El cora­je de las madres- Car­lo Fra­bet­ti

Estos días he teni­do el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par en varias accio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas jun­to a Ele­na Orte­ga, la madre de Alfon, a la que, de for­ma nada casual, cono­cí en la Tra­ba en com­pa­ñía de Mavi Muñoz, la madre de Car­los Palo­mino.

Hace unos años, en casa de Enri­que de Cas­tro (uno de esos sacer­do­tes, tan esca­sos por estas lati­tu­des, que se toman en serio el men­sa­je evan­gé­li­co), coin­ci­dí con varias mili­tan­tes de Madres Con­tra la Dro­ga, y en un momen­to dado una de ellas, que había per­di­do a un hijo ado­les­cen­te, me con­fe­só: “Yo empe­cé pidien­do la pena de muer­te para los tra­fi­can­tes, y aho­ra lucho por la lega­li­za­ción de las dro­gas”. Casual­men­te (o tal vez no), no hacía mucho que había con­ver­sa­do, en La Haba­na, con Hebe de Bona­fi­ni, de Madres de Pla­za de Mayo, y su rela­to, aun­que en apa­rien­cia muy dis­tin­to, habla­ba de un pro­ce­so aná­lo­go: el trán­si­to del dolor más ínti­mo a la pro­tes­ta más públi­ca; la con­ver­sión de una tra­ge­dia per­so­nal en una bata­lla colec­ti­va y, en últi­ma ins­tan­cia, polí­ti­ca.

Estos días he teni­do el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par en varias accio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas jun­to a Ele­na Orte­ga, la madre de Alfon, a la que, de for­ma nada casual, cono­cí en la Tra­ba en com­pa­ñía de Mavi Muñoz, la madre de Car­los Palo­mino. Y, como no podía ser de otra mane­ra, me he acor­da­do a menu­do de Mari­bel Per­muy, la madre de José Couso, y de su ejem­plar bata­lla con­tra los gobier­nos cri­mi­na­les de Espa­ña y de Esta­dos Uni­dos. Y tam­bién me he acor­da­do de Pilar Man­jón, doble víc­ti­ma del terro­ris­mo de Esta­do (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​758). Y no he nece­si­ta­do acor­dar­me de otras madres lucha­do­ras, como la infa­ti­ga­ble Nines Maes­tro o las admi­ra­bles escri­to­ras Sara Rosen­berg y Belén Gope­gui, por­que esta mis­ma maña­na (escri­bo esto el 20 de diciem­bre) las he vis­to ante el Con­gre­so, exi­gien­do la liber­tad de Alfon­so.

Madres Con­tra la Dro­ga, Madres de Pla­za de Mayo, Madres Con­tra la Repre­sión… Al con­tra­rio que la paté­ti­ca Madre Cora­je de Brecht, estas madres ultra­ja­das y cora­ju­das tie­nen muy cla­ro a quién bene­fi­cia el nego­cio de la gue­rra ‑y la gue­rra del negocio‑, quién es el ver­da­de­ro enemi­go, y han hecho del mayor de los dolo­res, que es la pér­di­da de un hijo, la más noble de las ban­de­ras y la más vigo­ro­sa de las luchas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *