Nece­si­ta­mos un sis­te­ma vas­co de segu­ri­dad social- Ainhoa Etxaide

El 1 de enero de 2013 entran en vigor las medi­das apro­ba­das para refor­mar las pen­sio­nes. Para esta refor­ma, que supo­ne un retra­so en la edad de jubi­la­ción y un endu­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes para acce­der a la pen­sión, el Gobierno de Zapa­te­ro con­tó con los apo­yos de CCOO, UGT, CEOE y CEPy­ME. Etxai­de, que augu­ra nue­vos ata­ques en los pró­xi­mos meses, recla­ma para Eus­kal Herria la capa­ci­dad para deci­dir «el cómo y para qué uti­li­za­mos nues­tros impues­tos y cotizaciones».

El 27 de enero de 2011 Eus­kal Herria paró. El moti­vo de la huel­ga gene­ral fue el recha­zo de nues­tro pue­blo a la refor­ma de pen­sio­nes que el Gobierno de Zapa­te­ro apro­bó, con el apo­yo de CCOO, UGT, CEOE y CEPy­ME. Esta refor­ma, que entra en vigor el 1 de enero de 2013, supo­nía y supo­ne una de las mayo­res agre­sio­nes socia­les de los últi­mos tiem­pos: aumen­to de la edad legal de jubi­la­ción a los 67 años, exi­gen­cia de mayo­res años de coti­za­ción, dis­mi­nu­ción en las cuan­tías de las pen­sio­nes… Un autén­ti­co maza­zo para el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y en espe­cial, con­tra la juven­tud y las muje­res. Alar­gar la edad de jubi­la­ción, jun­to al des­em­pleo, la pre­ca­rie­dad, el tra­ba­jo par­cial, los con­tra­tos tem­po­ra­les, los sala­rios mise­ra­bles… es sui­ci­da e inso­li­da­rio. Por un lado, cada vez menos per­so­nas ten­drán acce­so a pen­sio­nes y estas serán de menor cuan­tía; por otro, miles de per­so­nas, jóve­nes y muje­res, verán fini­qui­ta­do el dere­cho a con­tar con una pensión.

Son deci­sio­nes de esta­do y el Esta­do ha deci­di­do que las pen­sio­nes deben per­der valor, como se lo están hacien­do per­der a los sala­rios y las pres­ta­cio­nes de des­em­pleo. El Esta­do se ha pues­to del lado de la amnis­tía fis­cal, de la pro­tec­ción de las gran­des for­tu­nas, del aumen­to de los sala­rios de eje­cu­ti­vos y ban­que­ros, de la patro­nal, de la prio­ri­dad del res­ca­te ban­ca­rio… y el Esta­do y quie­nes lo apo­yan están deci­di­dos a que Eus­kal Herria y su cla­se tra­ba­ja­do­ra no pue­dan decir nada en todo ello.

Duran­te 2012, el Gobierno espa­ñol, abso­lu­ta­men­te some­ti­do al poder finan­cie­ro, ha segui­do cha­po­tean­do en el char­co de los recor­tes en mate­ria de pen­sio­nes. PP y PSOE pac­ta­ron cam­biar la Cons­ti­tu­ción para impo­ner la pre­fe­ren­cia de la ban­ca a la hora de cobrar la deu­da fren­te a las nece­si­da­des socia­les. Esta impo­si­ción anti­de­mo­crá­ti­ca ha teni­do su refle­jo y con­ti­nui­dad en el tra­ta­mien­to de las pen­sio­nes. Las per­so­nas pen­sio­nis­tas han sido víc­ti­mas de deci­sio­nes que acre­cien­tan la des­igual­dad y que los empo­bre­ce. Pri­me­ro fue la con­ge­la­ción del PSOE, y aho­ra la deci­sión del PP de man­te­ner las pen­sio­nes por deba­jo del IPC.

Al mis­mo tiem­po, hemos podi­do com­pro­bar a lo lar­go de 2012 el carác­ter dis­cri­mi­na­to­rio de la legis­la­ción espa­ño­la a la hora de reco­no­cer la coti­za­ción de los con­tra­tos a tiem­po par­cial, lo que afec­ta espe­cial­men­te a las muje­res. Hemos podi­do com­pro­bar el carác­ter injus­to de la Segu­ri­dad Social espa­ño­la, que man­tie­ne a cen­te­na­res de miles de per­so­nas con pen­sio­nes infe­rio­res a los 700 euros. Hemos podi­do com­pro­bar el nivel de des­pro­tec­ción al que están dis­pues­tos a lle­gar, aumen­tan­do de los 52 a los 55 años la edad para acce­der al sub­si­dio asis­ten­cial en el caso de per­so­nas para­das de lar­ga dura­ción. Y final­men­te, hemos podi­do com­pro­bar que este sis­te­ma de Segu­ri­dad Social, de recor­te en recor­te, no satis­fa­ce las nece­si­da­des de pro­tec­ción de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de Eus­kal Herria.

Todos estos ele­men­tos son sufi­cien­tes para per­ci­bir las nega­ti­vas con­se­cuen­cias que supo­nen para la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca estar ata­da a la deri­va eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca del Esta­do espa­ñol, abso­lu­ta­men­te some­ti­do a los impe­ra­ti­vos del neo­li­be­ra­lis­mo más feroz. El Esta­do espa­ñol se ha con­ver­ti­do en una autén­ti­ca car­ni­ce­ría de los dere­chos labo­ra­les y socia­les. Car­ni­ce­ría que tam­bién pre­ten­de apli­car en Eus­kal Herria des­de la impo­si­ción y el con­sen­ti­mien­to de los gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea. La Caja úni­ca es la úni­ca mane­ra que tie­ne el Esta­do espa­ñol para abor­tar un mode­lo alter­na­ti­vo de ges­tión de las pen­sio­nes, más jus­to y acor­de con los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de nues­tro pue­blo. El poder finan­cie­ro y polí­ti­co espa­ñol ha con­ver­ti­do a la Caja úni­ca en el obje­to de deseo para su super­vi­ven­cia como negocio.

Tan­to el capi­tal como los esta­dos van a apro­ve­char la ges­tión de la cri­sis para ace­le­rar el rit­mo que los con­duz­ca a su obje­ti­vo final: pen­sio­nes públi­cas de baja cali­dad y carác­ter asis­ten­cial, que per­mi­tan ampliar las opor­tu­ni­da­des para los pla­nes de pen­sio­nes de los ban­cos. Las polí­ti­cas actua­les de recor­tes en los ser­vi­cios públi­cos no tie­nen otro fin que el res­ca­te y la liqui­dez de la ban­ca. Vaciar la caja de la Segu­ri­dad Social es el res­ca­te futu­ro que se nos pre­ten­de impo­ner para man­te­ner el nego­cio y la supre­ma­cía del poder finan­cie­ro. Aca­bar con el Fon­do de Reser­va es la ante­sa­la de la expan­sión de la pri­va­ti­za­ción de la Segu­ri­dad Social.

En los pró­xi­mos días y sema­nas vamos a asis­tir a nue­vas agre­sio­nes des­de Madrid. La gran res­pon­sa­bi­li­dad de CCOO y UGT, inca­pa­ces de hacer una lec­tu­ra auto­crí­ti­ca del apo­yo dado a la últi­ma refor­ma de pen­sio­nes, es la de haber pues­to las herra­mien­tas en las manos del ciru­jano. Un ciru­jano que no tie­ne nin­gu­na inten­ción de curar. Tan solo extir­par órga­nos vita­les para el bien­es­tar de la pobla­ción como son las pensiones.

De esta mane­ra, el PP va a pre­ten­der una nue­va vuel­ta de tuer­ca, y lo va a hacer pron­to. Para ello, va a apro­ve­char el tram­po­lín pues­to a su dis­po­si­ción por la refor­ma de Zapa­te­ro, CCOO, UGT y CEOE para apli­car nue­vos recor­tes: el endu­re­ci­mien­to y pena­li­za­ción de la jubi­la­ción anti­ci­pa­da, la prác­ti­ca des­apa­ri­ción del con­tra­to de tra­ba­jo par­cial y la intro­duc­ción del fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad. Este fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad va a con­ver­tir­se en una autén­ti­ca bom­ba de relo­je­ría. Ligar el sis­te­ma de pen­sio­nes de mane­ra auto­má­ti­ca a cri­te­rios como el de la espe­ran­za de vida va a supo­ner que los cri­te­rios de edad de jubi­la­ción, el cálcu­lo de las cuan­tías, la no vin­cu­la­ción con el IPC… se endu­rez­can tre­men­da­men­te. El resul­ta­do es cla­ro: jubi­la­cio­nes más tar­días y más esca­sas para quien pueda.

El sis­te­ma de pen­sio­nes es un pilar fun­da­men­tal en un mode­lo social que pre­ten­da ser jus­to y soli­da­rio. En estos momen­tos, a Eus­kal Herria no solo se le nie­ga este pilar, sino que ade­más se le impo­ne un mode­lo social que está en las antí­po­das de la jus­ti­cia y la soli­da­ri­dad. Nos encon­tra­mos ante un pro­ble­ma de gran enver­ga­du­ra polí­ti­ca. O son la CEOE, la patro­nal de la Ban­ca, el Pac­to de Tole­do, el Gobierno espa­ñol y los sin­di­ca­tos esta­ta­lis­tas quie­nes ges­tio­nan nues­tras pen­sio­nes o somos quie­nes vivi­mos en Eus­kal Herria quie­nes debe­ría­mos deci­dir la ges­tión del cómo y para qué uti­li­za­mos nues­tros impues­tos y cotizaciones.

Los gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea no pue­den mirar para otro lado o ale­gar la fal­ta de com­pe­ten­cias; que se opon­gan fir­me­men­te a la refor­ma y que aquí, en Eus­kal Herria, no se apli­que. Exi­gi­mos que aquí y aho­ra garan­ti­cen nues­tras pen­sio­nes públi­cas. Y noso­tras y noso­tros nos vamos a movi­li­zar por ello. El con­jun­to de agen­tes socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cos tie­nen que com­pro­me­ter­se con este obje­ti­vo en las pró­xi­mas sema­nas. Nos encon­tra­mos ante cues­tio­nes estra­té­gi­cas como pue­blo y como mode­lo social. Se hace urgen­te tomar deci­sio­nes de cala­do. O el camino de la subor­di­na­ción o el de la opción por un camino propio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *