Inú­ti­les y cri­mi­na­les- Borro­ka Garaia

adierazpen-askatasuna

Autor: Borro­ka garaia da!

La liber­tad de expre­sión y de pren­sa en Eus­kal Herria es pura cien­cia-fic­ción. Una reali­dad vir­tual. No se des­cu­bre nada nue­vo afir­man­do esto. Ade­más, uno de los pro­ble­mas es que tam­po­co se recuer­da cuál fue la últi­ma gene­ra­ción que dis­fru­tó de esos dere­chos.

Yo solía leer dos perió­di­cos; Egin y Egun­ka­ria. No eran unos perió­di­cos como los demás. La mayo­ría de ellos levan­ta­dos en pro­yec­tos de gran­des capi­ta­les y con­tro­la­dos por pocas fami­lias conec­ta­das con el poder ban­ca­rio y finan­cie­ro. Y es impor­tan­te remar­car esto, por­que no podrá exis­tir liber­tad de pren­sa mien­tras que el capi­tal sea el que mue­va los hilos de la infor­ma­ción. Si la liber­tad de pren­sa y el acce­so a la infor­ma­ción es un dere­cho, no se pue­de pros­ti­tuir al mejor pos­tor.

Ya no leo esos dia­rios y no por fal­ta de ganas sino por­que un día un juez espa­ñol a man­da­to de cier­tos sec­to­res polí­ti­cos y con la mano eje­cu­to­ra y tor­tu­ra­do­ra poli­cial los cerró por la fuer­za a cal y can­to, encar­ce­lan­do en el pro­ce­so a diver­sos perio­dis­tas y tor­tu­ran­do a varios de ellos.

Del dia­rio Egin el mejor recuer­do que guar­do era una sec­ción lla­ma­da “iratzar” que era la que más me gus­ta­ba y la devo­ra­ba todas las sema­nas. El caso es que los mis­mos que se rego­ci­ja­ron tan­to en cerrar vio­len­ta­men­te los perió­di­cos que leía, pla­ni­fi­ca­ron el ase­si­na­to del redac­tor de esa sec­ción y como no, lo lle­va­ron a cabo. No fue el úni­co.

50 gra­mos de amo­nal que explo­tan todos los días en los quios­cos de Eus­kal Herria. Decía aquel señor del PNV por lla­mar­le de algu­na mane­ra. Yo solo veía papel, bue­nos tex­tos y lo más peli­gro­so en todo caso era la tin­ta de la por­ta­da que pare­cía tener vida pro­pia en algu­nas ocasiones.También leía una revis­ta que se lla­ma­ba Ardi bel­tza y escu­cha­ba una radio que se lla­ma­ba Egin irra­tia. Sus des­ti­nos fue­ron el mis­mo. Cie­rre y clau­su­ra por la fuer­za.

Lue­go lle­ga­ría inter­net. Solía nave­gar por una pági­na que se lla­ma­ba Bas­que red net (la red vas­ca roja). En mar­zo de 2004 la Real Poli­cía Mon­ta­da del Cana­dá a man­da­to de los mis­mos de siem­pre la clau­su­ró. Tam­bién vi como des­apa­re­cían mis­te­rio­sa­men­te otras webs y más recien­te­men­te el cie­rre de apur​tu​.org y el secues­tro de uno de sus perio­dis­tas que recien­te­men­te reco­bró la liber­tad pero no es aún el caso de otros perio­dis­tas de Egin que los man­tie­nen secues­tra­dos.

Se equi­vo­can los que creen que todo esto ha sali­do gra­tis y lle­ga­rá el día de la depu­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des y con­de­nas en tri­bu­na­les. Y segu­ra­men­te no serán espa­ño­les. Si por una par­te, la eje­cu­ción direc­ta de la vio­la­ción del dere­cho a infor­mar y opi­nar en Eus­kal Herria ha sido y es un autén­ti­co escán­da­lo de esca­la inter­na­cio­nal, no lo es menos la ame­na­za per­ma­nen­te, vela­da o menos vela­da.

Yo solía leer dos perió­di­cos; Egin y Egun­ka­ria. Aho­ra leo Gara, con sus vir­tu­des que son muchas y defec­tos que tam­bién los tie­ne. Lo con­si­de­ro el mejor perió­di­co de este país y mi perió­di­co, pese a que me gus­ta­ría leer más opi­nio­nes dife­ren­tes pero eso poco impor­ta aho­ra. El juez de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la Eloy Velas­co ha cita­do este miér­co­les al direc­tor de Gara, Iña­ki Soto, como impu­tado en el mar­co de unas dili­gen­cias abier­tas por «un pre­sun­to deli­to de “loque­le­de­la­ga­naal­re­pre­sor­de­turno”». Un nue­vo ata­que no sim­ple­men­te a Iña­ki o a Gara sino a todas y cada una de las per­so­nas que hablan, escri­ben, opi­nan, leen, escu­chan y ven en este país.

El jue­ves sal­drá el Gara, y todos los que hablan, escri­ben, opi­nan, leen, escu­chan y ven lo segui­rán hacien­do. Coac­cio­na­dos y bajo ame­na­za, mol­dea­dos y ero­sio­na­dos por esa fal­ta de liber­tad pero se segui­rá hacien­do y por esa vía nun­ca podrán aplas­tar­nos. En este caso, como en otros muchos casos, el arma de gue­rra del mie­do es otra for­ma de con­trol. Pero al menos esa gue­rra saben que la tie­nen per­di­da des­de hace déca­das. Así que un abra­zo a Iña­ki y como se sue­le decir, si tocan a unx nos tocan a todxs.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *