Muje­res de Mali, diga­mos «NO!» a la gue­rra impues­ta por otros

Sin​per​mi​so​.info

Intro­duc­ción

De la situa­ción dra­má­ti­ca de Mali se des­pren­de una reali­dad terri­ble que se veri­fi­ca en otros paí­ses en con­flic­to: la ins­tru­men­ta­li­za­ción de la vio­len­cia sobre las muje­res para jus­ti­fi­car la inge­ren­cia y las gue­rras cau­sa­das por la codi­cia de las rique­zas de su país. Las muje­res afri­ca­nas deben saber­lo y hacer­lo saber.
De la mis­ma for­ma que la ampu­tación de dos ter­cios del terri­to­rio de Mali y la impo­si­ción de la cha­ria a las pobla­cio­nes de las regio­nes ocu­pa­das son huma­na­men­te inacep­ta­bles, la ins­tru­men­ta­li­za­ción de esta situa­ción, por ejem­plo por la suer­te reser­va­da a las muje­res, es moral­men­te inde­fen­di­ble y polí­ti­ca­men­te intolerable.
En con­se­cuen­cia, noso­tras, las muje­res de Mali, tene­mos que jugar un rol his­tó­ri­co , aquí y aho­ra, en la defen­sa de nues­tros dere­chos huma­nos /​Suge­ren­cia, Reem­pla­zar huma­nos por fundamentales/​con­tra tres for­mas de fun­da­men­ta­lis­mo: el reli­gio­so a tra­vés del islam radi­cal; el eco­nó­mi­co a tra­vés del todo mer­ca­do; el polí­ti­co a tra­vés de la demo­cra­cia for­mal, corrup­ta y corruptora.
Invi­ta­mos a toda/​os aquella/​os que, en nues­tro país, en Áfri­ca y en otras par­tes, se sien­tan con­cer­ni­dos por nues­tra libe­ra­ción de estos fun­da­men­ta­lis­mos, a jun­tar sus voces a las nues­tras para decir “No” a la gue­rra por pro­cu­ra­ción que se per­fi­la en el hori­zon­te. Los argu­men­tos siguien­tes jus­ti­fi­can este rechazo:

1 La nega­ción de democracia

La deman­da del des­plie­gue de tro­pas afri­ca­nas en el nor­te de Mali, trans­mi­ti­da por la Comu­ni­dad de Esta­dos de Áfri­ca del Oes­te (CEDEAO) y la Unión Afri­ca­na (UA) a las a Nacio­nes Uni­das, se basa en un diag­nós­ti­co deli­be­ra­da­men­te ses­ga­do e ile­gí­ti­mo. No se basa en nin­gu­na con­cer­ta­ción nacio­nal dig­na de este nom­bre, ni en la cús­pi­de ni en la base. Este diag­nós­ti­co exclu­ye, por otra par­te, la fuer­te res­pon­sa­bi­li­dad moral y polí­ti­ca de las nacio­nes que han vio­la­do la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad trans­for­man­do la pro­tec­ción de la ciu­dad libia de Ben Gha­zi en un man­da­to de derro­car el régi­men de Mouam­mar Kadha­fi y de matar­lo. La coa­li­ción de los sepa­ra­tis­tas del movi­mien­to nacio­nal de libe­ra­ción del Aza­wad (MLNA), de Al Kae­da al Magh­reb Islá­mi­co (AQMI) y de sus alia­dos que ha ven­ci­do a un ejér­ci­to maliano des­mo­ti­va­do y des­or­ga­ni­za­do debe igual­men­te esta vic­to­ria mili­tar a los arse­na­les sali­dos del con­flic­to libio.

El mis­mo Con­se­jo de Segu­ri­dad ¿va a apro­bar en los pró­xi­mos días el plan de inter­ven­ción mili­tar que los Jefes de Esta­do afri­ca­nos han apro­ba­do, pre­ten­dien­do así corre­gir las con­se­cuen­cias de una gue­rra injus­ta con una gue­rra igual­men­te injusta?

Mar­gi­na­li­za­da y humi­lla­da en la ges­tión de la cri­sis “libia” ¿pue­de o debe la Unión Afri­ca­na lan­zar­se a esta aven­tu­ra en Mali sin medi­tar las ense­ñan­zas de la caí­da del régi­men de Mouam­mar Kadhafi ?

¿Don­de está la cohe­ren­cia de los diri­gen­tes afri­ca­nos en la ges­tión de los asun­tos del con­ti­nen­te si la mayo­ría de ellos se opu­so en vano a la inter­ven­ción de la OTAN en Libia y aho­ra se ponen de acuer­do sobre la nece­si­dad de un des­plie­gue de fuer­zas mili­ta­res en Mali, de con­se­cuen­cias incalculables?

2 La extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de las muje­res en las zonas en conflicto.

El Gru­po de Cri­sis inter­na­cio­nal advier­te, con razón, que “En el con­tex­to actual, una ofen­si­va del ejér­ci­to maliano apo­ya­do por fuer­zas de la CEDAEO y/​o de otras fuer­zas tie­ne todas las pro­ba­bi­li­da­des de pro­vo­car aún mas víc­ti­mas civi­les en el Nor­te, de agra­var la inse­gu­ri­dad y las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les en el con­jun­to del país, de radi­ca­li­zar a las comu­ni­da­des étni­cas, de favo­re­cer la expre­sión vio­len­ta de todos los gru­pos extre­mis­tas y, en fin, de arras­trar al con­jun­to de la región a un con­flic­to mul­ti­for­me sin línea de fren­te en el Saha­ra”. (« Le Mali : Evi­tar la esca­la­da » Inter­na­tio­nal Cri­sis Group – http://​www​.cri​sis​group​.org/​fr- 18 julio 2012).

Estas con­se­cuen­cias revis­ten una gra­ve­dad espe­cial para las muje­res. Su vul­ne­ra­bi­li­dad, que está en todas las bocas, debe­ría estar pre­sen­te en todos los espí­ri­tus cuan­do se toman las deci­sio­nes y ser disua­si­va cuan­do la gue­rra pue­de evi­tar­se. Se pue­de. Debe evi­tar­se en Mali.

Recor­de­mos que los casos de vio­la­ción que deplo­ra­mos en las zonas ocu­pa­das del Nor­te pue­den mul­ti­pli­car­se con el des­plie­gue de varios miles de sol­da­dos. A este ries­go hay que aña­dir el de una pros­ti­tu­ción más o menos disi­mu­la­da que se desa­rro­lla gene­ral­men­te en las zonas de gran pre­ca­rie­dad y en con­se­cuen­cia los ries­gos de pro­pa­ga­ción del VIH/​SIDA. El plan de inter­ven­ción mili­tar que va a exa­mi­nar el Con­se­jo de Segu­ri­dad ¿pre­vé los medios para pro­te­ger real­men­te a las muje­res y niñas de Mali de este tipo de situa­ción desastrosa?

Recor­de­mos tam­bién que en el con­jun­to del terri­to­rio las san­cio­nes eco­nó­mi­cas impues­tas por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal al pue­blo maliano en nom­bre del retorno a un orden cons­ti­tu­cio­nal des­acre­di­ta­do afec­tan con­si­de­ra­ble­men­te a los gru­pos vul­ne­ra­bles. Debi­do a la divi­sión sexual de las tareas, las muje­res se enfren­tan a nivel domés­ti­co a la enor­me difi­cul­tad de pro­por­cio­nar agua, ali­men­tos, ener­gía domés­ti­ca, medi­ca­men­tos a las fami­lias. Esta lucha coti­dia­na e inter­mi­na­ble para la super­vi­ven­cia es ya en sí mis­ma una gue­rra. En estas cir­cuns­tan­cias de pre­ca­rie­dad y de vul­ne­ra­bi­li­dad de las pobla­cio­nes, y de las muje­res en espe­cial, la opción mili­tar en pre­pa­ra­ción es un reme­dio que tie­ne todas las pro­ba­bi­li­da­des de ser peor que la enfer­me­dad, mien­tras que una alter­na­ti­va pací­fi­ca que ema­na­ra de la socie­dad malia­na, civil, polí­ti­ca y mili­tar, sería constructiva.

3 Incohe­ren­cias de la comu­ni­dad internacional

Todos los pode­ro­sos repre­sen­tan­tes de la « comu­ni­dad inter­na­cio­nal » así como la CEDEAO y la UA se han pro­nun­cia­do a pro­pó­si­to de nues­tros mal­di­tos males de muje­res en situa­ción de con­flic­to. A tal señor tal honor, el Pre­si­den­te fran­cés Fra­nçois Hollan­de, que jue­ga el papel de jefe de filas en la defen­sa de la opción mili­tar, ha sub­ra­ya­do el sufri­mien­to de las muje­res « pri­me­ras víc­ti­mas de las vio­len­cias de las gue­rras » (Kinsha­sa – 14ª cum­bre de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de la Fran­co­fo­nía). Sin embar­go, el 26 de Sep­tiem­bre 2012 decla­ró en New York, en oca­sión de la reu­nión espe­cial sobre el Sahel, al mar­gen de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, « Sé que pue­de haber una ten­ta­ción de lle­var a cabo nego­cia­cio­nes. ¿Nego­ciar con gru­pos terro­ris­tas ? En abso­lu­to. Cual­quier pér­di­da de tiem­po, cual­quier pro­ce­so que se eter­ni­za­ra no haría más que hacer el jue­go a los terro­ris­tas ». « Hay que saber ter­mi­nar una gue­rra », pare­ce que dicen los Pre­si­den­tes ame­ri­ca­nos y fran­cés. «La gue­rra de Afga­nis­tán se ha pro­lon­ga­do más allá de la misión ini­cial. Indu­ce a la rebe­lión al mis­mo tiem­po que per­mi­te com­ba­tir­la. Ya es hora de poner fin orde­na­da­men­te a esta inter­ven­ción y me com­pro­me­to aquí a hacer­lo» decla­ró el can­di­da­to Fra­nçois Hollan­de en su dis­cur­so de inves­ti­du­ra a la elec­ción presidencial.

La Secre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na de asun­tos exte­rio­res, Hillary Clin­ton, cuya esca­la del 29de octu­bre 2012 en Arge­lia, tenía en par­te como obje­to con­ven­cer al Pre­si­den­te Abde­la­ziz Bou­te­fli­ka de reto­mar el ban­do de la gue­rra, se diri­gió a los Jefes de Esta­do afri­ca­nos reu­ni­dos en Addis –Abe­ba en estos tér­mi­nos: “En la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, el ejer­ci­cio de actos de vio­len­cia con­tra las muje­res y las jóve­nes y las acti­vi­da­des de los gru­pos arma­dos en la región orien­tal del país, son para noso­tros una fuen­te cons­tan­te de preo­cu­pa­ción. La Unión Afri­ca­na y las Nacio­nes Uni­das no deben aho­rrar esfuer­zos a fin de ayu­dar a la RDC a reac­cio­nar a estas cri­sis de segu­ri­dad incesantes.”

La ini­cia­ti­va del Secre­ta­rio de las Nacio­nes Uni­das, Ban Ki Moon, titu­la­da “Uni­dos para aca­bar con la vio­len­cia con­tra las muje­res”, lan­za­da el 25 de Enero 2008, pres­ta una aten­ción par­ti­cu­lar a las muje­res del Afri­ca del Oes­te. Esto era antes de las gue­rras en Cos­ta de Mar­fil y en Libia, que han per­ju­di­ca­do mucho la rea­li­za­ción de los obje­ti­vos asig­na­dos a estas ini­cia­ti­va. Com­pren­de­mos su reser­va res­pec­to al des­plie­gue mili­tar y espe­ra­mos que no apo­ya­rá el plan de inter­ven­ción de los Jefes de Esta­dos de la CEDEAO. La gue­rra, recor­dé­mos­lo, es una vio­len­cia extre­ma con­tra las pobla­cio­nes civi­les, entre ellas las muje­res. No pue­de más que ale­jar­nos de los obje­ti­vos de esta iniciativa.

¿Por qué los pode­ro­sos de este mun­do, que tan­to se preo­cu­pan de la suer­te de las muje­res afri­ca­nas, no nos dicen la ver­dad acer­ca de lo que está en jue­go en cuan­to a mine­ría, petró­leo y geo­es­tra­te­gia de las guerras?

Por su par­te, la Pre­si­den­ta de la comi­sión de la UA, Nko­sa­za­na Dla­mi­ni-Zuma, sub­ra­ya que “Es cru­cial que las muje­res con­tri­bu­yan y se impli­quen acti­va­men­te en la bús­que­da de una solu­ción al con­flic­to. Sus voces deben ser oídas en los esfuer­zos para pro­mo­ver y con­so­li­dar la demo­cra­cia en sus paí­ses. Para ello podéis con­tar sin duda algu­na con el apo­yo de la UA así como con mi com­pro­mi­so per­so­nal”. (Reu­nión del gru­po de apo­yo y de segui­mien­to de la situa­ción de Mali – 19 Noviem­bre 2012).

El nom­bra­mien­to por vez pri­me­ra de una mujer para este pues­to podría ser un ver­da­de­ro fac­tor de eman­ci­pa­ción polí­ti­ca para las muje­res y por la tan­to de libe­ra­ción del Con­ti­nen­te si Nko­sa­za­na Dla­mi­ni- Zuma acep­ta ampliar la base del deba­te sobre las muje­res afri­ca­nas inte­gran­do en él los temas glo­ba­les que se nos ocultan.

4 Nues­tro tris­te esta­tu­to de rehenes

Mali es un país a la vez agre­di­do, humi­lla­do y toma­do como rehén por acto­res polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les que no tie­nen que ren­dir­nos cuen­tas para nada, empe­zan­do por la CEDEAO. Una de las con­se­cuen­cias de esta reali­dad es la enor­me pre­sión ejer­ci­da sobre lo que que­da del Esta­do maliano. El Pre­si­den­te inte­ri­no, Dion­co­un­da Trao­ré, es el pri­me­ro de los rehe­nes malia­nos. Si ha creí­do nece­sa­rio recor­dar, el 19 de Octu­bre 2012, con oca­sión de la reu­nión de un gru­po de apo­yo y segui­mien­to de la situa­ción de nues­tro país, que no es un Pre­si­den­te rehén, es pre­ci­sa­men­te por­que lo es. Si no, no habría repe­ti­do tres veces, el 21 de Sep­tiem­bre 2012, la vís­pe­ra del ani­ver­sa­rio de la inde­pen­den­cia de nues­tro país, que pri­vi­le­gia­ba el diá­lo­go y la con­cer­ta­ción, para pedir a las Nacio­nes Uni­das, tres días más tar­de, una inter­ven­ción mili­tar inter­na­cio­nal inme­dia­ta. “Ten­go con­cien­cia de ser el Pre­si­den­te de un país en gue­rra pero la prio­ri­dad es el diá­lo­go y la nego­cia­ción. La segun­da prio­ri­dad es el diá­lo­go y la nego­cia­ción y” insis­te, “la ter­ce­ra prio­ri­dad con­ti­núa sien­do el diá­lo­go y la nego­cia­ción. Hare­mos la gue­rra si no nos que­da otra alter­na­ti­va…” decla­ró en su dis­cur­so a la nación antes de cam­biar de opinión.

Más allá del Pre­si­den­te inte­ri­no, todos somos rehe­nes pri­sio­ne­ros de un sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co no igua­li­ta­rio e injus­to que sobre­sa­le en el arte de rom­per las resis­ten­cias a gol­pe de chan­ta­je a la finan­cia­ción. La supre­sión de la ayu­da exte­rior se tra­du­ce este año 2012 en una fal­ta de ganan­cias de 429 miles de millo­nes de fran­cos CFA. La casi tota­li­dad de las inver­sio­nes públi­cas se han sus­pen­di­do. El cie­rre de nume­ro­sas empre­sas ha oca­sio­na­do des­pi­dos y paro téc­ni­co a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res mien­tras que los pre­cios de los ali­men­tos con­ti­núan subien­do. Las pér­di­das más impor­tan­tes se regis­tran en los sec­to­res de la cons­truc­ción y de las obras públi­cas. El turis­mo, el arte­sa­na­do, la hote­le­ría y la res­tau­ra­ción, que sufrían des­de 2008 los efec­tos de la inclu­sión de Mali en la lis­ta de paí­ses con ries­go, se encuen­tran gra­ve­men­te afec­ta­dos, a pesar de que cons­ti­tuían fuen­tes de ingre­sos sus­tan­cia­les para las regio­nes actual­men­te ocu­pa­das, espe­cial­men­te la de Tombouctou.

Se hace refe­ren­cia al sta­tus de rehén no para des­dra­ma­ti­zar la expe­rien­cia inso­por­ta­ble de los rehe­nes euro­peos y de sus fami­lias sino para recor­dar la situa­ción igual­men­te gra­ve de todos los seres huma­nos atra­pa­dos en sis­te­mas de los que no son per­so­nal­men­te res­pon­sa­bles. La cues­tión es sin embar­go saber actuar de tal mane­ra que nues­tro país reen­cuen­tre la inte­gri­dad terri­to­rial y la paz y que los seis fran­ce­ses dete­ni­dos por AQMI vuel­van a sus fami­lias sanos y sal­vos, sin que estas libe­ra­cio­nes abran la vía a una inter­ven­ción mili­tar que pon­dría en peli­gro la vida de cen­te­na­res de miles de habi­tan­tes del Nor­te de Mali que son igual­men­te rehenes.

5 La gue­rra interpuesta

El jue­go de la gue­rra se ali­men­ta de un cono­ci­mien­to insu­fi­cien­te de lo que está en jue­go. Jac­ques Atta­li pro­por­cio­na a quie­nes quie­ran uti­li­zar­la, una cla­ve de lec­tu­ra que demues­tra, si ellos es nece­sa­rio, que la inter­ven­ción mili­tar pre­vis­ta es una gue­rra por pro­cu­ra­ción. Según él, Fran­cia debe actuar « …por­que esta región (el Sahel) pue­de con­ver­tir­se en una base en la reta­guar­dia de for­ma­ción de terro­ris­tas y de kami­ka­zes que ata­ca­rán los intere­ses occi­den­ta­les en la región ; e inclu­so, a tra­vés de múl­ti­ples medios de paso, en Euro­pa. Por aho­ra no son más que algu­nos cen­te­na­res ; si no se hace nada pron­to serán varios milla­res, veni­dos de Pakis­tán, de Indo­ne­sia y de Amé­ri­ca Lati­na. Y los yaci­mien­tos de ura­nio del Níger, esen­cia­les para Fran­cia, no están lejos ». (Blog Atta­li. 28 mayo 2012.)

La dis­tri­bu­ción de pape­les entre Fran­cia, la CEDEAO, la UA, Euro­pa y la ONU está cla­ra. La CEDEAO, de la que nume­ro­sos malia­nos y afri­ca­nos no com­pren­dían has­ta aho­ra su jue­go tur­bio, ejer­ce una misión en Mali. Según Jac­ques Atta­li, la orga­ni­za­ción subre­gio­nal debía actuar “ para devol­ver a las auto­ri­da­des civi­les los medios de deci­dir, sin mie­do, de res­ta­ble­cer la segu­ri­dad, de rees­truc­tu­rar el apa­ra­to mili­tar y de vol­ver a empe­zar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca; en el Nor­te, para aca­bar con esta sece­sión hará fal­ta un acción mili­tar sobre el terreno, con un apo­yo logís­ti­co a dis­tan­cia, medios de obser­va­ción, dro­nes y capa­ci­dad de encua­dra­mien­to estratégico.

¿Quién pue­de hacer todo esto? Evi­den­te­men­te, no el gobierno maliano en soli­ta­rio, que no tie­ne ni armas ni auto­ri­dad. Tam­po­co la CEDEAO que no tie­ne medios mili­ta­res sufi­cien­tes para garan­ti­zar el con­jun­to de la acción nece­sa­ria y que ni siquie­ra pue­de espe­rar reci­bir esta peti­ción del gobierno maliano que está bajo la influen­cia de fuer­zas incier­tas. Tam­po­co la UA, y menos en soli­ta­rio. Enton­ces ¿quién? ¿la ONU? ¿ la NATO? La cues­tión va a salir pron­to. Actual­men­te ya ha sali­do. Una vez más Euro­pa debe­ría evi­den­te­men­te estar uni­da y en situa­ción de deci­dir y actuar. Pero no lo está. Aho­ra bien, si las media­cio­nes actua­les fra­ca­san, pron­to será nece­sa­rio pen­sar en como esta­ble­cer una coa­li­ción del tipo de la que ha fun­cio­na­do en Afga­nis­tán. Antes de que lo impon­ga un equi­va­len­te del 11 de Sep­tiem­bre 2001”” (El Blog de Jac­ques Atta­li : 28 Mayo 2012).

Por lo tan­to todo está cla­ro. La gue­rra pre­vis­ta en Mali entra­ría en el con­tex­to de una pro­lon­ga­ción de la de Afga­nis­tán, de don­de Fran­cia y Esta­dos Uni­dos se reti­ran pro­gre­si­va­men­te des­pués de once años de com­ba­tes y de fuer­tes pér­di­das en hom­bres, en mate­rial y en finan­zas. Pues­to que el Sahel es la zona de influen­cia de Fran­cia, ésta toma la direc­ción de los asun­tos que con­cier­nen a Mali y sub­con­tra­ta la vio­len­cia mili­tar a la CEDEAO. Esta trans­fe­ren­cia apa­re­ce correc­ta polí­ti­ca­men­te para no ser acu­sa­da de colo­nia­lis­mo y e impe­ria­lis­mo, pero tam­bién para redu­cir el cos­te de la gue­rra y no regis­trar otras pér­di­das en vidas huma­nas. Las opi­nio­nes públi­cas occi­den­ta­les tole­ran cada vez menos que sus ciu­da­da­nos mue­ran en defen­sa de “nues­tras” cau­sas. Así, las tro­pas afri­ca­nas son lla­ma­das, al mis­mo títu­lo que los tira­do­res sene­ga­le­ses, a apo­yar con la fuer­za a Francia.

6 La mun­dia­li­za­ción de los males y de las redes

En este con­tex­to el radi­ca­lis­mo reli­gio­so no tie­ne nece­si­dad del nor­te de Mali para expan­dir­se en Áfri­ca del Oes­te y en el mun­do. La eco­no­mía mun­dia­li­za­da sobre la base de la injus­ti­cia y de las des­igual­da­des es una máqui­na tri­tu­ra­do­ra de las eco­no­mías loca­les, las socie­da­des y las cul­tu­ras que le ofre­cen el terreno necesario.

Del Mar Rojo al Atlán­ti­co, de Afga­nis­tán a Nige­ria, de Tou­lou­se, don­de Moha­med Merah ha actua­do y ha sido aba­ti­do, a Tom­bouc­tou, los asun­tos en jue­go son a la vez ideo­ló­gi­cos, civi­li­za­cio­na­les, iden­ti­ta­rios, pero tam­bién eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­cos. Los acto­res y las fuer­zas pre­sen­tes son más o menos los mis­mos, con varian­tes loca­les para mani­pu­lar como la rebe­lión tua­reg en Mali.

Por otra par­te, ni afgha­nos, ni pakis­ta­ne­ses, ni arge­li­nos ni otros pre­di­ca­do­res, son recién lle­ga­dos en Mali. Hicie­ron su apa­ri­ción en las mez­qui­tas a par­tir de la déca­da de los 90, en el momen­to en que las dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias socia­les y huma­nas de los Pro­gra­mas de Ajus­te Estruc­tu­ral (PAS) sobre el empleo, la ren­ta y los víncu­los socia­les empe­za­ban a hacer­se sentir.

7 La pers­pec­ti­va “baden­ya” como alter­na­ti­va a la guerra.

Algu­nas muje­res malia­nas, bien impreg­na­das de los ries­gos y de la maqui­na­ria mor­tí­fe­ra de la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral inclu­yen entre ellos las gue­rras. A los valo­res gue­rre­ros y depre­da­do­res del orden eco­nó­mi­co domi­nan­te opo­ne­mos los valo­res paci­fis­tas, que nos recon­ci­lian los unos con los otros, así como con el res­to del mun­do. Baden­ya, (hijos de la madre) es uno de los valo­res que noso­tras, las muje­res de Mali, debe­mos cul­ti­var más y con­tra­po­ner al valor mas­cu­lino faden­ya (hijos del padre) que en su ver­sión ultra­li­be­ral auto­ri­za la carre­ra desen­fre­na­da y fra­tri­ci­da al bene­fi­cio, has­ta el pun­to de mal­ven­der empre­sas públi­cas ren­ta­bles, de ceder tie­rras agrí­co­las a los domi­na­do­res y de acep­tar la par­ti­ción del terri­to­rio nacional.

Pro­fun­da­men­te enrai­za­do en la pers­pec­ti­va baden­ya, nues­tro recha­zo de la gue­rra hun­de sus raí­ces en una con­cep­ción de la pro­crea­ción según la cual poner un niño en el mun­do es ya una for­ma de mon­tar al fren­te (muso­ke­le). Y dema­sia­das de noso­tras mue­ren dan­do a luz. Día tras día lucha­mos con­tra el ham­bre, la pobre­za, la enfer­me­dad, para que todos los niños crez­can, tra­ba­jen, cui­den de sí mis­mos y asu­man su par­te de responsabilidad.

Del mis­mo modo, cada una de noso­tras reco­no­ce en cada sol­da­do, así como en cada rebel­de y en cada nue­vo con­ver­so al djiha­dis­mo, que van a enfren­tar­se en caso de gue­rra, a un her­mano, un hijo, un sobrino, un pri­mo. Antes bus­ca­ban un esta­tus social a tra­vés del empleo, los ingre­sos o inclu­so una visa. Con fre­cuen­cia fue en vano…Ahora tie­nen armas de gue­rra entre sus manos temblorosas.

Nues­tras armas debe­rán ser la luci­dez y la madu­rez polí­ti­ca en este mun­do sin fe ni ley. No hay nin­gu­na razón para que Mali se com­pro­me­ta en un terreno en el que tan­to Fran­cia como Esta­dos Uni­dos se reti­ran, a pesar de la poten­cia arma­men­tís­ti­ca de la OTAN.

A la eco­no­mía de la gue­rra, noso­tras, las muje­res de Mali, opo­ne­mos la eco­no­mía de la vida apro­ve­chan­do la tran­si­ción en cur­so como una oca­sión his­tó­ri­ca de hacer fren­te al tri­ple desa­fío del saber, de la ciu­da­da­nía y del diá­lo­go. Las evo­lu­cio­nes en cur­so sobre el terreno, entre ellas la volun­tad de nego­cia­ción de Anar Dine y del MNLA, la modi­fi­ca­ción cons­tan­te de las rela­cio­nes de fuer­za, así como las estra­te­gias y las inter­ac­cio­nes entre los dis­tin­tos gru­pos pre­sen­tes, deben ser exa­mi­na­dos con la aten­ción nece­sa­ria a fin de no sola­men­te evi­tar una gue­rra poten­cial­men­te trá­gi­ca sino tam­bién de sor­tear los esco­llos de los acuer­dos pasados.

Las con­cer­ta­cio­nes nacio­na­les pre­vis­tas des­de hace meses deben cele­brar­se de una vez para per­mi­tir a la socie­dad malia­na en su con­jun­to de reen­con­trar­se y de defi­nir por sí mis­ma las bases y con­di­cio­nes de una solu­ción con­cer­ta­da (y no impues­ta) al con­flic­to actual. Noso­tras, muje­res malia­nas, con­tri­bui­re­mos a ello ple­na­men­te, así como maña­na con­tri­bui­re­mos a la refun­da­ción de la demo­cra­cia en nues­tro país de acuer­do con los valo­res socia­les y cul­tu­ra­les que nos son familiares.

Se tra­ta, en resu­men, de dar cre­di­bi­li­dad, de refor­zar la capa­ci­dad de aná­li­sis, de anti­ci­pa­ción y de pro­po­si­ción de la socie­dad malia­na, civil, polí­ti­ca y militar.

Pedi­mos a toda/​os aquella/​os que com­par­ten nues­tro plan­tea­mien­to que inter­pe­len inme­dia­ta­men­te a los prin­ci­pa­les acto­res de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, por escri­to o bajo cual­quier otra for­ma de expre­sión, ape­lan­do a que el Con­se­jo de Segu­ri­dad no adop­te una reso­lu­ción que auto­ri­ce el des­plie­gue de milla­res de sol­da­dos en Mali.

Fir­man­tes: Ami­na­ta D. TRAORE ; SISSOKO Safi SY ; SANOGO Syl­vie KONE ; IMBO Mama SY ; Kadia­tou TOURE ; TRAORE Séli­kè­né SIDIBE(Vieux) ; DICKO Rokia SACKO ; Ténin DIAKITE ; DOUMBIA Fan­ta DIALLO ; KONE Mamou TOURE ; TRAORE Sara­ta SANOGO ; TRAORE Pen­da DIALLO ; DIABATE Kadia­tou KOUYATE ; Ami­na­ta BOCOUM ; Oumou KODIO ; Assa­tou KAREMBE ; Awa KOÏTA ; Ami­na­ta DOUMBIA ; Fatou­ma­ta COULIBALY ; Bad­ji BOIRE ; Awa TOURE ; Bin­tou KONE ; Fatou­ma­ta MARIKO ; Mariam KONE ; Mina­ta DIARRA ; Oumou KEITA ; Kadia­tou DIALLO ; Kan­kou KONE ; Rokia NIARE ; Kadia DJIRE ; Ada NANTOUMA ; Awa COULIBALY ; Soun­gou­ra DOUMBIA ; Fan­ta KANTE ; Safia­tou COULIBALY ; Dja­ba TANGARA ; KONE Mama DIARRA ; Ismael DIABATE ; Kara­mo­ko BAMBA ; Doum­bi FAKOLY ; Coum­ba SOUKO ; Cla­ris­te SOH-MOUBE ; Natha­lie M’Dela-Mounier.

Fuen­te: http://​www​.michel​co​llon​.info/​F​e​m​m​e​s​-​d​u​-​M​a​l​i​-​d​i​s​o​n​s​-​N​O​N​-​a​-​l​a​.​h​tml

Nues­tra fuen­te: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​5​526

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *