¡Tra­ba­ja­do­res del mun­do, uníos!: la lucha en con­tra del impe­ria­lis­mo es la cla­ve de la recons­truc­ción del mar­xis­mo- Eric M. Mann

I. TESIS

En Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, y Japón, los cen­tros del impe­ria­lis­mo mun­dial, el anti­im­pe­ria­lis­mo debe ser la carac­te­rís­ti­ca cen­tral que defi­na la recons­truc­ción del mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio del siglo XXI. Una estra­te­gia anti­rra­cis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta explí­ci­ta­men­te teo­ri­za­da para el mar­xis­mo en las nacio­nes opre­so­ras (G7), invo­lu­cra un reto fron­tal al impe­rio en todas sus mani­fes­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, mili­ta­res, e ideo­ló­gi­cas actua­les. Hoy, lue­go de déca­das de lucha revo­lu­cio­na­ria para obte­ner una inde­pen­den­cia for­mal, muchas nacio­nes del Ter­cer Mun­do han sido reco­lo­ni­za­das bajo unas rela­cio­nes eco­nó­mi­cas bru­ta­les de domi­na­ción. Por lo tan­to, las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las nacio­nes capi­ta­lis­tas domi­nan­tes requie­ren: 1) la opo­si­ción a los pro­gra­mas de “ajus­te estruc­tu­ral” del FMI y del Ban­co Mun­dial, ya que vio­lan la sobe­ra­nía y la via­bi­li­dad eco­ló­gi­ca de las nacio­nes del Ter­cer Mun­do, y exi­gen una anu­la­ción de la deu­da del Ter­cer Mun­do; 2) la opo­si­ción a la inter­ven­ción mili­tar y polí­ti­ca en los asun­tos inter­nos de las nacio­nes opri­mi­das, por ej., blo­queos en con­tra de Irak y Cuba, y exi­gir el fin de la ayu­da mili­tar a esta­dos clien­tes, por ej., Méxi­co e Indo­ne­sia, que se encuen­tran masa­cran­do los movi­mien­tos indí­ge­nas de libe­ra­ción. Den­tro de las fron­te­ras nacio­na­les de las nacio­nes opre­so­ras, esta estra­te­gia le da un mejor enfo­que a los movi­mien­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en con­tra del chau­vi­nis­mo nacio­na­lis­ta, el anti­se­mi­tis­mo, el racis­mo, la xeno­fo­bia, y el neo­fas­cis­mo.

II. LA ALIANZA ESENCIAL DE LA CLASE TRABAJADORA EN LAS NACIONES OPRESORAS Y OPRIMIDAS

En la era del impe­ria­lis­mo, carac­te­ri­za­da por la divi­sión del mun­do en nacio­nes opre­so­ras y opri­mi­das, domi­na­das por los pode­res capi­ta­lis­tas mono­pó­li­cos, la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria comien­za con un reen­ten­di­mien­to del Énfa­sis tác­ti­co y com­ple­men­ta­rio, pero dife­ren­te, de los socia­lis­tas en las nacio­nes impe­ria­lis­tas y en las nacio­nes en vías de desa­rro­llo. El tema cen­tral de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las nacio­nes opre­so­ras es la opo­si­ción explí­ci­ta al chau­vi­nis­mo impe­ria­lis­ta y nacio­na­lis­ta, y un apo­yo total a la auto­de­ter­mi­na­ción de cual­quier nación opri­mi­da y depen­dien­te. Para la cla­se tra­ba­ja­do­ra de las colo­nias y nacio­nes depen­dien­tes, el tema cen­tral es luchar por una libe­ra­ción nacio­nal total, no solo for­mal, opo­ner­se al nacio­na­lis­mo into­le­ran­te, desa­fiar el lide­raz­go de la bur­gue­sía nacio­nal y extran­je­ra resi­den­te, y lide­rar un fren­te uni­do de varias cla­ses socia­les en con­tra del impe­ria­lis­mo y por el socia­lis­mo, bus­can­do una alian­za con la cla­se tra­ba­ja­do­ra de las nacio­nes impe­ria­lis­tas. Dada la des­igual­dad de poder en estas rela­cio­nes, el reto anti­im­pe­ria­lis­ta a los mar­xis­tas en las nacio­nes opre­so­ras exis­te de for­ma inde­pen­dien­te del pro­gre­so, o la fal­ta del mis­mo, de los movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas o socia­lis­tas en las nacio­nes opre­so­ras. El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio de occi­den­te no es un sen­ti­mien­to vacío, sino que el com­po­nen­te esen­cial de la polí­ti­ca socia­lis­ta. De lo con­tra­rio, exis­te el gran ries­go que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de EE.UU., Euro­pa, y Japón con­ti­núen su fuer­te ten­den­cia hacia una polí­ti­ca con­ser­va­do­ra, racis­ta, y poten­cial­men­te pro­fas­cis­ta.

Este reto, aun­que es sin duda, ate­mo­ri­zan­te, no pue­de ser eva­di­do con un acto de pres­ti­di­gi­ta­ción, como el renom­brar el impe­ria­lis­mo como “glo­ba­lis­mo”, o al crear una “igual­dad” fal­sa entre las nacio­nes opre­so­ras y opri­mi­das en nom­bre del “inter­na­cio­na­lis­mo”, en el cual cada cla­se tra­ba­ja­do­ra lucha “de for­ma igua­li­ta­ria” en con­tra de su “pro­pia” cla­se capi­ta­lis­ta.

En el 150 ani­ver­sa­rio del Mani­fies­to Comu­nis­ta, has­ta los sec­to­res más pro­gre­sis­tas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de EE.UU., des­car­tan o son hos­ti­les al mar­xis­mo. Cual­quier re-unión del mar­xis­mo con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, espe­cial­men­te los lati­nos, negros, y asiá­ti­cos de bajos ingre­sos, y las muje­res y los inmi­gran­tes, tie­ne que comen­zar con un reto revo­lu­cio­na­rio a la ten­den­cia his­tó­ri­ca hacia el chau­vi­nis­mo, el racis­mo, la supre­ma­cía mas­cu­li­na, y el proim­pe­ria­lis­mo del mar­xis­mo occi­den­tal, y una iden­ti­fi­ca­ción con los logros anti­im­pe­ria­lis­tas más impor­tan­tes.

La hege­mo­nía de las ideo­lo­gías social-demó­cra­ta y refor­mis­ta en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de EE.UU. y Euro­pa, e inclu­so en sus par­ti­dos comu­nis­tas, está basa­da en una estra­te­gia de la cla­se domi­nan­te de paci­fi­car a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de reclu­tar­las como agen­tes acti­vos del impe­ria­lis­mo. Engels dijo que “Una nación que opri­me a otras nacio­nes no pue­de ser libre”. En la déca­da de 1870, él lamen­to la trans­for­ma­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ingle­sa en una “cla­se tra­ba­ja­do­ra bur­gue­sa” y su apo­yo a un fabia­nis­mo tími­do, como resul­ta­do direc­to de su par­ti­ci­pa­ción acti­va en los bene­fi­cios del impe­rio. Las vic­to­rias prin­ci­pa­les del mar­xis­mo alre­de­dor del mun­do han ocu­rri­do en las nacio­nes semi-colo­nia­les y semi-feu­da­les del Ter­cer Mun­do, como la Unión Sovié­ti­ca, Chi­na, Viet­nam, y Cuba, en don­de el mar­xis­mo era cla­ra­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta. Las mayo­res derro­tas del mar­xis­mo han ocu­rri­do en occi­den­te, el cora­zón del impe­ria­lis­mo. La fal­ta de un deseo revo­lu­cio­na­rio en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras occi­den­ta­les no se debe prin­ci­pal­men­te a cier­tos rece­los sobre las expe­rien­cias sovié­ti­ca y chi­na en la cons­truc­ción de un socia­lis­mo ya exis­ten­te, si no que a una pro­fun­da ambi­va­len­cia hacia una lucha por su pro­pio mode­lo de socia­lis­mo, y su ten­den­cia hacia una polí­ti­ca pro impe­ria­lis­ta de cola­bo­ra­ción de cla­ses.

La sepa­ra­ción his­tó­ri­ca entre el comu­nis­mo y la social demo­cra­cia se hizo cla­ra con los even­tos que ocu­rrie­ron y que lue­go des­en­ca­de­na­ron en la revo­lu­ción rusa. Lenin, jun­to a Rosa Luxem­burg, Trotsky y otros disi­den­tes de la épo­ca, ins­ta­ron a los socia­lis­tas de las nacio­nes opre­so­ras a orga­ni­zar un desa­fío más agre­si­vo al capi­tal y pro­por­cio­nar apo­yo direc­to a la libe­ra­ción de las colo­nias. Los bol­che­vi­ques lle­ga­ron al poder con la pro­me­sa revo­lu­cio­na­ria de “pan, paz, y tie­rra” y, man­te­nien­do su pro­me­sa, arries­ga­ron la revo­lu­ción y gran par­te de Rusia con su deci­sión de altos prin­ci­pios de reti­rar­se uni­la­te­ral­men­te de la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Entre tan­to, los social demó­cra­tas euro­peos diri­gi­dos por Karl Kautsky lle­va­ron a la cla­se tra­ba­ja­do­ra occi­den­tal en la san­grien­ta gue­rra impe­ria­lis­ta a la defen­sa de su pro­pia cla­se capi­ta­lis­ta. El impac­to pro­fun­do del chau­vi­nis­mo de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de Euro­pa y EE.UU. con­ti­nuo duran­te el res­to del siglo, lo que se refle­jo en el gran apo­yo que le die­ron al fas­cis­mo cier­tos ele­men­tos impor­tan­tes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de Ale­ma­nia, Fran­cia, e Ita­lia, la expre­sión de debi­li­dad mos­tra­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta y la cla­se tra­ba­ja­do­ra en la libe­ra­ción de Arge­lia, la con­fa­bu­la­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra bri­tá­ni­ca en la supre­sión de la auto­de­ter­mi­na­ción irlan­de­sa, y el apo­yo ini­cial y entu­sias­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de EE.UU. por la gue­rra de Viet­nam. Exis­te la nece­si­dad de una revo­lu­ción de la estra­te­gia del mar­xis­mo occi­den­tal. El Mani­fies­to ins­tó a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a emer­ger como una fuer­za polí­ti­ca inde­pen­dien­te que lide­ra­ra a todas las otras cla­ses de la socie­dad, basán­do­se en una estra­te­gia inter­na­cio­na­lis­ta. Hoy, esto requie­re una reorien­ta­ción, en la cual las luchas de los sin­di­ca­tos obre­ros en con­tra del emplea­dor y del esta­do deben situar­se en una trans­for­ma­ción polí­ti­ca de cla­se más explí­ci­ta, en don­de la cla­se tra­ba­ja­do­ra mul­ti­rra­cial, diri­gi­da por sus sec­to­res más opri­mi­dos, desa­rro­lla un desa­fío inter­na­cio­na­lis­ta a la domi­na­ción ideo­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca, y mili­tar del capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal. Esto no se pue­de lograr sin rela­cio­nes de tra­ba­jo direc­tas en cam­pa­ñas comu­nes con líde­res de movi­mien­tos en Méxi­co, Bra­sil, Sudá­fri­ca, Hong Kong, y Cuba, lo que demues­tra que el inter­na­cio­na­lis­mo es esen­cial para la estra­te­gia, no solo una obli­ga­ción.

III. EL DESAFÍO A LAS IZQUIERDAS DE EE.UU. Y OCCIDENTE – UN ANÁLISIS ESPECÍFICO DE EE.UU. CON APLICACIONES ESTRATÉGICAS MÁS AMPLIAS

Esta­dos Uni­dos siem­pre ha sido un terreno difí­cil para el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio, el socia­lis­mo, y el comu­nis­mo. La cul­tu­ra polí­ti­ca de EE.UU. ha sido for­ma­da des­de su ini­cio por la con­quis­ta y el geno­ci­dio lle­va­do a cabo en con­tra de pue­blos nati­vos, la posi­ción pre­pon­de­ran­te de la escla­vi­tud de los negros, la con­quis­ta de la nación mexi­ca­na, y la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes asiá­ti­cos que per­ci­ben bajos sala­rios-mien­tras se jus­ti­fi­ca la opre­sión y la super­ex­plo­ta­ción con una ideo­lo­gía gro­tes­ca y racis­ta. Los sec­to­res más pri­vi­le­gia­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, es decir, los tra­ba­ja­do­res blan­cos, prin­ci­pal­men­te hom­bres, duran­te siglos han evo­lu­cio­na­do sepa­ra­dos y segre­ga­dos de los tra­ba­ja­do­res de color, y como gru­po, han sido incor­po­ra­dos en los arre­glos para per­pe­tuar el chau­vi­nis­mo blan­co, las prác­ti­cas racis­tas, y las gue­rras impe­ria­lis­tas, las que per­ci­ben como un bene­fi­cio a su cla­se defi­ni­da racial­men­te. Mien­tras las cla­ses domi­nan­tes eran las ini­cia­do­ras y bene­fi­cia­rias prin­ci­pa­les de la ideo­lo­gía racis­ta, a veces, la muy volun­ta­ria par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res blan­cos en accio­nes racis­tas, como lin­cha­mien­tos, gol­pi­zas, exclu­sión de tra­ba­ja­do­res negros, lati­no­ame­ri­ca­nos, y asiá­ti­cos, refle­ja el rol exce­si­vo y pode­ro­so de la ideo­lo­gía racis­ta y del “pri­vi­le­gio de la piel blan­ca” que ha for­ma­do la cul­tu­ra domi­nan­te de los tra­ba­ja­do­res blan­cos.

Aque­llos en EE.UU. que bus­can for­mar una “uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra” que sea autén­ti­ca, deben com­pren­der el rol nacio­nal de la opre­sión y el racis­mo en la for­ma­ción de las divi­sio­nes entre las varias cla­ses tra­ba­ja­do­ras, cla­ra­men­te cons­ti­tui­das en toda la nación. La cla­se tra­ba­ja­do­ra de EE.UU. no pue­de ser “re-uni­fi­ca­da”, ya que los tra­ba­ja­do­res blan­cos “libres” y los tra­ba­ja­do­res negros escla­vi­za­dos, des­de el comien­zo nun­ca estu­vie­ron uni­fi­ca­dos. Las estra­te­gias de la izquier­da para crear una mayor uni­dad de acción en la cla­se tra­ba­ja­do­ra reque­ri­rán una com­ple­ja recons­truc­ción de cate­go­rías de cla­se, raza, y sexo, en don­de los sec­to­res más opri­mi­dos, es decir, los tra­ba­ja­do­res de sala­rios bajos, las muje­res, la gen­te de color, y los inmi­gran­tes, deben tomar la ini­cia­ti­va estra­té­gi­ca. Por otro lado, los tra­ba­ja­do­res prin­ci­pal­men­te blan­cos, mejo­res paga­dos, deben ser ins­ta­dos a recha­zar el chau­vi­nis­mo y los intere­ses de la cas­ta pri­vi­le­gia­da, para pro­mo­ver una polí­ti­ca de cla­se más amplia e inter­na­cio­na­lis­ta.

Duran­te las déca­das de 1960 y 1970, el movi­mien­to de dere­chos civi­les logro ade­lan­tos impor­tan­tes en la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res negros e his­pa­nos en la indus­tria bási­ca, como los auto­mó­vi­les, el ace­ro, y el cau­cho, pese a que esos mis­mos tra­ba­ja­do­res per­die­ron muchos de esos empleos duran­te los des­pi­dos masi­vos y los cie­rres de plan­tas indus­tria­les en las déca­das de 1980 y 1990. Hoy, en muchas indus­trias impor­tan­tes, como la ropa, los res­tau­ran­tes, los hote­les, la elec­tró­ni­ca, y la ven­ta al deta­lle, en gran­des cen­tros regio­na­les como Nue­va York, Atlan­ta, y Los Ánge­les, los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Lati­noa­mé­ri­ca y Asia, en su mayo­ría muje­res, jun­to a los negros, son la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El asun­to nacio­nal, tan­to den­tro como fue­ra de las fron­te­ras de EE.UU., asu­me hoy una mayor pro­mi­nen­cia en el nue­vo terreno mul­ti­ét­ni­co, en la cons­truc­ción de una uni­dad de cla­se.

Marx y Engels enten­die­ron la cons­truc­ción de una ideo­lo­gía anti­he­ge­mó­ni­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el des­man­te­la­mien­to de la ideo­lo­gía bur­gue­sa en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, como el terreno crí­ti­co de la lucha de cla­ses. De hecho, el Mani­fies­to fue un esfuer­zo cons­cien­te para mol­dear la ideo­lo­gía de los líde­res de la nue­va y cre­cien­te cla­se tra­ba­ja­do­ra, para con­ven­cer­los a que se orga­ni­za­ran como comu­nis­tas. Pero, cual­quier comu­nis­ta, socia­lis­ta, o pro­gre­sis­ta que haya tra­ta­do de orga­ni­zar en una comu­ni­dad de cla­se tra­ba­ja­do­ra de cual­quier com­po­si­ción étni­ca, como un hos­pi­tal, o la plan­ta de ensam­bla­je de auto­mó­vi­les, se enfren­ta al pode­ro­so rol des­or­ga­ni­za­dor de la ideo­lo­gía bur­gue­sa en la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Las divi­sio­nes que se comien­zan a mani­fes­tar entre la nación opre­so­ra y la opri­mi­da, cre­cen a un núme­ro infi­ni­to de com­pe­ti­cio­nes, como entre el emplea­do y el des­em­plea­do, el de tiem­po com­ple­to y el de tiem­po par­cial, el tra­ba­ja­dor cali­fi­ca­do y el no cali­fi­ca­do, el mayor y el más joven, el con muchos años en la empre­sa y el con menos, el del turno de día, el del turno de noche, el con mayor suel­do, el con menos suel­do. Las cla­ses domi­nan­tes, median­te el con­trol indis­cri­mi­na­do del apa­ra­to cor­po­ra­ti­vo y esta­tal, son capa­ces de gober­nar a tra­vés de una impre­sio­nan­te orques­ta­ción de com­pe­ti­cio­nes entre indi­vi­duos, gru­pos, sexos, razas, cla­ses, y nacio­nes. En una épo­ca se espe­ro que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de la indus­tria bási­ca, orga­ni­za­da a tra­vés de sin­di­ca­tos labo­ra­les de izquier­da con fuer­tes alian­zas a par­ti­dos de izquier­da, pro­por­cio­na­ría el lide­raz­go a toda la cla­se al poner los intere­ses de las nacio­nes y los sec­to­res más opri­mi­dos como el obje­ti­vo de la lucha de cla­ses. En cam­bio, dema­sia­do fre­cuen­te­men­te, los sin­di­ca­tos labo­ra­les, que son el sec­tor mejor orga­ni­za­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, han lle­ga­do a acuer­dos con el gobierno, el Par­ti­do Demó­cra­ta, y el emplea­dor, debi­do a su enfo­que mez­quino de gru­po, común­men­te a expen­sas de los tra­ba­ja­do­res des­or­ga­ni­za­dos, con suel­dos meno­res, los des­em­plea­dos, los inmi­gran­tes, y las colo­nias, con lo cual for­ta­le­cen su subor­di­na­ción al, y en con­fa­bu­la­ción con, el capi­tal. A no ser que las polí­ti­cas socia­lis­tas pue­dan efec­ti­va­men­te con­fron­tar el egoís­mo, el chau­vi­nis­mo, el racis­mo, la supre­ma­cía mas­cu­li­na, el nacio­na­lis­mo obtu­so, y cual­quier otra for­ma de sub­yu­ga­ción entre los opri­mi­dos, lo que Mao lla­mo, “la for­ma correc­ta de tra­tar las con­tra­dic­cio­nes entre el pue­blo”, y ofre­cer una gene­ro­si­dad estra­té­gi­ca de espí­ri­tu a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, real­men­te no hay espe­ran­za de lograr una polí­ti­ca uni­fi­ca­da de la cla­se tra­ba­ja­do­ra más allá de los más obtu­sos y tem­po­ra­les intere­ses pro­pios de gru­po.

IV. SE PUEDE CONSTRUIR UNA IZQUIERDA ANTIIMPERIALISTA EN UNA NACIÓN OPRESORA?

¿Pue­de la izquier­da en Ingla­te­rra ganar­se a la cla­se tra­ba­ja­do­ra para pro­mo­ver la inde­pen­den­cia de Irlan­da? ¿Pue­de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ale­ma­na luchar para pro­te­ger los dere­chos de los cur­dos, los tur­cos, y otros gru­pos opri­mi­dos? ¿Pue­den los comu­nis­tas, los socia­lis­tas, los anti­im­pe­ria­lis­tas, o cual­quier otro gru­po con­ven­cer a la cla­se tra­ba­ja­do­ra de EE.UU. a que se opon­ga al bom­bar­deo de civi­les en Irak y al blo­queo de Cuba? ¿Pue­de un movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res en EE.UU. y Euro­pa exi­gir fon­dos inter­na­cio­na­les de nues­tro pro­pio gobierno para apo­yar un mode­lo de desa­rro­llo en Sudá­fri­ca que esté basa­do en una prio­ri­dad ambien­tal, suel­dos altos, un esta­do de asis­ten­cia social en expan­sión, y una sobe­ra­nía nacio­nal? Estos son los retos que tie­ne el mar­xis­mo en occi­den­te.

En EE.UU., Euro­pa, y Japón exis­te una his­to­ria de esfuer­zos socia­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas, los que en algu­nos momen­tos tuvie­ron un gran impac­to, y en otros momen­tos fue­ron aplas­ta­dos. Estos esfuer­zos deben ser resu­mi­dos y uti­li­za­dos en el perío­do actual. Duran­te la déca­da de 1930, el Par­ti­do Comu­nis­ta de EE.UU. tenía una enor­me influen­cia por­que tra­jo un men­sa­je explí­ci­to de una polí­ti­ca socia­lis­ta, anti­rra­cis­ta, y anti­im­pe­ria­lis­ta a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a la socie­dad de EE.UU. en gene­ral. El PC de EE.UU. fue la fuer­za prin­ci­pal de un fren­te uni­fi­ca­do en la cons­truc­ción del sin­di­ca­lis­mo indus­trial, y tam­bién se le cono­cía como “el par­ti­do de los negros”, por su agre­si­va lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción en “el cin­tu­rón negro del Sur” y por su defen­sa de los Chi­cos de Scot­ts­bo­ro. El PC conec­tó la lucha de los tra­ba­ja­do­res indus­tria­les, la mayo­ría de ellos, blan­cos, a la for­ma­ción de la Bri­ga­da Abraham Lin­coln, anti­fas­cis­ta, en la gue­rra civil espa­ño­la, y creo una defen­sa mul­ti­rra­cial de los apar­ce­ros, los peque­ños agri­cul­to­res, y “los naci­dos en el extran­je­ro”. Trá­gi­ca­men­te, la inter­pre­ta­ción del PC del “fren­te uni­do en con­tra del fas­cis­mo” lo lle­vo a rea­li­zar una defen­sa ser­vil de la Unión Sovié­ti­ca, y aún peor, del capi­ta­lis­mo libe­ral de EE.UU., lle­gan­do el PC a aban­do­nar la lucha por los dere­chos civi­les de los negros duran­te la segun­da gue­rra mun­dial, a per­ma­ne­cer silen­cio­sos duran­te la inter­na­ción de nor­te­ame­ri­ca­nos de ori­gen japo­nés, a apo­yar las cláu­su­las del tra­ba­jo por pie­za y de no rea­li­zar huel­gas en las fábri­cas, y en 1945, a pro­po­ner su auto­eli­mi­na­ción en nom­bre de la coexis­ten­cia pací­fi­ca entre el socia­lis­mo y el capi­ta­lis­mo.

Des­de 1955 has­ta 1975, el mar­xis­mo nue­va­men­te jugó un rol de gran influen­cia. Muchos de los líde­res del movi­mien­to de “dere­chos civi­les”, repri­mi­dos por el par­ti­do Demó­cra­ta y los líde­res de los sin­di­ca­tos labo­ra­les, vol­vie­ron a esta­ble­cer la teo­ría de su lucha como un movi­mien­to de auto­de­ter­mi­na­ción para la gen­te de color opri­mi­da den­tro de EE.UU., lo que pro­mo­vió un énfa­sis en la libe­ra­ción de los negros, chi­ca­nos, y puer­to­rri­que­ños. Los orga­ni­za­do­res del movi­mien­to en con­tra de la gue­rra en Viet­nam res­ta­ble­cie­ron su cau­sa como una en con­tra del impe­ria­lis­mo de EE.UU. Mien­tras el mar­xis­mo euro­peo ejer­ció poca influen­cia, el mar­xis­mo anti­im­pe­ria­lis­ta de Lenin, Mao, Fidel, y Cabral le die­ron for­ma a la polí­ti­ca de la Nue­va Izquier­da de los negros, blan­cos, lati­nos, y asiá­ti­cos. Con­tra­ria­men­te a las recons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas chau­vi­nis­tas de la Nue­va Izquier­da como algo des­pre­cia­ble­men­te bur­gués, las cla­ses tra­ba­ja­do­ras negras y lati­nas, en las comu­ni­da­des, en las fábri­cas, e inclu­so en el ejér­ci­to de EE.UU., esta fue una fuer­za impor­tan­te en los movi­mien­tos de dere­chos civi­les y en con­tra de la gue­rra, y en años pos­te­rio­res, un peque­ño pero sig­ni­fi­ca­ti­vo apo­yo comen­zó a desa­rro­llar­se tam­bién entre los tra­ba­ja­do­res blan­cos.

El mar­xis­mo es la polí­ti­ca de la lucha de cla­ses inter­na­cio­nal, cual­quie­ra que sea su nivel de desa­rro­llo. Es pre­ci­sa­men­te debi­do a que el Mani­fies­to fue escri­to como una tác­ti­ca para inter­ve­nir en la lucha de cla­ses en Euro­pa, y no como un rega­lo para las gene­ra­cio­nes futu­ras, que ha teni­do tal dura­bi­li­dad y poder. El razo­na­mien­to acer­ca de la rele­van­cia y las lec­cio­nes del mar­xis­mo para la épo­ca pre­sen­te, se lle­va a cabo de una for­ma más efi­cien­te en deba­tes estra­té­gi­cos sobre polí­ti­ca actual defi­ni­da por tiem­po, lugar, y con­di­cio­nes.

En el Encuen­tro, basa­do en esta visión estra­té­gi­ca, deseo ela­bo­rar mi par­ti­ci­pa­ción en pro­yec­tos de izquier­da y en cam­pa­ñas masi­vas diri­gi­das por la izquier­da en EE.UU.

1) El Cen­tro de Estra­te­gia Labo­ral y Comu­ni­ta­ria, como un expe­ri­men­to en las for­mas de orga­ni­za­ción de la izquier­da, orga­ni­zan­do movi­mien­tos mul­ti­rra­cia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de bajos ingre­sos con una polí­ti­ca anti­rra­cis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta, y crean­do inter­ven­cio­nes con­cre­tas direc­ta­men­te opues­tas al impe­ria­lis­mo de EE.UU. (Ver el ensa­yo de Lian Hurst Mann, “Pole­mic on Revo­lu­tio­nary Edu­ca­tion”, Polé­mi­ca en la Edu­ca­ción Revo­lu­cio­na­ria.)

2) La nece­si­dad para una orga­ni­za­ción por par­te de la izquier­da, con el fin de explí­ci­ta­men­te desa­fiar el poder y la polí­ti­ca de la buro­cra­cia labo­ral. Tra­ba­jé en el Uni­ted Auto Wor­kers (Tra­ba­ja­do­res del Auto­mó­vil Uni­dos), como un obre­ro de la línea de mon­ta­je duran­te 8 años, y ten­go una fecun­da expe­rien­cia en la cons­truc­ción de una base para una polí­ti­ca socia­lis­ta, al luchar en con­tra de la com­pa­ñía, la buro­cra­cia labo­ral, e inclu­so algu­nos tra­ba­ja­do­res. Usar elec­cio­nes obte­ni­das de la Cam­pa­ña de la Uni­ted Auto Wor­kers para Man­te­ner Abier­ta la Plan­ta de Mon­ta­je de la Gene­ral Motors en Van Nuys en Los Ange­les (1982−1992), que fue un expe­ri­men­to alen­ta­dor en la orga­ni­za­ción anti­rra­cis­ta y anti­he­ge­mó­ni­ca.

3) El rol deci­si­vo de la izquier­da en la orga­ni­za­ción del movi­mien­to ambien­tal. El Cen­tro de Estra­te­gia ha ini­cia­do la Watch­dog Envi­ron­men­tal orga­ni­za­tion (orga­ni­za­ción de Vigi­lan­cia Ambien­tal), en el cual gen­te de color de bajos recur­sos, desa­fía los dere­chos de admi­nis­tra­ción de las cor­po­ra­cio­nes para pro­du­cir ele­men­tos quí­mi­cos tóxi­cos, y con­fron­ta asun­tos inter­na­cio­na­les de devas­ta­ción eco­ló­gi­ca, lo que invo­lu­cra una crí­ti­ca pro­fun­da, tan­to del mode­lo de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta como del socia­lis­ta.

4) El tra­ba­jo anti­rra­cis­ta del Sin­di­ca­to de Pasa­je­ros de Auto­bús (Bus Riders Union) en Los Ange­les, que es un movi­mien­to mul­ti­rra­cial diri­gi­do por gen­te de color y de bajos ingre­sos que desa­fía el racis­mo y la cor­po­ra­ti­za­ción cre­cien­te del esta­do capi­ta­lis­ta, en este caso en la lucha de dere­chos civi­les por trans­por­te públi­co y cali­dad ambien­tal para 350,000 pasa­je­ros de auto­bu­ses de bajos ingre­sos, los que en un 80% son de mino­rías étni­cas.

Exis­te la nece­si­dad de orga­ni­za­cio­nes mar­xis­tas con for­mas explí­ci­tas y de tran­si­ción en EE.UU., con fuer­tes alian­zas inter­na­cio­na­les, para que la recons­truc­ción de un par­ti­do de izquier­da no sea mecá­ni­ca­men­te sumer­gi­do en un futu­ro incier­to. Veo el Encuen­tro de París como un lugar impor­tan­te en don­de dise­ñar, y oja­lá, unir­se con fuer­zas afi­nes bajo la base de com­par­tir una pers­pec­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta y una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la lucha de cla­ses, para esta­ble­cer temas esen­cia­les de línea de mar­cha polí­ti­ca que pue­dan ser deba­ti­dos, cla­ri­fi­ca­dos, y lle­va­dos a la prác­ti­ca.

Mi tra­ba­jo en la UAW, la Watch­dog (Vigi­lan­cia), y el Sin­di­ca­to de Pasa­je­ros de Auto­bús refle­jo una prác­ti­ca mul­ti­fa­cé­ti­ca y expe­ri­men­tal de la izquier­da en la orga­ni­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, lo cual se cons­tru­yo con, y en algu­nos casos sin, una for­ma mar­xis­ta de orga­ni­za­ción, que no pue­de res­pon­der a los retos pro­fun­dos de orga­ni­za­ción en la recons­truc­ción de un par­ti­do socia­lis­ta en EE.UU., pero que pue­de infor­mar este deba­te sobre la orga­ni­za­ción anti­im­pe­ria­lis­ta en las nacio­nes opre­so­ras.

Eric M. Mann

Publi­ca­do en Marx des­de cero el 26 de diciem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *