Es el momen­to- Borro­ka Garaia

El 2012 que ya se des­pi­de no ha sig­ni­fi­ca­do nin­gu­na nove­dad en cuan­to a la situa­ción de opre­sión nacio­nal y social que sufre Eus­kal Herria. Un año más, nues­tra tie­rra sigue bajo la ocu­pa­ción espa­ño­la y fran­ce­sa mien­tras los zar­pa­zos del capi­ta­lis­mo cada día se inten­si­fi­can. Dema­sia­dos años, déca­das e inclu­so siglos de una injus­ti­cia que supo­ne una ver­güen­za a esca­la internacional.

Una injus­ti­cia que nadie, abso­lu­ta­men­te nadie, va a solu­cio­nar si no es la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca crean­do las con­di­cio­nes para hacer ines­ta­ble esa opre­sión has­ta final­men­te supe­rar­la. Nin­gún acuer­do, nin­gu­na nego­cia­ción, nin­gún ges­to, nin­gún paso serán sufi­cien­tes para que­brar esa impo­si­ción. Los acuer­dos, las nego­cia­cio­nes, los ges­tos, los pasos solo pue­den ser enten­di­dos en el con­tex­to de un pro­ce­so de rup­tu­ra y si ese pro­ce­so de rup­tu­ra no des­ni­ve­la la balan­za de poder en favor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y de Eus­kal Herria como suje­to libre serán ele­men­tos inco­ne­xos y sin nin­gu­na apli­ca­ción prác­ti­ca pudien­do lle­gar a ser inclu­so regre­si­vos en según que contextos.

Es obvio que aún no se está dan­do un pro­ce­so de rup­tu­ra y pre­sión en toda su exten­sión y eso debi­li­ta las opcio­nes y las poten­cia­li­da­des que exis­tan de lle­var un pro­ce­so demo­crá­ti­co has­ta sus últi­mas consecuencias.

Por tan­to, lejos de haber lle­ga­do a un tiem­po de solu­cio­nes que está aún por lle­gar, la úni­ca ecua­ción que pue­de dar sen­ti­do a las poten­cia­li­da­des y logros que se han con­se­gui­do en déca­das de dura lucha es pre­ci­sa­men­te la que la lucha pue­da gene­rar en el futu­ro. Todo lo demás serán ele­men­tos acce­so­rios. Esa ecua­ción es lucha = solu­ción. Los valo­res cono­ci­dos de la solu­ción están ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­dos. Se iden­ti­fi­ca­ron ya con la Alter­na­ti­va KAS y todas sus pos­te­rio­res actua­li­za­cio­nes has­ta el día de hoy. Res­pe­to a la volun­tad nacio­nal vas­ca. Úni­ca base don­de se pue­de cons­truir una paz real que siem­pre tie­ne que estar basa­da en la justicia.

Con los mim­bres que tene­mos has­ta hoy, no hay libe­ra­ción nacio­nal posi­ble. Que­dan por tan­to incóg­ni­tas a resol­ver en la lucha para tener la ecua­ción completa.

Hoy, el con­jun­to de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas se encuen­tran en borro­ka egu­na dan­do ini­cio a un calen­da­rio de pro­tes­tas y accio­nes que se exten­de­rán en el tiem­po con el obje­ti­vo de aca­bar ya con el cri­men de gue­rra que supo­ne la dis­per­sión car­ce­la­ria. Este es el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio para el colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas como paso impres­cin­di­ble para faci­li­tar que se abran nue­vas posi­bi­li­da­des. Hay que decir alto y cla­ro que ese obje­ti­vo es rea­li­za­ble y fac­ti­ble debi­do a las con­di­cio­nes crea­das en la lucha anti-repre­si­va, el tra­ba­jo de con­cien­cia­ción, la movi­li­za­ción sis­te­má­ti­ca y la lucha popu­lar en toda su mag­ni­tud tan­to den­tro como fue­ra de las cár­ce­les duran­te duros años. Es el momento.

Es el momen­to de pisar el ace­le­ra­dor para derri­bar el muro de la dis­per­sión y lle­va­mos bue­na carre­ri­lla para dar el gol­pe final. Ese gol­pe nece­si­ta­rá ele­var la pre­sión has­ta el lími­te reque­ri­do. Eus­kal Herria debe ser un her­vi­de­ro en ese sen­ti­do y empe­zar a poner en prác­ti­ca medi­das de pre­sión y des­obe­dien­cia efec­ti­vas que hagan des­de ya inasu­mi­ble el cos­te polí­ti­co de man­te­ner ese cri­men a los res­pon­sa­bles y cola­bo­ra­do­res de esa prác­ti­ca repre­si­va. El 12 de enero lle­nan­do las calles de Bil­bo has­ta reven­tar­las como nun­ca nos da una opor­tu­ni­dad en ese camino.

Va a hacer fal­ta más ima­gi­na­ción y más deter­mi­na­ción en esta pelea para aca­bar de rema­tar la dis­per­sión. Pero entre todos y todas lo vamos a conseguir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *