La Pri­ma­ve­ra Ára­be ya es invierno

primavera-arabeEl entu­sias­mo y la espe­ran­za han dado paso a la decep­ción en Túnez, Egip­toLibia, lue­go de dos años del comien­zo de la lla­ma­da “Pri­ma­ve­ra Ára­be” debi­do a las impo­pu­la­res tran­si­cio­nes polí­ti­cas, los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y las ame­na­zas extre­mis­tas.

El 17 de diciem­bre de 2010, Moha­med Boua­zi­zi, un joven ven­de­dor ambu­lan­te deses­pe­ra­do, se inmo­ló en Sidi Buzid, una ciu­dad del cen­tro oes­te de Túnez, des­atan­do la revuel­ta tune­ci­na. Aho­ra, los pre­pa­ra­ti­vos para con­me­mo­rar este acto están envuel­tos en la polé­mi­ca.

Una par­te del comi­té orga­ni­za­dor dimi­tió para denun­ciar que los isla­mis­tas de Ennah­da, en el poder, inten­ta­ban con­tro­lar las cele­bra­cio­nes. Ade­más, la opo­si­ción apro­ve­chó el acto cele­bra­do con este moti­vo para mani­fes­tar­se con­tra el Gobierno, al que acu­sa de ser inca­paz de enca­rri­lar el país por buen camino.

Muchos de los habi­tan­tes de esta ciu­dad con­si­de­ran que nada ha cam­bia­do des­de 2010, sobre todo en el des­em­pleo, que sigue dis­pa­rán­do­se.

“¿De qué revo­lu­ción habla usted? Nada ha cam­bia­do aquí”, pro­tes­ta Ezze­di­ne Nas­ri, un ven­de­dor ambu­lan­te cuya espo­sa no encuen­tra tra­ba­jo pese a tener un diplo­ma uni­ver­si­ta­rio.

Túnez evi­tó ‘in extre­mis’ una huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por el sin­di­ca­to mayo­ri­ta­rio, la Unión Gene­ral Tune­ci­na del Tra­ba­jo (UGTT), que que­ría pro­tes­tar con­tra un ata­que de mili­cia­nos pró­xi­mos a Ennah­da.

En el últi­mo momen­to se alcan­zó un acuer­do con el Gobierno que per­mi­tió anu­lar la huel­ga pero esto no disi­pó el mie­do de los lai­cos a que Ennah­da inten­te isla­mi­zar el país, si hicie­se fal­ta por la fuer­za.

El ata­que a la UGTT for­ma par­te “del plan de revan­cha de Rached Ghan­nou­chi (el jefe de Ennah­da) y sus par­ti­da­rios sala­fis­tas con­tra cual­quier ins­ti­tu­ción tune­ci­na que haya con­tri­bui­do a la cons­truc­ción del Túnez moderno y racio­nal”, escri­bió un acti­vis­ta del cam­po lai­co, Omar S’habou, en el dia­rio Le Magh­reb.

En un año, el Gobierno gana­dor de las elec­cio­nes de octu­bre de 2011 no logró ende­re­zar la eco­no­mía, y es acu­sa­do de dejar las manos libres a los sala­fis­tas, que mul­ti­pli­can las ope­ra­cio­nes, como el ata­que a la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se el 14 de sep­tiem­bre.

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te no ha avan­za­do mucho en la ela­bo­ra­ción de una nue­va Cons­ti­tu­ción, y lo tie­ne difí­cil por las nume­ro­sas polé­mi­cas entre isla­mis­tas y lai­cos. Ade­más, las elec­cio­nes pre­vis­tas en 2013 podrían ver­se apla­za­das, lo cual incre­men­ta la incer­ti­dum­bre.

El miér­co­les, la agen­cia de cali­fi­ca­ción finan­cie­ra Fitch reba­jó un pel­da­ño la nota de la deu­da a lar­go pla­zo de Túnez, de ‘BBB-’ a ‘BB+’, o sea, el gra­do espe­cu­la­ti­vo, debi­do a “la tran­si­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca del país que resul­ta más lar­ga y más difí­cil de lo pre­vis­to”.

Egip­to, por su par­te, no ha esta­do nun­ca tan divi­di­do como des­de que el pre­si­den­te, el isla­mis­ta Moha­med Mur­si, inten­tó atri­buir­se nue­vos pode­res.

Pre­sio­na­do por una par­te del pue­blo, Mur­si renun­ció a ello pero man­tu­vo un refe­rén­dum sobre la Cons­ti­tu­ción redac­ta­da por isla­mis­tas e impug­na­da por la opo­si­ción.

Las mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta con­tra las inten­cio­nes del pre­si­den­te fue­ron vio­len­tas, con derra­ma­mien­to de san­gre, lo que agra­va la ten­sión en el país.

Como con­se­cuen­cia de los pro­ble­mas polí­ti­cos, la soli­ci­tud de ayu­da de 4.800 millo­nes de dóla­res que Egip­to hizo al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) está con­ge­la­da, por deci­sión de El Cai­ro.

En Libia, las auto­ri­da­des logra­ron cele­brar elec­cio­nes gene­ra­les en julio y res­ta­ble­cer la pro­duc­ción petro­le­ra, pero la inse­gu­ri­dad y las ame­na­zas extre­mis­tas pre­va­le­cen.

Los ocho meses del con­flic­to arma­do que aca­bó con el gobierno de Mua­mar Gada­fi dejó secue­las: la pro­li­fe­ra­ción de las mili­cias arma­das, el trá­fi­co de armas y la emer­gen­cia de ame­na­zas terro­ris­tas, ilus­tra­das por el ata­que del 11 de sep­tiem­bre en el que murie­ron cua­tro esta­dou­ni­den­ses, entre ellos el emba­ja­dor Chris­topher Ste­vens.

(Con infor­ma­ción de AFP)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *