Boli­via plan­tea diez man­da­tos para enfren­tar el capi­ta­lis­mo y cons­truir cul­tu­ra de la vida

evo_pachakuti.jpg

El pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les plan­teó el vier­nes diez man­da­tos para enfren­tar el capi­ta­lis­mo y cons­truir la cul­tu­ra de la vida, en el mar­co del ini­cio de una nue­va era mar­ca­da por el Sols­ti­cio de Verano, que se cele­bra cada 21 de diciembre.

En un masi­vo acto de cele­bra­ción mati­za­do por ritua­les y dan­zas pro­pias de los pue­blos indí­ge­nas ori­gi­na­rios de Boli­via, el Jefe de Esta­do ase­gu­ró que este 21 de diciem­bre es el ini­cio del Pacha­ku­ti que se tra­du­ce en el «des­per­tar del mun­do a la cul­tu­ra de la vida, el fin del capi­ta­lis­mo sal­va­je, así como la tran­si­ción del tiem­po de la vio­len­cia entre los seres huma­nos y la naturaleza».

En esa direc­ción, el Pre­si­den­te indí­ge­na plan­teó diez man­da­tos para la con­vi­ven­cia en armo­nía de los seres huma­nos con la Madre Tierra.

«Plan­tea­mos diez man­da­tos para enfren­tar al capi­ta­lis­mo y cons­truir la cul­tu­ra de la vida», dijo.

Men­cio­nó que el pri­mer man­da­to, en lo polí­ti­co se refie­ra a que se tie­ne que refun­dar la demo­cra­cia de la polí­ti­ca empo­de­ran­do a los pobres y sir­vien­do a los pueblos.

Fun­da­men­tó ese man­da­to en la cri­sis que vive el mun­do por mode­los que no repre­sen­tan a los pue­blos, son eli­tis­tas, exclu­yen­tes, gober­na­dos por cúpu­las con la visión de ser­vir a pocos y no de ser­vir al pue­blo, ade­más por las lla­ma­das demo­cra­cias que entre­gan las rique­zas natu­ra­les a manos del capi­tal transnacional.

En esa direc­ción, ase­gu­ró que la polí­ti­ca se cons­ti­tu­yó en ins­tru­men­to de lucro y no en una voca­ción de ser­vi­cio, por­que toda­vía per­sis­ten for­mas ana­cró­ni­cas de Gobierno que no res­pon­den a las deman­das que tie­nen los pue­blos del mundo.

El segun­do man­da­to, dijo es pasar de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, en la que el poder está al ser­vi­cio de las éli­tes, a la demo­cra­cia comu­nal, en la que no exis­ten mayo­rías ni mino­rías sino que las deci­sio­nes se toman en con­sen­so y don­de se impo­ne la razón y no el voto.

«Ter­ce­ro se debe pro­mo­ver que la acción polí­ti­ca se cons­ti­tu­ya en un com­ple­to y per­ma­nen­te ser­vi­cio a la vida que es a su vez un com­pro­mi­so humano, moral con nues­tros pue­blo y recu­pe­ran­do los códi­gos de los ances­tros: no robar, no men­tir, no ser flo­jo ni ser adu­lón», precisó.

Apun­tó que el cuar­to man­da­to es que el ser­vi­cio a la patria no pue­de enten­der­se como el ser­vi­cio de la patria, como si fue­ra una empre­sa, por lo que los polí­ti­cos no pue­den emplear ins­tru­men­tos admi­nis­tra­ti­vos, jurí­di­cos y eco­nó­mi­cos del Esta­do para sus intere­ses pri­va­dos y personales.

«Quin­to: el pue­blo por inter­me­dio de sus orga­ni­za­cio­nes socia­les, comu­ni­ta­rias deben tomar el poder polí­ti­co cons­tru­yen­do nue­vas for­mas esta­ta­les y plu­ri­na­cio­na­les para per­mi­tir que nos gober­ne­mos a noso­tros mis­mos en el mar­co del “man­dar obe­de­cien­do», afirmó.

Mora­les pun­tua­li­zó que en el ámbi­to social: los dere­chos socia­les y huma­nos deben estar con­tra la mer­can­ti­li­za­ción de la nece­si­dad huma­na por­que en el mun­do exis­te una «reali­dad insul­tan­te y abu­si­va» que es la de las bre­chas entre ricos y pobres debi­do a una des­igual dis­tri­bu­ción de los ingre­sos y aun acce­so des­igual de los ser­vi­cios básicos.

Con­ti­nuó con el sex­to man­da­to que se refie­re a la libe­ra­ción a la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria pre­ser­van­do el dere­cho humano a la alimentación.

«La dis­cu­sión sobre temas de segu­ri­dad ali­men­ta­ria fue rea­li­za­do en el mun­do des­de dife­ren­tes pers­pec­ti­vas como el de segu­ri­dad ali­men­ta­ria, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y el dere­cho humano a la ali­men­ta­ción, que es una par­te prin­ci­pal de la vida de las per­so­nas y en el mun­do el vivir bien y por lo vis­to el Esta­do tie­ne que rea­li­zar un con­jun­to de accio­nes», expresó.

Aña­dió que el sép­ti­mo man­da­to se refie­re a la inte­gra­ción de nacio­nes inter­na­cio­na­les para con­so­li­dar la alian­za de los pue­blos del sur con­tra el inter­ven­cio­nis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo y el colonialismo.

«Nues­tros pue­blos ances­tra­les siem­pre vivie­ron inte­gra­dos en cul­tu­ras, inte­gra­dos en comer­cio y soli­da­ri­dad y medios de cola­bo­ra­ción, tene­mos que cons­truir y for­ta­le­cer los acuer­dos entre los esta­dos y gobierno, un mar­co de apo­yo y soli­da­ri­dad para la vida y la huma­ni­dad», remarcó.

El Man­da­ta­rio sos­tu­vo que el octa­vo man­da­to es reco­no­cer el cono­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía que son ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les para lograr el desa­rro­llo inte­gral, la erra­di­ca­ción de la pobre­za y el hambre.

«El cono­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía son fun­da­men­ta­les para la pro­vi­sión de medios de comu­ni­ca­cio­nes, ser­vi­cios bási­cos y el empren­di­mien­to indus­trial, la trans­for­ma­ción de las mate­rias pri­mas y para impul­sar las eco­no­mías», aseveró.

Mora­les deta­lló que el noveno man­da­to es la ins­ti­tu­cio­na­li­dad inter­na­cio­nal de los pue­blos y de la Madre Tie­rra para no per­mi­tir el inter­ven­cio­nis­mo y neo­li­be­ra­lis­mo de las Nacio­nes Uni­das y una ins­ti­tu­cio­na­li­dad del impe­rio del capital.

«La ins­ti­tu­cio­na­li­dad mun­dial colo­nial está dise­ña­da para some­ter y enga­ñar a los pue­blos a nom­bre de la liber­tad y de la demo­cra­cia», argumentó.

El man­da­to déci­mo seña­la que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co no debe estar orien­ta­do al mer­ca­do, al capi­tal y la ganan­cia, debe ser inte­gral y estar orien­ta­da a la feli­ci­dad de la gen­te, a la armo­nía y el equi­li­brio con la Madre Tierra.

«El capi­ta­lis­mo solo glo­ba­li­za el ham­bre, la injus­ti­cia social, des­tru­ye los dere­chos huma­nos, socia­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les, des­tru­ye el medioam­bien­te», explicó.

El Pre­si­den­te argu­men­tó que ese mani­fies­to está basa­do en la expe­rien­cia del pue­blo boli­viano y en el pro­ce­so de cam­bio ins­tau­ra­do en el país en 2006.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *