¿”Tra­ba­jar como chi­nos”?- Colec­ti­vo Novecento

Trabajar como chinosTra­ba­ja­do­ra de la lim­pie­za en Zhengzhou, capi­tal de Henan,
pro­vin­cia del cen­tro-este de China 

Hace unas sema­nas, en una entre­vis­ta publi­ca­da en El País, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Empre­sa­rios Chi­nos en Valen­cia, Fer­nan­do Zhou, abo­ga­ba por la ins­tau­ra­ción del des­pi­do gra­tis en nues­tro país, ya que, según él, así “el emplea­do tra­ba­ja­ría más” y “si no se tra­ba­ja más, cae la com­pe­ti­ti­vi­dad”. A esta lin­de­za se unía la alar­ma que tra­ta­ba de trans­mi­tir en la entre­vis­ta sobre los supues­tos efec­tos nega­ti­vos que la deten­ción de su com­pa­trio­ta Gao Ping, como supues­to diri­gen­te de una red blan­queo de capi­ta­les, pue­de gene­rar sobre las inver­sio­nes chi­nas en Espa­ña. La entre­vis­ta gene­ró más de 2.000 comen­ta­rios que ali­men­ta­ron encen­di­dos deba­tes al res­pec­to de las opi­nio­nes de Zhou. La fal­ta de com­ple­jos que demues­tra con ellas es la mis­ma que Fer­nan­do Roig, pre­si­den­te de Mer­ca­do­na (al que Zhou elo­gia­ba en la entre­vis­ta dicien­do que “sabe cómo fun­cio­na una empre­sa en cre­ci­mien­to”), exhi­bía en sus decla­ra­cio­nes sobre la nece­si­dad de “imi­tar la cul­tu­ra del esfuer­zo de los baza­res chi­nos”. Sin embar­go, en el fon­do, las argu­men­ta­cio­nes de ambos tie­nen tan poca base, que no es nece­sa­rio dejar­se lle­var por la indig­na­ción para res­pon­der a ellas.

Antes de nada, es nece­sa­rio comen­zar con una peque­ña acla­ra­ción. Las afir­ma­cio­nes del pre­si­den­te de los empre­sa­rios chi­nos en Valen­cia sobre que “en Chi­na no exis­ten los sin­di­ca­tos” y, en espe­cial, sobre que “los chi­nos apo­yan al empre­sa­rio” y “si el nego­cio no va bien, se bajan el suel­do” son pura fan­ta­sía de su cabe­za. En pri­mer lugar, aun­que los sin­di­ca­tos inde­pen­dien­tes no son tole­ra­dos por el gobierno del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino, sin embar­go, exis­te un sin­di­ca­to ofi­cial que tie­ne millo­nes de afi­lia­dos. En segun­do lugar, a pesar de que, en una gran par­te de dichos con­flic­tos, este sin­di­ca­to deja el lado de los tra­ba­ja­do­res para defen­der las posi­cio­nes de los gobier­nos pro­vin­cia­les o muni­ci­pa­les (habi­tual­men­te alia­dos del empre­sa­ria­do que se ha ins­ta­la­do en la región que éstos con­tro­lan) y a pesar de que en Chi­na el dere­cho a la huel­ga fue reti­ra­do de la cons­ti­tu­ción del país en 1982, sin embar­go, los tra­ba­ja­do­res chi­nos luchan como todos los demás por sus dere­chos. Y de hecho, gra­cias a dicha lucha, duran­te los últi­mos años, han logra­do algu­nas con­quis­tas de importancia.

Más allá de esta acla­ra­ción, el hecho es que la mayo­ría de las creen­cias en las que se basa la argu­men­ta­ción de los “Zhous y Roigs” de nues­tro país son fal­sas. En pri­mer lugar, a pesar de los intere­sa­dos mitos exis­ten­tes al res­pec­to, en Espa­ña cada tra­ba­ja­dor tra­ba­ja más horas al año que, por ejem­plo, en Fran­cia o Ale­ma­nia. Pero es que, como expli­can J. Rodrí­guez y Anto­nio Sana­bria, ade­más, el supues­to incre­men­to del esfuer­zo de los tra­ba­ja­do­res que gene­ra­ría un aún mayor aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do no ayu­da­ría a incre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res. Por el con­tra­rio, los fac­to­res que, de ver­dad, hacen que dicha pro­duc­ti­vi­dad mejo­re son la amplia­ción del capi­tal pro­duc­ti­vo, el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co y la for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res. Más aún, como muchas inves­ti­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas demues­tran, es el incre­men­to de los sala­rios reales, y no la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo e ingre­sos, lo que hace posi­ble un efec­to posi­ti­vo en su pro­duc­ti­vi­dad, ya que, ade­más de que dicho incre­men­to es un fac­tor de moti­va­ción en sí mis­mo, tam­bién incen­ti­va la amplia­ción del cita­do capi­tal y el desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías por par­te del empresariado.

En segun­do lugar, la jus­ti­fi­ca­ción del ata­que de la últi­ma refor­ma labo­ral con­tra la pro­tec­ción fren­te al des­pi­do y la nego­cia­ción colec­ti­va basa­do en el argu­men­to de que es nece­sa­rio bajar los sala­rios para ganar com­pe­ti­ti­vi­dad inter­na­cio­nal tam­po­co se sos­tie­ne. Los sala­rios son sólo uno más de los ele­men­tos que influ­yen en los deno­mi­na­dos cos­tes labo­ra­les uni­ta­rios, ya que estos depen­den de la pro­duc­ti­vi­dad. Ésta, ade­más de los fac­to­res men­cio­na­dos, tam­bién depen­de, en un alto gra­do, de la espe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va de la eco­no­mía, que es la que per­mi­te gene­rar mayo­res valo­res aña­di­dos. Más aún, si dichos cos­tes uni­ta­rios se miden en tér­mi­nos reales se des­cu­bre que lo que, en últi­mo tér­mino, los expli­ca es el nivel de los bene­fi­cios empre­sa­ria­les, que es el que aca­ba deter­mi­nan­do la infla­ción. Esto es lo que ocu­rrió en la eco­no­mía espa­ño­la duran­te el perio­do ante­rior a la cri­sis, en el que la pro­duc­ti­vi­dad se incre­men­tó más de lo que lo hicie­ron los sala­rios reales y, sin embar­go, nues­tros cos­tes se ele­va­ron más que los del res­to de paí­ses de la UE debi­do a la infla­ción que pro­vo­có el incre­men­to de los beneficios.

En ter­cer lugar, dado que en el mer­ca­do mun­dial la com­pe­ten­cia se da más en tér­mi­nos de dife­ren­cia­ción de los pro­duc­tos, que de su pre­cio, en reali­dad, los cos­tes labo­ra­les tam­po­co son deter­mi­nan­tes para expli­car la evo­lu­ción de la cuo­ta expor­ta­do­ra de una eco­no­mía, varia­ble que es, en reali­dad, el mejor indi­ca­dor de su com­pe­ti­ti­vi­dad. En efec­to, a pesar de ese incre­men­to de cos­tes ante­rior a la cri­sis, las esta­dís­ti­cas dicen que la eco­no­mía espa­ño­la man­tu­vo esta­ble su cuo­ta de expor­ta­cio­nes en el total mun­dial. Por el con­tra­rio, lo que deter­mi­na que un país gane o pier­da posi­cio­nes en el mer­ca­do mun­dial es la evo­lu­ción de la cita­da espe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va. De hecho, es por el estan­ca­mien­to de ésta en ramas de medio y bajo valor por lo que el his­tó­ri­co défi­cit comer­cial externo de nues­tra eco­no­mía no dejó de incre­men­tar­se duran­te todo el perio­do de cre­ci­mien­to. A lo lar­go de esos años, en vez de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de finan­cia­ción bara­ta que la entra­da en el euro gene­ró para mejo­rar el valor aña­di­do crea­do por nues­tra indus­tria, nues­tra ban­ca y empre­sa­ria­do la uti­li­za­ron para hacer nego­cio fácil en la finan­cia­ción y desa­rro­llo de la bur­bu­ja inmobiliaria.

Como ya sabe­mos, mien­tras que el dine­ro fácil logra­do en ese pro­ce­so se que­dó en manos de muy pocos, aho­ra las pér­di­das se están socia­li­zan­do en for­ma de ayu­das a la ban­ca, con el con­si­guien­te incre­men­to de la deu­da públi­ca y de los recor­tes en ser­vi­cios públi­cos que, de hecho, en muchos casos, como los de la edu­ca­ción y la inves­ti­ga­ción, serían fun­da­men­ta­les para mejo­rar la pro­duc­ti­vi­dad. El efec­to des­truc­ti­vo que las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad están tenien­do, a su vez, sobre el empleo ha afec­ta­do en mayor medi­da a los empleos de bajos sala­rios que a aque­llos de mayor cua­li­fi­ca­ción. Esto está gene­ran­do un efec­to com­po­si­ción posi­ti­vo, pura­men­te arit­mé­ti­co, sobre la pro­duc­ti­vi­dad por tra­ba­ja­dor, que está ali­men­tan­do la ilu­sión de aqué­llos que creen que la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía está cre­cien­do gra­cias a “la enor­me heroi­ci­dad desem­pe­ña­da por nues­tras empre­sas expor­ta­do­ras”. Aun­que esta heroi­ci­dad fue­se fru­to de algo más que de la arit­mé­ti­ca, la estra­te­gia de la reduc­ción de cos­tes para pro­mo­ver las expor­ta­cio­nes difí­cil­men­te nos va a sacar de la cri­sis. Por el con­tra­rio, como expli­ca Alber­to Gar­zón, con ella la eco­no­mía espa­ño­la se está metien­do en una autén­ti­ca tram­pa.

Lo que es más para­dó­ji­co de la entre­vis­ta es que Zhou pare­ce no saber que el gobierno de su país, cons­cien­te de los lími­tes de un cre­ci­mien­to basa­do en los bajos cos­tes labo­ra­les, ya antes de la cri­sis esta­ba, por un lado, apro­ban­do medi­das redis­tri­bu­ti­vas (como una nue­va refor­ma labo­ral más pro­tec­to­ra de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res) y, por el otro, tra­tan­do de trans­for­mar (median­te la pro­mo­ción del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co) la espe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va de su eco­no­mía para hacer­la tran­si­tar hacia ramas de mayor valor aña­di­do. La pues­ta en mar­cha de estas polí­ti­cas no ha esta­do exen­ta de con­tra­dic­cio­nes, deri­va­das, entre otras cosas, de la resis­ten­cia mos­tra­da a ellas por empre­sa­rios con la mis­ma men­ta­li­dad que Zhou. Sin embar­go, de esta mane­ra, el gobierno chino está logran­do redu­cir su depen­den­cia res­pec­to a los mer­ca­dos de pro­duc­tos de bajos costes.

A pesar de los lími­tes que esta estra­te­gia tam­bién tie­ne, en Espa­ña se podría lle­var a cabo una apues­ta simi­lar por la trans­for­ma­ción del mode­lo de cre­ci­mien­to de nues­tra eco­no­mía. Si no se hace no es por fal­ta de capa­ci­dad de nues­tros tra­ba­ja­do­res, que, en todas las ramas, inclui­das las de alta cua­li­fi­ca­ción, se están vien­do obli­ga­dos a emi­grar, entre otros, a aque­llos paí­ses que son supues­to ejem­plo de alta pro­duc­ti­vi­dad don­de, no por casua­li­dad, se les aco­ge con los bra­zos abier­tos. Si no se hace es, por tan­to, por­que nues­tro empre­sa­ria­do pre­fie­re seguir hipo­te­can­do a nues­tra eco­no­mía con polí­ti­cas que están diri­gi­das úni­ca­men­te a incre­men­tar su rique­za a cos­ta, como expli­ca Alber­to Mon­te­ro, del empo­bre­ci­mien­to de las per­so­nas que viven de su suel­do, las cua­les, en la mayo­ría de los casos, tra­ba­jan más, o, al menos, más pro­duc­ti­va­men­te que los empre­sa­rios chinos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *