Monar­quía capi­ta­lis­ta espa­ño­la vs. Repú­bli­ca socia­lis­ta vas­ca- Asier Vega y Bego­ña Vesga

El 24 de diciem­bre, las cade­nas espa­ño­las de tele­vi­sión ‑tam­bién la nue­va ETB de Urku­llu- refle­ja­rán un año más su una­ni­mi­dad monár­qui­ca y su fide­li­dad a la tra­di­ción fran­quis­ta del men­sa­je de fin de año.

Des­de esa tri­bu­na, el Gene­ra­lí­si­mo fue cele­bran­do duran­te trein­ta y sie­te años la “ins­tau­ra­ción de un orden nue­vo”, y des­de esa tri­bu­na tam­bién, el últi­mo de los bor­bo­nes ha ido apun­ta­lan­do duran­te otros trein­ta y sie­te años la Espa­ña de las auto­no­mías, esa ver­sión ama­ble de la Espa­ña “Una, Gran­de y Libre” de los nacionales.

La Espa­ña de Fran­co se levan­tó sobre la hege­mo­nía for­zo­sa de la iden­ti­dad nacio­nal espa­ño­la y sobre el exter­mi­nio ideo­ló­gi­co de toda disi­den­cia de izquier­da, y el suce­sor del Cau­di­llo supo cul­mi­nar la obra del ban­do ven­ce­dor con la suti­le­za que exi­gían los nue­vos tiem­pos. Así, la Espa­ña bor­bó­ni­ca asu­mió las nue­vas auto­no­mías como una diver­si­fi­ca­ción de su pro­pio fol­klo­re y no como un reco­no­ci­mien­to de las dis­tin­tas iden­ti­da­des nacio­na­les, y mien­tras tan­to, des­ac­ti­vó en su mayor par­te la disi­den­cia ideo­ló­gi­ca de izquier­das y la asu­mió al par­la­men­ta­ris­mo más dócil.

En Eus­kal Herria somos cons­cien­tes de que la lucha por nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal es tam­bién una lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Y la nues­tra no es una izquier­da derro­ta­da ni domesticada
En el currí­cu­lum de los dos últi­mos jefes de esta­do espa­ño­les se amon­to­nan un exi­to­so gol­pe de esta­do fas­cis­ta, más de medio millón de cadá­ve­res, cua­tro déca­das de bru­ta­li­dad dic­ta­to­rial y otras cua­tro déca­das de una tran­si­ción de pos­tín urdi­da por las cla­ses domi­nan­tes. El sal­do final es un gobierno de alter­nan­cia entre los dos par­ti­dos tur­nan­tes, PP y PSOE, que garan­ti­za la sobe­ra­nía del capi­ta­lis­mo fren­te al pue­blo y la sobe­ra­nía del Esta­do fren­te a los pueblos.

Por eso, en Eus­kal Herria somos cons­cien­tes de que la lucha por nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal es tam­bién una lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Y la nues­tra no es una izquier­da derro­ta­da ni domes­ti­ca­da. Segui­mos plan­tan­do cara sin ambi­güe­da­des a un orden eco­nó­mi­co y social de natu­ra­le­za injus­ta y depre­da­do­ra, fra­gua­do des­de las estruc­tu­ras del Esta­do y ali­men­ta­do por las dis­tin­tas bur­gue­sías regio­na­les. Esas bur­gue­sías peri­fé­ri­cas, esos nacio­na­lis­mos con­ser­va­do­res, han con­ver­ti­do la sobe­ra­nía de nues­tros pue­blos en una mer­can­cía suje­ta a la ofer­ta y la deman­da, e inter­cam­bia­ble por toda suer­te de pri­vi­le­gios. Las dere­chas nacio­na­lis­tas, par­ti­da­rias siem­pre de “sobe­ra­nías com­par­ti­das” y “pac­tos ama­bles con el Esta­do”, han con­se­gui­do que la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia sea un cam­po de acción exclu­si­vo para la izquier­da. A la vez, el ago­ta­mien­to del auto­no­mis­mo y el blo­queo esta­tal con­tra los nue­vos esta­tu­tos de auto­no­mía de Eus­ka­di y Cata­lun­ya, han des­pe­ja­do las dudas del sobe­ra­nis­mo: a día de hoy, la úni­ca alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca que pode­mos per­mi­tir­nos es la rei­vin­di­ca­ción de nues­tra sobe­ra­nía plena.

Y la úni­ca inde­pen­den­cia posi­ble para el pue­blo vas­co será aque­lla cons­trui­da sobre la volun­tad de las mayo­rías y no sobre los intere­ses de una cas­ta diri­gen­te. Por­que una Eus­kal Herria libre no que­rrá seguir bajo la bota del cár­tel finan­cie­ro y empre­sa­rial que nos ha lle­va­do a la rui­na; por­que sin más ayu­da que nues­tra volun­tad hemos gene­ra­do alter­na­ti­vas des­de la auto­ges­tión, el coope­ra­ti­vis­mo y el auzo­lan; por­que pode­mos levan­tar un mode­lo sin­di­cal com­ba­ti­vo y ale­ja­do del ama­ri­llis­mo; por­que hemos defen­di­do nues­tro terri­to­rio con­tra toda cla­se de mafias inver­so­ras y espe­cu­la­do­ras; por­que nues­tras calles se han pin­ta­do una y otra vez de colo­res femi­nis­tas con­tra el patriar­ca­do; por­que nues­tro pue­blo ha demos­tra­do al mun­do su soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta; por­que nues­tro país recha­za ser cóm­pli­ce del terro­ris­mo inter­na­cio­nal de la OTAN y de sus san­grien­tas expe­di­cio­nes imperialistas.

Fren­te al capi­ta­lis­mo monár­qui­co espa­ñol tele­vi­sa­do cada Noche­bue­na, ele­gi­mos la Repú­bli­ca socia­lis­ta vas­ca. Que­re­mos vivir en un país nue­vo para un mun­do nue­vo, cons­trui­do des­de aba­jo, en el que las cla­ses popu­la­res sea­mos due­ñas de nues­tros des­ti­nos. Por­que no exis­ten más opcio­nes, que­re­mos una Eus­kal Herria libre, de muje­res y hom­bres libres. Y la que­re­mos ya.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *