Esta­dos Uni­dos, rum­bo a la rece­sión- Anto­nio Caño

dolar

El Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, para­li­za­do y divi­di­do, se mues­tra inca­paz de sacar ade­lan­te un acuer­do que evi­te el abis­mo fis­cal, y el líder demó­cra­ta en el Sena­do, Harry Reid, ha adver­ti­do que Esta­dos Uni­dos “está abo­ca­do” a una masi­va subi­da de impues­tos y recor­tes de gas­tos a par­tir del 1 de enero. Aún que­dan cua­tro días para impe­dir­lo, pero el pesi­mis­mo se ha ins­ta­la­do en Washing­ton ante la resis­ten­cia de ambos par­ti­dos a ceder en sus posi­cio­nes ideo­ló­gi­cas sobre las prio­ri­da­des pre­su­pues­ta­rias y la reduc­ción del défi­cit. Este vier­nes, el pre­si­den­te de EE UU se reu­ni­rá con los líde­res del Sena­do y de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes para inten­tar lle­gar a un acuer­do in extremis.

Cer­ti­fi­can­do ese pesi­mis­mo, Reid ha uti­li­za­do esta maña­na la tri­bu­na del Sena­do para afir­mar que, a menos que los repu­bli­ca­nos acep­ten la pro­pues­ta ori­gi­nal de los demó­cra­tas, que inclu­ye una subi­da de impues­tos para los ingre­sos supe­rio­res a los 250.000 dóla­res anua­les, el abis­mo fis­cal será inevi­ta­ble. Las posi­bi­li­da­des de que la opo­si­ción acep­te esas con­di­cio­nes son míni­mas, por no decir nulas. La Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, domi­na­da por los repu­bli­ca­nos, ni siquie­ra se ha reu­ni­do toda­vía, y su líder, John Boeh­ner, pro­si­gue sus vaca­cio­nes en Ohio, des­de don­de esta noche pien­sa man­te­ner una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca con sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do para deci­dir el siguien­te paso. Pre­via­men­te, se ha adver­ti­do, no obs­tan­te, que la Cáma­ra no actua­rá has­ta que no lo haga el Senado.

Barack Oba­ma sí está en Washing­ton, pero su capa­ci­dad de manio­bra es míni­ma. El miér­co­les, antes de salir de Hawai, habló por telé­fono con los líde­res demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos de ambas cáma­ras, pero nin­gún pro­gre­so se obtu­vo en esas con­ver­sa­cio­nes. En sus manos están, sin embar­go, las últi­mas espe­ran­zas de encon­trar­le una sali­da a esta situación.

La Casa Blan­ca con­si­de­ra la posi­bi­li­dad de enviar hoy mis­mo una nue­va pro­pues­ta legis­la­ti­va que pudie­ra ser apro­ba­da por el Con­gre­so antes del día 1, pero es difí­cil ima­gi­nar qué tex­to podría en estos momen­tos evi­tar el obs­truc­cio­nis­mo del Par­ti­do Repu­bli­cano en el Sena­do y reu­nir sufi­cien­te núme­ro de votos para pasar en las dos cáma­ras. Los repu­bli­ca­nos se opo­nen a cual­quier subi­da de impues­tos. Los demó­cra­tas y el pre­si­den­te se nie­gan a recor­tar gas­tos socia­les sin subir los impues­tos a los más ricos. ¿Cómo se sale de ahí? Obvia­men­te, con con­ce­sio­nes. ¿Quién está dis­pues­to a hacer­las? Por el momen­to nadie, o nadie en for­ma sufi­cien­te­men­te generosa.

Mien­tras tan­to, el dra­ma con­ti­núa. La Bol­sa de Nue­va York seguía per­dien­do y el índi­ce Dow Jones había baja­do ya del lími­te de los 13.000 pun­tos. Los inver­so­res pro­nos­ti­can una fuer­te caí­da del con­su­mo y un retorno inevi­ta­ble a la rece­sión si el país cae en el abis­mo fis­cal. Cer­ca del 90% de la pobla­ción ten­drá que pagar más impues­tos a par­tir del 1 de enero. La fami­lia con un pro­me­dio de ingre­sos en torno a los 50.000 dóla­res anua­les verá aumen­tar su con­tri­bu­ción a hacien­da en más de 2.000 dóla­res. Más de dos millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos per­de­rán sus ayu­das al des­em­pleo. El paro supe­ra­rá el 9% en 2013.

Esto debe­rían de ser razo­nes sufi­cien­tes como para que la cla­se polí­ti­ca actua­ra con res­pon­sa­bi­li­dad. Pero, des­afor­tu­na­da­men­te, los incen­ti­vos pura­men­te polí­ti­cos son esca­sos para ambos par­ti­dos. Si el país cae en el abis­mo fis­cal, expi­ra­rán los bene­fi­cios fis­ca­les de la épo­ca de Geor­ge W. Bush y los demó­cra­tas ten­drán su subi­da de impues­tos a los ricos. Igual­men­te, si eso ocu­rre, los repu­bli­ca­nos ten­drán los 55.000 millo­nes de recor­tes en gas­tos socia­les que ellos con­si­de­ran impres­cin­di­bles. Ambos par­ti­dos podrán pre­su­mir ante su elec­to­ra­do de no haber cedi­do ante el rival. Ambos podrán decir que lo segui­rán inten­tan­do en la pró­xi­ma legis­la­tu­ra, en con­di­cio­nes más favorables.

Efec­ti­va­men­te, el pró­xi­mo cur­so, que se inau­gu­ra el 3 de enero, pre­sen­ta mejor pano­ra­ma para los actua­les nego­cia­do­res. Boeh­ner, que pro­ba­ble­men­te será reele­gi­do pre­si­den­te de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, se habrá libra­do de algu­nos de los más moles­tos miem­bros del Tea Party, derro­ta­dos el 6 de noviem­bre. Los demó­cra­tas ten­drán una más amplia mayo­ría en el Sena­do- aun­que insu­fi­cien­te para evi­tar el fili­bus­te­ris­mo- y mejo­ra­rán su posi­ción en la Cámara.

Pero, inclu­so pos­ter­gar la nego­cia­ción exi­gi­ría algún tipo de acuer­do aho­ra, pues­to que la ley del abis­mo fis­cal entra en vigor el día 1. Cual­quier apa­ño legis­la­ti­vo para sal­var ese lími­te pue­de librar a los ciu­da­da­nos de algu­nos per­jui­cios, pero ya no evi­ta­rá el daño que se infli­gien­do a la cre­di­bi­li­dad de EE UU. El mun­do no está solo preo­cu­pa­do, con razón, por las con­se­cuen­cias de una cri­sis eco­nó­mi­ca en este país, sino por la cri­sis de gober­na­bi­li­dad que está evi­den­cian­do la pri­me­ra potencia.

El abis­mo fis­cal es solo una de las mani­fes­ta­cio­nes de ese pro­ble­ma mayor, pero exis­ten otras. La secre­ta­ría de Hacien­da ha anun­cia­do que el pró­xi­mo día 31 EE UU supe­ra­rá el techo de deu­da apro­ba­do por el Con­gre­so. De momen­to, se ha recu­rri­do a ins­tru­men­tos pro­vi­sio­na­les que per­mi­ten exten­der el cré­di­to un par de meses más. Pero en febre­ro o mar­zo, Oba­ma reque­ri­rá de nue­vo el apo­yo de la mayo­ría de ambas cáma­ras para evi­tar que el país cai­ga en la sus­pen­sión de pagos, un ries­go que ya se vivió en el verano de 2011.

Son dema­sia­das cri­sis enca­de­na­das como para no afec­tar al pres­ti­gio de EE UU. Oba­ma pare­ce cons­cien­te de que la prin­ci­pal res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca recae­rá en él como pre­si­den­te, y es el más dis­pues­to a ceder. ¿Has­ta dónde?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *