Los per­de­do­res de la «Revo­lu­ción de 1989»: los tra­ba­ja­do­res ruma­nos

Un Valle­kano en Ruma­nia

«El 21 de diciem­bre de 1989, entre las tres de la tar­de y las nue­ve y media de la noche estu­ve en la Pla­za de la Uni­ver­si­dad y no en segun­da fila. A las cin­co y media estu­ve al lado del Dalles. Jun­to a mí esta­ban varios ami­gos, unos de los cua­les con­si­guie­ron entre tan­to cédu­las de disi­den­tes. No voy a dar nom­bres, algu­nos de ellos están aho­ra en Occi­den­te, y si el ofi­cial local de la Segu­ri­dad se ente­ra­ra de que antes de 1989 fue­ron ami­gos de Zbă­ga­nu, serían traí­dos al país. Se dice que los acon­te­ci­mien­tos de diciem­bre habrían teni­do un sen­ti­do anti­co­mu­nis­ta. Es una men­ti­ra gro­se­ra. Nadie gri­tó en diciem­bre de 1989: que­re­mos capi­ta­lis­mo, que­re­mos pobre­za, que­re­mos des­em­pleo, que­re­mos ser des­pre­cia­dos. Es más, el 23 de diciem­bre, en la facha­da de la fábri­ca de Mecá­ni­ca Fina (en la noche del 21 al 22, la pri­me­ra colum­na de tra­ba­ja­do­res salió de allí) ponía: “La fábri­ca es nues­tra”, y no “que­re­mos que nos pri­va­ti­cen la fábri­ca”. Lo trá­gi­co es que los tra­ba­ja­do­res, al no tener un par­ti­do que los repre­sen­te, han lucha­do has­ta aho­ra bajo otras ban­de­ras. Aho­ra este par­ti­do exis­te, y ellos lo van a des­cu­brir» ( Vir­gil Zba­ga­nu, «El siglo XXI será comu­nis­ta o no será»).

Vir­gil Zba­ga­nu

En esas pala­bras Vir­gil Zba­ga­nu, que sería ase­si­na­do por las fuer­zas de segu­ri­dad ruma­nas poco des­pués de ini­ciar su cam­pa­ña para revi­ta­li­zar al Par­ti­do Comu­nis­ta Rumano en 1990, des­ve­la la ver­dad de la con­tra­rre­vo­lu­ción per­pe­tra­da por la eli­te del pro­pio PCR y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia extran­je­ros con­tra el pue­blo rumano.

Enton­ces, al con­tra­rio de lo que dice la pro­pa­gan­da de los triun­fa­do­res tras el gol­pe de esta­do, y como seña­la Vir­gil Zba­ga­nu, los tra­ba­ja­do­res que salie­ron a la calle a mani­fes­tar­se no lo hicie­ron con­tra el gobierno comu­nis­ta, sino con­tra las pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias de la reins­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo, que dos déca­das des­pués han pro­vo­ca­do un ver­da­de­ro desas­tre en Ruma­nia.

Los tra­ba­ja­do­res ruma­nos no que­rian que se pri­va­ti­za­ran o cerra­ran sus fábri­cas (con­tro­la­das enton­ces por ellos mis­mos a tra­vés de los sin­di­ca­tos y las asam­bleas obre­ras), y salie­ron en mani­fes­ta­ción para evi­tar que la cre­cien­te eli­te que se habia ido crean­do en los últi­mos años del Socia­lis­mo, tras el aban­dono de la lucha de cla­ses, die­ra el gol­pe de esta­do que al final per­pe­tra­ron para rom­per los limi­tes a su enri­que­ci­mien­to per­so­nal y a sus pri­vi­le­gios que el sis­te­ma comu­nis­ta impo­nia.

Y aque­llos tra­ba­ja­do­res, entre los que esta­ba pre­sen­te Zba­ga­nu, sabian bien cual era el peli­gro de que se ter­mi­na­ra el sis­te­ma que ellos mis­mos cons­tru­ye­ron, a pesar de los defec­tos que la buro­cra­ti­za­ción del par­ti­do y la cada vez mas pro­fun­da rup­tu­ra entre el pue­blo y este, pro­vo­ca­ron. De hecho, poco mas de dos déca­das des­pues, en 2012, se han des­trui­do mas de cua­tro millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, de los mas de 8 que exis­tian en el momen­to del puch de diciem­bre del 89, y se han pri­va­ti­za­do o des­trui­do, ven­di­das como hie­rro vie­jo, el 90% de la indus­tria nacio­nal, mien­tras los cam­pos, enton­ces labra­dos e indus­tria­li­za­dos a tra­ves de las coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción, han ido que­dán­do­se, sal­vo los que pas­ron a manos de los nue­vos terra­te­nien­tes, bal­dios.

El caso de Buca­rest es cla­ri­fi­ca­dor. Se tra­ta­ba ya enton­ces del prin­ci­pal cen­tro eco­no­mi­co del pais, aun­que en epo­ca Socia­lis­ta cada ciu­dad tenia su gran com­ple­jo indus­trial y las coope­ra­ti­vas agri­co­las daban tra­ba­jo a todo el mun­do en edad de hacer­lo.

En diciem­bre de 1989 fun­cio­na­ban en la capi­tal de Ruma­nia 47 gran­des pla­ta­for­mas indus­tria­les, las prin­ci­pa­les eran:

I. Pla­ta­for­ma indus­trial 23 august, que incluía las fábri­cas 23 august; Repu­bli­ca; Com­ple­jo de Maqui­na­ria pesa­da y Agre­ga­dos Bucu­res­ti (IMUAB); Com­ple­jo de Cables y Mate­ria­les Elec­tro­ais­lan­tes (ICME), Fabri­ca de Mate­ria­les de Cons­truc­ción Gra­ni­tul, Tex­til Ruma­na de Algon­don, Empre­sa Opti­ca Ruma­na (IOR), Poli­co­lor, Empre­sa Elec­tro­apa­ra­tos.
II. Pla­ta­for­ma indus­trial IMGB: Empre­sa de Maqui­na­ria Pesa­da Bucu­res­ti (IMGB), una sec­ción de la Fabri­ca Vul­can, y la Cen­tral Elec­tri­ca Ter­mi­ca.
III. Pla­ta­for­ma indus­trial Pipe­ra: Empre­sa Elec­tro­ni­ca, Empre­sa Cines­coa­pe; Empre­sa Conect; Micro­elec­tro­ni­ca; Fabri­ca de Orde­na­do­res, Fabri­ca de Ele­men­tos para la Auto­ma­ti­za­ción (FEA); Auto­ma­ti­ca; IPRS Bănea­sa; Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción para la Indus­tria Elec­tro­tec­ni­ca, Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción Elec­tró­ni­ca, Com­bi­na­do de Tra­ta­mien­to de la Made­ra Pipe­ra (CPL).
IV. Pla­tA­for­ma indus­trial Mili­ta­ri: Fabri­ca de baños, radia­do­res, ele­men­tos y arma­du­ras sani­ta­rias (IREMOAS), fabri­ca de mate­ria­les de cons­truc­ción (BCD), CESAROM; Tur­bo­me­ca­ni­ca; Cen­tral elec­tri­ca Ter­mi­ca (CET Vest).
V. Pla­ta­for­ma indus­trial Bănea­sa-Oto­pe­ni: Fabri­ca de Avioa­nes Bucu­reş­ti-Bănea­sa; Fabri­ca de pie­zas tor­nea­das y for­ja­das para la avia­ción, Fabri­ca de apa­ra­tos de medi­da y con­trol, Laro­met.
VI. Otras fábri­cas de Buca­rest: Lla­ma Roja ; Estre­lla Roja,; Elec­tro­tec­ni­ca; Fabri­ca de Maqui­na­ria Elec­tri­ca Bucu­res­ti (IMEB), Elec­tro­mag­ne­ti­ca; Vul­can; Tim­pu­ri Noi; Tex­til 7 Noviem­bre-Dudeş­ti; Fabri­ca Tex­ti­lă Fla­ca­ra; Ades­go; Tec­ni­ca Medi­ca; Fabri­ca de cal­za­do Car­men; Fabri­ca Qui­mi­ca Ruma­na; Talle­res 9 de Mayo; Fabri­ca Semă­nă­toa­rea.
Empe­zan­do des­de 1990/​1991 la pala­bra cla­ve de la eco­no­mia ruma­na fue «pri­va­ti­za­cion» (pre­ci­sa­men­te aque­llo que los tra­ba­ja­do­res ruma­nos pedian que no se lle­va­ra a cabo en la Navi­dad de 1989). La pri­va­ti­za­ción de las fabri­cas se alterno con el cie­rre defi­ni­ti­vo de muchas de ellas. Muchos nue­vos pro­pie­ta­rios las com­pra­ron a un pre­cio ridicu­lo para ven­der­las como hie­rro vie­jo y cha­ta­rra.
El pro­ce­so se ha lle­va­do a cabo en todo el pais, des­tru­yén­do­se, como hemos dicho, la mitad de los pues­tos de tra­ba­jo exis­ten­tes en Ruma­nia en 1989, y obli­gan­do a muchos ruma­nos a huir de su pro­pio pais para poder tener un tra­ba­jo (algo que sona­ba a impo­si­ble en la Ruma­nia Socia­lis­ta, el des­em­pleo y la emi­gra­ción por moti­vos eco­no­mi­cos). Igual­men­te, de aque­lla Ruma­nia de fina­les de los 90 que habia roza­do la total auto­su­fi­cien­cia, tras pagar toda la deu­da exter­na asu­mi­da con el FMI al prin­ci­pio de la jefa­tu­ra de esta­do de Ceau­ses­cu y que rapi­da­men­te se demos­tro un error garra­fal del que habia que libe­rar­se rapi­da­men­te, y haber­se cons­trui­do un teji­do indus­trial capaz de auto­abas­te­cer al pue­blo rumano de todo lo nece­sa­rio, el capi­ta­lis­mo con­vir­tio el pais en una colo­nia de los mer­ca­dos occi­den­ta­les y del res­to de poten­cias capi­ta­lis­tas, en el que prac­ti­ca­men­te todo se impor­ta y muy poco se expor­ta. Es decir, ha sido duran­te estas dos ulti­mas deca­das un mer­ca­do para la ven­ta de los pro­duc­tos de otros.
Vol­va­mos a Buca­rest ¿Qué es lo que que­da hoy de las fabri­cas y pla­ta­for­mas indus­tria­les exis­ten­tes en 1989?
En la capi­tal toda­via exis­ten 13 uni­da­des de aque­llas cita­das, muy redu­ci­das en todos los casos en su capa­ci­dad de pro­duc­ción.
  1. Tex­til ruma­na, hoy a 13 de su capa­ci­dad, y en con­ver­sa­cio­nes para su cie­rre total y demo­li­ción.
  2. Poli­co­lor, fun­cio­nan­do solo dos de sus sec­cio­nes. El res­to fue­ron des­mon­ta­das y lle­va­das a Bul­ga­ria.
  3. Cen­tral elec­tri­ca Ter­mi­ca CET-Sud, tra­ba­jan­do a un 40% de capa­ci­dad.
  4. Com­bi­na­do de tra­ta­do del a made­ra Pipe­ra; bajo el 30% de su pro­duc­ción en 1989; de 3.400 tra­ba­ja­do­res que­dan 600.
  5. IREMOAS, pri­va­ti­za­da por peda­zos; de 2.800 que­dan 480 asa­la­ria­dos.
  6. Fabri­ca de mate­ria­les de cons­truc­ción (BCO), 40% de su capa­ci­dad, de 1.600, hoy 420 asa­la­ria­dos.
  7. CESAROM, 30% del volu­men de pro­duc­ción de 1989, de 2.600 a 530 asa­la­ria­dos.
  8. Cen­tral elec­tri­ca Ter­mi­ca (CET Vest); 45% de la pro­duc­cion de 1989, de 2.300 a cer­ca de 1.100 tra­ba­ja­do­res.
  9. Fabri­ca de apa­ra­tos de medi­da y con­trol, de 800 a 400 tra­ba­ja­do­res.
  10. Laro­met, de 1.300 a 450 asa­la­ria­dos.
  11. Elec­tro­mag­ne­ti­ca, fun­cio­na solo una sec­ción; de 1.700 a 90 tra­ba­ja­do­res.
  12. Ades­go, fun­cio­na solo una sec­ción (pro­du­cia medias, y len­ce­ria, hoy se impor­tan).
  13. Semă­nă­toa­rea, pro­du­ce aho­ra peque­ño uti­la­je agri­co­la; de 2.800 a 400 tra­ba­ja­do­res.

Otro de los moti­vos del cie­rre y des­truc­ción de com­bi­na­dos y pla­ta­for­mas indus­tria­les fue el aca­pa­ra­mien­to de los terre­nos sobre las que estas se ubi­ca­ban. Mien­tras se des­truian tra­ba­jos y capa­ci­dad pro­duc­ti­va se hacian inver­sio­nes inmo­bi­lia­ras en terre­nos que, ubi­ca­dos en entor­nos don­de los sumi­nis­tros esta­ban ya faci­li­ta­dos, supo­nian una segu­ra muti­pli­ca­cion de bene­fi­cios que irian a parar a los bol­si­llos de los mis­mos que die­ron el gol­pe de esta­do de 1989 y diri­gie­ron el pro­ce­so de tran­si­ción eco­no­mi­ca.

Pen­sio­nis­tas ruma­nos espe­ran­do la ayu­da ali­men­ta­ria (2012)

En resu­men, la capa­ci­dad indus­trial de Ruma­nia hoy, com­pa­ra­da con la de 1989, no lle­ga ni a un 20%, y esta está en su mayo­ria en manos de inver­so­res mul­ti­na­cio­na­les. A esto hay que aña­dir­le que el sis­te­ma ban­ca­rio esta con­tro­la­do en pro­por­cion del 90% por ban­cos extran­je­ros (aun que­da en manos del esta­do la Ban­ca CEC, que ha inten­ta­do pri­va­ti­zar aun­que de momen­to no ha teni­do ofer­tas sus­tan­cio­sas), que la deu­da asu­mi­da ante el FMI y otros orga­nis­mos, y que fue devuel­ta del todo en 1989, no deja de mul­ti­pli­car­se, la anta­ño rica agri­cul­tu­ra ruma­na no cubre hoy las nece­si­da­des basi­cas de los ciu­da­da­nos ruma­nos, y la con­ti­nua­ción del pro­ce­so de pri­va­ti­za­cio­nes de las pocas empre­sas que son hoy pro­pie­dad del esta­do rumano: CFR Mar­fă, Olt­chim, Hidro­elec­tri­ca, ELCEN Bucu­reş­ti, y las com­pa­ñias ener­gé­ti­cas Olte­nia y Hune­doa­ra;

Como se ve, los tra­ba­ja­do­res ruma­nos, cuyas pro­tes­tas han sido mani­pu­la­das por los medios de pro­pa­gan­da capi­ta­lis­tas hacien­do­les par­ti­ci­pes de lo que intere­sa­da­men­te se lla­mó «Revo­lu­cíon Ruma­na de 1989», pero que en reali­dad no fue mas que una Con­tra­rre­vo­lu­ción diri­gi­da por las eli­tes inter­nas y las gran­des mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras, tenian mucha razon cuan­do mos­tra­ban su mie­do a que se pri­va­ti­za­ran sus fabri­cas (sub­ra­yan­do el pro­nom­bre pose­si­vo por­que real­men­te enton­ces eran suyas).

Tenía toda la razón tam­bíen Zba­ga­nu en las pala­bras que abren esta entra­da cuan­do afir­ma­ba que esa lucha des­orien­ta­da y bajo otras ban­de­ras lle­va­da a cabo por los tra­ba­ja­do­res no les lle­va­ría a nin­gún sitio, pues­to que la uni­ca ban­de­ra que pue­de diri­gir a la cla­se obre­ra en su lucha por recu­pe­rar el poder, hacia la vic­to­ria fren­te a las eli­tes y la cla­se pará­si­ta que sobre­vi­ve y mul­ti­pli­ca sus pri­vi­le­gios gra­cias a la explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno, es la ban­de­ra roja, la comu­nis­ta.

Los per­de­do­res y tre­men­da­men­te per­ju­di­ca­dos por aque­lla res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo tras aquel gol­pe de esta­do que cul­mi­nó con el fusi­la­mien­to suma­rí­si­mo de Nico­lae Ceau­ses­cu y su espo­sa, el dia de Navi­dad de 1989, fue­ron los tra­ba­ja­do­res ruma­nos (que han sufri­do sus con­se­cuen­cias terri­bles duran­te estas dos últi­mas déca­das).

De aque­llos vien­tos que ya atis­ba­ban los obre­ros ruma­nos en los momen­tos pre­vios de la con­tra­rre­vo­lu­ción y que des­cri­be Zba­ga­nu en sus pala­bras, Ruma­nía ha sufri­do duran­te 23 años las tem­pes­ta­des de la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta.

Los datos de la indus­tria de la capi­tal ruma­na entre 1990 y la actua­li­dad son de la Revis­ta Cli­pa
La cita de Vir­gil Zba­ga­nu es de su libro «El siglo XXI será comu­nis­ta o no será»
Sobre la situa­ción social en la Ruma­nia actual: Evo­lu­cion de asa­la­ria­dos y pen­sio­nis­tas des­de 1990: pano­ra­ma del desas­tre capi­ta­lis­ta en Ruma­nia
Sobre el sala­rio de los tra­ba­ja­do­res ruma­nos en 2012: El 54% de los tra­ba­ja­do­res ruma­nos en 2012 sobre­vi­ve con menos de 300 euros al mes
Lis­ta de las gran­des indus­trias ruma­nas en 1989: Lis­ta­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *