un sis­te­ma geno­ci­da fren­te al cual el “plu­ri­par­ti­dis­mo” u otras miga­jas for­ma­les son un pre­cio dema­sia­do esca­so para quien lo reci­be, como ya está empe­zan­do a com­pren­der el pue­blo egipcio.

Como escri­bió el filó­so­fo Car­los Fer­nán­dez Liria, los minis­tros de eco­no­mía euro­peos –muy cons­cien­tes de ello- pro­po­nen “que nos ence­rre­mos en for­ta­le­zas, pro­te­gi­dos por vallas cada vez más altas, don­de poder lite­ral­men­te devo­rar el pla­ne­ta sin que nadie nos moles­te ni nos imi­te. Es nues­tra solu­ción final, un nue­vo Ausch­witz inver­ti­do en el que en lugar de ence­rrar a las víc­ti­mas, nos ence­rra­mos noso­tros a sal­vo del arma de des­truc­ción masi­va más poten­te de la his­to­ria: el sis­te­ma eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal”. Noso­tros somos par­ti­da­rios de dina­mi­tar las pare­des de ese Ausch­witz inver­ti­do y eterno con el que los nue­vos nazis inten­tan sobor­nar­nos: la Unión Euro­pea. Nos nega­ría­mos a ser cóm­pli­ces de su bar­ba­rie con­tra la mayo­ría del pla­ne­ta, inclu­so si no aten­ta­ra tam­bién con­tra noso­tros mis­mos (cosa que, para col­mo, como esta­mos vien­do cada día, hace). Expli­ca­re­mos por qué.

Cien­cia con­tra propaganda

Es curio­so com­pro­bar cómo las for­mu­la­cio­nes del pen­sa­mien­to bur­gués han ido evo­lu­cio­nan­do en fun­ción de las nece­si­da­des mate­ria­les de su cla­se social.

En el “Post­fa­cio a la Segun­da Edi­ción Ale­ma­na” de El Capi­tal, Marx escri­bi­rá con acier­to: “Con el año 1830, sobre­vie­ne la cri­sis defi­ni­ti­va. La bur­gue­sía había con­quis­ta­do el poder polí­ti­co en Fran­cia y en Ingla­te­rra. A par­tir de este momen­to, la lucha de cla­ses comien­za a reves­tir, prác­ti­ca y teó­ri­ca­men­te, for­mas cada vez más acu­sa­das y más ame­na­za­do­ras. Había sona­do la cam­pa­na fune­ral de la cien­cia eco­nó­mi­ca bur­gue­sa. Ya no se tra­ta­ba de si tal o cual teo­re­ma era o no ver­da­de­ro, sino de si resul­ta­ba bene­fi­cio­so o per­ju­di­cial, cómo­do o moles­to, de si infrin­gía o no las orde­nan­zas de la poli­cía. Los inves­ti­ga­do­res desin­te­re­sa­dos fue­ron sus­ti­tui­dos por espa­da­chi­nes a suel­do y los estu­dios cien­tí­fi­cos impar­cia­les deja­ron el pues­to a la con­cien­cia tur­bia y a las per­ver­sas inten­cio­nes de la apologética”.

Efec­ti­va­men­te, las pri­me­ras teo­ri­za­cio­nes bur­gue­sas reco­no­cían sin com­ple­jos la divi­sión de la socie­dad en cla­ses. Ade­más, la doc­tri­na bur­gue­sa clá­si­ca acep­ta­ba la teo­ría del valor-tra­ba­jo, según la cual los pro­duc­tos valen la can­ti­dad de tra­ba­jo humano que lle­van incor­po­ra­dos. Adam Smith reco­no­cía sin com­ple­jos que una per­so­na será rica o pobre en fun­ción del tra­ba­jo ajeno de que pue­da dis­po­ner. Sin embar­go, lue­go ven­dría el pen­sa­mien­to neo­clá­si­co, que sen­ci­lla­men­te nega­ba la evi­den­cia y defi­nía el valor como una reali­dad natu­ral del pro­duc­to, negan­do en con­se­cuen­cia la exis­ten­cia de cla­ses sociales.

Pues bien, con la cues­tión del impe­ria­lis­mo va a pasar exac­ta­men­te lo mis­mo. En La rique­za de las nacio­nes, Adam Smith afir­ma con rigor que “un país indus­trial (…) com­pra con una peque­ña can­ti­dad de sus pro­duc­tos una muy gran­de de las pro­duc­cio­nes agrí­co­las de otras nacio­nes”, lo que es un pre­ce­den­te de la teo­ría del inter­cam­bio des­igual. Ricar­do, por su par­te, defien­de una teo­ría “de los cos­tos com­pa­ra­ti­vos”, que vie­ne a hacer apo­lo­gía de una divi­sión per­pe­tua entre nacio­nes indus­tria­les hege­mó­ni­cas y nacio­nes agra­rias domi­na­das, como úni­co sis­te­ma capaz de sal­va­guar­dar la tasa de ganan­cia de los capitalistas.

Pero enton­ces apa­re­ció la teo­ría neo­clá­si­ca que, con afán des­mo­vi­li­za­dor, tra­tó de oscu­re­cer la raíz eco­nó­mi­ca del impe­ria­lis­mo, recu­rrien­do a expli­ca­cio­nes sobre­es­truc­tu­ra­les acer­ca del “nacio­na­lis­mo” y fac­to­res psi­co­ló­gi­cos de esa índo­le. Con el paso del tiem­po, esta visión se radi­ca­li­za­ría has­ta lle­gar a Shum­pe­ter, quien, en 1916, decla­ra (y no en el día de los ino­cen­tes) que “el capi­ta­lis­mo es, por esen­cia, anti­im­pe­ria­lis­ta”, sólo que las ten­den­cias impe­ria­lis­tas son “sobre­vi­ven­cias de épo­cas pasa­das”. Más aún cho­can­te sería su afir­ma­ción, años des­pués, de que “entre todos los paí­ses, los Esta­dos Uni­dos es el que mues­tra una ten­den­cia impe­ria­lis­ta más débil”. Supon­go que el abru­ma­dor y evi­den­te catá­lo­go de accio­nes impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nas en el siglo XX des­mien­te mejor esa teo­ría que cual­quier ale­ga­to marxista.

Carl­ton J. Hayes o Fieldhou­se nega­rán tam­bién el carác­ter eco­nó­mi­co del impe­ria­lis­mo. Para ellos, los intere­ses eco­nó­mi­cos juga­ban sólo un papel secun­da­rio en la empre­sa colo­nial. Pero ¿pue­de tomar­se en serio tal planteamiento?

Los orí­ge­nes del impe­ria­lis­mo… y del capitalismo

Pues va a ser que no. Tales ideas son en reali­dad un dis­pa­ra­te que nadie pue­de defen­der seria­men­te. Más ade­lan­te habla­re­mos de la nece­si­dad del impe­ria­lis­mo para que el capi­ta­lis­mo supere sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Por aho­ra, comen­za­re­mos por seña­lar que Marx demos­tró has­ta la sacie­dad en El Capi­tal que el desa­rro­llo indus­trial inglés no pue­de com­pren­der­se pres­cin­dien­do de la ver­tien­te exter­na de la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va de capi­tal, a tra­vés del expo­lio que los Esta­dos del cen­tro y nor­te de Euro­pa prac­ti­ca­ron sobre los con­ti­nen­tes atrasados.

Un expo­lio que, tras alcan­zar la supre­ma­cía naval Ingla­te­rra, derro­tan­do a holan­de­ses y fran­ce­ses, bene­fi­ció par­ti­cu­lar­men­te a la bur­gue­sía ingle­sa y que tenía como agen­tes espe­cí­fi­cos a las Com­pa­ñías de Comer­cio y Nave­ga­ción (las pri­me­ras mul­ti­na­cio­na­les de la his­to­ria) y como méto­dos fun­da­men­ta­les la pira­te­ría, la gue­rra de con­quis­ta, la tra­ta de escla­vos, el geno­ci­dio y el “terror blan­co”. Méto­dos nazis don­de los haya.

Por más que pata­lee Ash­ton, negan­do la evi­den­cia en su obra sobre La revo­lu­ción indus­trial, es abso­lu­ta­men­te inne­ga­ble que, sin esta vía exter­na, habría sido impo­si­ble hacer fren­te a la tre­men­da acu­mu­la­ción de capi­tal que reque­ría la Revo­lu­ción Indus­trial y que la hizo posi­ble. Se pue­de hablar de la revo­lu­ción polí­ti­ca liqui­da­da a fina­les del XVII; se pue­de hablar de los recur­sos que tenía Ingla­te­rra, o inclu­so de la “éti­ca del pro­tes­tan­tis­mo” de la que escri­bie­ra Weber… pero hablar de todo esto sin men­cio­nar lo más deter­mi­nan­te es un autén­ti­co cri­men con­tra la ver­dad. Y la ver­dad ‑y lo más deter­mi­nan­te- es que la Com­pa­ñía de las Indias Orien­ta­les aso­la­ba el Océano Índi­co, mien­tras el res­to de com­pa­ñías ingle­sas arra­sa­ban Áfri­ca y las zonas ame­ri­ca­nas que no arra­sa­ban Espa­ña y Por­tu­gal. La ver­dad –y lo más deter­mi­nan­te- es que la tra­ta de escla­vos y la pira­te­ría (empre­sas cuyos prin­ci­pa­les accio­nis­tas eran los pro­pios monar­cas) pro­du­je­ron bene­fi­cios sen­ci­lla­men­te fabu­lo­sos. Y la ver­dad –y lo más deter­mi­nan­te- es que, sin la acu­mu­la­ción de capi­ta­les que todo esto gene­ró duran­te los siglos XVI, XVII y XVIII, no se habrían podi­do poder en mar­cha los cien­tos de máqui­nas de vapor que pro­pul­sa­ron el desa­rro­llo indus­trial inglés.

Ade­más, la manu­fac­tu­ra del algo­dón no se hubie­ra desa­rro­lla­do entre fina­les del siglo XVIII y la pri­me­ra mitad del XIX si antes no se hubie­ra eli­mi­na­do a san­gre y fue­go la com­pe­ten­cia de la manu­fac­tu­ra india, como expon­dre­mos más ade­lan­te. Sin olvi­dar que la sali­da de los exce­den­tes bri­tá­ni­cos a mer­ca­dos exte­rio­res no se habría pro­du­ci­do si no se hubie­ra sojuz­ga­do a caño­na­zos a nume­ro­sos pue­blos. En suma, el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo indus­trial habría sido impo­si­ble sin la domi­na­ción polí­ti­ca, la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y la dis­lo­ca­ción social de los pue­blos de la peri­fe­ria. Vaya­mos, pues, pro­fun­di­zan­do en los hechos.

Fases en el sur­gi­mien­to del imperialismo

Exis­te una tre­men­da con­fu­sión en lo que res­pec­ta al impe­ria­lis­mo. Recien­te­men­te, yo argu­men­ta­ba que la gue­rra entre la OTAN y Libia era una gue­rra entre un impe­rio (con sus cola­bo­ra­cio­nis­tas, como todos los impe­rios de la his­to­ria) y una colo­nia, por lo que había que desear la vic­to­ria de la colo­nia, inde­pen­dien­te­men­te del auto­ri­ta­ris­mo de sus gober­nan­tes. Pero un mili­tan­te de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta me con­tes­tó, visi­ble­men­te ofen­di­do, que se tra­ta­ba de una gue­rra inter-impe­ria­lis­ta, ya que Libia prac­ti­ca­ba el “impe­ria­lis­mo inte­rior”. Al pare­cer, había toma­do por lite­ral una expre­sión meta­fó­ri­ca emplea­da en su momen­to por San­tia­go Alba Rico.

Pero en reali­dad, sal­vo que sea un uso poé­ti­co, hablar de un impe­ria­lis­mo “inte­rior” es una con­tra­dic­ción en sus pro­pios tér­mi­nos, ya que el impe­ria­lis­mo es, por defi­ni­ción, exte­rior. Lla­mar a cual­quier repre­sión “impe­ria­lis­mo” es un error infan­til. Pero, es más, lla­mar a cual­quier capi­ta­lis­mo “impe­ria­lis­mo” impli­ca no haber com­pren­di­do una sola pala­bra del mar­xis­mo. Y, para subir la apues­ta, lla­mar a cual­quier impe­rio, o inclu­so a cual­quier ane­xión terri­to­rial, “impe­ria­lis­ta” es no haber pro­fun­di­za­do lo más míni­mo en la noción leni­nis­ta del “impe­ria­lis­mo”.

En tér­mi­nos leni­nis­tas, el impe­rio romano no era impe­ria­lis­ta, por­que no exis­tían los mono­po­lios, ni el capi­tal finan­cie­ro (naci­do de la fusión entre los capi­ta­les indus­trial y ban­ca­rio), ni la expor­ta­ción de capi­ta­les (de hecho, ni siquie­ra exis­tía el capi­tal), que son algu­nos de los ras­gos de la fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, el impe­ria­lis­mo, si segui­mos a Lenin. Pues bien, ¿dón­de están los mono­po­lios, el capi­tal finan­cie­ro y la expor­ta­ción de capi­ta­les libios o sirios? La res­pues­ta es sen­ci­lla: no exis­ten, por­que esos no son paí­ses impe­ria­lis­tas, sino ex-colo­nias inde­pen­di­za­das pri­me­ro y lue­go agre­di­das de nue­vo por el impe­ria­lis­mo. Y si el impe­ria­lis­mo les agre­de no es por­que esté muy abu­rri­do o por­que desee exten­der la demo­cra­cia y la liber­tad por todo el orbe, sino por­que nece­si­ta derro­car a todo gobierno anti-impe­ria­lis­ta, esto es, a todo gobierno no some­ti­do al impe­ria­lis­mo. Mien­tras estu­vie­ron some­ti­dos al impe­ria­lis­mo, no hubo pro­ble­mas; pero cuan­do deja­ron de estar­lo… Y, sin embar­go, para­dó­ji­ca­men­te, el mili­tan­te alu­di­do apo­ya­ba fer­vo­ro­sa­men­te a los “rebel­des” libios, que for­ma­ban par­te del úni­co ban­do autén­ti­ca­men­te impe­ria­lis­ta en esta gue­rra (cosa que ni siquie­ra los mis­mos rebel­des nega­ban, ya que soli­ci­ta­ron públi­ca y explí­ci­ta­men­te la inter­ven­ción mili­tar de la OTAN).

Pero vol­va­mos a sumer­gir­nos en la his­to­ria. Siguien­do a José Acos­ta, pode­mos esta­ble­cer tres eta­pas fun­da­men­ta­les den­tro del pro­ce­so que lle­vó al sur­gi­mien­to del imperialismo:

1) El arqueo-impe­ria­lis­mo pri­mi­ti­vo (des­de las Cru­za­das has­ta el siglo XVIII), fase de cap­ta­ción de los recur­sos mate­ria­les que per­mi­ti­rían la expan­sión capi­ta­lis­ta pos­te­rior, a tra­vés del pilla­je, la tra­ta de escla­vos, las gue­rras de con­quis­ta y la piratería.

2) El colo­nia­lis­mo (des­de el siglo XVIII has­ta el final de la II Gue­rra Mun­dial), carac­te­ri­za­do por la expor­ta­ción de mer­can­cías y el dre­na­je de mate­rias primas.

3) El impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta pro­pia­men­te dicho (des­de fina­les del siglo XIX has­ta nues­tros días), carac­te­ri­za­do por los mono­po­lios, el capi­tal finan­cie­ro, la expor­ta­ción de capi­ta­les, etc.

En lo que res­pec­ta a la infra­es­truc­tu­ra, la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va, ace­le­ra­da entre los siglos XVI y XVIII, no emplea­ba el comer­cio, sino la sim­ple vio­len­cia y el terror, como cau­ce fun­da­men­tal de expro­pia­ción de la peri­fe­ria. En la épo­ca colo­nial, en cam­bio, el naci­mien­to de la indus­tria per­mi­te la expor­ta­ción de mer­can­cías exce­den­tes, ini­cián­do­se el inter­cam­bio comer­cial des­igual. Por últi­mo, en la eta­pa impe­ria­lis­ta, ya con los mono­po­lios, la expor­ta­ción de mer­can­cías será sus­ti­tui­da por la de capi­ta­les (es decir, por la inver­sión direc­ta, la crea­ción de empre­sas en el extran­je­ro o la con­ce­sión de prés­ta­mos) como modo de explo­ta­ción dominante.

Por otra par­te, en lo que res­pec­ta a la super­es­truc­tu­ra, duran­te la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va los Esta­dos domi­nan­tes euro­peos no esta­ban aún lo bas­tan­te desa­rro­lla­dos como para ejer­cer por sí mis­mos el domi­nio impe­ria­lis­ta de la peri­fe­ria, por lo que la domi­na­ción es ejer­ci­da por entes pri­va­dos dota­dos de sobe­ra­nía, finan­cia­ción, buro­cra­cia y ejér­ci­to pro­pios: las Com­pa­ñías de Comer­cio y Nave­ga­ción, auto­ras de los peo­res crí­me­nes escla­vis­tas y de los más atro­ces actos de pira­te­ría y pilla­je. Más tar­de, en el siglo XVIII, los Esta­do bur­gue­ses del cen­tro de Euro­pa son ya sufi­cien­te­men­te fuer­tes y pue­den hacer­se car­go, direc­ta­men­te, del domi­nio impe­rial, incor­po­ran­do a las pobla­cio­nes explo­ta­das al Esta­do colo­nia­lis­ta. La acu­mu­la­ción pro­si­gue y, así, sur­gen por últi­mo pode­ro­sí­si­mos trusts que con­tro­lan las prin­ci­pa­les fuen­tes de ener­gía (gas, elec­tri­ci­dad, petró­leo) o infra­es­truc­tu­ras (side­rur­gia, ferro­ca­rri­les, arma­men­to), así como las redes ban­ca­rias mun­dia­les. La nue­va bur­gue­sía mono­po­lis­ta posee, pues, el poder sufi­cien­te como para pres­cin­dir del colo­nia­lis­mo, de la domi­na­ción direc­ta y, enton­ces, las colo­nias son con­ver­ti­das en Esta­dos for­mal­men­te inde­pen­dien­tes y su domi­na­ción pasa a ser indi­rec­ta, lle­gán­do­se a la fase final del capi­ta­lis­mo. Eso, y no otra cosa, es el imperialismo.

La nece­si­dad del imperialismo

Para Berog­nes, el impe­ria­lis­mo es una mani­fes­ta­ción exter­na de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­ta­lis­mo, una ver­tien­te exter­na del pro­ce­so de acu­mu­la­ción capitalista.

Como es sabi­do, el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta tie­ne una serie de con­tra­dic­cio­nes inter­nas que lo hacen frá­gil e ines­ta­ble. Una de ellas es la con­tra­dic­ción entre la cre­cien­te capa­ci­dad de pro­duc­ción y la decre­cien­te capa­ci­dad de con­su­mo. Así pues, gra­cias al impe­ria­lis­mo, las for­ma­cio­nes socia­les capi­ta­lis­tas expor­tan las mer­can­cías y los capi­ta­les exce­den­tes, dre­nan­do mate­rias pri­mas des­de las for­ma­cio­nes socia­les de la peri­fe­ria. Con ello, des­aguan lo que les sobra y toman del exte­rior lo que nece­si­tan para repro­du­cir la tasa de ganan­cia. Es, meta­fó­ri­ca­men­te, una espe­cie de plus­va­lía exterior.

La pro­duc­ción indus­trial capi­ta­lis­ta exi­ge la con­di­ción de un mer­ca­do exten­so, el ase­gu­ra­mien­to de fuen­tes de mate­rias pri­mas y la nece­si­dad cons­tan­te de abrir nue­vos mer­ca­dos en el exte­rior (ya sea median­te la per­sua­sión, el comer­cio o la vio­len­cia direc­ta). Ya lo dijo Rosa Luxem­burg en La acu­mu­la­ción de capi­tal: “El capi­ta­lis­mo (…) se desa­rro­lla úni­ca­men­te en un medio social no capi­ta­lis­ta (…) [y] tie­ne nece­si­dad para su exis­ten­cia de for­mas de pro­duc­ción no capitalistas”.

Así pues, el impe­ria­lis­mo es, en últi­ma ins­tan­cia, el cau­ce de expor­ta­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­ta­lis­mo. Si para Adam Smith o David Ricar­do, defen­so­res de los intere­ses indus­tria­les, habría sido una autén­ti­ca here­jía expor­tar capi­ta­les al exte­rior, el mono­po­lis­mo pos­te­rior ten­drá en cam­bio otra lógi­ca. Lenin ilus­tra a la per­fec­ción cómo el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro con­clu­yó que, bajo con­di­cio­nes mono­po­lis­tas, era más ren­ta­ble emplear el exce­den­te de capi­tal en ultra­mar que en la indus­tria domés­ti­ca. Den­tro sólo con­tri­bui­ría a incre­men­tar la pro­duc­ción, hacien­do bajar los pre­cios y subir los sala­rios. Fue­ra, en cam­bio, podría obte­ner­se un mayor inte­rés sin nin­gu­na de aque­llas consecuencias.

Por eso Wake­field tenía razón (bur­gue­sa) al pro­po­ner un pro­gra­ma impe­rial con­tra la peri­fe­ria para con­tra­rres­tar el ries­go de una inmi­nen­te revo­lu­ción social en el cen­tro. Y Cecil Rodes lo com­pren­dió a la per­fec­ción, cuan­do en 1896 afir­mó: “para sal­var a cua­ren­ta millo­nes de habi­tan­tes del Rei­no Uni­do de una mor­tí­fe­ra gue­rra civil (…) debe­mos pose­sio­nar­nos de nue­vos terri­to­rios. (…) Si que­réis evi­tar la gue­rra civil, debéis con­ver­ti­ros en imperialistas”.

Tam­bién lo com­pren­dió a la per­fec­ción Berns­tein, pero no sólo él, ni sólo la II Inter­na­cio­nal. Des­de enton­ces, no han sido pocas las oca­sio­nes en las que auto­de­no­mi­na­dos mar­xis­tas, e inclu­so algu­na que otra “inter­na­cio­nal” (como una cuyo núme­ro nomi­nal repre­sen­ta el doble que la de Berns­tein, pero cuyo núme­ro de mili­tan­tes repre­sen­ta una millo­né­si­ma par­te), han apo­ya­do al impe­ria­lis­mo civi­li­za­dor euro­peo con­tra los “bár­ba­ros de la peri­fe­ria”. ¿Igno­ran o sim­ple­men­te “olvi­dan” el his­to­rial de crí­me­nes que está gra­ba­do a san­gre en el cora­zón de Europa?

Meca­nis­mos explotadores

En un artícu­lo que publi­ca­ré en el pró­xi­mo núme­ro de la Revis­ta Labe­rin­to, en el que efec­túo una por­me­no­ri­za­da crí­ti­ca del libro Hay alter­na­ti­vas y, en gene­ral, del inten­to por par­te de auto­res como Vice­nç Nava­rro de resu­ci­tar la social­de­mo­cra­cia key­ne­sia­na, inclu­yo un aná­li­sis exhaus­ti­vo de los meca­nis­mos actua­les de explo­ta­ción del Ter­cer Mundo.

En cam­bio, mi inte­rés aho­ra es repa­sar bre­ve­men­te los meca­nis­mo his­tó­ri­cos tra­di­cio­na­les y, sobre todo, abs­traer la lógi­ca que cons­ti­tu­ye la médu­la espi­nal de todo el res­to de pro­ce­sos explo­ta­do­res y por medio del cual se ha esta­ble­ci­do dón­de está el “cen­tro” y dón­de la “peri­fe­ria” del capitalismo.

Exis­ten unas rela­cio­nes de domi­na­ción a esca­la pla­ne­ta­ria, ejer­ci­das a tra­vés de los orga­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les inter­na­cio­na­les, la polí­ti­ca exte­rior, la diplo­ma­cia y, en últi­ma ins­tan­cia, la exis­ten­cia de ejér­ci­tos per­ma­nen­tes ocu­pan­do las áreas cla­ves del pla­ne­ta, los mares y los océa­nos. El órgano rec­tor y orga­ni­za­dor den­tro de esta super­es­truc­tu­ra, a des­pe­cho de más de un pos­mo­derno, no es otro que el Estado.

Los meca­nis­mos de explo­ta­ción han sido de lo más varia­dos: la expor­ta­ción de mer­can­cías, la expor­ta­ción de capi­ta­les, el dre­na­je de mate­rias pri­mas, el saqueo, la pira­te­ría, la tra­ta de escla­vos, la fuga de cere­bros, la explo­ta­ción tec­no­ló­gi­ca, la deu­da, la lla­ma­da “ayu­da al desarrollo”…

Pero la médu­la espi­nal en la que repo­sa todo esto es el inter­cam­bio des­igual. En el libro I de El Capi­tal, Marx afir­ma­rá: “La inten­si­dad media del tra­ba­jo cam­bia de un país a otro; en unos es más peque­ña, en otros es mayor. Estas medias nacio­na­les for­man, pues, una esca­la, cuya uni­dad de medi­da es la uni­dad media del tra­ba­jo uni­ver­sal. Por tan­to, com­pa­ra­do con otros menos inten­si­vos, el tra­ba­jo nacio­nal más inten­si­vo pro­du­ce duran­te el mis­mo tiem­po más valor, el cual se expre­sa en más dine­ro. Con­for­me se desa­rro­lla en un país la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la inten­si­dad y pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo den­tro de él va remon­tan­do sobre el nivel inter­na­cio­nal. Por con­si­guien­te, las diver­sas can­ti­da­des de mer­can­cías de la mis­ma cla­se pro­du­ci­das en dis­tin­tos paí­ses duran­te el mis­mo tiem­po de tra­ba­jo tie­nen dis­tin­tos valo­res internacionales”.

Como diría Terry Eagle­ton, “Marx was right”. Un aná­li­sis del comer­cio inter­na­cio­nal demues­tra que, en con­tra­po­si­ción a la teo­ría de los “cos­tos com­pa­ra­ti­vos” de David Ricar­do, las mer­can­cías inter­cam­bia­das a ese nivel no tie­nen valo­res equi­va­len­tes, sino valo­res depen­dien­tes del gra­do de pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en los res­pec­ti­vos paí­ses (lo que depen­de, a su vez, del gra­do de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que ten­ga cada cual). Se pro­du­ce, pues, un inter­cam­bio des­igual en favor de los paí­ses más desarrollados.

Samir Amin, siguien­do las series publi­ca­das por la ONU, ha docu­men­ta­do cómo los tér­mi­nos de cam­bio se han dete­rio­ra­do en un 40% para los paí­ses pro­duc­to­res pri­ma­rios des­de fina­les del siglo XIX has­ta 1940. Así, en 1939 los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos podían com­prar, con la mis­ma can­ti­dad de pro­duc­tos pri­ma­rios, el 60% de los artícu­los manu­fac­tu­ra­dos que adqui­rían en 1870.

En 1969, Arghi­ri Emma­nuel publi­ca El inter­cam­bio des­igual, una obra impres­cin­di­ble. La esen­cia de su tesis, que fue mati­za­da en diver­sos aspec­tos por Bet­telheim y Palloix, es incon­tes­ta­ble: en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, las tasas de ganan­cia tien­den a nive­lar­se (como efec­to del libre movi­mien­to de capi­ta­les), pero las tasas de explo­ta­ción no (como efec­to de las leyes de extran­je­ría). Así, los pro­duc­tos de la peri­fe­ria inter­cam­bia­dos (gene­ra­dos por tra­ba­ja­do­res con peo­res sala­rios, de los que no pue­den huir) cris­ta­li­zan mucho más tra­ba­jo que otras mer­can­cías del mis­mo pre­cio pro­du­ci­das en el cen­tro, don­de, como ya adver­tía Marx, hay una mayor pro­duc­ti­vi­dad, liga­da a la tec­no­lo­gía, que per­mi­te pro­du­cir más en el mis­mo tiem­po de tra­ba­jo. De ahí el dete­rio­ro ince­san­te de los tér­mi­nos de inter­cam­bio en per­jui­cio de la periferia.

Pero hay más: si los tra­ba­ja­do­res de la peri­fe­ria mejo­ra­sen sus con­di­cio­nes labo­ra­les, equi­pa­rán­do­las a las del cen­tro, las mer­can­cías fabri­ca­das por ellos subirían de pre­cio (al incre­men­tar­se el pre­cio de pro­duc­ción, entre cuyos cos­tes están los sala­rios). En con­se­cuen­cia, si, por ejem­plo, todos los jor­na­le­ros del mun­do cobra­sen 8 euros por hora, el sala­rio de 8 euros de los jor­na­le­ros fran­ce­ses, ingle­ses o espa­ño­les ya no ten­dría el mis­mo valor real, sino menos, por lo que estos tra­ba­ja­do­res del cen­tro podrían com­prar menos can­ti­dad de arroz, fri­jo­les, café, cacao o acei­te de pal­ma pro­ce­den­tes de la peri­fe­ria. Este hecho demues­tra que se está pro­du­cien­do una sobre­ex­plo­ta­ción de la peri­fe­ria, de la que sale bene­fi­cia­da inclu­so la cla­se obre­ra del centro.

Como dice Emma­nuel, “si la hora-vehícu­lo vale en el mer­ca­do inter­na­cio­nal cua­tro o cin­co veces la hora teji­do (a cau­sa de que el vehícu­lo se pro­du­ce prin­ci­pal­men­te en los paí­ses de altos sala­rios y los teji­dos en los paí­ses de bajos sala­rios)”, un país pobre “pue­de sacar pro­ve­cho fácil­men­te de la pro­duc­ción de sus pro­pios vehícu­los, más que en adqui­rir­los a cam­bio de los tejidos”.

Sin embar­go, “casual­men­te” los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les reco­mien­dan y, con mayor fre­cuen­cia, exi­gen jus­to lo con­tra­rio. La UE, el FMI y el BM com­ba­ten toda ten­den­cia pro­tec­cio­nis­ta o toda pro­mo­ción de un desa­rro­llo auto­cen­tra­do en los paí­ses del Ter­cer Mun­do, evi­tan­do (por su bien, natu­ral­men­te, pero… ¿a quién se refe­ri­rá ese “su”?) que el exce­den­te de plus­va­lía se reten­ga en lugar de vol­car­se hacia los paí­ses ricos. Sin embar­go, expli­ca Emma­nuel, no fue median­te el libre comer­cio como los paí­ses ricos lle­ga­ron a ser ricos. Ingla­te­rra no tenía en el siglo XVII la espe­cia­li­za­ción en teji­dos, ni era el país más apro­pia­do para lograr­lo. Pero optó por implan­tar esa indus­tria a base de medi­das pro­tec­cio­nis­tas, como la prohi­bi­ción de la expor­ta­ción de la lana, ya que Flan­des esta­ba ade­lan­ta­da y podía ofre­cer por la lana ingle­sa más dine­ro que los manu­fac­tu­re­ros ingle­ses, a pesar de los gas­tos de trans­por­te. La coro­na ingle­sa lle­gó a cor­tar los bra­zos a los infrac­to­res que expor­ta­ran su pro­duc­ción. Más tar­de, gra­cias a la pro­tec­ción aran­ce­la­ria y la coer­ción legis­la­ti­va direc­ta, Ingla­te­rra hizo de la India su abas­te­ce­do­ra de algo­dón (arrui­nan­do a este país, como expon­dre­mos) y a Aus­tra­lia su tien­da de lana.

Obvia­men­te, los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos nece­si­tan pro­te­ger y sos­te­ner sus indus­trias has­ta que sean sóli­das y pue­dan com­pe­tir en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. Si un país del Ter­cer Mun­do ingre­sa en el libre comer­cio antes de haber con­so­li­da­do sus capa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas, podrá ser un buen pro­duc­tor de café o de ropa bara­ta, pero no ten­drá posi­bi­li­da­des de trans­for­mar­se en un pro­duc­tor de tec­no­lo­gía, por lo que segui­rá pade­cien­do la depen­den­cia y el dete­rio­ro de sus tér­mi­nos de intercambio.

Por eso, Ingla­te­rra y EE UU usa­ron duran­te dece­nios una amplia gama de medi­das pro­tec­cio­nis­tas, como los sub­si­dios direc­tos e indi­rec­tos, los aran­ce­les adua­ne­ros o la regu­la­ción de los pre­cios. Como bien dijo Frie­drich List, eco­no­mis­ta ale­mán del siglo XIX, los paí­ses ricos, una vez alcan­za­da la pros­pe­ri­dad gra­cias a la esca­le­ra del pro­tec­cio­nis­mo, se apre­su­ran a dar­le una bue­na pata­da a la esca­le­ra para que nadie más pudie­ra alcanzarlos.


¿Una ver­da­de­ra descolonización?

Como ya vimos, la des­co­lo­ni­za­ción no debe idea­li­zar­se en abso­lu­to. Aun­que fue­ra en casi todos los casos el pro­duc­to de una lucha heroi­ca, por des­gra­cia sus efec­tos fue­ron final­men­te muy limi­ta­dos. Sim­ple­men­te se pasó de unas rela­cio­nes de domi­na­ción de carác­ter direc­to a otras de carác­ter indi­rec­to, y esto se pro­du­jo en la medi­da en que en la peri­fe­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta esta­ban pues­tas las con­di­cio­nes que ase­gu­ra­ban la con­ti­nui­dad de la explo­ta­ción (antes colo­nia­lis­ta, aho­ra impe­ria­lis­ta en sen­ti­do estric­to) a tra­vés de otras vías.

Las rela­cio­nes de explo­ta­ción no sólo con­ti­nua­ron, sino que se vie­ron inten­si­fi­ca­das, en vir­tud de la amplia­ción del foso pro­duc­ti­vo y tec­no­ló­gi­co que sepa­ra a las nacio­nes impe­ria­lis­tas domi­nan­tes de las nacio­nes peri­fé­ri­cas del Ter­cer Mun­do. Sin embar­go, ya no se explo­ta a unas colo­nias, sino a unos Esta­dos for­mal­men­te inde­pen­dien­tes. Así, da comien­zo el impe­ria­lis­mo sen­su estric­to y el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta per­mi­te la liber­tad y la inde­pen­den­cia for­ma­les del explo­ta­do (a nivel nacio­nal, de la cla­se obre­ra; a nivel inter­na­cio­nal, de los pue­blos de la peri­fe­ria), pues la explo­ta­ción se rea­li­za den­tro del mis­mo pro­ce­so de pro­duc­ción, sin nece­si­dad de una com­pul­sión polí­ti­ca directa.

Todo esto, en reali­dad, es ven­ta­jo­so para los domi­na­do­res. De igual modo que la escla­vi­tud de los afri­ca­nos dejó de ser­les ren­ta­ble, pues, como due­ños, se veían obli­ga­dos a ase­gu­rar la sub­sis­ten­cia y la ali­men­ta­ción del escla­vo, el nue­vo pro­tec­to­ra­do tam­bién era más ren­ta­ble que la vie­ja colo­nia: los domi­na­do­res se aho­rra­ban el gas­to y la difi­cul­tad de esta­ble­cer una admi­nis­tra­ción en el país saqueado.

De igual modo que cuan­do el obre­ro ha sali­do de la fábri­ca ya ha sido expro­pia­do (por lo que, fue­ra de ella, se le pue­de per­mi­tir cier­ta auto­no­mía polí­ti­ca u orga­ni­za­ti­va), la entra­da de capi­ta­les extran­je­ros, el dre­na­je de mate­rias pri­mas y la con­si­guien­te depen­den­cia eco­nó­mi­ca y comer­cial supo­nen en sí mis­mas la explo­ta­ción de los pue­blos que las pade­cen. Así pues, siem­pre que tole­ren estas rela­cio­nes de explo­ta­ción, a los pue­blos se les pue­de per­mi­tir (como a la cla­se obre­ra a nivel nacio­nal) cier­ta auto­no­mía polí­ti­ca: en este caso, su exis­ten­cia como Esta­do independiente.

La fun­ción de los Esta­dos impe­ria­lis­tas será en ade­lan­te implan­tar las con­di­cio­nes que garan­ti­cen la repro­duc­ción de las rela­cio­nes de explo­ta­ción entre el cen­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial y la peri­fe­ria. Esto lo logra­rán ase­gu­ran­do en la peri­fe­ria una red de regí­me­nes polí­ti­cos títe­res a su ser­vi­cio y, natu­ral­men­te, liqui­dan­do o blo­quean­do, según las cir­cuns­tan­cias, cual­quier sis­te­ma polí­ti­co que inten­te rom­per las rela­cio­nes de explo­ta­ción inter­na­cio­na­les. Tal, y no otro, es el moti­vo de las gue­rras imperialistas.

Así, mien­tras Gada­fi fue alia­do de occi­den­te (en su segun­da eta­pa, diga­mos), a pocos les impor­tó que tuvie­ra una pis­to­la de oro o que su hija pose­ye­ra una man­sión. Pero en cuan­to dejó de ser­lo (duran­te su pri­me­ra y su ter­ce­ra eta­pa) fue bom­bar­dea­do has­ta la muer­te. A Gada­fi no lo mata­ron para “expor­tar la demo­cra­cia” (bur­gue­sa), sino por su peli­gro­sa pro­mo­ción del saté­li­te afri­cano, del Ban­co Afri­cano de Inver­sión y del dinar de oro. O, en otras pala­bras, para some­ter y asus­tar a África.

Quien lo nie­gue es un ilu­so tan gran­de que pro­du­ce ter­nu­ra. Y es que, por más que moles­te a muchos pro­gres biem­pen­san­tes, las razo­nes por las que bom­bar­dea­ron Libia son las mis­mas por las que bom­bar­dea­ron Viet­nam o Chi­le, las mis­mas por las que odian a Chá­vez y las mis­mas por las que ase­si­na­ron a Raúl Reyes.

Defor­ma­cio­nes y efec­tos sobre la periferia

Para los paí­ses colo­ni­za­dos, la irrup­ción del capi­ta­lis­mo forá­neo supu­so su inclu­sión en un sis­te­ma en el cual no podían ejer­cer nin­gu­na influen­cia, dan­do lugar a un empo­bre­ci­mien­to radi­cal de sus pobla­cio­nes. Al estar subor­di­na­dos a un capi­ta­lis­mo forá­neo, su acti­vi­dad pro­duc­ti­va tie­ne un carác­ter extro­ver­ti­do, des­ti­na­do a expor­tar unos pocos pro­duc­tos, creán­do­se la situa­ción del mono­cul­ti­vo o la mono­pro­duc­ción. Así, se devas­tó la eco­no­mía tra­di­cio­nal de los pue­blos, sus­ti­tu­yén­do­se los cul­ti­vos para la ali­men­ta­ción por cul­ti­vos para la expor­ta­ción, lo que gene­ró una depen­den­cia inter­mi­na­ble hacia las metrópolis.

La agri­cul­tu­ra de plan­ta­ción, la explo­ta­ción a des­ta­jo de los recur­sos mine­ros y la no arti­cu­la­ción inter­na de sus sec­to­res pro­duc­ti­vos hacen que estas eco­no­mías sean extre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles y depen­dan total­men­te de la influen­cia exte­rior, lo que les impi­de ini­ciar un pro­ce­so de desa­rro­llo auto­cen­tra­do. Como afir­ma­ba el “Colo­quio de Argel”, de mar­zo de 1969, la eco­no­mía peri­fé­ri­ca es una eco­no­mía “sate­li­za­da por el gran capi­tal (…) que con­tro­la los sec­to­res cla­ves, tales como minas, hidro­car­bu­ros, comer­cio exte­rior, ban­cos”, “dis­lo­ca­da por la ausen­cia de com­ple­men­ta­rie­dad de los sec­to­res: la mayo­ría de las ramas impor­tan el 35% de sus com­pras”, “extro­ver­ti­da (…) [por estar] orien­ta­da hacia la expor­ta­ción” y “atra­sa­da como con­se­cuen­cia de la colo­ni­za­ción, el pilla­je y la guerra”.

El impe­ria­lis­mo, suc­cio­nan­do sis­te­má­ti­ca­men­te los fru­tos del sobre­tra­ba­jo (e inclu­so de par­te del tra­ba­jo nece­sa­rio), impo­si­bi­li­ta toda acu­mu­la­ción en la peri­fe­ria. De hecho, como ya diji­mos, fue dre­nan­do a la peri­fe­ria la plus­va­lía (que le hubie­ra ser­vi­do a ésta para gene­rar su acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va) como Ingla­te­rra efec­tuó su des­pe­gue indus­trial. Des­de enton­ces, la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta por exce­len­cia ha con­sis­ti­do en “reti­rar la esca­le­ra” por medio de Tra­ta­dos de Libre Comer­cio, para impe­dir cual­quier desa­rro­llo indus­trial nati­vo a gran escala

El cono­ci­mien­to de la his­to­ria nos ayu­da a huir de la pre­ten­sión impe­ria­lis­ta de natu­ra­li­zar el sub­de­sa­rro­llo, casi como si fue­ra una carac­te­rís­ti­ca natu­ral de los pue­blos empo­bre­ci­dos. Egip­to tuvo, duran­te el rei­na­do de Moham­med-Alí (1805−1849), una impor­tan­te indus­tria y un inten­to de desa­rro­llo autó­no­mo. Aun­que dicho rey fue­ra tan poco demo­crá­ti­co-bur­gués como Gada­fi (y, por tan­to, ima­gi­na­mos, tam­bién muchos pro­gres euro­peís­tas debie­ron de fes­te­jar su final en aque­llos días), la reali­dad es que su pro­yec­to fue derro­ta­do por la pene­tra­ción de la indus­tria ingle­sa, cuya com­pe­ten­cia arrui­nó a la indus­tria autóc­to­na, espe­cial­men­te tras la pos­te­rior ocu­pa­ción mili­tar de Egip­to en 1882 y el con­si­guien­te esta­ble­ci­mien­to de una admi­nis­tra­ción colo­nial británica.

Igual­men­te, antes de la pene­tra­ción del capi­ta­lis­mo inglés la India era un país manu­fac­tu­re­ro y expor­ta­dor de algo­dón. Pero los ingle­ses inva­die­ron la India y, lue­go, cerra­ron las puer­tas de Gran Bre­ta­ña a los pro­duc­tos indios median­te ele­va­das tari­fas, para pro­te­ger los intere­ses de la bur­gue­sía indus­trial bri­tá­ni­ca. Ade­más, no se per­mi­tió impor­tar maqui­na­ria a la India. Por últi­mo, inun­da­ron la India de teji­dos ingle­ses, que vinie­ron a relle­nar el vacío, pro­vo­can­do la rui­na de la indus­tria tex­til autóc­to­na y exten­dien­do des­pia­da­da­men­te la pobre­za y el paro, en un país ante­rior­men­te prós­pe­ro. Sólo así la India se con­vir­tió en el país rural y empo­bre­ci­do que es hoy.

Sin nece­si­dad de irnos tan lejos, Isi­do­ro Moreno sue­le recor­dar que las pri­me­ras indus­trias del Esta­do espa­ñol no estu­vie­ron en Madrid ni en el nor­te, sino en Anda­lu­cía. Y es que, en resu­men, el sub­de­sa­rro­llo no es un esta­do ori­gi­na­rio o eterno, sino que los pue­blos empo­bre­ci­dos tie­nen una his­to­ria y su sub­de­sa­rro­llo ha sido el pro­duc­to del desa­rro­llo del impe­ria­lis­mo de otros. Así pues, para luchar con­tra la pobre­za hay que luchar con­tra la rique­za. Ya lo dijo Samir Amin: “la socie­dad tra­di­cio­nal no está en tran­si­ción [hacia la moder­ni­dad]; ella está ter­mi­na­da como socie­dad depen­dien­te, peri­fé­ri­ca, y en este sen­ti­do bloqueada”.

El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta periférico

En el caso de Euro­pa, actua­ron en la diso­lu­ción de las estruc­tu­ras pre­ca­pi­ta­lis­tas unos fac­to­res inter­nos de gran fuer­za (sur­gi­mien­to de una bur­gue­sía mer­can­til, licen­cia­mien­to de las mes­na­das feu­da­les, fuga de los sier­vos a la ciu­dad, anta­go­nis­mos entre monar­quía y noble­za). Sin embar­go, la des­com­po­si­ción de las estruc­tu­ras tra­di­cio­na­les gene­ra­da en la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo es un pro­ce­so exógeno.

En con­se­cuen­cia, siguien­do a José Acos­ta, podría hablar­se de un modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta peri­fé­ri­co, carac­te­ri­za­do por una depen­den­cia endé­mi­ca hacia el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta del cen­tro del sis­te­ma, que gene­ra socie­da­des dis­lo­ca­das y defor­mes en el Ter­cer Mun­do, con eco­no­mías orien­ta­das a los sec­to­res expor­ta­do­res en fun­ción de las deman­das de las metró­po­lis; subor­di­na­das a las redes inter­na­cio­na­les de mate­rias pri­mas y capi­ta­les, que están con­tro­la­das por (y al ser­vi­cio de) las nacio­nes más ricas de la Tierra.

No por casua­li­dad, los Esta­dos más libe­ra­les han sido siem­pre los que más pue­blos han teni­do sub­yu­ga­dos (véa­se el vie­jo colo­nia­lis­mo de Ingla­te­rra, Fran­cia y Holan­da, o el impe­ria­lis­mo de la UE, EE UU e Israel hoy día). Obvia­men­te, la sobre­ex­plo­ta­ción de la peri­fe­ria y su poten­cia indus­trial-mili­tar les per­mi­tía (y les per­mi­te) ser más “libe­ra­les”, “plu­ri­par­ti­dis­tas”, “democrático”-burgueses y for­mal­men­te “libres” que cual­quier nación peri­fé­ri­ca, inclu­so si ésta, en mitad de una situa­ción de sub­de­sa­rro­llo y ais­la­mien­to, deci­de tra­zar un camino dife­ren­te al mar­ca­do por los gran­des impe­rios. Debe­rían (insis­ta­mos en ello) tener­lo en cuen­ta quie­nes, cre­yén­do­se muy de izquier­das, fes­te­ja­ron la caí­da de Gada­fi y quie­nes, cayen­do por segun­da vez en la mis­ma pie­dra, rezan aho­ra por la vic­to­ria de los lla­ma­dos “rebel­des” sirios.

Con todo, el nece­sa­rio cam­bio social que aca­be con la mise­ria no podrá venir del sim­ple anti­im­pe­ria­lis­mo desa­rro­llis­ta sin más, tal y como es com­pren­di­do por deter­mi­na­dos sec­to­res en el inte­rior de algu­nos gobier­nos pro­gre­sis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos. La des­truc­ción del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta peri­fé­ri­co ven­drá de la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na y la lucha arma­da, con­tra la oli­gar­quía alia­da a la bur­gue­sía mono­po­lis­ta inter­na­cio­nal, para desem­bo­car en el socia­lis­mo sin nece­si­dad de pasar por el modo de pro­duc­ción capitalista-imperialista.


Conclusión

Emma­nuel cita un sig­ni­fi­ca­ti­vo edi­to­rial del New York Times en enero de 1950: “Indis­cu­ti­ble­men­te, el ele­va­do nivel de vida en Euro­pa y los Esta­dos Uni­dos depen­de en cier­ta medi­da de la exis­ten­cia de mate­rias pri­mas y una mano de obra poco one­ro­sa en Asia y en Áfri­ca”. Haría bien la social­de­mo­cra­cia en empe­zar a com­pren­der aque­llo que inclu­so los dia­rios impe­ria­lis­tas admi­ten. Y harían bien los pro­gres en dejar de favo­re­cer al Ausch­witz eterno defen­dien­do cuan­ta “revo­lu­ción” de colo­res tra­te de con­so­li­dar el poder del impe­ria­lis­mo sobre el Ter­cer Mun­do, pagan­do, en el mejor de los casos, con la mis­ma demo­cra­cia bur­gue­sa for­mal y limi­ta­da que, sin embar­go, aquí decla­ra­mos rechazar.

Ya lo he dicho: hace fal­ta más Lenin y menos ton­te­rías. Por eso es hora de reme­mo­rar las tes­ta­men­ta­rias pala­bras del Che Gue­va­ra en el “Men­sa­je a los pue­blos del mun­do a tra­vés de la Tri­con­ti­nen­tal” (1967):

“Es abso­lu­ta­men­te jus­to evi­tar todo sacri­fi­cio inú­til. Por eso es tan impor­tan­te el escla­re­ci­mien­to de las posi­bi­li­da­des efec­ti­vas que tie­ne la Amé­ri­ca depen­dien­te de libe­rar­se en for­mas pací­fi­cas. Para noso­tros está cla­ra la solu­ción de esta inte­rro­gan­te; podrá ser o no el momen­to actual el indi­ca­do para ini­ciar la lucha, pero no pode­mos hacer­nos nin­gu­na ilu­sión, ni tene­mos dere­cho a ello, de lograr la liber­tad sin com­ba­tir. Y los com­ba­tes no serán meras luchas calle­je­ras de pie­dras con­tra gases lacri­mó­ge­nos, ni de huel­gas gene­ra­les pací­fi­cas; ni será la lucha de un pue­blo enfu­re­ci­do que des­tru­ya en dos o tres días el anda­mia­je repre­si­vo de las oli­gar­quías gober­nan­tes; será una lucha lar­ga, cruen­ta, don­de su fren­te esta­rá en los refu­gios gue­rri­lle­ros, en las ciu­da­des, en las casas de los com­ba­tien­tes —don­de la repre­sión irá bus­can­do víc­ti­mas fáci­les entre sus fami­lia­res — , en la pobla­ción cam­pe­si­na masa­cra­da, en las aldeas o ciu­da­des des­trui­das por el bom­bar­deo enemi­go. (…) Nues­tra misión, en la pri­me­ra hora, es sobre­vi­vir; des­pués actua­rá el ejem­plo peren­ne de la gue­rri­lla rea­li­zan­do la pro­pa­gan­da arma­da en la acep­ción viet­na­mi­ta de la fra­se, vale decir, la pro­pa­gan­da de los tiros, de los com­ba­tes que se ganan o se pier­den, pero se dan, con­tra los enemi­gos. La gran ense­ñan­za de la inven­ci­bi­li­dad de la gue­rri­lla pren­dien­do en las masas de los des­po­seí­dos. (…) El odio como fac­tor de lucha; el odio intran­si­gen­te al enemi­go, que impul­sa más allá de las limi­ta­cio­nes del ser humano y lo con­vier­te en una efec­ti­va, vio­len­ta, selec­ti­va y fría máqui­na de matar. Nues­tros sol­da­dos tie­nen que ser así; un pue­blo sin odio no pue­de triun­far sobre un enemi­go bru­tal. Hay que lle­var la gue­rra has­ta don­de el enemi­go la lle­ve: a su casa, a sus luga­res de diver­sión; hacer­la total. Hay que impe­dir­le tener un minu­to de tran­qui­li­dad, un minu­to de sosie­go fue­ra de sus cuar­te­les, y aún den­tro de los mis­mos: ata­car­lo don­de quie­ra que se encuen­tre; hacer­lo sen­tir una fie­ra aco­sa­da por cada lugar que tran­si­te. Enton­ces su moral irá deca­yen­do. (…) ¡Cómo podría­mos mirar el futu­ro de lumi­no­so y cer­cano, si dos, tres, muchos Viet­nam flo­re­cie­ran en la super­fi­cie del glo­bo (…)! En cual­quier lugar que nos sor­pren­da la muer­te, bien­ve­ni­da sea, siem­pre que ese, nues­tro gri­to de gue­rra, haya lle­ga­do has­ta un oído recep­ti­vo, y otra mano se tien­da para empu­ñar nues­tras armas, y otros hom­bres se apres­ten a ento­nar los can­tos luc­tuo­sos con table­teo de ame­tra­lla­do­ras y nue­vos gri­tos de gue­rra y de victoria”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *