Intro­duc­ción al “Mani­fies­to Comu­nis­ta” de Marx y Engels- Eric Hobsbawm

En con­me­mo­ra­ción de la muer­te del renom­bra­do eru­di­to e his­to­ria­dor mar­xis­ta Eric Hobs­bawm, Ver­so pre­sen­ta su intro­duc­ción a la edi­ción más recien­te de El mani­fies­to comu­nis­ta de Marx y Engels, para delei­te de todos. (Matthew Cole).

I

En la pri­ma­ve­ra de 1847 Karl Marx y Fre­de­rick Engels acor­da­ron afi­liar­se a la lla­ma­da Liga de los Jus­tos (Bund der Gerech­ten), una rama de la ante­rior Liga de los Pros­cri­tos (Bund der Geäch­te­ten), socie­dad secre­ta revo­lu­cio­na­ria crea­da en París en la déca­da de 1830 bajo la influen­cia de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa por arte­sa­nos ale­ma­nes, la mayo­ría sas­tres y car­pin­te­ros, y toda­vía com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por estos arte­sa­nos expa­tria­dos radi­ca­les. La Liga, con­ven­ci­da de su “comu­nis­mo crí­ti­co”, se ofre­ció a publi­car un mani­fies­to redac­ta­do por Marx y Engels como su docu­men­to polí­ti­co y tam­bién a moder­ni­zar su orga­ni­za­ción siguien­do sus líneas. Y efec­ti­va­men­te se reor­ga­ni­zó en el verano de 1847, cam­bian­do su anti­guo nom­bre por el de Liga de los Comu­nis­tas (Bund der Kom­mu­nis­ten) com­pro­me­ti­da con el pro­pó­si­to de “derro­car a la bur­gue­sía, ins­tau­rar el domi­nio del pro­le­ta­ria­do, aca­bar con la vie­ja socie­dad basa­da en las con­tra­dic­cio­nes de cla­se (Klas­sen­ge­gen­sätzen) y esta­ble­cer una nue­va socie­dad sin cla­ses ni pro­pie­dad pri­va­da”. Un segun­do con­gre­so de la Liga cele­bra­do tam­bién en Lon­dres en los meses de noviem­bre y diciem­bre de 1847 acep­tó for­mal­men­te los obje­ti­vos y nue­vos esta­tu­tos e invi­tó a Marx y a Engels a redac­tar el nue­vo Mani­fies­to expo­nien­do los obje­ti­vos y polí­ti­cas de la Liga.

Aun­que tan­to Marx como Engels pre­pa­ra­ron borra­do­res y el docu­men­to repre­sen­ta cla­ra­men­te los pun­tos de vis­ta de ambos, el tex­to final fue escri­to casi con toda cer­te­za por Marx, tras una repri­men­da a éste por par­te del Eje­cu­ti­vo, pues­to que a Marx, tan­to enton­ces como des­pués, le resul­ta­ba difí­cil ter­mi­nar sus tex­tos sin el apre­mio de una fecha lími­te. La ausen­cia vir­tual de borra­do­res ante­rio­res sugie­re que lo escri­bió a toda pri­sa (i). El docu­men­to resul­tan­te, de vein­ti­trés pági­nas, titu­la­do Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta (cono­ci­do des­de 1872 como El Mani­fies­to Comu­nis­ta), se publi­có en febre­ro de 1848 tras impri­mir­lo en las ofi­ci­nas de la Aso­cia­ción Edu­ca­ti­va de los Tra­ba­ja­do­res, más cono­ci­da como la Com­mu­nis­tis­cher Arbei­ter­bil­dungs­ve­rein, que sobre­vi­vió has­ta 1914 en el 46 de Liver­pool Street de Londres.

Este peque­ño pan­fle­to es el tex­to polí­ti­co más influ­yen­te des­de la Decla­ra­ción de los dere­chos huma­nos y ciu­da­da­nos de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa. Por suer­te esta­ba ya en la calle antes de que esta­lla­ran las revo­lu­cio­nes de 1848, que des­de París se pro­pa­ga­ron como un incen­dio fores­tal por todo el con­ti­nen­te euro­peo. Aun­que su hori­zon­te era fir­me­men­te inter­na­cio­na­lis­ta ‑la pri­me­ra edi­ción anun­cia­ba de for­ma opti­mis­ta pero erró­nea la publi­ca­ción inmi­nen­te en inglés, fran­cés, ita­liano, fla­men­co y danés- su impac­to ini­cial fue exclu­si­va­men­te en ale­mán. A pesar de que la Liga Comu­nis­ta era peque­ña, desem­pe­ñó un papel sig­ni­fi­ca­ti­vo en la revo­lu­ción ale­ma­na, al menos median­te el perió­di­co Neue Rhei­nis­che Zei­tung [La Nue­va Gace­ta Rena­na] (1848−49), que edi­ta­ba Karl Marx. La pri­me­ra edi­ción del Mani­fies­to se impri­mió tres veces en unos meses, por capí­tu­los, en la Deu­ts­che Lon­do­ner Zei­tung, corre­gi­da y maque­ta­da de nue­vo en 30 pági­nas en abril o mayo de 1848, pero des­apa­re­ció de la cir­cu­la­ción con el fra­ca­so de las revo­lu­cio­nes de 1848. Cuan­do Marx se esta­ble­ció en Ingla­te­rra en 1849 para comen­zar su exi­lio de por vida, los ejem­pla­res que que­da­ban del Mani­fies­to eran tan esca­sos que pen­só que valía la pena reim­pri­mir la Sec­ción III (Socia­lis­tis­che und kom­mu­nis­tis­che Lite­ra­tur) en el últi­mo núme­ro de su revis­ta de Lon­dres , Neue Rhei­nis­che Zei­tung, poli­tisch-öko­no­mis­che Revue [La nue­va gace­ta rena­na, revis­ta polí­ti­co eco­nó­mi­ca] (noviem­bre de 1850), poco leída.

Nadie podía pre­de­cir un futu­ro tan extra­or­di­na­rio del Mani­fies­to en las déca­das de 1850 y 1860. Un impre­sor ale­mán emi­gra­do impri­mió pri­va­da­men­te una nue­va edi­ción en Lon­dres, pro­ba­ble­men­te en 1864, y otra peque­ña edi­ción en Ber­lín en 1866, la pri­me­ra publi­ca­da en Ale­ma­nia. Entre 1848 y 1868 pare­ce que no hubo tra­duc­cio­nes, excep­to una ver­sión en sue­co, publi­ca­da pro­ba­ble­men­te a fina­les de 1848, y otra en inglés en 1850, sig­ni­fi­ca­ti­vas en la his­to­ria biblio­grá­fi­ca del Mani­fies­to sólo por­que la tra­duc­to­ra pare­ce haber con­sul­ta­do a Marx o segu­ra­men­te a Engels pues­to que ella vivía en Lan­cashi­re. Ambas ver­sio­nes des­apa­re­cie­ron sin dejar ras­tro. A media­dos de la déca­da de 1860 no que­da­ba prác­ti­ca­men­te nada impre­so de lo que había escri­to Marx.

El pro­ta­go­nis­mo de Marx en la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res (la deno­mi­na­da “Pri­me­ra Inter­na­cio­nal”, 1864 – 1872) y la apa­ri­ción en Ale­ma­nia de dos par­ti­dos impor­tan­tes de la cla­se obre­ra, ambos fun­da­dos por anti­guos miem­bros de la Liga Comu­nis­ta que lo tenían en gran esti­ma, lle­vó a un resur­gi­mien­to del inte­rés por el Mani­fies­to, al igual que por otros escri­tos suyos, en espe­cial el de su lúci­da defen­sa de la Comu­na de París de 1871 (cono­ci­do como La gue­rra civil de Fran­cia) que le pro­por­cio­nó una con­si­de­ra­ble noto­rie­dad en la pren­sa como líder peli­gro­so de la sub­ver­sión inter­na­cio­nal, temi­do por los gobier­nos. Y en par­ti­cu­lar el jui­cio por trai­ción a los líde­res de la Social­de­mo­cra­cia ale­ma­na Wilhelm Liebk­necht, August Bebel y Adolf Hep­ner en mar­zo de 1872 le pro­por­cio­nó una publi­ci­dad ines­pe­ra­da. La acu­sa­ción leyó el tex­to del Mani­fies­to, lo que pro­por­cio­nó a los social­de­mó­cra­tas su pri­me­ra opor­tu­ni­dad de publi­car­lo legal­men­te en una lar­ga tira­da como docu­men­to per­te­ne­cien­te al pro­ce­di­mien­to judi­cial. Como pare­cía lógi­co que un docu­men­to escri­to antes de la revo­lu­ción de 1848 nece­si­ta­ra algu­nas correc­cio­nes y comen­ta­rios expli­ca­ti­vos, Marx y Engels escri­bie­ron el pri­me­ro de los pre­fa­cios de todos los que des­de enton­ces han acom­pa­ña­do a las nue­vas edi­cio­nes del Mani­fies­to (ii). Por moti­vos lega­les el pre­fa­cio no se pudo dis­tri­buir legal­men­te en su momen­to, pero la edi­ción de 1872 (basa­da en la de 1866), se con­vir­tió en la base de todas las edi­cio­nes pos­te­rio­res. Mien­tras tan­to, entre 1871 y 1873, apa­re­cie­ron al menos nue­ve edi­cio­nes del Mani­fies­to en seis lenguas.

Duran­te los cua­ren­ta años siguien­tes el Mani­fies­to con­quis­tó el mun­do, empu­ja­do por el sur­gi­mien­to de los nue­vos par­ti­dos labo­ris­tas (socia­lis­tas), en los que la influen­cia mar­xis­ta cre­ció rápi­da­men­te en la déca­da de 1880. Nin­guno de estos eli­gió la deno­mi­na­ción de Par­ti­do Comu­nis­ta has­ta que los bol­che­vi­ques rusos vol­vie­ron a la deno­mi­na­ción ori­gi­nal des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción de Octu­bre, pero el títu­lo de Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta per­ma­ne­ció inal­te­ra­do. Inclu­so antes de la Revo­lu­ción Rusa de 1917 ya se habían impri­mi­do varios cen­te­na­res de edi­cio­nes en unos trein­ta idio­mas, inclui­das tres edi­cio­nes en japo­nés y una en chino. Sin embar­go la zona en la que tuvo más influen­cia fue el cin­tu­rón cen­tral de Euro­pa que va des­de Fran­cia en el oes­te has­ta Rusia en el este. No sor­pren­de que el mayor núme­ro de edi­cio­nes se rea­li­za­ra en ruso (70) más otras 35 en las len­guas del impe­rio zaris­ta: 11 en pola­co, 7 en yidis, 6 en fin­lan­dés, 5 en ucra­niano, 4 en geor­giano y 2 en arme­nio. Hubo 55 edi­cio­nes en ale­mán y para el impe­rio de los Habs­bur­go, 9 en hún­ga­ro, 8 en che­co y solo 3 en croa­ta, una en eslo­va­co, otra en eslo­veno y 34 en inglés, lo que inclu­ye los EE.UU., (don­de la pri­me­ra tra­duc­ción apa­re­ció en 1871), 26 en fran­cés y 11 en ita­liano, la pri­me­ra en 1889 (iii). El impac­to en el sur­oes­te euro­peo fue limi­ta­do: 6 edi­cio­nes en espa­ñol (inclui­da Amé­ri­ca Lati­na) y una en por­tu­gués. Tam­bién fue bajo el impac­to en el sur­es­te de Euro­pa, 7 edi­cio­nes en búl­ga­ro, 4 en ser­bio, 4 en rumano y una sola edi­ción en ladino, pre­su­mi­ble­men­te edi­ta­da en Saló­ni­ca. El nor­te de Euro­pa estu­vo mode­ra­da­men­te bien repre­sen­ta­do con 6 edi­cio­nes en danés, 5 en sue­co y 2 en norue­go (iv).

Esta des­igual dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca no solo refle­ja­ba el desa­rro­llo des­igual del movi­mien­to socia­lis­ta y de la pro­pia influen­cia de Marx, tan dis­tin­ta de otras ideo­lo­gías revo­lu­cio­na­rias como el anar­quis­mo. Debe recor­dar­nos tam­bién que no exis­tía una estre­cha corre­la­ción entre el tama­ño y la fuer­za de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y labo­ris­tas en cuan­to a la difu­sión del Mani­fies­to. Así, has­ta 1905 el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán, con cien­tos de miles de afi­lia­dos y millo­nes de votan­tes, impri­mió las nue­vas edi­cio­nes del Mani­fies­to en tira­das meno­res de 2.000 o 3.000 copias. Del pro­gra­ma de Erfurt del par­ti­do de 1891 se tira­ron 120.000 ejem­pla­res mien­tras que, al pare­cer, no se impri­mie­ron más de 16.000 copias del Mani­fies­to en los 11 años com­pren­di­dos entre 1895 y 1905, cuan­do en este últi­mo año la cir­cu­la­ción de su revis­ta teó­ri­ca Die Neue Zeit era de 6.400 ejem­pla­res (v). No se espe­ra­ba del afi­lia­do medio de un par­ti­do mar­xis­ta social­de­mó­cra­ta de masas que apro­ba­se exá­me­nes de teo­ría. Al con­tra­rio, las 70 edi­cio­nes de la Rusia pre­rre­vo­lu­cio­na­ria se corres­pon­dían con una com­bi­na­ción de orga­ni­za­cio­nes, ile­ga­li­za­das la mayor par­te del tiem­po, cuyo núme­ro total de miem­bros no pasa­ría de unos pocos miles. Asi­mis­mo las 34 edi­cio­nes en inglés fue­ron publi­ca­das por y para las sec­tas mar­xis­tas dis­per­sas por el mun­do anglo­sa­jón que ope­ra­ban en el ala izquier­da de los par­ti­dos labo­ris­tas y socia­lis­tas de enton­ces. Éste era el entorno “en el que la cla­ri­dad de un cama­ra­da se medía inva­ria­ble­men­te por las seña­les en su Mani­fies­to” (vi). En otras pala­bras, los lec­to­res del Mani­fies­to, aun­que for­ma­ban par­te de los nue­vos par­ti­dos y movi­mien­tos labo­ris­tas socia­lis­tas, casi con toda segu­ri­dad no eran una mues­tra repre­sen­ta­ti­va de su afi­lia­ción. Eran hom­bres y muje­res con un inte­rés espe­cial en la teo­ría que sub­ya­ce en estos movi­mien­tos. Y segu­ra­men­te esto es ver­dad todavía.

Esta situa­ción cam­bió des­pués de la Revo­lu­ción de Octu­bre, por lo menos en los par­ti­dos comu­nis­tas. A dife­ren­cia de los par­ti­dos de masas de la Segun­da Inter­na­cio­nal (1889−1914), los de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal (1919−43) espe­ra­ban que todos sus miem­bros com­pren­die­ran la teo­ría mar­xis­ta o al menos mos­tra­ran algún cono­ci­mien­to de la mis­ma. Des­apa­re­ció la dico­to­mía entre los líde­res polí­ti­cos de hecho, desin­te­re­sa­dos en la escri­tu­ra de libros, y los ‘teó­ri­cos’ como Karl Kautsky, cono­ci­do y res­pe­ta­do como tal, pero no como polí­ti­co prác­ti­co en la toma de deci­sio­nes. Siguien­do a Lenin, aho­ra se supo­nía que todos los líde­res debían ser teó­ri­cos impor­tan­tes pues­to que todas las deci­sio­nes polí­ti­cas esta­ban jus­ti­fi­ca­das con base en el aná­li­sis mar­xis­ta, o más pro­ba­ble­men­te en la auto­ri­dad tex­tual de ‘los clá­si­cos’: Marx, Engels, Lenin y a su debi­do tiem­po, Sta­lin. La publi­ca­ción y dis­tri­bu­ción a nivel popu­lar de los tex­tos de Marx y Engels se con­vir­tió en una cues­tión más impor­tan­te para el movi­mien­to de lo que había sido en los tiem­pos de la Segun­da Inter­na­cio­nal. Se publi­ca­ban des­de series con los tex­tos más cor­tos, pro­ba­ble­men­te siguien­do el ejem­plo de la edi­to­rial ale­ma­na Ele­men­tar­bü­cher des Kom­mu­nis­mus duran­te la Repú­bli­ca de Wei­mar, has­ta com­pen­dios ade­cua­da­men­te selec­cio­na­dos de lec­tu­ras tales como la ines­ti­ma­ble Selec­ción de corres­pon­den­cia de Marx y Engels, pri­me­ro en dos volú­me­nes y des­pués en tres, o las Obras Reu­ni­das de Marx y Engels en dos o en tres volú­me­nes, así como la pre­pa­ra­ción de las Obras Com­ple­tas (Gesam­taus­ga­be), todo res­pal­da­do por los recur­sos ili­mi­ta­dos a estos efec­tos del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca y muchas veces impri­mi­das en la Unión Sovié­ti­ca en una gran varie­dad de len­guas extranjeras.

El Mani­fies­to Comu­nis­ta se bene­fi­ció de esta nue­va situa­ción de tres mane­ras. Su cir­cu­la­ción sin duda aumen­tó. La edi­ción bara­ta publi­ca­da en 1932 por las edi­to­ria­les ofi­cia­les de los par­ti­dos comu­nis­tas esta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co “de cien­tos de miles” de copias se ha des­cri­to como “pro­ba­ble­men­te la mayor edi­ción masi­va jamás impre­sa en inglés” (vii). El títu­lo del Mani­fies­to ya no era una super­vi­ven­cia his­tó­ri­ca, sino que se vin­cu­la­ba direc­ta­men­te con la polí­ti­ca de la épo­ca. Des­de el momen­to en que un Esta­do prin­ci­pal afir­mó repre­sen­tar la ideo­lo­gía mar­xis­ta, la posi­ción del Mani­fies­to como tex­to de cien­cia polí­ti­ca que­dó refor­za­da y con­se­cuen­te­men­te entró en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de las uni­ver­si­da­des, des­ti­na­da a expan­dir­se rápi­da­men­te des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do el mar­xis­mo de los lec­to­res inte­lec­tua­les iba a encon­trar­se con su públi­co más entu­sias­ta en las déca­das de los 60 y 70.

La URSS emer­gió de la Segun­da Gue­rra Mun­dial como una de las dos super­po­ten­cias, enca­be­zan­do una vas­ta región de Esta­dos comu­nis­tas y de Esta­dos saté­li­te. Los par­ti­dos comu­nis­tas occi­den­ta­les, con la nota­ble excep­ción del par­ti­do comu­nis­ta ale­mán, emer­gie­ron más fuer­tes de lo que fue­ron nun­ca, ni pare­cía pro­ba­ble que lo fue­ran a ser. Aun­que había empe­za­do la Gue­rra Fría, en el año de su cen­te­na­rio el Mani­fies­to lo publi­ca­ban no sola­men­te los edi­to­res comu­nis­tas o mar­xis­tas, sino tam­bién edi­to­ria­les no polí­ti­cas en gran­des edi­cio­nes con intro­duc­cio­nes de aca­dé­mi­cos emi­nen­tes. En otras pala­bras, ya no era solo un docu­men­to mar­xis­ta clá­si­co, sino que se había con­ver­ti­do en un clá­si­co polí­ti­co y punto.

Sigue sien­do un clá­si­co inclu­so des­pués del final del comu­nis­mo sovié­ti­co y del decli­ve de los par­ti­dos y movi­mien­tos mar­xis­tas en muchas par­tes del mun­do. En los Esta­dos sin cen­su­ra, se pue­de encon­trar en libre­rías o biblio­te­cas. El pro­pó­si­to de una nue­va edi­ción no es por tan­to poner el tex­to de esta asom­bro­sa obra maes­tra al alcan­ce de todo el mun­do y menos aún revi­si­tar un siglo de deba­tes doc­tri­na­les acer­ca de la inter­pre­ta­ción “correc­ta” de este docu­men­to fun­da­men­tal del mar­xis­mo. Se tra­ta de recor­dar­nos de que el Mani­fies­to aún tie­ne mucho que decir al mun­do en las pri­me­ras déca­das del siglo XXI.

II

¿Qué tie­ne que decir? Se tra­ta, por supues­to, de un docu­men­to escri­to para un deter­mi­na­do momen­to his­tó­ri­co. Par­te del mis­mo que­dó obso­le­to casi de inme­dia­to, como por ejem­plo las tác­ti­cas reco­men­da­das a los comu­nis­tas en Ale­ma­nia, que no se apli­ca­ron duran­te la revo­lu­ción de 1848 y sus secue­las. Otra par­te del mis­mo se fue que­dan­do obso­le­ta a medi­da que trans­cu­rrían los años que sepa­ra­ban a los lec­to­res de la fecha en que se escri­bió. Hacía mucho tiem­po que Gui­zot y Met­ter­nich ya no lide­ra­ban gobier­nos para ser per­so­na­jes de los libros de his­to­ria y el zar ya no exis­te (aun­que el Papa sí). En cuan­to a la dis­cu­sión sobre la “lite­ra­tu­ra socia­lis­ta y comu­nis­ta”, los pro­pios Marx y Engels reco­no­cie­ron en 1872 que ya enton­ces esta­ba desfasada.

Y lo que es más impor­tan­te: con el paso del tiem­po, el len­gua­je del Mani­fies­to ya no era el de sus lec­to­res. Por ejem­plo, se ha comen­ta­do amplia­men­te la fra­se que decía que el avan­ce de la socie­dad bur­gue­sa había res­ca­ta­do “a una par­te con­si­de­ra­ble de la pobla­ción de la idio­tez de la vida rural”. Pero mien­tras no hay duda de que Marx en ese momen­to com­par­tía el des­pre­cio e igno­ran­cia habi­tua­les del habi­tan­te de la ciu­dad hacia el entorno cam­pe­sino, la fra­se ale­ma­na actual y ana­lí­ti­ca­men­te más intere­san­te de dem Idio­tis­mus des Land­le­bens entris­sen no se refie­re a la “estu­pi­dez”, sino al “hori­zon­te estre­cho” o “al ais­la­mien­to del con­jun­to de la socie­dad” en que vivía la gen­te del cam­po. Hacía eco del sig­ni­fi­ca­do ori­gi­nal del tér­mino grie­go idio­tes, de don­de se deri­van los sig­ni­fi­ca­dos actua­les de “idio­ta” o “idio­tez”: “una per­so­na preo­cu­pa­da solo de sus asun­tos pri­va­dos y no de los de una comu­ni­dad más amplia”. Des­de 1840 y en los movi­mien­tos cuyos miem­bros, al con­tra­rio que Marx, no habían reci­bi­do una edu­ca­ción clá­si­ca, el sen­ti­do ori­gi­nal se des­va­ne­ció y se malinterpretó.

Esto resul­ta aún más evi­den­te en el voca­bu­la­rio polí­ti­co del Mani­fies­to. Los tér­mi­nos como Stand (Esta­do), Demo­kra­tie (demo­cra­cia) o “nación/​nacional”, o bien tie­nen poca apli­ca­ción a las polí­ti­cas de fina­les del siglo XX o han deja­do de tener el sig­ni­fi­ca­do que tenían en el dis­cur­so polí­ti­co o filo­só­fi­co de la déca­da de 1840. Por poner un ejem­plo obvio: el “Par­ti­do Comu­nis­ta”, de cual nues­tro tex­to afir­mó ser el Mani­fies­to, no tuvo nada que ver con los par­ti­dos de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca moder­na, ni con los “par­ti­dos de van­guar­dia” del comu­nis­mo leni­nis­ta, sin men­cio­nar los par­ti­dos esta­ta­les de tipo sovié­ti­co o chino. Nin­guno de estos par­ti­dos exis­tía en aquel momen­to. La pala­bra “par­ti­do” toda­vía sig­ni­fi­ca­ba esen­cial­men­te una ten­den­cia o corrien­te de opi­nión o tác­ti­ca, aun­que Marx y Engels reco­no­cían que en cuan­to esto se mate­ria­li­za­ba en los movi­mien­tos de cla­se, se desa­rro­lla­ba algún tipo de orga­ni­za­ción (die­se Orga­ni­sa­tion der Pro­le­ta­rier zur Klas­se, und damit zur poli­tis­chen Par­tei). De ahí la dis­tin­ción en la sec­ción IV entre “los par­ti­dos de cla­se obre­ra exis­ten­tes… los car­tis­tas en Ingla­te­rra, los refor­mis­tas agra­rios en Esta­dos Uni­dos” y otros, no cons­ti­tui­dos toda­vía (viii). Como deja cla­ro el tex­to, en esta eta­pa el par­ti­do comu­nis­ta de Marx y Engels no cons­ti­tuía una orga­ni­za­ción ni inten­ta­ba ser­lo, y menos pre­ten­día ser una orga­ni­za­ción con un pro­gra­ma espe­cí­fi­co dis­tin­to al de las demás orga­ni­za­cio­nes (ix). Por cier­to, no se men­cio­na en el Mani­fies­to el suje­to real en cuyo nom­bre se escri­bió, la Liga de los Comunistas.

Por otra par­te, que­da cla­ro que el Mani­fies­to no solo se escri­bió en y para una situa­ción his­tó­ri­ca deter­mi­na­da, sino que tam­bién repre­sen­ta­ba una fase rela­ti­va­men­te inma­du­ra del desa­rro­llo del pen­sa­mien­to mar­xis­ta. Y esto se hace más evi­den­te en los aspec­tos eco­nó­mi­cos. Aun­que Marx había empe­za­do en serio a estu­diar la eco­no­mía polí­ti­ca en 1843, no se pro­pu­so desa­rro­llar el aná­li­sis eco­nó­mi­co expues­to en El Capi­tal has­ta que lle­gó exi­lia­do a Ingla­te­rra des­pués de la Revo­lu­ción de 1848 y tuvo acce­so a los teso­ros de la biblio­te­ca del Museo Bri­tá­ni­co en el verano de 1850. De ahí que la dis­tin­ción entre la ven­ta de su mano de obra al capi­ta­lis­ta por par­te del obre­ro y la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo que resul­ta esen­cial para la teo­ría mar­xia­na de la plus­va­lía y la explo­ta­ción no se había hecho en el Mani­fies­to. Tam­po­co opi­na­ba el Marx madu­ro que el pre­cio de la mer­can­cía “tra­ba­jo” era su cos­te de pro­duc­ción; es decir, el cos­te del míni­mo fisio­ló­gi­co de man­te­ner con vida al tra­ba­ja­dor. En resu­men, Marx escri­bió el Mani­fies­to menos como eco­no­mis­ta mar­xiano que como comu­nis­ta ricardiano.

Y sin embar­go, a pesar de que Marx y Engels recor­da­ban a los lec­to­res que el Mani­fies­to era un docu­men­to his­tó­ri­co des­fa­sa­do en muchos aspec­tos, pro­mo­vie­ron y ayu­da­ron la publi­ca­ción del tex­to de 1848 con modi­fi­ca­cio­nes y acla­ra­cio­nes rela­ti­va­men­te meno­res (x). Reco­no­cie­ron que seguía sien­do una impor­tan­te expo­si­ción del aná­li­sis que dis­tin­guía su comu­nis­mo de todos los demás pro­yec­tos exis­ten­tes para la crea­ción de una socie­dad mejor. En esen­cia este aná­li­sis era his­tó­ri­co. Su núcleo era la demos­tra­ción del desa­rro­llo his­tó­ri­co de las socie­da­des y espe­cí­fi­ca­men­te de la socie­dad bur­gue­sa, que reem­pla­zó a sus pre­de­ce­so­ras, revo­lu­cio­nó el mun­do y a su vez crea­ba nece­sa­ria­men­te las con­di­cio­nes para su reem­pla­zo inevi­ta­ble. Al con­tra­rio que la eco­no­mía mar­xia­na, “la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la His­to­ria” que sub­ya­ce en este aná­li­sis había encon­tra­do ya su for­mu­la­ción madu­ra a media­dos de la déca­da de 1840, y había per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te sin cam­bios en los años pos­te­rio­res (xi). En este aspec­to el Mani­fies­to era ya un docu­men­to defi­ni­to­rio del mar­xis­mo. Encar­na­ba una visión his­tó­ri­ca, aun­que su esque­ma gene­ral reque­ría un aná­li­sis más detallado.

III

¿Qué impre­sión cau­sa­rá el Mani­fies­to al lec­tor que acce­de hoy al mis­mo por pri­me­ra vez? El nue­vo lec­tor no pue­de dejar de ser arras­tra­do por la con­vic­ción apa­sio­na­da, la bre­ve­dad con­cen­tra­da, la fuer­za inte­lec­tual y esti­lís­ti­ca de este asom­bro­so pan­fle­to. Está escri­to como en un úni­co esta­lli­do crea­ti­vo, con fra­ses lapi­da­rias que se trans­for­man de for­ma casi natu­ral en afo­ris­mos memo­ra­bles que se cono­cen mucho más allá del mun­do del deba­te polí­ti­co: des­de la aper­tu­ra “Un fan­tas­ma reco­rre Euro­pa, el fan­tas­ma del comu­nis­mo”, has­ta el final “Los pro­le­ta­rios no tie­nen nada que per­der más que las cade­nas. Tie­nen un mun­do que ganar” (xii). Igual­men­te fue­ra de lo común en la escri­tu­ra ale­ma­na del siglo XIX son los párra­fos cor­tos, apo­díc­ti­cos, gene­ral­men­te de una a cin­co líneas. Solo en cin­co casos, entre más de dos­cien­tos, hay quin­ce líneas o más. Sea lo que sea, El Mani­fies­to Comu­nis­ta como retó­ri­ca polí­ti­ca tie­ne una fuer­za casi bíbli­ca. En resu­men, es impo­si­ble negar su irre­sis­ti­ble poder lite­ra­rio (xiii).

No obs­tan­te, lo que indu­da­ble­men­te impac­ta­rá al lec­tor con­tem­po­rá­neo del Mani­fies­to es el diag­nós­ti­co nota­ble del carác­ter revo­lu­cio­na­rio y el impac­to de la “socie­dad bur­gue­sa”. No se tra­ta sim­ple­men­te de que Marx reco­no­cie­ra y pro­cla­ma­ra los extra­or­di­na­rios logros y el dina­mis­mo de una socie­dad que detes­ta­ba, para sor­pre­sa de más de un defen­sor pos­te­rior del capi­ta­lis­mo ante la ame­na­za roja. De lo que se tra­ta es que el mun­do trans­for­ma­do por el capi­ta­lis­mo que des­cri­bió en 1848, en pasa­jes de elo­cuen­cia oscu­ra y lacó­ni­ca, se reco­no­ce en el mun­do en que vivi­mos hoy, 150 años des­pués. Curio­sa­men­te, el opti­mis­mo poco rea­lis­ta de dos revo­lu­cio­na­rios de vein­tio­cho y trein­ta años ha demos­tra­do ser la fuer­za más per­du­ra­ble del Mani­fies­to. Por­que aun­que el “fan­tas­ma del comu­nis­mo” obse­sio­nó real­men­te a los polí­ti­cos y aun­que Euro­pa atra­ve­sa­ba un perio­do de cri­sis eco­nó­mi­ca y social y esta­ba al bor­de de la mayor revo­lu­ción a esca­la con­ti­nen­tal de su his­to­ria, esta­ba cla­ro que no se daban los fun­da­men­tos nece­sa­rios que res­pal­da­ran la con­vic­ción del Mani­fies­to de que se apro­xi­ma­ba el momen­to de derro­car el capi­ta­lis­mo (la revo­lu­ción bur­gue­sa en Ale­ma­nia iba a ser el pre­lu­dio de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria que le suce­de­ría). Al con­tra­rio. Como sabe­mos aho­ra, el capi­ta­lis­mo se dis­po­nía a comen­zar su pri­mer perio­do de avan­ce glo­bal triunfal.

Dos cosas con­tri­bu­ye­ron a la fuer­za del Mani­fies­to. La pri­me­ra es su visión, inclu­so en el mis­mo comien­zo de la mar­cha triun­fal del capi­ta­lis­mo, de que este modo de pro­duc­ción no era per­ma­nen­te, esta­ble, “el fin de la his­to­ria”, sino una fase tem­po­ral de la his­to­ria de la huma­ni­dad, des­ti­na­da como sus pre­de­ce­so­ras a ser sus­ti­tui­da por otro tipo de socie­dad (a no ser –y esta fra­se del Mani­fies­to no se ha estu­dia­do con sufi­cien­te aten­ción– que se derrum­ba­ra “sobre la rui­na común de las cla­ses con­ten­dien­tes”). La segun­da es su reco­no­ci­mien­to de las nece­sa­rias ten­den­cias his­tó­ri­cas a lar­go pla­zo del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. El poten­cial revo­lu­cio­na­rio de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta era ya evi­den­te. Marx y Engels no pre­ten­die­ron ser los úni­cos que lo reco­no­cie­ran. Des­de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa algu­nas de las ten­den­cias que obser­va­ron se impo­nían cla­ra­men­te. Por ejem­plo el decli­ve de las “pro­vin­cias inde­pen­dien­tes o débil­men­te aso­cia­das, con intere­ses, leyes, gober­nan­tes y sis­te­mas fis­ca­les sepa­ra­dos”, ante los esta­dos-nación “con un gobierno, un códi­go de dere­cho, un inte­rés nacio­nal de cla­se, una fron­te­ra y un aran­cel adua­ne­ro. Sin embar­go, al final de la déca­da de 1840, lo que había con­se­gui­do la “bur­gue­sía” era mucho más modes­to que los mila­gros que se le atri­buían en El Mani­fies­to. Des­pués de todo, en 1850 el mun­do no pro­du­cía más de 71.000 tone­la­das de ace­ro (casi el 70% en Ingla­te­rra) y se habían cons­trui­do menos de 24.000 millas de ferro­ca­rri­les (dos ter­cios en Ingla­te­rra y EE.UU.) Los his­to­ria­do­res no han teni­do difi­cul­tad en demos­trar que inclu­so en Ingla­te­rra la Revo­lu­ción Indus­trial (un tér­mino uti­li­za­do espe­cí­fi­ca­men­te por Engels a par­tir de 1844) (xiv) ape­nas había crea­do un país indus­trial, ni siquie­ra en su mayor par­te urbano antes de 1850. Marx y Engels no des­cri­bie­ron el mun­do ya trans­for­ma­do por el capi­ta­lis­mo en 1848; pro­nos­ti­ca­ron que el des­tino lógi­co del mun­do sería que el capi­ta­lis­mo lo transformara.

Aho­ra, en el ter­cer mile­nio del calen­da­rio occi­den­tal, vivi­mos en un mun­do en el que esta trans­for­ma­ción ha pro­du­ci­do. En cier­to sen­ti­do prác­ti­ca­men­te pode­mos ver la fuer­za de las pre­dic­cio­nes del Mani­fies­to inclu­so más cla­ra­men­te que las gene­ra­cio­nes que vivie­ron entre el momen­to de su publi­ca­ción y el actual. Por­que has­ta la revo­lu­ción en el trans­por­te y las comu­ni­ca­cio­nes pos­te­rior a la Segun­da Gue­rra Mun­dial había limi­ta­cio­nes a la glo­ba­li­za­ción de la pro­duc­ción, “al carác­ter cos­mo­po­li­ta de la pro­duc­ción y el con­su­mo en todos los paí­ses”. Has­ta la déca­da de 1970 la indus­tria­li­za­ción per­ma­ne­ció abru­ma­do­ra­men­te con­fi­na­da en sus regio­nes de ori­gen. Algu­nas escue­las mar­xis­tas podrían inclu­so argu­men­tar que el capi­ta­lis­mo, al menos en su for­ma impe­ria­lis­ta, lejos de “obli­gar a todas las nacio­nes a adop­tar el modo de pro­duc­ción bur­gués, so pena de extin­ción” per­pe­tra­ba o inclu­so crea­ba, por su natu­ra­le­za, el “sub­de­sa­rro­llo” en el lla­ma­do Ter­cer Mun­do. Mien­tras un ter­cio del géne­ro humano vivía en sis­te­mas eco­nó­mi­cos del mode­lo del comu­nis­mo sovié­ti­co, pare­cía que el capi­ta­lis­mo nun­ca triun­fa­ría en su empe­ño de obli­gar a todas las nacio­nes a “con­ver­tir­se en bur­gue­sas”. No “crea­ría un mun­do a su ima­gen”. Otra vez, antes de la déca­da de 1960 la pre­dic­ción del Mani­fies­to de que el capi­ta­lis­mo con­lle­va­ba la des­truc­ción de la fami­lia apa­ren­te­men­te no se había pro­du­ci­do, ni siquie­ra en los paí­ses occi­den­ta­les avan­za­dos don­de hoy alre­de­dor de la mitad de las per­so­nas nacen o cre­cen con madres sol­te­ras y la mitad de los hoga­res de las gran­des ciu­da­des está for­ma­da por una sola persona.

En resu­men, lo que en 1848 le podría haber pare­ci­do a un lec­tor no com­pro­me­ti­do retó­ri­ca revo­lu­cio­na­ria ‑o en el mejor de los casos una pre­dic­ción plau­si­ble– se pue­de leer actual­men­te como una carac­te­ri­za­ción con­ci­sa del capi­ta­lis­mo a fina­les del siglo XX. ¿De qué otro docu­men­to de 1840 podría decir­se lo mismo?

IV

Sin embar­go, si al final del mile­nio nos sor­pren­de la visión agu­da del Mani­fies­to sobre el futu­ro enton­ces remo­to de un capi­ta­lis­mo masi­va­men­te glo­ba­li­za­do, el fallo de otra de sus pre­dic­cio­nes resul­ta igual de sor­pren­den­te. Aho­ra resul­ta evi­den­te que la bur­gue­sía no ha pro­du­ci­do “por enci­ma de todo… sus pro­pios sepul­tu­re­ros” den­tro del pro­le­ta­ria­do. “La caí­da de la bur­gue­sía y la vic­to­ria del pro­le­ta­ria­do” tam­po­co han resul­ta­do “igual­men­te inevi­ta­bles”. El con­tras­te entre las dos mita­des del aná­li­sis del Mani­fies­to en la sec­ción “Bur­gue­ses y Pro­le­ta­rios” exi­ge una expli­ca­ción más amplia trans­cu­rri­dos 150 años de lo que era nece­sa­rio en su centenario.

El pro­ble­ma no resi­de en la visión de Marx y Engels de un capi­ta­lis­mo que nece­sa­ria­men­te trans­for­mó a la mayo­ría de la gen­te que se gana­ba la vida en este sis­te­ma eco­nó­mi­co en hom­bres y muje­res que para su pro­pio sus­ten­to nece­si­ta­ban ofre­cer su mano de obra por jor­na­les o sala­rios. Indu­da­ble­men­te lo ha hecho, aun­que actual­men­te los ingre­sos de algu­nas per­so­nas teó­ri­ca­men­te emplea­das a cam­bio de un sala­rio, como los direc­ti­vos de empre­sa, difí­cil­men­te pue­den con­si­de­rar­se pro­le­ta­rios. Tam­po­co men­tían al creer que la mayo­ría de esa pobla­ción tra­ba­ja­do­ra sería esen­cial­men­te fuer­za de tra­ba­jo indus­trial. Aun­que Gran Bre­ta­ña fue excep­cio­nal sien­do un país en que los tra­ba­ja­do­res manua­les asa­la­ria­dos cons­ti­tu­ye­ron la mayo­ría abso­lu­ta de la pobla­ción, el desa­rro­llo de la pro­duc­ción indus­trial requi­rió la entra­da masi­va de tra­ba­ja­do­res manua­les duran­te más de un siglo des­pués del Mani­fies­to. Incues­tio­na­ble­men­te éste ya no es el caso de la pro­duc­ción moder­na de alta tec­no­lo­gía inten­si­va en capi­tal, una evo­lu­ción que no tuvo en cuen­ta el Mani­fies­to, aun­que en sus estu­dios eco­nó­mi­cos más desa­rro­lla­dos el pro­pio Marx ima­gi­nó el posi­ble desa­rro­llo de una eco­no­mía con menos nece­si­dad de mano de obra, al menos en una épo­ca post-capi­ta­lis­ta (xv). Inclu­so en las vie­jas eco­no­mías indus­tria­les del capi­ta­lis­mo, el por­cen­ta­je de per­so­nas emplea­das en la indus­tria manu­fac­tu­re­ra per­ma­ne­ció esta­ble has­ta la déca­da de 1970, excep­to en EE. UU., don­de el decli­ve se pro­du­jo algo antes. En reali­dad, con muy pocas excep­cio­nes –como las de Gran Bre­ta­ña, Bél­gi­ca y EE.UU.– en 1970 los tra­ba­ja­do­res indus­tria­les cons­ti­tu­ye­ron pro­ba­ble­men­te una pro­por­ción mayor de la pobla­ción total ocu­pa­da del mun­do indus­tria­li­za­do y en vías de indus­tria­li­za­ción que se haya dado nun­ca antes.

En cual­quier caso, el derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo pre­vis­to por el Mani­fies­to no se basa­ba en la trans­for­ma­ción pre­via de la “mayo­ría” de la pobla­ción en pro­le­ta­ria, sino en la supo­si­ción de que la situa­ción del pro­le­ta­ria­do en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta era tal que una vez orga­ni­za­do en un movi­mien­to de cla­se nece­sa­ria­men­te polí­ti­co, podría tomar la ini­cia­ti­va, agru­par en torno a él el des­con­ten­to de otras cla­ses y así con­quis­tar el poder polí­ti­co como “el movi­mien­to inde­pen­dien­te de la inmen­sa mayo­ría en el inte­rés de la inmen­sa mayo­ría”. Así, el pro­le­ta­ria­do “se suble­va­ría para ser la cla­se diri­gen­te de la nación… [y] cons­ti­tuir­se en la nación” (xvi).

Como no se ha derro­ca­do el capi­ta­lis­mo, ten­de­mos a des­car­tar esta pre­dic­ción. No obs­tan­te, y aun­que pare­cía abso­lu­ta­men­te impro­ba­ble en 1848, el levan­ta­mien­to de movi­mien­tos orga­ni­za­dos con base en la con­cien­cia de la cla­se obre­ra esta­ba lla­ma­do a cam­biar la polí­ti­ca de la mayo­ría de los paí­ses capi­ta­lis­tas de Euro­pa, lo que exis­tía rara­men­te fue­ra de Gran Bre­ta­ña. Par­ti­dos labo­ris­tas y socia­lis­tas emer­gie­ron en la mayor par­te del mun­do “desa­rro­lla­do” en 1880, con­vir­tién­do­se en par­ti­dos de masas en Esta­dos con la fran­qui­cia demo­crá­ti­ca que tan­to habían ayu­da­do a esta­ble­cer. Duran­te y des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial otra rama de los “par­ti­dos pro­le­ta­rios” siguió la sen­da revo­lu­cio­na­ra de los bol­che­vi­ques, otra rama se con­vir­tió en los pila­res que sus­ten­ta­ron el capi­ta­lis­mo demo­cra­ti­za­do. La rama bol­che­vi­que ape­nas tie­ne ya impor­tan­cia en Euro­pa occi­den­tal o se ha asi­mi­la­do a la social­de­mo­cra­cia. La social­de­mo­cra­cia, tal como exis­tía en los tiem­pos de Bebel e inclu­so de Cle­ment Attlee, lucha en la reta­guar­dia. No obs­tan­te, los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas de la Segun­da Inter­na­cio­nal, a veces con sus nom­bres ori­gi­na­les, son aún poten­cial­men­te los par­ti­dos de gobierno de varios Esta­dos euro­peos. Aun­que esos gobier­nos fue­ron menos fre­cuen­tes a prin­ci­pios del siglo XXI que a fina­les del XX, estos par­ti­dos han bati­do el record de con­ti­nui­dad como gran­des agen­tes polí­ti­cos duran­te más de un siglo.

En resu­men, lo que está equi­vo­ca­do no es la pre­dic­ción del Mani­fies­to del papel cen­tral de los movi­mien­tos polí­ti­cos con base en la cla­se obre­ra (y aún en oca­sio­nes éstos lle­van espe­cí­fi­ca­men­te el nom­bre de cla­se, como los par­ti­dos labo­ris­tas bri­tá­ni­co, holan­dés, norue­go y aus­tra­liano). Lo que está equi­vo­ca­do es la pro­po­si­ción: “De todas las cla­ses que se enfren­tan hoy a la bur­gue­sía, solo la pro­le­ta­ria es real­men­te revo­lu­cio­na­ria”, cuyo des­tino inevi­ta­ble, implí­ci­to en la natu­ra­le­za y desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, es el derro­ca­mien­to de la bur­gue­sía: “Su caí­da y la vic­to­ria del pro­le­ta­ria­do son igual­men­te inevitables”.

Inclu­so en los noto­rios “años cua­ren­ta del ham­bre”, el meca­nis­mo que debía con­se­guir­lo –la inevi­ta­ble pau­pe­ri­za­ción (xvii) de los obre­ros– no resul­tó total­men­te con­vin­cen­te; a menos que se basa­ra en la supo­si­ción, impro­ba­ble inclu­so enton­ces, de que el capi­ta­lis­mo esta­ba en su cri­sis final a pun­to de ser inme­dia­ta­men­te derro­ca­do. Era un meca­nis­mo dual. Ade­más del efec­to de pau­pe­ri­za­ción en el movi­mien­to obre­ro, se demos­tró que la bur­gue­sía no esta­ba “capa­ci­ta­da para gober­nar por­que es incom­pe­ten­te para ase­gu­rar la exis­ten­cia a sus escla­vos den­tro de su escla­vi­tud, ya que no pue­de evi­tar que se hun­dan has­ta tal extre­mo que tie­ne que ali­men­tar­los en vez de al con­tra­rio”. Lejos de pro­por­cio­nar­le el bene­fi­cio que ali­men­ta­ra el motor del capi­ta­lis­mo, aho­ra la mano de obra se lo comía. Pero dado el poten­cial eco­nó­mi­co enor­me del capi­ta­lis­mo, tan dra­má­ti­ca­men­te expues­to en el pro­pio Mani­fies­to, ¿por qué fue inevi­ta­ble que el capi­ta­lis­mo no pudie­ra pro­por­cio­nar sus­ten­to, aun­que mise­ra­ble, a la mayor par­te de la cla­se obre­ra o alter­na­ti­va­men­te que no pudie­ra per­mi­tir­se un sis­te­ma de pre­vi­sión social? ¿Ese “pau­pe­ris­mo” (en sen­ti­do estric­to, ver nota 17) se desa­rro­lla con mayor rapi­dez que la pobla­ción y la rique­za”? (xviii). Si el capi­ta­lis­mo tenía una lar­ga vida por delan­te como resul­tó obvio muy poco des­pués de 1848, esto no tenía por qué ocu­rrir, y efec­ti­va­men­te no ocurrió.

La visión del desa­rro­llo his­tó­ri­co de la “socie­dad bur­gue­sa” del Mani­fies­to, lo que inclu­ye a la cla­se obre­ra que la mis­ma gene­ra­ba, no con­du­jo nece­sa­ria­men­te a la con­clu­sión de que el pro­le­ta­ria­do derro­ca­ría al capi­ta­lis­mo y al hacer­lo abri­ría el camino al desa­rro­llo del comu­nis­mo, por­que la visión y la con­clu­sión no deri­va­ban del mis­mo aná­li­sis. El obje­ti­vo del comu­nis­mo, adop­ta­do antes de que Marx se hicie­ra “mar­xis­ta”, no deri­va­ba del aná­li­sis de la natu­ra­le­za y el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, sino de un argu­men­to filo­só­fi­co –inclu­so esca­to­ló­gi­co– sobre la natu­ra­le­za huma­na y su des­tino. La idea fun­da­men­tal de Marx a par­tir de enton­ces de que el pro­le­ta­ria­do era la cla­se que no podía libe­rar­se a sí mis­ma sin libe­rar al mis­mo tiem­po a la socie­dad en su con­jun­to, apa­re­ce pri­me­ro como una “deduc­ción filo­só­fi­ca, en lugar de ser pro­duc­to de la obser­va­ción” (xix). En pala­bras de Geor­ge Lichtheim: “el pro­le­ta­ria­do apa­re­ció por pri­me­ra vez en los escri­tos de Marx como la fuer­za social nece­sa­ria para lle­var a cabo los obje­ti­vos de la filo­so­fía ale­ma­na”, como lo expu­so Marx en 1843 y 1844 (xx).

La “posi­bi­li­dad posi­ti­va de la eman­ci­pa­ción de Ale­ma­nia”, escri­bió Marx en la Intro­duc­ción a la Crí­ti­ca a la Filo­so­fía del Dere­cho de Hegel, reside:

En la for­ma­ción de una cla­se con cade­nas radi­ca­les… una cla­se que sea la diso­lu­ción de todas las cla­ses, esfe­ra de una socie­dad que posea un carác­ter uni­ver­sal por­que sus sufri­mien­tos sean uni­ver­sa­les y sus rei­vin­di­ca­cio­nes no sean dere­chos indi­vi­dua­les por­que el agra­vio come­ti­do con­tra él no es un mal par­ti­cu­lar sino un mal en sí mis­mo… Esta diso­lu­ción de la socie­dad como una cla­se par­ti­cu­lar es el pro­le­ta­ria­do… La eman­ci­pa­ción de los ale­ma­nes es la eman­ci­pa­ción del ser humano. La filo­so­fía es la cabe­za de esta eman­ci­pa­ción y el pro­le­ta­ria­do es el cora­zón. La filo­so­fía no se pue­de reco­no­cer a sí mis­ma sin la abo­li­ción del pro­le­ta­ria­do y el pro­le­ta­ria­do no pue­de ser abo­li­do sin que la filo­so­fía deven­ga en una reali­dad (xxi).

Por enton­ces el cono­ci­mien­to que Marx tenía del pro­le­ta­ria­do no iba más allá del hecho de que “esta­ba nacien­do en Ale­ma­nia sólo como con­se­cuen­cia del cre­cien­te desa­rro­llo indus­trial” y que éste era pre­ci­sa­men­te su poten­cial como fuer­za libe­ra­do­ra, pues­to que al con­tra­rio que las masas de pobres de la socie­dad tra­di­cio­nal, era hijo de una “drás­ti­ca diso­lu­ción de la socie­dad” y por tan­to su exis­ten­cia pro­cla­ma­ba la “diso­lu­ción del orden mun­dial exis­ten­te has­ta enton­ces”. Tenía aún menos cono­ci­mien­to sobre los movi­mien­tos obre­ros, aun­que sabía mucho de la his­to­ria de la Revo­lu­ción Francesa.

En Engels encon­tró un socio que apor­tó a la socie­dad el con­cep­to de la “Revo­lu­ción Indus­trial” y los cono­ci­mien­tos de la diná­mi­ca de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta como real­men­te era en Gran Bre­ta­ña, más los rudi­men­tos de un aná­li­sis eco­nó­mi­co (xxii), todo lo cual le indu­jo a pre­de­cir una futu­ra revo­lu­ción social, que sería fomen­ta­da por una cla­se obre­ra real a la que él cono­cía muy bien por el hecho de vivir y tra­ba­jar en Gran Bre­ta­ña al comien­zo de la déca­da de 1840. Los enfo­ques de Marx y Engels sobre “el pro­le­ta­ria­do” y el comu­nis­mo se com­ple­men­ta­ban mutua­men­te. Lo mis­mo ocu­rría con sus con­cep­cio­nes res­pec­ti­vas de la lucha de cla­ses como motor de la his­to­ria (en el caso de Marx deri­va­do prin­ci­pal­men­te de su estu­dio del perio­do de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa; en el caso de Engels por la expe­rien­cia de los movi­mien­tos socia­les en la Gran Bre­ta­ña pos-napo­leó­ni­ca). No sor­pren­de que “ambos estu­vie­ran de acuer­do en todos los cam­pos teó­ri­cos”, en pala­bras de Engels (xxiii). Engels le apor­tó a Marx los ele­men­tos de un mode­lo que demos­tra­ba la natu­ra­le­za fluc­tuan­te y “auto­des­es­ta­bi­li­za­do­ra” del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, en par­ti­cu­lar el esbo­zo de una teo­ría de las cri­sis eco­nó­mi­cas (xxiv) y el mate­rial empí­ri­co acer­ca del auge del movi­mien­to obre­ro y del rol revo­lu­cio­na­rio que podría desem­pe­ñar en Gran Bretaña.

En la déca­da de 1840 la con­clu­sión de que la socie­dad esta­ba al bor­de de la revo­lu­ción resul­ta­ba plau­si­ble. Como lo era la pre­dic­ción de que la cla­se obre­ra, aún sien­do inma­du­ra, la lide­ra­ría. Des­pués de todo, a las pocas sema­nas de la publi­ca­ción del Mani­fies­to, un movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res pari­si­nos derro­có a la monar­quía fran­ce­sa y dio la señal revo­lu­cio­na­ria a la mitad de Euro­pa. No obs­tan­te, la ten­den­cia del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta a gene­rar un pro­le­ta­ria­do esen­cial­men­te revo­lu­cio­na­rio no podía dedu­cir­se del aná­li­sis de la natu­ra­le­za del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Era una posi­ble con­se­cuen­cia de este desa­rro­llo, pero no podría seña­lar­se como la úni­ca posi­ble. Y aún menos podía demos­trar­se que el éxi­to de un derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo por par­te del pro­le­ta­ria­do abrie­ra nece­sa­ria­men­te la puer­ta al desa­rro­llo del comu­nis­mo. (El Mani­fies­to sólo afir­ma que en ese momen­to se ini­cia­ría un pro­ce­so de cam­bio muy gra­dual) (xxv). La visión de Marx de un pro­le­ta­ria­do cuya mis­ma esen­cia lo des­ti­na­ra a eman­ci­par a toda la huma­ni­dad y a poner fin a la socie­dad de cla­ses median­te el derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo repre­sen­ta una espe­ran­za dedu­ci­da de su aná­li­sis del capi­ta­lis­mo, pero no una con­clu­sión nece­sa­ria­men­te impues­ta por ese análisis.

A lo que el aná­li­sis del capi­ta­lis­mo del Mani­fies­to indu­da­ble­men­te pue­de lle­var –espe­cial­men­te cuan­do se aden­tra en el aná­li­sis de Marx sobre la con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca, que ape­nas se insi­nua­ba en 1848– es a una con­clu­sión más gene­ral y menos espe­cí­fi­ca acer­ca de las fuer­zas auto­des­truc­ti­vas inna­tas en el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Debe alcan­zar un pun­to –y en 2012 no solo los mar­xis­tas están de acuer­do en esto– en que:

La socie­dad bur­gue­sa moder­na con sus rela­cio­nes de pro­duc­ción, inter­cam­bio y pro­pie­dad, una socie­dad que ha sus­ci­ta­do medios de pro­duc­ción e inter­cam­bio tan gigan­tes­cos, es como el apren­diz de bru­jo que ya no pue­de con­tro­lar los pode­res del mun­do infe­rior… Las dimen­sio­nes del arco de la socie­dad bur­gue­sa son dema­sia­do estre­chas para abar­car la rique­za que ha creado.

No sería irra­cio­nal sacar la con­clu­sión de que las “con­tra­dic­cio­nes” inhe­ren­tes al sis­te­ma de mer­ca­do, sin más nexo de unión entre los seres huma­nos que el des­car­na­do inte­rés pro­pio, el cruel “pago al con­ta­do”, un sis­te­ma de explo­ta­ción y de “acu­mu­la­ción inter­mi­na­ble” que nun­ca se pue­den supe­rar; que a par­tir de cier­to pun­to, median­te una serie de trans­for­ma­cio­nes y rees­truc­tu­ra­cio­nes el desa­rro­llo de este sis­te­ma esen­cial­men­te “auto­des­es­ta­bi­li­za­dor”, con­duz­ca a una situa­ción que ya no se pue­da des­cri­bir como capi­ta­lis­mo. O citan­do al pro­pio Marx, en que “la cen­tra­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción y la socia­li­za­ción del tra­ba­jo lle­guen al final a un pun­to en que se hagan incom­pa­ti­bles con su inte­gu­men­to capi­ta­lis­ta”, y ese “inte­gu­men­to revien­te en peda­zos” (xxvi). El nom­bre por el que conoz­ca­mos la sub­si­guien­te situa­ción es indi­fe­ren­te. Sin embar­go, como demues­tran los efec­tos de la explo­sión eco­nó­mi­ca del mun­do en el medio ambien­te mun­dial, ten­drá que mar­car nece­sa­ria­men­te un giro brus­co que lo ale­je de la apro­pia­ción pri­va­da para pasar al con­trol social a esca­la global.

Resul­ta­ría impro­ba­ble que tal “socie­dad post-capi­ta­lis­ta” se pare­cie­ra a los mode­los tra­di­cio­na­les del socia­lis­mo y aún menos al “socia­lis­mo real” de la era sovié­ti­ca. La for­ma que haya de tomar y has­ta dón­de encar­na­ría los valo­res huma­nis­tas del comu­nis­mo de Marx y Engels, depen­de­ría de la acción polí­ti­ca a tra­vés la cual se pro­du­ci­ría el cam­bio, ya que esto, como sos­tie­ne el Mani­fies­to, resul­ta fun­da­men­tal para la con­for­ma­ción del cam­bio histórico.

V

En la visión mar­xia­na, no impor­ta cómo des­cri­bi­mos ese momen­to his­tó­ri­co en que “el inte­gu­men­to revien­te en peda­zos”, la polí­ti­ca cons­ti­tui­rá un ele­men­to esen­cial. El Mani­fies­to se lee prin­ci­pal­men­te como un docu­men­to de inevi­ta­bi­li­dad his­tó­ri­ca y en efec­to su fuer­za se deri­va en gran medi­da de la con­fian­za que pro­por­cio­nó a sus lec­to­res saber que el capi­ta­lis­mo esta­ba inevi­ta­ble­men­te des­ti­na­do a ser ente­rra­do por sus sepul­tu­re­ros y que aho­ra ‑y no en cual­quier otro perio­do his­tó­ri­co- han naci­do las con­di­cio­nes para la eman­ci­pa­ción. Sin embar­go, en con­tra de las más divul­ga­das hipó­te­sis, si el Mani­fies­to ale­ga que tal cam­bio his­tó­ri­co lo con­si­gue el hom­bre hacien­do su pro­pia his­to­ria, no es un docu­men­to deter­mi­nis­ta. Las fosas han de ser cava­das por la acción huma­na o a tra­vés de ella.

Efec­ti­va­men­te es posi­ble hacer una lec­tu­ra deter­mi­nis­ta del argu­men­to. Se ha suge­ri­do que Engels ten­día a hacer­la más que Marx, con impor­tan­tes con­se­cuen­cias para el desa­rro­llo de la teo­ría mar­xis­ta y el desa­rro­llo del movi­mien­to obre­ro mar­xis­ta tras la muer­te de Marx. Sin embar­go, y pese a que se cita­se como evi­den­cia (xxvii) en los pro­pios borra­do­res de Engels, no se intu­ye esta lec­tu­ra deter­mi­nis­ta en el Mani­fies­to. Cuan­do el Mani­fies­to sale del cam­po del aná­li­sis his­tó­ri­co y entra en el de la actua­li­dad, se con­vier­te en un docu­men­to de opcio­nes y posi­bi­li­da­des polí­ti­cas ‑no de pro­ba­bi­li­da­des polí­ti­cas- y en abso­lu­to de cer­te­zas. Entre el “aho­ra” y el momen­to impre­de­ci­ble en el que “en el trans­cur­so de la evo­lu­ción”, se pro­duz­ca “una aso­cia­ción en la que el libre desa­rro­llo de cada uno sea la con­di­ción del desa­rro­llo libre de todos”, está el cam­po de la acción política.

El cam­bio his­tó­ri­co a tra­vés de la pra­xis social y la acción colec­ti­va cons­ti­tu­ye su núcleo. El Mani­fies­to con­tem­pla el desa­rro­llo del pro­le­ta­ria­do como “la orga­ni­za­ción de los pro­le­ta­rios en una cla­se, y con­se­cuen­te­men­te en un par­ti­do polí­ti­co”. La “con­quis­ta del poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do” (la con­quis­ta de la demo­cra­cia) es “el pri­mer paso de la revo­lu­ción obre­ra” y el futu­ro de la socie­dad bas­cu­la sobre las accio­nes polí­ti­cas pos­te­rio­res del nue­vo régi­men (es decir, cómo uti­li­za­rá el pro­le­ta­ria­do su supre­ma­cía polí­ti­ca). El com­pro­mi­so con la polí­ti­ca es lo que his­tó­ri­ca­men­te dis­tin­guió al socia­lis­mo mar­xiano de los anar­quis­tas y los suce­so­res de aque­llos socia­lis­tas cuyo recha­zo de toda acción polí­ti­ca con­de­na espe­cí­fi­ca­men­te el Mani­fies­to. Inclu­so antes de Lenin, la teo­ría mar­xia­na no tra­ta­ba sólo de “la his­to­ria nos demues­tra lo que pasa”, sino tam­bién acer­ca de lo “que tene­mos que hacer”. Cier­ta­men­te la expe­rien­cia sovié­ti­ca del siglo XX nos ha ense­ña­do que podría ser mejor no hacer “lo que se debe hacer” bajo con­di­cio­nes his­tó­ri­cas que impo­si­bi­li­tan vir­tual­men­te el éxi­to. Pero esta lec­ción se podría haber apren­di­do tam­bién con­si­de­ran­do las impli­ca­cio­nes del Mani­fies­to Comunista.

Pero enton­ces el Mani­fies­to ‑y ésta no es la menor de sus nota­bles cua­li­da­des – es un docu­men­to que pre­vé el fallo. Espe­ra­ba que el resul­ta­do del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta fue­ra “una recons­ti­tu­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad” pero, como ya hemos com­pro­ba­do, no excluía la alter­na­ti­va de “la rui­na común”. Muchos años des­pués, otra inves­ti­ga­ción mar­xia­na refor­mu­ló esto como la elec­ción entre socia­lis­mo y bar­ba­rie. Cual de ambos pre­va­lez­ca es una pre­gun­ta que el siglo XXI debe contestar.


Notas:

(i) Solo se han des­cu­bier­to dos frag­men­tos de esos mate­ria­les –un plan para la sec­ción III y el borra­dor de una pági­na, Karl Marx Fre­de­rick Engels, Obras Com­ple­tas, Vol. 6 (Lon­dres 1976, pági­nas 576 y 577).

(ii) En vida de los fun­da­do­res eran: (1) Pre­fa­cio a la (segun­da) edi­ción ale­ma­na, 1872; (2) Pre­fa­cio a la (segun­da) edi­ción rusa, 1882, la pri­me­ra tra­duc­ción rusa de Baku­nin apa­re­ció en 1869, com­pren­si­ble­men­te sin la ben­di­ción de Marx y Engels, (3) Pre­fa­cio a la (ter­ce­ra) edi­ción ale­ma­na, 1883; (4) Pre­fa­cio a la edi­ción ingle­sa, 1888; (5) Pre­fa­cio a la (cuar­ta) edi­ción ale­ma­na, 1890; (6) Pre­fa­cio a la edi­ción pola­ca, 1892; y (7) Pre­fa­cio “A los lec­to­res ita­lia­nos”, 1893.

(iii) Pao­lo Favil li, Sto­ria del mar­xis­mo ita­liano . Dalle ori­gi­ni alla gran­de gue­rra (Milán 1996, pági­nas 252 a 254).

(iv) Me he basa­do en los datos del ines­ti­ma­ble Bert Andréas, Le Mani­fes­te Com­mu­nis­te de Marx et Engels. His­to­ire et Biblio­graphie 1848 – 1918 (Milán 1963)

(v) Datos de los infor­mes anua­les del Par­tei­ta­ge del SPD. Sin embar­go no pro­por­cio­nan datos cuan­ti­ta­ti­vos acer­ca de las publi­ca­cio­nes pre­vis­tas para 1899 y 1900.

(vi) Robert R. LaMon­te, “ The New Inte­llec­tuals”, New Review II , 1914; cita­da por Paul Buh­le en Mar­xism in the USA: From 1870 to the Pre­sent Day (Lon­dres 1987), pág. 56.

(vii) Hal Dra­per, The Anno­ta­ted Com­mu­nist Mani­fes­to (Cen­tro para la His­to­ria del Socia­lis­mo, Ber­ke­ley, Cali­for­nia 1984), pág. 64.

(viii) El ori­gi­nal ale­mán comien­za esta sec­ción con la dis­cu­sión de das Verhält­niss der Kom­mu­nis­ten zu den bereits kons­ti­tuer­ten Arbei­ter­par­teien… also den Char­ties­ten, etc. La tra­duc­ción ofi­cial en inglés de 1887, revi­sa­da por Engels, ate­núa el con­tras­te. Una inter­pre­ta­ción más fiel sería com­pa­rar los “par­ti­dos obre­ros ya cons­ti­tui­dos”, como los car­tis­tas, etc., con los que toda­vía no se habían constituido.

(ix) “Los comu­nis­tas no cons­ti­tu­yen un par­ti­do sepa­ra­do opues­to a otros par­ti­dos de la cla­se obre­ra… No esta­ble­cen prin­ci­pios sec­ta­rios pro­pios para for­mar y mol­dear el movi­mien­to pro­le­ta­rio” (Sec­ción II).

(x) La más cono­ci­da de éstas, sub­ra­ya­da por Lenin, fue la obser­va­ción del pre­fa­cio de 1872 de que la Comu­na de París había mos­tra­do “que la cla­se obre­ra no pue­de sim­ple­men­te tomar el con­trol de la maqui­na­ria del esta­do ya exis­ten­te y uti­li­zar­la para sus pro­pios fines”. Des­pués de la muer­te de Marx, Engels aña­dió la nota al pie de pági­na modi­fi­can­do la pri­me­ra fra­se de la Sec­ción I para excluir las socie­da­des pre­his­tó­ri­cas del alcan­ce uni­ver­sal de la lucha de cla­ses. Sin embar­go, ni Marx ni Engels se moles­ta­ron en comen­tar o modi­fi­car los pasa­jes eco­nó­mi­cos del docu­men­to. Si Marx y Engels con­si­de­ra­ron real­men­te un Umar­bei­tung oder Ergän­zun más desa­rro­lla­do del Mani­fies­to (Pre­fa­cio a la edi­ción ale­ma­na de 1883) resul­ta dudo­so, pero no hay duda de que la muer­te de Marx hizo que esa revi­sión fue­se imposible.

(xi) Com­pá­re­se el pasa­je de la Sec­ción II del Mani­fies­to (“¿Requie­re una intui­ción pro­fun­da com­pren­der que las ideas, pun­tos de vis­ta y con­cep­cio­nes del hom­bre, en otras pala­bras, que la con­cien­cia del hom­bre cam­bie con cada cam­bio de las con­di­cio­nes de su exis­ten­cia mate­rial, de sus rela­cio­nes socia­les y de su vida social?”) con el pasa­je corres­pon­dien­te en el Pre­fa­ce to the Cri­ti­que of Poli­ti­cal Eco­nomy (“No es la cons­cien­cia de los hom­bres lo que deter­mi­na su exis­ten­cia sino, al con­tra­rio, es su exis­ten­cia social la que deter­mi­na su conciencia”).

(xii) Aun­que ésta es la ver­sión ingle­sa apro­ba­da por Engels, no es una tra­duc­ción estric­ta­men­te correc­ta del tex­to ori­gi­nal: Mögen die herrs­chen­den Klas­sen vor einer kom-munis­tis­chen Revo­lu­tion zit­tern. Die Pro­le­ta­rier haben nichts in ihr, (es decir “en la revo­lu­ción”) zu ver­lie­ren als ihre Ketten”.

(xiii) Para un aná­li­sis esti­lís­ti­co, vea S.S. Pra­wer, Karl Marx and World Lite­ra­tu­re (Ver­so, Nue­va York 2011), pági­nas 148 y 9. Las tra­duc­cio­nes del Mani­fies­to que conoz­co no tie­nen la fuer­za lite­ra­ria del tex­to ori­gi­nal en alemán.

(xiv) En “Die Lage Englands. Das 18.Jahrhundert” (Obras de Marx y Engels I, pági­nas 566 a 568)

(xv) Ver, por ejem­plo, la dis­cu­sión sobre Fixed capi­tal and the deve­lop­ment of the pro­duc­ti­ve resour­ces of society en los manus­cri­tos de 1857 y 1858. Obras com­ple­tas, vol. 29 (1987), pági­nas 80 a 99.

(xvi) La fra­se ale­ma­na “sich zur natio­na­len Klas­se erhe­ben” tenía con­no­ta­cio­nes hege­lia­nas que la tra­duc­ción ingle­sa auto­ri­za­da por Engels modi­fi­có, pro­ba­ble­men­te por­que pen­só que los lec­to­res no lo com­pren­de­rían en la déca­da de 1880.

(xvii) Pau­pe­ris­mo no debe­ría leer­se como sinó­ni­mo de “pobre­za”. Las pala­bras ale­ma­nas, toma­das del inglés, son pau­per (per­so­na indi­gen­te… que vive de la bene­fi­cen­cia o de algu­na pro­vi­sión públi­ca”: Dic­cio­na­rio del siglo XX de Cham­bers) y pau­pe­ris­mus (cali­dad de indigente).

(xviii) Para­dó­ji­ca­men­te, algo pare­ci­do al argu­men­to mar­xiano de 1848 es el tér­mino uti­li­za­do amplia­men­te por los capi­ta­lis­tas y los gobier­nos del libre mer­ca­do para demos­trar que las eco­no­mías de los esta­dos cuyo PIB se doblan cada pocas déca­das esta­rán en ban­ca­rro­ta si no se supri­men los sis­te­mas de redis­tri­bu­ción de las ganan­cias (esta­do del bien­es­tar, etc.), implan­ta­dos en tiem­pos de menor abun­dan­cia, y en los que aque­llos que obtie­nen ingre­sos man­tie­nen a los que no los tienen.

(xix) Les­zek Kola­kows­ki , Main Curretns of Mar­xism, vol. 1, The Foun­ders (Oxford 1978), pági­na 130.

(xx) Geor­ge Lichtheim, Mar­xism (Lon­dres 1964), pági­na 45.

(xxi). Obras Com­ple­tas, Vol. 3 (1975), pági­nas 186 a 187. En este pasa­je he pre­fe­ri­do en gene­ral la tra­duc­ción de Lichtheim, Mar­xism. El voca­blo ale­mán que tra­du­ce como “cla­se” es “Stand”, que hoy resul­ta engañosa.

(xxii) Publi­ca­do como Outli­nes of a Cri­ti­que of Poli­ti­cal Eco­nomy en 1844 (Obras com­ple­tas, vol. 3, pági­nas 418 a 443)

(xxiii) “ On the His­tory of the Com­mu­nist Lea­gue” (Obras Com­ple­tas, vol. 26, 1990), pági­na 318.(xxiv) “Outli­nes of a Cri­ti­que” (Obras com­ple­tas, vol. 3, pági­na 433 y siguien­tes). Pare­ce pro­ce­der de escri­to­res bri­tá­ni­cos radi­ca­les, prin­ci­pal­men­te John Wade, His­tory of the Midd­le and Wor­king Clas­ses (Lon­dres 1835), a quien se refie­re Engels en rela­ción con esto.

(xxv) Esto es inclu­so más evi­den­te en las for­mu­la­cio­nes de Engels que cons­ti­tu­yen de hecho dos borra­do­res del Mani­fies­to Draft of a Com­mu­nist Con­fes­sion of Faith” (Obras Com­ple­tas, vol. 6, pági­na 102) y Prin­ci­ples of Com­mu­nism (Ibíd., pági­na 350)

(xxvi) From His­to­ri­cal Ten­dency of Capi­ta­list Accu­mu­la­tion en Capi­tal, vol. 1 (Obras Com­ple­tas, vol. 35, 1996), pági­na 750.

(xxvii) Lichtheim, Mar­xism, pági­nas 58 a 60

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *