El EZLN anun­cia sus pasos siguientes

La Haine

30 de diciem­bre del 2012.

Al pue­blo de México:

A los pue­blos y gobier­nos del mundo:

Her­ma­nos y hermanas:

Com­pa­ñe­ros y compañeras:

El pasa­do 21 de diciem­bre del 2012, en horas de la madru­ga­da, dece­nas de miles de indí­ge­nas zapa­tis­tas nos movi­li­za­mos y toma­mos, pací­fi­ca­men­te y en silen­cio, 5 cabe­ce­ras muni­ci­pa­les en el suro­rien­tal esta­do mexi­cano de Chiapas.

En las ciu­da­des de Palen­que, Alta­mi­rano, Las Mar­ga­ri­tas, Oco­sin­go y San Cris­tó­bal de las Casas, los mira­mos y nos mira­mos a noso­tros mis­mos en silencio.

No es el nues­tro un men­sa­je de resignación.

No lo es de gue­rra, de muer­te y destrucción.

Nues­tro men­sa­je es de lucha y resistencia.

Des­pués del gol­pe de esta­do mediá­ti­co que encum­bró en el poder eje­cu­ti­vo fede­ral a la igno­ran­cia mal disi­mu­la­da y peor maqui­lla­da, nos hici­mos pre­sen­tes para hacer­les saber que si ellos nun­ca se fue­ron, tam­po­co nosotros.

Hace 6 años, un seg­men­to de la cla­se polí­ti­ca e inte­lec­tual salió a bus­car un res­pon­sa­ble para su derro­ta. En aquel tiem­po noso­tros está­ba­mos, en ciu­da­des y comu­ni­da­des, luchan­do por jus­ti­cia para un Aten­co que no esta­ba enton­ces de moda.

En ese ayer nos calum­nia­ron pri­me­ro y qui­sie­ron aca­llar­nos des­pués. Inca­pa­ces y des­ho­nes­tos para ver que en sí mis­mos tenían y tie­nen la leva­du­ra de su rui­na, pre­ten­die­ron des­apa­re­cer­nos con la men­ti­ra y el silen­cio cómplice.

Seis años des­pués, dos cosas que­dan claras:

Ellos no nos nece­si­tan para fracasar.

Noso­tros no los nece­si­ta­mos a ellos para sobrevivir.

Noso­tros, que nun­ca nos fui­mos aun­que así se hayan empe­ña­do en hacer­les creer los medios de todo el espec­tro, resur­gi­mos como indí­ge­nas zapa­tis­tas que somos y seremos.

En estos años nos hemos for­ta­le­ci­do y hemos mejo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te nues­tras con­di­cio­nes de vida. Nues­tro nivel de vida es supe­rior al de las comu­ni­da­des indí­ge­nas afi­nes a los gobier­nos en turno, que reci­ben las limos­nas y las derro­chan en alcohol y artícu­los inútiles.

Nues­tras vivien­das se mejo­ran sin las­ti­mar a la natu­ra­le­za impo­nién­do­le cami­nos que le son aje­nos. En nues­tros pue­blos, la tie­rra que antes era para engor­dar el gana­do de fin­que­ros y terra­te­nien­tes, aho­ra es para el maíz, el fri­jol y las ver­du­ras que ilu­mi­nan nues­tras mesas.

Nues­tro tra­ba­jo reci­be la satis­fac­ción doble de pro­veer­nos de lo nece­sa­rio para vivir hon­ra­da­men­te, y de con­tri­buir en el cre­ci­mien­to colec­ti­vo de nues­tras comunidades.

Nues­tros niños y niñas van a una escue­la que les ense­ña su pro­pia his­to­ria, la de su patria y la del mun­do, así como las cien­cias y las téc­ni­cas nece­sa­rias para engran­de­cer­se sin dejar de ser indígenas.

Las muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas no son ven­di­das como mer­can­cías. Los indí­ge­nas priís­tas van a nues­tros hos­pi­ta­les, clí­ni­cas y labo­ra­to­rios por­que en los del gobierno no hay medi­ci­nas, ni apa­ra­tos, ni doc­to­res ni per­so­nal calificado.

Nues­tra cul­tu­ra flo­re­ce, no ais­la­da sino enri­que­ci­da por el con­tac­to con las cul­tu­ras de otros pue­blos de Méxi­co y del mundo.

Gober­na­mos y nos gober­na­mos noso­tros mis­mos, bus­can­do siem­pre pri­me­ro el acuer­do antes que la confrontación.

Todo esto se ha con­se­gui­do no sólo sin el gobierno, la cla­se polí­ti­ca y medios que los acom­pa­ñan, tam­bién resis­tien­do sus ata­ques de todo tipo.

Hemos demos­tra­do, una vez más, que somos quie­nes somos. Con nues­tro silen­cio nos hici­mos presentes.

Aho­ra con nues­tra pala­bra anun­cia­mos que:

Pri­me­ro.- reafir­ma­re­mos y con­so­li­da­re­mos nues­tra per­te­nen­cia al Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na, espa­cio de encuen­tro con los pue­blos ori­gi­na­rios de nues­tro país.

Segun­do.- reto­ma­re­mos el con­tac­to con nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras Adhe­ren­tes a la Sex­ta Decla­ra­ción de la Sel­va Lacan­do­na en Méxi­co y en el mundo.

Ter­ce­ro.- inten­ta­re­mos cons­truir los puen­tes nece­sa­rios hacia los movi­mien­tos socia­les que han sur­gi­do y sur­gi­rán, no para diri­gir o suplan­tar, sino para apren­der de ellos, de su his­to­ria, de sus cami­nos y destinos.

Para esto hemos logra­do el apo­yo de indi­vi­duos y gru­pos en dife­ren­tes par­tes de Méxi­co, con­for­ma­dos como equi­pos de apo­yo de las comi­sio­nes Sex­ta e Inter­na­zio­nal del EZLN, de modo que se con­vier­tan en correas de comu­ni­ca­ción entre las Bases de Apo­yo Zapa­tis­tas y los indi­vi­duos, gru­pos y colec­ti­vos Adhe­ren­tes a la Sex­ta Decla­ra­ción, en Méxi­co y en el mun­do, que aún man­tie­nen su con­vic­ción y com­pro­mi­so con la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va no ins­ti­tu­cio­nal de izquierda.

Cuar­to.- segui­rá nues­tra dis­tan­cia crí­ti­ca fren­te a la cla­se polí­ti­ca mexi­ca­na que, en su con­jun­to, no ha hecho sino medrar a cos­ta de las nece­si­da­des y las espe­ran­zas de la gen­te humil­de y sencilla.

Quin­to.- res­pec­to a los malos gobier­nos fede­ra­les, esta­ta­les y muni­ci­pa­les, eje­cu­ti­vos, legis­la­ti­vos y judi­cia­les, y medios que los acom­pa­ñan deci­mos lo siguiente:

Los malos gobier­nos de todo el espec­tro polí­ti­co, sin excep­ción algu­na, han hecho todo lo posi­ble por des­truir­nos, por com­prar­nos, por ren­dir­nos. PRI, PAN, PRD, PVEM, PT, CC y el futu­ro par­ti­do de RN, nos han ata­ca­do mili­tar, polí­ti­ca, social e ideológicamente.

Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción inten­ta­ron des­apa­re­cer­nos, con la calum­nia ser­vil y opor­tu­nis­ta pri­me­ro, con el silen­cio tai­ma­do y cóm­pli­ce des­pués. A quie­nes sir­vie­ron y de cuyos dine­ros se ama­man­ta­ron ya no están. Y quie­nes aho­ra los rele­van no dura­rán más que sus antecesores.

Como ha sido evi­den­te el 21 de diciem­bre del 2012, todos han fracasado.

Que­da enton­ces al gobierno fede­ral, eje­cu­ti­vo, legis­la­ti­vo y judi­cial, deci­dir si rein­ci­de en la polí­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te que sólo ha con­se­gui­do una ende­ble simu­la­ción tor­pe­men­te sus­ten­ta­da en el mane­jo mediá­ti­co, o reco­no­ce y cum­ple sus com­pro­mi­sos ele­van­do a ran­go cons­ti­tu­cio­nal los dere­chos y la cul­tu­ra indí­ge­nas, tal y como lo esta­ble­cen los lla­ma­dos “Acuer­dos de San Andrés”, fir­ma­dos por el gobierno fede­ral en 1996, enca­be­za­do enton­ces por el mis­mo par­ti­do aho­ra en el ejecutivo.

Que­da al gobierno esta­tal deci­dir si con­ti­núa la estra­te­gia des­ho­nes­ta y ruin de su ante­ce­sor, que ade­más de corrup­to y men­ti­ro­so, ocu­pó dine­ros del pue­blo de Chia­pas en el enri­que­ci­mien­to pro­pio y de sus cóm­pli­ces, y se dedi­có a la com­pra des­ca­ra­da de voces y plu­mas en los medios, mien­tras sumía al pue­blo de Chia­pas en la mise­ria, al mis­mo tiem­po que hacía uso de poli­cías y para­mi­li­ta­res para tra­tar de fre­nar el avan­ce orga­ni­za­ti­vo de los pue­blos zapa­tis­tas; o, en cam­bio, con ver­dad y jus­ti­cia, acep­ta y res­pe­ta nues­tra exis­ten­cia y se hace a la idea de que flo­re­ce una nue­va for­ma de vida social en terri­to­rio zapa­tis­ta, Chia­pas, Méxi­co. Flo­re­ci­mien­to que atrae la aten­ción de per­so­nas hones­tas en todo el planeta.

Que­da a los gobier­nos muni­ci­pa­les deci­dir si se siguen tra­gan­do las rue­das de molino con las que las orga­ni­za­cio­nes anti­za­pa­tis­tas o supues­ta­men­te “zapa­tis­tas” los extor­sio­nan para agre­dir a nues­tras comu­ni­da­des; o mejor usan esos dine­ros para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de sus gobernados.

Que­da al pue­blo de Méxi­co que se orga­ni­za en for­mas de lucha elec­to­ral y resis­te, deci­dir si sigue vien­do en noso­tros a los enemi­gos o riva­les en quie­nes des­car­gar su frus­tra­ción por los frau­des y agre­sio­nes que, al final, todos pade­ce­mos, y si en su lucha por el poder con­ti­núan alián­do­se con nues­tros per­se­gui­do­res; o reco­no­cen al fin en noso­tros otra for­ma de hacer política.

Sex­to.- en los pró­xi­mos días el EZLN, a tra­vés de sus comi­sio­nes Sex­ta e Inter­na­zio­nal, dará a cono­cer una serie de ini­cia­ti­vas, de carác­ter civil y pací­fi­co, para seguir cami­nan­do jun­to a los otros pue­blos ori­gi­na­rios de Méxi­co y de todo el con­ti­nen­te, y jun­to a quie­nes, en Méxi­co y en el mun­do ente­ro, resis­ten y luchan aba­jo y a la izquierda.

Her­ma­nos y her­ma­nas: Com­pa­ñe­ros y compañeras:

Antes tuvi­mos la bue­na­ven­tu­ra de una aten­ción hones­ta y noble de dis­tin­tos medios de comu­ni­ca­ción. Lo agra­de­ci­mos enton­ces. Pero eso fue com­ple­ta­men­te borra­do con su acti­tud posterior.

Quie­nes apos­ta­ron a que sólo exis­tía­mos mediá­ti­ca­men­te y que, con el cer­co de men­ti­ras y silen­cio, des­apa­re­ce­ría­mos, se equivocaron.

Cuan­do no habían cáma­ras, micró­fo­nos, plu­mas, oídos y mira­das, existíamos.

Cuan­do nos calum­nia­ron, existíamos.

Cuan­do nos silen­cia­ron, existíamos.

Y aquí esta­mos, existiendo.

Nues­tro andar, como ha que­da­do demos­tra­do, no depen­de del impac­to mediá­ti­co, sino de la com­pren­sión del mun­do y de sus par­tes, de la sabi­du­ría indí­ge­na que rige nues­tros pasos, de la deci­sión inque­bran­ta­ble que da la dig­ni­dad de aba­jo y a la izquierda.

A par­tir de aho­ra, nues­tra pala­bra empe­za­rá a ser selec­ti­va en su des­ti­na­ta­rio y, sal­vo en con­ta­das oca­sio­nes, sólo podrá ser com­pren­di­da por quie­nes con noso­tros han cami­na­do y cami­nan, sin ren­dir­se a las modas mediá­ti­cas y coyunturales.

Acá, con no pocos erro­res y muchas difi­cul­ta­des, es ya una reali­dad otra for­ma de hacer política.

Pocos, muy pocos, ten­drán el pri­vi­le­gio de cono­cer­la y apren­der de ella directamente.

Hace 19 años los sor­pren­di­mos toman­do con fue­go y san­gre sus ciu­da­des. Aho­ra lo hemos hecho de nue­vo, sin armas, sin muer­te, sin destrucción.

Nos dife­ren­cia­mos así de quie­nes, duran­te sus gobier­nos, repar­tie­ron y repar­ten la muer­te entre sus gobernados.

Somos los mis­mos de hace 500 años, de hace 44 años, de hace 30 años, de hace 20 años, de hace ape­nas unos días.

Somos los zapa­tis­tas, los más peque­ños, los que viven, luchan y mue­ren en el últi­mo rin­cón de la patria, los que no clau­di­can, los que no se ven­den, los que no se rinden.

Her­ma­nos y her­ma­nas: com­pa­ñe­ras y compañeros:

Somos [email protected] zapa­tis­tas, reci­ban nues­tro abrazo.

¡Demo­cra­cia!

¡Liber­tad!

¡Jus­ti­cia!

Des­de las mon­ta­ñas del sur­es­te mexicano.

Por el Comi­té Clan­des­tino Revo­lu­cio­na­rio Indí­ge­na – Coman­dan­cia Gene­ral del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacional.

Sub­co­man­dan­te Insur­gen­te Marcos.
México.
Diciem­bre del 2012 – enero del 2013.

http://​enla​ce​za​pa​tis​ta​.ezln​.org​.mx/​2​0​1​2​/​1​2​/​3​0​/​e​l​-​e​z​l​n​-​a​n​u​n​c​i​a​-​s​u​s​-​p​a​s​o​s​-​s​i​g​u​i​e​n​t​e​s​-​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​l​-​3​0​-​d​e​-​d​i​c​i​e​m​b​r​e​-​d​e​l​-​2​0​12/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *