Oba­ma encu­bre la masa­cre afga­na de “los car­ni­ce­ros de la Casa Blanca”

afganistan-estados-unidos

Las des­mo­ra­li­za­das tro­pas de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán se han dedi­ca­do a matar civi­les, muje­res, niños y ancia­nos “con fines de recrea­ción”, al pare­cer mien­tras sus más altos jefes mili­ta­res pare­cían dema­sia­do absor­bi­dos por las exi­gen­cias del géne­ro epis­to­lar de alco­ba con aman­tes medio com­par­ti­das, y un trá­fi­co de dece­nas de miles de men­sa­jes porno-román­ti­cos, ame­na­zas y afi­nes, como apa­re­cen hoy el gene­ral David Howell Petraeus, ex jefe de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses en ese lejano país y ex direc­tor de la CIA, y su suce­sor al man­do en Kabul, el gene­ral John Allen, jefe tam­bién de las tro­pas OTAN. Como ocu­rrió en Viet­nam, el des­alien­to con­ta­gia cuan­do la gue­rra se pier­de. Y se pier­de por el sim­ple hecho de no ganar­la en más de 10 años de con­ti­nuo esfuer­zo béli­co de la nación con­si­de­ra­da la más pode­ro­sa de la Tie­rra, ade­más secun­da­da por sus alia­dos de Euro­pa y Cana­dá, todo esto en nom­bre de la sagra­da “liber­tad”, la “demo­cra­cia”, la “civi­li­za­ción occi­den­tal” y el “anti-terro­ris­mo”.

Aun­que reci­bió algún segui­mien­to infor­ma­ti­vo la masa­cre de 16 civi­les afga­nos des­ar­ma­dos, entre ellos 9 niños, en mar­zo de 2012, las fuen­tes inde­pen­dien­tes de noti­cias han ido más lejos que cen­trar la res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta en algu­nos sol­da­dos de EEUU que actua­ron solos, como han dicho los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses, o sol­da­dos múl­ti­ples, que actua­ron en gru­po, como afir­man tes­ti­gos de las matan­zas y el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai. Estos infor­mes des­ta­can la res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal, por los crí­me­nes come­ti­dos por sus tro­pas, del alto man­do mili­tar de EEUU, inclu­yen­do al pre­si­den­te Obama.

Artícu­lo de James Petras* sobre la masa­cre y la polí­ti­ca impe­rial de Obama

De las fuen­tes de Pro­yec­to Cen­su­ra­do para esta noti­cia, ele­gi­mos tra­du­cir el artícu­lo com­ple­to de James Petras “La masa­cre de los 17 afga­nos y el encu­bri­mien­to de Oba­ma”, publi­ca­do el 27 de mar­zo 2012 en Infor­ma­tion Clea­ring House:

La masa­cre del 11 de mar­zo de 17 ciu­da­da­nos afga­nos, entre ellos al menos 9 niños y 4 muje­res, plan­tea muchas cues­tio­nes fun­da­men­ta­les acer­ca de la natu­ra­le­za de una gue­rra colo­nial, las prác­ti­cas de un ejér­ci­to colo­nial atra­pa­do en una ocu­pa­ción pro­lon­ga­da (11 años) y el carác­ter de un esta­do impe­rial, que come­te crí­me­nes de gue­rra y depen­de cada vez más de medi­das dic­ta­to­ria­les arbi­tra­rias para ase­gu­rar su domi­nio públi­co y repri­mir la disidencia.

Tras el ase­si­na­to a san­gre fría de los 17 aldea­nos afga­nos en la pro­vin­cia de Kan­dahar, los mili­ta­res de EEUU y el régi­men cada vez más cóm­pli­ce de Oba­ma cons­tru­ye­ron un ela­bo­ra­do encu­bri­mien­to, expo­nien­do a su admi­nis­tra­ción a car­gos de cons­pi­ra­ción para supri­mir los prin­ci­pa­les hechos, fal­si­fi­car datos y obs­truir a la jus­ti­cia: Todos estos actos son cau­sa­les de per­se­cu­ción penal y jui­cio polí­ti­co al pre­si­den­te (impeach­ment).

Esta masa­cre es sólo una entre varios cien­tos come­ti­das por las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses, según el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai. Podría arrui­nar la pre­si­den­cia de Oba­ma, lle­ván­do­lo a jui­cio por cons­pi­ra­ción para obs­truir a la jus­ti­cia y, podría decir­se, que man­dar­lo a la cár­cel por crí­me­nes de guerra.

Las men­ti­ras deli­be­ra­das de Oba­ma acer­ca de los acon­te­ci­mien­tos que rodea­ron la matan­za y la res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal de los altos man­dos mili­ta­res por los crí­me­nes come­ti­dos por sus tro­pas, sub­ra­ya una infle­xión en la ocu­pa­ción de Afga­nis­tán, la pie­za cen­tral de la polí­ti­ca de gue­rra de Oba­ma. El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do per­so­nal­men­te un papel impor­tan­te en el encu­bri­mien­to. Des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co, el car­go de cons­pi­ra­ción del eje­cu­ti­vo tie­ne impli­ca­cio­nes más amplias y pro­fun­das que la pro­pia masa­cre, tan horri­ble como ha sido.

La masa­cre, his­to­ria ‘ofi­cial’ (pri­me­ra ver­sión) y encubrimiento

Según el coman­do mili­tar de EEUU en Afga­nis­tán y el régi­men de Oba­ma, a las 3 am del 11 de mar­zo de 2012 un sol­da­do loco se ale­jó una base de las fuer­zas espe­cia­les en la rural pro­vin­cia de Kan­dahar y sin auto­ri­za­ción del coman­do se intro­du­jo en dos aldeas (sepa­ra­das por más de tres kiló­me­tros), dis­pa­ró y mató a 17 civi­les des­ar­ma­dos, la mayo­ría muje­res y niños, e hirió a un núme­ro inde­ter­mi­na­do de cam­pe­si­nos, lue­go roció los cuer­pos con gaso­li­na, les pren­dió fue­go y regre­só a la base para entre­gar­se a sus comandantes.

El Pen­tá­gono afir­ma que esta “entre­ga” fue gra­ba­da en video y ava­la su auten­ti­ci­dad nada menos que el pre­si­den­te de EEUU, Barack Oba­ma, como prue­ba con­clu­yen­te de la his­to­ria de un ase­sino soli­ta­rio y des­equi­li­bra­do. El coman­do mili­tar rápi­da­men­te se lle­vó fue­ra de Afga­nis­tán al ase­sino, ini­cial­men­te no iden­ti­fi­ca­do, a la pri­sión fede­ral de máxi­ma segu­ri­dad de Fort Lea­ven­worth, Kan­sas, y sólo enton­ces el loco de 38 años, vete­rano con 11 años en el ejér­ci­to y mul­ti-con­de­co­ra­do, fue iden­ti­fi­ca­do como el sar­gen­to Robert Bales. EEUU recha­zó todos los inten­tos del pre­si­den­te afgano, del jefe del ejér­ci­to afgano y de los miem­bros del par­la­men­to afgano por entre­vis­tar al sar­gen­to Bales, reco­ger su tes­ti­mo­nio y lle­var el sos­pe­cho­so a un jui­cio en Afganistán.

De acuer­do con una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te par­la­men­ta­ria afga­na, enca­be­za­da por Sayed Ishaq Gilla­mi (líder en la cáma­ra baja), y las pri­me­ras inves­ti­ga­cio­nes del gene­ral Sher Moha­med Kari­mi del ejér­ci­to afgano, quien entre­vis­tó a resi­den­tes de los dos pue­blos, hay con­tra­dic­cio­nes impor­tan­tes en la “his­to­ria ofi­cial” de los mili­ta­res de EEUU y del pre­si­den­te Oba­ma. Tes­ti­gos pre­sen­cia­les decla­ra­ron que estu­vie­ron invo­lu­cra­dos has­ta 20 sol­da­dos, con apo­yo de un heli­cóp­te­ro. Lo que se ha des­cri­to es una típi­ca incur­sión noc­tur­na de fuer­zas espe­cia­les, que inclu­ye la rup­tu­ra sis­te­má­ti­ca de puer­tas, des­per­tar a fami­lias dor­mi­das y dis­pa­rar sobre víc­ti­mas afganas.

Gor­don Duff, edi­tor senior de Vete­ra­nos de Hoy, encuen­tra bas­tan­te plau­si­ble la ver­sión de los pobla­do­res sobre los acon­te­ci­mien­tos, por las siguien­tes razo­nes: en pri­mer lugar, los pue­blos, don­de ocu­rrie­ron los ase­si­na­tos están a dos millas de dis­tan­cia (más de 3 km), por lo que es muy poco pro­ba­ble que un sol­da­do soli­ta­rio com­ple­ta­men­te arma­do pudie­ra aca­rrear un bidón mul­ti-galón de gaso­li­na des­de su base has­ta la aldea dor­mi­da, rom­per las puer­tas de una o más vivien­das, come­ter los ase­si­na­tos, rociar y que­mar a sus víc­ti­mas y lue­go seguir a pie dos millas más ade­lan­te has­ta la segun­da aldea, dis­pa­rar, matar y que­mar al siguien­te gru­po de aldea­nos des­ar­ma­dos y cami­nar de regre­so a su base y entregarse.

Tie­ne mucho más sen­ti­do que un gru­po fuer­te­men­te arma­do de tro­pas de fuer­zas espe­cia­les, dedi­ca­do a ope­ra­cio­nes de ‘paci­fi­ca­ción’ de aldeas, dejó su base en vehícu­los mili­ta­res, salie­ron por la puer­ta en las pri­me­ras horas de la madru­ga­da, en una ruti­na de ope­ra­ción ofi­cial, auto­ri­za­da por el coman­do de la base mili­tar, y algo salió mal. ¿Qué se supo­nía que debía haber sido un típi­co asal­to a media­no­che a un pue­blo “paci­fi­ca­do” en bus­ca de par­ti­da­rios de los tali­ba­nes? ¿Por qué se con­vir­tió en ase­si­na­to en masa de niños y sus madres en cama, prác­ti­ca­men­te sin hom­bres adul­tos (espo­sos, padres, tíos o her­ma­nos) pre­sen­tes para su pro­tec­ción? Por lo gene­ral, todos los agri­cul­to­res afga­nos man­tie­nen armas en sus casas, pero estos pue­blos habían sido des­ar­ma­dos por las fuer­zas espe­cia­les y los hom­bres adul­tos habían sido dete­ni­dos en reda­das ante­rio­res o esta­ban en la clan­des­ti­ni­dad des­de otras bru­ta­les ope­ra­cio­nes de este tipo, a la expec­ta­ti­va de que sus espo­sas e hijos no fue­ran atacados.

Una cosa está cla­ra de lo que des­en­ca­de­nó el ase­si­na­to en masa de madres y niños en ropa de dor­mir en esos pobla­dos de Kan­dahar: el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos cons­pi­ró con el coman­do mili­tar de EEUU para obs­truir a la jus­ti­cia en el encu­bri­mien­to de un atroz cri­men de gue­rra, un deli­to puni­ble con impeach­ment (acu­sa­ción y des­ti­tu­ción del presidente).

Cuan­do la inve­ro­si­mi­li­tud de la pri­me­ra his­to­ria “ofi­cial” se con­vir­tió en ver­gon­zo­sa­men­te evi­den­te para el obser­va­dor más super­fi­cial, el equi­po de ‘encu­bri­mien­to’ de Oba­ma dio a cono­cer una nue­va ver­sión el 26 de mar­zo: De acuer­do con la ver­sión revi­sa­da de los acon­te­ci­mien­tos, el loco soli­ta­rio, el sar­gen­to Bales, come­tió la pri­me­ra masa­cre en la madru­ga­da del 11 de mar­zo, regre­só a la base para el desa­yuno y el almuer­zo, y lue­go se diri­gió de nue­vo a un segun­do pobla­do para otra ron­da de ase­si­na­tos en masa, antes de regre­sar y entre­gar­se a su coman­dan­te posan­do para el vídeo.

¿Por qué encu­bre el gobierno de Oba­ma?: Des­mo­ra­li­za­ción y “recrea­ción” militar

¿Por qué el pre­si­den­te Oba­ma par­ti­ci­pa en un tor­pe encu­bri­mien­to, ero­sio­nan­do aún más las rela­cio­nes de EEUU con el pre­si­den­te afgano Kar­zai, el ejér­ci­to afgano y, sobre todo, el pue­blo afgano? ¿Por qué iba a arries­gar­se a car­gos de cons­pi­ra­ción para pro­te­ger a cri­mi­na­les de gue­rra, insis­tien­do en un encu­bri­mien­to fácil­men­te refutable?

La his­to­ria del pre­sun­to ase­sino, el sar­gen­to Robert Bales, ofre­ce algu­nas pis­tas acer­ca de la cri­sis más gran­de que enfren­tan los mili­ta­res impe­ria­les. Bales es un sol­da­do ‘con­de­co­ra­do’, recom­pen­sa­do por sus tres perío­dos de ser­vi­cio en com­ba­te en Irak y, más recien­te­men­te, asig­na­do en Afga­nis­tán a misio­nes en que habría par­ti­ci­pa­do en el mis­mo tipo de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de paci­fi­ca­ción con­tra la pobla­ción civil de las zonas rura­les de Afga­nis­tán. En los días pos­te­rio­res a la fil­tra­ción de la noti­cia de la masa­cre, un furio­so pre­si­den­te afgano Kar­zai afir­mó que habían sido per­pe­tra­das “cien­tos” de masa­cres simi­la­res por fuer­zas de EEUU y la OTAN en impu­ni­dad y que fue­ron igno­ra­das por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les. Kar­zai ha pedi­do reite­ra­da­men­te que se pon­ga fin a los asal­tos noc­tur­nos de las fuer­zas espe­cia­les de EEUU con­tra villo­rrios dor­mi­dos. Pero, has­ta aho­ra, no hubo nece­si­dad de un encu­bri­mien­to pre­si­den­cial de EEUU.

Con la apro­xi­ma­ción de la reti­ra­da de EEUU de Afga­nis­tán y las cre­cien­tes expre­sio­nes de nacio­na­lis­mo mili­tan­te afgano, el régi­men de Oba­ma debe ocul­tar la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de la ocu­pa­ción. Los clien­tes afga­nos de Washing­ton ya no pue­den hacer caso omi­so de los crí­me­nes de gue­rra de EEUU con­tra niños y muje­res ino­cen­tes y otros no com­ba­tien­tes. Esto es espe­cial­men­te cier­to en las lla­ma­das aldeas ‘paci­fi­ca­das’, don­de los hom­bres adul­tos afga­nos ya han sido dete­ni­dos en incur­sio­nes o con­du­ci­dos a la clan­des­ti­ni­dad, o que­da un peque­ño rema­nen­te des­ar­ma­do y “bajo el con­trol” de las fuer­zas espe­cia­les de EEUU.

Tenien­do en cuen­ta inclu­so la ver­sión ofi­cial de EEEUU, ¿por qué los coman­dan­tes de las fuer­zas espe­cia­les a car­go de la base del sar­gen­to Bales igno­ra­ron, a las 3 am, las fuer­tes ráfa­gas de dis­pa­ros y los gri­tos de muje­res y niños de un pue­blo a menos de 100 metros de su perí­me­tro? De acuer­do con su ver­sión ofi­cial, el coman­do de la base sólo se dio cuen­ta de las masa­cres cuan­do el sar­gen­to Bales regre­só a la base cami­nan­do, alzó las manos en alto para un video sobre la ope­ra­ción y con­fe­só haber mata­do y pro­fa­na­do los cuer­pos de 17, la mayo­ría niños y mujeres.

Oba­ma ha tra­ta­do de ven­der el vídeo de “con­fe­sión” como prue­ba de la “ver­sión ofi­cial” de los acon­te­ci­mien­tos a un escép­ti­co pre­si­den­te afgano Kar­zai que des­de­ño­sa­men­te exi­gió que el ’supues­to’ video se entre­ga­rá a un examen deta­lla­do de auten­ti­ci­dad. La nega­ti­va de Oba­ma a libe­rar el vídeo tien­de a con­fir­mar su papel en el encu­bri­mien­to. La afir­ma­ción de Oba­ma de que come­tió el cri­men un “pis­to­le­ro soli­ta­rio des­equi­li­bra­do” es com­ple­ta­men­te egoís­ta y expo­ne los serios pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y pro­fun­dos de la gue­rra en Afganistán.

Las tro­pas de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán están des­mo­ra­li­za­das y agria­das por­que sus coman­dan­tes mili­ta­res las han con­du­ci­do a un cul de sac, un calle­jón sin sali­da. Están atra­pa­das en una lar­ga gue­rra que están per­dien­do, don­de a cada sol­da­do de EEUU muer­to lo acom­pa­ña una cuen­ta de muti­la­dos, cie­gos y trau­ma­ti­za­dos men­tal­men­te. En la gue­rra de Oba­ma, los heri­dos son remen­da­dos y reci­cla­dos en la mis­ma máqui­na de picar car­ne, en un ambien­te cada vez más hos­til, don­de la vio­la­ción, la tor­tu­ra, muti­la­ción y ase­si­na­to se han con­ver­ti­do en su úni­ca ‘recrea­ción’. El sar­gen­to Bales fue obli­ga­do a múl­ti­ples giras de ser­vi­cio en Irak y lue­go envia­do a Afga­nis­tán, con­tra­ria­men­te a sus expec­ta­ti­vas de pro­mo­ción y el fin de las tareas de com­ba­te en el extranjero.

Exis­te una enor­me bre­cha entre el mun­do de los seño­res de la gue­rra polí­ti­cos de Washing­ton y sus cóm­pli­ces de los ‘lob­bies’ gue­rre­ris­tas y el mun­do de los sol­da­dos que arries­gan sus vidas en las gue­rras impe­ria­les de ocu­pa­ción. Estos sol­da­dos son pres­cin­di­bles, repe­ti­da­men­te des­ple­ga­dos en bru­ta­les gue­rras colo­nia­les, a miles de kiló­me­tros de sus hoga­res, para hacer fren­te a un “enemi­go” que no pue­den enten­der. Ter­mi­nan bru­tal­men­te con las fami­lias, ami­gos, veci­nos y com­pa­trio­tas de los esqui­vos lucha­do­res anti­co­lo­nia­les afga­nos, que se encuen­tran por todas par­tes. Atrás, en Washing­ton, nin­guno de los polí­ti­cos beli­cis­tas expe­ri­men­tó nun­ca el dolor y el sufri­mien­to de una gue­rra pro­lon­ga­da, que para cual­quier sol­da­do en el cam­po de bata­lla está siem­pre pre­sen­te en todos lados. Los sol­da­dos, como el sar­gen­to Bales ope­ran en un entorno muy hos­til, don­de una bom­ba o una gra­na­da lan­za­da des­de una moto, o inclu­so un alia­do afgano de ‘con­fian­za’ podría dis­pa­rar su arma con­tra sus ‘men­to­res’ de EEUU; son ame­na­zas omni­pre­sen­tes cada vez que regre­san a dor­mir en una sola pieza.

Oba­ma tie­ne que cons­pi­rar con el Pen­tá­gono en el encu­bri­mien­to de estos ase­si­na­tos en masa y en la defen­sa de los fun­cio­na­rios encar­ga­dos de estos pue­blos “paci­fi­ca­dos”, por­que no hay alter­na­ti­vas, no hay res­pal­do, ni nue­vos reclu­tas deseo­sos de par­ti­ci­par en el 12 º año de la gue­rra en Afga­nis­tán. Sólo hay ase­si­nos reci­cla­dos, dis­pues­tos a pro­se­guir sus carre­ras en ‘fuer­zas espe­cia­les’, que impli­can ope­ra­cio­nes de “matar y des­truir”. Por otra par­te, Oba­ma no pue­de con­fiar en los alia­dos inter­na­cio­na­les que se apre­su­ran a reti­rar sus tro­pas de este ato­lla­de­ro. Y Oba­ma tie­ne un pro­ble­ma con sus alia­dos afga­nos, baro­nes de la gue­rra y clep­tó­cra­tas, que logra­ron arran­car­se con más de 4,5 mil millo­nes de dóla­res en 2011 (la mitad del pre­su­pues­to esta­tal, Finan­cial Times, 19/​3/​12, p. 1). El Pre­si­den­te Oba­ma no pue­de per­mi­tir que una guar­ni­ción ente­ra, inclu­yen­do su coman­dan­te, sea some­ti­da a jui­cio por los crí­me­nes de gue­rra de esta masa­cre. Sin sos­tén de nadie, ade­más del des­ven­tu­ra­do sar­gen­to Bales, los res­pon­sa­bles de la masa­cre inci­ta­rían a una rebe­lión gene­ral en las fuer­zas arma­das o, como míni­mo, cun­di­ría la des­mo­ra­li­za­ción en la eli­te de las fuer­zas espe­cia­les, de quie­nes se espe­ra que cum­plan sus com­pro­mi­sos a lar­go pla­zo des­pués del reti­ro de las tro­pas regu­la­res, y en el caso de Afga­nis­tán, esta eli­te podría que­dar­se has­ta 2024.

Esta cues­tión tie­ne impli­ca­cio­nes más allá de Afga­nis­tán: Oba­ma ha desa­rro­lla­do toda una nue­va estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia para más de 75 paí­ses, cen­tra­da en fáci­les entra­das y sali­das san­grien­tas de las Fuer­zas Espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos. Las Fuer­zas Espe­cia­les ocu­pan un lugar des­ta­ca­do en los pre­pa­ra­ti­vos mili­ta­res de Oba­ma para Siria e Irán, que se han desa­rro­lla­do a ins­tan­cias de sus amos sionistas.

En el aná­li­sis final, el apa­ra­to mili­tar impe­rial ente­ro del régi­men de Oba­ma, mien­tras sea ‘for­mi­da­ble’ sobre el papel, depen­de de for­ma­cio­nes para “ope­ra­cio­nes espe­cia­les”. Como tales, son la pie­za cen­tral en la nue­va gue­rra impe­rial, desa­rro­lla­da como una res­pues­ta a las deman­das de redu­cir las fuer­zas de tie­rra, limi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias y cre­cien­te des­con­ten­to domés­ti­co. Sus “accio­nes” están dise­ña­das para no dejar tes­ti­gos ni evi­den­cia emba­ra­zo­sa. Pue­den ser los ver­du­gos de niños, muje­res y civi­les des­ar­ma­dos, pero son los car­ni­ce­ros de la Casa Blanca.

A des­pe­cho de todos sus crí­me­nes y encu­bri­mien­tos, la prio­ri­dad del régi­men de Oba­ma es defen­der el impe­rio con el per­so­nal dis­po­ni­ble a sus pro­pó­si­tos. Así, mien­tras el sar­gen­to Bales está en Lea­ven­worth, la eli­te afga­na gri­ta injus­ti­cia, las fami­lias en Kan­dahar llo­ran a sus muer­tos y el plan Tali­bán urde su venganza.

En el fren­te domés­ti­co interno, Oba­ma se enfren­ta a una fuer­te opo­si­ción popu­lar a las cos­to­sas gue­rras sin fin, que han des­trui­do la eco­no­mía de EEUU, y la ira cre­cien­te y des­mo­ra­li­za­ción en las fuer­zas arma­das. Como resul­ta­do del des­con­ten­to popu­lar masi­vo del pue­blo esta­dou­ni­den­se con los polí­ti­cos de ambos par­ti­dos, que han envia­do tro­pas impru­den­te­men­te a gue­rras colo­nia­les ana­cró­ni­cas y que sir­ven a intere­ses de poten­cias extran­je­ras, el pre­si­den­te ha emi­ti­do un decre­to eje­cu­ti­vo que le per­mi­te asu­mir facul­ta­des dic­ta­to­ria­les a fin de mili­ta­ri­zar la eco­no­mía en su con­jun­to, sus recur­sos y su fuer­za de tra­ba­jo. Para sos­te­ner el impe­rio glo­bal, el 16 de mar­zo 2012 Barak Oba­ma emi­tió la Orden Eje­cu­ti­va Pre­pa­ra­to­ria de Recur­sos de Defen­sa Nacio­nal (Natio­nal Defen­se Resour­ces Pre­pa­red­ness Execu­ti­ve Order, Ver la Noti­cia Más Cen­su­ra­da N° 1).

Es evi­den­te que las gue­rras colo­nia­les per­ma­nen­tes no pue­den sos­te­ner­se a tra­vés del con­sen­ti­mien­to de los ciu­da­da­nos y tales gue­rras no pue­den ser pro­ce­sa­das,​de acuer­do a los manua­les mili­ta­res y los Con­ve­nios de Gine­bra. En este pun­to, sólo el modo pre­si­den­cial de “gober­nar por decre­to” pue­de ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de los ciu­da­da­nos en el país y sólo las masa­cres y encu­bri­mien­tos pue­den sos­te­ner las ocu­pa­cio­nes colo­nia­les en el extran­je­ro. Pero estos están deses­pe­ra­dos, y tem­po­ra­ria­men­te: Cuan­do las medi­das extre­mas hayan segui­do su cur­so no habrá nada para sos­te­ner de nue­vo la caí­da y nada podrá sal­var al pre­si­den­te de un impe­rio colap­sa­do por la rebe­lión de sus ciu­da­da­nos y soldados.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.