Ex-pre­sas polí­ti­cas vas­cas: “Nues­tro mayor deli­to ha sido sub­ver­tir los roles hege­mó­ni­cos de la feminidad”

Ainhoa Güe­mes

atxiloketaHoy me he des­per­ta­do con mal pie, es uno de esos días obtu­sos en los que, dis­pues­ta a des­obe­de­cer a la rapa­ci­dad del tiem­po impues­to, una se cru­za de bra­zos, negán­do­se a arti­cu­lar pala­bra. Hubie­ra per­ma­ne­ci­do todo el día en silen­cio, atra­pa­da en un sen­ti­mien­to de tris­te­za y frus­tra­ción, en modo intros­pec­ti­vo, con el ceño frun­ci­do y la mira­da per­di­da. Pero con estos tiem­pos que corren, me veo obli­ga­da a escri­bir, a no callar, a dar tes­ti­mo­nio, a ser valien­te y solidaria.

Así que me he arma­do de valor y me he enfren­ta­do una vez más a la pági­na en blan­co; como fon­do de pan­ta­lla he ele­gi­do un retra­to de Ange­la Davis, rea­li­za­do por la artis­ta cata­la­na Btoy, y que expo­ne en su recien­te obra ‘Beau­ti­ful trans­gres­sions’, en la SC Gallery de Bil­bo. La artis­ta inda­ga la per­so­na­li­dad de muje­res visio­na­rias del s.XX y XXI, que han pues­to en tela de jui­cio las cos­tum­bres o leyes esta­ble­ci­das. Btoy retra­ta a dife­ren­tes acti­vis­tas socia­les, pin­to­ras, actri­ces o can­tan­tes (La Pasio­na­ria, Mar­le­ne Die­trich o Simo­ne de Beau­voir, has­ta las con­tem­po­rá­neas como Susan Son­tag, Kiki Smith o Pussy Riot…) que son y han sido impul­sa­das por la pasión, por la capa­ci­dad de aspi­rar e ima­gi­nar lo que toda­vía no exis­tía, o que se han enfren­ta­do a lo que con­si­de­ran como aten­ta­do a la igual­dad y la jus­ti­cia en la socie­dad actual.

El Esta­do espa­ñol vuel­ve a cubrir­se de glo­ria y ata­ca la liber­tad de expresión

Como decía, hoy, gol­pean mi áni­mo dos razo­nes de peso para seguir expre­sán­do­me, para no per­ma­ne­cer calla­da por mie­do a posi­bles repre­sa­lias. Des­gra­cia­da­men­te, el direc­tor de este medio, Iña­ki Soto y otros com­pa­ñe­ros han sido impu­tados y lla­ma­dos a decla­rar en la Audien­cia Nacio­nal, por un artícu­lo de opi­nión que supues­ta­men­te enal­te­ce el terro­ris­mo. ¿Qué se pue­de espe­rar de aque­llos que nos cri­mi­na­li­zan por pre­ten­der arti­cu­lar, crear, cons­truir un mun­do mejor, y hacer­lo arma­das y arma­dos de pala­bras que son gri­tos, que son afec­tos, que son un explo­si­vo ges­to de afir­ma­ción y vita­li­dad? Aque­llos que debi­li­tan la volun­tad de vivir y expre­sar­se libre­men­te que todo un pue­blo anhe­la no mere­cen nues­tro respeto.

Su mayor deli­to: salir­se del pro­gra­ma que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y patriar­cal dise­ña para las mujeres

Hay otra razón de peso que hoy me ani­ma a escri­bir. Ayer asis­tí con gran inte­rés a la con­fe­ren­cia que ofre­cie­ron varias acti­vis­tas de la izquier­da aber­tza­le: Ira­ti Tobar, Ainhoa Gutie­rrez, Olatz Daño­bei­tia y Larraitz Ugar­te; todas ellas ex pre­sas polí­ti­cas, que fue mode­ra­da por la perio­dis­ta de Berria, Iru­ne Berro, y orga­ni­za­da por Herri­ra y Bil­gu­ne Femi­nis­ta, en el Kafe Antzo­kia de Bil­bo. Estoy segu­ra de que su tes­ti­mo­nio, fina­men­te hila­do con el fir­me pro­pó­si­to de poner cara y voz a los suje­tos polí­ti­cos femi­nis­tas que pro­ta­go­ni­zan la lucha por la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo, no dejó a nadie indi­fe­ren­te. Yo no me moví ape­nas de la silla y man­tu­ve emo­cio­na­da la res­pi­ra­ción has­ta el final.

De la mesa des­de la que habla­ron, col­ga­ba una ban­de­ro­la mora­da: Gora borro­ka femi­nis­ta! Lo dije­ron alto y cla­ro: “Nues­tro deli­to es sobre­to­do haber trans­gre­di­do los roles que el patriar­ca­do reser­va para las muje­res”, duran­te toda la con­de­na, el sis­te­ma peni­ten­cia­rio evi­den­cia y retro­ali­men­ta esas creen­cias tan arrai­ga­das en la socie­dad que, cons­tan­te­men­te y repe­ti­da­men­te, difun­den la idea de que las chi­cas no se orga­ni­zan colec­ti­va­men­te con­tra las medi­das repre­si­vas de los esta­dos, al pare­cer, pocos advier­ten que ellas han adqui­ri­do un com­pro­mi­so con la liber­tad, por lo que erró­nea­men­te (inclu­so malin­ten­cio­na­da­men­te) se tien­de a pen­sar que han caí­do pre­sas por apo­yar a sus novios, a sus her­ma­nos, a sus ami­gos. A los opre­so­res les gus­ta ima­gi­nar que ellas lo úni­co que han hecho en su mili­tan­cia polí­ti­ca ha sido ofre­cer ser­vi­cios sexua­les y coci­nar para el res­to del coman­do. En esta coyun­tu­ra, “una lle­ga a sen­tir una boca­na­da de oxí­geno cuan­do en una dispu­ta con un fun­cio­na­rio detec­tas un atis­bo de reco­no­ci­mien­to por lo que real­men­te eres, una mili­tan­te polí­ti­ca, y no un obje­to sexual”.

De esta mane­ra, se poten­cian los roles pro­pios de la femi­ni­dad que deben ser asu­mi­dos: el cui­da­do de los otros, la pasi­vi­dad, la sumi­sión, la fal­ta de agre­si­vi­dad,… y por el con­tra­rio se con­si­de­ran atri­bu­tos pro­pios de los hom­bres la fuer­za y la auto­su­fi­cien­cia. No en vano, los insul­tos que reci­ben por par­te de los fun­cio­na­rios apun­tan a esas face­tas y fun­cio­nes a las que ellas se han decla­ra­do insu­mi­sas: “Eres la puta de fulano, no eres una bue­na madre, no eres una bue­na her­ma­na, no eres una bue­na hija, no eres una bue­na espo­sa”, o, con más suti­le­za: “…que des­or­de­na­da tie­ne usted la cel­da”. Así se hace oír la voz del patriar­ca, así nos tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca­men­te, en la calle, en casa, en las comi­sa­rías y en las cár­ce­les. Se les prohí­be hacer depor­te, y los cur­sos a los que pue­den asis­tir: macra­mé o cos­tu­ra (ni con­fec­ción en cue­ro ni talla de made­ra), dicen, no tie­nen otro fin que inten­tar infan­ti­li­zar­las, es decir, minar su auto­es­ti­ma recor­dán­do­les que son seres infe­rio­res y depen­dien­tes. Si esta es la for­ma­ción labo­ral dise­ña­da tan­to para pre­sas polí­ti­cas como para las socia­les, es indu­da­ble que al sis­te­ma le intere­sa hun­dir en la pre­ca­rie­dad labo­ral a las mujeres.

“La cár­cel no está pen­sa­da para las muje­res”, a lo lar­go de la his­to­ria, en el caso de las acti­vis­tas les­bia­nas y tran­se­xua­les, por ejem­plo, se ha demos­tra­do que se nos repri­me tan­to o más, con más ahín­co y deco­ro en los cen­tros psi­quiá­tri­cos que en los peni­ten­cia­rios. Esta estra­te­gia de guan­tes y bata blan­ca pare­ce más ade­cua­da si de lo que se tra­ta es de man­te­ner a las muje­res en los con­fi­nes de la pul­cra y pura invi­si­bi­li­dad, allí don­de has­ta la leo­na más fie­ra debe com­por­tar­se como una lin­da gati­ta domes­ti­ca­da; escin­di­da de su deseo, sepa­ra­da de su volun­tad de poder y de que­rer. Hay que ser muy fuer­te para no cru­zar el umbral de la locu­ra en estas situa­cio­nes lími­te, infrahumanas.

La cár­cel, según nues­tras com­pa­ñe­ras, con­cre­ta­men­te los módu­los de muje­res, son luga­res fan­tas­ma­les, vie­jos alma­ce­nes o enfer­me­rías reha­bi­li­ta­dos (sin nin­gún lujo, por supues­to, no crea­mos que en la actua­li­dad los cen­tros peni­ten­cia­rios en los esta­dos espa­ñol y fran­cés son bal­nea­rios; la que fue direc­to­ra gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias de 2004 a 2011, Mer­ce­des Galli­zo, tam­bién nos la metió doblada).

Una de las ponen­tes con­tó que des­pués de defen­der su dere­cho a ser madre, tras el perio­do de emba­ra­zo, al nacer la cria­tu­ra, las dos fue­ron ais­la­das en una habi­ta­ción al lado de la lava­do­ra, con col­cho­nes tira­dos en el sue­lo. Boni­to expe­ri­men­to, maquia­vé­li­co, boni­ta for­ma de ‘reedu­car’ a las insu­rrec­tas. La cria­tu­ra con­vi­vió con su madre has­ta los tres años, rodea­da de muje­res pre­sas y fun­cio­na­rias, a los fun­cio­na­rios varo­nes solo los veía en situa­cio­nes vio­len­tas, cuan­do había algún con­flic­to en el módu­lo y ellos se hacían ver, para dejar cla­ro quién man­da: polí­ti­ca de garro­te y mano dura. Una ver­sión aun más terro­rí­fi­ca del per­so­na­je del fol­clo­re infan­til espa­ñol, el famo­so hom­bre del saco. Al salir de pri­sión, cada vez que veía a un hom­bre acer­car­se, aun­que fue­ra un vecino o un alle­ga­do, la niña reac­cio­na­ba pre­sa del mie­do. Tam­bién sub­ra­yan que res­pec­to al tema de la mater­ni­dad, sue­le haber un cier­to rece­lo por par­te del colec­ti­vo, de los fami­lia­res y alle­ga­dos ante el deseo de ser madre o padre en estas cir­cuns­tan­cias tan des­fa­vo­ra­bles. Pero no hay que olvi­dar que ser­lo o no es un dere­cho, y que ellas deci­den. Sin la polí­ti­ca de dis­per­sión todo sería más fácil, ya que podrían esco­la­ri­zar a sus hijxs en escue­las cer­ca­nas, y com­par­tir con fami­lia­res o ami­gos las tareas de crianza.

La cár­cel es un lugar don­de la agre­si­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad cam­pan a sus anchas. Cuen­tan que en los módu­los de muje­res se da el fenó­meno de las “machi­tos”, muje­res que adop­tan roles mas­cu­li­nos, esta­ble­cen rela­cio­nes de poder des­igua­les por­que esa acti­tud les otor­ga poder: con­si­guen que otras les obe­dez­can. Como el sis­te­ma peni­ten­cia­rio se sir­ve de las y los pre­sos para ges­tio­nar el espa­cio car­ce­la­rio, rea­li­zar todo tipo de tareas coti­dia­nas y de man­te­ni­mien­to, este tipo de acti­tu­des, per­mi­ten a un peque­ño gru­po de muje­res man­te­ner a raya al res­to de la comu­ni­dad. Lue­go, lejos de cul­ti­var rela­cio­nes afec­ti­vas salu­da­bles, las cár­ce­les son el domi­nio ideal para repro­du­cir rela­cio­nes des­truc­ti­vas de poder, en detri­men­to del apo­yo mutuo, de una salu­da­ble afec­ti­vi­dad o un tra­to más igua­li­ta­rio y equi­ta­ti­vo entre las per­so­nas. Eso sí, “apren­des a defen­der­te y te haces más cons­cien­te de tu pro­pia agresividad”.

Aun­que el mode­lo de mili­tan­cia va cam­bian­do, a dife­ren­cia de los pre­sos de ETA, ellas afir­man que en gene­ral reci­ben menor apo­yo y alien­to del exte­rior. Si las con­de­nas son lar­gas, sus com­pa­ñe­ros sen­ti­men­ta­les aca­ban dis­tan­cián­do­se, inca­pa­ces de con­ti­nuar jun­to a ellas todo el pro­ce­so. Por el con­tra­rio, son muchas las muje­res que acom­pa­ñan duran­te años y alien­tan a su pare­ja varón mien­tras per­ma­ne­ce encar­ce­la­do. Por no hablar de cómo el sis­te­ma peni­ten­cia­rio impi­de a las per­so­nas vivir ple­na­men­te su sexua­li­dad: “ima­gi­naos qué pano­ra­ma, des­per­tar­se a las 8 de la maña­na, y diri­gir­se a una habi­ta­ción cutre y fría espo­sa­da por poli­cías, que te suel­tan allí y sin nin­gún tipo de deli­ca­de­za te espe­tan: a ver si rela­jas a la bes­tia, tie­nes hora y media; ¿cómo, tener ganas y rela­jar a quién?, es muy duro, sabes que están al otro lado de la puer­ta posi­ble­men­te escu­chan­do”. Pare­ce que los bis a bis ínti­mos están pen­sa­dos para el goce del varón, y los poli­cías se pres­tan a refor­zar el man­da­to de géne­ro: “ale cha­va­les, dejad el lis­tón alto, ahí las tenéis”. Por no hablar de la hipo­cre­sía del Esta­do fran­cés, que direc­ta­men­te nie­ga la sexua­li­dad de la per­so­na pre­sa. Y qué decir de la sexua­li­dad no hete­ro­nor­ma­ti­va. Esto da para otro artícu­lo. Inclu­so tener inti­mi­dad para mas­tur­bar­se es real­men­te com­pli­ca­do, ya que en cual­quier momen­to pue­de entrar una fun­cio­na­ria, sin pre­vio avi­so, eso sí, “le echas mucha ima­gi­na­ción y bus­cas el pla­cer”. Por supues­to, en los módu­los de muje­res está prohi­bi­do el con­su­mo de mate­ria­les pornográficos.

Las cua­tro acti­vis­tas coin­ci­den en que la con­cien­cia femi­nis­ta se agu­di­za den­tro de la cár­cel, todas ellas han teni­do sed y ham­bre de femi­nis­mo, en esa lucha por recu­pe­rar el con­trol de tu vida, tu sexua­li­dad, la ali­men­ta­ción, el poder deci­dir si quie­res ser madre o no,… el empo­de­ra­mien­to femi­nis­ta es vital con­tra la opre­sión y la segre­ga­ción. “Que­re­mos que esta reali­dad, que nues­tras his­to­rias se visi­bi­li­cen”. Es muy impor­tan­te pen­sar entre todas, idear estra­te­gias que impi­dan que las muje­res pre­sas estén más ais­la­das, más solas inclu­so que sus com­pa­ñe­ros pre­sos. “En la cár­cel nadie vive bien, no se tra­ta de com­pa­rar, sino de com­pren­der por qué las muje­res reci­bi­mos un tra­to dife­ren­cia­do”. Se pre­gun­tan cómo evi­tar tan­ta sole­dad y ais­la­mien­to: “Hay que entrar en las cel­das, hay que acti­var los vasos comu­ni­can­tes, hacer lle­gar has­ta el últi­mo rin­cón de las cie­gas los estí­mu­los libe­ra­do­res que el movi­mien­to femi­nis­ta pro­du­ce en la calle”.

Tome­mos nota de sus tes­ti­mo­nios, para que no haga fal­ta recor­dar a nadie una vez más que el femi­nis­mo es un movi­mien­to de libe­ra­ción para el con­jun­to de las per­so­nas, que la revo­lu­ción en Eus­kal Herria y en otros pue­blos libres del mun­do será femi­nis­ta o no será. En res­pues­ta a cual­quier enmien­da (obvia­men­te me refie­ro al pro­ce­so cons­ti­tu­ti­vo de Sor­tu), a cual­quier que­ja, a esas opi­nio­nes sin cri­te­rio que abun­dan tam­bién en nues­tro entorno, decir que no, que no lo vamos a lla­mar de otra mane­ra, que se tra­ta pre­ci­sa­men­te de visi­bi­li­zar nues­tra lucha, y nues­tra lucha es ante todo FEMINISTA; que el movi­mien­to femi­nis­ta está legi­ti­ma­do, auto­ri­za­do y refor­za­do por la vida ejem­plar de todas aque­llas que lucha­ron antes por un mun­do don­de la diver­si­dad y las dife­ren­cias de sexo y géne­ro gene­ren rique­za y satis­fac­ción, no repre­sión y segre­ga­ción. Este es nues­tro lina­je, un lina­je de heroí­nas com­ba­ti­vas, super­vi­vien­tes de ayer y hoy.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.