¿Han muer­to los sepul­to­res del capi­ta­lis­mo?- M. Relti

Exis­te una idea muy exten­di­da, que reite­ra­da­men­te repi­ten los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos del sis­te­ma, según la cual las tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y las cien­cias de la comu­ni­ca­ción han cam­bia­do total­men­te la faz de la pro­duc­ción y de las rela­cio­nes labo­ra­les. Según esos pun­tos de vis­ta, la mayo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos poseen una fuer­te eco­no­mía de ser­vi­cios. En Euro­pa, el 66% de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra lo hace en el sec­tor ser­vi­cios, dicen. En los Esta­dos Uni­dos esta cifra alcan­za nada menos que el 79, por cien­to. Por ello, debi­do al cam­bio que se ha pro­du­ci­do en la com­po­si­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ya no se pue­de tener las mis­mas ideas sobre esta que se tenían hace un siglo o dos. Inclu­so el filó­so­fo ita­liano, supues­ta­men­te de izquier­das, Anto­nio Negri, lle­ga a decir con­fir­man­do esta idea: “Detes­to a la gen­te que dice: la cla­se obre­ra ha muer­to, pero la lucha con­ti­núa. No. Si la cla­se obre­ra ha muer­to – y es cier­to – es que todo el sis­te­ma que depen­de de esos equi­li­brios de fuer­zas está en crisis”.

¿Es ello cier­to? ¿Será cier­to que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha des­apa­re­ci­do como suje­to de las trans­for­ma­cio­nes socia­les? ¿Care­ce de sen­ti­do afir­mar a estas altu­ras del siglo XXI que el futu­ro per­te­ne­ce a la cla­se trabajadora?

En torno a este supues­to, el soció­lo­go bel­ga, Peter Mer­tens (*) , en un artícu­lo titu­la­do “¿El fin de la cla­se obre­ra?” hace un intere­san­te aná­li­sis, del que hace­mos aquí un apre­ta­do resumen.

“A comien­zos del siglo XX, – dice Peter Mer­tens en su artícu­lo - los gran­des mono­po­lios capi­ta­lis­tas empe­za­ron a domi­nar sec­to­res en cada país. Hoy, un siglo des­pués, esos mono­po­lios no sólo regu­lan esos sec­to­res a esca­la nacio­nal, sino que lo hacen a esca­la mun­dial. Las fusio­nes y adqui­si­cio­nes de com­pa­ñías esta­ta­les han alcan­za­do una enor­me con­cen­tra­ción en las últi­mas déca­das. Algu­nas empre­sas trans­na­cio­na­les con­tro­lan sec­to­res ente­ros de la eco­no­mía mundial”. 

Según man­tie­ne Mer­tens, nun­ca antes en la his­to­ria de la huma­ni­dad había habi­do tan­ta gen­te tra­ba­jan­do en un solo pro­duc­to – sea éste un coche, un avión o un deri­va­do del petró­leo. La cifra que en este sen­ti­do indi­ca Mer­tens, aún pare­cien­do asom­bro­sa, for­ma par­te del pai­sa­je labo­ral de nues­tros días. “Entre un cuar­to y medio millón de per­so­nas está tra­ba­jan­do día a día para algu­na de las vein­te empre­sas trans­na­cio­na­les más gran­des. Nun­ca antes en la his­to­ria hubo tan pocos pro­ta­go­nis­tas regu­lan­do la pro­duc­ción: han sobre­vi­vi­do tres en el sec­tor petro­le­ro, seis en la indus­tria auto­mo­triz, dos en el mer­ca­do del maíz, cua­tro en el mer­ca­do de soja, seis en la indus­tria agro­quí­mi­ca y dos en la avia­ción civil”.

“Hoy en día, este envol­to­rio - sub­ra­ya Mer­tens - está cons­ti­tui­do por algu­nos miles de fami­lias (¡no más!), los pro­pie­ta­rios pri­va­dos de las mil empre­sas trans­na­cio­na­les más gran­des que, con estas mil empre­sas, con­tro­lan prác­ti­ca­men­te toda la pro­duc­ción mun­dial. Estas fami­lias con­tro­lan tam­bién, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, el tra­ba­jo de los cer­ca de mil millo­nes de per­so­nas que ven­den su fuer­za de tra­ba­jo y de las fami­lias que depen­den de ellas. Con­tro­lan, ade­más, la tec­no­lo­gía, la comu­ni­ca­ción, el trans­por­te y la orga­ni­za­ción, que son su pro­pie­dad pri­va­da. Con­tro­lan todo esto, no en bene­fi­cio del desa­rro­llo social o del pro­gre­so social” .

¿HAN MUERTO LOS SEPULTUREROS DE CAPITALISMO?

Pero ¿qué fuer­za, en el seno de la socie­dad, es capaz de rom­per este domi­nio sofo­can­te sobre la pro­duc­ción y la vida?, se pre­gun­ta Mer­tens, para con­tes­tar­se a con­ti­nua­ción: “Uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les pues­tos a deba­te por Car­los Marx y Fede­ri­co Engels en la nacien­te Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res fue la idea de que la revo­lu­ción social sólo podría ser tarea de la mis­ma cla­se obre­ra. Los ‘sepul­tu­re­ros’ de este sis­te­ma de explo­ta­ción son los mis­mos tra­ba­ja­do­res, escri­bie­ron Marx y Engels en el Mani­fies­to Comu­nis­ta. ¿Han muer­to los sepul­tu­re­ros en la actualidad?” 

LO QUE DICEN LOS DATOS

img_13605

Los datos de esta Tabla – indi­ca Peter Mer­tens – resal­tan estos tres hechos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Pri­me­ro: el empleo en la agri­cul­tu­ra dis­mi­nu­yó duran­te el últi­mo medio siglo del 67 a 38,7 %. Los agri­cul­to­res están sien­do sis­te­má­ti­ca­men­te arrui­na­dos. En Euro­pa, este pro­ce­so ha ocu­rri­do duran­te los últi­mos tres siglos. Hoy tie­ne lugar a esca­la mundial.

En segun­do lugar, hay un incre­men­to del empleo en el sec­tor “ser­vi­cios”. Ade­más, se obser­va un estan­ca­mien­to e, inclu­so, un lige­ro incre­men­to del empleo en el sec­tor indus­trial a esca­la mun­dial. Es el resul­ta­do de la dis­mi­nu­ción del empleo indus­trial en los paí­ses desa­rro­lla­dos y de su aumen­to en otras partes .

Tenien­do como base estos datos esta­dís­ti­cos clá­si­cos, Mer­tens, hace, ade­más, las siguien­tes cru­cia­les mati­za­cio­nes a estas estadísticas:

En pri­mer lugar, la dis­tin­ción entre las dife­ren­tes acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas es total­men­te arbi­tra­ria. Lo correc­to sería dis­tin­guir entre sec­to­res pri­ma­rio, secun­da­rio y ter­cia­rio. El sec­tor pri­ma­rio la agri­cul­tu­ra, equi­val­dría a la extrac­ción de recur­sos de la natu­ra­le­za. El sec­tor secun­da­rio, la indus­tria, equi­val­dría a la trans­for­ma­ción de la natu­ra­le­za. Y el sec­tor ter­cia­rio, a lo que que­da. Mer­tens advier­te que se ha cla­si­fi­ca­do como “ser­vi­cios” a nume­ro­sos sec­to­res que per­te­ne­cen al sec­tor secun­da­rio. Se tra­ta de una fal­si­fi­ca­ción nada casual de la realidad.

¿CÓMO ESTÁ DIVIDIDA LA SOCIEDAD EN LA ACTUALIDAD?

En el capi­ta­lis­mo encon­tra­mos, gros­so modo, a tres cla­ses que se escin­den en varias capas. La cla­se pro­pie­ta­ria, que posee las empre­sas, los bie­nes raí­ces, las máqui­nas y la tec­no­lo­gía (paten­tes). Posee igual­men­te los gran­des medios de pro­duc­ción. Esta cla­se se adue­ña de los bie­nes producidos.

La cla­se media que está cons­ti­tui­da por los peque­ños pro­pie­ta­rios y los peque­ños pro­duc­to­res inde­pen­dien­tes. Y la cla­se obre­ra que es la cla­se sin medios de pro­duc­ción; sólo dis­po­ne de su fuer­za de tra­ba­jo y de su capa­ci­dad de tra­ba­jo que las pone a la venta.

Los para­dos tam­bién for­man par­te de la cla­se obre­ra. For­man una capa espe­cí­fi­ca de la mis­ma por qué no pue­den inmo­vi­li­zar o alcan­zar la arte­ria eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo. La natu­ra­le­za de su situa­ción ‑des­mem­bra­da, des­or­ga­ni­za­da y sepa­ra­da del pro­ce­so pro­duc­ti­vo- los sepa­ra de la fun­ción dis­ci­pli­na­ria y orga­ni­za­do­ra del tra­ba­jo. Pero ello no sig­ni­fi­ca que los des­em­plea­dos se encuen­tren fue­ra de la lucha de la cla­se obrera.

¿HA CAMBIA LA ESENCIA DEL CAPITALISMO EL DESARROLLO FORMIDABLE DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS ?

“Es cier­to, – escri­be Mar­tensque los cam­bios ocu­rri­dos a lo lar­go de los últi­mos 10 años en los sec­to­res de la infor­má­ti­ca y las comu­ni­ca­cio­nes repre­sen­ta un pro­di­gio­so sal­to ade­lan­te en el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sin embar­go, estas revo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas no se hacen solas. Están inmer­sas en el sis­te­ma de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. La inves­ti­ga­ción, la infor­má­ti­ca, el desa­rro­llo y la gené­ti­ca son aho­ra pro­pie­da­des pri­va­das. En la “socie­dad del saber” no son “la inte­li­gen­cia y la ima­gi­na­ción” las que cuen­ta, sino la apro­pia­ción pri­va­da del saber median­te paten­tes de inven­ción y copy­right. Cada vez que un gigan­te far­ma­céu­ti­co tie­ne una paten­te para una medi­ci­na, se apro­pia del saber cien­tí­fi­co desa­rro­lla­do en los labo­ra­to­rios uni­ver­si­ta­rios por varias gene­ra­cio­nes de inves­ti­ga­do­res… Al encar­ce­lar el saber en paten­tes, la socie­dad renun­cia a sus posi­bi­li­da­des intrín­se­cas de pro­gre­sar en el plano social”.

Los sepul­tu­re­ros del capi­ta­lis­mo, lejos de estar muer­tos, están, por el con­tra­rio , bien vivos . La cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea, en un sen­ti­do amplio, esta­ba for­ma­da en el año 2002 por 137.5 millo­nes de per­so­nas, de las que 2 millo­nes eran tra­ba­ja­do­res del cam­po. Y a esca­la mun­dial, a casi 15 años, había 884 millo­nes de per­so­nas asa­la­ria­das de las que 85 millo­nes eran tra­ba­ja­do­res agrícolas.

(*) Peter Mer­tens es un soció­lo­go de 40 años de edad, naci­do en la región de la Cam­pi­na, en el nor­te de Bél­gi­ca. Es, tam­bién, Pre­si­den­te del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Bél­gi­ca. Es autor de un cono­ci­do libro titu­la­do “La cla­se obre­ra en la era de las empre­sas trans­na­cio­na­les”. En el año 2009, edi­tó otro libro de su auto­ría que obtu­vo una gran difu­sión: “Prio­ri­dad de izquier­da: pis­tas rojas para salir de la cri­sis”. El escri­tor bel­ga Dimi­tri Verhulst cla­si­fi­có el libro como “una lec­tu­ra indis­pen­sa­ble” para “abrir los ojos” ante la cri­sis económica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *