Hacia el esta­do vas­co- Iña­ki Gil de San Vicente

Nota: este tex­to fue escri­to agos­to de 2012, for­ma par­te de la obra colec­ti­va Eus­kal Esta­tua­ri bidea zabal­tzen, coor­di­na­da por Ipar Hegoa Fun­da­zioa /​Uda­ko Eus­kal Uni­ber­tsi­ta­tea, con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción del sin­di­ca­to inde­pen­den­tis­ta LAB, Lan­gi­le Aber­tza­leen Batzor­deak, La obra ente­ra, en tres volú­me­nes, está impre­sa en len­gua vas­ca; aquí se ofre­ce su ver­sión en len­gua espa­ño­la con muy insig­ni­fi­can­tes cam­bios formales.

  1. MÁS MERCADO, MENOS ESTADO
  2. EL DECÁLOGO IMPERIALISTA
  3. REFORZAR EL ESTADO BURGUÉS
  4. MARCO AUTÓNOMO DE LUCHA DE CLASES
  5. REVOLUCION Y/​O REFORMA
  6. PREFIGURANDO EL ESTADO VASCO
  7. AUTOGESTION SOCIAL GENERALIZADA

Extrac­to: En el siglo XX el impe­ria­lis­mo ha ela­bo­ra­do tres estra­te­gias para aco­plar la for­ma-Esta­do a sus nece­si­da­des de expan­sión. La ter­ce­ra es la del Con­sen­so de Washing­ton. Aho­ra, inclu­so pue­blos for­mal­men­te libres, con Esta­dos reco­no­ci­dos inter­na­cio­nal­men­te pue­den ser y de hecho son domi­na­dos y admi­nis­tra­dos des­de el exte­rior. Las nacio­nes opri­mi­das, que ni siquie­ra tene­mos Esta­do pro­pio, debe­mos saber que con­quis­tar­lo impli­ca, uno, cono­cer los obje­ti­vos y medios del impe­ria­lis­mo, para ven­cer­lo; dos, par­tir de nues­tra his­to­ria y de nues­tra fuer­za, es decir, de nues­tro mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses; tres, pre­fi­gu­rar nues­tro mode­lo de Esta­do ya en el pre­sen­te, en la medi­da de lo posi­ble; y cua­tro, a la vez, defi­nir el suje­to colec­ti­vo que ha de rea­li­zar­lo, el pue­blo trabajador. 

1.- MÁS MERCADO, MENOS ESTADO

Una de las gran­des derro­tas sufri­das por la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra en los últi­mos tiem­pos ha sido la de asu­mir sin ape­nas resis­ten­cia teó­ri­ca que los Esta­dos deja­ron de ser nece­sa­rios para los pue­blos. Se hizo creer que el capi­ta­lis­mo había sufri­do tales cam­bios duran­te la segun­da mitad del siglo XX que vol­vían no sólo obso­le­tos los «vie­jos Esta­dos», que se habían vuel­to un obs­tácu­lo para la rápi­da expan­sión de los bene­fi­cios civi­li­za­do­res del lla­ma­do «mer­ca­do mun­dial». Se decía que cual­quier freno pues­to a tal expan­sión obs­ta­cu­li­za­ba la apa­ri­ción de la lla­ma­da «gober­nan­za» demo­crá­ti­ca mun­dial, una for­ma nue­va de admi­nis­tra­ción basa­da en el «diá­lo­go per­ma­nen­te» entre las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, entre las «gran­des agen­cias» y, por no exten­der­nos, entre las «fuer­zas demo­crá­ti­cas de la socie­dad civil mundial».

En la déca­da de 1990 la idea de la «supera­ción del Esta­do» fue refor­za­da por la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca median­te el idea­rio cos­mo­po­li­ta y de «ciu­da­da­nía del mun­do» acep­ta­da por par­te del movi­mien­to anti­glo­ba­li­za­ción y alter­mun­dia­lis­ta,. La URSS había implo­sio­na­do, Chi­na Popu­lar gira­ba al capi­ta­lis­mo, la «gue­rra de civi­li­za­cio­nes» plan­tea­ba la urgen­cia de «unir Occi­den­te», cuna y garan­te de los valo­res demo­crá­ti­cos ame­na­za­dos por el «terro­ris­mo islá­mi­co», mien­tras que las «inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias» legi­ti­ma­das por la ONU en defen­sa de los «dere­chos huma­nos» en ter­ce­ros paí­ses, eran un argu­men­to más a favor de la tesis del ago­ta­mien­to de los Esta­dos y de la urgen­cia de esta­ble­cer por fin la «gober­nan­za» mundial.

Cier­ta izquier­da no lle­gó a creer­se en su tota­li­dad esta expli­ca­ción pero sí la acep­tó en par­te, cre­yen­do que una «Unión Euro­pea demo­crá­ti­ca» equi­li­bra­ría los «exce­sos» nor­te­ame­ri­ca­nos, desa­rro­llan­do una polí­ti­ca res­pe­tuo­sa con los dere­chos huma­nos. Se gene­ra­li­zó así el mito de un «supra Esta­do» que asi­mi­la­se las mejo­res tra­di­cio­nes de los anti­guos y que desa­rro­lla­se otras nue­vas capa­ces de con­tro­lar los rie­gos de la «glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra» e impul­sar sus bene­fi­cios. Muchas orga­ni­za­cio­nes refor­mis­tas de los Esta­dos euro­peos más débi­les y has­ta de pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te, encon­tra­ron aquí una jus­ti­fi­ca­ción tan­to para su renun­cia silen­cio­sa o públi­ca a par­tes cre­cien­tes de su sobe­ra­nía eco­nó­mi­co-polí­ti­ca, o sea, acep­tar una mer­ma de su inde­pen­den­cia esta­tal for­mal; como, en el caso de las nacio­nes sin Esta­do, para una renun­cia del dere­cho a la inde­pen­den­cia y a dis­po­ner de un Esta­do pro­pio, ya que, se decía, la «inte­gra­ción euro­pea» sig­ni­fi­ca­ba dis­po­ner de un mini-Esta­do inser­to en otro más gran­de y res­pe­tuo­so con las minorías.

El pro­ble­ma ver­da­de­ro es cua­li­ta­ti­va­men­te más bru­tal, a saber, la velo­ci­dad caó­ti­ca de las leyes de pere­cua­ción, cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de capi­ta­les, den­tro de un con­tex­to mun­dial mar­ca­do por una cri­sis de sobre­pro­duc­ción exce­den­ta­ria y de des­cen­so de la tasa media de bene­fi­cios, espe­cial­men­te en el sec­tor I o de pro­duc­ción de bie­nes de pro­duc­ción, debi­do a que la capa­ci­dad de com­pra mun­dial podía absor­ber cada vez menos mer­can­cías fabri­ca­das masi­va­men­te. Pre­sio­na­dos por esta con­tra­dic­ción inhe­ren­te al capi­tal, los inmen­sos capi­ta­les exce­den­ta­rios, sobran­tes, muchos de los cua­les pro­ve­nían de la masa de petro­dó­la­res, de deu­da paga­da por los paí­ses empo­bre­ci­dos, de la cre­cien­te eco­no­mía sumer­gi­da y cri­mi­nal, del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, ade­más de los capi­ta­les que no que­rían ya inver­tir en la indus­tria tra­di­cio­nal y en sus ser­vi­cios corres­pon­dien­tes, esta ingen­te y cre­cien­te masa de dine­ro reini­ció el tra­di­cio­nal sen­de­ro de vol­car­se en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra para obte­ner bene­fi­cios rápidos.

2.- EL DECÁLOGO IMPERIALISTA

Para faci­li­tar esta vía tra­di­cio­nal, los Esta­dos impe­ria­lis­tas juga­ron un papel cla­ve. Pode­mos resu­mir­lo en la impo­si­ción de los diez pun­tos del «Con­sen­so de Washing­ton» ela­bo­ra­do a fina­les de 1989 y readap­ta­do en 1993. Para que este decá­lo­go fun­cio­na­se a la per­fec­ción era impres­cin­di­ble que los Esta­dos media­nos y peque­ños admi­tie­sen su inca­pa­ci­dad para nave­gar en el mer­ca­do mun­dial, y que tam­bién los gran­des Esta­dos reali­cen serias refor­mas internas:

Uno, aca­bar con el défi­cit en los pre­su­pues­tos públi­cos, que el Esta­do renun­cie a diri­gir la eco­no­mía más allá de lo nece­sa­rio para el bene­fi­cio pri­va­do. Dos, aca­bar con el défi­cit en ser­vi­cios socia­les bási­cos, que deben pri­va­ti­zar­se. Tres, invo­lu­ción fis­cal en bene­fi­cio de la bur­gue­sía. Cua­tro, liber­tad finan­cie­ra sin con­trol esta­tal de los tipos de inte­rés. Cin­co, impo­ner un tipo de cam­bio que faci­li­te la liber­tad de mer­ca­do. Seis, reduc­ción de las barre­ras adua­ne­ras esta­ta­les. Sie­te, liber­tad de inver­sión extran­je­ra. Ocho, pri­va­ti­za­ción del mono­po­lio del Esta­do y de las empre­sas públi­cas. Nue­va, libe­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos. Y diez, pro­tec­ción de la pro­pie­dad burguesa.

El decá­lo­go supo­ne la sub­sun­ción real de los Esta­dos débi­les y empo­bre­ci­dos en los impe­ria­lis­tas, y la cesión de cotas de sobe­ra­nía polí­ti­co-eco­nó­mi­ca de los Esta­dos medios a los gran­des. Ade­más, impli­ca pro­fun­dos cam­bios en cua­tro áreas clá­si­cas de la for­ma-Esta­do domi­nan­te has­ta fina­les del siglo XX, cam­bios que expli­can que la tesis de la sub­sun­ción real, cogi­da de la crí­ti­ca mar­xis­ta a la eco­no­mía bur­gue­sa, sea apli­ca­ble a los efec­tos del impe­ria­lis­mo sobre los empo­bre­ci­dos y debi­li­ta­dos Esta­dos, sobre los que no quie­ren resis­tir­se a los gran­des por­que sus cla­ses domi­nan­tes recha­zan embar­car­se en gue­rras de resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta. Son estas:

Una, fin de los ser­vi­cios públi­cos a car­go del Esta­do, ser­vi­cios que garan­ti­za­ban la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo según las nece­si­da­des de la «bur­gue­sía nacio­nal» y cier­ta capa­ci­dad de con­trol e inte­gra­ción de las cla­ses explo­ta­das al sua­vi­zar su explo­ta­ción. Dos, fin de la sobe­ra­nía finan­cie­ra y pre­su­pues­ta­ria, que fue una de las rei­vin­di­ca­cio­nes estra­té­gi­cas de todas las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas y una de las bazas deci­si­vas para su inde­pen­den­cia mili­tar. Tres, fin de la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca basa­da en un espa­cio esta­tal de pro­duc­ción y acu­mu­la­ción, des­tro­za­do aho­ra por la liber­tad de entra­da, sali­da y saqueo de los capi­ta­les extran­je­ros. Y cua­tro, fin de la inde­pen­den­cia espe­cí­fi­ca del Esta­do al tener que pri­va­ti­zar sus pro­pios recur­sos de via­bi­li­dad como los mono­po­lios esta­ta­les y las empre­sas públicas.

La cuá­dru­ple des­truc­ción de la for­ma-Esta­do clá­si­ca afec­ta a sus dos com­po­nen­tes his­tó­ri­ca­men­te defi­ni­to­rios. Uno, las fron­te­ras eco­nó­mi­cas que ase­gu­ran el espa­cio esta­tal de acu­mu­la­ción, y la mone­da nacio­nal emi­ti­da por el Esta­do y que expre­sa mate­rial y sim­bó­li­ca­men­te la fusión entre capi­tal y terri­to­rio en el idea­rio del nacio­na­lis­mo bur­gués de la cla­se domi­nan­te y de su blo­que social de apo­yo. Al difu­mi­nar­se casi total­men­te las fron­te­ras eco­nó­mi­cas, excep­to en aspec­tos secun­da­rios, se hun­de, como deci­mos, uno de los basa­men­tos his­tó­ri­cos de esta for­ma-Esta­do. Otro, la inde­pen­den­cia mili­tar terri­to­rial que des­apa­re­ce tras la sub­sun­ción del «ejér­ci­to nacio­nal» en otro impe­ria­lis­ta de ran­go supe­rior ‑la OTAN– así como el debi­li­ta­mien­to extre­mo de la capa­ci­dad indus­trial-mili­tar autó­no­ma del Esta­do al haber teni­do que pri­va­ti­zar sus mono­po­lios en el com­ple­jo indus­trial-mili­tar. Las dos cesio­nes des­tro­zan la inde­pen­den­cia nacio­nal en su esen­cia eco­nó­mi­co-mili­tar tra­di­cio­nal y son inte­gra­das en una nue­va for­ma-Esta­do supe­rior, más fuer­te, que las inte­gra en su tota­li­dad como par­tes supeditadas.

3.- REFORZAR EL ESTADO BURGUÉS

El «Con­sen­so de Washing­ton» mar­ca un antes y un des­pués en el lla­ma­do «pro­ble­ma nacio­nal» que no sólo en el de la via­bi­li­dad de los Esta­dos empo­bre­ci­dos y depen­dien­tes. Nun­ca el impe­ria­lis­mo occi­den­tal había expre­sa­do de for­ma tan con­ci­sa y direc­ta su polí­ti­ca al res­pec­to, una polí­ti­ca pen­sa­da para asen­tar su domi­na­ción mun­dial duran­te una lar­ga fase, lo mis­mo que lo fue la ins­tau­ra­da en Bret­ton Wood al ter­mi­nar la II GM, o que antes lo había sido la expre­sa­da en los cator­ce pun­tos del pre­si­den­te yan­qui W. Wil­son en 1918.

Por esto que­da una cues­tión deci­si­va en la que el impe­ria­lis­mo ha refor­za­do las atri­bu­cio­nes de los Esta­dos por «falli­dos» que sean. Se tra­ta del déci­mo pun­to del decá­lo­go: pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da, es decir aumen­tar las vio­len­cias del Esta­do en todas sus for­mas, que no sólo las físi­cas sino tam­bién las psi­co­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, pre­ven­ti­vas, etc. La efec­ti­vi­dad de la estra­te­gia impe­ria­lis­ta sin­te­ti­za­da en este decá­lo­go depen­de en últi­ma ins­tan­cia de la bue­na apli­ca­ción del déci­mo punto.

Des­de verano de 2007, si no antes, este pun­to se ha con­ver­ti­do en el úni­co eje de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta para ase­gu­rar su pro­pie­dad des­car­gan­do los cos­tos sobre las frac­cio­nes más débi­les de sus bur­gue­sías esta­ta­les, sobre las bur­gue­sías de los Esta­dos más debi­li­ta­dos, y fun­da­men­tal­men­te sobre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra en su con­jun­to, con espe­cial saña sobre los pue­blos opri­mi­dos, los que no tene­mos, Esta­dos pro­pios con los que defen­der­nos con otra polí­ti­ca socioeconómica.

Pero la mis­ma gra­ve­dad de la cri­sis está azu­zan­do el que algu­nas bur­gue­sías esta­ta­les secun­da­rias recu­rran a for­mas de pro­tec­cio­nis­mo que cho­can par­cial­men­te con el «Con­sen­so de Washing­ton», a la vez que poco a poco van cre­cien­do otras alter­na­ti­vas de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les dife­ren­tes al exis­ten­te des­de 1944 – 46, cuan­do EEUU impu­so la estra­te­gia de Bret­ton Wood. Una de las con­tra­dic­cio­nes que más se está agu­di­zan­do es la que esta­lla entre la exi­gen­cia impe­ria­lis­ta de debi­li­tar los Esta­dos e impe­dir en lo posi­ble la crea­ción de otros nue­vos, excep­to los que son sus «Esta­dos ins­tru­men­ta­les», y la diná­mi­ca ascen­den­te de los pue­blos en el doble sen­ti­do de for­ta­le­cer sus Esta­dos redu­cien­do el poder de sus cla­ses domi­nan­tes, y la diná­mi­ca de las nacio­nes opri­mi­das para crear, por fin, sus pro­pios Estados.

Los «Esta­dos ins­tru­men­ta­les» son los pro­pi­cia­dos por el impe­ria­lis­mo siguien­do una vie­ja tác­ti­ca pre­ca­pi­ta­lis­ta de crear «Esta­dos tapón», o «Esta­dos alia­dos», etc., que ser­vían como bases mili­ta­res avan­za­das en pre­vi­sión de gue­rras. Eran y son Esta­dos depen­dien­tes, colo­ni­za­dos, sin pers­pec­ti­va de futu­ro a no ser que en su inte­rior emer­ja una fuer­za que avan­ce has­ta la inde­pen­den­cia derro­tan­do al impe­ria­lis­mo y a sus alia­dos inter­nos. Los «Esta­dos ins­tru­men­ta­les» no están reñi­dos con el «Con­sen­so de Washing­ton» sino que le son fun­cio­na­les como refuer­zo regio­nal para la pro­tec­ción de la pro­pie­dad bur­gue­sa. No es la pri­me­ra vez en la his­to­ria en la que las poten­cias hege­mó­ni­cas mani­pu­lan y retuer­cen los enre­ve­sa­dos uni­ver­sos sub­je­ti­vos de los pue­blos para for­zar la crea­ción de Esta­dos arti­fi­cia­les para des­viar, para­li­zar y/​o aplas­tar rei­vin­di­ca­cio­nes inacep­ta­bles para el blo­que domi­nan­te. La antro­po­lo­gía es una «cien­cia social» espe­cial­men­te apta para jus­ti­fi­car estas y otras manio­bras torticeras.

Las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras a las que se nos prohí­be nues­tro Esta­do, debe­mos ser muy cons­cien­tes de la poli­va­len­cia y ampli­tud de las tác­ti­cas del impe­ria­lis­mo para refor­zar su poder, inclu­so crean­do «Esta­dos títe­res» si fue­ra pre­ci­so. Pero, en el caso vas­co, esta últi­ma opción cho­ca­ría con la fron­tal resis­ten­cia de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, lo que gene­ra­ría con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas en las que no pode­mos exten­der­nos aho­ra. Ade­más, tam­po­co pode­mos espe­rar para­dos a que esa sea la solu­ción a nues­tros pro­ble­mas, repi­tien­do la pasi­vi­dad cola­bo­ra­cio­nis­ta de la bur­gue­sía vas­ca duran­te el franquismo.

4.- MARCO AUTÓNOMO DE LUCHA DE CLASES

La mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta ha ido gene­ran­do cada vez más resis­ten­cias nacio­na­les, muchas de ellas fra­ca­sa­das, pero los Esta­dos débi­les y los pue­blos no han teni­do más reme­dio que adap­tar­se a las exi­gen­cias de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de los capi­ta­les, o resis­tir­se reafir­man­do su sobe­ra­nía o lucha por con­quis­tar su inde­pen­den­cia. Al aumen­tar las pre­sio­nes con­tra los dere­chos nacio­na­les, la res­pues­ta ten­dió a radi­ca­li­zar­se en su plan­tea­mien­to, avan­zan­do de una exi­gen­cia por un dere­cho a una lucha por la solu­ción de una nece­si­dad. Jun­to a la con­cre­ción en el con­te­ni­do socio­po­lí­ti­co se rea­li­za­ba una trans­for­ma­ción en el con­te­ni­do de cla­se, popu­lar, en el suje­to colec­ti­vo que lucha por la inde­pen­den­cia, pasan­do éste de estar diri­gi­do por una frac­ción de las cla­ses pro­pie­ta­rias a ser­lo por gran­des sec­to­res popu­la­res, bien cam­pe­si­nos al prin­ci­pio para ser lue­go masas popu­la­res en las que la cla­se obre­ra juga­ba una papel creciente.

La trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va con­sis­ten­te de movi­li­zar­se por un dere­cho demo­crá­ti­co gene­ral, a luchar por la reso­lu­ción de la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia median­te la con­quis­ta de un Esta­do pro­pio, esta dia­léc­ti­ca del derecho/​necesidad, res­pon­de al incre­men­to de las pre­sio­nes impe­ria­lis­tas y al aban­dono de la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal con­se­cuen­te por par­te de las cla­ses pro­pie­ta­rias, que ter­mi­nan optan­do por algu­na for­ma de cola­bo­ra­ción con el impe­ria­lis­mo. Y en el fon­do de esta trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va del dere­cho en nece­si­dad actúa a la vez la toma de con­cien­cia por el pue­blo de que su lucha se rea­li­za en lo que se defi­ne como un «mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses», es decir, en un con­tex­to his­tó­ri­co dife­ren­te en el con­te­ni­do y en la for­ma al del Esta­do que opri­me a esa nación.

La toma de con­cien­cia nacio­nal, y la lúci­da visión teó­ri­ca de la nece­si­dad de un Esta­do pro­pio, tam­bién se plas­ma en el des­cu­bri­mien­to de que esa lucha se rea­li­za den­tro de un con­tex­to dife­ren­te a otros, en un mar­co mate­rial y sim­bó­li­co, lin­güís­ti­co y cul­tu­ra, polí­ti­co y socio­eco­nó­mi­co que tie­ne dife­ren­cias cua­li­ta­ti­vas con el del Esta­do domi­nan­te. Se defi­ne como «mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses» al que se dife­ren­cia en los siguien­tes con­te­ni­dos y for­mas de otros mar­cos circundantes:

Uno, la opre­sión nacio­nal y la inexis­ten­cia de un Esta­do pro­pio de la bur­gue­sía autóc­to­na, de la nación opri­mi­da, pero que explo­ta al pue­blo tra­ba­ja­dor en ese mar­co autó­no­mo, lo que hace que la bur­gue­sía se apo­ye en el Esta­do ocu­pan­te para garan­ti­zar con su fuer­za y su ley la obten­ción de bene­fi­cios. La ausen­cia de un Esta­do pro­pio de la nación opri­mi­da, com­pa­gi­na­da con la exis­ten­cia de una con­cien­cia nacio­nal demos­tra­da como fuer­za obje­ti­va a lo lar­go de la lucha duran­te déca­das, crea una reali­dad inocul­ta­ble para cual­quie­ra que estu­die a ese pue­blo como uni­dad, al mar­gen aho­ra de sus con­tra­dic­cio­nes socia­les internas.

Dos, la prác­ti­ca his­tó­ri­ca no sólo de resis­ten­cia nacio­nal a los ata­ques exte­rio­res sino tam­bién su capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar para resis­tir­los en las peo­res con­di­cio­nes, sobre todo y muy impor­tan­te su capa­ci­dad para crear de la nada autén­ti­cos Esta­dos ope­ra­ti­vos efi­ca­ces que han con­ta­do con mayo­ri­ta­rio apo­yo popu­lar y que han des­apa­re­ci­do sólo tras inva­sio­nes mili­ta­res extran­je­ras. El con­tras­te entre un pasa­do recien­te y remo­to en el que se dis­pu­so de algu­na for­ma-Esta­do, y el pre­sen­te en el que ese dere­cho es prohi­bi­do a la fuer­za, tal con­tras­te demues­tra la exis­ten­cia de una reali­dad his­tó­ri­ca dife­ren­cia­da de la de los pue­blos circundantes.

Tres, la exis­ten­cia demos­tra­da por la lucha sos­te­ni­da por gene­ra­cio­nes de que ese pue­blo tie­ne rit­mos, for­mas y con­te­ni­dos de auto­or­ga­ni­za­ción y resis­ten­cia dife­ren­tes a los que exis­ten en el Esta­do ocu­pan­te y dife­ren­te a la lucha gene­ral en el Esta­do ocu­pan­te en cuan­to tal. Con­te­ni­dos, for­mas y rit­mos que se sos­tie­nen, entre otras cosas, sobre una memo­ria colec­ti­va de auto­or­ga­ni­za­ción for­ma­da duran­te gene­ra­cio­nes, memo­ria que ha pene­tra­do en la cul­tu­ra popu­lar y que se plas­ma de mil mane­ras en la vida colec­ti­va del pue­blo, en sus fies­tas, mer­ca­dos, tra­ba­jo y mane­ras de defen­sa de sus derechos.

Cua­tro, la capa­ci­dad demos­tra­da duran­te tiem­po de saber aglu­ti­nar sec­to­res y fuer­zas socia­les dife­ren­tes alre­de­dor de rei­vin­di­ca­cio­nes comu­nes bási­cas uni­das al sen­ti­mien­to nacio­nal, como len­gua y cul­tu­ra, amnis­tía y dere­chos demo­crá­ti­cos, femi­nis­mo, eco­lo­gía, depor­tes, etc., es decir, los deno­mi­na­dos movi­mien­tos popu­la­res. Quie­re esto decir que exis­te una iden­ti­dad popu­lar bási­ca que asu­me deter­mi­na­das rei­vin­di­ca­cio­nes ele­men­ta­les al mar­gen de las dife­ren­cias socia­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas lógi­cas en toda socie­dad capitalista.

Cin­co, la exis­ten­cia de un movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal mayo­ri­ta­rio que asu­ma los dere­chos nacio­na­les como inse­pa­ra­bles de la acción sin­di­cal y de la lucha de cla­ses. La exis­ten­cia de una con­cien­cia-para-sí del pue­blo tra­ba­ja­dor en la que la iden­ti­dad nacio­nal es com­po­nen­te defi­ni­to­rio, es deci­si­va en el basa­men­to mate­rial del mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses. La sola exis­ten­cia de una con­cien­cia-en-si de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no sir­ve para demos­trar esa reali­dad por­que le fal­ta el deci­si­vo «fac­tor sub­je­ti­vo», es decir, la con­cien­cia socio­po­lí­ti­ca y nacio­nal que sus­ten­ta en la teo­ría y en la prác­ti­ca la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia, como expre­sión de la con­cien­cia-para-sí del pue­blo trabajador.

Y seis, la exis­ten­cia de un reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de que ese pue­blo opri­mi­do es dife­ren­te a los demás, con señas de iden­ti­dad visi­bles a sim­ple vis­ta y con una con­cien­cia pro­pia demos­tra­da en muchos dece­nios y has­ta siglos de auto­afir­ma­ción. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal y sobre todos sus ele­men­tos cul­tos, pro­gre­sis­tas y de izquier­das, asu­men la exis­ten­cia de un pue­blo con auto­con­cien­cia cuan­do cono­cen su his­to­ria y su presente.

La enu­me­ra­ción no es com­ple­ta y el orden de expo­si­ción no debe ser toma­do al pie de la letra, por­que hay que ana­li­zar cada pue­blo con­cre­to, pero pen­sa­mos que da una idea gene­ral míni­ma­men­te váli­da. La fusión de los seis pun­tos se rea­li­za en la prác­ti­ca colec­ti­va de la nación opri­mi­da y en cada perío­do de su vida unos se pre­sen­tan con más impor­tan­cia que otros, depen­dien­do de la coyun­tu­ra. Pero una mira­da his­tó­ri­ca mues­tra dos cosas ele­men­ta­les: la impor­tan­cia cla­ve de la con­cien­cia-para-si del pue­blo, y las rela­cio­nes que tal con­cien­cia man­tie­nen siem­pre con la rei­vin­di­ca­ción de la nece­si­dad de un poder nacio­nal pro­pio, poder cuya plas­ma­ción más cohe­ren­te es la inde­pen­den­cia estatal.

La nece­si­dad del Esta­do vas­co se expli­ca median­te una argu­men­ta­ción doble pero uni­ta­ria: por un lado, como derecho/​necesidad para sobre­vi­vir como pue­blo en la actual fase del capi­ta­lis­mo; y por otro lado, como des­en­vol­vi­mien­to real de la lógi­ca inter­na al mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses. Es un argu­men­to úni­co divi­di­do en dos razo­nes com­ple­men­ta­rias por­que ambas con­flu­yen en el Esta­do vas­co des­de dos esfe­ras dife­ren­tes de la mis­ma reali­dad de pue­blo opri­mi­do. El derecho/​necesidad que le ata­ñe y per­te­ne­ce como nación a Eus­kal Herria, dere­cho gene­ral y abs­trac­to corres­pon­dien­te a todos los pue­blos opri­mi­dos al mar­gen de que quie­ran ejer­ci­tar­lo o no. Y por otro lado, la con­cre­ción socio­eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, etc., de ese derecho/​necesidad gene­ral en las con­di­cio­nes vas­cas, en la reali­dad his­tó­ri­ca­men­te demos­tra­da de que Eus­kal Herria es un con­tex­to espe­cí­fi­co de lucha de libe­ra­ción nacio­nal, un mar­co autó­no­mo de lucha de clases.

El dere­cho gene­ral a la auto­de­ter­mi­na­ción se mue­ve en el plano abs­trac­to, pero sin con­te­ni­do socio­eco­nó­mi­co ni polí­ti­co, que solo pue­de ser apor­ta­do por la nece­si­dad que tie­ne el pue­blo tra­ba­ja­dor de cons­truir él mis­mo su Esta­do. Si limi­ta­mos nues­tra res­pues­ta a la pri­me­ra par­te del argu­men­to, a la gene­ral y abs­trac­ta, no sabre­mos lle­nar de con­te­ni­do el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta anu­lán­do­lo como argu­men­to con­cre­to, razo­na­do y via­ble, capaz de con­ven­cer a amplios sec­to­res y de aunar las fuer­zas demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas nece­sa­rias para dar el sal­to de la nece­si­dad a la liber­tad. Pero si nos limi­ta­mos a la segun­da, olvi­dan­do la pri­me­ra, no acti­va­mos el poten­cial movi­li­za­dor y legi­ti­ma­dor que tie­ne en cuan­to tal, por sí mis­mo, el dere­cho de todo pue­blo a la auto­de­ter­mi­na­ción y a su inde­pen­den­cia nacio­nal si así lo deci­die­se libremente.

5.- REVOLUCION Y/​O REFORMA

Toda nación opri­mi­da que nece­si­te dotar­se de su Esta­do inde­pen­dien­te para poder sobre­vi­vir en el capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do, de entra­da, se enfren­ta a una estra­te­gia uni­fi­ca­da que si bien encuen­tra más resis­ten­cias cada vez, no por ello se debi­li­ta sino que al con­tra­rio, se refuer­za y endu­re­ce como se está vien­do en el pro­ce­so de inten­sa cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción del poder eco­nó­mi­co-polí­ti­co que se está dan­do en la Unión Euro­pea con la excu­sa de la cri­sis del euro, don­de se está apli­can­do el decá­lo­go impe­ria­lis­ta ade­cua­do a las con­di­cio­nes de las poten­cias hegemónicas.

Ubi­ca­dos en nues­tro con­tex­to y coyun­tu­ra inme­dia­ta, la cri­sis espa­ño­la y euro­pea en pri­mer lugar, debe­mos afir­mar que no pue­de haber Esta­do vas­co sin inde­pen­den­cia fis­cal, si no sal­va­guar­da sus dere­chos, atri­bu­cio­nes y pode­res eco­nó­mi­cos. Insis­ti­mos tan­to en la estra­te­gia del «Con­sen­so de Washing­ton» por­que ella nos dice lo que no debe­mos acep­tar, nos pone las exi­gen­cias impe­ria­lis­tas ante las que no tene­mos que clau­di­car pues de hacer­lo, sería­mos un «Esta­do inter­ve­ni­do», sin los sufi­cien­tes recur­sos pro­pios para desa­rro­llar polí­ti­cas pro­gre­sis­tas en todos los aspec­tos, fun­da­men­tal­men­te las des­ti­na­das a for­ta­le­cer la hege­mo­nía del pue­blo trabajador.

Sabien­do lo que no debe­mos ceder en nin­gún caso, el paso siguien­te es saber cómo tene­mos que empe­zar a per­fi­lar una estra­te­gia pre-esta­tal des­de aho­ra, en las con­di­cio­nes pre­sen­tes, sien­do cons­cien­tes de que la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca va a empeo­rar, de que la deca­den­cia del Esta­do espa­ñol en la jerar­quía impe­ria­lis­ta se va a agu­di­zar for­ta­le­cién­do­se su nacio­na­lis­mo opre­sor para com­pen­sar su retro­ce­so, de que el Esta­do fran­cés aun­que no pade­ce una cri­sis tan gra­ve como el espa­ñol sí tie­ne pro­ble­mas inter­nos, y de que, por todo ello, ambos Esta­dos van a movi­li­zar sus recur­sos de toda índo­le en el inte­rior de Eus­kal Herria.

Lo que plan­tea­mos es avan­zar en con­quis­tas prác­ti­cas y teó­ri­cas, en expe­rien­cias y en logros que pre­fi­gu­ren ya en el pre­sen­te cómo podrá ser nues­tra vida si tene­mos un Esta­do vas­co. Hay que dejar bien cla­ro des­de el ini­cio que tales logros son siem­pre inse­gu­ros e incier­tos, some­ti­dos a cre­cien­tes cer­cos y ata­que por el Esta­do espa­ñol y por los cola­bo­ra­cio­nis­tas inter­nos. Hay que insis­tir en que la super­vi­ven­cia de esas con­quis­tas depen­de de la lucha en ascen­so, en exten­sión e inten­si­fi­ca­ción, que no ten­drán res­pi­ro alguno y que si caen en la duda o detie­nen su avan­ce, si algu­na vez se creen las pro­me­sas del Esta­do espa­ñol enton­ces comen­za­rán a ser derrotadas.

Aquí hay que recor­dar la dia­léc­ti­ca entre revo­lu­ción y refor­mas, y el anta­go­nis­mo entre refor­ma o revo­lu­ción. La pri­me­ra expli­ca que siem­pre avan­za­mos y mira­mos hacia la revo­lu­ción, hacia el socia­lis­mo, y que los pasos que damos en las peque­ñas refor­mas que con­quis­ta­mos son avan­ces inse­gu­ros cuyo úni­co fin es ampliar las fuer­zas eman­ci­pa­do­ras, su legi­ti­mi­dad y arrai­go median­te la peda­go­gía del ejem­plo, de la mejo­ra mate­rial y moral logra­da con esa con­quis­ta con­cre­ta. La dia­léc­ti­ca entre revo­lu­ción y refor­ma mues­tra que lo fun­da­men­tal es englo­bar las refor­mas rup­tu­ris­tas y radi­ca­les en la viven­cia del socia­lis­mo, de la revo­lu­ción. Por refor­ma radi­cal se entien­de aque­lla que en su mar­co espe­cí­fi­co, el que fue­re, la refor­ma per­mi­te lle­gar a la raíz de la opre­sión que ahí se sufre, que se pade­ce en ese pro­ble­ma con­cre­to, sea una empre­sa, una uni­ver­si­dad, un pue­blo, etc., luga­res en don­de se pue­de aumen­tar la fuer­za eman­ci­pa­do­ra al saber vol­ver con­tra el poder el espa­cio legal con­quis­ta­do, abrien­do así nue­vas expec­ta­ti­vas, nue­vos avan­ces, pero siem­pre en lucha y orien­ta­dos a la vic­to­ria última.

Por el con­tra­rio, el anta­go­nis­mo entre refor­ma o revo­lu­ción se refie­re a que los logros obte­ni­dos se hacen des­de la pers­pec­ti­va de que­dar­se en ellos, de que no sean un tram­po­lín para nue­vas con­quis­tas, de que no sean refor­mas radi­ca­les y rup­tu­ris­tas, sino mera­men­te «nor­ma­li­za­do­tas», es decir, que demues­tren que el sis­te­ma domi­nan­te pue­de ser refor­ma­do des­de den­tro, median­te sus leyes, con pacien­cia. La refor­ma se con­vier­te así, en la prác­ti­ca, en el final de la lucha, en el final del pro­ce­so con­cien­cia­dor, que no pue­de avan­zar más por­que detie­ne la movi­li­za­ción ofen­si­va una vez que ha logra­do su obje­ti­vo, limi­tán­do­se a defen­der lo con­quis­ta­do, y ade­más defen­dién­do­lo úni­ca­men­te con las leyes per­mi­ti­das por el poder explotador.

6.- PREFIGURANDO EL ESTADO VASCO

La pre­fi­gu­ra­ción de cómo será el Esta­do ha de empe­zar­se en el pre­sen­te de las con­quis­tas rup­tu­ris­tas median­te, como míni­mo, cua­tro gran­des áreas: recu­pe­ra­ción de dere­chos y liber­ta­des; cul­tu­ral e iden­ti­dad vas­ca; socio­eco­nó­mi­ca, y medios de comu­ni­ca­ción y con­cien­cia­ción. Las cua­tro man­tie­nen una inter­ac­ción sinér­gi­ca que no pode­mos expli­car ahora.

Sobre los dere­chos y liber­ta­des nacio­na­les y demo­crá­ti­cas, los espa­cios de poder con­quis­ta­dos deben impul­sar y exi­gir la vuel­ta a Eus­kal Herria de las per­so­nas que han teni­do que exi­liar­les por la repre­sión, el avan­ce defi­ni­ti­vo en la reso­lu­ción del con­flic­to vio­len­to y en la des­mi­li­ta­ri­za­ción múl­ti­ple, inclui­da la de las poli­cías muni­ci­pa­les que han de ser cuer­pos civi­les en el pleno sen­ti­do de la pala­bra. Tam­bién ha de prohi­bir­se la indus­tria de la lla­ma­da «segu­ri­dad pri­va­da» por pura higie­ne demo­crá­ti­ca. De igual modo, la tor­tu­ra y los malos tra­tos, los «abu­sos» y la corrup­ción poli­cial han de ser prohi­bi­dos y cas­ti­ga­dos dura­men­te. Tam­bién hay que refle­xio­nar sobre el sis­te­ma judi­cial y car­ce­la­rio, a favor de la jus­ti­cia revo­ca­ble demo­crá­ti­ca­men­te por el pue­blo. Esta polí­ti­ca glo­bal ha de pre­fi­gu­rar níti­da­men­te la que será la polí­ti­ca de dere­chos demo­crá­ti­cos ava­la­da y prac­ti­ca­da por el Esta­do vasco.

Simul­tá­nea­men­te a esto, se ha de exi­gir la reins­tau­ra­ción de todos los dere­chos y liber­ta­des recor­ta­dos por el poder domi­nan­te, y orga­ni­zar deba­tes y movi­li­za­cio­nes sobre la nece­si­dad de avan­zar a la demo­cra­cia socia­lis­ta en Eus­kal Herria, hacien­do hin­ca­pié en las rela­cio­nes entre demo­cra­cia y Esta­do, entre acción direc­ta del pue­blo y ley socia­lis­ta, entre movi­mien­tos popu­la­res, sin­di­ca­les y socia­les como fuer­za de masas garan­te des­de fue­ra de que el Esta­do cum­pli­rá y defen­de­rá la volun­tad popu­lar y, sobre todo, no empe­za­rá a ais­lar­se, sepa­rar­se y buro­cra­ti­zar­se. Es urgen­te plan­tear la cues­tión de que el Esta­do ha de ser «de cris­tal», trans­pa­ren­te y bara­to en todo excep­to en aque­llas impres­cin­di­bles tareas de segu­ri­dad nacio­nal vas­ca, garan­ti­za­da por el pue­blo en armas. Y sin duda, en estas refle­xio­nes colec­ti­vas siem­pre debe estar pre­sen­te la cues­tión pri­me­ra y últi­ma, la de la natu­ra­le­za de la pro­pie­dad median­te la res­pues­ta a la pre­gun­ta ¿De quién es Eus­kal Herria, de su pue­blo tra­ba­ja­dor o del impe­ria­lis­mo franco-español?

Sobre la polí­ti­ca cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca que pre­fi­gu­re el futu­ro, los espa­cios de poder con­quis­ta­dos han de avan­zar en una «revo­lu­ción cul­tu­ral» eus­kal­dun y eus­kal­tza­le has­ta la medi­da de lo posi­ble en el con­tex­to actual: enten­der que la cul­tu­ra popu­lar es la pro­duc­ción y admi­nis­tra­ción de los valo­res uso mate­ria­les y sim­bó­li­cos pro­du­ci­dos libre­men­te por el pue­blo; sobre su pro­gre­si­va des­mer­can­ti­li­za­ción y des­pa­triar­ca­li­za­ción; sobre la pau­la­ti­na reuni­fi­ca­ción entre el tra­ba­jo inte­lec­tual y el tra­ba­jo manual; sobre la impor­tan­cia de la memo­ria his­tó­ri­ca y mili­tar en los com­po­nen­tes pro­gre­sis­tas de la cul­tu­ra popu­lar; sobre las tra­di­cio­nes vivas en la cul­tu­ra popu­lar de todo los rela­cio­na­do con los «bie­nes comu­nes» y prác­ti­cas demo­crá­ti­cas pre­bur­gue­sas, auzo­la­na, batza­rra, comu­na, con­ce­jo, ayu­da mutua, coope­ra­ción, ante­igle­sia, y su actua­li­za­ción a las nece­si­da­des presentes.

La (re) cons­truc­ción actual de la iden­ti­dad nacio­nal pro­gre­sis­ta y popu­lar vas­ca es inse­pa­ra­ble de la pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do por una razón incues­tio­na­ble: la his­to­ria mues­tra que toda iden­ti­dad nacio­nal varía, se (re) cons­tru­ye o se extin­gue al calor de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de su pue­blo y de las pre­sio­nes y ata­ques exter­nos que sufre, y que en esta ten­sión crea­ti­va o des­truc­ti­va per­ma­nen­te es vital que el pue­blo dis­pon­ga de algu­na for­ma-Esta­do que poten­cie u obs­tru­ya tal (re) cons­truc­ción de la iden­ti­dad colec­ti­va, divi­di­da mien­tras exis­ta explo­ta­ción social inter­na y siem­pre ame­na­za­da por inva­sio­nes exter­nas siem­pre que exis­ta algu­na for­ma de impe­ria­lis­mo. Un pue­blo sin un poder cen­tra­li­za­do y cen­tra­li­za­dor, sin Esta­do en suma, tie­ne extre­ma­das difi­cul­ta­des para enri­que­cer su iden­ti­dad y sobre todo para resis­tir los empu­jes de otras que sí están apo­ya­das por sus res­pec­ti­vos apa­ra­tos estatales.

Las limi­ta­cio­nes de toda índo­le que ten­drá que ir superan­do la «revo­lu­ción cul­tu­ral» en el con­tex­to actual no ven­drán sólo de los Esta­dos fran­co-espa­ñol y de las fuer­zas reac­cio­na­rias y con­ser­va­do­ras vas­cas, sino a la vez de las resis­ten­cias irra­cio­na­les de la pobla­ción y tam­bién de mucha mili­tan­cia inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Del mis­mo modo, las «cade­nas auto­ri­ta­rias» que nos atan al pasa­do tam­bién fre­na­rán mucho la (re) cons­truc­ción de la iden­ti­dad basa­da en la actua­li­za­ción de los com­po­nen­tes pro­gre­sis­tas de nues­tra cul­tu­ra popu­lar. La supera­ción de sus com­po­nen­tes reac­cio­na­rios, machis­tas y sexis­tas, reli­gio­sos, etc., así como la supera­ción de las resis­ten­cias a la «revo­lu­ción cul­tu­ral» sólo pue­de rea­li­zar­se median­te el deno­mi­na­do «pla­cer de la sub­ver­sión», es decir, la gra­ti­fi­ca­ción vital que se obtie­ne día a día al sen­tir cómo tien­de a mejo­rar la vida median­te la pra­xis y las con­quis­tas de todo tipo den­tro de un con­tex­to que sigue sien­do explo­ta­dor e injusto.

Tener siem­pre pre­sen­te que los logros de hoy son una base peque­ña pero váli­da de nues­tra inde­pen­den­cia esta­tal futu­ra, de nues­tro socia­lis­mo en su momen­to, esta pre­sen­cia del maña­na en el aho­ra, mul­ti­pli­ca el «pla­cer de la sub­ver­sión», muy en espe­cial cuan­do des­de los pode­res con­quis­ta­dos se prac­ti­ca una peda­gó­gi­ca tarea de «poli­ti­za­ción de lo pri­va­do». Se debe avan­zar en la supera­ción de las opre­sio­nes y explo­ta­cio­nes «invi­si­bles», en la fami­lia patriar­co-bur­gue­sa, en las rela­cio­nes afec­ti­vas, amo­ro­sas y/​o sexua­les, en las labo­ra­les, ponien­do a dis­po­si­ción de quie­nes lo deseen los medios para empe­zar a cam­biar de for­ma de vida, poten­cian­do espa­cios de con­vi­ven­cia, comu­nas u otras rela­cio­nes de fami­lia no patriar­co-bur­gue­sas, otras sexua­li­da­des, incen­ti­van­do la crea­ti­vi­dad artís­ti­ca e inte­lec­tual tam­bién den­tro del dise­ño urba­nís­ti­co para faci­li­tar lo colec­ti­vo e inter­per­so­nal si así se desea­se, hacien­do retro­ce­der el indi­vi­dua­lis­mo egoís­ta, repri­mi­do y repre­sor. La «poli­ti­za­ción de lo pri­va­do» es una de las mejo­res for­mas de pre­fi­gu­rar un Esta­do no burgués.

Sobre la pre­fi­gu­ra­ción socio­eco­nó­mi­ca hay que empe­zar exi­gien­do que se inves­ti­gue, pro­ce­se y encar­ce­le a los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de la actual cri­sis. Con esta rei­vin­di­ca­ción masi­va­men­te apo­ya­da esta­mos pro­po­nien­do aho­ra mis­mo cómo deben ser las leyes en el futu­ro Esta­do vas­co. Este ejem­plo nos per­mi­te avan­zar a otras cues­tio­nes direc­ta­men­te rela­cio­na­das con la cri­sis y sus efec­tos, como por ejem­plo, leyes de con­trol demo­crá­ti­co de la ban­ca y de la inge­nie­ría finan­cie­ra, leyes de con­trol obre­ro de las empre­sas, leyes de con­trol de la fuga de capi­ta­les y de la eco­no­mía sumer­gi­da y cri­mi­nal, etcé­te­ra, de modo que la pira­te­ría bur­gue­sa empie­ce des­de aho­ra a saber que su impu­ni­dad está agotándose.

Pero estos y otros ejem­plos deben asen­tar­se en con­quis­tas reales que ace­le­ren las refor­mas radi­ca­les como el impul­so con pre­su­pues­tos públi­cos de for­mas de pro­duc­ción alter­na­ti­vas, coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción y con­su­mo, de yaci­mien­tos de tra­ba­jo social y públi­co, de reduc­ción del tra­ba­jo para tra­ba­jar todos, de perío­dos sabá­ti­cos y de rota­ción volun­ta­ria de tra­ba­jos, de true­que y mer­ca­do jus­to, de ban­cos de tiem­po y de tie­rra, de poten­cia­ción de otra for­ma-mone­da ava­la­da públi­ca­men­te. Se tra­ta de redu­cir rápi­da­men­te la tasa de des­em­pleo, la pre­ca­ri­za­ción y el tiem­po de tra­ba­jo explo­ta­do, para aumen­tar el tiem­po libre, el que pude dedi­car­se a la acción político-cultural.

Por otra par­te, hay que impul­sar la recu­pe­ra­ción de empre­sas, loca­les y vivien­das aban­do­na­das o cerra­das, crean­do reser­vas públi­cas de domi­ci­lios y vivien­das en alqui­ler bara­to ava­la­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te, así como polí­ti­cas de expro­pia­ción de edi­fi­cios y casas que sus pro­pie­ta­rios se nie­gan a sacar al uso públi­co, todo ello den­tro de una estra­te­gia de socia­li­za­ción del sue­lo, de aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da del sue­lo, avan­ce impres­cin­di­ble. Para impul­sar estas y otras medi­das hay que dic­tar refor­mas fis­ca­les pro­gre­sis­tas y direc­tas, de aumen­to de ser­vi­cios y empre­sas públi­cas con pre­su­pues­to ofi­cial, de leyes que refuer­cen los dere­chos socia­les y sin­di­ca­les y mer­men los bur­gue­ses, de inver­sio­nes en I+D+i, de sub­ven­cio­nes a la peque­ña bur­gue­sía para que inno­ve y con­tra­te, de poten­cia­ción del desa­rro­llo auto­cen­tra­do demo­crá­ti­ca­men­te pla­ni­fi­ca­do que pre­fi­gu­re el socia­lis­mo eco­ló­gi­co anti­im­pe­ria­lis­ta, de bús­que­da de mer­ca­dos inter­na­cio­na­les alter­na­ti­vos, de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les basa­das en la reci­pro­ci­dad y en la des­co­ne­xión, y un lar­go etcétera.

Y por últi­mo, la polí­ti­ca comu­ni­ca­cio­nal debe carac­te­ri­zar­se, des­de la tesis de la pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do que nece­si­ta­mos, por la asun­ción de una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va con res­pec­to a la idea bur­gue­sa de comu­ni­ca­ción que se pre­ten­de neu­tral e impar­cial, obje­ti­va y no valo­ra­ti­va, cuan­do pre­ci­sa­men­te es todo lo con­tra­rio. Para la libe­ra­ción nacio­nal en un mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses la comu­ni­ca­ción ha de inte­grar la for­ma­ción crí­ti­ca, la infor­ma­ción con­tex­tua­li­za­da y los medios de res­pues­ta e inter­ac­ti­vi­dad popu­lar que apor­ta sus deci­si­vas expe­rien­cias enri­que­ce­do­ras. Para esto, los espa­cios de poder con­quis­ta­dos, las refor­mas radi­ca­les, han de crear redes de infor­ma­ción, for­ma­ción y deba­te, inter­ac­ti­vas, hori­zon­ta­les, abiertas.

Una cua­li­dad de este sis­te­ma debe ser que per­mi­ta el acce­so libre al esta­do real de las cuen­tas públi­cas, de la ban­ca y de las empre­sas, de los apa­ra­tos del Esta­do y de todas las ins­ti­tu­cio­nes rela­cio­na­das con la pro­duc­ción, con los gas­tos públi­cos, con las sub­ven­cio­nes y ayu­das, con el sis­te­ma finan­cie­ro, con la vida polí­ti­ca, etc.; ins­ti­tu­cio­nes que ten­drán la obli­ga­ción de la trans­pa­ren­cia. Se tra­ta de lograr que el pue­blo conoz­ca sin limi­ta­cio­nes ni tram­pas buro­crá­ti­cas el esta­do real de la «res publi­ca». Defen­der el derecho/​necesidad popu­lar a la trans­pa­ren­cia y al cono­ci­mien­to, y prohi­bir el dere­cho bur­gués al frau­de, a la doble o tri­ple con­ta­bi­li­dad, al secre­to buro­crá­ti­co, es un paso deci­si­vo para avan­zar al Esta­do abier­to al pueblo.

7.- AUTOGESTION SOCIAL GENERALIZADA

Insis­ti­mos en que estas y otras prác­ti­cas no son socia­lis­tas en sí mis­mas, pero sí pre­fi­gu­ran algu­nas de sus carac­te­rís­ti­cas bási­cas, aun­que la cues­tión deci­si­va, la de la natu­ra­le­za de la pro­pie­dad ‑capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta– esta­rá toda­vía sin resol­ver­se por­que no se ha avan­za­do cua­li­ta­ti­va­men­te en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Tén­ga­se en cuen­ta que las con­quis­tas cita­das arri­ba se deben rea­li­zar aún den­tro del mar­co de la domi­na­ción bur­gue­sa y fran­co-espa­ño­la. Por esto mis­mo, serán con­quis­tas siem­pre some­ti­das a con­tra­ofen­si­vas más o menos deses­pe­ra­das de la cla­se domi­nan­te vas­ca y de los Esta­dos que la protegen.

Habla­mos por tan­to de la ten­den­cia a la radi­ca­li­za­ción de la lucha de cla­ses den­tro de Eus­kal Herria y de la lucha de libe­ra­ción fren­te a los dos Esta­dos, es decir, de la cre­cien­te impor­tan­cia del mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses vis­to arri­ba y por tan­to, de la cre­cien­te popu­la­ri­dad de la rei­vin­di­ca­ción del Esta­do vas­co. Con­for­me el pue­blo tra­ba­ja­dor vea y sien­ta que pue­de mejo­rar su vida coti­dia­na aumen­tan­do sus espa­cios de con­tra­po­der, de doble poder y de poder popu­lar, en esta medi­da se pre­gun­ta­rá por qué no avan­za más en esa direc­ción, por qué no amplía esas con­quis­tas a la socie­dad vas­ca ente­ra. La expe­rien­cia adqui­ri­da irá agu­di­zan­do la con­cien­cia del derecho/​necesidad del Esta­do, sobre todo si den­tro del pue­blo actúa la izquier­da aber­tza­le como la fuer­za orga­ni­za­da que faci­li­ta el rápi­do paso de la con­cien­cia-en-sí a la conciencia-para-sí.

Se nos plan­tean aquí tres deba­tes vital­men­te uni­dos a la pre­fi­gu­ra­ción del Esta­do: la defi­ni­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio, en nues­tro caso el pue­blo tra­ba­ja­dor; sus rela­cio­nes con la izquier­da aber­tza­le como orga­ni­za­ción de van­guar­dia; y de aquí, la hege­mo­nía popu­lar nece­sa­ria para incluir a la peque­ña bur­gue­sía y a otros sec­to­res en la cons­truc­ción del Esta­do vas­co. Deba­te tri­ple que se arras­tra des­de la pri­me­ra mitad del siglo XIX y que en Eus­kal Herria se tor­na irre­so­lu­ble si se le sepa­ra de la teo­ría del mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses. Han fra­ca­sa­do todos los inten­tos de solu­cio­nar­lo apli­can­do el dog­ma­tis­mo libres­co impor­ta­do mecá­ni­ca­men­te de pro­ce­sos exte­rio­res, sin nin­gu­na ade­cua­ción crí­ti­ca a la reali­dad vas­ca. La izquier­da aber­tza­le actua­li­zó el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor a nues­tras con­di­cio­nes, man­te­nien­do su esen­cia váli­da y adap­tan­do su for­ma al capi­ta­lis­mo vas­co y a nues­tra lucha de liberación.

El con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor es lo que se defi­ne como un «con­cep­to fle­xi­ble» en cuyo cen­tro bási­co apa­re­ce la cla­se obre­ra y tra­ba­ja­do­ra tal cual exis­te en el capi­ta­lis­mo actual; con una ten­den­cia cla­ra al alza de su sen­ti­mien­to nacio­nal de cla­se y de su con­cien­cia-para-sí. Lue­go, en una segun­da e inter­me­dia esfe­ra, actúan las masas explo­ta­das, el pre­ca­ria­do cons­cien­te, fran­jas socia­les y las lla­ma­das cla­ses medias en empo­bre­ci­mien­to, con diver­sos gra­dos de con­cien­cia nacio­nal de cla­se, con sen­ti­mien­tos inde­pen­den­tis­tas, sobe­ra­nis­tas y demo­crá­ti­cos, y con ten­den­cia a la radi­ca­li­za­ción por efec­to de la cri­sis. Por últi­mo, en la esfe­ra más exter­na, amplios sec­to­res popu­la­res, auto­ex­plo­ta­dos, pro­fe­sio­nes libe­ra­les y la peque­ña bur­gue­sía al bor­de de la pro­le­ta­ri­za­ción y que a pesar de explo­tar a pocos tra­ba­ja­do­res tie­ne con­cien­cia nacio­nal inter­cla­sis­ta, no reaccionaria.

Este y no otro es el suje­to de la lucha de libe­ra­ción, el que va apren­dien­do los méto­dos bási­cos de la pla­ni­fi­ca­ción y de la auto­ges­tión social gene­ra­li­za­da, sin cuyo apor­te es impo­si­ble crear un Esta­do no bur­gués, obre­ro y popu­lar. Y den­tro de este suje­to colec­ti­vo auto­cons­cien­te actúa como par­te inter­na esen­cial la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vas­ca, sur­gi­da de sus entra­ñas y que vive en ellas. Tam­bién aquí yerran irre­mi­si­ble­men­te quie­nes nie­gan el mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses, o quie­nes lo acep­tan for­mal­men­te pero inter­pre­tán­do­lo des­de tesis dog­má­ti­cas y exter­nas a la reali­dad vasca.

El de «hege­mo­nía» es un con­cep­to que per­mi­te varias inter­pre­ta­cio­nes dife­ren­tes según qué estra­te­gia polí­ti­ca se ten­ga. La hege­mo­nía es el pro­ce­so de aglu­ti­na­ción de fuer­zas demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas y sobe­ra­nis­tas que van com­pren­dien­do con los hechos, en la pro­pia lucha, que el inde­pen­den­tis­mo del pue­blo tra­ba­ja­dor y su mode­lo de Esta­do son la úni­ca alter­na­ti­va para Eus­kal Herria, y que por tan­to, es menes­ter que pro­fun­di­cen y enri­quez­can una con­fluen­cia de fuer­zas diri­gi­da a ese fin. Bajo la cri­sis devas­ta­do­ra, la peque­ña bur­gue­sía, las pro­fe­sio­nes libe­ra­les, las «cla­ses medias», etc., sufren agre­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas por las medi­das de la gran bur­gue­sía. La hege­mo­nía del pue­blo tra­ba­ja­dor ha de ofer­tar­les alter­na­ti­vas de inte­gra­ción local, regio­nal y nacio­nal, depen­dien­do de los avan­ces del pro­ce­so de libe­ra­ción, pero siem­pre den­tro un sis­te­ma demo­crá­ti­ca­men­te pla­ni­fi­ca­do esen­cial para el socialismo.

Sien­do lo ante­rior impor­tan­te, lo defi­ni­ti­va­men­te deci­si­vo de estas expe­rien­cias de avan­ce al Esta­do, radi­ca en el apren­di­za­je colec­ti­vo en la auto­ges­tión social del pue­blo tra­ba­ja­dor, en el apren­di­za­je prác­ti­co de su capa­ci­dad de pla­ni­fi­ca­ción socio­eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, des­de esas peque­ñas y media­nas refor­mas radi­ca­les, rup­tu­ris­tas, orien­ta­das a la crea­ción del Esta­do y al avan­ce al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. La auto­ges­tión social gene­ra­li­za­da ven­drá con el socia­lis­mo, y será la prác­ti­ca de masas que sepa admi­nis­trar el Esta­do de for­ma bara­ta y efec­ti­va, anti­bu­ro­crá­ti­ca y hori­zon­tal, pre­pa­ran­do su ulte­rior auto­ex­tin­ción cons­cien­te. La auto­ges­tión debe apren­der­se con la prác­ti­ca, no hay otra alter­na­ti­va, y los méto­dos y las con­quis­tas pro­pues­tas son el úni­co méto­do peda­gó­gi­co exis­ten­te, siem­pre uni­do al de la exten­sión de la demo­cra­cia socia­lis­ta y al de la reduc­ción radi­cal del tiem­po de tra­ba­jo explo­ta­do, asa­la­ria­do, has­ta su extinción.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 13-VI-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *