La tra­ge­dia de Gaza a la luz de la Pri­ma­ve­ra Ára­be- Ahmed Ben­saa­da

Se tra­ta de un nue­vo rito israe­lí. Entre el «Elec­tion Day» y el «Inau­gu­ra­tion Day», fechas emble­má­ti­cas de la demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se, Israel mar­ca ese perío­do y pre­pa­ra sus pro­pias elec­cio­nes bom­bar­dean­do sin ver­güen­za la Fran­ja de Gaza y a sus habi­tan­tes. Como un tor­pe caza­dor que dis­pa­ra a todo lo que se mue­ve en un galli­ne­ro con la excu­sa de que un ave le picó por des­cui­do, el Esta­do hebreo exter­mi­na a los hom­bres, muje­res y niños de Gaza, la tie­rra pales­ti­na que con­vir­tió en una cár­cel a cie­lo abier­to. Y eso no le impi­de sacar pecho y alar­dear de sus «gran­des haza­ñas béli­cas» bajo la mira­da apro­ba­do­ra de los paí­ses occi­den­ta­les que asi­mi­lan los dis­pa­ros mor­ta­les a picotazos.Sin embar­go, entre la ope­ra­ción ase­si­na israe­lí «Plo­mo fun­di­do» (fina­les de 2008-prin­ci­pios de 2009) y la ope­ra­ción extra­ña­men­te bau­ti­za­da «Pilar defen­si­vo» que Israel ha per­pe­tra­do recien­te­men­te, el mun­do ára­be ha vivi­do su famo­sa «Pri­ma­ve­ra». Y se plan­tea una cues­tión fun­da­men­tal: ¿Esa revo­lu­ción, con­si­de­ra­da fun­da­men­tal por algu­nos, ha teni­do algu­na inci­den­cia en la suer­te de los gaza­tíes en par­ti­cu­lar y en la cau­sa pales­ti­na en general?Si revi­sa­mos la lis­ta de los pro­ta­go­nis­tas ára­bes o musul­ma­nes que han aca­pa­ra­do la esce­na mediá­ti­ca y han actua­do en torno a una even­tual media­ción entre Hamás e Israel, es posi­ble encon­trar algu­nas res­pues­tas. Des­de este pun­to de vis­ta, la agi­ta­ción en las puer­tas de El Cai­ro del pasa­do 17 de noviem­bre es bas­tan­te elocuente.Ese día el pre­si­den­te egip­cio Moha­med Mor­si, el pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan, el emir de Catar Hamad ben Kha­li­fa Al Tani y el líder de Hamás Kha­led Mechaal esta­ba al mis­mo tiem­po en la capi­tal egip­cia. Y ese «ali­nea­mien­to pla­ne­ta­rio» no fue for­tui­to.

El Egip­to de Mor­si

Tras su elec­ción «post­pri­ma­ve­ral» Moha­med Mor­si, el pre­si­den­te isla­mis­ta «de recur­so» debi­do a la inele­gi­bi­li­dad de Khai­rat al Char­ter (emi­nen­cia gris de los Her­ma­nos Musul­ma­nes), sabe per­fec­ta­men­te que para él la regu­la­ción de la cues­tión gaza­tí tie­ne una impor­tan­cia capi­tal en varios aspec­tos.

- En pri­mer lugar le per­mi­ti­ría ganar cre­di­bi­li­dad en la cues­tión pales­ti­na, una cre­di­bi­li­dad mal­tra­ta­da por el cie­rre recu­rren­te del paso fron­te­ri­zo de Rafah, por la des­truc­ción de los túne­les de con­tra­ban­do entre los dos paí­ses (que pro­vo­có pri­me­ra vez la ira de los pales­ti­nos des­de que Mor­si está en el poder) y sobre todo por la divul­ga­ción de unas misi­vas muy «afec­tuo­sas» entre Mor­si y el pre­si­den­te israe­lí Shi­mon Peres. Ese inter­cam­bio epis­to­lar de apa­rien­cia anec­dó­ti­ca impac­tó pro­fun­da­men­te a los egip­cios que sien­ten un odio vis­ce­ral por la que deno­mi­nan «enti­dad sio­nis­ta». Es ver­dad que expre­sio­nes como «mi que­ri­do y gran ami­go» y «tu fiel ami­go» (1) diri­gi­das por Mor­si a Peres han asom­bra­do, sobre todo cuan­do sabe­mos que las escri­bió un miem­bro de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, la cofra­día que siem­pre ha pre­di­ca­do la lucha con­tra el ocu­pan­te sio­nis­ta. La reac­ción de la calle egip­cia fue tan impe­tuo­sa que la pre­si­den­cia, en pri­mer lugar, pre­ten­dió que se tra­ta­ba de una men­ti­ra (2) antes de reco­no­cer­lo y expli­car que las expre­sio­nes uti­li­za­das for­man par­te del esti­lo «pro­to­co­la­rio» (sic) (3).

Las ama­bi­li­da­des entre ambos pre­si­den­tes con­ti­nua­ron aque­llos días: el pre­si­den­te Peres decla­ró a los medios de comu­ni­ca­ción que cele­bra­ba los «esfuer­zos» del pre­si­den­te Mor­si «para con­se­guir un alto el fue­go» en el con­flic­to de Gaza (4).

Hay que seña­lar que esas fami­lia­ri­da­des inter­pre­si­den­cia­les con­tras­tan viva­men­te con el com­por­ta­mien­to natu­ral de algu­nas per­so­na­li­da­des egip­cias a las que en el mis­mo perío­do «pilla­ron» en una emi­sión de tipo «cáma­ra ocul­ta» en la que les hicie­ron creer que los esta­ba entre­vis­tan­do un canal israe­lí (5). Inva­ria­ble­men­te las reac­cio­nes de los invi­ta­dos fue­ron vis­ce­ra­les, ner­vio­sas y vio­len­ta­men­te anti­is­rae­líes, lo que irri­tó a la pren­sa del Esta­do hebreo e hizo que las acu­sa­cio­nes de anti­se­mi­tis­mo inun­da­sen la blo­gos­fe­ra (6).

La des­truc­ción por par­te del ejér­ci­to egip­cio de los túne­les de con­tra­ban­do de la fron­te­ra entre Egip­to y Gaza fue deci­di­da por el gobierno de Mor­si tras los aten­ta­dos mor­ta­les per­pe­tra­dos el 5 de agos­to por un coman­do cali­fi­ca­do de yiha­dis­ta por las auto­ri­da­des (7). Sin embar­go los Her­ma­nos Musul­ma­nes, de don­de pro­ce­de el pre­si­den­te Mor­si, acu­sa­ron al Mos­sad de estar detrás de los ata­ques, afir­ma­ción repe­ti­da por Ismail Hani­ye, jefe del gobierno de Hamás en Gaza (8). Lo que es bas­tan­te plau­si­ble en la medi­da en que la demo­li­ción de los túne­les bene­fi­cia prin­ci­pal­men­te a la segu­ri­dad del Esta­do de Israel. Lo más extra­ño en este asun­to es la rapi­dez con la que se tomó la deci­sión de des­truir los pasa­di­zos sub­te­rrá­neos. De ahí a pen­sar que hubo con­ni­ven­cia no hay más que un paso. Ade­más, curio­sa­men­te, las auto­ri­da­des israe­líes acep­ta­ron la pre­sen­cia de sol­da­dos egip­cios en la zona «C» del Sinaí, área nor­mal­men­te per­mi­ti­da a la poli­cía egip­cia pero total­men­te prohi­bi­da a los mili­ta­res egip­cios según los acuer­dos de Camp David (9). Recor­de­mos que esa zona es una fran­ja de tie­rra de la penín­su­la del Sinaí que reco­rre la fron­te­ra israe­lí-egip­cia y el gol­fo de Aqa­ba, y se extien­de de Rafah a Charm el-Cheik.

- En segun­do lugar, Mor­si sabe per­fec­ta­men­te que cier­tas ges­ti­cu­la­cio­nes bien orques­ta­das en el con­flic­to israe­lí-pales­tino de libra­rían de la ima­gen de pre­si­den­te «de repues­to» poco caris­má­ti­co y sin enver­ga­du­ra (10). Lo que expli­ca, por ejem­plo, la lla­ma­da del emba­ja­dor egip­cio en Israel y el envío de su pri­mer minis­tro a Gaza des­de el prin­ci­pio de la agre­sión a la Fran­ja. Sin embar­go esas deci­sio­nes pre­sen­ta­das como «heroi­cas» no expli­can por qué tuvo que espe­rar a los bom­bar­deos para que un alto res­pon­sa­ble egip­cio via­ja­se al encla­ve pales­tino. Si tene­mos en cuen­ta la vecin­dad, la afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca entre Hamás y los Her­ma­nos Musul­ma­nes egip­cios y la ale­gría popu­lar gaza­tí ante el anun­cio de la elec­ción de Mor­si a la magis­tra­tu­ra supre­ma, era de espe­rar que el pre­si­den­te egip­cio visi­ta­ra Gaza inme­dia­ta­men­te des­pués de su elec­ción. Pero no, Mor­si no ha visi­ta­do nun­ca la Fran­ja de Gaza, mien­tras que el Emir de Catar efec­tuó recien­te­men­te una visi­ta ofi­cial.

Sin embar­go, tras la des­ave­nen­cia de Hamás con los res­pon­sa­bles sirios, el gobierno egip­cio auto­ri­zó a la orga­ni­za­ción pales­ti­na la trans­fe­ren­cia de su sede prin­ci­pal de Damas­co a El Cai­ro. La des­ave­nen­cia sur­gió por el reco­no­ci­mien­to por par­te de Hamás de los rebel­des sirios, una coa­li­ción for­ma­da esen­cial­men­te por com­ba­tien­tes isla­mis­tas. Aun­que la deci­sión egip­cia de ofre­cer una ofi­ci­na a Hamás hizo rechi­nar los dien­tes de nume­ro­sos obser­va­do­res, los Her­ma­nos Musul­ma­nes egip­cios la aco­gie­ron favo­ra­ble­men­te (11). Esos obser­va­do­res vie­ron un gran cam­bio en la polí­ti­ca egip­cia, que con­si­de­ra­ba a la OLP (Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na) la úni­ca repre­sen­tan­te legí­ti­ma de los pales­ti­nos. Obvia­men­te no podía ser de otra mane­ra para la Her­man­dad. ¿Hay que recor­dar que la pri­me­ra visi­ta ofi­cial del pri­mer minis­tro de Hamás, Ismail Hani­yeh, fue a los Her­ma­nos Musul­ma­nes de Egip­to? ¿Y que el pro­pio Hani­yeh decla­ró que Hamás era «un movi­mien­to yiha­dis­ta de los Her­ma­nos Musul­ma­nes con cara pales­ti­na»? (12).

Hay que ren­dir­se a la evi­den­cia de que en el con­tex­to de la «Pri­ma­ve­ra Ára­be», la deci­sión de aco­ger a Hamás en El Cai­ro pone de mani­fies­to tan­to una cla­ra volun­tad de ais­lar a Bashar al-Assad por par­te del pre­si­den­te Mor­si como el deseo egip­cio de influir en la estra­te­gia isla­mis­ta pales­ti­na del poder en Gaza, de acuer­do con otros acto­res influ­yen­tes como Catar.

- En ter­cer lugar, el Rais egip­cio no igno­ra que el hecho de con­se­guir un alto el fue­go en el con­flic­to israe­lí-pales­tino tam­bién ten­dría el efec­to de devol­ver a Egip­to un papel cen­tral en la cues­tión pales­ti­na. Ade­más per­mi­ti­ría a su diplo­ma­ría recu­pe­rar el pres­ti­gio en el mun­do ára­be des­pués de la fuer­te mar­gi­na­ción de los últi­mos años en bene­fi­cio de algu­nas monar­quías del Gol­fo. Así, ade­más del pro­ble­ma de Gaza, la reu­nión tri­par­ti­ta Egip­to-Catar-Tur­quía lle­va­ba cier­ta­men­te otro pun­to en su agen­da: Siria. En efec­to, dos días des­pués de la reu­nión cai­ro­ta supi­mos que la nue­va coa­li­ción de la rebe­lión siria, cons­ti­tui­da en Doha, ten­dría su base en El Cai­ro (13), mien­tras que el extin­to Con­se­jo Nacio­nal Sirio (CNS) tenía su cuar­tel gene­ral en Estam­bul. Cua­tro días des­pués Catar, por su par­te, anun­ció el nom­bra­mien­to de un emba­ja­dor de la coa­li­ción siria, orga­ni­za­ción cons­ti­tui­da por gru­pos rebel­des dis­pa­res a los que la pre­sión esta­dou­ni­den­se «obli­gó» a fusio­nar­se (14).

Hay que seña­lar de paso la nota­ble ausen­cia, en la reu­nión de El Cai­ro, de Ara­bia Sau­dí, pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la «pri­ma­ve­ri­za­ción» de Siria. Y esa ausen­cia está lejos de ser for­tui­ta si obser­va­mos el dife­ren­te tra­ta­mien­to mediá­ti­co de la agre­sión israe­lí a Gaza entre la cade­na cata­rí Al-Yazi­ra y la cade­na sau­dí Al-Ara­bi­ya, que seña­la implí­ci­ta­men­te las diver­gen­cias polí­ti­cas de estos dos paí­ses en el asun­to de Gaza (15).

Aun­que en varias oca­sio­nes anun­ció su inten­ción de revi­sar los acuer­dos de Camp David, Mor­si cam­bió de opi­nión cuan­do Israel des­es­ti­mó la idea (16). Sin embar­go, el apa­ren­te «éxi­to» de Mor­si en el cese de las hos­ti­li­da­des entre Hamás e Israel le per­mi­te jus­ti­fi­car su cam­bio de méto­do y refuer­za la idea de la nece­si­dad de Egip­to como inter­lo­cu­tor «ofi­cial» y creí­ble del Esta­do hebreo gra­cias a los acuer­dos fir­ma­dos entre ambos paí­ses. En este asun­to Mor­si no se dife­ren­cia mucho de su pre­de­ce­sor, Muba­rak, arras­tra­do por la olea­da pri­ma­ve­ral.

Pero esta fal­ta de valen­tía polí­ti­ca del pre­si­den­te isla­mis­ta no ha cam­bia­do el ardor de algu­nos mili­tan­tes por la demo­cra­cia que pre­sen­ta­ron, ante el tri­bu­nal admi­nis­tra­ti­vo de El Cai­ro, una deman­da de anu­la­ción del tra­ta­do de Camp David con el fin de que su país pudie­ra dis­fru­tar de una sobe­ra­nía ple­na polí­ti­ca y mili­tar en la penín­su­la del Sinaí. El pasa­do 30 de octu­bre el tri­bu­nal recha­zó a los deman­dan­tes por «incom­pe­ten­cia en la mate­ria», argu­yen­do que la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y la sobe­ra­nía del país son com­pe­ten­cias del pre­si­den­te de la repú­bli­ca (17).

¿Se dig­na­rá Mor­si algún día a lle­var ade­lan­te esa pro­me­sa que es tam­bién la de la cofra­día de la que pro­ce­de? En el con­tex­to geo­po­lí­ti­co actual es dudo­so.

Catar y la «pri­ma­ve­ri­za­ción» de los ára­bes

El 23 de octu­bre de 2012, es decir, exac­ta­men­te tres sema­nas antes de la sal­va­je agre­sión israe­lí bau­ti­za­da «Pilar defen­si­vo», el emir de Catar hizo una visi­ta ofi­cial a Gaza. Esa cor­ta visi­ta, cali­fi­ca­da de «his­tó­ri­ca» por algu­nos obser­va­do­res por­que era la pri­me­ra de un jefe de Esta­do des­de 2007, el año que Hamás acce­dió demo­crá­ti­ca­men­te al poder en Gaza, nun­ca habría sido posi­ble sin la apro­ba­ción de Egip­to, y sobre todo de Israel. Obvia­men­te ese via­je del emir estu­vo acom­pa­ña­do de una gene­ro­sa dis­tri­bu­ción de petro­dó­la­res, pero pare­ce cla­ro que su obje­ti­vo no es solo filan­tró­pi­co. Si no, ¿cómo expli­car que la gene­ro­si­dad cata­rí solo bene­fi­cia al gobierno isla­mis­ta de Hamás y no a toda la pobla­ción pales­ti­na? ¿Y por qué el emir de Catar no apro­ve­chó la oca­sión para ir a Cis­jor­da­nia y visi­tar a la Auto­ri­dad Pales­ti­na?

Por otra par­te, con res­pec­to a este pun­to, el Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (OLP) no apre­cia­ría en abso­lu­to esa visi­ta: «Los paí­ses ára­bes no debe­rían seguir la polí­ti­ca de esta­ble­ci­mien­to de una enti­dad sepa­ra­tis­ta en la Fran­ja de Gaza que bási­ca­men­te sir­ve a los pla­nes israe­líes», decla­ró (18).

En reali­dad el com­por­ta­mien­to cata­rí con res­pec­to a Pales­ti­na está en per­fec­ta sin­to­nía con el afán de omni­pre­sen­cia del emi­ra­to en la «pri­ma­ve­ri­za­ción» del mun­do ára­be, acción que se arti­cu­la en el apo­yo inde­fec­ti­ble de los isla­mis­tas del mun­do ára­be y en par­ti­cu­lar de los Her­ma­nos Musul­ma­nes. Esta polí­ti­ca es visi­ble en Egip­to, Túnez, Libia, Siria y aho­ra en Gaza.

Por otra par­te, dado que Catar man­tie­ne rela­cio­nes pri­vi­le­gia­das con Esta­dos Uni­dos y nume­ro­sos paí­ses occi­den­ta­les (rela­cio­nes que nun­ca ha inten­ta­do ocul­tar, sino todo lo con­ta­rio), se pue­de pen­sar que esa visi­ta tie­ne un sen­ti­do polí­ti­co que ser­vi­ría igual­men­te a otros intere­ses dife­ren­tes a los de Pales­ti­na. En este orden de ideas, Jean-Pie­rre Bejot se plan­tea las siguien­tes pre­gun­tas: « ¿Los esta­dou­ni­den­ses, a quie­nes les gus­ta que se pien­se que diri­gen a los cata­ríes, die­ron luz ver­de a esa visi­ta? ¿Dicha visi­ta tie­ne el obje­ti­vo de ais­lar a Siria e Irán, has­ta aho­ra prin­ci­pa­les socios de Hamás?» (19).

Rachid Bar­nat va toda­vía más allá: «A menos que su “jue­go” (el de Catar) no entre en la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos: 1) Neu­tra­li­zar a los extre­mis­tas del “inter­nos” sus­tra­yén­do­los de una pro­ba­ble recu­pe­ra­ción ira­ní chií, lo que aca­ba de hacer el emir de Catar con el Hamás de la Fran­ja de Gaza que flir­tea­ba con el régi­men de los aya­to­lás y apo­ya­ba a Bashar al-Assad, el otro “ami­go” de los ira­níes. Y 2) Per­mi­te una recu­pe­ra­ción del diá­lo­go entre pales­ti­nos e israe­líes con el fin de que Oba­ma (…) con­cre­te su boni­to dis­cur­so pro­gra­má­ti­co de inves­ti­du­ra: aca­bar con un pro­ble­ma que enve­ne­na las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les des­de hace 60 años» (20).

A este res­pec­to, algu­nas fuen­tes bien infor­ma­das han con­ta­do una dis­cu­sión muy intere­san­te entre Hamad ben Kha­li­fa Al Tha­ni e Ismail Hani­ye duran­te la visi­ta del Emir a Gaza. Según esas fuen­tes, la entre­vis­ta aca­bó debi­do a un des­acuer­do mani­fies­to, ya que la ayu­da cata­rí se some­tía a con­di­cio­nes pre­ci­sas: a) rup­tu­ra de la alian­za con Irán, b) aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes con la enti­dad sio­nis­ta sin con­di­cio­nes pre­vias, c) reco­no­ci­mien­to de Israel, d) reco­no­ci­mien­to de Jeru­sa­lén como capi­tal de Israel y aban­dono de la rei­vin­di­ca­ción de la par­te orien­tal, y e) anun­cio del final de la resis­ten­cia arma­da y aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes como úni­ca opción (21).

En defi­ni­ti­va, pare­ce que la pre­sen­cia de Catar en El Cai­ro como media­dor impor­tan­te en el asun­to pales­tino está conec­ta­da a una agen­da doble. La pri­me­ra rela­ti­va a la «pri­ma­ve­ri­za­ción» de la cau­sa pales­ti­na favo­re­cien­do la pre­pon­de­ran­cia de Hamás con res­pec­to a los demás gru­pos riva­les en Gaza y mar­gi­nan­do, de hecho, a la Auto­ri­dad Pales­ti­na en Cis­jor­da­nia. ¿El obje­ti­vo final sería la crea­ción de un úni­co gobierno islá­mi­co en los terri­to­rios pales­ti­nos enca­be­za­do por Hamás?

La segun­da rela­ti­va al aban­dono de Hamás de su rama mili­tar y su ale­ja­mien­to del «Irán Chií» que le sumi­nis­tra las armas.

A la vis­ta de lo ante­rior, todo lle­va a pen­sar que la tra­ma de fon­do de esas manio­bras sería la nego­cia­ción de una «paz reba­ja­da» con el Esta­do hebreo con la ben­di­ción israe­lí-esta­dou­ni­den­se.

Y el emir de Catar posee una car­ta impor­tan­te para lograr su pro­yec­to: Kha­led Mechaal, el líder de Hamás que aca­ba de ali­near­se abier­ta­men­te a la polí­ti­ca de Catar reco­no­cien­do a la rebe­lión siria, rom­pien­do con Bashar al-Assad (que le ha apo­ya­do y finan­cia­do duran­te años) y aban­do­nan­do Damas­co, don­de resi­día, para ins­ta­lar­se en el hotel Four Sea­sons de Doha, «bajo la pro­tec­ción de sus anfi­trio­nes cata­ríes» (22).

¿Aca­so el emir de Catar no domi­na el arte de corrom­per a los que des­pués se con­vier­ten en sus secua­ces?

Menos de una sema­na des­pués del final de la ope­ra­ción «Pilar defen­si­vo», la inten­ción de Hamás de ale­jar­se de Irán fue con­fir­ma­da por Mous­sa Abu Mar­zouk, jefe adjun­to del buró polí­ti­co de Hamás. Des­de su nue­va ofi­ci­na de El Cai­ro, decla­ró «Irán debe recon­si­de­rar su apo­yo al régi­men sirio» (23).

El deseo de libe­rar­se de Irán tam­bién ha sido for­mu­la­do, pero con pru­den­cia, por Ziad Nakhal, secre­ta­rio gene­ral adjun­to de la Yihad Islá­mi­ca Pales­ti­na. Aun­que reco­no­ció que «sin el apo­yo mili­tar de Irán la resis­ten­cia pales­ti­na no habría podi­do com­ba­tir des­de hace muchos años», aña­dió que «si los ára­bes quie­ren reem­pla­zar a Irán serán bien­ve­ni­dos y noso­tros pres­cin­di­re­mos de Irán» (24).

Esta invi­ta­ción se diri­ge en par­ti­cu­lar a Catar. Por­que, ¿cómo es posi­ble que el rico emi­ra­to que arma a los rebel­des isla­mis­tas en todos los paí­ses ára­bes en bus­ca de una even­tual «pri­ma­ve­ra» y apo­ya su lucha con­tra gobier­nos ára­bes antes ami­gos pida a los mili­tan­tes de Hamás que aban­do­nen la lucha arma­da con­tra el Esta­do israe­lí, un Esta­do expo­lia­dor, xenó­fo­bo y ase­sino? ¿Por qué, al con­tra­rio, no arma a los com­ba­tien­tes de una cau­sa jus­ta y sagra­da como la de Pales­ti­na? ¿No será solo por­que así con­si­gue una fuer­za de disua­sión que le per­mi­ti­ría nego­ciar en posi­ción de fuer­za, como hace abier­ta­men­te en Siria? ¿Bashar al-Assad sería enemi­go y Netan­yahu ami­go?

La res­pues­ta del emir de Catar no deja lugar a dudas: en la rue­da de pren­sa cele­bra­da el 19 de noviem­bre de 2012 (mien­tras Israel bom­bar­dea­ba Gaza), con oca­sión de la visi­ta a Doha de Mario Mon­ti, jefe del gobierno ita­liano, afir­mó que «el apo­yo de Catar a la Fran­ja de Gaza está limi­ta­do a la ayu­da huma­ni­ta­ria y la recons­truc­ción, pero se exclu­ye el arma­men­to» (25).

Las armas de Hamás y la filial suda­ne­sa

La noche siguien­te de la visi­ta del emir de Catar a Gaza (del 23 al 24 de octu­bre de 2012), varios avio­nes israe­líes bom­bar­dea­ron el com­ple­jo mili­tar suda­nés de Yar­mouk, situa­do al sur de Jar­tum. El ata­que solo duró unos minu­tos, pero las explo­sio­nes con­ti­nua­ron dura­ron varias horas, lo que indi­ca que el stock de muni­ción que con­te­nía era con­si­de­ra­ble. Las fotos sate­li­ta­les toma­das antes y des­pués del ata­que israe­lí mues­tran una des­truc­ción total del sitio (26). El minis­tro suda­nés de infor­ma­ción, Ahmed Bilal Osman, decla­ró que en el ata­que estu­vie­ron impli­ca­dos cua­tro avio­nes y las prue­bas mate­ria­les (armas que no explo­ta­ron) acu­san direc­ta­men­te a Israel (27). Aun­que ase­gu­ró que ese com­ple­jo solo fabri­ca «armas tra­di­cio­na­les», nume­ro­sos infor­mes afir­man que ser­vía tam­bién de depó­si­to de misi­les ira­níes Shehab y que es muy posi­ble que los exper­tos ira­níes sumi­nis­tra­sen asis­ten­cia téc­ni­ca para la fabri­ca­ción de otros tipos de armas.

Israel no ha reco­no­ci­do nun­ca ese ata­que, pero los res­pon­sa­bles israe­líes acu­sa­ron a Sudán de zona neu­rál­gi­ca de trán­si­to en el envío de armas ira­níes con des­tino a los com­ba­tien­tes de Hamás (28). Los misi­les ira­níes, como los «Fadjr‑5», que lle­ga­ron a Jeru­sa­lén duran­te el recien­te con­flic­to israe­lí-gaza­tí, sin duda se envia­ron de Irán a Gaza pasan­do pri­me­ro por Sudán e intro­du­cién­do­los en el encla­ve pales­tino por los túne­les del Sinaí (29). Así es fácil enten­der el inte­rés de Israel de impli­car a Egip­to en el cie­rre de los pasa­jes clan­des­ti­nos. Pero lo más lla­ma­ti­vo de este asun­to es que los avio­nes israe­líes en esa misión reco­rrie­ron casi 3.600 kiló­me­tros (ida y vuel­ta) sin que fue­ran detec­ta­dos por Sudán ni por los paí­ses «ami­gos» limí­tro­fes como Egip­to, Jor­da­nia o Ara­bia Sau­dí.

En un deta­lla­do artícu­lo sobre el ata­que al com­ple­jo suda­nés publi­ca­do por el Sun­day Times, Uzi Mah­mai­ni y Flo­ra Bage­nal expli­can que los avio­nes israe­líes hicie­ron un tra­yec­to que reco­rre el mar Rojo y evi­ta el sis­te­ma defen­si­vo aéreo de Egip­to (30). Algu­nos perio­dis­tas egip­cios se pre­gun­tan inclu­so si los avio­nes no pasa­rían por el espa­cio aéreo de su país. En su cró­ni­ca titu­la­da «¿Mor­si teme a Israel?», Moha­med Das­sou­ki Rach­di escri­bió: «No pon­go en duda la capa­ci­dad egip­cia, y no debo hacer­lo, pero sen­ci­lla­men­te rei­vin­di­co el dere­cho del pue­blo a saber si su terri­to­rio o su espa­cio aéreo se uti­li­za­ron en el ata­que a un país, her­mano o no». Y aña­dió: « ¿Cómo es posi­ble que Israel con­si­guie­ra poner en mar­cha la ope­ra­ción de des­truc­ción del com­ple­jo suda­nés con tan­ta pre­ci­sión y silen­cio sin que Egip­to se ente­ra­ra o sin que hubie­ra reac­ción de las auto­ri­da­des egip­cias? ¿Cómo es posi­ble que los avio­nes vue­len duran­te cua­tro horas para des­truir una par­te de un país her­mano sin alte­rar el sue­ño de los res­pon­sa­bles egip­cios?» (31). La pro­pia pre­si­den­cia de la repú­bli­ca se encar­gó de res­pon­der (lo que demues­tra la gra­ve­dad de las sos­pe­chas), negan­do cual­quier uti­li­za­ción del espa­cio aéreo egip­cio por par­te de los avio­nes israe­líes, pero sin des­men­tir la infor­ma­ción rela­ti­va al iti­ne­ra­rio seña­la­do por el Sun­day Times (32).

Si la hipó­te­sis del dia­rio bri­tá­ni­co fue­se cier­ta, sería lógi­co plan­tear serias cues­tio­nes res­pec­to a las capa­ci­da­des del sis­te­ma de defen­sa aérea de Egip­to, sal­vo si el país de los farao­nes cerró los ojos volun­ta­ria­men­te ante el bom­bar­deo de Sudán para ase­gu­rar­se de que las armas alma­ce­na­das en Sudán se des­tru­ye­ran y de que los nue­vos misi­les ira­níes no tran­si­ten por los túne­les del Sinaí.

Otra hipó­te­sis que con­cier­ne al tra­yec­to de los avio­nes israe­líes fue avan­za­da por Ali Akbar Salehi, minis­tro ira­ní de Asun­tos Exte­rio­res. Según su infor­ma­ción, la escua­dri­lla habría sobre­vo­la­do Jor­da­nia, Ara­bia Sau­dí y Eri­trea antes de bom­bar­dear el obje­ti­vo suda­nés, lo que expli­ca­ría el hecho de que los tes­ti­gos suda­ne­ses seña­la­sen que los avio­nes enemi­gos venían del este del país (33).

Sea como sea, pla­nean serias dudas con res­pec­to a la impli­ca­ción de diver­sos paí­ses ára­bes en la agre­sión a Sudán, un país «her­mano» que por aña­di­du­ra es miem­bro de la Liga Ára­be. A menos que Israel uti­li­za­se direc­ta­men­te una de sus bases del archi­pié­la­go eri­treo de Dah­lak (34), pero nin­gún obser­va­dor ha seña­la­do esta posi­bi­li­dad.

Tur­quía y el «neo-oto­ma­nis­mo»

La polí­ti­ca exte­rior del pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan y su minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res Ahmet Davu­to­glu pone de relie­ve el opor­tu­nis­mo pro­pio de la real­po­li­tik. Aun­que al prin­ci­pio pre­di­có la doc­tri­na «cero pro­ble­mas» con los paí­ses veci­nos, la polí­ti­ca tur­ca ha evo­lu­cio­na­do pro­gre­si­va­men­te de la no inje­ren­cia a una inje­ren­cia acti­va a medi­da que la «Pri­ma­ve­ra» ára­be se expan­día de El Cai­ro a Damas­co.

Así, aun­que al prin­ci­pio decla­ró «que no tenía inten­ción de inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos de los paí­ses ára­bes» (35), Erdo­gan se com­pro­me­tió a favor de los rebel­des del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción libio (CNT) olvi­dan­do que solo unos meses antes reci­bió en Trí­po­li el Pre­mio Gada­fi 2010 de los Dere­chos Huma­nos con­ce­di­do por el coro­nel Gada­fi (36). Pero la defun­ción de la polí­ti­ca «cero pro­ble­mas», que en resu­mi­das cuen­tas fue efí­me­ra, se rati­fi­có cuan­do esta­lló el con­flic­to sirio. Empu­ja­do por Esta­dos Uni­dos, Erdo­gan aban­do­nó al pre­si­den­te sirio, a quien antes con­si­de­ra­ba «ami­go», y dio a Tur­quía un papel pro­ta­go­nis­ta en esa san­grien­ta gue­rra civil.

Esa posi­ción beli­cis­ta con res­pec­to a un país con el que Tur­quía fir­mó acuer­dos de libre comer­cio en 2004 y abo­lió los pasa­por­tes en 2009 (y que Erdo­gan visi­tó por últi­ma vez el 17 de enero de 2011 invi­ta­do por su «ami­go» Bashar al-Assad) no tie­ne nada que ver con los prin­ci­pios mora­les dic­ta­dos por la ins­tau­ra­ción de una even­tual demo­cra­cia en Siria. El pre­ce­den­te libio es muy ins­truc­ti­vo al res­pec­to. En reali­dad Tur­quía quie­re nave­gar sobre la olea­da de la eclo­sión de gobier­nos isla­mis­tas que toman el poder en los paí­ses ára­bes «pri­ma­ve­ri­za­dos» y ven como mode­lo al AKP (Ada­let ve Kal­kin­ma Par­ti­si o Par­ti­do de Jus­ti­cia y Desa­rro­llo) de Erdo­gan.

El «neo-oto­ma­nis­mo», pues­to en mar­cha por Erdo­gan y Davu­to­glu, se defi­ne como la volun­tad tur­ca de recu­pe­rar, a nivel diplo­má­ti­co y eco­nó­mi­co, su esfe­ra de influen­cia oto­ma­na (37). Así, la pues­ta en mar­cha de esta polí­ti­ca de recon­quis­ta se bene­fi­cia de la subi­da al poder del Islam polí­ti­co suní en muchas repú­bli­cas ára­bes al pre­sen­tar a Tur­quía como un mode­lo de éxi­to eco­nó­mi­co rea­li­za­do por un gobierno isla­mis­ta.

A todo eso hay que aña­dir que Tur­quía se ha gana­do un impor­tan­te cau­dal de sim­pa­tía en el mun­do ára­be al adop­tar una posi­ción mediá­ti­ca pro pales­ti­na y muy popu­lis­ta. El cho­que pro­vo­ca­do por Erdo­gan en Davos el 29 de enero de 2009 es un ejem­plo cla­ro (38), y su pre­sen­cia en la reu­nión tri­par­ti­ta de Egip­to, Catar y Tur­quía del 17 de noviem­bre de 2012 en El Cai­ro entra cier­ta­men­te en ese mar­co.

Pero hay que seña­lar que para Tur­quía el hecho de ser pro pales­ti­na en nin­gún caso sig­ni­fi­ca que sea anti­is­rae­lí. Aun­que las rela­cio­nes polí­ti­cas entre Tur­quía e Israel se enfria­ron mucho des­de la ope­ra­ción «Plo­mo fun­di­do» y el asun­to de la Flo­ti­lla de la Liber­tad, en el ámbi­to mili­tar o eco­nó­mi­co con­ti­núan «como de cos­tum­bre».

Vea­mos algu­nos ejem­plos elo­cuen­tes. Casi un año des­pués del inci­den­te de Davos, Ehud Barak, minis­tro de Defen­sa israe­lí, fue reci­bi­do en Anka­ra con toda su dele­ga­ción. Al final de la visi­ta, el minis­tro de Defen­sa tur­co decla­ró: «En tan­to ten­ga­mos los mis­mos intere­ses tra­ba­ja­re­mos jun­tos para resol­ver los pro­ble­mas comu­nes. Ade­más somos alia­dos estra­té­gi­cos ya que nues­tros intere­ses nos obli­gan a ser­lo». Por su par­te, los fun­cio­na­rios israe­líes comen­ta­ron la visi­ta pre­ci­san­do que «a pesar de las ten­sio­nes diplo­má­ti­ca (…), la impre­sión es que la visi­ta fue un éxi­to y que los tur­cos tie­nen inte­rés en man­te­ner bue­nas rela­cio­nes» (39).

En junio de 2011, el dia­rio israe­lí Haa­retz infor­ma­ba de las «dis­cu­sio­nes secre­tas direc­tas entre Israel y Tur­quía para redu­cir la frac­tu­ra diplo­má­ti­ca». Supi­mos que «res­pon­sa­bles israe­líes y tur­cos man­tu­vie­ron con­ver­sa­cio­nes secre­tas direc­tas para resol­ver la cri­sis diplo­má­ti­ca entre ambos paí­ses» y que «las nego­cia­cio­nes cuen­tan con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos» (40).

En un artícu­lo de títu­lo reve­la­dor «Israel repa­ra y reen­vía cua­tro dro­nes a Tur­quía y seña­la un posi­ble reca­len­ta­mien­to de las rela­cio­nes», publi­ca­do el 19 de mayo de 2012 por el Times of Israel, se men­cio­na que Erdo­gan habría decla­ra­do que «pue­den sur­gir pro­ble­mas y resen­ti­mien­tos entre las per­so­nas y pue­den dejar de reu­nir­se. Todo es posi­ble, pero cuan­do se tra­ta de acuer­dos inter­na­cio­na­les exis­te una éti­ca del comer­cio inter­na­cio­nal» (41).

Así, está cla­ro que el «neo-oto­ma­nis­mo» de la Tur­quía de Erdo­gan y Davu­to­glu no se hace en detri­men­to de las rela­cio­nes israe­líes-tur­cas aun­que las apa­rien­cias mues­tren un dis­cur­so rei­vin­di­ca­ti­vo con­tra el Esta­do hebreo, dis­cur­so des­ti­na­do a los pue­blos ára­bes para los que la cau­sa pales­ti­na es un asun­to muy deli­ca­do.

Oba­ma y los peque­ños pla­ce­res asiá­ti­cos

La agre­sión de Israel a Gaza coin­ci­dió con una peque­ña pero agra­da­ble gira asiá­ti­ca del pre­si­den­te Oba­ma. Así, entre algu­nas pos­tu­ras y mira­das coque­tas de la seduc­to­ra pri­me­ra minis­tra tai­lan­de­sa Yin­gluck Shi­na­wa­tra y algu­nos besi­tos «roba­dos» al icono de la opo­si­ción bir­ma­na Aung San Suu Kyi (42), el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos sabo­rea­ba su visi­ta mien­tras las bom­bas israe­líes des­truían Gaza y a los gaza­tíes.

Debe­mos ren­dir­nos a la evi­den­cia de que los Pre­mios Nobel de la Paz no valen gran cosa en los tiem­pos que corren. Si no, ¿cómo expli­car la fal­ta de com­pa­sión de dos galar­do­na­dos con esa pres­ti­gio­sa dis­tin­ción, en este caso Oba­ma (2009) y Aung San Suu Kyi (1991) por las víc­ti­mas de Gaza y que no lan­za­sen un lla­ma­mien­to a la paz des­de lo alto de la esca­li­na­ta de la resi­den­cia de la exdi­si­den­te bir­ma­na en Ran­gún? Al con­tra­rio, Oba­ma no ha deja­do de reafir­mar «el dere­cho de Israel a defen­der­se», es decir, a bom­bar­dear a lo bes­tia a un pue­blo ase­dia­do.

Hay que admi­tir que el apo­yo incon­di­cio­nal del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos al Esta­do hebreo se con­tra­di­ce total­men­te con su famo­so dis­cur­so de El Cai­ro don­de pre­ten­día que «des­de hace más de 60 años, el pue­blo pales­tino vive el dolor del exi­lio. En los cam­pos de refu­gia­dos de Cis­jor­da­nia, en Gaza y en los terri­to­rios veci­nos muchos tie­nen la espe­ran­za de cono­cer una vida de paz y segu­ri­dad que nun­ca han dis­fru­ta­do. Sufren humi­lla­cio­nes a dia­rio (…) la situa­ción del pue­blo pales­tino es into­le­ra­ble. Esta­dos Uni­dos no vol­ve­rá la espal­da a la aspi­ra­ción legí­ti­ma del pue­blo pales­tino a la dig­ni­dad, a las opor­tu­ni­da­des de con­se­guir un Esta­do pro­pio».

A pro­pó­si­to del famo­so «dere­cho de auto­de­fen­sa» de Israel, la perio­dis­ta israe­lí Ami­ra Hass lo defi­nió como una «for­mi­da­ble vic­to­ria de la pro­pa­gan­da» y aña­día que «al apo­yar el ata­que israe­lí a Gaza, los diri­gen­tes occi­den­ta­les die­ron car­ta blan­ca a los israe­líes para hacer lo que saben hacer mejor: revol­car­se en su esta­tu­to de víc­ti­mas e igno­rar el sufri­mien­to de los pales­ti­nos» (43).

Tras una sema­na de con­flic­to, Hillary Clin­ton via­jó a Israel y Egip­to para dis­cu­tir con los pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to. El alto el fue­go entre Hamás e Israel se pro­cla­mó el mis­mo día de su lle­ga­da a El Cai­ro y todo el méri­to fue para el pre­si­den­te Mor­si. Extra­ño triun­fo del pre­si­den­te egip­cio que había anun­cia­do el final de las hos­ti­li­da­des el día ante­rior, sin éxi­to, y que ni siquie­ra pudo fre­nar los bom­bar­deos sobre Gaza (aun­que fue­se momen­tá­nea­men­te y a pesar de las pro­me­sas israe­líes) mien­tras su pri­mer minis­tro, Hicham Kan­dil, se halla­ba de visi­ta en el encla­ve pales­tino (44).

Al día siguien­te del anun­cio del alto el fue­go, el New York Times publi­có un artícu­lo sobre las autén­ti­cas moti­va­cio­nes de la ope­ra­ción «Pilar defen­si­vo». Los auto­res, David E. San­ger y Thom Shan­ker, nos expli­can que «para Israel el con­flic­to de Gaza es un ensa­yo para un enfren­ta­mien­to con Irán». En efec­to, según algu­nos res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses e israe­líes, esta ope­ra­ción mili­tar que duró una sema­na fue de entre­na­mien­to para un even­tual futu­ro enfren­ta­mien­to con Irán (45). Esos ejer­ci­cios per­mi­tie­ron ana­li­zar la efi­ca­cia de los nue­vos cohe­tes de fabri­ca­ción ira­ní capa­ces de lle­gar a Jeru­sa­lén así como com­pro­bar la fia­bi­li­dad del sis­te­ma anti­mi­si­les «Cúpu­la de hie­rro» de Israel. Ele­men­to muy intere­san­te: el artícu­lo tam­bién infor­ma de que el bom­bar­deo israe­lí del com­ple­jo suda­nés de Yar­mouk fue la pri­me­ra par­te de un plan más gene­ral de debi­li­tar a Irán que se per­se­guía con el con­flic­to de Gaza.

Hay que seña­lar que para Israel ambos ata­ques tie­nen obje­ti­vos estra­té­gi­cos simi­la­res: 1) Des­truc­ción de stocks de armas enemi­gas, y 2) Entre­na­mien­to de las tro­pas israe­líes para un even­tual con­flic­to arma­do direc­to con Irán. En efec­to, la pre­ci­sión y el con­trol en la ope­ra­ción con­tra el sitio suda­nés (dis­tan­cia reco­rri­da, repos­tar en mar­cha, inter­fe­ren­cia de las comu­ni­ca­cio­nes enemi­gas, dis­pa­ros pre­ci­sos) demues­tran que el Esta­do hebreo posee medios téc­ni­cos para ases­tar un gol­pe aéreo a los cen­tros nuclea­res ira­níes situa­dos a la mis­ma o infe­rior dis­tan­cia de la que sepa­ra a Israel de Yar­mouk. Por otra par­te, la des­truc­ción de las reser­vas de armas des­ti­na­das o uti­li­za­das (res­pec­ti­va­men­te en Sudán y en Gaza) por la resis­ten­cia pales­ti­na per­mi­te mini­mi­zar los ries­gos de aper­tu­ra de fren­tes de com­ba­te adi­cio­na­les si se toma­se la deci­sión de ata­car Irán. Si a eso aña­di­mos la par­ti­ci­pa­ción acti­va de Egip­to en el cie­rre de los túne­les del Sinaí y la impli­ca­ción de Catar para per­sua­dir a Hamás de que acep­te un cam­bio de para­dig­ma revo­lu­cio­na­rio, las con­di­cio­nes de un ata­que israe­lí a los obje­ti­vos ira­níes cada vez es más favo­ra­ble para Israel y obvia­men­te para Esta­dos Uni­dos, su alia­do inde­fec­ti­ble en esta «cru­za­da».

Efec­ti­va­men­te, al comen­tar el artícu­lo de David E. San­ger y Thom Shan­ker, Lucio Manis­co escri­be que «La inves­ti­ga­ción del New York Times acla­ra la estre­cha cola­bo­ra­ción entre Washing­ton y Jeru­sa­lén en los pre­pa­ra­ti­vos del ata­que a Gaza y, a más lar­go alcan­ce, la ofen­si­va con­tra Irán pre­vis­ta para los pró­xi­mos meses» (46).

Por otra par­te exis­ten fuer­tes pre­sun­cio­nes de cola­bo­ra­ción entre ambos paí­ses en el ata­que al com­ple­jo de Yamouk. Así, el perió­di­co ára­be Al-Hayat citó a res­pon­sa­bles suda­ne­ses que afir­ma­ban que Esta­dos Uni­dos esta­ba al corrien­te del ata­que pues­to que rápi­da­men­te cerró su emba­ja­da de Jar­tum por mie­do a repre­sa­lias (47).

Si tene­mos en cuen­ta todo esto, se com­pren­den fácil­men­te la deja­dez y la fle­ma del pre­si­den­te Oba­ma duran­te su gira asiá­ti­ca: espe­ra­ba pacien­te­men­te a que ter­mi­na­se el entre­na­mien­to pla­ni­fi­ca­do por las fuer­zas israe­líes-esta­dou­ni­den­ses para enviar a su secre­ta­ria de Esta­do a arre­glar un alto el fue­go entre los beli­ge­ran­tes.

Se entien­de tam­bién por qué Israel, con­tra su cos­tum­bre, no tomó repre­sa­lias tras el aten­ta­do del 21 de noviem­bre de 2012 diri­gi­do a un auto­bús de Tel Aviv, ni comu­ni­có la fecha del cese de las hos­ti­li­da­des.

Sunis­mo-chiís­mo: un cis­ma polí­ti­co

La recon­fi­gu­ra­ción geo­po­lí­ti­ca de la región MENA (Orien­te Medio y Nor­te de Áfri­ca) des­pués de la «Pri­ma­ve­ra» ára­be ori­gi­nó un cis­ma polí­ti­co suní-chii que se ha vuel­to pre­pon­de­ran­te en el con­flic­to sirio debi­do a la diver­si­dad cul­tu­ral del país y tie­ne una inci­den­cia direc­ta sobre la cau­sa pales­ti­na. Han apa­re­ci­do dos ejes en la región: el eje suní repre­sen­ta­do, entre otros, por Egip­to, Catar y Tur­quía, y el eje chií cons­ti­tui­do por Irán, siria e Hiz­bu­lá.

El pri­mer eje man­tie­ne muy bue­nas rela­cio­nes con los paí­ses occi­den­ta­les mien­tras el segun­do gru­po repre­sen­ta en la actua­li­dad «el eje del mal» para esos mis­mos paí­ses.

Se ve cla­ra­men­te que la reu­nión del 17 de noviem­bre en El Cai­ro agru­pó exclu­si­va­men­te a los paí­ses suníes y que la pre­sen­cia de Kha­led Mechaal en reali­dad tenía el obje­ti­vo de sacar a Hamás del sec­tor chií (en par­ti­cu­lar de Irán) que le sumi­nis­tra las armas. Está cla­ro que los esta­dou­ni­den­ses y los euro­peos jue­gan sobre esa divi­sión para mejor ais­lar, y por lo tan­to debi­li­tar, al eje chií.

El cis­ma polí­ti­co tie­ne su aspec­to reli­gio­so, menos hipó­cri­ta pero tam­bién viru­len­to. Así, el tele­pre­di­ca­dor estre­lla de la tele­vi­sión cata­rí Al-Yazi­ra, Cheikh Al-Qar­daoui, ata­có a los ira­níes res­pec­to a su papel en Siria, decla­ran­do que «fal­ta­ron a su misión y aho­ra matan a los musul­ma­nes (los sirios suníes) que no son de la mis­ma corrien­te reli­gio­sa que ellos». Des­pués ape­ló a todos los pere­gri­nos musul­ma­nes para que implo­ren a dios que cas­ti­gue a Irán (48).

Está lejos el tiem­po en el Cheik fus­ti­ga­ba a Israel y roga­ba a Dios que le die­ra la opor­tu­ni­dad, en el cre­púscu­lo de su vida, de «dis­pa­rar una bala sobre los enemi­gos de Alá, los judíos» (49). Tras el paso de «Pri­ma­ve­ra» ára­be, su leal­tad al emir de Catar solo le per­mi­te lan­zar con­de­nas de muer­te a los ára­bes y musul­ma­nes: un ali­nea­mien­to ejem­plar del polí­ti­co y del reli­gio­so. Sin duda esta es la razón por la que tam­po­co con­de­nó la sal­va­je agre­sión israe­lí al pue­blo de Gaza.

En con­clu­sión, se pue­de afir­mar que la cau­sa pales­ti­na está inne­ga­ble­men­te influen­cia­da por la «Pri­ma­ve­ra» ára­be. El blo­que suní repre­sen­ta­do por Egip­to, Catar y Tur­quía (paí­ses que man­tie­nen exce­len­tes rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos) pre­ten­de sacar a Hamás de la zona de influen­cia chií ira­ní que le sumi­nis­tra las armas nece­sa­rias para resis­tir a la ocu­pa­ción israe­lí. La rup­tu­ra de Kha­led Mechaal con Bas­char al-Assad, su leal­tad al emir de Catar y la mudan­za de la sede prin­ci­pal de Hamás de Damas­co a El Cai­ro son seña­les que no enga­ñan. La úni­ca des­co­no­ci­da en este asun­to es la posi­ción de la resis­ten­cia pales­ti­na que actúa en el inte­rior de Gaza y tie­ne una nece­si­dad vital de armas para asen­tar su legi­ti­mi­dad de acuer­do con la ideo­lo­gía de su movi­mien­to. A menos que Catar con­si­ga la vuel­ta de tuer­ca de con­ven­cer­les de que aban­do­nen las armas y opten por una visión más paci­fis­ta, lo que podría lle­var­los a librar­se de la eti­que­ta de «orga­ni­za­ción terro­ris­ta» que les col­ga­ron muchos paí­ses occi­den­ta­les, y reu­nir­los en la mesa de nego­cia­cio­nes. Sin embar­go, con­si­de­ran­do la debi­li­dad de los resul­ta­dos obte­ni­dos por la Auto­ri­dad Pales­ti­na con la adop­ción de ese tipo de acer­ca­mien­to, cabe espe­rar que Hamás no ten­ga un éxi­to mayor. Está muy cla­ro en la decla­ra­ción de Lei­la Shahid, dele­ga­da gene­ral de la Auto­ri­dad Pales­ti­na en la Unión Euro­pea: «Nues­tra estra­te­gia no vio­len­ta fren­te a Israel es un fra­ca­so (…) detu­vi­mos la lucha arma­da (…) e Israel nos dio un bofe­tón» (50).

Por otra par­te, y al con­tra­rio de las apa­rien­cias: 1) el gobierno isla­mis­ta de Mor­si pare­ce man­te­ner rela­cio­nes pri­vi­le­gia­das con el Esta­do hebreo (corres­pon­den­cia afec­tuo­sa, des­truc­ción de los túne­les del Sinaí, nin­gu­na reac­ción al ata­que del com­ple­jo suda­nés); 2) La polí­ti­ca «neo-oto­ma­nis­ta» de Tur­quía no se hace en detri­men­to de las rela­cio­nes tur­cas-israe­líes que siguen sien­do estra­té­gi­cas; 3) Las rela­cio­nes israe­líes-esta­dou­ni­den­ses están bien fir­mes y con res­pec­to a las cues­tio­nes pales­ti­na e ira­ní la cola­bo­ra­ción es ejem­plar.

En cuan­to a la Liga Ára­be, que antes hacía de la cues­tión pales­ti­na el cen­tro de sus preo­cu­pa­cio­nes, actual­men­te está com­ple­ta­men­te some­ti­da a los intere­ses esta­dou­ni­den­ses. Lo que ha hecho decir a algu­nos que esa ins­ti­tu­ción, en reali­dad, solo pue­de deci­dir actua­cio­nes que per­ju­di­can al mun­do ára­be.

Final­men­te, es intere­san­te obser­var el movi­mien­to de balan­ceo que se ope­ra en Pales­ti­na: en Gaza se hace todo lo posi­ble para que Hamás se con­vier­ta en reco­men­da­ble con gran pla­cer de Israel y Esta­dos Uni­dos; en Cis­jor­da­nia la Auto­ri­dad Pales­ti­na pro­vo­ca la ira de Tel Aviv y Washing­ton al obte­ner, a pesar de las pre­sio­nes y ame­na­zas, el esta­tu­to de obser­va­dor de la ONU.

Lo que nos devuel­ve a la cues­tión exis­ten­cial: antes de dis­cu­tir el papel de ter­ce­ros paí­ses, ¿Pue­de exis­tir cual­quier solu­ción al pro­ble­ma de Pales­ti­na sin la reuni­fi­ca­ción polí­ti­ca de ambos terri­to­rios pales­ti­nos?

Ahmed Ben­saa­da

ahmed​ben​saa​da​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *